Void Indigo, de Steve Gerber y Val Mayerik

Hablamos de Void Indigo, la obra inconclusa de Steve Gerbe y Val Mayerik publicada por Epic Comics. Un cómic que perturbó a toda una generación.

Por
1
1183

Void Indigo ocupa un lugar muy especial en la historia de Marvel editando cómics de autor. Puede parecer mentira, pero Marvel solía publicar muchos cómics de autor en los años 80. Hoy día los siervos de Mickey Mouse la Casa de las Ideas sólo publica unos cuantos bajo el sello Icon para mantener contentos a sus autores y ni se molestan en apoyarlos. Según Tony Harris, los autores exclusivos de la editorial están a obligados a ofrecer sus series de autor a Icon antes de plantearse publicar en Image u otras editoriales. Es decir, series como Paletos Sureños, Ciencia Oscura o Los Proyectos Manhattan podrían haber sido de Marvel. Queda claro, sin embargo, que casi nunca aceptan las series propuestas. Icon no es Epic Comics.

Marvel_Graphic_Novel_Vol_1_11_Cover

Creado por Jim Shooter y dirigido por Archie Goodwin, el extinto sello editorial Epic Comics dio cobijo a obras tan importantes como Starstruck y Dreadstar, series que promocionó y apoyó considerablemente. Por no hablar de su labor traduciendo por primera vez el manga Akira y obras del legendario Moebius. Pero quizás su mayor contribución al cómic americano fue romper tabúes y ofender a la decencia humana con Void Indigo, uno de los cómics más controversiales de su época.

Génesis y cancelación de Void Indigo

Void_Indigo_Back_cover

Void Indigo es fruto de la imaginación del nunca suficientemente valorado Steve Gerber y el dibujante Val Mayerik. Ambos trabajaron juntos previamente en la serie del Hombre Cosa, donde crearon a Howard el Pato, un personaje que motivaría a Gerber a abandonar la Casa de las Ideas (las razones las explicó Arturo Porras en un genial artículo). Desde entonces trabajaría principalmente en series de animación, pero nunca dejó de escribir cómics. Consiguió algunos trabajos para DC Comics y conoció a Frank Miller, con quien hizo muy buenas migas. En alguna conversación los dos genios llegaron a la conclusión de que los héroes de DC necesitaban un reboot para adaptarlos a los nuevos tiempos, así que empezaron a esbozar las bases de Metropolis, una línea de cómics ambientada en otro universo.

La propuesta no fue aprobada. Miller recicló algunas ideas para Batman en esa obra maestra llamada El Regreso del Caballero Oscuro; Gerber no tuvo tanta suerte reconvirtiendo esa fallida propuesta en algo viable. Nadie estaba interesado en sus ideas para Wonder Woman y Superman… hasta que contactó con Epic Comics. De entre todas las editoriales, Marvel, con la cual siempre mantuvo una relación conflictiva, fue la única interesada en sus ideas para un nuevo universo DC. El editor Archie Goodwin estaba especialmente interesado en una cosa en concreto: los planes de Gerber para Hawkman, personaje que habría aparecido ocasionalmente en la línea Metropolis. Así nació Void Indigo.

Siguiendo el modelo de los Nuevos Mutantes, Marvel decidió dividir la serie de Gerber y Mayerik en dos partes. La primera se publicaría dentro de la línea Marvel Graphic Novels; la segunda sería una miniserie tradicional. De esta forma, la serie ganaría mucha atención y visibilidad en el mercado, pues las novelas gráficas de Marvel eran bastante populares en esa época.

Marvel_Age_Void_IndigoVoid_Indigo_Vol_1_2

Lo que nadie imaginaba fueron las reacciones de los libreros y lectores ante el fuerte contenido violento de la segunda parte. Tan asqueados estaban los primeros, que boicotearon la serie, cancelando todos los pedidos del segundo número y exigiendo públicamente su cancelación. Archie Goodwin no tuvo más remedio que ceder, y la serie se canceló antes de poder ser terminada. Pero ¿merecía la serie tal final?

Marvel Graphic Novel #11: Void Indigo

 
Marvel_Graphic_Novel_Vol_1_11_Cover

Edición original: Marvel Comics.
Guión: Steve Gerber.
Dibujo: Val Mayerik.
Color: Val Mayerik.
Formato: Rústica, 46 páginas.
Precio: $4.95.
Valoración:

 

Void Indigo es una historia de venganza y reencarnaciones como sólo Steve Gerber podría narrar. Trata sobre Ath’agaar, un guerrero bárbaro que, en tiempos olvidados, osa rebelarse contra los cuatro magos que oprimen la Tierra. La rebelión se expande imparable por todo el planeta, pero los magos son demasiado poderosos, están protegidos por un dios oscuro. Sin problema alguno, consiguen secuestrar a Ath’agaar y su esposa y los torturan salvajemente hasta la muerte. Sin embargo, su crimen no quedará impune: Ath’agaar se reencarna miles de años después en un alienígena llamado Jaghur, quien viaja a la Tierra para matar a las reencarnaciones de los magos que otrora le quitaron la vida.

La primera parte es una historia de origen con una influencia muy clara: la revista Heavy Metal. Uno se da cuenta desde la primera página que Gerber está copiando desvergonzadamente a los cómics de fantasía más populares de los 80. Reyes bárbaros, mujeres de pechos gigantes, artefactos mágicos, hechiceros malévolos, y mucha sangre son los protagonistas del primer acto. Ciertamente, no estamos ante un derroche de originalidad y tampoco puede decirse que sea el mejor cómic de su género.

Lo que viene a continuación es otra historia sobre un alienígena adaptándose a un planeta desconocido cuyas costumbres no conoce. Hay momentos muy divertidos, pero todo transmite una sensación de familiaridad, de ya saber qué sucederá, que juega en su contra. El verdadero Steve Gerber está desaparecido o, mejor dicho, más preocupado en preparar a sus personajes para la futura miniserie de Epic que en contar una buena historia. Y menuda historia. El guionista expone muy poco, pero ya deja entrever en una secuencia metafísica, el único momento “made in Gerber” de la novela gráfica, que la venganza de Jaghur es sólo una parte de Void Indigo; hay mucho más, o mejor dicho, demasiado, en juego.

Void_Indigo_Panel_1Void_Indigo_Panel_5
Antes y después

El dibujo de Val Mayerik sigue los cánones de la época, empezando por ese estilo pictórico. Desde luego, sus páginas podrían haber sido publicadas en alguna serie de Conan el Bárbaro o en Heavy Metal, aunque no son el mejor trabajo del co-creador de Howard el Pato. Muy estático y en más de una ocasión poco agradable a la vista, solo convence en los momentos más pseudo-cósmicos de la novela.

Void_Indigo_Page_6Void_Indigo_Page_Final

Insípida y poco inspirada, el mayor pecado de la undécima Marvel Graphic Novel es que concluye justo cuando la historia empieza realmente; pese a venderse como tal, no es un cómic independiente, en el sentido de que se puede leer sin la segunda parte. Desgraciadamente, estamos indudablemente ante el peor cómic de Steve Gerber.

Void Indigo #1-2

 
Void_Indigo_Vol_1_1

Edición original: Epic Comics / Marvel Comics.
Guión: Steve Gerber.
Dibujo: Val Mayerik.
Color: Val Mayerik.
Formato: Grapa, 32 páginas.
Precio: $1.50.

 

La segunda parte de Void Indigo es Steve Gerber en estado puro, sin contenerse, sin inhibiciones, y sin respeto a sus lectores. El cómic perfecto para quien, tras leer Omega el Desconocido o Howard el Pato, deseó leer a un Gerber desatado. Esto es lo que sucede cuando el creador de Destroyer Duck tiene carta blanca para ser más Steve Gerber que de costumbre. Todas las señas de identidad del guionista están aquí presentes y elevadas al cubo.

El guionista coge la historia bastante básica de la novela gráfica y la complica y enreda de múltiples formas. Aparecen personajes que no parecen guardar relación alguna con la trama principal y se muestra a una organización secreta urdiendo algo. Y para rizar el rizo, de repente surgen divinos que vuelven a sugerir que el destino del universo está en juego. El guion no se vuelve algo ininteligible, pero sí hará que uno se cuestione qué tiene Gerber en mente. Y claro, al llegar al último número publicado, quedan muchas dudas sin resolver. ¿Cuál es la naturaleza de ese artefacto?, ¿cuál es papel de esa oráculo que “toca” a sus clientes?, ¿por qué debe aparearse Jaghur con esa otra mujer para saber la verdad?…

Gerber explicó hace ya tiempo cómo quería terminar Void Indigo y, desgraciadamente, no parece que todos los misterios de la serie se hubieran resuelto satisfactoriamente. Incluso revisando lo que hizo público no termina de quedar del todo claro qué está pasando. En opinión de este redactor, Gerber probablemente lo tenía todo bien pensando, y asumió inconscientemente que los lectores serían capaces de entenderlo con la información disponible. Ahora bien, de haberse terminado, Void Indigo sería posiblemente uno de esos clásicos de culto cuyas incoherencias y desvaríos lo hacen incluso más divertido.

El dibujo de Val Mayerik es mucho mejor que en la novela gráfica. Usando su estilo de siempre y colores convencionales, hace páginas más atractivas, aunque a veces peca de narrativa confusa. Desafortunadamente, las únicas copias del cómic datan de, obviamente, 1984, lo que hace difícil valorar realmente su trabajo porque la mayoría no están en muy buen estado y el proceso de impresión hizo flacos favores a los colores del dibujante.

Void_Indigo_1_3

Respecto al contenido de la obra, hay que destacar que, en efecto, Gerber tenía ganas de ser violento y polémico como pocos. El problema es que, para bien y para mal, hoy día cualquier cómics de superhéroes de Marvel es mucho más violento que Void Indigo. Tampoco puede decirse que Mayerik dibujara cochinadas, porque el contenido sexual se resume en unos cuantos pechos femeninos expuestos. Desde nuestro punto de vista, es un cómic muy inofensivo. Y tampoco hay que irse muy lejos en el tiempo: la escena de cómics underground era mucho más ofensiva cuando se publicó la obra. Entonces, ¿por qué se indignaron los libreros? Según Gerber, el motivo fue que la violencia de su obra era demasiado realista para su época; la mayoría de autores coetáneos la plasmaban con dibujos cartoon o de proporciones exageradas y en escenarios poco creíbles. En cambio, él y Mayerik hicieron morir a personas creíbles de maneras creíbles en una ciudad de Los Angeles muy parecida a la real.

Si algo enfureció sobre todo a los libreros, eso debió ser la escena con la que empieza el primer número: un ejecutivo travestido degollando a una prostituta travestida. En 1984, antes de la llegada de Watchmen y Vertigo, algo así era no sólo inaudito, sino también suicida. Demonios, un cómic así tendría hasta problemas hoy día.

Void_Indigo_2_3Void_Indigo_2_25

En definitiva, Void Indigo es un cómic que de haberse terminado sería considerado hoy uno de los cómics de Epic/Marvel más interesantes de los años 80 gracias a su excentricidad y sus excesos. Volviendo a la pregunta de si merecía ser cancelada, la respuesta es un claro no.

El futuro

Steve Gerber murió en 2008, dejando incompleta Void Indigo. Siempre expresó interés en escribir los cuatro números restantes si tuviera tiempo y una editorial interesada, pero al final recicló parte de Void Indigo en la serie Nevada, publicada en 1998. Eso, indudablemente, contribuyó a que jamás se terminara la historia de Jaghur, ya que los lectores la percibirían como una copia de la segunda. También Val Mayerik quiso terminar la serie y cuando Gerber murió, se planteó hacerlo con otro escritor siempre que la familia de su fallecido compañero diera su beneplácito. Esos planes no se materializaron. No obstante, aún quedan motivos para la esperanza: el dibujante volvió al medio que lo vio crecer el año pasado en la antología digital Aces Weekly y recientemente dibujó la miniserie Badger para First Comics. Quién sabe, quizás dentro de poco Jaghur podrá finalmente vengar su propia muerte.

Void_Indigo_Concept_Art

Como curiosidad, Steve Gerber, para satisfacer a sus lectores, subió al Internet una copia del manuscrito con el que presentó a Archie Goodwin el argumento de los números no publicados. Siguen estando accesibles siguiendo este enlace.

1
Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
hammanu Recent comment authors
Recientes Antiguos
hammanu
Lector
hammanu

Buen articulo. Gracias a Internet pude hacerme con la novela grafica y los dos números y la historia no tenia mala pinta, una “bizarrada” muy de Gerber que tamizado con la creatividad de los años 80 y la serie B daba un tono único a este comic, que en si a los conceptos que publican muchas de las series independientes que aun con calidad no sorprenden mucho.
Vamos, que mezclar espada y brujería, travestis, alienígenas, conspiraciones y ect… era algo muy ochentero y de serie B. Es una lastima que no se continuase aunque tengo el comic de Nevada y si que me acuerdo que había un transunto del protagonismo no me acuerdo mucho
de su paso por la miniserie… habrá que releerla