ULTIMATE FANTASTIC FOUR: GUERRA DE DIOSES, de Mike Carey y Pasqual Ferry

Por
9
458
 

Edición original: Ultimate Fantastic Four #33-38 (octubre de 2006 / marzo de 2007); Marvel Comics.
Edición España: julio / noviembre de 2007; Panini Cómics.
Guión: Mike Carey.
Dibujo: Pasqual Ferry.
Color: Dave McCaig, John Rauch y Justin Ponsor.
Formato: Ultimate; serie regular bimestral de 48 págs.
Precio: 3,35 €.

 

Quienes seguimos la colección Ultimate Fantastic Four desde sus primeras entregas, hemos disfrutado de la reinterpretación y actualización de la “Primera Familia de Marvel”, acometida por autores del renombre de Brian Michael Bendis, Mark Millar, Warren Ellis, Adam Kubert, Jae Lee, Stuart Immonen o Greg Land. Un título tremendamente divertido, perfecto ejemplo de cómo llevar a buen término un tebeo comercial, mezcla de género superheróico y de ciencia-ficción.

Pero pese a las bondades del producto, muchos lectores echábamos en falta la presencia de un equipo creativo que, con la imprescindible confianza de los editores, y la consiguiente estabilidad, aportara un valor añadido a esta colección. De este modo, cuando se hizo pública la designación de Mike Carey y Pasqual Ferry como guionista y dibujante, respectivamente, de la nueva etapa de Ultimate Fantastic Four, no fuimos pocos quienes consideramos que éste era el equipo creativo “definitivo”, el que llevaría un paso más allá a la versión remozada de los “imaginautas”. En las líneas que siguen a continuación, valoraremos el trabajo realizado por Carey y Ferry en su primer arco argumental, titulado Guerra de Dioses, tratando de dilucidar si ambos autores han justificado con su trabajo la expectación generada entre lectores y medios especializados.

Carey & Ferry: veteranía e inspiración

Licenciado en la Universidad de Oxford, Mike Carey (Liverpool, Inglaterra; 1959) ejerció como docente durante quince años… hasta que los cómics se cruzaron en su camino. Tras unos inicios titubeantes, que incluyeron atípicos proyectos para compañías independientes, le llegó la oportunidad de trabajar para la mítica revista británica 2000AD, donde desarrollaría conceptos como Th1rt3en o Carver Hale. Su buen hacer, demostrado en la mítica cabecera británica, le serviría como tarjeta de presentación para recalar en el sello Vertigo de DC Comics, cuna de algunos de los más grandes autores contemporáneos. Allí se granjearía la fama y el prestigio que hoy atesora gracias a su sobresaliente trabajo en colecciones como Lucifer o Hellblazer.

Acostumbrado a lidiar con lo sobrenatural, bien sea estableciendo los designios de un ángel caído, o del más famoso y bastardo de cuantos magos pululan por las calles de Inglaterra, no encontró especialmente intimidatoria su conversión a guionista de la versión Ultimate de “La Primera Familia de Marvel”, primero como invitado (Grupo Intelectual, junto a Jae Lee), y más tarde como titular. Desde “La Casa de las Ideas” debieron quedar satisfechos con su aportación, pues no dudaron a la hora de ofrecerle las riendas de X-Men, una de las principales colecciones de la franquicia mutante.

Otros proyectos de Carey, además de continuar desarrollando su faceta de novelista (The Devil you know, Vicious Circle y Dead Men’s Boots, protagonizadas por el exorcista Felix Castor), han sido las novelas gráficas God Save the Queen y Crossing Midnight, además de las series regulares Wetworks o Faker, y la miniserie Ultimate Vision.

A base de persistencia y talento, Pasqual Ferry (Barcelona, 1961) ha logrado hacerse un hueco entre los más destacados dibujantes del panorama editorial norteamericano. Pero aunque es precisamente ahora cuando disfruta de un más que merecido reconocimiento internacional, es necesario remontarse a principios de la década de los ochenta para encontrarnos con sus primeros trabajos en el campo del cómic. Durante esta época, el dibujante catalán publicó sus primeros trabajos en las numerosas revistas de historietas que poblaban los kioscos nacionales, como El Jueves, TBO, Totem, Zona 84, o El Cairo. Admirador del Spirou de Franquin, y marcado por el estilo de Steve Ditko, trató de adaptarse a las plataformas de las que disponía para, finalmente, crear diferentes personajes e historias donde poner de manifiesto su querencia por el género de aventuras, por el misterio, y la acción. Muchas de estas obras (Crepúsculo, Nociones de realidad, Sebastian Gorza, La Ruta de la Medusa y Marius Dark: La Torre) fueron recopiladas en 2004 por la editorial Astiberri en Octubre, impresionante tomo que, en forma de antología, atestigua el talento de este autor.

Tras recibir el Premio al Autor Revelación en el Salón del Cómic de Barcelona 1989 por Crepúsculo, Ferry emprendió la “aventura americana”, convirtiéndose junto a Salvador Larroca y Carlos Pacheco, en todo un precursor de los numerosos dibujantes españoles que actualmente trabajan al otro lado del Atlántico. A Plasmer, publicada por Marvel UK, le seguiría su participación esporádica en títulos como Héroes de alquiler, El Doctor Extraño, Daredevil, Generación X, X-Men, La Patrulla X, X-Man, El Pato Howard, Los 4 Fantásticos 2099 o Warlock. Tras un lustro en Marvel, termina aceptando una oferta de DC Comics, donde se encargaría de sendas etapas al frente de Superboy y Action Comics, para posteriormente acometer su proyecto más ambicioso: la miniserie Adam Strange, guionizada por Andy Diggle, en la que protagonizaría un sorprendente salto de calidad, al encargarse del entintado y la aplicación de grises, con resultados sencillamente espectaculares. A continuación, una vez finalizada la serie limitada Seven Soldiers: Mr. Miracle, escrita por Grant Morrison, regresa a Marvel, recibiendo encargos tan apetecibles como un especial protagonizado por los Jóvenes Vengadores, el one-shot Ultimate X4, la serie regular Ultimate Fantastic Four y la miniserie Ultimate Iron Man II, proyecto que actualmente le ocupa.

La vertiente cósmica del Universo Marvel definitivo

Desde los tiempos de Stan Lee y Jack Kirby, los diferentes títulos de “La Casa de las ideas” han presentado un fuerte componente de ciencia-ficción que en ocasiones ha terminado diluyéndose entre la excesiva profusión de telas de araña y mutaciones varias. Annihilus, Galactus, Estela Plateada, Nova, Ronan, Thanos, los Kree, o los Skrull son parte intrínseca y consustancial del Universo Marvel, y aunque muchos editores y guionistas han dejado de lado la vertiente cósmica en beneficio de la terrenal, el reciente y exitoso evento que ha llevado por título Aniquilación demuestra el inmenso potencial de una serie de personajes interrelacionados, que esconden un amplio margen sobre el que desarrollar nuevas aventuras y profundizar en su mitología.

Conscientes de su atractivo, sólo era cuestión de tiempo que en la línea Ultimate se prestara la atención debida a este variopinto elenco de personajes, procedentes de lejanos planetas y remotas galaxias. Y el encargado de comenzar a actualizar estos conceptos fue ni más ni menos que Warren Ellis, quien entre los años 2004 y 2006 se encargó de guionizar las miniseries Ultimate Nightmare, Ultimate Secret y Ultimate Extinction. Por supuesto, los 4F no iban a ser una excepción, y tras el paseo por la Zona Negativa (rebautizada como Zona-N para la ocasión), cortesía de Warren Ellis y Adam Kubert, Mike Carey y Pasqual Ferry reinciden en esta “vocación cósmica”, prestando especial atención a dos personajes míticos: Thanos y Ronan el Acusador, aportando una serie de elementos diferenciadores respecto a sus versiones tradicionales que arrancarán alguna que otra sonrisa de complicidad de los más veteranos lectores. Comentemos brevemente la historia de ambos personajes:

Creado por Jim Starlin para protagonizar su primera aparición en el número 55 de Iron Man (1973), Thanos pertenece a la estirpe de los eternos, quienes habitaban Titán, Luna de Saturno. Hermano de Starfox, creció condicionado por las más que evidentes anomalías morfológicas, en relación a quienes supuestamente deberían ser sus iguales. Tan imponente como introspectivo, mantuvo como constantes su obsesión por la acumulación de poder, y con el carácter inevitable de La Muerte, con la que mantiene una extrañísima relación.

Aunque por desgracia no todos los guionistas han sabido apreciar su potencial, desde hace casi veinticinco años, este inquietante personaje ha gozado de buenas dosis de protagonismo, en sagas como El Guantelete del Infinito, La Guerra del Infinito, La Cruzada del Infinito, El Abismo del Infinito, y más recientemente, Marvel: El Fin.

Ronan, enésima creación de Stan Lee y Jack Kirby, apareció por vez primera en el número 65 de Fantastic Four (agosto de 1967). Miembro de una familia perteneciente a la aristocracia de la raza Kree, no tardaría en ser nombrado “Supremo Acusador Público del Imperio”, título que ostentaría en su primera visita a la Tierra, a donde se desplazaría con la intención de dilucidar la autoría de la derrota de uno de los robots que actuaba bajo sus órdenes. Como no podía ser de otra forma, los responsables de dicha acción correspondía a Los 4 Fantásticos, quienes no tardarían en inflingir una dolorosa derrota al propio Ronan.

Desde ese momento, se convertiría en invitado de excepción en diferentes colecciones de “La Casa de las Ideas”, además de participar en acontecimientos tan destacados como la Guerra Kree- Skrull. Durante el último año ha desempeñado un papel crucial en el macroevento Aniquilación, protagonizando una miniserie que alterará de forma muy significativa su status dentro del Universo Marvel.

Sinopsis

Lo que inicialmente parecía destinado a ser un plácido día de compras en los grandes almacenes Saks, termina convirtiéndose en toda una odisea. Ante la incredulidad de Reed Richards y Sue Storm, miembros de Los 4 Fantásticos, unos misteriosos visitantes interrumpen violentamente su jornada de descanso. Los asaltantes, extraterrestres nativos del planeta Halcyon, forman parte de la unidad denominada Semilla 19, integrado por Umbral, Fuente, Devoracielos, Vykni, Cazadora y Bruto Magnífico.

Nacidos soldados, pese a la naturaleza pacífica de su raza, huyen Sheoi, Mundo Prisión de los Acheron, donde la beligerante raza mantenía preso a Teseracto, campeón de Halcyon. Perseguidos por el temible Cristalverdugo y los cuervos, confundirán a Los 4 Fantásticos con sus enemigos, aunque tras mantener una tensa pelea en el Edificio Baxter, ambas partes terminaran uniendo esfuerzos para tratar de derrotar a Thanos y Ronan.

La obra, en palabras de los autores

Mike Carey

¿Lee/Kirby o Bendis/ Millar/Ellis? “Afortunadamente, no es necesario escoger. El verdadero encanto de Ultimate Fantastic Four reside en que es Lee/Kirby, visto desde el prisma de la sensibilidades e imaginación de una nueva generación de escritores. Es algo maravilloso y rico, si conoces los originales. Si no, es sencillamente salvaje y atrozmente divertido.”

Actualizando a dos clásicos: “Nuestros Thanos y Ronan serán muy familiares en muchos sentidos para los lectores que conozcan las “versiones 616”… Ronan todavía conserva el Arma Universal, y Thanos mantiene ese extraño y extremecedor flirteo con la Muerte. La arquitectura que los rodea es, sin embargo, muy diferente, volviendo sobre la pista de diversos conceptos y situaciones de Kirby, así que creo que el modo en que todo ello encaja sorprenderá a la gente.”

Comparaciones con etapas previas: “Definitivamente, Guerra de Dioses no es una secuela de Ultimate X4. Si está relacionado con alguna historia precia de Ultimate Fantastic Four es con Zona-N, pero solo por la idea de la “pila” de universos, y el viaje a través de los mismos… Think Tank era una historia autoconclusiva, completa en dos entregas, y que se desarrollaba en un único emplazamiento. Guerra de Dioses es grande, extensa, y se desarrolla a través de varios universos, con un cásting integrado por cientos de personajes.”

Pasqual Ferry

Colaboración con Mike Carey: “Es una relación estrictamente profesional, muy, muy equilibrada y educada. Nos respetamos mucho, el me parece un caballero y un guionista excelente. Por otro lado no tenemos ningún tipo de fricción ni problema, porque yo interpreto sus guiones, y a el le gusta cómo lo hago. Entonces, bueno…no somos esos amigos que se ven…pero tenemos muy buena relación profesional. Estoy muy contento con Mike.”

Persiguiendo el proyecto soñado: “Antes de que la colección de los Ultimate Fantastic Four ni siquiera existiera…yo me fui de Marvel justo cuando se creó la línea Ultimate, y por aquel entonces trabajaba con una editora que se llamaba…bueno, se llama, aunque ya no trabaja en los cómics , Bobby Chase, y Bobby editaba los Fantastic Four. Ella me quería poner en la colección, pero circunstancias que ahora no vienen al caso no lo permitieron. Entonces yo le comenté: “Si salen los Ultimate Fantastic Four, yo los quiero hacer”. Ella odiaba la línea Ultimate, quizás por eso se fue, y bueno…ahí quedo la cosa. Pero la colección de los Ultimate Fantastic Four tardó mucho en aparecer, en despegar…y yo siempre estaba pendiente.”

La ansiada oportunidad: “Cuando entré ahora en Marvel, en teoría tenía que entrar para hacer el Ultimate Iron Man, pero Scott Card se ha retrasado mucho con el guión, y tuve la oportunidad de dibujar un número de Ultimate Fantastic Four, y le dije al editor que de los títulos Marvel estaba interesado en ese. El editor me propuso rápidamente que me quedara en la colección, por suerte para mí, y bueno…yo encantado, disfruto un montón, porque es una versión juvenil, que te permite reinterpretar y hacer ciencia-ficción, aparte con toda la libertad del mundo para recrear lo que quiero.”

Valoración personal

En las líneas que servían como prólogo de este artículo, comentaba mi intención de tratar de dilucidar si Mike Carey y Pasqual Ferry han justificado con su trabajo la expectación generada entre lectores y medios especializados, y lo cierto es que si el lector más paciente ha llegado hasta el presente apartado, probablemente estará esperando la enunciación del “veredicto” de quien escribe estas líneas. Pues bien: en mi opinión ambos autores han realizado un trabajo realmente meritorio, conjugando a la perfección (y potenciando) sus numerosos puntos fuertes, y obviando la mayoría de sus puntos débiles.

Vaya por delante que, sintiendo especial predilección tanto por Los 4 Fantásticos, como por la vertiente cósmica del Universo Marvel, siendo un ávido lector de ciencia-ficción, y ferviente seguidor y admirador de Mike Carey y Pasqual Ferry (desde Lucifer, y desde siempre, respectivamente), parecían darse todos los ingredientes para que los 10,05 € invertidos obtuvieran como recompensa la satisfacción de una lectura trepidante, amena y divertida, tal y como así ha sido. Comenzando por el guionista, la caracterización de los personajes es más que correcta, logrando mantener los rasgos definitorios de Reed, Sue, Johnny y Ben, en cuya interacción reside la clave de que durante los últimos cuarenta y cinco años hayan cautivado a varias generaciones de lectores. Pero es que además, el guionista británico incorpora a la “continuidad ultimate” figuras clásicas como las de Thanos y Ronan. Y aunque parezca contradictorio, lo hace con descaro y respeto, con grandes dosis de atrevimiento y originalidad, al tiempo que devoción por el trabajo de sus predecesores en la colección, y de los “padres de las criaturas”, recuperando el tono más ci-fi del título.

En cuanto al apartado gráfico, merece una mención muy destacada, pues el trabajo de Pasqual Ferry es sencillamente excepcional, tanto en el diseño de toda la imaginería que rodea a los 4F, y a las diferentes razas alienígenas con las que interactúan, como en lo relativo a la impresión en las páginas de las dosis de acción y aventura que requieren los guiones de Carey. Dinámico, expresivo, contundente, detallista,.. no cabe duda de que Ferry pasa por un momento de gracia, evidenciado en cada viñeta de esta saga, donde pone de manifiesto su habilidad para jugar con la aplicación de grises que, potenciados por el coloreado de Dave McCaig, John Rauch y Justin Ponsor, terminan propiciando la plasmación de algunas de las más espectaculares viñetas vistas durante los últimos años. Chapeau para Mr. Ferry.

Así, podemos concluir que este primer arco argumental representa una más que diligente toma de contacto del nuevo equipo creativo con una colección en la que ojala permanezcan durante mucho tiempo, pues parecen ostentar las cualidades y aptitudes necesarias para aupar a Ultimate Fantastic Four entre las más destacadas colecciones Marvel contemporáneas.

Enlaces de interés

Entrevista a Mike Carey publicada en Newsarama.
Entrevista a Pasqual Ferry publicada en Zona Negativa.
Reseña de Ultimate Fantastic Four: Lo Fantástico.
Reseña de Ultimate Fantastic Four: Muerte.
Reseña de Ultimate Fantastic Four: Zona-N.
Reseña de Ultimate Fantastic Four: Cruce.
Reseña de Ultimate Fantastic Four: La Tumba de Namor.
Reseña de Ultimate Fantastic Four: Terribles.

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

9 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Nach
Nach
29 diciembre, 2007 11:49

La mejor etapa de la cole,la de Carey y Ferry.Esta cole junto a Ultimate Spiderman de Bendis y Immonem son las que sostienen a la linea Ultimate actualmente.

Parasiempre
Parasiempre
29 diciembre, 2007 13:20

Emepcé a llevarla cuando salió pero la dejé, le faltaba algo. Cuando llegó el Adam Strange y el Mister Miracle (aunque sólo se ocupa del 1º) de Ferry, aluciné. Al poco tiempo salieron estos U4F y me los pillé por Ferry, que está que se sale, es una maravilla lo que hace en cada página, pero es que encima el Carey no lo hace nada mal, permitiendote llevar esta serie desde este mismo punto sin necesidad de tener que pillarte lo demás, al menos es mi impresión. Así que de momento seguimos con esta saga que me está dando muchas alegrías. Creo que Ferry ya no sigue en USA pero si el Carey sigue igual de bien, seguiremos.

Nach
Nach
29 diciembre, 2007 13:39

Pues si,David,lo de Kirkman decepcion pura,ademas Ben Oliver no es que aporte demasiado a la historia la verdad,pero hoy se anuncio que Kirkman deja la cole,ademas esto y los Ultimates de Loeb…

Nach
Nach
29 diciembre, 2007 14:00

Pues de Singer,solo que el tio decia que tenia muchos proyectos y que no sabia mucho del tema,de hecho,Marvel le puso a Vaughan de co-guioista para ayudarle,pero este ultimo esta en proyectos como Perdidos,Thor o su Logan con Risso de la linea MAX,y Synger aun sigue preparando pelis asi que yo daria descartado lo de que vaya a la cole,tanto Synger como Vaughan.

Rojo
Rojo
1 enero, 2008 13:28

Creo que la saga última de estos UFF está un tanto sobrevalorada. El guión es errático y hasta confuso, los diálogos simplones, y el argumento un poco manido. La valoramos mucho por ferry, que está sobervio en ambientes cósmicos. Pensad en la misma saga por Carey y un dibujante del montón, no estos que te arreglan cualquier cosa. Thanos más bien parece Darkseid junto a su hijo Ronan-Orión. Y para colmo aparecen esos remedos de Legión de Superhéroes. Lo dicho, Ferry salva el proyecto, Brooks no es ni la mitad de la mitad de bueno que él. Veremos si los guiones-tipo-sosos de Carey sobreviven a la ausencia de Ferry.

Peter Parker
5 enero, 2008 10:29

Pues de dibujo bien, pero como ha dicho Rojo, para mi el guión es un tanto confuso, y en conjunto aburrido.

Juan karlos Bat-man
Juan karlos Bat-man
Lector
17 enero, 2018 4:53

Buenas hermosa comunidad, recien lo acabo de terminar y…….la verdad que tuve que hacer un esfuerzo gigante. La verdad que leyendo la reseña uno cree que esta ante Dare Devil de Frank Miller, Thor de Strazynski o Aaron o Phromethea de Moore….nada mas lejos de la realidad. Sinceramente me parecio un embole, muy difuso, confuso por momentos donde no se entiende bien que pasa, hacia donde va a ir la historia, no esta bien marcado ni el nudo ni el desenlace, parece todo una gran intro y de repente termina con la sensacion que nunca paso nada, los villanos principales totalmente difusos, nunca llegan y cuando lo hacen son 3 viñetas y confusas, lo cual desdibuja totalmente dichos personajes, que dicho sea de paso no tienen buen diseño en su version definitiva ( yo por lo menos no los terminaba de identificar bien, me parecian todos iguales, Ronan, Glasnoseque, Thanos ).
La verdad que esta totalmente sobrevaluado y dimensionado este comic, lo salva el arte, un poco, pq ojo sufre el mismo sindrome que el guion, con diseños de personajes ( sacando a los 4 F que si estan sublimes ) difusos e insulsos ( Thanos mete menos respeto que Mr Satan con su perdon), por momentos tambien algunas viñetas son confusas y la narracion del arte secuencial sufre ayudado por textos difusos que no aclaran sino oscurece ( sobre todo las que interviene cazadora o en las posesiones ), ahora las de paginas completas o las de los 4F la verdad que Ferry se luce, sobretodo con Ben. La verdad que es complicado puntuar el arte de un comic, pero si tendria que hacerlo en este caso diria que lo eviten a menos que sean muy fans de 4F y sobretodo de U4F, pero esta lejisimos de los 1ros arcos, tanto a nivel de argumental sobretodo y en arte secuencial tb. Lo considero un comic regular tirando a malo ( o un 3,5/10 para buscar mas exactitud ). Perdon lo largo de la reseña y agradecido al que se tomo el tiempo de leerla y perdon por adelantado si heri alguna suceptibilidad con la critica, trate de ser lo mas brutalmente honesto.