Superman: Leviathan Rising Special #1

Por
2
2503
 

Edición original: Superman: Leviathan Rising #1.
Guión: Brian Michael Bendis, Matt Fraction, Greg Rucka, Marc Andreyko.
Dibujo: Steve Lieber, Mike Perkins, Yanick Paquette.
Formato: 80 pags. Color.
Precio: 9,99$

 

En los últimos tiempos, Superman ha vivido una nueva edad de oro. En parte, esta nueva época de gloria se ha fundamentado en la labor de Brian Michael Bendis, guionista de Cleveland famoso por su manera particular de enfocar el diálogo y las relaciones intrafamiliares. En las últimas semanas saltó la noticia de que Matt Fraction se incorporaría al ecosistema de DC escribiendo nada menos que las nuevas aventuras de Jimmy Olsen. Quizá para paliar la espera hasta la llegada del (seguramente genial) primer número, Fraction (por cierto, buen amigo de Bendis) se sube al carro del guion de esta miniserie.

A pesar de las dudas que en un principio surgieron respecto a su nuevo trabajo, Bendis ha demostrado entender como nadie el universo el último kryptoniano; es decir, el universo de Clark Kent. La relación del periodista con su mujer y su hijo ha articulado toda la serie, mostrándonos a las claras que cualquier ser humano (por muy poderoso que sea, por mucho que sea Superman) es poco menos que una piltrafa sin el apoyo de sus seres queridos.

En Enero, Bendis comenzó a desarrollar su segundo arco argumental, centrado en la organización conocida como Leviatan. Grant Morrison presentó a este agencia de desestabilización social (eufemismo de terrorista) en la colección de Batman Inc. Como no podía ser de otra manera, el objetivo último de Leviatan era el control mundial y la destrucción de El Caballero Oscuro. En Grayson, Tom King narró las permutaciones que sufrió Leviatan al convertirse en Spyral. A partir de Action Comics #1006, Bendis narró como Leviatan, pasó a paso, fue destruyendo al resto de sus competidores en el campo del espionaje.

Con todo lo dicho, este especial tiene dos objetivos: avanzar en las tramas principales planteadas y presentar la futurible colección de Olsen escrita por Fraction y dibujada por Steve Lieber, así como también la colección de Lois Lane escrita por Greg Rucka y dibujada por Mike Perkins.

Grant Morrison presentó a Leviathan en sociedad.

La primera historia de este especial está escrita por Bendis y dibujada por Yanick Paquette. La proverbial capacidad narrativa de ambos está muy presente a lo largo de la trama, por mucho que apenas se presente y desarrolle el detonante y el conflicto del evento. Bendis continúa enfocando al personaje desde una perspectiva tremendamente clásica, y el fan de todo la vida de Superman no podrá evitar un escalofrío de placer en la espina dorsal al ver a ese Clark Kent atado a una silla y esclavizado por un chaleco de kryptonita. De repente, de un plumazo y sin previo aviso, volvemos a encontrarnos en la época de José Luis García López o en la de Richard Donner. Visto con cierta perspectiva, a Bendis, tan afín al espionaje, no le quedaba más remedio que utilizar una perspectiva clásica para que dos conceptos tan dispares como la conspiración y el héroe más poderoso que el sol casaran sin problemas. Si alguien, alguna vez, en alguna parte del mundo, llegará a preguntarse donde reside el verdadero talento de un escritor, sería de justicia ofrecer un ejemplo como este.

La comparación con José Luis García López no es casual. Yanick Paquette es heredero, quizá no directo, de su estilo naturalista, caracterizado por su absoluta (y solo aparentemente sencilla) manera de trazar la anatomía de los personajes. De todos modos, la narrativa de Paquette tiene muchos puntos en común con el diseño gráfico y con el trabajo de J.H.Williams III que con la narrativa tradicional del comic.

El Superman de Bendis y Paquette.

Justo a continuación, Greg Rucka (otro absoluto enamorado del genero negro) y Mike Perkins comienzan su andadura con Lois Lane. Desde luego, no puede decirse que hagan un mal trabajo, pero su obra queda un poco ensombrecida por la importancia de los hechos narrados en el capítulo dedicado a Superman y por la absoluta genialidad tramada a continuación por Fraction y Lieber. De todos modos, la caracterización de Lois Lane como una dura detective (al estilo de Jessica Jones) justifica de sobra la lectura de este episodio.

La presentación en sociedad del Jimmy Olsen de Fraction y Lieber no podía ser más impresionante. Fraction es uno de los mejores guionistas de la industria, por mucho que se le pueda achacar que su talento solo germina cuando tiene libertad creativa total. Por suerte, eso es lo que ocurre (o parece que puede ocurrir) en las nuevas aventuras de Olsen. Tras una noche de farra, Jimmy se despierta al lado de una mujer que, oh sorpresa, tiene un anillo de boda en el dedo. Después de que la mujer (que resulta ser una especie de viajera dimensional con pinta de dominatrix) se marche con su cartera, Jimmy se pelea con su gato y se ve obligado a utilizar su reloj de señales para avisar a Superman y poder salir de ciudad gorila.

Como vemos, el tono absurdo de Sex Criminals y Casanova está muy presente, así como también las tendencias subversivas y postmodernas de Fraction. ¿Por qué subversivas y por qué postmodernas? Es un detalle revelador que Jimmy se pase todo el número corriendo en pelotas por un motel barato, algo extraño teniendo la cuenta la tendencia de la (supuestamente) conservadora DC Comics. Pero no hay que olvidar que durante los 50s y los 60s, Olsen sufría semana sí y semana también asombrosas mutaciones en su identidad y su orientación sexual. Caminos por recorrer y que le sirvieron para explorar, entre otras cosas, el travestismo. Fraction, obviamente siendo gamberro como es, no podía hacer menos que recuperar esta tradición de fantasía.

Las nuevas aventuras de Jimmy Olsen prometen.

La cuarta historia se centra en Supergirl y en las reacciones y emociones que siente frente al inminente ascenso de Leviatan. Sin duda, es la historia que menos interés despierta en todo el número.

En la última parte del número todas las tramas presentadas a lo largo de las casi ochenta páginas de historia se unen para dar una conclusión efectiva al cautiverio de Superman (con una elipsis magistral). Se hace evidente entonces que este número es una excusa para presentar (o publicitar, si nos ponemos cínicos) las nuevas series del universo Superman. Eso no quita que la calidad alcanzada en el especial sea altísima.

No puede haber mejor manera de cerrar este artículo que traducir las palabras del creador de este niño bonito. Dice Bendis: “Para todos aquellos que echen de menos el Hawkeye de Matt Fraction, y deseen ver algo similar con Jimmy Olsen, solo tengo que decirles que…oh, joder, lo hicimos. Muchos de estos eventos son grandes y ruidosos ¿sabes? Este no. Este trata sobre las sombras.”

  Edición original: Superman: Leviathan Rising #1. Guión: Brian Michael Bendis, Matt Fraction, Greg Rucka, Marc Andreyko. Dibujo: Steve Lieber, Mike Perkins, Yanick Paquette. Formato: 80 pags. Color. Precio: 9,99$   En los últimos tiempos, Superman ha vivido una nueva edad de oro. En parte, esta nueva época de gloria…

Superman: Leviathan Rising Special #1

Guion - 9
Dibujo - 8
Interés - 9

8.7

Interesante.

Un especial necesario que pasará a la historia por el primer contacto de Matt Fraction con Jimmy Olsen.

Vosotros puntuáis: 7.98 ( 5 votos)

2
Déjanos un comentario

Please Login to comment
2 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
YasirelJordi Molinari Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Jordi Molinari
Autor

Si no hubiese coincido con Doomsday Clock #10, sin duda sería el cómic de la semana.

La verdad es que me han vendido muy bien no sólo el Event Leviathan, también las mini-series de Lois Lane y Jimmy Olsen 🙂

Yasirel
Lector
Yasirel

Coincido. El número es muy interesante y me alegra ver cómo personajes como Lois Lane y Jimmy Olsen va a volver a coger gran protagonismo estas próximas semanas y meses. Es una buena previa de Event Leviathan, pero también del futuro de las series de Action Comic, Lois Lane, Superman Pal Jimmy Olsen y Supergirl. ¡Esencial!