Wanted (Se Busca)

Por
73
2703

 

Guión: Mark Millar
Dibujo: J.G. Jones
Edición España: Norma Editorial
Contiene: Wanted 1-6 USA
Formato: Cartoné de 192 páginas
Precio: 15,00 €

 

“La única diferencia entre un sueño y tus pesadillas es el tamaño de tus cojones, chaval”

Mark Millar es un autor capaz de sacar petróleo de ideas e historias que otros creadores y artistas simplemente desecharían a las primeras de cambio. En los últimos años, como buen visionario que siempre ha sido, se ha anticipado al creciente interés que el cine ha demostrado por el mundo del cómic, en general, y por las historias de superhéroes, en particular, dedicándose a imaginar y proponer nuevas series de carácter independiente llenas de tacos, sangre y provocación gratuita, con un marcado tono y estilo cinematográfico, que llamasen la atención de las grandes productoras estadounidenses. Así, para el sello Icon Comics de Marvel, Mark Millar ha parido productos “prefabricados”, aunque habitualmente disfrutables, como su Kick-Ass junto al siempre llamativo John Romita Jr., Némesis con el efectivo Steve McNiven a cargo de los lápices o Superior, con el algo menos convencional dibujante filipino Leinil Francis Yu. Algunas de estas obras ya han sido adaptadas a la gran pantalla, como es el caso de Kick-Ass que ha sido dirigida por Matthew Vaughn, o llevan camino de hacerlo, como la citada Némesis, siempre con la complicidad, el beneplácito y el fervoroso entusiasmo de su autor. Pero, antes de estas obras, Mark Millar publicó en 2003 para la editorial Top Cow, junto al sobrio dibujante y entintador J.G. Jones y el colorista Paul Mounts, una de sus obras más pólemicas y arriesgadas: Wanted. Ya adaptada a la gran pantalla, Wanted, una obra que forma parte de lo que se ha venido a conocer como el millarworld, es una gamberrada, una animalada, una broma de mal gusto y una “agresión moral al lector” en toda regla con la que el guionista escocés juega a retorcer conciencias y valores. El guionista Brian K. Vaughan, autor de Y, El Último Hombre y Ex-Machina, describe esta provocación como “una perfecta subversión del clásico viaje del héroe” y no escatima elogios hacía sus creadores mientras el diario estadounidense The Sunday Times se atrevió a definir en su día a Wanted como “el Watchmen de los supervillanos”.

Según explica Mark Millar, en un artículo introductorio a la obra firmado desde “el puto culo del mundo”, e incluido en la edición de Norma Editorial publicada en nuestro país, el concepto de Wanted nació como un recuerdo de su infancia después de haber leído fascinado sus primeros cómics de Superman y disfrutar “recelosamente” de la serie de televisión en la que por entonces George Reeves interpretaba al personaje; llegando a la conclusión, gracias a su hermano mayor, de que en el mundo real los superhéroes habían desaparecido después de una gran guerra que habían perdido contra los supervillanos. Un suceso que Mark Millar, claramente, ha interiorizado ya que es recurrente en sus cómics e historias el tratamiento especial que otorga a los villanos, o a los héroes poco virtuosos, y que hemos visto, por ejemplo, en The Authority, Superman: Hijo Rojo, The Ultimates, El Viejo Logan, la mencionada Némesis, o la presente Wanted. Esta última es, definitivamente, la obra más destacada en este aspecto al presentarnos, desde la óptica del propio personaje, la descarnada génesis del villano como protagonista absoluto de la función. Wanted nos cuenta las desventuras de Wesley Gibson, un joven hipocondríaco atrapado en una vida rutinaria, con un trabajo y una jefa que no soporta, una novia que le engaña con su mejor amigo y sin expectativas ni fuerzas para cambiar todas las cosas que odia de su existencia. Pero todo ello da un vuelco el día en que una asesina llamada The Fox se cruza en su camino revelándole ser el hijo de The Killer, uno de los supervillanos más destacados de la organización secreta conocida como La Fraternidad. The Killer ha sido asesinado y si Wesley Gisbon quiere hacerse con la herencia que le ha dejado en su testamento deberá someterse a “un curso avanzado de iniciación a la villanía” para convertirse en el mayor hijo de puta de todos los tiempos.

Wanted es un cómic con un importante componente satírico especialmente exacerbado que resulta en una amalgama de influencias sustentada en una retórica narrativa postmoderna a imitación de la vista en la película de culto El Club de la Lucha de David Fincher y basada en el libro de Chuck Palahniuk. La narración en primera persona intenta convertir al espectador en cómplice de lo que esta pasando, al más puro estilo Tyler Durden, pero en este caso las proclamas anarquistas y anti-consumistas se convierten en una defensa irónica y brutalmente cínica del libre albedrío y la villanía hasta sus últimas consecuencias. Resulta destacable también el concepto de “mundo secreto”, sustentado en un componente deus ex machina bastante marcado, que evoca con fuerza el fenómeno Matrix. Por otro lado, la influencia de Watchmen en la obra de Mark Millar que insinuaba The Sunday Times a modo de cebo publicitario, es apenas un preámbulo, casi anecdótico, extrapolado de la obra de Alan Moore y Dave Gibbons. Esto se puede apreciar en las primeras páginas del cómic donde asistimos al asesinato de The Killer, un sosias de El Comediante, en una situación que recuerda en algunos aspectos al punto de partida con que se inicia la magna obra concebida por el mago de Northampton. Sobra decir que Wanted no alcanza, ni pretenderlo hacerlo, las excelencias y virtudes de los referentes que toma como inspiración. Wanted vive, sobre todo, del morbo y del sarcasmo, cosa que ya queda clara al echar una ojeada a la “curiosa” y provocativa lista de títulos de los seis capítulos que componen la historia: Que Vengan Los Tipos Malos, Que Te Den Por Culo, SuperGangBang, El Crimen Compensa, La Lista de la Mierda y Vivo o Muerto. Un cómic, en definitiva, que parece “encantado de haberse conocido”, simple en sus formas y su contenido, tramposo en su narrativa (especialmente su última parte, por mucho que Brian K. Vaughan lo considere
“el más valiente e interesante final” que haya visto jamás en un cómic) y con huecos argumentales de los que parece sentirse orgulloso.

Una de las curiosidades de Wanted es la representación visual de sus personajes protagonistas para los cuales el dibujante J.G. Jones utiliza modelos reales y reconocibles del mundo del cine y la música que le ayudan a insuflar algo de vida a su dibujo detallado y de tendencia “oscurantista” en el cual las sombras parecen comerse todo lo demás. Wesley Gibson, el protagonista de la aventura, posee claramente las facciones del rapero Eminem, que encaja como un guante en el papel propuesto por Mark Millar, mientras que The Fox resulta estar inspirada en la actriz Halle Berry -no en Angelina Jolie como sucede en la descafeinada y adulterada adaptación hollywoodense del cineasta ruso Timur Bekmambetov– y The Killer toma prestado el rostro del actor Tommy Lee Jones. Un referente muy recurrido en el mundo del cómic mainstream para estos menesteres pues ya fue el personal Norman Osborn de Mike Deodato, un artista con un trazo muy parecido al de J.G. Jones, en sus etapas en las series marvelitas de The Amazing Spider-man y Thunderbolts. A ello debemos sumar una larga lista de bizarros personajes secundarios, en algunos casos de inspiración propia, como Johnny Dos Pollas, IMP o Sucker, y en otras sirviéndose de hirientes guiños y homenajes a reconocibles héroes y villanos de Marvel Comics y DC Comics como es el caso de Superman, aquí un poderoso metahumano con síndrome de Down llamado Suckwit; Cráneo Rojo que encuentra su homólogo en el Mister Rictus de Mark Millar, o Shit-Head, un ser “compuesto de las heces de los seiscientos setenta y seis humanos más malvados que hayan hollado la tierra”, y Deadly Nightshade como versiones apócrifas de Clayface y Hiedra Venenosa de la galería de supervillanos de Batman.

La edición de Norma Editorial de Wanted incluye toda una epidemia de extras, con un dossier titulado Cómo Se Hizo: Diseños de Personajes y Escenas Suprimidas, que recalca, más si cabe, el estilo cinematográfico de la obra de Mark Millar y J.G. Jones. También encontraremos las portadas originales y alternativas de la serie así como una amplia galería de ilustraciones con los personajes de Wanted, con unas breves biografías adjuntas, que son una prueba palpable del poder de convocatoria del autor de El Viejo Logan pues cada una de ellas está dibujada por diferentes artistas del medio, auténtico “desconocidos” de la talla de John Romita Jr., Marc Silvestri, Ashley Wood, Chris Bachalo, Bill Sienkiewicz, Frank Quitely o Scott Hanna, entre otros, siendo especialmente curioso ver los lápices del guionista estrella de La Casa de las Ideas, Brian Michael Bendis, o los del editor de Marvel Comics y dibujante Joe Quesada entintado por el propio Mark Millar. No podemos olvidar destacar la colaboración especial del veterano Dick Giordano, dibujante, entintador y editor neoyorquino fallecido el pasado año, a cargo de algunos flashbacks en el último número de Wanted. Por lo demás, casi todos los adjetivos grandilocuentes para calificar la obra de Mark Millar y J.G. Jones ya están dichos; un trabajo que parece tener mucho de catártico para sus responsables. Wanted puede considerarse un simple y llano divertimento con una obscena profundidad, con la provocación y la voluntad de transgresión como vehículo narrativo y con un humor negro a modo de relleno para conformar, en conjunto, una obra no apta, ni de lejos, para todos los públicos. Al final, cuando llegamos a las páginas finales de Wanted, descubrimos que realmente todo ha sido una inocentada, una chiste que Mark Millar nos cuenta “entre amigos”, por lo que es responsabilidad de los gustos propios de cada lector el decidir si la broma ha tenido gracia o no.

Enlaces de Interés

73
Déjanos un comentario

Please Login to comment
73 Comment threads
0 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
28 Comment authors
SandEl Asombroso EspaidermanArmin TamzariannenoskodaJackHawksmoor Recent comment authors
Recientes Antiguos
ultron_ilimitado
Lector
ultron_ilimitado

La lectura de este comic me confirmó oficialmente que lo único que Mark Millar sabe hacer es escribir tacos, burradas y ultraviolencia. De todas sus obras la única que se salva es Ultimates, aparte de esa no he visto otra que no sea una justificación para plasmar las cosas más burras y sin sentido que se le pasan por la cabeza. Ni que decir tiene que no tiene ni idea de como hablan o actuan los personajes Marvel de toda la vida, así que para mí cuanto más lejos de ellos mejor.

GatoSamurai
Lector
GatoSamurai

A mi también me recordó un poco al Club de la Lucha, y debo de reconocer que aunque no me gusta nada el ambiente violento “porque sí” que suelen tener Mark Millar (y sobretodo Garth Ennis) , Wanted me encantó. No se corta un pelo, se ríe de toda la “moralina” a la que estamos acostumbrados, y hasta se ríe de todos nososotros (la última página me parece buenísima xD)
Lamentablemente cuando anunciaron la película, ya supuse que sería enhormemente censurada, y así fué hasta el punto que no tiene nada que ver con el comic… Toda una lástima porque el cómic se lee casi como si fuese una peli, por la forma que está narrado… Estaría genial que un estudio como Mad House hace una serie respetando la brutalidad del original… soñar es gratis xDDD

dario
Lector
dario

Le regalé el recopilatorio a mi hermano por temas de recomendaciones online y la inminente película, y tras leerlo me dí cuenta de que le había regalado una castaña. La narración engancha, la idea de los supervillanos es buena y las situaciones que va planteando te dejan con ganas de mas… Pero al final te quedas ahí, con la sensación de haber leido un montón de tacos, una apología del militarismo y la ultraviolencia basado en un mundo donde las personas son arquetipos (empiezan a aburrir las parejas disfuncionales, parece que todos los guionistas con pretensiones tienen mujeres frígidas y cornamenta) y un final al que solo le falta que el personaje nos pida alistarnos en el ejercito para huir de las complicaciones de nuestras vidas a base de matar sin pensar. La gracia es que luego lees Ultimates y los heroes no se van nada de este supervillano.
La película, palomitera y rallante, simplemente no me gustó. Al nivel del videojuego.

Javier Garcia Cano
Lector
Javier Garcia Cano

Excelente obra y exclente análisis también. Wanted es, pese a sus defectos, un perfecto entretenimiento, comparable a lo que Quentin Tarantino hace en el cine, así que a quien le atraigan este tipo de productos estarán de enhorabuena.
Por otra parte, entiendo que Mark Millar no es solo un autor extravagante que se nutre de la violencia gratuita, ya sea física o verbal, obras suyas como “Civil War” ó “Superman: Hijo Rojo” entiendo que así lo demuestran. 

Spirit
Lector

Para mí, toda una sorpresa de lo disfrutable, entretenida, bien escrita, innovadora, etc…Como bien dice el artículo, Millar ve ideas (y las aprovecha) donde otros sólo ven conceptos agotados. Lo que pasa es que siempre esperamos algo que nos “rompa” como nos rompió en su momento WATCHMEN o DARK NIGHT y ya estamos acostumbrados a que los tebeos son algo más que puños donde triunfa el bien. Pero el cómic se nutre de obras que no son maestras y, pese a ello, (o por ello) son adictivas, frescas y enganchan.
Mis felicidades por el artículo y el análisis.
 
Y bueno, la verdad que la película y el tebeo son dos obras totalmente diferentes. Ambas disfrutables, eso sí, pero yo ví primero la película y me dió pereza leer el tebeo por que pensaba que ya me sabía la historia y…craso error.
 
Un saludo

Tiegel
Lector
Tiegel

Sólo por Cabeza de Mierda y Subnor ya merecería la pena echarle un ojo. Wanted me gustó tanto como me aborreció su adaptación al cine, que fue mucho. No sé si es la precursora de los “personajes con cara de actores”, pero Wesley es Eminem, Zorra es Halle Berry (que acababa de hacer Catwoman), etc etc.
 
Es lo que más me gusta de Millar, justo por detrás de su Authority y a años luz de casi todo lo que he leido de él posteriormente.

Animal Man
Lector
Animal Man

A mí sí que es verdad que últimamente Millar me cansa, pero concretamente esta obra me parece de las mejores de su trayectoria: Muy divertida, con una mala leche de espanto, original y políticamente incorrectísima (lo de Subnor es hilarante)
 

New_Rodro
Lector
New_Rodro

El personaje de Cabezademierda (sic) está tomado del Kevin Smith de “Dogma” (o se le parece un huevo y parte del otro)
http://www.youtube.com/watch?v=CEdOqYEwcT8
 

static
Lector
static

Mark Millar es como un niño de cinco años que se pasa el día gritando “caca-culo-pedo-pis” porque los mayores le ríen la gracia. ¡Mirad! ¡Un Superman retrasado mental que se caga en los pantalones! ¡El Capitán América es un fascista! ¡El cuerpo del Vigilante con las tripas fueras en una playa! ¿No soy RADICAL? ¿No soy la nueva SENSACIÓN del mainstream? ¡A la mierda la historia! ¡A la mierda el guión! ¡Venga gore! Y vamos, comparar a Millar con el tipo que escribió Kill Bill o Reservoir Dogs, es un insulto para Tarantino.

Ocioso
Lector
Ocioso

Entretener epatando a un público tan cínico como nosotros no es facil y no hay mas que ver la cantidad de guionistas que lo intentan y resultan aburridos.
O sea, pones a Spider-man a mear a la gente desde una cornisa, o a Hulk reventando a su novia de una erección y el lector rompe a aplaudir. Podemos llamarlo descontextualización o what ifs gamberros. Lo dificil es conseguir el efecto con personajes de nueva creación y de los que no esperas un comportamiento concreto.
En ese sentido Wanted o Kick-ass me resultaron frescos y estimulantes.  Entiendo que haya gente a la que no les guste Millar porque propone un juego con el que conectas o no conectas, y no hay mucho mas que hablar. A mí me hace gracia.

nenoskoda
Lector
nenoskoda

Millar es un guionista que busca sorprender al lector ofreciéndole algo distinto, darle un giro nuevo a los argumentos de siempre, u ofrecer algo “más grande todavía”. Wanted ha sido uno de sus trabajos que más he disfrutado donde ofrece una trama que ofrece espectacularidad y mala leche desde la primera página hasta la última, acompañada de un dibujo lleno de fuerza.
 
Por aquí estoy leyendo comentarios que acusan a Millar de sensacionalista y a sus obras de ser sólo violencia y tacos para impresionar al lector. Sí que es cierto que la violencia es importante en muchas de sus trabajos pero como uno más de los ingredientes que utiliza en su cocina. Millar es un narrador hábil, que sabe mantener él ritmo de la historia, que sabe cuando ir tranquilo y cuando pisar el acelerador,  que aporta una carga de ironía importante además de su famosa mala leche y que construye unos personajes que, al menos a mí, me resultan atractivos.
 
Al contrario que otros guionistas de su quinta, cuída bastante su trabajo y da la sensación de que no se plantea ninguno de sus ellos como “menor”. Al contrario que Ellis o Ennis, estupendos los dos cuando quieren, que firman miniseries que parecen escritas a la carrera, Millar da la sensación de que plantea sus obras para que sean todo un acontecimiento, algo que merezca la pena leer. Las miniseries que está publicando en USA con Romita, McNiven y Yu son de la más interesantes y divertidas (sobre todo si se leen en tomo).
 
También impregna en algunas de sus obras una carga política importante aunque a veces la recubre de ironía que hacen  que no siempre sea bien entendida. Recuerdo que cuando se publicaron las Ultimates bastantes almas cándidas le acusaban de fascista. Seguramente en éstos y en Authority es donde está visión política es más evidente y, quizá por éso, son mis favoritos.
 
Si tuviera que elegir entre sus obras me quedaría sin dudarlo con Authority y Ultimates, pero sin despreciar ninguna otra que son, como mínimo, muy dignas. Sus Ultimate X-men o  su etapa en Lobezno junto a Romita, jr son narraciones cargadas de ritmo y acción que para sí quisieran muchas de las películas sobre superhéroes que nos ofrecen. Sobre Civil War no digo nada porque, aunque a mí me encantó, creo que el argumento y mucho de lo que ofrece salen de esas reuniones de trabajo con Quesada y sus guionistas de confianza.

I´m with a Skrull!
Lector

Su Enemy of State me dejó más bien frio, su kick ass me dio la impresión de que podia haber dado más de si con alguna macarrada de menos, pero oye, no estaba mal, su Nemesis ha sido hasta ahora lo que menos me ha gustado, un bluff y una promoción totalmente desacertada (posiblemente intencionadamente) con la frase de “que pasaria si batman fuera un villano”, con un final que puede resultar fantastico (gran planteamiento, de verdad) o que puede ser otro final abierto sin mas, la continuacion dira. Me encantan sus Ultimates en general.

ARCANO
Lector
ARCANO

Millar sólo sabe reinventar ideas. Sus historias se sustentas sólo por la ultraviolencia y los díalogos chungos.
Ultimates, Ultimate X-Men y The Authority, caen en lo mismo.
 

Omar Little
Lector
Omar Little

Lo de Tarantino tampoco es para tanto. Hace películas chulas, si, pero no es original.

Doremi
Lector
Doremi

gustara mas o menos , pero hay que reconocer que ha sabido crear una marca propia  y eso no es facil , ya que todo el mundo es capaz de reconocer un comic de millar mientras que otros autores pasan desapercibidos

nemo
Lector
nemo

‘Lo de Tarantino tampoco es para tanto. Hace películas chulas, si, pero no es original.’
 
Millar tampoco.
 
:/

JH
Lector
JH

Millar es el puto amo, la inmensa mayoría de los que le critican tantísimo son unos culturetas que quieren ir de intelectuales y dicen ver cine iraní, pero resulta que no tienen ni puta idea de nada. Gracias a Dios, la verdadera crítica lo considera como uno de los mejores guionistas de la historia. Pasa como con Bendis, mucho personaje hablando de él tonterías.

zape
Lector

Por cierto que lo de los rostros de los actores plantea una disquisición ética interesante: ¿alguién les ha preguntado si quieren que sus rostros aparezcan asociados a estos (u otros) personajes haciendo estas (u otras) cosas?
Por lo demás Wanted es un tebeo totalmente adolescente, increiblemente engreido, desequilibrado y gritón. Sobre el confusionismo ideológico/moral de Millar mejor no decir nada.

I´m with a Skrull!
Lector

Ultron_ilimitado, ves mucho cine iraní?

Gachon
Lector
Gachon

Anda Zape, vete con Zipi. Que has descubierto la sopa de ajo. Precisamente has enumerado las cualidades de todo buen comic con afán de entretener.

zape
Lector

Está visto que no tenemos el mismo concepto de “entretener”. En el mio entra el respeto por el consumidor como elemento indispensable.

nenoskoda
Lector
nenoskoda

Lo de Tarantino tampoco es para tanto. Hace películas chulas, si, pero no es original.’ 
Tarantino rompió la pana con Pulp Fiction. Yo la vi cuando la estrenaron y fue un shock, impactante y original (al menos para occidente).  Hubo una época en que todos los directores que querían ir de modernos y guay y lo imitaban (sólo en lo superficial). ¿Nunca ha oído decir “es una peli al estilo Tarantino”?
Casi 15 años después, cuando le han copiado hasta la saciedad, es lógico que ya no resulte novedoso, pero en su momento fue el acabose.
 

nenoskoda
Lector
nenoskoda

Sobre el confusionismo ideológico/moral de Millar mejor no decir nada
 
Venga, dilo. Ábrenos los ojos.

zape
Lector

No todas las posturas (o posturitas como es el caso de Millar) las justifica el cinismo y/o el espectáculo.
Entre el Millar de Authority, espléndido y mejor que Ellis de hecho, y el de la empanada de Wanted media mucho trecho.

nenoskoda
Lector
nenoskoda

Zape, éso es muy vago. Amplíalo más, por favor.

doug
Lector
doug

Los primeros ultimate x-men son una maravilla, con unos dialogos geniales
 

Juan Luis Daza
Autor

Eso Zape, busca un hueco y haznos una tesis doctoral sobre si Millar va de ultraderechista o de ultraizquierdoso.
 
Kick Ass mola , Los Ultimates también e Hijo Rojo idem.

Gachon
Lector
Gachon

Eso, Zape; analiza sesudamente todo lo que quieras e ilumina nuestras opacaas meninges. Yo digo como Armin; si una cosa mola, mola. Y Wanted, sólo por ese final de guantazo en la cara tan necesario en el contexto de estos nuestros fueros, vale la pena.

Maylaïf
Lector

Pues yo disfruté de lo lindo con Wanted(con el tebeo,no con la peli).A lo mejor es que soy un poco tontico,que se le va a hacer.No obstante,sí que creo que habría que diferenciar entre el artista y la persona.Que Millar pueda estar “confuso ideológica y moralmente” no quita que yo disfrute con algunos de sus comics(que no con todos).También me gusta Mel Gibson como director,pero eso no quita que lea algunas declaraciones hechas por él y me parezca un impresentable.Y sí,Tarantino FUE todo un revulsivo para el cine estadounidense.Ahora es un tipo que hace lo que le viene en gana.Bien por él(aunque sus dos últimas pelis me dejaron más bien frío).

Juan Luis Daza
Autor

Mi comentario iba por el hecho de que le pidan a Zape que haga un doctorado para analizar Wanted más que por otra cosa, pero bueno, aunque sí, yo lo que he leído de Millar hasta ahora me gusta y me entretiene, pero no me parece ningún genio. Wanted no he tenido la oportunidad, la mierda de película me quitó las ganas de leerlo.

zape
Lector

Gachon, me parece que tú a Armin no le has terminado de entender del todo.
 
Millar va de ambiguo, de nihilista, que es siempre una pose que vende mucho, pero a su edad la adolescencia ya la tenía que ir dejar atras el hombre. En Wanted la line que separa la sátira de la glorificación es tan, tan difusa que ni se sabe si está.

zape
Lector

Eso es lo que las pasa a los cómics: todo es molar.

Phantomas
Lector
Phantomas

Pues yo estoy de acuerdo con Zape. A mi el Millar de Superman, Ultimates (primera miniserie) y sobre todo Authority me parecia un guionista a seguir (como los Moore, Morrison, Gaiman, Milligan, Ellis…)
 
Ahora mismo, despues de sus Wanted, Spiderman, Lobezno y demás que ya no he leido me resulta de lo más indiferente. Y desde luego, no veo ni punto de comparación entre este trabajo y Watchmen o los libros de Palahniuk.

zape
Lector

Se ha acomodado a algo que le sale con mucha facilidad. No es el único, Brubaker o Ennis funcionan con más frecuencia de la deseable con el piloto automático, sirviendo lo que se espera de ellos exáctamente, sin mayores elaboraciones de ningún tipo.

nenoskoda
Lector
nenoskoda

pero a su edad la adolescencia ya la tenía que ir dejar atras el hombre. En Wanted la line que separa la sátira de la glorificación es tan, tan difusa que ni se sabe si está.
 
Primero, no confundas al tipo con su obra.Que haya dejado atrás la adolescencia no significa que no escriba para adolescentes.
Segundo. Millar ha escrito obras que se alejan mucho del nihilismo al que aludes: Hijo Rojo, El elegido, Spiderman, Los 4 Fantásticos y Ultimate 4F… con lo que Wanted es sólo una de las facetas que puede mostrar Millar en un cómic. Wanted es un adrenalínico cómic de acción que te cuenta la historia de un tipo que tiene poderes y en lugar de ser superhéroe como es habitual en el cómic, se convierte en una especie de superasesino por encima del bien y del mal. Da una vuelta  a la historia de Spiderman, del tipo gris que descubre que es especial.
Es la fantasía adolescente definitiva: convertirse en estrella del rock, pasarse el día haciendo lo que se le sale de sus santos huevos, tomando drogas, destrozado habitaciones de hótel y tirándose a las fans. Es éso pero en el campo de los superhéroes.
¿Tú crees que llevar esa fantasía a una historia de superhombres es reprobable? ¿Y qué si es difícil distinguir la línea entre la sátira y la glorificación? Como es una historia de ficción la disfrutas con ambas lecturas, porque si realmente vas a juzgas la ética de un cómic de superhérores no hay ninguno que resista ese análisis.

Gachon
Lector
Gachon

Hombre, Zape; yo no iría por ahí diciéndole a nadie que dejara atrás la adolescencia o cualquier otra fase o estadio vital. Millar tiene la suerte de currar en algo que le gusta y se nota. ¿Ambiguo o nihilista? Dame ejemplos, que yo a tanto no llego. Volviendo a la adolescencia, puedo decirte que a mis 35 años sigo leyendo comics de tíos cachas en mallas y tías buenas voladoras por el simple placer de evadirme. No suena muy maduro, pero a mi mujer y a mi hija eso de momento les dá igual. Y en cuanto a lo de molar, pues eso; si ves que un comic no te dá buena espina, que no te va a molar, vamos, pues pasas y a otra cosa. Hay muchas más historias por ahí que seguro que merecen más tu atención. Finalmente, creo recordar que para pillar el mensaje de Wanted no había que leer mucho entre líneas. Y no iba ni de sátira ni de glorificación. Para mí, ahí Millar te señala una manchita en el pecho para luego darte un toquecito en la nariz cuando bajas la cabeza para mirártela. Él se ríe y tú te mosqueas. Pero sonríes ante una broma que te hace darte cuenta de lo inocente que eres. Saludos.

Phantomas
Lector
Phantomas

No es el único, Brubaker o Ennis funcionan con más frecuencia de la deseable con el piloto automático
 
Ojala fueran solo Brubaker (que no ha vuelto a tener el nivel de Sleeper) o Ennis (que nunca ha sido santo de mi devoción).
 
En un repaso rápido de los que siguen en activo, Morrison tiene en su haber de los últimos años la POM del All-Star Superman junto con sus interesantes New X-meN, pero hace tiempo que no hace ninguna excursión subversiva; Ellis mezcla trabajos interesantes como sus Nextwave junto con otros más alimenticios o de reciclado de ideas; y Milligan ha perdido toda la chispa desde que terminase sus X-Statix…

zape
Lector

Si los comics no resisten un análisis ético malo. Alan Moore se ha cansado ya de decir y hablar sobre esto, todo lo que él y Miller intentaron hacer ha sido banalizado y vulgarizado, simplificado hasta el extremo de que solo cuenta molar.
Personalemnte estoy más que harto de gamberradas y de autores gamberos. Es el camino facil.

Maylaïf
Lector

Me atrevería a decir que el propio Miller se ha banalizado y vulgarizado (sus comics,se entiende,que a él ni siquiera lo conozco).

Maylaïf
Lector

Y aún diría más (me estoy envalentonando,hay que ver):el problema de hoy no es que los comics no resistan un análisis ético.La que no resiste un análisis ético es la sociedad en que vivimos (off-topic al canto,señores!!).

nenoskoda
Lector
nenoskoda

Zape, sacar otra vez a Moore y Miller como medida para el resto de los autores del género es tan injusto como juzgar el cine actual tomando a Orson Welles o Hitchock como rasero. Aparte que han 25 desde Watchmen y Dark Knight y el género de los superhéroes ha avanzado en direcciones nuevas que entonces ni se planteaban. Comparar a Wachmen o DK con Wanted es ser muy tramposo y espero que me demuestres que tienes otro argumento que no sea ese.
Sobre lo que dices de que estás harto de historias gamberras y autores gamberros, repásate la obra de Frank Miller y luego me dices qué opinas de Bad Boy, Hard Boiled o Tales to Ofend… de All Star Batman no digo nada que sería demasiado fácil y demasiado cercano.

zape
Lector

Pues quizás. Son una sublimación cada vez más grosera.
Estamos con el apocalíptico subido, desde luego.

Gachon
Lector
Gachon

Aplauso y ovación para Gambitero, señores, que ha dado en el clavo. ¿Cómo van a resistir los cómics cualquier análisis ético siendo como son reflejo y síntoma de esta nuestra sociedad? Dejando de lado la supuesta necesidad que haya o deje de haber de hacer análisis éticos, claro está.

zape
Lector

No estoy poniendolos como medida, ellos ya llevaron todo eso al extremo, lo consumieron para poder regenerarlo. Lo que pasa es que la regeneración no llegó, se cogieron los aspectos más llamativos, los más superficiales (como ocurre con Tarantino y todos su epígonos, por ejemplo) sin mirar la reflexión sobre el medio y sus arquetipos. Claro que algunos autores si han entendido esa linea, desde el mismo Moore a Grant Morrison y su cada vez más notoria aversióa a esa lacra superheroica que es el realismo, el Ellis de Planetary o el Kurt Busiek de Astro City, entre otros.
El género se superhéroes se ha movido hacia adelante, pero eso no significa que haya avanzado. Miller realizó esas gamberradas en su momento, uno en el cual eran novedosas e incluso necesarias para el medio. Ahora la gamberrada es el standar, no lo rompedor.
 

zape
Lector

Gachon, vuelve a leer a Gambitero, anda.

Phantomas
Lector
Phantomas

Comparar a Wachmen o DK con Wanted es ser muy tramposo y espero que me demuestres que tienes otro argumento que no sea ese
 
Coño, no es compararlos con Watchmen o DK, ni con Sandman, Swamp Thing, Planetary o All Star Superman que en mi opinión juegan en otra liga.
 
Es compararlo con el Skrull Kill Krew o con Nextwave, comics con un caracter gamberro mucho más divertido, en mi opinión. O con el arco de Authority del propio Millar donde se pegan con los Vengadores, donde la violencia estaba al servicio de la historia y cargada de cinismo y crítica social. Millar hace tiempo que utiliza la violencia por la violencia.
 
PD: Muy chulo lo del “me gusta” vs “no me gusta” 🙂

Gachon
Lector
Gachon

Zape, ya está. Ahora qué.

zape
Lector

¿Sigues sin entender que lo que tú dices y lo que el dice no son lo mismo?

Maylaïf
Lector

Un comic gamberro no tiene necesariamente que ser violento.
Un comic violento no necesariamente va a ser divertido.
Un comic divertido puede perfectamente no ser gamberro.
 
Y aunque me gusta Wanted,espero y deseo que en el comic de superheroes haya más variedad y calidad de la que hay actualmente (que la hay,ojo).Pero las modas son lo que son,y la provocación y el morbo siempre van a tener su público.
 
 

nenoskoda
Lector
nenoskoda

Sin quitar ni una gota de mérito a Miller y Moore, date cuenta que Watchmen y DK eran dos What If y series limitas con un final claro. ¿Qué hubiera pasado si no fueran series limitadas y estuvieran dentro de la continuidad DC?  ¿Podría haberse desarrollado más la idea o se echaría a perder?
El realismo no es un plaga superheróica. Es más, Dark Knight, Watchmen, Miracle Man, el Daredevil de Miller, La cosa del del pantano de Moore, La Broma Asesina, Batman Año 1, Elektra Asesina, Born Again fueron en su momento más “realistas” que cualquier otro tebeo contemporáneo,  por sus planteamiento, por las reacciones de sus protagonistas alejadas del impoluto comportamiento del resto de los héroes, por su visión política y hasta religiosa…
Con el tiempo Alan Moore intentó recuperar la magia y la inocencia del superhéroe en 1963, Tom Strong o Supreme pero ese intento de volver a captar esa magia fue -en mi opinión- inferior a sus modelos, no superó los 4F de Kirby y Lee, el Spiderman de Ditko y Lee, o las aventuras de Supermán publicadas en los 50 y aunque fueron tebeos de lectura muy agradable (sobre todo Supreme).
 
 
 
 
uno en el cual eran novedosas e incluso necesarias para el medio

Gachon
Lector
Gachon

Lo que no entiendo es tanta reflexión aburrida y pretenciosa sobre algo que es puro entretenimiento. ¿Y de verdad crees que Miller y Moore llevaron “todo eso” que tú dices al extremo?¿al extremo de qué?¿De verdad crees que sus historias obedecían a algo más que a una pura necesidad de expresarse en un medio y con unos personajes que amaban por disfrutarlos desde su más tierna infancia?¿Has pretendido hacer un comic alguna vez?¿Puedes entender las motivaciones que llevan a cualquier autor a realizar su obra? Es más,¿eres consciente de que los cómics de los que hablamos, con mayor o menor acierto, son meros productos de consumo masivo engendrados por una industria ávida de beneficios?¿Seguís creyendo que son merecedores de tales análisis, más allá del “mola” o “no mola”? Corto y cierro, chavales. Que me hago pis. Un abrazo.

nenoskoda
Lector
nenoskoda

Es compararlo con el Skrull Kill Krew o con Nextwave, comics con un caracter gamberro mucho más divertido, en mi opinión
 
En mi opinión las dos están por debajo de la obra de Millar. Si bien me encanta el humor bizarro de Nextwave, hace tiempo que deje a medias Skull Kill Krew y no he vuelto a cogerlo para terminarlo.

zape
Lector

Pero Miller y Moore hicieron series regualres integradas en sus respectivos universos y también fueron magistrales y en ellas ponían las mimas ideas que estan en Watchmen o en Batman. No entiendo la relación.
El gran hallazgo de estos autores fue la penetración psicológica en los personajes y la renovación/refundación del lenguaje, no el realismo.

zape
Lector

Gachon, creo que deberias de dejar de consumir un medio que tan obviamente desprecias.

Gachon
Lector
Gachon

Lo que voy a hacer es pasar de tu rollo, Zape, cansino.

zape
Lector

Espero no tener que volverte aleer, eso desde luego.

reecom
Lector
reecom

Millar en general me entretiene bastante y me parece un autor muy superior a la media, excepto en el desenlace de sus obras que casi siempre flojea y no termina de cerrarlas tan bien como deberia.
 
Esi si, Wanted en particular me aburrio un poco y me parecio bastante simplona y muy lejos de todas sus obras anteriores.

nenoskoda
Lector
nenoskoda

El gran hallazgo de estos autores fue la penetración psicológica en los personajes  
No tanto la penetración psicológica como el hacerlos actual con reacciones más “humanas” que lo normal en los superhéroes y mostrándolos en ocasiones como egoístas y mezquinos. Chris Claremont también profundizó en los X-men o Gerry Conway en Spiderman pero no con la crudeza que Moore o Miller.
y la renovación/refundación del lenguaje, no el realismo

No entiendo qué quieres decir con ésto, lo siento.

Gachon
Lector
Gachon

Si hicieras lo mismo con los comics que no te molan no te rallarías tanto, hombre. 😉

Juan Luis Daza
Autor

Yo creo que el hecho de que un cómic “mole” (guste… agrade, que parece que como la pralabra molar suena a pueril el que la dice queda como un niñato cuando no es siempre así) no es nada malo. No todo van a ser obras maestras. Hasta ahora con todo lo que he leido de Millar me he divertido, entretenido y pasado un buen rato, ninguno de sus trabajos me ha parecido una genialidad (al menos de las pocos que yo he leído) pero el simple hecho que de que produzcan fruición al lector a mí ya me da por satisfecho.

zape
Lector

No hay nada malo en molar efectivamente, lo malo está en molar por molar. En que molar sea en fin de todas als cosas y que de tal modo justifique lo que sea.

Omar Little
Lector
Omar Little

“Pulp Fiction” le debe la vida a “Mistery Train” de Jim Jarsmuch. Chula si, de original nada.

nenoskoda
Lector
nenoskoda

“Pulp Fiction” le debe la vida a “Mistery Train” de Jim Jarsmuch. Chula si, de original nada.
 
Oh, sí, claro. Porque hay varias historias entretejidas que transcurren en paralelo. Ohhhhh, éso lo inventó Jim Jarsmuch. Ya lo he oído alguna vez. En Pulp Fiction no es importante sólo la historia, sino el vigor con la que la cuenta Tarantino.

mantecoso
Lector
mantecoso

wanted me parecio interesante , pero vamos , desde hace un tiempo atras , los superheroes ( o villanos , que seamso sinceros , tooodos esos personajes prodrian aver sido antieheroes hardcore )  para que se vean adultos deven ser muy violentos y todo eso ….. me parece que marca por ahi un tendencia tambien en el lector , que entre tanta mierda insufrible ven estos productos ( pensados desd eel vamos como eso , mas en millar que parece estar ultra concentrado en pegarla con el cine ) calidad ….
esta bien …. pero vaaaamos …

Omar Little
Lector
Omar Little

Me gusta el cine de Tarantino. Sólo digo que no es un director original, con ideas frescas e innovadoras.
http://vimeo.com/19469447

Dultyx
Lector
Dultyx

Creo que reservoir tambien viene de otra pelicula que la precedio (eh, que la peli me molo un huevo)

JH
Lector
JH

Qué pena que haya gente que piense que si un guionista realiza un cómic donde aparecen personajes que carecen de moral resulta que su ignorancia les lleva a concluir que tal guionista es amoral también. O que si guioniza un Capi América fascista sea fascista, o si lo hace sobre una célula anarquista como Authority sea anarquista. Estrechez de mira debajo de las gafas de pasta, un clásico.

nenoskoda
Lector
nenoskoda

JackHawksmoor, tienes más razón que un santo.

nenoskoda
Lector
nenoskoda

Mark Millar es como un niño de cinco años que se pasa el día gritando “caca-culo-pedo-pis” porque los mayores le ríen la gracia. ¡Mirad! ¡Un Superman retrasado mental que se caga en los pantalones! ¡El Capitán América es un fascista! ¡El cuerpo del Vigilante con las tripas fueras en una playa! ¿No soy RADICAL? ¿No soy la nueva SENSACIÓN del mainstream?
 
Tú te has quedado en Roy Thomas, verdad?

El Asombroso Espaiderman
Lector
El Asombroso Espaiderman

Con Wanted tengo sentimientos opuestos: me gusta la obra, es de lo mejorcito que parió, pero por otro lado no tiene respeto pot el lector, que creo que es fundamental.

Por eso, Wanted es buena, pero por desgracia no me convence, sobretodo por la falta de respeto.

Juan Luis Daza
Autor

 La falta de respeto hacia el lector es tan pueril y soft que ni como un insulto me la puedo tomar. El cómic es cojonutem con sus fallos y excesos pero esas últimas páginas más que indignarme me hicieron descojonarme de risa por el quiero y no puedo de Millar.

El Asombroso Espaiderman
Lector
El Asombroso Espaiderman

Ya lo he dicho, Armin: la obra me produce sentimientos contrarios. Me parece genial (sobretodo al principio). Y sí, esas páginas están muy bien. Pero después me siento como si no me respetaran, como si me estuviera insultando. Que no me indigné ni nada, pero le noto una falta de respeto enorme.

Sand
Lector
Sand

¿Alguien sabe cuando se va a reeditar en españa?

Me lo prestó un amigo y creo que es de esos cómics de compra obligatoria. La enorme cantidad de referencias y su guión, a mi juicio, la convierten en una lectura obligatoria pese a que por abajo veo muy malas críticas jaja