The Fix 2: Leyes, perretes y zoquetes, de Nick Spencer y Steve Lieber

Norma Editorial nos trae el segundo tomo de The Fix, de Nick Spencer y Steve Lieber. ¡Más humor, más fechorías y más Pretzels!

Por
0
699
 

Edición original: The Fix 5-8 USA
Edición nacional/ España: Norma Editorial
Guion: Nick Spencer
Dibujo: Steve Lieber
Color: Ryan Hill
Traducción: Diego García
Formato: Rústica, 104 páginas
Precio: 15,00€

 

Nick Spencer es el rey de las controversias. Desde que sacudiera el mundo entero con su etapa en Capitán América, este autor está en boca de todos; más aún ahora que es el encargado de la serie principal de Spiderman, una responsabilidad que siempre genera controversia. Pero Spencer no necesita estar al cargo de la serie más querida de Marvel para ser controvertido. Sus guiones siempre han optado por la incorrección política y el humor ácido, retratando temas de gravedad desde puntos de vista casi paródicos, consiguiendo que empaticemos con personajes cínicos y malintencionados con el objetivo principal de divertir a sus lectores; pero, quizá también, de que esos lectores se planteen, aunque sea por un segundo, si no son tan distintos en algunos aspectos de los canallescos personajes con los que se lo están pasando tan bien.

El autor, antes de dedicarse a la escritura de cómics, tuvo una curiosísima carrera en la que trabajó como político, dueño de un bar o hasta organizador de festivales de música, entre otras cosas. Y, posiblemente, la obra que mejor refleja todas estas experiencias vitales, que mejor representa su estilo tan descarado y crudo, con una carga política tan marcada y, a su vez, el regusto terrenal de quien conoce cómo funciona la sociedad desde abajo, sea The Fix.

El segundo tomo de The Fix, publicado nuevamente por Norma Editorial (y originalmente por Image Comics en el mercado norteamericano), retoma la acción justo donde la dejó el primero: con nuestros dos protagonistas hasta el cuello de problemas. Roy y Mac seguirán teniendo que afrontar las fatales consecuencias de su jugueteo con ciertas entidades criminales. Su situación, lejos de mejorar, los conducirá cada vez a terrenos más peligrosos… ¡Pero bueno, al menos tienen a Pretzels, el mejor perro policía y amigo del mundo entero!

Nick Spencer es un guionista que, por lo general, pobla sus cómics de numerosos y extensos diálogos, a veces incluso a costa de que el ritmo de lectura se densifique. Esto no ocurre en The Fix, donde la narración sigue basándose principalmente en diálogos, pero que en esta ocasión están escritos con el foco puesto en la espontaneidad y los golpes de humor. Al fin y al cabo, el espíritu de The Fix es el de la típica película de acción que busca la taquilla fácil. Cuenta una historia simple y de forma directa con la pretensión última de que su público se divierta lo máximo posible, solo que en este caso está ejecutada por un escritor de categoría.

Un escritor que nos ofrece un guion extremadamente fluido gracias a la agilidad de los diálogos y a un planteamiento de las páginas en el que cada viñeta conduce a la siguiente sin esfuerzo, consiguiéndose así un fantástico equilibrio entre la información escrita y la información gráfica que evita que la lectura se vuelva estática o pesada, y sin renunciar a una densidad narrativa moderada. En muy poco espacio y con pocas pinceladas, Spencer consigue caracterizar a un amplio reparto de personajes capaces de llamar la atención del lector que, con una personalidad bien definida y carismática, tendrán que afrontar los conflictos que se les presentan.

Aunque los personajes generen interés, ninguno es precisamente un santo. Los dos protagonistas son unos policías corruptos, unos granujas de cuidado cuya falta de moral solo se ve superada por la de sus antagonistas. No da la impresión de que estemos ante una historia en la que los personajes vayan a atravesar alguna clase de arco redentor ni a seguir los esquemas más clásicos. No da la impresión de que al principio piensen que para ser felices quieren conseguir ciertas cosas hasta que en el segundo acto fallen en conseguirlas y caigan en un hoyo, solo para resurgir con más intensidad que nunca en el tercer acto, tras descubrir que lo que verdaderamente deberían perseguir es algo muy distinto gracias a todo lo que han aprendido a lo largo de la trama. No. Para nada. La impresión que dan estos personajes, si acaso, es la de que son incorregibles, que están pasando por situaciones muy complicadas como consecuencia de sus malas acciones y simplemente intenta sobrevivir a ellas. Puede que cuando termine todo, si siguen en pie, hayan aprendido algo; pero seguramente guardará más relación con cómo han de mantener sus cuestionables hábitos para no sufrir tantas represalias por ellos en el futuro que con cambiar su forma de ser.

En cuanto al dibujo, el trabajo de Steve Lieber —acompañado de Ryan Hill al color— vuelve a ser fabuloso. Las expresiones faciales de los personajes son esenciales para entender los ácidos golpes de humor. La composición de las páginas está medida al milímetro, ofreciendo siempre viñetas finales que azotan al espectador con un golpe de humor o con un un pico de suspense. Lieber se compenetra a la perfección con Spencer. Cada uno confía plenamente en el trabajo del otro y eso se refleja en el método de trabajo, y es que en los guiones hay división de páginas, pero no de viñetas. De este modo, el dibujante dispone de total libertad a la hora de plantear las composiciones y, según comenta, cualquier sugerencia de cambio por su parte es siempre bienvenida. Para nuestra delicia, se nota a cada página que degustamos que estamos ante un tebeo que ha atravesado un proceso de fabricación orgánico, con dos autores que se lo han pasado muy bien realizándolo y han prestado atención hasta al más mínimo detalle.

Mención especial a la excelente traducción de Diego García, clave para disfrutar del ingenioso lenguaje del cómic. El registro con el que se reproduce el lenguaje está adaptado a la perfección, el humor mantiene su eficacia y las frases fluyen de forma espontánea y natural. El tono y la gracia del texto original se trasladan con sumo acierto a la versión en español en una obra en la que el trato del lenguaje cobra una importancia fundamental.

  Edición original: The Fix 5-8 USA Edición nacional/ España: Norma Editorial Guion: Nick Spencer Dibujo: Steve Lieber Color: Ryan Hill Traducción: Diego García Formato: Rústica, 104 páginas Precio: 15,00€   Nick Spencer es el rey de las controversias. Desde que sacudiera el mundo entero con su etapa en Capitán…
Guion - 8
Dibujo - 8.5
Interés - 7

7.8

Fiel

El segundo tomo de The Fix sube el nivel respecto al primero y nos ofrece un divertido festival de humor ácido sensacionalmente ilustrado, unos personajes con los que empatizamos por muy grises que sean y una trama impredecible que no deja de enredarse.

Vosotros puntuáis: 8.5 ( 2 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments