The Originals

Por
30
964
 

Edición original: The Originals (DC, 2004).
Edición nacional/ España: The Originals (Planeta DeAgostini, 2005).
Guión y Dibujo: Dave Gibbons.
Color: B/N.
Formato: Novela Gráfica.
Precio: 12€.

 

Alan Moore es una estrella tan brillante, su talento tan puro y avasallador, que con frecuencia eclipsa a sus colaboradores, aún cuando al marido de Melinda Gebbie no le duelan prendas en reconocer las aportaciones de sus paternaires (decisivas, a veces: pensemos en la máscara de Guy Fawkes en V de Vendetta, sugerencia de David Lloyd). Sus admiradores decimos entonces, redoblando la injusticia, que Moore extrae lo mejor de sus compañeros. Y es verdad. La injusticia radica en que esos tipos, por sí solos, suelen tener, asimismo, un talento considerable. Repasemos: Alan Davis, Rick Veith, Brian Bolland, Curt Swan, Kevin O’Neil, J.H. Williams III, Eddie Campbell, Bill Sienkiewicz, Klaus Janson, el citado David Lloyd… Sus carreras no se agotaron, ni mucho menos, en sus trabajos con el genio de Northampton.

Es el caso de Dave Gibbons. Quien no sepa que el británico es el dibujante de una de las mejores historias de Superman (Para el hombre que lo tiene todo) y el co-autor de la imprescindible Watchmen que haga el favor de levantarse y marchar al fondo de la sala. Es el efecto Moore. Hasta el día en que se muera será recordado por esos trabajos. Pero es que, además, Gibbons ha desarrollado una carrera interesantísima a ambos lados del charco. En Inglaterra co-creó Rogue Trooper (bajo las directrices de Gerry Finley-Day) y participó en prácticamente todos los personajes relevantes de IPC, incluida una reivindicable etapa en Dan Dare. En USA, tras un mejorable anual de la Legión de Super-héroes se fogueó en Green Lantern, en unos entretenidísimos números guionizados por Len Wein que deberían recuperarse para las nuevas generaciones. Tras Watchmen, ya convertido en estrella, probaría suerte con el otro gran nombre del momento, Frank Miller, en la gran saga de Martha Washington e iniciaría una respetable carrera como guionista con títulos como Los Mejores del Mundo (ilustrado magistralmente por Steve Rude) o Kal (arrebatadoramente dibujado por José Luis García López) que, poco a poco, iría perdiendo fuelle en productos como Batman vs. Predator o su vuelta al universo Green Lantern en la época Johns. Entremedias le daría tiempo a volver al tablero de dibujo para elaborar The Originals, cuidado trabajo como autor completo publicado en 2004 por el sello Vertigo.



The Originals rediseña las viejas rivalidades de Mods y Rockers en un futuro indeterminado muy british, a medio camino de La naranja mecánica y Akira. Seré yo, seguramente, y puede que a Gibbons ni se le pasase por la cabeza (a fin de cuentas, Inglaterra tiene una señora reputación en distopías tenuemente futuristas), pero en los enfrentamientos entre las dos bandas rivales de moteros hay una vibración de Kaneda y los suyos, lo que es buena señal, porque la obra de Otomo, aparte sus indudables virtudes, y que entró como un vendaval en nuestras vidas cuando todos éramos más jóvenes e impresionables, la obra de Otomo, decía, desprende esa cualidad inespecífica tan rara de ver y que denominamos “carisma”. No me iré por las ramas: Akira, más allá de sus virtudes y defectos, mola. Y algo de esa seducción contagia The Originals. La sencillez de su planteamiento se ve arropada por un amoroso diseño, una estilizada propuesta que macera sin reparo envoltorios pop (desde una portada que podría ser la cubierta de un disco de algún epígono del Nuevo Romanticismo a la integración de la experimentación lisérgica heredera de Steranko en los momentos en la discoteca). La narración, engañosamente simple, busca en todo momento una iconicidad cinematográfica, con estructuras recurrentes y simbologías fácilmente identificables (a modo de ejemplo: los dos chavales protagonistas “necesitan” ser Originals -repárese en el juego de palabras, especialmente significativo en la adolescencia- pues pertenecer a la banda es un rito imprescindible para la madurez, aspecto subrayado por la inclusión del símbolo de lo masculino en la propia denominación. No es casual, por tanto, que no haya moteras en el club. Las chicas, como el estatus social, se conquistan a través de la pertenencia al grupo y a la aceptación entusiasta de sus normas.)



Gibbons crea una fantasía pop que es como la respuesta europea a Calles de Fuego (Walter Hill, 1984). Donde los norteamericanos veían un salvador romántico que abandona el escenario cuando sus servicios no son ya necesarios, Gibbons pone a un crápula -de nuevo- no muy distinto de Kaneda, cuya motivación no es la justicia sino la venganza y que se vale de los personajes a su alrededor para sus fines. El apartado gráfico juega con la reveladora contradicción de que este futuro sin especificar quede retratado en blanco y negro, pero no en el blanco y negro puro de la línea y la mancha sobre el papel sino en un blanco y negro de grises semejante al del cine clásico, lo que nos remite inevitablemente a Salvaje (László Benedek, 1954) y a la chulería de Brando, pero también al brillo particular de los dibujos para cascos y motos. Gibbons despliega gran elegancia (casi podríamos llamarlo virtuosismo) en la composición de página, meticulosa, variada y efectiva, huyendo -como buen inglés- de los picados y escorzos violentos caros al mainstream USA en busca de una percepción más natural de la acción. No todo son aciertos: los personajes son arquetipos y el dibujo de Gibbons tampoco apuesta por fisonomías demasiado diferenciadas, sobre todo cuando los retrata con el uniforme de la banda. Ambas consideraciones limitan el impacto de la obra y, aunque sigue puntuando alto, la apean de lo inequívocamente memorable.

The Original fue publicado en España en 2005 por Planeta DeAgostini en un bello tomo en tapa dura de 160 páginas por 12€.

30 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
jorgenexo
jorgenexo
2 abril, 2013 11:57

Una chulada de tebeo, elegante es el calificativo que mejor le encaja, pero con una temática quizás excesivamente de nicho.

Mr. X
Mr. X
Lector
2 abril, 2013 12:02

 “iría perdiendo fuelle en productos como Batman vs. Predator”

Aquí uno que se lo pasó pipa con ese engendro de chavalín. Es posible que aún esté por algún armario de casa de mis padres.

Alejandro Ugartondo
Autor
2 abril, 2013 12:56

La historia de este cómic es bastante típica y tópica pero el dibujo y el trabajo de diseño son una virguería. Se nota que Gibbons es dibujante antes que guionista.

nascitturuss
nascitturuss
Lector
2 abril, 2013 14:00

Desconocomiento total de la misma. Me pongo a buscarla en breve. No será quizas una obra maestra pero Dave es Dave. Su WatchMen y Martha son unolvidables.

Must have.

José Torralba
2 abril, 2013 16:28

 Me prodigo poco en los comentarios de tus artículos, Javier, pero que conste que los leo todos. Sin embargo, hoy, tratándose de una obra de la línea Vertigo, no tenía excusa posible: un texto cojonudo. Guardo esta obra como oro en paño. Como dice jorge, es elegante como pocas. Yo también la emparento con Akira, Calles de fuego y, sobre todo, con Quadrophenia; intertexto este, por cierto, que plantea una relación con otra obra de la línea Vertigo un tanto desconocida pese a ser de Brubaker: Deadenders. Sea como fuere, ¡bienvenido a la sección Vertigo de Zona Negativa! Me he tomado la libertad de indexar el artículo en la guía de lectura correspondiente. Desde que empezaste a colaborar con Zona, si de algo tenía ganas es de que uno de mis antiguos (y más interesantes) comentaristas tuviera un hueco en este club tan particular. ¡Un abrazo, Javier! (se me sigue haciendo raro no llamarte por el nick).

BLUNTMAN
BLUNTMAN
Lector
2 abril, 2013 17:29

Copia infumable y mala de Quadrophenia con la que Gibbons queria dar un homenaje a su juventud y que solo merece la pena por su dibujo (con ciertas referencias a su  trabajo en la saga de Martha Wanshinton de Frank Miller) , pero cuya historia en si, hace que termines odiando al protagonista y desandole que se mate con la moto despues de perder la piernas XP

En el cómic se presenta una inglaterra de los 60 retrofuturista, homologa la inglaterra de la postguerra mundial, donde por un lado están los Originals, que son guais, toman drogas de diseño en los mejores clubs, van perfectamente aseados y siempre ganan las peleas.

Son lo más de lo más, (tal y como se veian los Mods a sí mismos), en cambio, por el otro lado, están los….los…(bueno nunca se sabe como se llaman los rockers en este comic, solo como los denominan despectivamente-Los guarros- !!pero es que a ellos los laman los “afeminados”¡¡), que son sucios, maleantes, racistas, llevan motos malas, se ligan a las tias más feas y no están a la moda porque llevan cupas de cuero (¡¡puagh, escoria social!!) orcos de mordor a los que hay que dar palizas ya bien vayan en grupo o se los encuentren solos (que por cierto en el comic, explicitamente hacen eso, los muy cerdos).

En todo esto está Lel (supongo que acortación de Lelo) que es el Mod…digo el Original perfecto, con su amigo negro, que vive alegres aventuras dando palizas a los “guarros” y tomando pastillones (cosa que curiosamente no coincide con el protagonista de Quadrophenia, esto es, !!que no se molesta en buscar curro porque es un jeta y un vago¡¡), entre discursión y discursión con su acartonado padre.

Aviso de Spoiler

En una de estas trifulcas, el pardo del grupo, a quien siempre Lel ha tratado como la mierda, la caga y mata a un “guarro” en un pelea… y a estos le parece requetemal (osea que dar palizas de muerte en plena calle…pasa, pero matar…hu, no que eso está mu feo…) por lo que medio marginan al tio  y por consecuencia, los “guarros” se vengan (cosa que me parece normal, por otro lado) y matan (de la paliza, no a puñaladas) al colega negro de Lel.

Este decide vengarse asesinando a sangre fria al lider de los moteros (una suerte de Elvis gordo, literalmente) y cargandole el muerto al pringao, para ver si hay suerte y le matan él (todo un hombre de principios chaval…).

El comic termina con un final abierto en el cual nuestro prota decide hacerse un hombre de bien asociandose con un mafioso de cojones y con la novia dejándole porque es un completo gilipollas, la frase Cani de “Tenia 18 años y ya estaba acabao…” resume muy bien toda la historia por la que has pagados 12 pavos y que el de la tienda de comic no piensa devolverte (y lo he intentado, creedme).

La pelicula de Quadrophenia, que dicho sea de paso, deja en bastante mejor lugar a los rockers que a los mods, es un viaje sobre el proceso de la maduración personal a través de los muchos desengaños de la adolescencia. Finalmente el protagonista, que creia que ser Mods era ser lo mejor, se le quita la venda de los ojos y reniega de todo lo que ha hecho hasta la fecha (y le jode la moto a Sting, entre risas y aplausos del público).

En este comic no, aqui los Originals, ni son originales ni ganas de serlo  y el protagonista es un niño pijo de los suburvios que se cree la elite social por tomar drogas y hacer el animal.

Un comic realmente prescindible, si alguien me lo compra, que avise.

Un saludo.

BLUNTMAN
BLUNTMAN
Lector
2 abril, 2013 17:34

 Y lo siento por los que les haya gustado, respeto sus gustos y tal… pero es que no….

En cambio DeadEnders si me gusto más y tiene una historia mucho más  callejera, más real y personal que la que se presenta aqui.

Un saludo y disculpas de nuevo, por si he molestado a alguien.

jorgenexo
jorgenexo
2 abril, 2013 17:52

Coño, buena descripción del comic (no tanto de Quadrophenia, aunque veo que no eres de los que se quedaron con la duda de si Jimmy iba o no en la Vespa de Sting, te veo sensible a las analepsis) ¿y dices que no te gustó? Pues lo has pillado de puta madre…
Es curiosa, de todas formas, la lectura que haces de la peli, me gusta. Es curioso, porque hablamos de una peli que reflejaba los avatares de una tribu urbana conformada por chavales de clase eminentemente obrera para terminar cuestionando el sentido de la militancia a estos colectivos (al menos con el grado de implicación que manifiesta Jimmy, con adoración al líder carismático incluida; creo que lo de menos es que fueran mods, las caracterísitcas de la adscripción son, en términos formales, idénticas a cualquier tribu urbana de base musical, colectivo de inspiración religiosa, ideológica, directamente política, deportiva, incluso con referencia en la orientación sexual: en todos los casos se comparten símbolos, indumentaria -más o menos amplia-, gustos, espacios…). Es curioso, decía, porque este movimiento british mediosesentero gracias a una peli que realmente lo cuestionaba fue el detonante (el principal) del movimiento mod español, inspirado en la estética de esta peli y en su música (su principal punto fuerte) y surgido muy a finales de los 70 y principios de los 80, con su mayor eclosión a mitad de la década; y lo más curioso es que si las bases del movimiento en la inglaterra sesentera eran fundamentalmente obreras, de clase baja o media-baja en España los mods y las modettes eran en su mayoría niños y niñas bien, con posibles, pasta para discos, parkas, flying jackets, polos Fred Perry y Lambrettas, a quienes sus papás enviaban a empollar inglés a Harrogate todos los julios.
Todo esto para envidia de los pobretones que no teníamos ni radiocassette, claro. Pero vista hoy en día Quadrophenia se conserva bastante bien; yo me la pillé hace unos años y tiene su punto (además de unas cuantas caras posteriormente mil veces vistas en pelis sobre todo británicas).

the drummer
the drummer
Lector
2 abril, 2013 18:15

os enlazo un poco de ese espiritu mod ochentero del que habla jorge para ambientar ambientar el debate:

http://www.youtube.com/watch?v=OrAI_JXA_0A

jorgenexo
jorgenexo
2 abril, 2013 18:23

Yas tardao, tío.

the drummer
the drummer
Lector
2 abril, 2013 18:42

ja, jaa.

y, de propina, ésta de la primera hornada (de éstos no se acuerda ni ocioso):

http://www.youtube.com/watch?v=QGDkZhPkjYc

BLUNTMAN
BLUNTMAN
Lector
2 abril, 2013 18:58

  Agrafojo:

No solo no me ha importado que edites mi comentario, sino que considero que yo mismo deberia haber puesto el boton de Spoiler en el mismo. Procurare que esto no se repita.

En cuanto a la comparación Kaneda/Lel, bueno, primero de todo que soy de los que sienten cierta afinidad por los personajes de caracter rebelde (como Johny Roqueta, Buddy Bradley, Raul el Rude, Lobo, etc, etc) que se enfrentan a una sociedad funesta y en contra suya con sus propios medios. Considero que la amoralidad del protagonista es relativa a su situacion.

¿Diferencias entre Lel y el japo de la anfeta en la chupa?

La primera de ellas es que Kaneda en ningun momento deja de ser un pardillo, ya bien sea en el instituto, donde el profesor de educación física les da de yoyas, ya bien sea en la calle las otras bandas o con las tias, que más gañan que un jornalero. Es un motero, el un come anfetas, un delicuente y un broncas, pero en el fondo no deja de ser un criajo ahostiado por la vida.

Es un superviviente nato frente a un entorno hostil, sabe que sin su amigos sus posibilidades en la calle son cero y por ellos sus amigos son su familia, la gente por la que se desvive. Esto se ve claramente en su relación con Tetsuo, un pringao que de repente adquiere poderes y que les traiciona, pero que aun asi sigue intentado salvarse cuando está en peligro de muerte.

Lel no, Lel es un niño de papa obrero que se las da de pijito, trata a los menos “cools” como autentica basura, en vez de darles la oportunidad de mejorar, y solo vive para drogarse y buscar peleas. Un Cani retrofuturista, vamos.

La segunda, y más importante, es que Kaneda, al contrario que Lel, evoluciona, madura, se vuelve menos capullo de instituto y se combienrte en un tipo duro capaz de hacer frente al desastre social y real que es NeoTokio.

Me gusta el dibujo de Gibbons pero la historia, en su momento, me gusto tan poco que incluso llegue a dibujar* una parodia del mismo comic (The Subnormals) una lastima que no tenga scanner o sino os la pasaba.

Un saludo y espero que nadie se haya molestado por mi opinión (o mi spoiler)

*Bueno, dibujar, lo que se dice dibujar….no, más bien a calcar el dibujo porque soy bastante manco 😛

Ocioso
Ocioso
Lector
2 abril, 2013 19:00

the drummer ha comentado: de propina, ésta de la primera hornada (de éstos no se acuerda ni ocioso)

¿Telegrama? Berto estuvo haciendo la mili en Gijón (no sé como se las arregló) y coincidimos alguna vez tomando cañas en la ruta.
Si hay un grupo mod español que no puede faltar son Los Elegantes. Que fueran los mas conocidos no significa que no pudieran ser tambien los que hacían mejores canciones.

the drummer
the drummer
Lector
2 abril, 2013 19:25

joer abuelo, ahí si que me has matao.

por cierto, que al buscar el tema de telegrama me he topado con el ‘esclavo de la noche’ de la banda del tren, que hacía mil años que no escuchaba, y se me han caido dos lagrimones de la emoción.

Spirit
Spirit
Lector
2 abril, 2013 19:28

En su momento la dejé pasar, ignoro por qué, y después de leer tanto la reseña como los comentarios no tengo claro si de verla por ahí pillarla o no. Parece una obra con mejores intenciones que resultados, pero aún así digna y competente (que ya es mucho más de lo que se ve habitualmente en estas fechas, incluso en el sello vértigo).

En fin, aún a riesgo de salirme del tono de la reseña y mientras me lo pienso, lo que sí que molaría es que re editasen los 12 números que dibujó Gibbons de Green Lantern con guiones de Wein, que son una delicia ochentera.

BLUNTMAN
BLUNTMAN
Lector
2 abril, 2013 19:48

 :

Gracias por decir que he hecho una buena descripción del comic, pero precisamente no me ha gustado por eso: pone a los Mods como los limpios, los integradores sociales, lo molones y a los Rockers como sucios, tontos y que no saben pelear….

Dave Gibbons hizo este comic en homenaje a los mods, ya que fue uno de ellos en su juventud y se nota en el dibujo elegante, limpio y bien definido cuando se trata de retratar a esta gente y su ambiente, en cambio a los rockers (que ni siquiera se ha molestado de darles un mombre de banda, solo “guarros”) los dibuja practicamente iguales, siempre sucios, desarreglados y reciviendo palos a diestro y siniestro. Ya desde la primera pelea parecen más un saco de boxeo que una banda rival.

Eso es lo más me fastidia de los mods: siempre tiene que estar comparandose con los demás, mientras que otras tribus tiene sus propias historias y rollos pseudoculturales…

Y lo que más me carga es el prota, que es un autentico capullo y encima se sale con la suya 😛

Quadropenia: Es más que evidente que lo que se tira por los acantilados de Dover (preciosos, si vais a inglaterra no perdais la oportunidad de visitarlos) es Jimmy el Mod y a partir de ahi sera simplemente Jimmy……….Al menos es lo que entendi.

Tengo Quadrophenia en DVD con la edicion extendida y no me parece que haya envejecido mal para nada, ya que retrata a la juventud de una epoca concreta (medidados de los 60) con mucho acierto el auge y caida del movimiento mod real (duraron del 60 al 65, luego digi-evolucionaron en Hard Mods para terminar constituyendose como los famosos SkinHeads del 69). Cada vez que puedo se la enseño a mis amigos, que junto a peliculas como The Wanders, the Warrios o This is England, la tiene entre sus favoritas de cine pandillero.

Soy bastante aficionado a las historias/culturas de tribus urbanas, si te interesa hay unos cuantos libros sobre el movimiento mod y sus peleas con los rockers ingleses.  Este es especialmente bueno, pero solo está en ingles: http://www.amazon.es/Folk-Devils-Moral-Panics-Creation/dp/0631157824

En cuanto a la España de los 80…pues para darnos de comer aparte. En esa decada salto todo aquello que no se pudo disfrutar durante 40 años de encorsetada dictadura, asi que habia mod, punks, skins, heavis, rastas, hippies, etc, etc, bajo el mismo techo. Carlos Azagra, con su Pedro Pico y Pico Vena, hizo uno de los mejores retratos urbanos de lo que se movia por la calle en esa época (y por eso es uno de los mejores autores que han estado en El Jueves, digan lo que digan Monteys, Edgar y compañia…)  

Y ya que estamos con la musica: https://www.youtube.com/watch?v=psdlx9p9fC4

Un saludo.

zape
Lector
2 abril, 2013 21:48

 ¿Y yo que pese ami declarado modernismo no he leído ni este tebeo ni Deadenders?

 Tampoco soy un entusiasta de Quadrophenia, quizás porque la escena revivalista a la cual la peli respondía (Jam, Chords, Merton Parkas, Purple Hearts…). Todo aquello de punksy parkas y tal  nunca me ha entusiasmado más allá de canciones concretas y cosas de Paul Weller, que todo se ha dicho con la edad se ha vuelto un tío pesadísimo. Pero desde luego fue clave para la escena española de los 80 con grupos como Brighton 64, Kamenbert, Elegantes… y ya después Los Flechazos, esto ya grandes de verdad y mucho más en su encarnación personal y presente: Cooper.

blumini
blumini
Lector
3 abril, 2013 2:27

Va, yo pongo otra de la parte rocker hispana

http://m.youtube.com/watch?feature=related&v=4iO8kDWlJ5I

Pd. Bluntman, muy bueno el grupo… y el nombre del pueblo, ¡¡Calasparra!! Qué grande.

Pd2. Y esta de propina. De los tiempos mozos del Loco. ¡Y como se movía el tipo!

http://m.youtube.com/watch?v=vSRAxe4qlRQ

jorgenexo
jorgenexo
3 abril, 2013 8:52

¿Mejor aún Cooper que Los Flechazos? Tendré que echarles un vistazo…

Lord_Azoth
Lord_Azoth
Lector
3 abril, 2013 9:20

 >>En fin, aún a riesgo de salirme del tono de la reseña y mientras me lo
pienso, lo que sí que molaría es que re editasen los 12 números que
dibujó Gibbons de Green Lantern con guiones de Wein, que son una delicia
ochentera.

http://www.bookdepository.com/Green-Lantern-Sector-2814-v-1-Len-Wein/9781401236892

Si el ingles no es un handicap se ha reeditado recientemente. Yo me lo pille y creo que la nostalgia nos juega una mala pasada. El comic esta bien, pero tampoco es nada del otro mundo. Entretenimiento puro y duro sin mas expectativas, q tampoco es malo. Eso si gibbons esta enorme, como casi siempre.

El 2o volumen en unos 2-3 meses

Ocioso
Ocioso
Lector
3 abril, 2013 9:45

Lord_Azoth ha comentado: El comic esta bien, pero tampoco es nada del otro mundo. Entretenimiento puro y duro sin mas expectativas, q tampoco es malo.

Bueno, mejor que los de ahora que no entretienen. Tanto barullo de personajes en cada viñeta, tanta muerte violenta, gente vomitando sangre…dejé de leerlo porque no es solo que no me entretuvieran, es que me pillaba unos estreses…

Lord_Azoth
Lord_Azoth
Lector
3 abril, 2013 10:28

Si, desde luego Ocioso, estyos comics de GL son hijos de su tiempo. Old school total, con sus tramas mas o menos sencillas y un tono un poco naif que se agradece. Es cierto que el oscurantismo y realismo sucio que se ha exendido por la mayoria de las colecciones de las 2 grandes es un poco saturante en ciertos momentos. Por poner un ejemplo, el Batman de Snyder en black Mirror y Court of Owls me ha gustado mucho, mas el segundo que el primero. Pero quizas abunda demasiado en lo morboso y retorcido. Que puede ser interesante y original en ciertos momentos, pero tanto y de seguido, cansa.

zape
Lector
3 abril, 2013 15:43

 El último disco de Cooper es sublime: http://vozdesuamo.wordpress.com/2012/10/02/tras-un-fundido-en-negro-de-mas-de-veinte-inviernos-cooper-mi-universo/

(y aprovecho para colocar la esbilla disquera)

Mr. X
Mr. X
Lector
3 abril, 2013 15:52

 Muy guays sus artículos de subcultura británica, sobre todo ahora que soy adicto a la grandísima serie Shameless (la buena, la original 😉

zape
Lector
3 abril, 2013 16:03

 Gracias, gracias. Esa no la he visto… (ni la usamericana tampoco).

jorgenexo
jorgenexo
3 abril, 2013 17:20

Vi Mi Universo en otro día en la Fnac, Zape, y no las tenía todas conmigo: esta misma tarde me lo agencio, tan ciega es mi confianza en tu criterio en estas lides (y mi devoción por Los Flechazos, claro). Intentaré hacerme también con Fonorama.

zape
Lector
3 abril, 2013 18:39

 Luego no me eches la culpa…