X-Infernus – 03

Por
8
346

X-Infernus sigue imparable y aquí estamos nosotros para contarlo.

El número tres entra de lleno en el conflicto físico. Dejamos el martes a Illyana cruzando espadas con Witchfire por una parte, y a la Patrulla-XM en mitad de una horda de demonios del Limbo por otro. Este mes, la cosa promete liarse parda –como diría nuestra amiga vigilante de piscinas de Madrid–.

Comentario

X-Infernus 3 de 4

Witchfire, mientras intercambia sablazos varios con Magik, comenta que el Limbo es poco menos que su herencia, y por tanto le pertenece, él y todo cuanto contiene, incluyendo el alma de la mutante rusa. Durante el combate, la autoproclamada como nueva regente del Limbo se apodera del medallón con el pedacito de alma de Hada.

Mientras tanto, la Patrulla-XM se enfrenta a los demonios que les rodeaban en su llegada a la dimensión atemporal. Lobezno corta bichos a placer, algo que no sorprende al resto de hombres-X. Lo que sí impresiona es ver a Coloso armado con una gigantesca hacha decapitando demonios a diestro y siniestro. Cuánto dista de aquél muchacho ruso, introvertido, rudo e inocente de otros tiempos. Capaz sólo de expresar la belleza que encerraba su corazón en los cuadros que pintaba. Definitivamente, el tiempo no ha tratado bien al pobre Peter.



Alud, Mercurio y Hada muestran estar a la altura de los experimentados hombres-X. Su entrenamiento ha sido satisfactorio. Pero no dejan de asombrarse cuando ven a Lobezno en plena efervescencia. Al ser herido por un demonio, entra en furia berserker y se lanza contra el enemigo abriendo un sendero entre las huestes infernales. Un camino alfombrado por la sangre y los miembros amputados de los enemigos abatidos.

En el castillo del señor del Limbo, el combate entre Witchfire e Illyana toma un rumbo inesperado. La bruja vence a la niña mostrándole la Piedra Sangrienta con la porción de espíritu de Hada y lanzando un conjuro hasta ahora desconocido que domina a la mutante. Después, no duda en atravesarla con su acero.

Una vez calmado Lobezno, la Patrulla-XM dedica sus esfuerzos a ubicarse. No tardan mucho con dar con el castillo del fenecido Belasco.

En el interior de la fortaleza, Witchfire celebra su victoria trasladando la Piedra Sangrienta del amuleto de Illyana al relicario de Belasco. Y gracias a esa parte del alma de Hada, ya tiene cuatro Piedras. Una más, servirá para traer a los Antiguos Poderes de regreso a este mundo. Una suerte de dioses primigenios a los que Belasco servía originariamente y que, según parece, fueron expulsados de alguna manera de la Realidad hace muchos, muchos eones. Lo que permitió, entre otras cosas, que la Humanidad pudiera desarrollarse tal como hoy la conocemos. El peligro y la importancia de esta saga aumentan a cada paso que damos.

No lejos de allí, a unas pocas millas, Hada siente la manipulación de la Piedra que encierra su alma. Casi por instinto, lanza su hechizo teleportador y desaparece. Kurt es incapaz de cubrir la distancia que les separa del castillo de Belasco con pasajeros, así que la Patrulla-XM tendrá que buscar un camino alternativo que les llevará más tiempo. Quizá un tiempo del que no pueden prescindir.



Cuando Hada llega al castillo, lo primero que ve es una imagen retorcida de sí misma en un espejo. La porción de alma que le fue robada, ha convertido en monstruosa una parte interna de la muchacha. Lo que ve, le horripila. Decidida, intenta hacer frente a Witchfire, sólo para ser derrotada y dar la oportunidad a la bruja de extraer lo que queda de su espíritu y formar así la quinta Piedra Sangrienta.

Escuchando los gritos de agonía procedentes del castillo, Coloso ruega a Kurt que los transporte. Jugándose la vida, el hombre-X alemán, los teleporta a todos de un solo salto hasta la fortaleza. Desgraciadamente, Witchfire es capaz de usar la magia para controlar a aquellos que no poseen una cierta resistencia natural a las energías arcanas. Así, Lobezno y Coloso se vuelven contra sus compañeros. Aunque Alud y Mercurio han demostrado su valía, no pueden hacer frente a la experiencia en combate de los dos mutantes. Pronto, yacen derrotados ante las impotentes miradas de Magik, Hada y Rondador Nocturno.

Desesperada, Illyana pide a Kurt que le clave la Daga Alma con algún plan que escapa a nuestro conocimiento. Apenado, pero sabiendo que no tiene otra alternativa, el hombre-X convierte en realidad el ruego de la joven. En tanto, Witchfire continúa con el rito que convertirá los restos del alma de Hada en la quinta Piedra Sangrienta protegida por la presencia de sus recién adquiridos acólitos, Lobezno y Coloso.



Todo esto nos deja un regustillo añejo que no puede evitar sumergirnos en los recuerdos de los años en los que nació Magik y de los que ya hablamos en nuestro prólogo y primer resumen. Witchfire ocupa el papel de Belasco robando el alma de una joven mutante inocente, originariamente Illyana Rasputin, ahora representada en la figura de Hada. Los hombres-X pervertidos por los oscuros poderes arcanos propios del regente del Limbo, transformados en una versión retorcida de sí mismos.

C. B. Cebulski, de nuevo cumple haciendo un guiño a aquellos episodios de Claremont que consiguieron sorprendernos y horrorizarnos a partes iguales en los años ochenta.

Continuará…

Y la semana que viene, amigos míos, la conclusión.

Si ya has llegado hasta aquí, ahora no vas a perdértelo, ¿verdad?

Informó Iván desde alguna parte del Limbo para Zona Negativa. (Misi, misi, ¿me sueltas ya la pierna, que se me están clavando los colmillos?)

X-Infernus: Prólogo
X-Infernus: 01
X-Infernus: 02