Zinco/DC en los años 80

Por
97
6026

Los 80 fueron geniales. Tan geniales como el decimoquinto aniversario de Zona Negativa.

Fueros unos años muy creativos a todos los niveles. Literatura, música, cine, teatro, cómics e industria (empresas jugueteras, tecnológicas, automovilísticas, etc.) todo parecía estar lleno de energía e ideas nuevas. Cualquier medio cultural estaba en plena efervescencia y sin importar donde se mirase allí había algo fresco, novedoso y genial que descubrir.

Muchos de los que estéis leyendo estas líneas tal vez no hubierais nacido en los años ochenta, otros tal vez lo vivisteis de niños y otros incluso de adolescentes, pero sea como fuere esta es una década que llegó para quedarse a vivir en nuestros corazones y en nuestros recuerdos. Y no importa si habías nacido o no, lo que importa es que su influencia ha sido tan grande que no se puede hablar de una moda, sino de punto de inflexión para todo cuanto desde entonces hemos ido creando como sociedad.

Fue la década de los bolígrafos de cuatro colores, el cubo de Rubik, el yoyó, los álbumes de cromos, el regaliz de palo, los BollyCaos, los relojes Casio, los ordenadores de 8 bits, la mercromina o Comando G, por poner algunos ejemplos rápidos.

monstr10

Cada año salían una serie de cuadernos donde podías pegar los cromos con una barra de pegamento que olía a cacahuete rancio, acumular los que tenías repetidos e intercambiarlos en intensas negociaciones durante el recreo. Coches, monstruos, alguna franquicia televisiva, como la de V, o cinematográfica, como E.T, un evento deportivo como el Mundial de Fútbol o de Baloncesto, ambos se jugaron en España durante los ochenta, eran suficiente excusa para que una editorial se lanzara a llenar el kiosco con su nuevo e increíble coleccionable.

Aparecían pequeñas maravillas tecnológicas como las máquinas de juegos de Nintendo con su pantalla de cristal líquido con sus infinitos desarrollos repetitivos, sin poder guardar la partida, y donde acumular puntos era a todo cuanto uno podía aspirar. Había que gasear a unas plantas carnívoras, saltar bidones para salvar a la damisela en apuros de manos de un enorme gorila, esquivar tartas, tentáculos, saltar en paracaídas, entrar en un castillo… su variedad fue enorme y se convirtieron en un éxito sin precedentes.

game_watch_mario

Y así podríamos estar hasta caer rendidos recordando infinidad de momentos, situaciones, emociones y sentimientos que de una manera u otra esta década prodigiosa nos regaló. El walkman cambio por completo la manera de consumir música, todos queríamos ser miembros del Equipo A, defender la Tierra de los lagartos alienígenas, calzar unas Joma, ver el Un, Dos, Tres, mientras pintábamos con nuestros rotuladores Carioca y soñábamos con poder ponernos a nuestras espaldas una mochila Perona… Y en medio de todo esto estaba Zinco.

¿Pero qué es Zinco?

Si nos ponemos académicos se trata de un sello editorial que empezó su actividad en el año 1978 con la publicación de cómics eróticos italianos, hasta que en el año 1983 se hizo con la licencia de DC para editar en España sus cómics. En 1989 dejó de publicar cómic erótico y continuó con su actividad editorial centrada en los comics de superhéroes de DC, con algún coqueteó con el cómic europeo y revistas de rol y teóricas tanto de cine como de cómic, hasta que en el año 1996 cesó su actividad.

Dicho así parece poca cosa y además se ve que su trayectoria no fue precisamente larga en cuanto a lo que comics DC se refiere. Y es por eso por lo que no voy a seguir una línea académica para hablar de Zinco, ya que prefiero que los recuerdos hablen por sí mismos y reflejen algo que los textos reglados no pueden transmitir: emociones.

¿Pero cómo estaban Marvel y DC en USA?

Durante la década de los setenta, DC Comic, que había visto como el mercado que había dominado durante dos décadas estaba cambiando y descubre que la manera de hacer comics ha evolucionado. Ya en la anterior década la editorial Marvel había empezado a lanzar colecciones con héroes más cercanos, con problemas más afines a los lectores, centrándose en una férrea continuidad y con historias intimistas que despertaron el fervor de los aficionados.
DC reacciona tarde y lentamente a este nuevo escenario, hasta el punto de enfocar mal como resolver la encrucijada en la que se encontraban al lanzar más y más colecciones al mercado. Es lo que se conoce como la explosión DC, pero que lo único que hace es dar el golpe de gracia a una editorial que necesitaba un cambio de rumbo contundente. Todo empezó a cambiar no en las series o en los personajes, sino en las condiciones laborales de los autores. Esto se tradujo en una migración progresiva de talentos desde Marvel a las filas de DC. Los personajes ya estaban y tan solo necesitaban de sangre fresca que pudiera devolverles la gloria que nunca debieron perder.

En Marvel se estaba trabajando muy bien como demuestra el Daredevil (1980) de Frank Miller, el nacimiento de la línea EPIC con colecciones como Dreadstar y Groo (1980), se lanza el primer comic Marvel de venta directa Dazzler (1981), Byrne, tras su paso por el Capitán América (1980), hace suyos los 4 Fantásticos (1981), muere el Capitán Marvel (1982), Thor se eleva como un dios entre las demás colecciones en manos de Walter Simonson (1983), Byrne de nuevo se atreve con Alpha Flight (1983), la familia X crece con los Nuevos Mutantes (1984) en manos de Claremont, se lanza Power Pack (1984), el macroevento Marvel de la década las Secret Wars (1984) ve la luz como maxi serie de doce números, más Byrne esta vez en Hulka y Hulk (1985), Byrne remata su legendaria estancia en X-Men con la Muerte de Fenix (1986), lo que hace que nazca Factor X de manos de Walter Simonson (1986), los mutantes siguen creciendo de las maneras más inesperadas y nace Excalibur (1988), vemos a Estela Plateada en manos de Moebius (1988), Lobezno recibe su serie en solitario (1988) y Peter David empieza la que ha sido hasta ahora la mejor y más larga etapa de gloria del coloso esmeralda (1989).

Como puede apreciarse Marvel estaba en estado de gracia. Los mejores autores dando lo mejor de ellos mismos.

¿Qué hacía mientras tanto DC?

Pues contraatacó de manera hábil y astuta.

En 1980 llegaba a los kioscos el primer número de los Nuevo Titanes de Wolfman y Perez. Podría decirse que es el punto focal del cambio de DC. Antes de esta serie la línea editorial, como ya hemos comentado, iba dando tumbos, pero tras los Nuevos Titanes DC consigue acercarse a los lectores de nuevo con historias que muchas veces nada tienen que ver con lo súper heroico y sí mucho más con problemas que cualquiera de los aficionados podría encontrarse en su día a día real.

Aún a rebufo de su competidora, DC va dando pasos en su propio beneficio lanzando la primera serie, Camelot 3000 (1982), de Mike W. Barr y Brian Bolland, pensada para entrar en ese nuevo mercado que es la venta directa, a la que le sigue la primera declaración de intenciones de la editorial con Ronin (1983) de Frank Miller, siendo el primer prestigio de venta directa.

CAMEL3000Ronin1

Había que seguir innovando y para ello llega la serie de Batman y los Outsiders (1983) de manos de Mike W. Barr y Jim Aparo, al que sustituiría Alan Davis más tarde, en la que sería la primera colección editada con un nuevo tipo de papel de mejor calidad. Dicha edición recibiría el nombre de Edición Baxter.

El siguiente paso fue seguir usando el canal de venta directa con más colecciones y la elegida fue la del Vigilante (1983) creado por George Perez y Mark Wolfman en los Titanes, que acabaría volando en solitario con guiones del propio Wolfman, Kupperberg e incluso de Alan Moore, con un final que aún hoy sigue siendo recordado por los aficionados:

Aviso de Spoiler

el protagonista se pega un tiro en el número 50 de la serie.


Pero fue en 1984 cuando los motores de DC Comics empiezan a rugir de verdad. La serie de La Cosa del Pantano (1982) languidece al borde de la cancelación, cuando cae en manos de un guionista ingles que en un solo número, el 20, cambia por completo el status quo de la serie y consigue revitalizarla de tal forma que tras treinta años sigue siendo considerada una obra de arte insuperable. Por supuesto estamos hablando de Alan Moore.

Y llegamos a la mitad de la década. El año 1985 será recordado por ser el año del cambio, de la Crisis, la que cambia los cimientos del Universo DC de tal forma que nada volverá a ser lo mismo. Es el Año de la publicación de Crisis en las Tierras Infinitas (Marv Wolfman y George Perez). Una titánica maxi serie de 12 números que simplifica el confuso multiverso en algo más digerible para los lectores y porque no, también para los propios autores de DC.

Y es partir de este momento cuando DC golpea con fuerza con una cantidad de series que han pasado a la historia del noveno arte como pocas otras veces se ha podido ver.

¿Y por qué este repaso y ni una sola palabra de Zinco?

Porque ahora llega el momento de hablar brevemente (un acercamiento en profundidad seria extraordinariamente extenso) de Zinco en los años ochenta, de la editorial, sus publicaciones y su valor para cambiar lo establecido. Ya hemos comentado lo que era Zinco desde un punto de vista académico. Hemos dado la fecha en la que empezó a publicar, la fecha en la dejo de hacerlo y que línea de trabajo ejerció durante ese tiempo. Pero Zinco es mucho más que solo un principio y un fin como empresa.

1983

La editorial empezó su andadura en el cómic mucho antes de llegar a publicar material de DC, pero si tenemos que poner una fecha exacta para su debut debemos hablar del año 1983 con la publicación de la adaptación al cómic de la película de Superman III. Resulta una curiosa elección para irrumpir en el mercado español con unos héroes que siempre habían gozado de menos popularidad que los de Marvel y más cuando se trata de una película fallida que no obtuvo el respaldo del público ni la crítica. Aun así este cómic gozó de dos ediciones con portadas distintas en un movimiento hasta la fecha inédito en nuestro país. Fueron 52 páginas al precio de 125 pesetas (0,75 euros) en un formato de 26 x 17 cms idéntico al formato USA.

s3

1984

A comienzos de 1984 Zinco empieza en serio con los héroes DC con una selección de colecciones. En este caso apuesta por los dos grandes de la editorial, Batman y Superman, para seguir con Flash (donde incorporarían historias de relleno de Green Lantern, Supergirl o Superman Family), Los Nuevos Titanes, Camelot 3000 y Atari Force. Inaugurando un nuevo formato dentro de Zinco de 26 x 19 centímetros, claramente más grande que el formato estándar americano, por lo que no solo se incluyen más páginas que en USA, 36 por número, sino que además se redimensionan las viñetas para adaptarlas a dicho tamaño. Resulta curioso este cambio cuando el año anterior habían lanzado un cómic con el formato USA, por lo que podríamos pensar que este canje venía motivado por seguir la línea editorial impuesta en nuestro país por otras editoriales del medio.

numeros-F545-426-435-645Titanes

Los precios de estos cómics empiezan en 95 pesetas (0,57 euros), aunque sufrirían progresivos incrementos de precio que los llevarían, como es el caso de las series más longevas, hasta las 140 pesetas (0,84 euros).
A finales de 1984 la línea editorial se vería incrementada con la llegada de la serie de La Cosa del Pantano (donde también se publicaron historias de Night Force como complemento), Arion y Omega Men, manteniendo el formato y el precio de las primeras series.

Flashpublicaciones-F603-918-656-215

Todas estas series venían a publicar material de hacía 4 o 5 años en Estados Unidos, siendo el tiempo medio de desfase reducido posteriormente a unos 18 meses respecto a la edición americana. Los tiempos de envío y recepción de originales, maquetación y rotulación, exigían dicho periodo a modo de cojín de seguridad con el que mantener la periodicidad mensual de las series en curso.

Si hacemos un pequeño ejercicio de memoria seguro que todos aquellos que durante estos años rondabais los 8-10 años, habéis tenido en vuestras manos alguno de estos cómics, carentes de artículos, salvo alguna excepción puntual, sin correo de los lectores, sin listado de publicaciones, sin noticias… pero todo eso iba a cambiar con el tiempo.

publicaciones-F68-768-611-724publicaciones-F792-175-527-270

1986

No tendríamos una nueva oleada de publicaciones hasta el año 1986 con la llegada de Green Lantern, con Steve Englehart al guion y Joe Staton en el dibujo; El Vigilante, Batman y los Outsiders e Infinity Inc en manos de Roy Thomas y un primerizo Todd McFarlane. Todas estrenaron el nuevo formato de 26 x 17 centímetros, manteniendo las 36 páginas para los números regulares y 52 para los especiales. Fue un paso importante para dejar atrás la manipulación de las viñetas y acercar más la edición española a la original americana.

Todas las series seguían publicando material preCrisis y su calidad puede ser discutida, pero hay que reconocer que gracias a este material volvimos a tener de manera regular, coordinada y mensual a los grandes personajes de DC Comics en nuestro país.

Por supuesto son cómics que no puedo recordar porque yo no me subí a este carro hasta 1988, pero sí que recuerdo haber tenido alguno suelto en mis manos durante la semana de convalecencia de mi operación de apendicitis. Particularmente recuerdo uno de Flash donde ya compartía aventuras con Kid Flash. Se pasaban el número corriendo de un lado a otro del mundo porque el villano lo había llenado de bombas y trampas. Fue magnífico. Me encantó ese traje rojo y como el dibujante era capaz de plasmar la velocidad en las viñetas y a los héroes triunfando… puede que por tratarse de una historia que terminaba en ese número o simplemente porque tenía 9 años, no intenté conseguir el siguiente número y mi primer contacto con los héroes de DC quedó simplemente relegado a la categoría de anécdota.

publicaciones-F575-485-715-345VIGILANT

No hay que olvidar que la actividad de Zinco no se centraba tan solo en editar los cómics DC y al tiempo que veían la luz Batman y Superman, compartían kiosco con otros de corte erótico; licencias televisivas, V; cómic de humor, Olafo; o de ciencia ficción, Robot Hunter, del que todavía conservo un retapado con sus primeros cinco números.

396565_robohunter1publicaciones-F501-384-367-803

1987

Y llego el año 1987. El punto de inflexión.

Zinco comienza el año con la miniserie de cuatro números de La Sombra de Howard Chaykin. Un cómic de corte más adulto dentro del género policiaco, con un Chaykin pletórico tanto en guion como en dibujo. Pero lo relevante de esta edición es que su desfase con la edición americana era de tan solo un año, que aunque ahora pueda parecer mucho con los medios de los que disponen la editoriales para mover originales, maquetar, imprimir… entonces no lo era tanto.

publicaciones-F675-606-222-289

Algo ha cambiado en Zinco. Las contraportadas ya no son un sitio donde anunciar otra colección de la editorial, se irán acomodando progresivamente secciones como el correo de los lectores, aparecen las primeras noticias USA, el listado de publicaciones mensual de la editorial, fichas de los personajes… Toda una revolución de cómo se estaban editando los cómics DC en España. En un momento en el que la información no fluía como ahora y donde el cómic no parecía importarle a nadie, enterarse de lo que se estaba cocinando al otro lado del charco era una labor más que complicada. Por todo ello la sección de noticias adquiría una importancia enorme, porque no solo se hablaba del presente en USA, sino también del futuro que no era otra cosa que todas esas series que estaban por ver la luz en Estados Unidos. Era nuestro Internet de los ochenta.

el%20solitario_0Lanzamientos

Zinco, como todas las empresas, funcionaba gracias a la labor de muchas personas. Todos importantes y relevantes, como Sergi Gras, sin el que Zinco no hubiera podido llegar a ser lo que fue. No importaba si su trabajo estaba no directamente relacionado con la propia edición de los cómics, era importante dentro del engranaje empresarial y permitía que todo funcionase. Pero entre la estupenda labor que todos desarrollaron, brilla por encima, por tener una faceta más pública, la de Miguel G. Saavedra. Articulista, encargado de múltiples secciones de correo, redactor de las noticias, coordinador de colecciones… y quien sabe cuántas cosas más, ninguna de ellas acreditadas como tales, ya que en las ediciones de Zinco no se detallaban las personas que había detrás de cada cómic DC editado en España. Con el tiempo empezarían a indicar el nombre del rotulista, traductor o coordinador de la colección para la edición española, pero a eso se reduciría toda la información editorial de Zinco en sus cómics.

Como decía, y sin desmerecer la labor de muchos profesionales que estaban en aquellos momentos trabajando en Zinco, la figura de Miguel G. Saavedra brilla como un faro en medio de la tormenta. Y entre todas sus labores había una que le permitía estar en contacto con los lectores: el correo. En ella no solo se limitaba a contestar las dudas de las cartas recibidas, sino que además añadía información extra que permitía al lector novel ir atesorando conocimientos del medio en el que se acaba de iniciar. Una información que, a medida que el catálogo de Zinco iba aumentando, se llenaba con referencias cruzadas que encendían la curiosidad del lector que se había incorporado recientemente.

Por cierto, Miguel, no tuve oportunidad de agradecerte en su día que me dedicaras espacio del correo del especial de Superman de Otros Mundos a responder a mi misiva, por lo que me sirvo de este medio para subsanar una tarea pendiente que ha tardado muchos años en poder ser completada.

superman_-_otros_mundos_-_zinco

1987 tiene que ser recordado como el año que se editó Crisis. La primera, la que sacudió el Universo DC de arriba abajo cambiando todo lo que hasta entonces estaba establecido. Un borrón y cuenta nueva. Crisis en las Tierras Infinitas permite a Zinco relanzar sus series de nuevo, con nuevos equipos creativos, unificando definitivamente el formato de sus cómics.

Nunca una Crisis le sentó mejor a una empresa.

El Principio del cambio.
El Principio del cambio.

Pero si 1987 no se limitó a traernos la maxiserie de Crisis sino también sus excelentes consecuencias.
Llega Ronin (Frank Miller) una miniserie de 6 números con la que Zinco coquetea con un nuevo formato en rústica grapado, en lo que podría bien ser una fase beta del que más tarde usaría en Batman: EL Regreso del Señor de la Noche.

Zinco lanza el volumen dos de Batman y lo abre con la magnífica Año Uno (Frank Miller y David Mazzuchelli), para continuar con Año Dos (Mike W. Barr y un espectacular Alan Davis que sería sustituido por Todd McFarlane).

El mercado español ve irrumpir en sus librerías Batman: EL Regreso del Señor de la Noche de mano de Frank Miller encargándose de guion y dibujo. Una obra tan contundente que Zinco en su edición inaugura un nuevo tipo de formato, el prestigio, que luce un mejor papel tanto en el interior como en las cubiertas que son en rústica. Su precio es superior al cómic estándar subiendo hasta las 390 pesetas (2,33 euros) y demuestra que el cómic ha madurado lo suficiente como para ser lanzado en otros formatos más cuidados y elegantes que den más presencia a obras de carácter especial.

Dark Kinght

Tenemos también a Superman con John Byrne y su miniserie el Hombre de Acero. Reinicio del personaje en lo que podemos considerar el volumen dos de Superman en nuestro país. La importancia de esta serie terminaría por cambiar su periodicidad de mensual a quincenal, convirtiéndola en la más longeva, en cuanto a numeración, de todas las publicadas por Zinco.

Legend de Ostrander y Byrne se encarga de relanzar el concepto de la Liga de la Justicia dentro de del Universo DC. Una obra que vuelve a repetir la exitosa fórmula usada en Crisis con ramificaciones en diversas series de un valor más anecdótico que real a efectos de trama.

LegendSUPMZI87

La Legión de Superhéroes de Paul Levitz donde ciencia ficción y superhéroes se dan la mano. Lamentablemente no he conseguido estos comics en la edición Zinco, recurriendo a la reedición que hizo Planeta en su colección Clásicos DC.

Y Watchmen…

La edición de Watchmen de Zinco, 12 cuadernos con periodicidad mensual, me hace pensar en la impresionante experiencia que tuvieron que vivir los lectores que se veían obligados a esperar un mes para poder continuar la historia. En mi caso adquirí los 12 números de Watchmen de golpe, por lo que siempre que la he leído ha sido así, de un tirón, y al pensar en su cadencia mensual a la hora de publicarse siento un poco de envidia de esos lectores que sin esa sensación de inmediatez que ahora nos devora, disfrutaron de esta obra tal y como fue concebida.

Watchmenpublicaciones-F508-888-580-455

En solo un año se publican en nuestro país series que a día de hoy son consideradas clásicos y entre los clásicos dos de ellas que son consideradas, además, como un antes y un después en la forma de hacer y ver los cómics. Como no me refiero a Batman El Señor de La Noche y Watchmen.

Todo un tsunami de calidad concentrado en 12 meses.

A modo anecdótico Zinco no reeditaría estas obras nunca más (aunque hubo una excepción y en 1988 se reeditaría en un solo tomo Batman: El Regreso del Señor de la Noche, con un precio de portada de 1.600 pesetas). Siendo miniseries o maxiseries, no verían la luz en forma de tomo bajo el sello editorial de Zinco. A lo más que aspiraron fue a una redistribución en retapados que permitía poder acceder a su lectura por un precio sensiblemente menor que el que tuvieron en cuando se publicaron. Algo que las editoriales actuales parecen haber olvidado por completo reeditando una y otra vez, con precios elevados, obras que deberían poder estar accesibles en otros formatos más económicos para lectores adolescentes con un poder adquisitivo menos asentado.

Eran otros tiempo en los que si las circunstancias obligaban a tener que subir los precios de los cómics, se incluía una nota en todos los correos de los lectores donde, elegantemente, se nos explicaban las razones que habían llevado a dicha subida. Pero lo más fascinante no solo era que incluyeran dicha nota, sino que además se disculparan por ello prometiendo que seguirían trabajando por seguir ofreciéndonos los mejores cómics de los mejores personajes al mejor precio. Exactamente como ahora, ¿verdad?

Pero si 1987 fue un año para el recuerdo, 1988 y 1989 terminarían de sentar las bases de DC en nuestro país con toda una explosión de colecciones de lo más diverso. Zinco no dejaría de buscar soluciones que le permitieran poder dar cabida a más personajes mensualmente, bien creando cabeceras que aglutinaran miniseries de diversas colecciones americanas, lanzando más números especiales o atreviéndose a dar un paso más por acercar la edición americana a la española al igualar el número de páginas a las 24 que conforman un número USA.

1988

En 1988 llega a los kioscos La Patrulla Condenada, un grupo de héroes marginales en la que era su última renovación a manos de Paul Kupperberg, Erik Larsen y Steve Lightle. Planteada como una miniserie, algo que Zinco repetiría en múltiples ocasiones, terminaría por extenderse hasta los 16 números.

PATCONDQUESTION

Otra serie que irrumpe con fuerza es la potente The Question bajo la tutela de Dennis O´Neil y Denys Cowan, ambos en estado de gracia, donde el crimen de Hub City se ve atacado por el justiciero sin rostro. Una obra que abordaría desde un nuevo ángulo la figura del enmascarado que decide cambiar las cosas por su cuenta. Fueron 36 números que rescaté posteriormente gracias a la distribución de la colección retapada.

Retapados

Ya habían coqueteado con el formato especial primavera, verano o invierno, y empezaron a usarlo como excusa para publicar miniseries de otros personajes que no gozaban de serie propia, como es el caso de Aquaman. Ese verano, durante dos meses consecutivos, publicó en dos números la miniserie de 4 de Aquaman publicada en USA en 1986 con N. Ponzer al guion y Craig Hamilton al dibujo. No es una obra relevante ni de una calidad remarcable, pero sirve de ejemplo de cómo se trabajaba a fin de dar salida al máximo número de personajes DC.

Hijo del Demonio_000publicaciones-F227-476-972-176

Era el momento de seguir dando a los lectores nuevos formatos y se lanza para ello una serie de números especiales que no solo tienen una mejor calidad de papel, sino que su tamaño es mayor al ya establecido creciendo hasta 21 centímetros de ancho. El primero de ellos sería la obra de Mike W. Barr y Jerry Bingham, Batman: El Hijo del Demonio. Su precio alcanzó la cifra de 975 pesetas (5,84 euros) y eso para un chico como yo con una paga mensual de 500 pesetas estaba muy por encima de mis posibilidades.

Zinco vuelve a la carga con una obra que divide a los aficionados entre los que la consideran un cómic de culto y los que no parecen ver en ella nada interesante que reseñar. El mismo año que en USA se publica La Broma Asesina (1988) Zinco la edita en España en formato prestigio a un precio de 475 pesetas (2,84 euros). Fue uno de los primeros cómics que encargué a mi padre para que me comprara en la recién descubierta tienda especializada de mi ciudad. Era un chaval de 13 años para el que la ciudad era un sitio enorme y desconocido, cuya actividad social se limitaba a ir al colegio, jugar en el patio de casa y poco más. Le enseñé el anuncio de la contraportada de otro cómic de Zinco y esperé con ansias que volviera del trabajo con el ejemplar en cuestión.

Una obra en la que Alan Moore reconoce no estar satisfecho de su trabajo y donde los dibujos de Brian Bolland son la verdadera estrella de este cómic. Dicen que fue Bolland quien solicitó trabajar con Moore, pero sea como fuere sigue siendo una obra rodeada por polémica y llena de interpretaciones que hacen que su lectura siempre sea fuente de debate.

1988 nos traería también más trabajos de Alan Moore que, aunque tardíos respecto a su publicación en USA, fueron bienvenidos por los aficionados del momento con fervor. La Cosa del Pantano empezó a publicarse como miniserie de 4 números más un especial de Navidad, para verse continuada en otra maxiserie de 12 números ese mismo año, todos ignorados en su momento por mi persona pero que gracias, de nuevo, a los retapados acabaron formando parte de mi colección.

El año llegaba a su fin pero la imprenta de Zinco no parecía querer tomarse un descanso y llegan nuevos títulos del calibre de La Liga de La Justicia en una de sus encarnaciones más recordadas por los aficionados. Keith Giffen, J.M.Dematteis y Kevin Maguire sustituido más tarde por Adam Hughes, nos traen a una Liga donde entre personajes del peso e importancia de Batman o el Detective Marciano, tenemos que lidiar con personajes secundarios, Blue Beetle, Booster Gold, Míster Miracle, Dra. Luz, en medio de situaciones jocosas que distan mucho de anteriores encarnaciones. La serie se prolongó hasta 1993 y gozó de varios números especiales, cambiando de título en tres ocasiones: Liga de la Justicia, Liga de la Justicia Internacional y Liga de la Justicia de América.

LIGJUS88WONDWOM

El formato prestigio sigue explotándose y dentro de este tipo de publicación llega la minisere de 3 números de Green Arrow: El Cazador Acecha de manos de Mike Grell, en la que el arquero de DC adquiere un tono más oscuro y adulto. Su éxito terminaría traduciéndose en la publicación de otra serie en 1989 de Green Arrow.

Y le llega finalmente el turno a Wonder Woman. La que es por derecho propio el personaje femenino más reconocible del Universo DC gozaría de un relanzamiento a manos de George Perez como autor completo, ayudado por Len Wein, y que Zinco publicaría hasta 1991. Una etapa a reivindicar y redescubrir por todos.

En octubre vería la luz el primer número del primer evento que afectaría a todas las demás colecciones de DC, Millenium de Steve Englehart y Joe Staton. Aquí Zinco se enfrentaba a un problema importante. La serie afectaba a numerosas colecciones y además de eso muchas de las que se veían afectadas no estaban siendo publicadas en España. La solución fue publicar el mismo mes un especial que incluía los principales cruces de Millenium. Un modo eficaz de llegar perfectamente a publicar una serie que distaba mucho de tener la calidad de Crisis y que sería la culpable de que finalmente me terminara por enganchar al noveno arte.

HUNIVERSO DCMILENIUM

Recuerdo como un compañero de EGB se llevó el primer número a clase y me dejó ojearlo en el recreo. No conocía a casi nadie de los que salían allí, pero mi curiosidad por saber quién eran esos tipos de brillantes trajes y descubrir a los traidores que había entre sus filas, me llevó a comprar ese primer número y su correspondiente especial. Y el resto de la historia se puede resumir en los más de 6000 cómics coleccionados a lo largo de 25 años. No importa si Millenium es buena o mala, para mi es la colección que lo empezó todo y eso la convierte en la colección más importante de todas cuantas poseo. ¿Cuál es vuestra colección que lo empezó todo? Recordar y revivir ese momento en el que abristeis el cómic, el olor a papel, la primera lectura, la segunda lectura… indescriptible, ¿verdad?

Zinco despide el año con dos números prestigio que engloban la miniserie de la Historia del Universo DC de manos de Marv Wolfman y George Perez. No se trata de un cómic al uso, sino de más bien de un relato ilustrado que crea una cronología del Universo DC tras Crisis. Su precio de 475 pesetas (2,85 euros) saqueó mis ahorros mensuales, pero mereció la pena por las exquisitas ilustraciones de Perez y los cuidados textos de Wolfman a modo de catálogo y apéndice de Crisis. Lo malo es que Zinco lo publica a mi entender demasiado tarde, ya que hubiera tenido más sentido haberlo sacado en 1987 tras terminar Crisis.

1989

La década termina pero quedan todavía 12 meses por delante en los que Zinco seguiría expandiendo sus publicaciones.
1989 llega para ser el año de Batman. La fecha del estreno de la película de Burton, fijada para septiembre, hacía que las noticias sobre el film abarrotaran las contraportadas de los cómics de Zinco. Mucho se especulaba con el argumento y los aficionados se dividían entre los que esperaban mucho de la película o, por el contrario, le auguraban el peor de los fracasos. Los anteriores intentos por llevar algún personaje de cómic al celuloide había sido sendos fracasos y tan solo se podía hablar de éxito rotundo las adaptaciones de Superman I y II. Batman se consideraba un personaje complicado de llevar a la gran pantalla y la imagen de la serie de los años 60 de Adam West pesaba demasiado en el recuerdo, por lo que el temor no era infundado.

Batman01

Pero mientras la maquinaria de marketing de Hollywood, que ni mucho menos era como la que tiene ahora, se ponía en marcha, en Zinco seguían haciendo lo que mejor sabían hacer: publicar cómics.

Este año llegan los Nuevo Titanes de nuevo a la tienda. Zinco da el paso definitivo al igualar el número de páginas de sus cómics al de los cómics americanos de manera más regular y no esporádica como ya había sucedido con otras colecciones anteriores (La Legión, por ejemplo). La reducción de páginas se traduce en dos beneficios inmediatos: permite reducir el precio a 125 pesetas (0,74 euros) y además no es necesario fraccionar los números, pudiendo leerse tal y como los autores los habían concebido. La colección que empezó con la Saga de Trigón llegaría al número 41, con lo que Zinco llegaría a publicar todo el trabajo de Marv Wolfman y George Perez con estos personajes.

KryptonNUTIT2

Pero era necesario poder hacer hueco a otros personajes DC en el kiosco español y para ello Zinco publica la serie Universo DC, donde da cabida a miniseries de personajes con menos tirón comercial como Manhunter, Catwoman, Starman, Shazam, Flash, Plastic Man… con lo que los lectores pueden de esta forma acceder a más material que de otra forma no hubiera sido publicado en nuestro país. Fueron 37 números que Zinco también usaría de banco de pruebas para posibles series que no terminaban de ver su viabilidad en solitario. El caso más notorio es que dentro de esta cabecera se publicaron los primeros números de Sandman y ante la respuesta del público se decidiría a sacar su colección en 1991.

La ración de Alan Moore de ese año se vería satisfecha con la publicación de V de Vendetta. Una serie de 10 números en la que el inglés se permite reflexionar sobre la venganza disfrazada de justicia. Reconozco, no sin cierta vergüenza, que empecé a comprar esta colección con 14 años y que la dejé al tercer número. No me gustaba lo que me estaban contando. Hoy reconozco que es la obra de Moore que más me fascina junto con su Cosa del Pantano. Conseguí enmendar mi error unos años más tarde y rematé la colección gracias a la inestimable ayuda del librero de la única tienda, por entonces, de Zaragoza.

CAPATOMVVEND

A principios de año aparece el Escuadrón Suicida, organización a las órdenes de Amanda Waller, con los guiones del siempre interesante John Ostrander. La serie inicial se prolongó hasta las quince entregas momento en el que fue cancelada. Ignoré esta colección cuando salió al mercado por la simple aplicación de la una norma autoimpuesta que no era otra que la de dejar una serie cuando quisiera empezar otra. La economía era la que era y la paga no podía estirarse más. Por tanto me veía obligado a ser así de tajante. Y aquel mes no hubo nada que quisiera dejar, lo mismo que al siguiente, por lo que EL Escuadrón Suicida no llegó a entrar en casa, aunque ahora los tengo fruto de intensas búsquedas por salones y tiendas.

Una maxiserie de 20 números que me sorprendió ver publicada fue la que Zinco le dedicó a El Capitán Atom de Cary Bates y Pat Broderick. Un héroe sin una especial relevancia editorial en España y que DC posee por la compra de la editorial Charlton. ¿Por qué Zinco apuesta por este personaje? Tardaríamos unos meses en deducir las razón (como veremos más adelante) , pero tengo que decir que a mí me sedujo mucho el concepto de este héroe y me hice con la colección completa mes a mes. Además tengo una anécdota que refleja claramente el interés que esta colección despertaba en mi persona. Cuando había ahorrado lo suficiente como para poder comprarme mi primera camiseta relacionada con los cómics, una que reproducía la portada de Mignola del prestigio de Forum Aventura en la Jungla, pues bien, llego con mis 2.600 pesetas en el bolsillo (15,62 euros) a la tienda especializada de mi ciudad, entro, miro un rato los cómics que habían llegado y veo el del Capitán Atom. Ni corto ni perezoso lo saco de la estantería, me acerco al mostrador, lo pago y dejo la camiseta esperando para otra ocasión. Al final me compré la camiseta, pero ese cómic, ese día, fue más importante que un trozo de algodón serigrafiado.

De nuevo el formato prestigio es el elegido para sacar al mercado los cuatro números que comprenden Odisea Cósmica, aunque Zinco no tradujo el nombre y lo dejó en inglés, con Jim Starlin al guion y Mike Mignola a los lápices. Un cómic que no pude adquirir por motivos meramente económicos y que acabe adquiriendo con la reedición que tuvo la saga en manos de Norma. El mercado español empezaba a estar ya repleto de series. Forum y Zinco apretaban series mensualmente en las estanterías de las tiendas especializadas y mi paga no daba para mucho más que poder acceder a las series en grapa. Solo algún prestigio ocasional podía caer en mis manos, pero gracias a esa sana costumbre de seguir apostando por el formato popular pude seguir leyendo mucho y muy variado.

BATCULTpublicaciones-F264-7-583-251

A mediados de año Zinco lanza la serie de Green Arrow que continuaba la historia donde lo había dejado Mike Grell en El Cazador Acecha. 12 números muy irregulares que pude leer gracias a un amigo que era muy fan del personaje, por lo que mi economía, que ya se empezaba resentir por la ingente cantidad de series que quería coleccionar, no se vio afectada.

Y seguimos con prestigios. Batman The Cult, otro título sin traducir, es publicado bajo el paraguas de este formato que, con el tiempo, terminaría por albergar obras poco merecedoras del mismo. Cuatro números que me impactaron mucho por como Batman se rompe por las circunstancias y tiene que vencerse a sí mismo antes de poder enfrentarse al villano de turno. Los dibujos de Berni Wrightson se me grabaron a fuego en las retinas en pleno viaje de estudios al acabar la EGB.

Seguimos con Batman. Zinco aprovecha el filón que significa la película de Batman de Tim Burton y lanza varios cómics relacionados con el murciélago. Un especial 50 aniversario, una miniserie de tres números titulada Justicia Ciega, una segunda serie mensual denominada Leyendas de Batman , un número especial de gran formato titulado Batman Vs. La Masa y como no podía ser de otra manera la adaptación al film. Me los compré todos. Ni uno solo quedó en la tienda. El primero de ellos en Barcelona durante el viaje de estudios, el segundo me obligó a recorrer varios kioscos de Zaragoza porque estaba agotado en mi tienda habitual, el tercero, la nueva serie, me fascinó por su diversidad que vista en el tiempo se muestra como una serie muy irregular. El número especial de gran formato (35 x 25,5 cm) lo compré en unos grandes almacenes, sin esperar hacerlo, pero la Batmania se extendía por todos lados por lo que no era difícil encontrar material del murciélago allí donde fueras, por lo que me llevé también en formato prestigio la adaptación de la película (Zinco editó este cómic en dos formaros distintos, prestigio y grapa).

Batman 50 aniversariopublicaciones-F374-414-771-493

Aún quedaban unos meses para terminar el año y Zinco seguiría ampliando las publicaciones mensuales con la llegada de la miniserie titulada EL Extraño, obra de Jim Starlin con los lápices de nuevo de Bernie Wrightson. Esta obra la compré de rebote. Fue uno de esos viernes del mes en los que la visita a la tienda especializada no había sido muy fructífera. Ya habían salido los cómics que habitualmente compraba y me daba cierta rabia irme sin nada. Paseé por las estanterías ojeando con desidia cuando el primer número de la miniserie terminó en mis manos. El dibujante me gustaba (¿recordáis el viaje de estudios?) y salía la Liga por lo que podría ser interesante. Pagué, me lo llevé a casa y finalmente al leerlo reconozco que me gustó mucho por ese regusto trágico que imprime a la historia Starlin.

Y llegamos a dos de las series que más me apasionaron de ese año. Animal Man y La Liga de la Justicia de Europa. La primera la esperaba con enormes ganas. Fue una serie que compré por los personajes que en ella aparecían. Zinco empezó a promocionar la serie en otros cómics con una impactante imagen de todos los integrante de la rama europea en la que podía reconocer al Capitán Atom (entonces entendí el porqué de su colección en solitario), Wonder Woman, Flash, Metamorfo, Rocket Red, Power Girl, Elongated Man y un tipo que me recordaba por su máscara a Booster Gold, pero que no era Booster Gold. Eran y son personajes que me encantan. No me importaba quien era le guionista o quien dibujara, la quería entre mis colecciones. Keith Giffen y J.M. DeMatteis volvían a la carga con esta división de la Liga y daban la puntilla a un género que ellos mismos inventaron, con los poderosos lápices de Bart Sears. Fueron 36 números de 24 páginas con lo que ya Zinco había asentado su línea de precios y formato idéntico al americano.

publicaciones-F385-349-830-190publicaciones-F536-24-520-743

Por cierto, el personaje que no supe identificar en los anuncios resultó ser Animal Man.

Animal Man fue la segunda serie que más expectación despertó en mi persona. El personaje me resultaba totalmente desconocido pero sus poderes me llamaron poderosamente la atención. Zinco editó la etapa completa de Grant Morrison, una de las más aplaudidas del personaje, donde hace gala de un exquisito uso del metalenguaje. 26 números de 24 páginas que me fascinaron desde el principio. No gozó de un apartado artístico de primer nivel, sino de un dibujante cumplidor al que actualmente le he perdido la pista, Chas Truog, que no hizo que mi interés por la obra descendiera lo más mínimo.

Hacia finales de año termina la miniserie de 5 números de Halcón y Paloma donde el matrimonio Kesel nos da a conocer a la que va a ser la nueva compañera de Halcón. Esta serie dibujada por un primerizo Rob Liefeld podría ser catalogada, sin vergüenza alguna, como su mejor trabajo jamás realizado. Las bizarras composiciones que luego lo caracterizarían en Marvel o todos sus errores anatómicos, estaban igualmente en esta colección pero más controlados y menos estridentes. Me gustó y mucho.

BLACKHAWKpublicaciones-F457-635-237-872

En el último trimestre del año llegó en formato prestigio la miniserie de Blackhawk de Howard Chaykin. El autor ya lo conocía y sus trabajos me gustaban, pero era una serie de prestigios que hubieran dejado mi bolsillo maltrecho por lo que unido a mi poca afición al comic bélico hicieron que terminara pasando de largo de mi lista de deseados.

El formato prestigio parecía crecer en número desde que fue lanzado en nuestro país, lo cual no estaba mal, pero si estaba mal que algunas obras no reunieran la calidad suficiente para justificar su publicación en dicho formato. Eso propiciaba dos cosas que me afectaban personalmente. La primera es que por su precio no podía acceder a ellas y la segunda es que sus ventas podrían haber sido mayores si se hubiera opado por un formato más popular y dejar el prestigio para obras de más calibre. No puedo olvidar mis suspiros de resignación al ver que algún cómic de mi interés iba a ser publicado en prestigio. La decisión de condenar series de grapa y desequilibrar mi tasa de ingresos-gastos durante meses terminaba por llevarme a tomar la decisión de que el esfuerzo, en muchas ocasiones, no merecía la pena.

Zinco crea un nuevo formato de lujo, por encima del prestigio, por número de páginas y encuadernación cartoné. Se trata de editar una serie de tomos que en USA recopilan una selección de lo mejor de lo mejor de una serie de personajes. El primero para lanzar esta serie de tomos en España es Batman, como no podía ser de otra forma.
El primer número son más de 250 páginas a un precio de 2.800 pesetas (16,82 euros), casi el doble de la paga que recibía por aquel entonces. Recuerdo haberlo estado mirando con deseo y frustración mientras pasaba las yemas de mis dedos por sus tapas, miraba su lomo cosido, pasaba las hojas satinadas… todo en mi ser gritaba por comprarlo, pero el sentido común de la cruda realidad económica se impuso por encima de todo lo demás. No podía sacrificar todos los cómics de un mes y medio por ese increíble tomo. Era demasiado sacrificio porque me limitaba a la hora de disfrutar de más lecturas. Por tanto lo dejé en la estantería de nuevo, mi mano cayó pesadamente sobre mi muslo, me giré, miré hacia las grapas y me olvidé de su existencia.

publicaciones-F548-723-618-818

Zinco rompía el mercado con la aparición de este tipo de tomos de manera contundente. Estaba claro que yo no era el cliente para el que habían lanzado esta edición, aunque la deseara. Su cliente y lector era alguien con más poder adquisitivo, con trabajo y un gusto más refinado, no tanto por la cantidad de lectura asequible, sino además por la calidad de la edición de esos cómics.

Reconozco el valor de lanzar este tomo al mercado en 1989 por parte de Zinco y hay que verlo así, sin importar que llenara mi ser de frustración por no poder acceder a este tipo de producto.

Pero en la vida todo da muchas vueltas y un amigo se lo compró, motivado por la fiebre de la película de Batman, y me lo dejó para poder leerlo. Descubrí, entonces, que la edición de dicho tomo me había hecho sobrevalorar la calidad de su contenido. Es cierto que en su interior estaban las primeras historias de Bill Finger y Bob Kane de las que era plenamente consciente de su valor histórico, u otras con Batmito, por nombrar un par, pero en esencia el tomo me resultó extraordinariamente flojo en su conjunto si lo enfrentaba al coste que tenía.

Y llegamos al último lanzamiento del año, reservado para diciembre, de una serie de especiales que arrancarían en 1989 centrados en la Navidad. Estos especiales aglutinaban en su interior historias de diversos personajes de la editorial con historias centradas en temas navideños. La calidad de los mismos puede ser discutible, pero por aquel entonces me gustaban este tipo de recopilaciones estacionales y ¿cómo no comprar un especial dedicado a la época del año que más me gusta?

CHRITSUP

Zinco cerraba así 7 años iniciales de publicaciones de material DC con nota. Su evolución constante a lo largo de sus primeros años la llevó a dignificar la edición de los cómics DC frente a la gran competencia de Marvel. Sus cómics se abrieron a los lectores con las ya mencionadas secciones de correo, noticias y artículos, fomentando la creatividad al dar publicidad a revistas y fanzines caseros que los aficionados ponían en marcha en sus casas. Secciones de anuncios de intercambio de cómics o compra se popularizaron y el fluir de la información, en un momento donde Internet no era ni un concepto, se convirtió en una realidad.

Zinco no solo publicó cómics, también los sacó del armario donde parecían estar escondidos en nuestro país. Sus correos estaban plagados de lectores que se quejaban de cómo eran mirados cuando comentaban su afición, convirtiendo la sección de misivas en un pequeño e improvisado diván en el que los aficionados podían compartir su gusto por los cómics.

Somos recuerdos y recordar nos hace ser lo que somos. Así que nunca dejemos de recordar para sentir que detrás nuestro no solo queda un camino recorrido, sino una vida llena de experiencias y en nuestro caso también de cómics.
Hace 25 años que dejamos atrás la década de los 80 y 15 que Zona Negativa vio la luz en Internet. Recordar. Recordar.

97
Déjanos un comentario

Please Login to comment
97 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
40 Comment authors
BarneyJavier AgrafojoSputnikAieie!Diego Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
guolberin
Lector
guolberin

Lagrimones cayendo por la mejilla. Crisis, Batman de Miller, Watchmen en grapa, Doom Patrol, Animal Man, Titanes, WW… Lagrimones no, lagrimonazos, qué tiempos de DC, quién te ha visto y quién te ve.

De todas esas obras, me faltaría una edición decente (no la cosa esa jibarizada) de Question, el resto ya lo tengo bien en las ediciones que tengo. Bueno, y también me gustaría echar un ojo al Vigilante, del que tenía algunas grapas de pequeño y la verdad, no me parecía nada del otro mundo, más bien todo lo contrario, sobre todo por el dibujo, de un tal Todd Smith que no me gustaba nada, pero lo mismo ahora lo veo con otros ojos.

frankbanner49
Lector
frankbanner49

¡¡ maravilloso articulo,gustavo¡¡.

yo soy un tipo de los 80,y sí,sin duda fue una época genial para mí,en muchos aspectos.la tele se podía ver,con programas míticos.encendias la radio,y escuchabas música fantástica de todos los estilos y épocas a todas horas.y,por supuesto,los comics,claro.siempre los comics que te acompañaban mientras crecias.

crisis en tierras infinitas,legends,question,la jli del trio calavera,los titanes,la wondie de perez,shadow de chaykin,la cosa del pantano…

y por el lado de su directa competencia,forum,en otra gran época,la de marvel de jim shooter.y me gustaba especialmente ver el correo de los lectores en ambas editoriales,y el pique entre Saavedra y perez navarro,y esa páginilla de noticias usa,que colaba muy de cuando en cuando el profesor loki,y que me emocionaba cuando la veía(figúrate con el panorama que hay hoy en cuanto a información).en fín…

una gran época,sí.
realmente,los 80 fueron geniales 🙂

Deke Rivers
Lector
Deke Rivers

Respecto a “Las mejores historias de Batman jamás contadas” no es que fuera un producto para gente pudiente, si no más bien un producto para regalar.

Si, en aquella época se regalaban tebeos.

Ocioso
Lector
Ocioso

Zinco fueron Saavedra y Gras/Pradera. Sin ellos el fenómeno habría sido la mitad de la mitad.

Ocioso
Lector
Ocioso

Nunca he entendido la mitificación de los años 80. No entiendo que tienen de especial los bolígrafos de cuatro colores, el cubo de Rubik, el yoyó, los álbumes de cromos, el regaliz de palo, los BollyCaos, los relojes Casio, los ordenadores de 8 bits, la mercromina o Comando G. Pero claro, es que a mí los 80 ya me pillaron follando.

Mr. X
Lector
Mr. X

¡Sí que me quedan cosas por leer! Vigilante, Infinity Inc.,La sombra de Chaykin, El capitán Aton y, vale, Halcón y paloma.

“Nunca he entendido la mitificación de los años 80. No entiendo que tienen de especial los bolígrafos de cuatro colores, el cubo de Rubik, el yoyó, los álbumes de cromos, el regaliz de palo, los BollyCaos, los relojes Casio, los ordenadores de 8 bits, la mercromina o Comando G. Pero claro, es que a mí los 80 ya me pillaron follando.”

Hombre, pues en el mundo pijamero fue una gran década. En música y cine, los setenta fueron inmensamente mejores.

guolberin
Lector
guolberin

“Nunca he entendido la mitificación de los años 80. No entiendo que tienen de especial los bolígrafos de cuatro colores, el cubo de Rubik, el yoyó, los álbumes de cromos, el regaliz de palo, los BollyCaos, los relojes Casio, los ordenadores de 8 bits, la mercromina o Comando G. Pero claro, es que a mí los 80 ya me pillaron follando.”

No lo entiendes por eso que dices, que tu ya eras talludito, los que eramos chavales en los 80 sentimos esas cosas, al igual que te pasa a tí con los años 20. XD

Y aparte está lo que dice Mr X, que en los 80 salieron los mejores cómics de Marvel y DC. Y 100% de acuerdo también con lo de música y cine.

Mr. X
Lector
Mr. X

A mí los ochenta me tocaron de niño. Me tocaría mitificar los 90… y, uf, eso si que es jodido 😉

guolberin
Lector
guolberin

Hombre, tienes la música, que mejor en los 90 que en los 80 (y aún mejor en los 70, sí). De todas formas, yo en los 80 también era niño, la adolescencia la empecé a mitad de la década, más o menos.

manolin
Lector
manolin

Jopé, aún no lo he leído y ya me está entrando una nostalgia terrible, sobre todo viendo la cantidad de portadas de comics que tengo (el especial 50 aniversario de Batman , que es una gozada, los primeros números de Animal Man y la JLE, los dos tomitos de Hª del Universo DC , muy quemaditos ya (ECC Comics, reedición de esto ya por favor), el halcon y Paloma de Kesel y ROB!, etc..)
Y una cosa diré para resarcirme del comentario de coña que hice en el anterior artículo. La primera serie de supers que hice completa es de Zinco, Infinity Inc., y , esto la lo he dicho en alguna otra ocasión, la etapa que se abre después de las Crisis Infinitas (y eso que en principio odié estas , que me parecieron una horrible conspiración contra mi querida Tierra 2, que siempre debió ser la Tierra 1) para mi es la única en que DC ha superado a Marvel tanto en lo que a calidad de sus series se refiere, como a tener un Universo perfectamente cohesionado ( a pesar de los cabos sueltos que todos conocemos: Power Girl, la relación Superboy-Legión de superheroes, la relación entre el Hamkman de la Edad de Oro y el de la Edad de Plata,..), así que incluso les acabé perdonando la escabechina que supuso para Infinity inc. la Crisis, y que cancelaran dicha serie, porque pronto me ví compensado con muchas series mejores: WW de Perez, Superman de Byrne, Escuadrón Suicida, Las Ligas, The Question……..aquello fué brutal, incluso las series más flojillas como el Captain Atom o la Patrulla Condenada, tenían un buen nivel medio, y un “aquel” que las hacia interesante, las Sagas anuales que implicaban a todas las series tenían su interés, y parecía que en un Universo tan bien organizado los distintos guionistas sabían aprovecharlas a su favor (los traidores de Millenium, las alteraciones de los poderes de los personajes trás Invasión, etc….) y Zinco hizo un trabajo dignísimo publicando de esto lo que podía y manteniéndonos informados sobre lo que se cocía en los EEUU. No sé por qué lo que publicaba entonces Zinco parecía más “adulto” que lo de Forum, no solo porque , efectivamente DC publicó entonces comics más para adultos que Marvel (Watchmen, Ronin, Cosa del pantano,…) sino por el logotipo de Zinco, los nuevos formatos prestigios , etc.. o que dejaron pronto de insertar publicidad infantiloide tipo “Masters del Universo”, o de cortar historias, cosa que Forum continuó haciendo durante bastante tiempo…..
Así que al Cesar lo que es del Cesar, a Forum lo que es de Forum y a Zinco lo que es de Zinco, igual que en otras ocasiones he reconocido lo mucho que debo a Forum como actual lector de Comics, ahora rompo una lanza a favor de Zinco.

Ocioso
Lector
Ocioso

Lo que quería decir es que para algunos los 80 fueron cubos de Rubik, coches fantásticos y Goonies, pero para otros fueron los años en los que España se modernizó y pudimos echarnos a la calle a hacer el hostia. Para mis padres fueron años de incertidumbre por los cambios políticos y sociales, y para mis abuelos de total certidumbre de que el mundo se había acabado.

Todas las décadas tienen lo suyo y cada uno mitifica la que le toca, pero es cierto que la de los 80 tuvo algo de especial: fue la última década creativa en los temas que nos interesan por estos lares, cine, música, tebeos…
No es que luego se secaran los grifos, pero donde hubo chorros ya solo quedan goteos. Y eso que llaman “la juventú” entró en una desidia y un conformismo que ya dura un cuarto de siglo.

No es tanto que fuera una buena década como que fue la última. Para lo que a nosotros nos interesa, claro, porque para los que les interesan otras cosas llevan 25 años viviendo como dios.

manolin
Lector
manolin

Bueno, bueno, aunque releyendo mi anterior comentario , corrijo: “fué la única vez que DC IGUALÓ, a Marvel” que tampoco vamos a pasarnos y a conceder a estos deceitas más rédito del que merecen . Je,je,je…(como diría el Profesor Loki)

Mr. X
Lector
Mr. X

“fue la última década creativa en los temas que nos interesan por estos lares, cine, música, tebeos…”

No creo que esa afirmación se sostenga, de veras. El cine es un arte relativamente joven y, en realidad, casi diría que los noventa y dosmiles han sido mejores (aunque peores que los setenta) y aún le queda mucha cuerda. Y en el campo de los tebeo, que es aún más joven, puede estar agotado –es discutible- el género pijamero, lo demás ni de coña.

Docz
Lector
Docz

Joer, aun me acuerdo del primer cómic que compre de Zinco, Lobo Paramilitary de Bisley, luego vendrían los Batman de Miller, todo lo de Moore, cualquier cosa que dibujase Mignola, Predicador, La JLA…le eche un vistazo por 1ª vez a Sandman, pero solo leí unos números, no me llamo la atención, tardaría años en darme cuenta de mi error, hay cómics que se aprecian a partir de ciertas edades

P.D: No se menciona en el post el famoso ruido que hacía el dichoso formato prestige en cuanto lo abrías, “krak”, y se te caían las paginas

guolberin
Lector
guolberin

Otra vez de acuerdo con Mr. X y no tanto con Oci, sintiéndolo mucho. Como ya he comentado antes, en tema de música, mejor los 90 que los 80, así que no se agotó con los 80, en todo caso se agotó con los 90, porque después, en los dosmiles, sí que considero que no llega a la suela de los zapatos de ninguna otra década.
Y en otras artes, como cómics, cine, opino exactamente igual que Mr. X.

Mr. X
Lector
Mr. X

“porque después, en los dosmiles, sí que considero que no llega a la suela de los zapatos de ninguna otra década.”

Lo de la decadencia de la música si que me parece incuestionable, lamentablemente.

guolberin
Lector
guolberin

Lo que no recuerdo yo es cuál fue el primer cómic de zinco que compré, puede que sea uno de Flash de Infantino, cuando aún sacaba zinco los cómics en formato algo más grande del americano, antes de las Crisis y todo eso.
Luego recuerdo que mi hermano se compró el nº 1 de Crisis, y a partir de ahí, fueron cayendo Titanes, Batman, Superman…

Pin
Lector
Pin

Pues tengo la sensación de que los 80 fueron nuestros ‘aquellos maravillosos años’. En los noventa yo estaba con otras cosas y no me enteré de nada. El cambio de siglo nos trajo un Vietnam light transformado en torres gemelas y guerras de petróleo y lo que tenemos ahora pues digo yo que serán lo que fueron la Thatcher y el Reagan a los que van 25 años por delante de nosotros.
Yo ya me entiendo.

Ocioso
Lector
Ocioso

Mr. X: No creo que esa afirmación se sostenga, de veras.

Bueno, era por sacar un titular epatante. Hay que ir medio por medio y género por género, pero creo que casi todos estaremos de acuerdo en que a partir de mediados o finales de los 80 la creatividad se fue agotando y llevamos décadas regurgitando hallazgos anteriores.
Si hablamos de tebeos creo que es evidente que el comic comercial lleva décadas dando vueltas sobre lo mismo. Vale para superhéroes, pero también para europeo y sospecho que para japonés. Lo único realmente nuevo es ese material que se engloba bajo la etiqueta novela gráfica, pero que está conformado por autores mas o menos dispersos.

Manin
Lector

Bueno, por si no rezumaba a nostalgia estos días Zona Negativa… Esto empieza a parecer peligrosamente una conversación del Imserso, jejeje.
Felicidades por otro pedazo de artículo. Me he quedado ojiplático al enterarme de que Zinco editaba cómic erótico-festivo (esta época me pilló de chavaluco y no me fijaba yo en esas cosas todavía). Es por culpa de Zinco y de la excelente labor del señor Saavedra que hoy soy (mal que me pese) un deceíta irredento y es que esta década para mi es Moore (el mejor Moore) y son tebeos de un nivel que todavía estoy esperando que se repita tres décadas después (de que se supere ya he tirado la toalla), que se dice pronto.
Aunque también hay que ser justos y recordar que fue a finales de esta década cuando se puso de moda el grim&gritty y la cantidad de morralla que salió de la misma, sólo superada por la aparición de Extreme Studios. Qué tiempos locos…

Mr. X
Lector
Mr. X

“Si hablamos de tebeos creo que es evidente que el comic comercial lleva décadas dando vueltas sobre lo mismo. Vale para superhéroes, pero también para europeo y sospecho que para japonés. Lo único realmente nuevo es ese material que se engloba bajo la etiqueta novela gráfica,”

Pero es que habría que saber qué entra en cómic comercial y qué no. Me gustaría saber cuánto han vendido en realidad las últimas obras de Chris Ware, Clowes o O’Malley. Lo mismo le ganan a muchos miembros de la Bat-familia 😉

Igverni
Lector

Gracias por el genial repaso, Gustavo!!
Esa época la viví en primera persona de chavalín, y disfruté un montón tanto de los clásicos (Bats, Supes) como de la nueva hornada de comics, Vigilante, Teen Titans… y me proporcionaban un equilibrio muy sana y diferente a lo que leía en Marvel / Forum…

Lo que recalca el artículo es que no hay personajes malos, sino malos creadores / editores que no saben qué hacer con ellos (ejem, ejem,… no miro a nadie…)

Unos años geniales y unos comics que en su mayoría ya son clásicos por méritos propios!!

Antoine
Lector
Antoine

Mi primer tebeo Zinco fue un retapado de Batman y los Outsiders que me gustó bastante, aún a pesar de mi desconocimiento del universo DC. Luego, me fui haciendo con alguna cosa más, sobre todo atraido por el murciélago, pero, no sé en vuestras zonas, pero por lo menos aquí, era mucho más complicado encontrar en los kioskos tebeos de Zinco que de Forum. La proporción podía ser de 10 Forum por cada Zinco.

Antoine
Lector
Antoine

En lo que hablais de las décadas, pues depende para qué.

– En cómics, los 80 infinitamente mejores que los 90, con recuoeración en los 2000.

– En música, los 90 mejores que los 80, la catástrofe vino en los 2000.

– En cine, creo que tanto los 2000 como los 90 son mejores que los 80.

Eso sí, si nos ponemos a rascar, salen cosas muy buenas en todas las décadas.

Mr. X
Lector
Mr. X

“Antoine
1 octubre, 2014 de 13:40
En lo que hablais de las décadas, pues depende para qué.
– En cómics, los 80 infinitamente mejores que los 90, con recuoeración en los 2000.
– En música, los 90 mejores que los 80, la catástrofe vino en los 2000.
– En cine, creo que tanto los 2000 como los 90 son mejores que los 80.
Eso sí, si nos ponemos a rascar, salen cosas muy buenas en todas las décadas.

Estoy de acuerdo en todo con Mr Antoine.

Respecto a qué cuál fue mi primer cómic de Zinco, tuve que tener algunos de Batman, pero no los conservo; los siguientes ya fueron en los noventa, y tengo los primeros números de Hellblazer y el Shade de Peter Milligan.

MikeM
Lector
MikeM

Muchísimas gracias Gustavo por reivindicar la época que con más pasión viví los cómics de superhéroes.. ojos vidriosos viendo y leyendo tu artículo…

Mi primer cómic fue uno de los Nuevos Titanes de los del formato antiguo -grande- pero cuando realmente disfruté fue en el 86-87 precisamente con los cómics que detallas. En esa época tenía 14-15 años, terminaba EGB y empezaba el instituto, trabajaba por las tardes y tenía algun dinero extra, lo que me permitía comprar a mansalva, ya que era de los raritos que no le gustaba salir a beber cervezas con los amigos.. El evento Crisisi en Tierras Infinitas reafirmó mi amor y pasión por DC-Zinco… recuerdo que una de mis cartas aparece en uno de los números de dicha serie y que participé en un concurso que montaron y me tocó un poster de una de las portadas (creo que Superman sosteniendo a Supergirl) que colgó en mi habitación por un tiempo.

Fui uno de los que disfrutó durante 12 meses con Watchmen… el número 8 fue uno de los que he releído más veces en mi vida, con esa historia de presente-pasado que ocurre en Marte entre Mr Manhattan y Silk Spectre.. Para un chico de mi edad aquello era alucinante. Algo similar me ocurrió con Batman Dark Night de Miller, me reconcilió con el personaje.

Y todas las series que comentas, o las tengo enteras o algún número. En mi top siempre estaba The Question, Justice League, otra vez los Titanes, los números de la Legión con dibujo de Keith Giffen… tantos…

Supongo que a cada uno le pasará con su época adolescente, cayera cuando cayera.. 🙂

Ocioso
Lector
Ocioso

MikeM: Supongo que a cada uno le pasará con su época adolescente, cayera cuando cayera.

Me parece que era Coll, el de Tip y Coll, el que contaba que se lo había pasado bomba durante la guerra civil. Le pilló de niño y estaban todo el día jugando entre los cascotes de los edificios destruidos por las bombas.

Lemmytico
Lector
Lemmytico

Jo, que grande Zinco. Ya lo hemos comentado por aquí, pero muchos eramos irredentos marvelitas gracias a Forum y con Zinco durante al menos un par de años nos hicimos de DC (luego volvimos al sendero correcto, eso sí, jeje), no sólo por la calidad de las colecciones, que era mucha, sino también por los artículos y correo de los lectores que te ponían al día de la historia de DC, desconocida para nosotros entonces. Al menos nos pasó a todos los que leíamos cómics en el cole, que no eramos muchos eso sí. Entre un colega y yo nos pillábamos Batman, el Escuadrón Suicida, la JLI, Wonder Woman y Universo DC (más los crossover como Millenium e Invasión). De vez en cuando caía algún prestigio (vacaciones, navidad, cumples…), recuerdo tener uno de The Cult y la joyaza que era Historia del Universo DC. Piqué alguna otra como Question y la Cosa del Pantano, pero era demasiado chico para apreciarlas. Una pena cómo se fue a pique una editorial que había hecho tanto por la cultura de comic en este país, aunque a mi me pilló en la época en la que estaba más alejado de la afición.

Por cierto, que a mi me cayó en reyes “Las Mejores Historias de Batman jamás Contadas” y lo conservo a día de hoy. Eres un poco duro con el tomo Gustavo, que además de las primeras historias de Kane-Finger también había una muy buena selección de historias setenteras, y la que a día de hoy sigue siendo mi historia favorita del murciélago: “La Autobiografía de Bruce Wayne”.

En cuanto a la polémica 80’s-90’s, habéis dicho y dicho bien que en cada medio son diferentes. Pero creo que hay una especie de zeitgeist (palabro pedante que significa “espíritu de la época”) en ambas que se puede rastrear en todas las expresiones artísticas. Para mi los 80 son la cima de la industria del entretenimiento, en cine (Indy, Star Wars, los Goonies, Cazafantasmas, etc.), música (new wave, sleazy…) y cómic (era dorada del cómic de superhéroes). Los 90 son más bien el triunfo del underground, con muchas corrientes que se habían considerado indys en los 80 pasan a dominar el gusto del público, tanto en cine (Tarantino, Kevin Smith, los Cohen…), como en música (grunge, noise, trip hop…) y cómic (Clowes, Burns, Bagge, Balas Perdidas, Strangers in Paradise, Love and Rockets…). Los 2000’s son en general inferiores, salvo por la explosión de la ficción televisiva. ¿Os vale?

blumini
Lector
blumini

Alguna vez hablando de música por aquí, alguien comentó que sentía envidia de los jovenes británicos de los 60, que un año cualquiera (67 por ejemplo) podían tener en sus tiendas de discos un nuevo disco de los Beatles, uno de los Stones, otro de los Who y otro de los Kinks, por nombrar solo a los grandes entre los grandes.

En los 80 pasó algo parecido con los comics. He cogido el nº 1 de Zinco del Batman año 1 de Miller y Mazzucchelli (nada más y nada menos) para ver las novedades del mes que venían en una columna en la última página:

– Shadow nº 1 de Howard Chaykin
– Batman Año Uno nº 1 de Miller y Mazzucchelli
– Superman nº 6 y 7 de Byrne y Austin
– Watchmen nº 7 de Moore y Gibbons
– Infinity Inc nº 11 de Thomas y McFarlane
– Green Lantern nº 17 de Wein y Gibbons
– Crisis en Tierras Infinitas de Wolfman y Perez
– Vigilante nº 19 de Kupperberg y Smith
– Nuevos Titanes de Wolfman y Perez
– Batman y los Outsiders de Barr y Davis
– Dossier Negro nº 212 con La Cosa del Pantano de Moore, Bissette y Totleben

Ves los nombres de los autores y de las obras y te quedas sin habla. Y esto solo en DC porque aquí estamos hablando de Zinco (una editorial de diez), porque si nos vamos a Marvel la cosa era por el estilo. De hecho, en esa última página donde venían las novedades también venían noticias USA, y casualmente, en la de ese mes en este comic, venían los premios que daba la revista de comics The comic buyer guide (CBG) a los mejores del comic americano. Os pongo unas cuantas categorías para que veais lo que se cocía en esos años:

MEJOR HISTORIA: 1 Batman Dark Knight; 2 Daredevil 227-233 (Miller Mazzucchelli); 3 Watchmen; 4 Superman 423/ Action 583 (Moore); 5 Mutant Massacre ( X-Men 210-213)

MEJOR GUIONISTA: 1 A. Moore; 2 F. Miller; 3 C. Claremont; 4 J. Byrne; 5 M. Wolfman

MEJOR DIBUJANTE (ahí es nada): 1 J. Byrne; 2 G. Perez; 3 A. Adams; 4 F. Miller; 5 B. Sienkiewicz

MEJOR SERIE LIMITADA: 1 Batman Dark Knight; 2 Watchmen; 3 Superman, el hombre de acero; 4 Legends; 5 Elektra Assasin

MEJOR NOVELA GRÁFICA: 1 Daredevil Love & War; 2 Batman Dark Knight; 3 Hooky ( B. Wrightson); 4 Grendel; 5 Robotech (M. Baron N. Vokes)

Sin palabras (ya he puesto unas cuantas 😉 )

Mr. X
Lector
Mr. X

“En cuanto a la polémica 80’s-90’s, ”

A mí el resumen de el Sr Cimmerio me vale.

Mr. X
Lector
Mr. X

Lo del Sr Blumini es la hostia. Sobre todo si ponemos al lado las últimas solicits de Marvel y DC.

“Supongo que a cada uno le pasará con su época adolescente, cayera cuando cayera.. ”

Ya me habría gustado a mí poder leer todas esas molonidades deceítas al tiempo que salían, je.

Si hacemos un top, y dejamos fuera las obras individuales, tipo guachimen y Dkr, pues pongo mi top, de las citadas en el artículo: The Question de O neill, Suicide Squad de Ostrander, La cosa del pantano, la JL de los chistosos y el Animal man, nada muy original. Y de la Legión, sólo he leído La saga de la gran oscuridad, así que me queda un montón, pero por lo que he percibido tiene que ser muy grande.

zape
Lector

Ay… tengo casi todas esas portadas en mi casa.
Zinco editó de maravilla, transmitiendo que amaban todo aquello.

Dos cuestiones extra:
¡Loa eterna al retapado!
Y Chas Truog, es el dibujante de Animal Man, no Doug Hazlewood.

ultron_ilimitado
Lector
ultron_ilimitado

De verdad que cuando empiezo a leer a la gente lo de: “ya no se hace música/cine/comic/literatura como la de antes” me dan los 7 males.

Lo mejor es que dentro de 20 años se podrá leer a los que hoy día son adolescentes diciendo exactamente lo mismo desplazando las fechas un par de décadas.

AD
Lector
AD

Mi primer cómic Zinco era un retapado de Flash comprado en el rastro o similar, pero a coleccionar empecé 88-89, Batman, Green Arrow, Liga Bwahahaha y demás.
La verdad es que la editorial evolucionó muy rápido y bien, arriesgando con formatos (yo también tengo el MH de Batman, regalo de cumpleaños).
al hilo de lo que se habló ayer de Born Again, si DD fuera de DC no habrían metido esa historia de.. complemento de Batman por decir algo.

AD
Lector
AD

Enhorabuena por el artículo, Gustavo, y a todo el equipo por la semana que nos estáis regalando.

Mr. X
Lector
Mr. X

Una preguntilla a los jefes, ¿todas las series que debutan esta semana, la Thor-girl, El soldado de Invierno del espacio, la academia de Batman para niños y el Lobo metrosexual os la guardáis para contarnos que os parecido la semana que viene?

Expresado todo con el máximo cariño y respeto por puesto trabajo (pero ya saben que somos insaciables 😉

Ocioso
Lector
Ocioso

ultron_ilimitado: De verdad que cuando empiezo a leer a la gente lo de: “ya no se hace música/cine/comic/literatura como la de antes” me dan los 7 males.

Tampoco se trabaja la piedra ni se pastorea como antes.

Antoine
Lector
Antoine

ultron_ilimitado: “De verdad que cuando empiezo a leer a la gente lo de: “ya no se hace música/cine/comic/literatura como la de antes” me dan los 7 males.

Lo mejor es que dentro de 20 años se podrá leer a los que hoy día son adolescentes diciendo exactamente lo mismo desplazando las fechas un par de décadas.”

Hablarán de las fantáticas series que se hacen ahora, o del nivel de los videojuegos, incluso creo que habalarán de las pelis de superhéroes. De los comics o discos actuales, lo dudo mucho; nadie los lee\escucha.

abcdef
Lector
abcdef

Mi primer comic de Zinco fue el flash número 2, que lo dibujaba George Pérez¡ fue un regalo, y anduvo por casa unos meses sin que yo le hiciera mucho caso porque yo todavía estaba más interesado en Axterix y Tintín que en los superhéroes, luego descubrí forum, quiero decir Marvel y todo cambió, pero los primeros comics de Zinco que compré fueron el 19 de volumen uno y el 7 de los Nuevos Titanes. Los compré porque me molaba la portada, porque éso eran los 80, los años en los que comprabas un comic de super héroes porque molaba la portada. Luego un amiguito me prestó algunos de Atari Force, Omega men… y hasta hoy

abcdef
Lector
abcdef

Quise decir Batman zinco volumen uno.

Por cierto, señores de zonanegativa, habéis utilizado fotos de mis comics para para ilustrar el artículo, jeje…

zape
Lector

No hay que disculparse de nada, Gustavo. El artículo es superlativo.

manolin
Lector
manolin

Gustavo, ya he leido el artículo, y te felicito, un trabajo brutal, yo viví aquella época y me sería dificilísimo reconstruir el orden en que Zinco fué sacando cada comic, formato, etc…
Por cierto, tenemos dos cosas en común respecto a Animal Man, a los dos nos encantó esa serie, ¡¡¡y los dos en los anuncios confundimos a Buddy Baker con Booster Gold!!! ¡¡pensé que era al único al que se me parecía ambos uniformes!! La cosa es que Animal Man tenía la chaqueta esa de cuero, y a Booster Gold al poco tiempo, cuando fundó el grupo aquel de Conglomerate también, cosas y modas de la época (también les pusieron chaquetas de cuaro a Pícara, el Caballlero Negro, etc….
En cuanto a lo de “Las Mejores Historias de Batman Jamás contadas” , Zinco públicó un tomo de similares características llamado “Las Mejores Historias de la Edad de Oro Jamás Contadas”, que considero una de las grandes joyas de mi tebeoteca ¿¿alguién más lo tiene?? ¡¡¡por que yo sí!! ja,ja,ja,…¡¡chincheen!!!

frankbanner49
Lector
frankbanner49

bueno,pues LOS NIÑOS DE LA EGB de la serie ochentame no me sale.

como diria kiko(que realmente se pasaba por la piedra a su mamá en la ficción,antes de que ella y el chavo terminasen casados.en serio,un culebrón del copón la intrahistoria de estos) ME DOY¡ 🙁

zape
Lector

Jeje… yo también tengo (atesoro mas bien) ese, Manolín. Está en un poco castigado, pero resiste y es maravilloso.

blumini
Lector
blumini

Yo tengo el de “Las Mejores Historias de Team-ups Jamás Contadas” con, entre otras, el Flash de los dos mundos y el encuentro entre la liga y la sociedad de la justicia y el de “Las Mejores Historias del Joker Jamás Contadas” con portadón de Brian Bolland

Louontherocks
Lector
Louontherocks

Al hilo de lo que dice Zape: Vivan los retapados, aunque tengan o tuvieran tendencia a desencolarse. ( total se desencolan los tomos de ahora así que que mas da que antes también pasara).
Por cierto, me propongo no leer ni un solo comentario a partir del momento en que aparezca “epatar” “epatante” o cualquiera de sus derivados en él. Hoy me he levantado intolerante.

Lemmytico
Lector
Lemmytico

“Las Mejores Historias del Joker Jamás Contadas” con portadón de Brian Bolland”

¡Sile! Aunque me lo compré de mayor, de segunda mano. Y si no os gusta el de las mejores historias de Batman, mejor no os acerquéis a este…

mr bones
Lector
mr bones

Quiero llorar……………………..Acá en Chile también llegaron y pude hacerme de muchas colecciones, las cuales aun tengo…..y de vez en cuando encuentro algunos números en ferias de libros usados o librerías, hermosos tiempos pre-adolescentes que me transformaron en el nerd que soy ahora………………….

molon labe
Lector
molon labe

Yo no es por joder (que tambien) pero yo tengo los 7 tomos de “Las mejores historias de…” y son a cada cual mejor, que si que nostalgia y que pollas en vinagre, pero no los cambio por nada de hoy.

Ocioso
Lector
Ocioso

Yo no es por no joder (que tampoco) pero no tengo ni uno de esos 7 tomos. Joder, es DC, prefiero dilapidar esa pasta enviando aleatoriamente coronas de flores a bodas.

manolin
Lector
manolin

Molon Labe: ¿7? Me acabas de dejar loco, a ver el de la Edad de Oro, la Edad de Plata, el de Batman, Joker, Superman……..¿¿y los otros dos??.

Dynamo
Lector
Dynamo

Excelente artículo, señor Higuero, yo no preste atención a DC hasta las crisis , después de ellas, pude disfrutar de las ligas de Giffen y De Matteis, incluso leí algo de Flash y por conocidos conocí las etapas de Wolfamn y Perez en los nuevos titanes. Felicitar y dar las gracias a todos los articulistas por su curro en este aniversario. No me pródigo mucho en los comentarios esta semana y pido perdon, pero me resulta casi imposible leérmelo todo al ritmo de publicación que lleváis. Y conste que no me quejo, la felicitación es extensible a toda la redacción.

molon labe
Lector
molon labe

¿¿y los otros dos??.

El de Team-up y el segundo de Batman, que es menos conocido y bastante mas dificil de conseguir.

molon labe
Lector
molon labe

“Yo no es por no joder (que tampoco)”

Ya decia yo que eso de que te habias tirado los 80 follando era coña, te estarias afilando el lapiz como un mandril, pero nada mas, puro Marvel.

abcdef
Lector
abcdef

Yo tengo 4, las historias jamás contadas de Batman I, y el II que lo sacaron cuando la peli de Batman vuelve y recogía historias del pInguino y catwoman. También tengo el del Joker y el de los Team ups. Creo que hoy en día no me hubiese comprado ninguno de ellos, pero eran otros tiempos. Zinco publicó estos hard covers de manera pionera y arriesgada ya fueron los primeros HC recopilatorios que salieron en España, y en su època no había internet y algunos sentíamos curiosidad por saber como eran aquellas historias viejas de DC. A veces he pensado en venderlos, pero los guardo como un pequeño tesoro, me traen buenas sensaciones. Tengo el recuerdo de Zinco como una editorial más arriesgada y novedosa y de forum como mucho más conservadora en comparación.

jaque
Lector
jaque

Después de tantos años hay dos sensaciones fuertemente arraigadas a mis recuerdos de Zinco, y que coinciden con buena parte de los comentarios.
En primer lugar su amor por los comic y en segundo lugar por lo novedoso de los formatos, al menos para mi, recuerdo los tomos de As enemigo y Arkham Asylum, vaya lujo de ediciones.

jaque
Lector
jaque

Y como no gracias Gustavo por este maravilloso artículo.

Jesús Lara
Lector
Jesús Lara

Dejando atrás un cruel y fatídico (dios lo tenga en su p&·$/a gloria) llego a lo 80 con 8 años y los primeros comics propios que leo son el 9 de la Patulla-X y el 5 de Secret Wars siempre he sido más de Marvel que de DC pero aún así mi más antiguo amigo (nos conocimos ese año cuando cambie de cole y que fue el que me introdujo en el mundo del comic jejejeej) compraba por ese entonces más DC y empecé a leer los Nuevos Titanes, Batman, V de Vendetta, La cosa del Pantano, Liga de la Justicia de Giffen, mucho Vértigo etc y algo de Marvel como Dreadstar, e incluso hasta los Transformer en su etapa en Marvel fue una década inolvidable en cuanto a lectura de comics en todos los aspectos fue para mi echando la vista atrás magnífica no me hartaba de leer acababa un comic y estaba ansioso por leer el siguiente daba igual que fuese Marvel o DC eran geniales (he leido una jartá desde los 80 hasta ahora de ambas editoriales muchos muchísimos) pero llegaron los 90 y lo demás es historia (aunque hoy en día sigo leyendo) esa década fue la mejor.

dhaldon
Lector
dhaldon

El articulo que mas me ha gustado de los que habéis publicado por el quince aniversario (sin desmerecer los demás) yo llegue tarde a la era Zinco, leía comics desde que aprendí a leer pero la vena coleccionista coincidió con el final de Zinco así que no entro dentro del grupo que recuerda ir al kiosco a comprarlos, pero curiosamente algunos de los comics a los que mas cariño tengo son precisamente de Zinco:

Ese tomo con el Dark Knight de Miller, que fue el que me hizo darme cuentas que los comics de superhéroes podían ser mucho mas, ni Wachtmen, ni V de Vendetta ni leches, ese fue mi santo grial durante mucho tiempo, y aun lo guardo como oro en paño a pesar de tener ediciones posteriores (además que para mi gusto la traducción es mucho mejor y que para mi el titulo siempre será “El retorno del señor de la noche”)

Los 12 números de Wachtmen, que complete numero a numero por casi toda España, y que el otro día me di cuenta que me ha desparecido el ultimo y me puse de los nervios.

V de Vendetta, que conseguí en un pack de saldo y aun hoy día me deja con el culo torcido.

Los libros de la Magia, aun con hojas otoñales, ese John Constantin siendo mejor retratado en un viñeta que en casi el 90% de su serie regular no tiene precio.

Habitos peligrosos: el 10% que faltaba 😛

Predicador: Nuff said

Starman: que me llevo casi 20 años saber como terminaba

Y mi debilidad personal y uno de mis comics favoritos; La edad de oro. Una maravilla que me hizo (y me hace) emocionarme con personajes que no tenia ni idea de que existían y eso ya no lo consiguen ni personajes que he seguido toda mi vida.

No me cabe duda que si hubiera nacido unos añitos antes hubiera sido un fanático de Dc por los siglos de los siglos pero por edad caí en la generación Fórum 😛

Jesús Lara
Lector
Jesús Lara

Quería decir “Dejando atrás un cruel y fatídico (dios lo tenga en su p&·$/a gloria)”

Jesús Lara
Lector
Jesús Lara

Dejando atrás un cruel y fatídico año 79 (dios lo tenga en su p&·$/a gloria) llego a los 80 con 8 años y los primeros comics propios que leo son el 9 de la Patulla-X y el 5 de Secret Wars siempre he sido más de Marvel que de DC pero aún así mi más antiguo amigo (nos conocimos ese año cuando cambie de cole y que fue el que me introdujo en el mundo del comic jejejeej) compraba por ese entonces más DC y empecé a leer los Nuevos Titanes, Batman, V de Vendetta, La cosa del Pantano, Liga de la Justicia de Giffen, mucho Vértigo etc y algo de Marvel como Dreadstar, e incluso hasta los Transformer en su etapa en Marvel fue una década inolvidable en cuanto a lectura de comics en todos los aspectos fue para mi echando la vista atrás magnífica no me hartaba de leer acababa un comic y estaba ansioso por leer el siguiente daba igual que fuese Marvel o DC eran geniales (he leido una jartá desde los 80 hasta ahora de ambas editoriales muchos muchísimos) pero llegaron los 90 y lo demás es historia (aunque hoy en día sigo leyendo) esa década fue la mejor.

ross andru
Lector
ross andru

Mi primer contacto con Zinco fue con La cosa del pantano, el número 1 de Len Wein del que recuerdo la historia que venía después de terror que daba muy mal rollo con vampiros, Camelot 3000 de Brian Bolland y el número 1 de Batman de la serie regular contra dos caras y dibujado magistralmente por Jim Aparo. Lo bueno de Zinco era que publicaba material muy diferente al de Forum, mientras en Marvel/Forum leía cómics más desenfadados (en la serie de Spiderman había un par de números que hacía team-up con Lobezno y se enfrentaban a androides romanos a los que sorprendieron en una orgía ¡¿robots romanos practicando orgías?!) en DC/Zinco arriesgaban con otro tipo de historias más profundas y orientadas a un público más adulto. Por ejemplo, en el número 1 La cosa del pantano protegía a una niña sordomuda que guardaba similitudes con una historia en la que el monstruo de Frankenstein conocía a una niña pequeña. No quiero decir que una sea peor que la otra, al contrario, con enfoques tan diferentes quien sale ganando es el lector.
Esa fue la primera toma de contacto, después siguieron muchos cómics de Zinco: Superman (ese número 38 del volumen 1), Nuevos Titanes, La patrulla condenada, etc.

Y por último quiero felicitar el gran artículo de Gustavo.

dhaldon
Lector
dhaldon

Y offtipeando un poco y aprovechando que hablamos de los 80, ¿alguien puede darme alguna referencia de Axa de Enric Badía i Romero? es una serie en plan Red sonja, y por lo que he leído por ahí se publico en forma de tira en diarios británicos.

Se que ha tenido tres ediciones en España, uno parcial en editorial Impala y otras dos de El Boletin y de ediciones Fórum. Mis preguntas son ¿Qué contienen las ediciones del boletín y Fórum, las tiras británicas o algo diferente? ¿las dos ediciones contienen lo mismo? ¿son completas las dos?

y ya puestos ¿merece la pena como historia o es solo tetas y culos bien dibujados?

Si Ocioso o alguno de los veteranos me puede orientar se lo agradecería.

Ocioso
Lector
Ocioso

Lo siento dhaldon. Se que existe, he visto tebeos por ahí, pero nunca lo he leído. Tienen pinta de ser tebeos con mucha chicha, pero no estoy seguro de que sea del tipo que buscas.

New_Rodro
Lector
New_Rodro

Zinco tuvo la suerte de publicar DC en su mejor momento. De tener que arreglarse con la mayoría del material actual, otro gallo habría cantado.

Lemmytico
Lector
Lemmytico

Acabo de fijarme en la portada de Omega Men y me ha entrado un deja-vú de los tochos. ¡Yo he tenido ese tebeo! ¿Qué fue de los Omega Men?, ¿era ahí donde apareció Lobo por primera vez o fue en Atari Force?

Retranqueiro
Lector
Retranqueiro

Ahhhhh… Los ochenta…

Camisetas de Naranjito, Arconada (nunca fui muy futbolero pero de chaval era de la Real Sociedad…), Canción Triste de Hill Street, V, El Gran Héroe Americano, Sabrina, C.C. Cacht (me ponía burro cosa mala), jugar a ver quién saltaba de más altura desde el columpio, la primera litrona…

No compraba muchos tebeos de aquella. Y sin embargo, muchos de estos tebeos me los leí o los acabé comprando de segunda mano años después. Que chulada de tebeos.

Ains. Qué tiempos.

Ocioso
Lector
Ocioso

Ahora se hacen llamar los Omega-3 y se dedican a los yogures.

AD
Lector
AD

Lemmytico
¿era ahí donde apareció Lobo por primera vez o fue en Atari Force?
http://dc.wikia.com/wiki/Omega_Men_Vol_1_3
Ya tenía moto, aunque la ropa…

dhaldon
Lector
dhaldon

Muchas gracias de todas maneras Ocioso, seguiré investigando, hace tiempo que me atrae esa serie y sobre toso su dibujante, un desconocido aquí pero con mucho prestigio fuera de España (como es frecuente por desgracia)

ross andru
Lector
ross andru

Acabo de descubrir que había cómics de la serie V publicados por Zinco y me ha venido a la mente también los cómics de El equipo A publicados por Forum, mi peluquero tenía un retapado del equipo A. Pero los de V nunca los ví de niño.

Elokoyo
Lector
Elokoyo

Ya sé que llego tarde…. pero excelente artículo. Me he emocionado muchísimo con el mismo ya que yo pillé de pleno la decada de los 80-90 y es cierto que viví de 1ª mano la etapa de Zinco en España y la publicación de los comics de DC.

Yo me enganché a los comics en ésa época y compraba y leía todo lo que podia de DC y en general me gustaba casi todo lo que leía. En cambio los de Marvel aunque algunas colecciones estaban bien, no me llegaban tanto como los de DC.

Es por eso que digo que soy más de DC que de Marvel, porque pillé la época dorada de DC y en mis estanterias hay un 80% de DC y el otro 20% se lo reparten entre Marvel, otras editoriales y Manga.

Recuerdo con mucho cariño Ediciones Zinco porque fueron los auténticos pioneros en España a la hora de publicar los comics en el format prestige, tomos de tapa dura y especiales de una manera que no se había hecho nunca y provocando que Forum se pusiera las pilas.

Y para mí DC no ha vuelto a ser la misma desde entonces, tal vez sea porque en aquella época era más inocente y lo vivía todo con más illusion… o porque la calidad de sus comics ha bajado de mucho, sobretodo desde el NUDC donde sí que he visto un bajón de calidad bastante grande, lo cual es de agradecer porque me gasto muchísimo menos dinero en comics que antes.

Pero para mí aquella época fue dorada, de expansion cultural al conocer tantas series tan buenas y pasarme literalmente noches enteras leyendo comics porque me tenían totalmente enganchado.

Por favor, ¡cuantos recuerdos despertados en este artículo!

guolberin
Lector
guolberin

Eeeh esto, Sergi Gras y Sergio Ppradera tengo entendido que eran la misma persona. La otra pieza clave sería Miguel G. Saavedra.

TheBaldRocker
Lector
TheBaldRocker

Pues en mi caso, creo que acabaría antes enumerando los comics que no tuve que los que llegué a comprar
o me regalaron, fijándome en las portadas que ha elegido Mr.Higuero para su genial artículo
o en el resto de titulos citados en el mismo. Y esto os lo dice un Marvel Zombie
La verdad es que los 80 fueron grandes, muy grandes para DC y la misma Zinco que fue enorme
en su visión de mercado y en los riesgos que, felizmente para nosotros, se decidió a tomar.
De aquella época guardo con cariño en mi colección el retapado de La Sombra de Chaykin,
el recopilatório de Camelot 3000 y el retapado de Cinder y Ashe de Conway y Garcia Lopez.
Muchos otros titulos ya los “recuperé” por Norma, Planeta y ahora por ECC.
Respecto a los retapados, llegué a tener en ese formato todo Batman y Los Outsiders,
toda Infinity Inc, casi todo, creo recordar, el Super de Byrne, y algunos retapados más sueltos
de otras series que no pude completar.
O sea, que me uno al clamor popular para la vuelta de retapados ya!!!
Y un apunte más, sobre las Historias Jamás Contadas, si recuerdo bien, y la verdad es que me jugaría
mi actual colección de comics a que si lo recuerdo, llegué a tener en mi cole 5 de los 7 que salieron.
Me faltaron al final precisamente los que comenta más arriba, creo que Molon, que el joio aun los tiene todos.
Esto es, el 2º de Batman con la Gatita y el Pingui y el de los Team-Up. Si, estoy seguro.

En fin, una época entrañable y unos comics grandes como la vida…
aunque sean de DC 😉

Rockeros Saludos

Khonshu
Lector
Khonshu

Pues siempre he dado por sentado mi pedigree marvelita porque la mayoría de mi stock de zinco lo revendí de segunda mano para comprar otros cómics (ah, los inconscientes pecados de la juventud). Pero leyendo el excelente artículo me doy cuenta de que no fue poca cosa la que compré en su día:

1984: De los primeros volúmenes tuve un par de supermanes (que no recuerdo muy bien pero se que salía el mismo villano en ambos), 3 batmans (el de la cara del Joker a lo monte Rushmore, el de Killer Croc y uno con una historia de Cerillas malone) 1 Flash (y no quise ninguno más tras sufrir a Carmine infantino!!) un par de atari forces (comprados de segunda a posteriori y he de decir que era una serie cojonuda) y, sobre todo… NUEVOS TITANES!! De esta me pillaron el nº 1 (aún lo tengo sin portadas) y lo flipé en colores. Fue la primera vez que presencié desde el inicio la fundación de un supergrupo y el arranque de una etapa mítica.

Ese cómic me chifló. No conseguí que me compraran toda la serie continuada (ni si quiera estoy seguro de que se distribuyeran todos a Canarias), pero sí el de Trigón, luego el de los Titanes míticos… etc. ya con 6 o 7 añitos me daba cuenta de que esa serie era mejor que otras y era una de mis favoritas.

También tuve un par de números de Arion (que me gustaban pero no entendía muy bien) y Omega Men (de la que juraría que tuve el nº 1 y en la que conocí a Lobo, que me pareció el personaje mas gayer de la historia).

1986:

Aquí sí era más coleccionista. de Green Lantern me hice con unos cuantos (en los que salía Depredador, personaje que me llamó mucho la atención) . Pero de Infinity, Vigilante y Outsiders sí que me hice con un buen puñado de cada una de ellas. la primera la dejé con la llegada de Mcfarlane, que no me gustó; la segunda la leí esporadicamente hasta su mítico final y la tercera me sigue pareciendo uno de los mejores trabajos de Barr y Aparo.

No sé si serían de estos años, pero también me pillaba algún Dredd (con warlord de complemento) y alguno de la adaptación de V (serie muy mala, por cierto).

1987:
CRISIS EN TIERRAS INFINITAS! Serie que me marcó y que logré seguir con regularidad mes a mes. Aún atesoro esos números en grapa. Alguno del Señor de la Noche, algún Ronin (no las completé). la verdad es que fue un año mítico, pero obras maestras como Watchmen ni recuerdo haberlas visto a la venta, seguramente porque a esa edad no me llamaban nada.

El que sí me pillé fue el especial que dio inicio a la Legión de Superhéroes, que me encantó (sobre todo las minifichas de todos los miembros). Curiosamente, luego solo leería unos poquitos números de la serie regular, pero ese especial aún lo atesoro.

1988:

Question lo probé porque el personaje me había gustado en Crisis, pero no tenía yo la madurez para afrontar ese tono y a Cowan a esa edad. Curiosamente, lo recuperé con la edición de Planeta y me pareció un poco sobrevalorado. Creo que es un cómic al que me acerqué demasiado pronto y demasiado tarde, lo nuestro nunca funcionó.

Patrulla Condenada solo compré un par de números: el último de Lightle y el primero del siguiente (Larsen?) para mí fue un cambio de un dibujo de gran calidad a uno cutre, así que la mandé al diablo.

La broma asesina aún la tengo en su prestigio original (Y no está deshojado!).

Wonder Woman pasé porque era un cómic para chicas (ey! no me culpéis! Tenía 10 años)

Y la Liga de giffen me pareció una serie increible. me encantaba el rarísimo equipo inicial. curiosamente, yo no la veía como una serie humorística, sino como una superheroica en toda regla.

Y millennium me pareció una gran mierda. Venía de Crisis (Perez) y Legends (Byrne). por lo que en mi lógica estas sagas eran cómics de gran calidad. lo mejor de lo mejor. Fue ver a Staton y caerseme el alma a los pies. encima la historia era muy raruna. Curiosamente, siempre me pareció una idea genial. de hecho, me he comprado en dos ocasiones la saga entera y la he revendido arrepentido por lo mala que es. Pero no descarto que caiga una tercera vez en cuanto me entre el gusanillo de la nostalgia.

1989:

Aquí salió otra e mis series míticas: Escuadrón Suicida. me encanta esta serie. la etapa de Ostrander McDonnell es entretenimiento puro. Conseguí completarla a través de todos sus especiales, anuales y maxiserie. Mentira! Me faltaba solo un número y lo conseguí el año pasado. Menuda satisfacción me dio.

De este año también es The Cult a la que le tengo mucho cariño por ser la primera mini prestigio que completé a ritmo de kiosko. Aún la tengo, con dos de los tomos deslomados.

V de Vendetta me pareció algo feo e incomprensible. Me tocó esperar hasta Norma para maravillarme.

El especial 50 aniversario de Batman lo tuve, me deshice de él y lo volví a comprar años después. es un número cojonudo, me alegro de haber podido subsanar ese error.

Justicia Ciega fue probarlo y no repetir (Cowan again).

El de Batman/La Masa no lo compré porque soy subnormal profundo (si lo tuve en la mano, snif)

Y en cambio sí compré el de la peli, que debió ser algo así como un superventas en su época, porque en mi colegio lo tenía todo dios en alguno de los dos formatos.

Y la mini de halcón y Paloma, que en su momento disfruté una barbaridad y me parecía que tenía un dibujo que era una pasada. Aún la conservo (pero me deshice de los Youngblood, aún hay esperanzas para mí).

JL Europa la tengo completa, por supuesto, pero Animal man tuvo que esperar por los horrorosos dibujos de Truog. Eso sí, ahora la considero mi Morrison favorito.

Con las Historias Jamás Contadas de Batman me pasa como a ti Gustavo e imagino que es una historia compartida con muchos otros. Ese cómic se publicó para generar frustración entre los jóvenes. Tampoco lo he echado nunca de menos, pero me causó mucha impresión y la portada de Dorman me resulta ya mítica.

Y el Christmas con los Superhéroes siempre me dio grima. He tenido muchas oportunidades de pillarlo con el paso de los años (la última hace una semana, al coste de 1 euro) y nunca lo hice, por algo será.

Bueno, aquí acabo este repaso que no importará a nadie salvo al cronista de mis memorias. Gracias pòr este genial artículo nostálgico, Gustavo.

Jose Maria Vicente
Autor

“Y la mini de halcón y Paloma, que en su momento disfruté una barbaridad y me parecía que tenía un dibujo que era una pasada. Aún la conservo (pero me deshice de los Youngblood, aún hay esperanzas para mí).”

Bueno, es que por aquel entonces ROB! todavía se esforzaba en mejorar su dibujo y tenía a un entintador fenomenal. Luego llegó Bob Harras y el resto es historia.

Khonshu
Lector
Khonshu

En realidad, dicen las malas lenguas que Kesel fue mucho más que un mero entintador.

Vamos, que el pobre Karl era tan consciente de que ROB! era un paquete que le retocó los dibujos para que aquello tuviera cierta dignidad.

Jose Maria Vicente
Autor

Mira, eso no lo sabía. ¿En qué estaría pensando Mark Waid cuando fichó a ROB!? Creo haber oído que el tío se las apañó para que varios profesionales del medio accedieran a enseñarle a ROB! todos sus conecimientos. A saber si de verdad veía algo en él o se arrepintió y ahora buscaba salvar los muebles.

jorgenexo
Lector
jorgenexo

A día de hoy, creo que todavía la mayor parte de mi material DC es Zinco. Coño, que llegaron a publicar La muerte de Superman y todo aquello tan divertido de los supersuplentes…

The Monitor
Lector
The Monitor

Los comics Zinco del Vigilante y los Nuevos Titanes hicieron que mi amor por los comics DC iniciara. De allí fue que me enteré que había sucedido Crisis en Tierras Infinitas y que muchos héroes habían muerto, como Barry Allen y yo que lo tenía en la mente por la serie de TV. Luego vinieron otros títulos como Superman de Byrne, Wonder Woman de Pérez. Qué Buenos tiempos!!! Felicitaciones Gustavo, has redactado un excelente artículo.

Diego
Lector
Diego

Que pasada de artículo. Esta es la época en la que màs cómic compré y casi todo DC/Zinco tras mucho tiempo leyendo solo Marvel. Prácticamente tengo todos los titulos, entre ellos el tomo de las mejores historias de Batman (creo que fue la primera vez que vi un cómic en un formato así) que grande era Zinco.

Aieie!
Lector
Aieie!

Siento el retraso, que maravilla de artículo Gustavo!
Lagrimones desde el inicio (album de monstruos incluido) hasta el fin. Definitivamente, siempre me he considerado DCita por Zinco en los 80. Luego aprendí a apreciar todo comic pijamero, luego abandoné tras unos desastrosos 90 para no volver… jamás? Gracias a ZN y unos cuantos amigos volví y ahora me gusta todo, TODO!
En fin, al dato, creo que mi primer comic Zinco es un batman de la nueva etapa, el 11, Barr/Davis con el sombrerero loco. Una flipada que me dejó atónito con un complemento además de nada menos que Alex Niño. Me lo habré leído como 1000 veces. Pero desde luego mi primer amor fue un retapado de los nuevos titanes, nos 6-10. Ay amigo, eso eran historias!!!
-INCISO-Un amigo editor me ha contado que los retapados estan PROHIBIDOS por las dos grandes para no joder a sus maravillosos tomitos que tan alegramente compramos-
Y a partir de ahí la repanocha. Efectivamente daba un hormigueo orgulloso ser DCita porque implicaba un no sé qué, como más adulto. Pero vamos, que yo pillaba de todo de todas, lo que el dinero de la paga daba, vamos.
Tooodo lo expuesto me ha gustado, o lo tuve, o lo deseé, pero partiría una lanza por el olvidado Slash Maraud, mi gran favorito de todas las miniseries que sacaron. Otro experimento en el que Zinco innovaron y triunfaron.
Luego vendría la caída y las ediciones “prestigio” que eran peores que un retapado (sin portadas, sin numeración, sin hojas en dos días…). Pero también se arriesgaron en esa época por los juegos de ROL, que también me dieron muchas alegrías.
En fin, no pararía de comentar. Muchas gracias por el artículo!!

Sputnik
Lector
Sputnik

Oh, pero qué lujazo de artículo!!!
A la noche me lo leo con más calma, pero tiene pinta de que es de los que me voy a copiar para imprimir y tener en la estantería.
(Y sep, yo soy de los que compraría una hipotética publicación/recopilación de Artículos Güenos de ZN. Vale que algunos envejecen mejor que otros. Pero aquí se han publicado cosas que no deberían perderse en ese abismo sin fondo que es internet).

Javier Agrafojo
Lector

Este artículo es como meterse en la máquina del tiempo de H.G. Wells de nuestras bibliotecas.

> partiría una lanza por el olvidado Slash Maraud, mi gran favorito de todas las miniseries que sacaron. (Aieie!)

No tan olvidado. 😉

https://www.zonanegativa.com/slash-maraud/

jorgenexo
Lector
jorgenexo

“entre ellos el tomo de las mejores historias de Batman”

Mira, a mí me lo regaló mi primera novia…

Aieie!
Lector
Aieie!

Otia, Javier, cierto es que leí la magnífica reseña, pero aún no me había atrevido a hacerme miembro (que gracia me hace esa palabra) y comentar.
Total, para poner que además del guionazo, el superdibujo y todo lo demás, me ponían palotísimo algunas viñetas, mejor no pongo nada.

Barney
Lector
Barney

Increíble pero cierto, he podido logearme después de no se cuánto tiempo. Ha valido la pena solo para darte la enhorabuena por esta reseña. Ya que llegó tarde (espero no ser el último) me gustaría añadir algo a este excelente artículo haciendo mención a la importancia que le dio Zinco a los lectores, con sus secciones de correo, estimaciones subjetivas, las previews y todos los análisis que podías encontrar en sus páginas. Quiero compartir con vosotros lo que más me impactó de esos cómics, fue un correo donde uno de los colaboradores explicó que su hermano se había suicidado. Recuerdo que obviamente la noticia me impacto de una manera brutal pero a la vez sentí que, leyendo esas palabras, estaba ayudando a esa persona. Y esa sensación, ese vínculo entre personas, era algo tan especial e irrepetible como lo fue Zinco para mi y, como me alegra mucho comprobar, tantos otros.
Gracias Gustavo por este artículo y por hacernos recordar…