Yakuza amo de casa 1

Por
0
752

Edición original: Shinchosha
Edición nacional/ España: Editorial Ivrea.
Guión: OONO Kousuke
Dibujo: OONO Kousuke
Formato:Rústica con sobrecubierta. 200 páginas
Precio: 8,50€

A pesar de que Japón es un país que goza de bajos índices de delincuencia, cuenta con uno de los grupos ligados al crimen organizado más conocido en el mundo. La yakuza es una de las organizaciones criminales más antiguas y poderosas del planeta y, como ocurre con otras instituciones de este tipo en otros países, goza de una arraigada tradición en el país nipón y cuenta con una considerable presencia en la vida diaria de sus habitantes, gracias al poder adquirido a lo largo de los siglos, la diversificación de sus actividades, la penetración en todos los rincones del país y su relación con todas las clases sociales.

Las raíces de la yakuza se entierran en lo más profundo de la historia del país nipón, y es por ello que se identifican a sí mismos como herederos y guardianes de sus costumbres y su cultura, como uno de los últimos vestigios de un glorioso pasado, cada vez más lejano y olvidado. A pesar de que no son grupos del todo mal vistos por un sector de la población, ya que en ocasiones han colaborado altruistamente en pos del beneficio común de los ciudadanos, son rechazados totalmente por un elevado número de japoneses y en los últimos tiempos, el gobierno del país ha impulsado una serie de leyes y reformas para desmantelar parte de los negocios que servían de fachada para que la yakuza blanqueara su imagen y ocultara sus actividades criminales, las cuales también son perseguidas con mayor ahínco por las autoridades correspondientes. De esta manera, han conseguido acorralarlos y hacer que el número de miembros de estas organizaciones haya alcanzado mínimos históricos y siga disminuyendo a día de hoy.

La última propuesta editorial de Ivrea es una comedia que gira precisamente en torno a estas bandas criminales, alejándose del enfoque desde el que son generalmente retratadas. Tatsu el Inmortal era un destacado miembro de la yakuza, un nombre muy famoso en los bajos fondos por la agresividad que empleaba contra los miembros de las bandas rivales y su aparente invencibilidad, cualidades que lo volvieron un adversario temible, capaz de conseguir proezas como destruir diez cuarteles generales de sus enemigos en una sola noche con las manos desnudas. Tal y como manda la tradición, tiene el cuerpo cubierto de tatuajes, una gran cicatriz recorre un lado de su cara y oculta una mirada dura y fría tras unas gafas de sol.

Sin embargo, Tatsu ha decidido abandonar su violento estilo de vida y convertirse en el mejor amo de casa posible. A pesar de seguir vistiendo de traje, como si aún fuera un miembro de su banda, siempre lleva encima del mismo un delantal y afronta las tareas domésticas desde el estricto código de la yakuza, , lo que produce un fuerte contraste entre su rudeza y la delicadeza y buen empeño que pone en cada una de las tareas del hogar, dando lugar a situaciones muy divertidas. Así, veremos al protagonista preparar platos con mucho esmero, cortando los alimentos al milímetro y cuidando su presentación, hacer la compra prestando mucha atención a las ofertas, asistir a clases de cocina consiguiendo el reconocimiento de sus compañeras, preparar una celebración de cumpleaños para su mujer, cuidar del hijo de su vecina o limpiar su casa. En muchas de estas ocasiones, su naturaleza termina aflorando, como en la vez que para ganarse la confianza del hijo de su vecina le ofrece divertirse con algún juego, pero solo sabe recurrir a juegos de azar, propios de las apuestas.

La reducida galería de personajes la completan su mujer y un antiguo compañero de la yakuza. Miku es una hiperactiva diseñadora volcada en su carrera profesional, fan de una serie de anime y que puede llegar a ser más temible que el propio Tatsu, aunque consigue sacar lo mejor de él. Por otra parte, Masa añora los tiempos de gloria de su banda e intenta que Tatsu retome su delictivo estilo de vida, pero es este quien acaba seduciendo a su antiguo acólito con sus apacibles rutinas, además de alguna convincente paliza, convirtiéndose en su maestro de amo de casa.

Yakuza amo de casa es la primera obra profesional de OONO Kousuke, un autor que da muestras su talento gracias al divertido tono que consigue imprimir en cada uno de los episodios, a la originalidad de su propuesta y a un dibujo muy efectivo, cuidado y con una secuenciación muy dinámica. Además hace gala de un uso de elementos gráficos como planos picados y contrapicados o sombreados, que ayudan a dotar a Tatsu de un aura imponente y aterradora, en contraposición a la calidez que emana de las labores domésticas.

Ivrea anunció en el pasado Manga Barcelona, celebrado a principios de noviembre, la publicación en nuestro país de este manga, la cual se ha materializado rápidamente, saliendo a la venta solo tres meses después. Se trata de un tomo de tamaño B6 (130×180 mm), en formato rústica con sobrecubiertas, que cuenta con 200 páginas, sin ninguna a color, teniendo un precio de 8,50€. En la actualidad, la serie está abierta en su país de origen, continúa publicándose en la revista Kurage Bunch y, de momento, cuenta con cuatro tomos recopilatorios.

Edición original: Shinchosha Edición nacional/ España: Editorial Ivrea. Guión: OONO Kousuke Dibujo: OONO Kousuke Formato:Rústica con sobrecubierta. 200 páginas Precio: 8,50€ A pesar de que Japón es un país que goza de bajos índices de delincuencia, cuenta con uno de los grupos ligados al crimen organizado más conocido en el…

VALORACIÓN GLOBAL

Guión - 7.8
Dibujo - 7.6
Interés - 7.4

7.6

Un temible amo de casa

Yakuza amo de casa es un soplo de aire fresco en el panorama del manga, una divertida comedia que muestra una cara amable de una antiguo jefe de la yakuza, firmemente decidido a ser el mejor amo de casa posible y a cuidar de su esposa. Una lectura recomendable para pasar un buen rato.

Vosotros puntuáis: 9.4 ( 3 votos)
Artículo anteriorFlash #36-38 Año Uno
Artículo siguienteBoletín Marvel #16
Doppelgänger. Abandoné la Logia Negra y llegué a Málaga, España, en 1984. Mis primeras lecturas fueron los clásicos francobelgas y los cómics de un ratón y unos patos que, años más tarde, gobernarían un vasto imperio. Devoré tiras de prensa. Un día, un niño con cola de mono apareció en mi televisor buscando unas bolas mágicas y el manga me atrapó. Pasé años en blanco y negro, pero los superhéroes llenaron mi vida de mallas y capas de colores. A finales de los 90 sentí vértigo, el arenero me llevó al mundo de los sueños y caí en los oscuros abismos del underground. Viajé en el tiempo, desde el salvaje Oeste al Largo Mañana, a través de la banda de Moebius. Un mago de Northampton me contó grandes historias y su hijo calvo me dio setas alucinógenas. En Italia probé el fumetto y un marinero maltés me llevó hasta la Pampa argentina, donde tuve mi último recreo. He estado en Camelot en los días del Rey Arturo, en el planeta Mongo y en las letras del Oceáno Atlántico. En mis aventuras siempre estuve acompañado por un asombroso grupo de profesionales españoles. Los escritos del maestro Eisner me revelaron las posibilidades del medio y ahora solo veo el mundo en viñetas... Cómic camina conmigo.