Supergirl #01 (Renacimiento)

Supergirl regresa con nueva serie y lo hace de la mano de Steve Orlando. ¿Que implica llegar a la Tierra siendo ya una adolescente? Una pregunta que intentara responderse en esta serie.

Por
0
1909
 

Edición original:Supergirl: Rebirth núm. 1 USA (one-shot), Supergirl núms. 1-6 USA.
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guión: Steve Orlando.
Dibujo: Brian Ching, Emanuela Lupacchino.
Entintado: Brian Ching.
Color: Mike Atiyeh.
Formato:Rústica, 168 págs. A color.
Precio: 15,95 euros.

 


¡Supergirl!

Su silueta cruza el cielo de National City como un borrón azul y rojo y la esperanza se dibuja en el rostro de sus habitantes. Solo es un instante, pero es suficiente para sentir que ahí arriba, entre las nubes, está ella protegiéndonos.

Podríamos sentirnos de esta forma al ver cómo llega a España el primer número de la serie de Supergirl de la iniciativa Renacimiento. A fin de cuentas, su etapa en los Nuevos 52 fue algo errática, por decirlo de alguna forma, con una Kara muy alejada de la que muchos aficionados tenemos en mente. Con Renacimiento llega el momento de retomar la senda de tan importante personaje y devolverlo a sitio que le corresponde por derecho propio.

Supergirl fue presentada en el Action Comics #252 (1959), por Otto Binder y Al Plastino, que buscaban diversificar el éxito del hombre de acero. La fórmula no era nueva, con Batgirl, como ejemplo de ello, con la salvedad de que se dotó al personaje de parentesco familiar del que derivaba. Estos personajes, nacidos a la sombra del personaje principal, generalmente masculino, van ganando adeptos con el paso del tiempo y evolucionan paulatinamente en dirección opuesta a la de su homónimo masculino. En el caso de Supergirl, Steve Orlando, es el encargado de dar una nueva dirección a Kara y dotarla de verdadera independencia para los aficionados del personaje.

Orlando juega unas cartas muy interesantes con Supergirl. Lo primero que hace es reflexionar sobre su evolución social y cultural. Ella no llegó a la Tierra siendo un bebé, sino ya de adolescente, por lo que el choque cultural es, indudablemente, enorme. De esta forma tenemos ya una base sobre la que poder ir trabajando al personaje e ir diferenciándolo de Superman. Puede que Kara sea una adolescente, pero su forma de ver nuestra sociedad y de relacionarse es totalmente diferente a la de su primo. Esto genera tensiones y una profunda desafección en Kara, que la somete a una profunda lucha interna por quién es, su origen y donde ha de vivir.
Todo un acierto.

Pero Orlando no se queda aquí y acerca el cómic a la serie televisiva de Supergirl. No se mimetiza, no se absorbe por completo, solo se añaden pinceladas que permiten ver ciertas similitudes entre la serie de TV y la de papel, pero suficientes para satisfacer a los seguidores de la pequeña pantalla, sin condicionar el devenir de la serie regular.

Con estos dos conceptos la serie arranca llevando de lleno a Kara a enfrentarse con su pasado kriptoniano, su propia herencia, que pondrá a prueba no solo sus creencias, sino también a la mujer en la que quiere convertirse, mientras se elabora una trama que va a traer de vuelta a un importante villano de Superman al que veremos más pronto que tarde por estas páginas.

Orlando trabaja para dotar a Kara de independencia asignándole una serie de conceptos que la alejan de lo que podemos leer en Superman. Kara tiene unos padres adoptivos, su vida gira alrededor de su trabajo como becaria, su colaboración forzosa con la DEO, sus clases… entornos diferentes que permiten explorar nuevos caminos con la protagonista.

Su primera aventura se centra es explorar precisamente eso, su ser kriptoniano, ya que Kara recuerda Kripton, recuerda su vida antes de la Tierra y añora esa vida. Ese conflicto interno añade dramatismo interno y profundidad al personaje que no acaba de aceptarse a si misma y mucho menos al planeta en el que se ha visto obligada a vivir. Una idea que resulta curiosa ya que el sentimiento de pérdida es mayor que el de estar viva… y eso es algo que se explora con elegancia gracias al trabajo de Orlando.

Aún con estos fuertes puntales, Orlando no acaba de concretar del todo estos conceptos y se deja llevar en exceso por la acción, esperemos que le dedique más espacio a desarrollarlos en sucesivos números. Dejar pasar tan interesante base sería algo imperdonable.

Acompañando a Orlando tenemos a Brian Ching, un artista de trazo desgarbado y anguloso, que cuesta que guste, con tendencia a la desproporción anatómica a medio camino entre la caricatura y la animación. Su estilo resulta chocante a primera vista y puede llegar a desagradar, más cuando su trazo parece más un boceto que un dibujo terminado. Ching se muestra muy eficaz en algunos momentos, pero en otros su histrionismo facial y corporal llegan a sacar al lector por completo de la historia. Una irregularidad que para nada se merece el guion de Orlando, cuyo otro pecado es que alarga demasiado una trama que podría haberse resuelto con un número menos.

Una lástima que no haya un tándem bien sincronizado que permita que los conceptos de Orlando se plasmen de forma más eficaz a nivel visual. Pero se puede perdonar por lo argumentado en relación a como se nos presenta a Kara, tanto en su faceta heroica, como en su faceta civil. Supergirl, es una serie para los que buscan algo similar a Superman pero diametralmente opuesto, con personalidad propia, con problemas diferentes que permitan identificarse mejor al lector al que va dirigido esta colección. Su tono es intenso y serio en todo momento, buscando la complicidad del personaje con el lector como se siente, de forma real, al ser una forastera en tierra extraña. Algo que no le es ajeno a cualquier adolescente actual.

Una serie fresca, con ganas de contarnos nuevas aventuras de un personaje que necesitaba tener un nuevo enfoque, más liviano, sin que por ello se tenga que parodiar al personaje, donde explorar el choque generacional, los sentimientos paterno-filiales y el proceso interno de aceptación del yo como proceso natural de maduración. Orlando logra dar forma a este poderoso cóctel y además lo hace de tal forma que lo hace accesible para cualquier lector, sea cual sea su rodaje. Solo le queda concretar más y estaremos ante una importante obra del cómic de superhéroes.

  Edición original:Supergirl: Rebirth núm. 1 USA (one-shot), Supergirl núms. 1-6 USA. Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guión: Steve Orlando. Dibujo: Brian Ching, Emanuela Lupacchino. Entintado: Brian Ching. Color: Mike Atiyeh. Formato:Rústica, 168 págs. A color. Precio: 15,95 euros.   ¡Supergirl! Su silueta cruza el cielo de National City como…
Guion - 7
Dibujo - 6
Interés - 8

7

Interesante.

Orlando nos tarea una propuesta novedosa, dejando atrás a la rabiosa Supergirl de los Nuevos 52. Un enfoque interesante que llamara la atención de los aficionados al personaje.

Vosotros puntuáis: 7 ( 10 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments