V de Vigilantes: Especial 75 aniversario de Ibáñez (concurso)

Por
17
335

Aún cuando trabajaba en el banco, lo compaginaba todo para poder, en sus ratos libres, seguir dibujando historietas (su verdadera pasión). En 1957 decidió dedicarse por completo a su vocación y entró a formar parte de Paseo Infantil. Melenas y Kokolo le hicieron destacar entre los demás autores de la remodelada Hipo, Monito y Fifi. En ese mismo año, de forma simultánea, comienza a preparar páginas para Bruguera, editorial en la que se transformaría en uno de sus autores más importantes (y en uno de los más importantes a nivel nacional, también, con el paso de los años).

Mortadelo y Filemón comienzan sus aventuras un año después, cuando en 1958 aparece la primera entrega de sus aventuras en Pulgarcito. Sus ansias creativas y creadores no pararon ahí; en los siguientes años fue dando forma a toda una recua de personajes que ya han traspasado las fronteras del tiempo y del espacio, transformándose en icónicos culturales (incluso algunos han dado el salto a otros medios, como el cine, la televisión o la publicidad): Rompetechos; Pepe Gotera y Otilio; Sacarino, el botones; la familia Trapisonda al completo, o todos los habitantes del famoso inmueble de 13, Rue del Percebe, entre otros tantos. Ahora, su obra se publica en Ediciones B con la misma fortuna de siempre, con la fortuna que acompaña a un hombre que ha dedicado su vida entera a las viñetas. Francisco Ibáñez nació el 15 de marzo de 1936 y aún hoy continúa entre tebeos, incombustible. Sus personajes han emocionado, acompañado y hecho reir a generaciones y generaciones. Hoy cumple 75 años y desde aquí queríamos sumarnos a la fiesta y desearle:

¡FELICIDADES!


Para celebrar tan señalada fecha (no todos los días un maestro de la categoría de Ibáñez cumple tres cuartos de siglo) abrimos un concurso a la altura (por gentileza de Ediciones B). Se entregarán cinco ejemplares variados de obras de Ibáñez (uno por persona) dedicados por el veterano dibujante a cada uno de los ganadores (los títulos de los ejemplares los desvelaremos a la par que los ganadores, para mantener la sorpresa). Qué tenéis que hacer: pues simplemente felicitar a Francisco Ibáñez. Sí, habéis leído bien. Tendréis que utilizar el formulario que aparece más abajo y escribir unas líneas con una felicitación, que puede ser divertida, emotiva, breve, extensa… lo que queráis. Nosotros mandaremos todas vuestras felicitaciones al propio Ibáñez, que las leerá y será quien decida qué cinco le gustan más (y esos cinco participantes, autores de las felicitaciones, recibirán un ejemplar dedicado por él).


El plazo para participar en el concurso se inicia con la publicación de esta entrada y termina el próximo viernes 18 de marzo de 2011 a las 18:00 (hora península española), para participar debeis utilizar el formulario que encontrareis al final de la entrada. Este concurso sólo es válido para participantes residentes en España (o que tengan a alguien residiendo en territorio español para realizarle el envío).

Nos leemos.

17 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Reverend Dust
Lector
15 marzo, 2011 18:51

Lagrimica, lagrimica…

Yo aprendí a leer, a parte de con los libritos de “El Barco de Vapor”, con la colección “Olé MORTADELO”. Mi abuela me compró mi primer número de camino a casa, sin que yo conociera a los personajes ni supiera que iban a marcar mi infancia de un modo tan especial. Y eso que era un número de minihistorias autoconclusivas titulado “La caza del caco”, pero aquello sólo fue el principio.

Hoy me siento orgulloso de tener la colección completa (aunque intento estar al día con los nuevos álbumes), bien a través de los típicos tebeos, bien por medio de los recopilatorios de “Súper Humor” y las ediciones en pasta dura (la primera que conseguí en este formato fue la de “Mortadelo de la Mancha” -no pude esperar a que saliera en un formato más económico-).

Acabo de contar mi vida, lo siento. Es sólo que me emociono con estas cosas a pesar de ser aún un guiñapo de 21 años.

quitus
quitus
Lector
15 marzo, 2011 18:52

Felicitar a Ibañez, sus creaciones, sus entintadores, negros (acreditados o no), etc… por todos estos años de tebeos.

Juan Carlos
Juan Carlos
Lector
15 marzo, 2011 20:42

Felicidades, Super!!

orco
orco
Lector
15 marzo, 2011 20:51

Uf, me había asustado, con lo de “aniversario” entendía 75 años de sus tebeos, pero eso sería imposible… en realidad es su 75 cumpleaños, eso me suena mejor.
Pues muchas felicidades al maestro Ibáñez, debe estar muy orgulloso y feliz porque haciendo lo que le gusta se ha conseguido un cariño enorme de muchísima gente… de pequeño me hizo disfrutar muchísimo con sus tebeos, recuerdo que el primer dibujo del que me he sentido orgulloso (uno de los pocos de mi vida) es uno de Mortadelo con su zapatófono que hice en 2ª de EGB… es decir, sé que con 6 años ya disfrutaba de los tebeos de Mortadelo por un dibujo, pero no puedo ni recordar desde cuando lo conozco… seguramente sería de lo primero que leería cuando empezaba a aprender, y eso le ha pasado a mucha gente.
Aún recuerdo el coleccionable de ABC con páginas de Mortadelo entre otras de Spider-Man, Capitán Trueno y demás, y cómo siendo un poco más mayor pero aún niño descubrí Chicha, Tato y Clodoveo en la biblioteca de mi ciudad, y me devoré todos los que tenían… y luego los “Súper-Humor” que no faltaban cada vez que iba a la piscina… sin duda sus creaciones hicieron posible que hoy en día sea amante y consumidor de comic europeo y americano, manga y demás…

Alberto
Alberto
15 marzo, 2011 22:12

Felicidades Super.
Sólo una mente privilegiada podía escribir esas historias que nos llegan hasta el alma y nos hace desternillarnos de risa.
75 años no son nada para lo bien que se te ve.
¡Que se le puede decir a este gran dibujante y creador de historias! Es esta época, en la que si algo no funciona para los empresarios, lo desechan como basura, es un mérito que una persona siga triunfando como el primer día.
Enhorabuena y a seguir así. Que sigamos disfrutando de su trabajo, gran trabajo, que nos ha unido a varias generaciones.
Un fuerte abrazo.

Gerardo Macías
Lector
15 marzo, 2011 22:58

Nací cuando estaba consolidándose Mortadelo Semanal y en casa me la compraban. Cuentan mis padres que fui lector precoz, que aprendí a leer antes que la mayoría de los niños porque quería saber lo que decía Mortadelo. Luego me puse a dibujar historietas; el estilo de Ibáñez era mi modelo, y lo sigue siendo. Como después de varios intentos, está visto que no voy a conseguir traer a Francisco Ibáñez al Salón del Cómic de mi tierra, me gustaría tener por lo menos uno de esos cinco tebeos dedicados…

ultron_ilimitado
ultron_ilimitado
15 marzo, 2011 23:24

Una pregunta, ¿Como pudo nacer el 15 de enero y ser hoy su cumpleaños?

Armin Tamzarian
Autor
15 marzo, 2011 23:36

Es que Ibáñez cumple años cuando le da la gana, puede permitírselo.

Carlos
Carlos
15 marzo, 2011 23:52

una vez leí: deme algo para comer, y le dió una cuchara.
asi que, le diré algo para Felicitarle el Cumpleaños:
GRACIAS

yessica
yessica
16 marzo, 2011 0:02

Por favor el señor IBañez, muchas felicidades de todos corazón, es usted un artista y que sepa que me ha echo muy feliz sus historias con Mortadela y Filemón , cuando era pequeña me acuerdo que todos los sábados mi padre me traia un comic de esta saga, me hacía reir muchisimo los disfraces de Filemón, lo que liaban con la CIA , ahora que tengo una niña sigo conservando muchos de estos comic y mi hija es adicta a ellos… está sustituyendo el chupete por estos personajes… siempre que llora le enseñamos un comic y solo con ver los dibujos es feliz¡¡¡
De verdad que me he artad a reir con sus comic , me encantan y creo que nunca pasarán de moda, tengo cajas y cajas de estos comic, soy muy fan suya y es un placer poder decirselo y saber que lo va a leer.
Muchas felicidades y por favor siga haciendonos felices con sus comic¡
 

elescuchador
elescuchador
16 marzo, 2011 0:26

gracias maestro del comic,por una vida dedicada a hacernos siquiera un rato felices.

Tremens
Tremens
16 marzo, 2011 9:37

No sabía ni leer cuando tuve entre mis manos mi primer Mortadelo. Son ese tipo de cosas las que se clavan en el alma para toda la vida.
Felicidades Maestro Ibáñez. No se muera usted nunca.

Hachas
Hachas
Lector
16 marzo, 2011 12:58

Los tebeos de Mortadelo en aquella época fueron un oasis de paz, me sentaba en el sofá y me reía solo!!

Alverto
Alverto
16 marzo, 2011 18:08

¿Ibañez?..así que tu eres el responsable que se doblen los traveseros de mis estanterias con tus comics,vaya!! vaya!! te creia más viejo y estas hecho un chaval.Por ser un chico tan excelente te deseo y espero que cumplas muchos más,Felicidades!!!!

Rob!
16 marzo, 2011 22:32

Lo de este hombre es increíble; cuando acude al Salón de Barcelona y se corre la voz de que Ibañez está firmando, uno ve las interminables colas de gente que se forman y no deja de ser impresionante y emotivo ver cómo padres, hijos y abuelos (y madres, hijas y abuelas) esperan y esperan con tal de estrecharle la mano y llevarse un tebeo firmado por él.
 
Felicidades!!! No se jubile usted nunca  😀

Fernando
Fernando
17 marzo, 2011 0:54

Vivo en un pueblecito de Sevilla, donde difícilmente llegaban tebeos, y mi primer tebeo fue un Mortadelo (el caso del calcetín) que lo trajo un amigo de Barcelona, que lo tenía quemadísimo de tanto leerlo. Yo aún no sabía leer, así que lo leíamos juntos, él leía y yo hacía las onomatopeyas. ¡Crack! ¡Chiuuuu! ¡Paf! Estaba todo el día con el tebeo en las manos. Mi amigo que se dió cuenta de lo que pasaba, me lo regaló antes de irse. Ahí lo guardo como un tesoro, todo desvencijado. Después llegaron los demás mortadelos, el rue del percebe, Pepe Gotera y Otilio, más tebeos, y el salto a los libros y vuelta a los tebeos. Y ya todo lo de papel se quedó para siempre conmigo. Pero cuando hoy en día veo Mortadelo y Filemón, esas introducciones a las historietas con el Súper gritando a voz en grito el título; esas viejas, perros, caracoles y lagartijas por la calle al fondo de las viñetas; esas viñetas que las ves y todo se mueve, todavía me emociono. La de risas que me he pegado leyéndolos, y yendo muerto de risa buscando a mi hermano para que viese también el chiste. Señor Ibañez, creo que lo sabe pero ya se lo digo yo, hay muchos chavales y no tanto que le debemos mucho. Y que siga aún al pie del cañón cuando ha habido otros dibujantes no es sólo suerte. Usted tiene esa cosa que nos emociona, y lo dibuja muy bien. Gracias por compartirlo con nosotros. ¡Y sobre todo muchas felicidades!