Spiderman 60 Aniversario

Estamos de cumpleaños y Panini Cómics nos invita de lleno a una celebración repleta de nostalgia. Diez tomos, diez etapas, diez muestras de la grandeza de nuestro querido y amistoso vecino Spiderman.

Estamos de cumpleaños, hace seis décadas un chaval se vistió de araña y con unos lanzarredes la mar de chulos cambió la historia de nuestras vidas y desde luego del noveno arte. Con sesenta años a las espaldas podemos hablar de muchas historias que han llegado a nuestros corazones y probablemente nunca lleguemos a un consenso de aquellas 10 definitivas. Pero lo cierto es que hay que señalar items en periodos que puedan ser significativos y definitorios. Es difícil acertar y desde luego imposible contentar a todos.

Con esta idea Panini Cómics ha lanzado 10 entregas en formato cartoné a un precio muy económico recogiendo diversas etapas o sagas que podríamos considerar emblemáticas. Tenemos por seguro que no va a ser a gusto de todo el mundo. Faltan desde luego muchas otros arcos argumentales o incluso números sueltos que por otro lado podemos encontrar en el fantástico volumen de Yo soy Spiderman.

La intención es clara, celebrar este cumpleaños acercando el personaje a los que por primera vez quieren tener un contacto con el arácnido. Desde esta cata luego cada uno podrá ampliar o no su colección. Muchos de lo que somos lectores viejunos ya hemos leído todo esto que se publica, pero no es menos cierto que igual nos apetece tener un solo volumen a mano, o mejor todavía, regalar una de las entregas a alguien cercano a modo de muestra de uno de los mejores superhéroes de la historia.

Desde Zona Negativa la redacción de Marvel apuesta por estos volúmenes y cada uno de los colaboradores va a dar su impresión sobre uno de ellos. Alguna opinión no será del gusto del fandom pero como todos sabemos «para gustos los colores».

En general se trata de una buena idea y ojalá sirva para que nuevos lectores se acerquen a Spiderman y vean lo que los fans ya avezados sabemos: Spiderman es el mejor superhéroe con diferencia.

Spiderman 60 Aniversario 1. Spiderman nunca más, de John Romita Sr, Stan Lee. Panini Cómics (Marvel Comics). Contiene Amazing Spider-Man 50-56 USA; Tomo tapa dura. 160 páginas. 9,95€.

El primer volumen de esta ¿colección? ¿línea? tenía que ser también, si seguimos el criterio cronológico un clásico con mayúsculas. Y lo es, sin duda. Spiderman: Nunca más es una historia vibrante y muy humana en la que Peter Parker se plantea abandonar su carrera superheroica y cuestionándose el sentido de todo lo que le ha acontecido en la vida desde la picadura de la araña radioactiva.

Argumento hoy en día leído mil veces pero pocas con esta pericia y buen hacer, sorprende la frescura de los diálogos de Stan Lee, el magnífico ritmo que impregna el relato y la paulatina madurez en esto de dibujar señores en mallas de John Romita Sr. La leyenda de Spiderman se creó a partir de cómics como estos, en los que se nos presenta como un joven con el que es casi imposible no empatizar, agotado de luchar por una ciudad que por momentos parece detestarle y con el que compartimos el peso de la responsabilidad.

La saga original (#50-52) incluye además la primera aparición de un villano histórico como es Kingpin, con una caracterización tanto psicológica como física difícil de olvidar y, al mismo tiempo, destilando un carisma innegable.

El tomo incluye otro arco (#53-56) en el que el villano es el Doctor Octopus y que también es una delicia de lectura. Tenemos las interacciones entre May y Otto, el encanto de Gwen, el contraste entre el Capitán Stacy y J. Jonah Jameson, el escalofrío cuando aparece el doctor Miles Warren… En definitiva, un clásico con mayúsculas

Spiderman 60 Aniversario 2. La muerte de Gwen Stacy, de Gerry Conway, Stan Lee, Gil Kane. Panini Cómics (Marvel Comics). Contiene Amazing Spider-Man 96-98 y 121-123 USA; Tomo tapa dura. 136 páginas. 9,95€

Esta etapa, en especial, fue una de las más duras para los fans del arácnido. Tanto para los que los leímos de jóvenes por ediciones más baratas que sacaron al mercado en B/N u otras, como seguramente para los que estáis redescubriendo el trágico pasado de Peter Parker a través de nuevas ediciones — Marvel Gold. El Asombroso Spiderman 6: ¡La muerte de Gwen Stacy! — o la colección 60 aniversario que cuenta muchas de sus historias — pasadas, actuales y de otro universo —.

En esta ocasión, Panini Cómics nos ofrece un gran tomo especial en tapa dura que conecta los tres números de La Muerte de Gwen Stacy con tres números previos considerados La trilogía de las drogas escrita por Stan Lee. ¿Por qué incluirlos? Primero, la trilogía de las drogas fue un gran ataque a la censura de la época y un ataque social al momento por las drogas que se consumían y que aquí se veía reflejado en uno de los personajes más cercanos a Peter Parker y cómo éste sufría por esa persona junto con sus amigos. Sin embargo, el Duende Verde regresó y era un problema detrás de otro que Spiderman no era capaz de resolver.

Gracias a la ayuda del personaje de Robbie, se consigue realizar conciencia social al hacer que el Daily Bugle publique un artículo como que las drogas no solo afectaban a minorías o gente de diferente etnia sino también a personas blancas y ricas. Por desgracia, un paso adelante en la vida de Peter seguía siendo un paso atrás en la de Spiderman, pero consiguió un remedio para que el Duende dejara de molestar. Y lo más emocionante, Gwen regresó.

Todo esto, aunque no lo parezca, conduciría a La Muerte de Gwen Stacy, escrita por Gerry Conway, ya que Norman volvería a la locura y creería que la culpa de todo el mal de su hijo es Peter Parker. De ahí tendríamos todo un arco de venganza y la pérdida de la inocencia que hasta ahora ha tenido el personaje, pues aún en la muerte de su tío Ben, que pasó a ser el héroe trágico y fantástico, no perdió la inocencia y de ver la gran crueldad del mundo ante sus ojos y lo que podría hacer con sus poderes si se descontrolaba por la ira. Como solía decir Nietzsche: Quién con monstruos lucha, cuide de no convertirse en uno. Y aquí es una completa verdad, y los lectores/as pueden ver la cara más cruel de Spiderman en sus años más jóvenes de la Universidad. Por suerte, las grandes enseñanzas de su tío Ben, su gran moral y otros factores enseñan que siempre hay dos caminos a elegir. El de convertirse en un monstruo o el de parar.

Al final, tenemos una clase de epílogo en el último número para tratar el funeral de Gwen Stacy y lo cruel que puede ser Jameson al pensar que Spiderman siempre es el culpable de todas las muertes y que es capaz de todo para hacer que pague lo que no ha hecho. Así, tenemos un gran número cameo que ayuda a que Peter se reconcilie consigo mismo mientras interactúa con un personaje invitado por culpa de Jameson.

En cuanto a los dibujantes, cabe destacar la gran calidad del dibujo de Gil Kane y John Romita Sr. ya que ambos consiguen trazar un dibujo lleno de personalidad que logra llamar la atención incluso en nuestros días por cómo consiguen captar nuestra atención por esos diseños tan bien trabajados y esas emociones tan humanas y naturales que nos llegan al corazón en más de un momento, habiendo incluso viñetas totalmente rompedoras. Por otro lado, las páginas y viñetas de acción hay que entenderlas en el contexto de la época, pero no tienen nada que envidiar a algunos cómics en ciertas partes por su tratamiento y dinamismo. Además, el color de Dave Hunt hace que todo luzca vibrante en momentos necesarios o incluso oscuro en aquellos de máximo horror. Sobre los cartuchos, debemos resaltar que debemos entender la época en la que se escribían estos cómics, pues se usaban mayoritariamente para narrar o introducir pensamientos, cosas que pasaban o iban a pasar.

Finalmente, que no os quepa duda que este tomo llamado La Muerte de Gwen Stacy es uno de los mejores para celebrar el 60 aniversario de Spiderman y, además a un precio muy accesible para todos los lectores/as. Si puedes, hazte con él, ya sea para rememorar este momento o para conocer lo que pasó si no lo has leído todavía.

Spiderman 60 Aniversario 3. La saga del Comepecados, de Sal Buscema, Peter David, Rich Buckler. Panini Cómics (Marvel Comics). Contiene The Spectacular Spider-Man 107-110 y 134-136 USA; Tomo tapa dura. 176 páginas. 9,95€

En primer lugar, que nadie se ponga nervioso. Si este tomo se llama La saga del Comepecados y no “La muerte de Jean DeWolff” es porque Panini, en una decisión a mi juicio acertada, incluye en este volumen tanto la saga original del Comepecados como su secuela publicada dos años después. Tanto el original como la secuela están guionizadas por Peter David, en aquel 1985 casi un recién llegado a Marvel y que buscaba la manera de afianzarse como escritor en la Casa de las Ideas

La historia original se abre con el brutal asesinato de la capitana de policía y aliada de Spiderman, Jean DeWolff. A partir de ahí, y como si de una serie policiaca se tratase, el guionista juega con sospechosos, pistas, testigos y con el siempre presente peligro de que el asesino ataque de nuevo. Aunque David es conocido por el sentido del humor que impregna la mayoría de sus obras, no es menos cierto que su capacidad de realizar historias de alto contenido dramático quedaría demostrada de sobra en ejemplos como La Muerte de Jean DeWolff. Hablamos de una de las historias más “oscuras” de la historia de Spiderman, en la que el villano no es un ser superpoderoso sino un psicópata con una escopeta y que demuestra que la tensión narrativa descansa más en la sensación de amenaza que desprende el antagonista más que en su nivel de poder. El dibujante Rich Buckler hace un trabajo muy profesional en el que destacan unas excelentes (y en ocasiones brutales) splash-pages.

Si bien menos impactante que su antecesora, la secuela ahonda en la psicología de los personajes, especialmente del Comepecados, usando a Electro más como excusa argumental puesto que el peso de la historia lo tenemos en esa reflexión sobre la culpa y el sentido de la justicia que sostiene el relato. El dibujo de Sal Buscema provee de un toque deliciosamente clásico/retro a un arco de final amargo que completa un tomo notable para una historia que no debió continuarse (sí, Spencer, te miro a ti).

Spiderman 60 Aniversario 4. La última cacería de Kraven, de J.M. DeMatteis, Mike Zeck. Panini Cómics (Marvel Comics). Contiene Web of Spider-Man 31 y 32, The Amazing Spider-Man 293 y 294 y Peter Parker, The Spectacular Spider-Man 131 y 132 USA; Tomo tapa dura. 152 páginas. 9,95€

¿Hay personajes irrecuperables? La última cacería de Kraven es un ejemplo de lo que se puede hacer con un personaje al que todo el mundo daba por perdido, cuando Sergei Kravinoff era poco más que un chiste. Tantas veces vencido, tantas veces sobrepasado por el trepamuros, el que antaño fuera uno de los adversarios principales de la extensa galería de villanos del lanzarredes, era poco más que un chiste con un atuendo ridículo. Poco se podía pensar que, con estos pobres mimbres, Jean Marc DeMatteis y Mike Zeck firmaron una historia terrorífica, de ésas que bien podrían haber servido para cerrar con broche dorado la trayectoria de un héroe como Spider-Man.

Hay que advertir que la aventura no estaba pensada específicamente para Spider-Man. Si hay que hacer caso a las crónicas, DeMatteis la había planteado también para Batman, pero, finalmente, acabó llevándosela a la franquicia arácnida y ocupando durante unos meses todas las cabeceras protagonizadas por el alter ego de Peter Parker. El resto, como suele decirse, es historia, historia artrópoda.

DeMatteis comienza por levantar al villano, situándole en una posición para que la parroquia lectora pueda verle desde otro punto de vista. Sergei Kravinoff es viejo, muy viejo, mucho más de lo que se podría intuir. Pertenece a un mundo que lleva largo tiempo muerto y está cansado, pero no quiere irse sin un último acto. A partir de ahí, decidirá dar a su mayor enemigo un último encuentro que le permita una despedida digna y honorable.

El resultado es una aventura donde el colorismo y el desenfado habituales (casi siempre) del personaje dejan paso a un terror opresivo en el que Spider-Man sufrirá un trauma que tendrá que superar y que, en otras circunstancias, hubiera justificado el hecho de colgar el traje y tener una vida normal junto a Mary Jane.

La historia fue polémica en su momento, al introducir un tema que, hoy en día, sigue siendo tabú para una parte de la sociedad. Los autores volvieron para una secuela en la que la aterradora conclusión era sustituida por un epílogo más esperanzador. También volvería Kraven el Cazador, en una aventura que, sin estar mal, tiene el problema habitual inherente a los regresos de personajes que se fueron en un gran final: dejar éste sin efecto y despojarlo de su carga dramática. Ello no obsta para que podamos seguir disfrutando de este clásico que está en esta lista por méritos propios.

Spiderman 60 Aniversario 5. El nacimiento de Veneno, de Todd McFarlane, David Michelinie. Panini Cómics (Marvel Comics). Contiene The Amazing Spider-Man 300 y 315-317 USA; Tomo tapa dura. 128 páginas. 9,95€

Mas que por su calidad, en lo que palidece con varios de los otros tomos de esta iniciativa de Panini, El Nacimiento de Veneno se hace un hueco en este 60 aniversario de Spiderman sin duda por su importancia histórica. Veneno es, guste o no, un personaje de gran notoriedad hasta el punto de ser capaz de sostener un par de films de Hollywood sin la necesidad de acompañarse del propio Spiderman.

En este volumen se incluye, en primer lugar, el clásico El Asombroso Spiderman #300, un número redondo simbólicamente en el que el guionista David Michelinie presentaba a un villano llamado a ser la nueva archinémesis del lanzarredes toda vez que el Duende había perdido su aura al ser asesinado y sustituido, y el Doctor Octopus se encontraba en uno de los puntos más bajos de su vida editorial. Introducido en la terrorífica última página del Asombroso #299, Veneno es Eddie Brock, un exfotógrafo que echa la culpas a Spiderman de su fracaso profesional y que termina unido al simbionte alienígena que portara Peter tras las Secret Wars.

Michelinie hace un trabajo notable desarrollando a un personaje de moral definida pero muy retorcida, con un código del honor ambivalente y que supone una amenaza tanto física como psicológica para el héroe. Veneno conoce la identidad secreta de Spiderman y puede reproducir sus poderes además de añadir otros de la cosecha del simbionte como el camuflaje. El nivel de tensión que el lector siente en momentos como la visita de Brock a casa de tía May es difícil de describir.

Además de Veneno, la otra estrella del tomo es el dibujante Todd McFarlane. McFarlane, que se estrenó como dibujante de la serie en el #298 comienza a entintarse a sí mismo en el #300, definiendo un estilo deudor de Steve Ditko, de gran espectacularidad pero con ciertos problemas a la hora de construir una narrativa fluida con sus imágenes. El dibujante, además, exagera los atributos físicos de los personajes (Brock, Mary Jane) rozando lo cartoon.

Se incluye además el segundo enfrentamiento entre Spiderman y Veneno (#315-317), un tira y afloja que continuaría durante un lustro, hasta el Asombroso #375 en el que el villano pasaría, debido a su popularidad, a ser un antihéroe y a ver publicadas una cantidad demencial de miniseries con su nombre en el título.

Spiderman 60 Aniversario 6. Revelaciones, de John Romita Jr., Joe Michael Straczynski. Panini Cómics (Marvel Comics). Contiene The Amazing Spider-Man vol. 2, 36-39 USA; Tomo tapa dura. 112 páginas. 9,95€

La llegada de J.M.Straczynski fue toda una revolución para Spiderman. Cierto es que por entonces teníamos a un inspirado Paul Jenkins en Peter Parker Spider-Man, pero no menos cierto es que sus historias eran ‘excesivamente’ mundanas, alejadas de la grandeza, algo que teóricamente se reservaba para la serie madre, Amazing Spider-Man.

El primer arco argumental de JMS al frente de Amazing Spider-Man cogió a los lectores con la guardia baja. No estábamos preparados para que sacudiera los cimientos del personaje bandera de Marvel Comics, ni que nos hiciese cuestionarnos si acaso no habíamos sabido ver el puzzle completo hasta su llegada. Erróneamente podríamos pensar que estas revelaciones sobre el vínculo con su tótem arácnido marcarían la etapa, que la batalla con Morlun sería recordada como en su día lo hizo Juggernaut, y sí a todo, pero si algo condicionó para bien sus historias hasta su última página al frente de la colección fue el hecho de que Tia May descubriese que su dulce, débil y rarito sobrino realmente era el asombroso Spiderman, una situación que se daría en las últimas páginas de dicho primer arco.

Y entonces el mundo se paró y cambió para siempre y es ahí donde arranca de forma muy acertada el contenido de este sexto volumen del 60 aniversario del personaje. Primero con el suceso que condiciona el mundo entero, los atentados del 11S que vieron su reflejo en las páginas de esta colección en un emotivo capítulo que ponía en relevancia el papel de los auténticos héroes. El mundo se había parado, y por más importante que fuese el descubrimiento de Tia May, Marvel Comics nos enseñó que ese paro también había afectado a la vida de los héroes del universo Marvel.

En el siguiente capítulo se coció a fuego lento como iba a encarar este descubrimiento la Tia May para ya en la tercera entrega de este volumen y con el significativo título de “La conversación” decidió armarse de valor y decirle a su querido sobrino que había descubierto que todo este tiempo le había engañado. Lo que vino a continuación fue un episodio perfectamente hilvanado y tan natural en su ejecución que nos lo creímos todos los lectores porque a fin de cuentas, el día que May lo descubríera teníamos todos en la cabeza que la charla iría por estos derroteros.

Decía que Morlun, todo el tema totémico era importante, y sí, lo fue. Pero en comparación mucho menos que esta conversación entorno a la que giró todo lo que vino a continuación hasta que de forma absurda deshicieron mefistazo mediante el descubrimiento.

Tuvimos la suerte de que buena parte de esta etapa la dibujase John Romita Jr. quien hace un trabajo espectacular y brilló no solo en las escenas de acción o en representación de lo acontecido el 11S sino también en estos episodios más cotidianos.

Spiderman 60 Aniversario 7. Curva de aprendizaje, de Brian Michael Bendis, Mark Bagley. Panini Cómics (Marvel Comics). Contiene Ultimate Spider-Man 8-13 USA; Tomo tapa dura. 152 páginas. 9,95€

A lo largo de sus seis décadas de vida, Spiderman ha vivido muchos momentos que se han quedado congelados en nuestra retina, aventuras inmortales e inmemoriales sin las cuales no entenderíamos ni su historia ni la del mundo del cómic superheróico en general. Sin embargo, si avanzamos hasta el comienzo del Siglo XXI, o al casi comienzo del mismo, hasta ese año 2000 en el que parecía que los ordenadores se iban a revelar contra los humanos y que el mundo se iba a ir al carajo, si hubo una obra que revolucionó la forma de entender al Hombre Araña, ésta fue sin duda, Ultimate Spiderman, de Brian Michael Bendis y Mark Bagley.

En dicha obra, se revisionaba el mito de Peter Parker desde su inicio, pero para un público adolescente de la época, de forma que éste sintiera lo que en su día sintieron los jóvenes de la década de los sesenta que conocieron a Spiderman por vez primera. La forma en la que hablaban los personajes, como se relacionaba Peter con sus tíos, con otros jóvenes de su edad, todo era muy fresco y actual, y consiguió que muchos jóvenes de entonces (entre ellos el redactor que esto escribe) se metieran de lleno en el mundo del cómic superheróico por vez primera.

Para este coleccionable tan especial, que repasa las seis décadas de vida del trepamuros a través de algunas de sus mejores obras, se elige Curva de Aprendizaje, arco argumental que incluye los números 8 a 13 de Ultimate Spiderman, y en el que el Peter Parker de este universo tan particular, se enfrenta por primera vez a Kingpin.

¿Por qué elegir esta aventura, y no la contenida en los siete números anteriores, en la que Peter es mordido por la araña radioactiva, descubre sus poderes y se enfrenta por vez primera a Norman Osborn? Porque esa aventura inicial, aunque fantástica, no deja de ser una revisión pura y dura del origen del personaje, y no aporta nada a este coleccionable que no sepamos ya. El origen de Spiderman ha sido reeditado en múltiples formatos, tanto el canónico, como el de su versión Ultimate, y este coleccionable onomástico merece otras obras que se salgan un poco de dicho convencionalismo.

Por otro lado, es en este arco argumental en el que, pasado ya el momento del descubrimiento, de adoptar un traje, construir unos lanzarredes y perder al Tío Ben, en el que Spiderman se enfrenta cara a cara con un poder fáctico establecido (el de Wilson Fisk) que no responde ante Ley alguna y frente al que ni los jueces, ni los fiscales, ni la prensa se atreven a actuar. Solo un joven de quince años con superpoderes, y tan idealista como sólo puede serlo un adolescente, se atreve a cambiar las tornas y a lanzarse de bruces contra el que considera el siguiente gran villano a enfrentar.

Por supuesto, en su misión se encontrará con no pocas dificultades, nacidas casi todas ellas de realizar su ataque sin plan previo y sin meditación alguna, como solo podría ocurrirle a alguien tan joven e inexperto que apenas ha aprendido a dominar sus nuevas habilidades.

Es precisamente este tono de prueba y error que impregna toda la obra, el que la hace accesible a los adolescentes que por entonces resultaban su público objetivo, y a cualquier lector que quisiera o quiera actualmente conocer a Spiderman sin tener que arrastrar muchas obras pasadas que quizás se le hagan más cuesta arriba a la hora de hincarles el diente.

Un entrenamiento superheroico, una auténtica prueba de campo, que hace a esta obra un imprescindible para los fans arácnidos.

Spiderman 60 Aniversario 8. El regreso del Duende Verde, de Humberto Ramos, Paul Jenkins. Panini Cómics (Marvel Comics). Contiene Peter Parker: Spider-Man vol. 2, 33-47 USA; Tomo tapa dura. 112 páginas. 9,95€

Nos ha sorprendido mucho esta elección. No debemos desmerecer la etapa de Paul Jenkins, pero debemos decir que es un poco “de nicho”. Como exponente de la primera década del segundo milenio hay etapas más significativas, pero no vamos a entrar en ese debate. Desde luego la aportación del guionista británico no fue mala, ni de lejos, y nos dejó momentos interesantes como este regreso de El Duende Verde.

Norman Osborn había resucitado al final de la saga del Clon. Tras dimes y diretes en los que el bueno de Peter tuvo que abandonar el traje de Spidey, de nuevo estaba de regreso en la ciudad de Nueva York.

Lógicamente el objetivo era Peter Parker, y cómo no, había que romper y atormentar a nuestro héroe. Spiderman y su archi némesis se involucran en algunos encuentros antes de tener una batalla culminantemente emocional que obliga a ambos a confrontar el pasado. Se trató de una resolución ciertamente chocante y que nos dejó un poco fuera de juego, aunque cierto sentido tuvo, ya que como sabemos (y no destripo nada) Norman siempre había menospreciado a Harry y ensalzado a Peter.

Humberto Ramos dibujó a los personajes de una menara que, si ya de por sí no es gusto de gran parte del fandom, aquí en una fase intermedia en su evolución, va a ocasionar muchos disgustos para sus detractores. Increíbles rasgos geométricos, posturas que afean a los personajes, y expresiones que, aunque no eran difíciles de captar se sentían muy forzadas.

En cuanto a la historia, nos encontramos en esa época en la que Marvel Comics no tuvo miedo de contar historias inteligentes y de fuerte contenido emocional. No apelaron al mínimo común denominador, y en estos números veremos un acercamiento a la oscuridad que llevamos dentro.

No desaconsejamos la lectura de una parte de la historia del Trepamuros, pero nos gusta advertir en muchos casos el modo y manera de afrontar una lectura que desde luego no es como si nos ponemos a leer el origen de Veneno. Son dos formas muy distintas de afrontar un cómic. Para los que veníamos de una época en la que la calidad en lo que a argumento se refiere era una quimera, Paul Jenkins consiguió aportar un poquito de sustancia a lo que venía a ser un caldo soso y a veces agrio.

Spiderman 60 Aniversario 9. Spidermen, de Brian Michael Bendis, Sara Pichelli. Panini Cómics (Marvel Comics). Contiene Spider-Men 1-5 USA; Tomo tapa dura. 128 páginas. 9,95€

Hay historias que se vuelven míticas un poco fruto de la casualidad. Cuando el universo Ultimate dio comienzo, no se distanciaba en demasía del universo tradicional. Las historias eran actualizaciones modernas de lo que ya eran clásicos en la Tierra 616. Por el camino se podían encontrar interesantes giros de guion (miremos a la relación entre DeWolff y Spiderman), pero no se empezó a marcar una gran distancia hasta después de Ultimatum. Fue durante ese evento que Brian Michael Bendis jugó con la posibilidad de matar al hombre araña definitivo… Idea que ejecutó unos años después y que dio paso a la creación de Miles Morales hace ya más de una década.

Con tanto cambio, la idea de cruzar ambos universos se volvió mucho más atractiva. Algo que se dijo que solo se haría cuando en la Casa de las Ideas se les agotaran las Ideas se puso en marcha con Spidermen, una miniserie de cinco números a cargo de los creadores de Miles Morales: Brian Michael Bendis y Sara Pichelli. La elección del equipo creativo encuadró la naturaleza del cruce como, ante todo, un arco más en la evolución de Miles. Peter cruza a su mundo, descubre las diferencias y da su bendición a Miles como nuevo Spiderman. Por el camino se resuelven cabos sueltos de la línea Ultimate, como el referido a Misterio, y se trazan las líneas maestras de historias a futuro.

No hablamos solo de la base para Spidermen II muchos años después (deudora del gran cliffhanger de esta historia), sino también de Secret Wars o Universo Spiderman, que beben sin miramientos de la fuente de Spidermen, ya sea por el cruce de Tierras o por la ampliación de spiderpersonas a lo largo y ancho del multiverso hasta convertirse en una tradición moderna de las historias del trepamuros. Y es que, como decíamos al inicio, Spidermen se volvió mítica un poco fruto de la casualidad. Pero eso no le quita ni de lejos su posición como una de las historias más importantes de los sesenta años de existencia de Peter Parker, el asombroso Spiderman.

Spiderman 60 Aniversario 10. Universo Spiderman, de Giuseppe Camuncoli, Dan Slott, Olivier Coipel. Panini Cómics (Marvel Comics). Contiene Amazing Spider-Man vol. 3, 9-15 USA; Tomo tapa dura. 176 páginas. 9,95€

Dan Slott por mucho que pese a parte del fandom se ha ganado el puesto de ser uno de los referentes del arácnido en lo que a historia y relevancia se refiere. Su larga etapa dio para mucho, y lógicamente en tamaña cantidad de grapas hay cosas buenas, malas y muy buenas. Una de ellas fue Universo Spiderman.

La verdad es que la idea estaba ahí, pero nadie había dado con la puerta para abrir esta magnífica aventura de universos alternativos. No era la primera vez que, en las diversas páginas de las colecciones arácnidas y de otras colecciones habían aparecido versiones de Spiderman en otras dimensiones: Miles Morales, Spider-Ham, Spiderman 1602, Spiderman Noir, Spiderman 2099, Spidergirl…etc.

El bueno de Dan tenía además la opción de hacer uso de un villano estupendo creado por Joseph Michael Straczynski, me refiero a Morlun. Este ser, de apariencia victoriana y una mala leche de mil demonios devoraba a los portadores de la esencia de los tótems arácnidos de aquellas dimensiones donde existían. Nos presentaron a su terrible familia y se lio la de dios es cristo. Una saga que nos llevaría a entender la importancia de Spiderman en el multiverso y vivir la saga como una compleja red (literalmente) que unía todas las realidades y que se ponía en peligro por culpa de esta hambrienta familia.

Gracias a Universo Spiderman pudimos conocer a muchas versiones arácnidas que se han quedado y entre ellas nuestra querida Spider-Gwen. Tal es la importancia de su aparición en un especial independiente que se cotiza esa entrega a precio oro en su versión original USA; cosas de la especulación.

Universo Spiderman ha dado para mucho y ahora sabemos que Dan Slott vuelve a casa por navidad para poder cerrar esta maravillosa saga que llena de acción, versiones a cuál más increíbles de nuestro amistoso y vecino Spiderman dan para buenos ratos de diversión distendida y sin quebraderos de cabeza.

En cuanto al dibujo Oliver Coipel empezó fuerte y con un asombroso trazo, pero se nos desinfló cogiendo la batuta Giuseppe Camuncoli. Dos maneras muy, pero que muy distintas de dibujar que dejaron esa nota discordante en una saga que podía haber quedado mucho mejor con un único dibujante.

En definitiva, una saga genial, que se lee en un respiro y deja ganas de continuar la leyenda que se recoge en un pedazo de Omnibus por parte de Panini Cómics.

Artículo anteriorWTF DC España #38
Artículo siguienteNovedades Panini Cómics octubre 2022
Naci un día caluroso de agosto de 1979, Sauron ya había sido destruido tiempo atrás, y la magia había desaparecido progresivamente de nuestro mundo......, pero estudiando pergaminos y libros ocultos, que me hicieron perder puntos de cordura, encontré esa magia en los comics, o "tebeos" como los han llamado toda la vida mis padres. Desde ese momento, hace casi 30 años, nunca me han dejado solo, y han estado en mi vida, en lo bueno y en lo malo, dándome esa magia que nos hace falta para afrontar la vida. Comics, rol, miniaturas,,,,en fin, una amalgama de hobbies que hacen que este abogado y profesor universitario, disfrute de grandes momentos con grandes amigos, mi "tribu", y junto con este equipazo que conforma ZN. A vuestra disposición para lo que se tercie.
Naci en Sabadell (Barcelona) en 1978 aunque siempre he vivido en Barbera del Vallés. Mi afición por los cómics de superhéroes se comenzó a gestar en el momento en que mi profesor de EGB, Joan, me dejó algunos números de Clásicos Marvel que contenían las historias: La muerte del Capitán Stacy, La muerte de Gwen Stacy y La última cacería de Kraven. Desde ese momento me convertí en fan absoluto de Spiderman y por extensión de Marvel Comics. Con el paso de los años aprendí a paladear el buen cómic sea cual sea la editorial, el personaje o autor. En 1999 fundé Zona Negativa como el rincón donde hablar de aquello que me apasionaba, el resto es historia.
Logroño, 1988. Las series de dibujos animados de Spiderman y de La Patrulla X de los 90 me enseñaron a amar a los personajes de cómic. Ultimate Spiderman de Bendis me dio a conocer el mundo del cómic de superhéroes propiamente dicho. A partir de ahí todo fue rodado: Frank Miller, Alan Moore, Mark Millar, Garth Ennis... mi amor por el cómic nunca paró ni de crecer ni de enriquecerme. Colaborar en Zona Negativa es devolverle al noveno arte tan sólo una minúscula parte de lo que me ha dado a mí.
Aficionada a las historias en todos sus formatos. Empecé a jugar a videojuegos a los seis años. Escribo novelas fantásticas en mi tiempo libre. Autora de "Sídhe: El reino de las hadas". Maestra de Primaria.
La Laguna (1973). Mi primer contacto con los tebeos fue un número de la revista "Mortadelo" y un ejemplar de la colección "Olé" dedicada a la familia Cebolleta. Después llegaron Astérix, Tintín, Superman, Dreadstar, los Vengadores... y hasta ahora.
Madrileño desde 1983. Fan de Spiderman desde los años 90 que, si lo piensas, tiene mucho mérito. Amante tanto del cine de superhéroes como del cine coreano de festivales porque la esquizofrenia siempre está de moda. Con 15 años quería escribir libros como Julián M. Clemente pero al terminar Comunicación Audiovisual un ladrillo me cayó en la cabeza y terminé escribiendo una tesis doctoral sobre la geopolítica en el Universo Cinematográfico Marvel.
Empecé con series animadas como 'Spider-Man y sus Asombrosos Amigos' y el 'Spider-Man' de los 90. En las viñetas, mis primeros números fueron unos 'Marvel Team-Up' de Bill Mantlo, Chris Claremont y John Byrne. A eso le siguió Gerry Conway en 'Amazing Spider-Man', con la muerte de Gwen Stacy. El asunto continuó con los 'X-Men de Claremont' desde que se afianzan en Australia, y fui creciendo acompañado del 'Ultimate Spider-Man' de Bendis, cuyos 'Nuevos Vengadores' me abrieron al resto del actual universo Marvel. La Casa de las Ideas es mi sitio, y actualmente disfruto del 'Venom de Cates/Stegman', el 'Immortal Hulk de Ewing/Bennett', 'Daredevil de Zdarsky/Checchetto'... y de cualquier buena serie que me haga recordar por qué disfruto con esto de los cómics.
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Hijo de Jor-El
Hijo de Jor-El
Lector
30 septiembre, 2022 22:59

Si hay que sacar algo de Slott, yo hubiese sacado «Superior Spiderman», sin duda su mejor trabajo. Pero es obvio que con «Universo Spiderman» empezó todo esto del multiverso que tanto juego ha dado.

Como dice Juanjo no es una colección que pretenda recoger las mejores obras de Spiderman, más bien un recorrido a veces un poco azaroso de su historia, pero correcto para llevarse una idea de lo que ha sido y es este personaje.