Siguiendo la pista de Lobezno (años setenta, un viaje a lo desconocido)

Por
22
968

Creado a mediados de los setenta como un simple secundario puntual, Lobezno se ha convertido con el paso de los años en uno de los grandes iconos de Marvel Comics y del cómic de superhéroes en general. La suerte se puso de su lado cuando su creador Lein Wein se convirtió en el responsable de relanzar las aventuras de los X-Men, y aunque Wein apenas permaneció en la cabecera un puñado de números, Dave Cockrum, Chris Claremont y -sobre todo- John Byrne se encargarían de forjar su leyenda, dibujando a un personaje intratable y enigmático, rodeado por una absorbente aura de misticismo sangriento.

Con motivo del próximo estreno de la segunda adaptación fílmica de sus aventuras, durante las próximas semanas vamos a ofreceros una cadena de post dedicados a explorar la evolución del personaje y los principales elementos que han dado forma su mitología a través de casi cuatro décadas de existencia. Sus ajetreados comienzos, en los que pasó de una mano a otra sin que sus bases estuvieran claramente definidas, darían como resultado un bagaje incierto muchas veces contradictorio y siempre envuelto entre misterios. Que ni el mismo fuera consciente de su propio pasado es algo que se añadiría a posteriori, pero lo que si estaba más que claro es que se trataba de un guerrero infatigable con un carácter indómito y salvaje.

Temido por amigos y enemigos, este trotamundos canadiense que escondía un turbulento pasado como Ronin sin hogar ni tierra, bebía directamente de la moda de los implacables justicieros de los setenta con Clint Eastwood y Charles Bronson a la cabeza. Durante esta década fue cuando el rol de Lobezno como personaje de culto comenzó a fraguarse, ofreciéndonos algunos de sus momentos más recordados mientras se convertía en una pieza clave del resurgir de la Patrulla-X. A continuación repasamos algunos de los puntos capitáles por los que el mutante de las garras de adamantium y el factor curativo dejó una profunda huella entre los lectores de la época.



  1. Hulk: Todavía muy lejos de verse vinculado a la franquicia mutante, el debut de Lobezno se produjo en páginas del coloso esmeralda. Desde entonces, ambos personajes han estado estrechamente ligados a lo largo de su historia protagonizando un gran número de encuentros en los que generalmente, nunca ha faltado la acción. Tal es el grado de leyenda de este enfrentamiento entre ambos que probablemente sea uno de los combates más referenciados de Marvel Cómics (habiendo sido homenajeado por multitud de artistas desde Peter David y Jason Aaron pasando por Sam Kieth, Damon Lineloff, Fabian Nicieza, Mark Millar, Greg Pak y muchos otros más). Quizás podría decirse que la naturaleza salvaje de ambos personajes -el primero una fuerza incontrolable surgida desde las profundidades más abismales del alma humana; y el segundo, un torturado Ronin que dijo adios a la civilización para abrazar al hombre primigéneo- da forma a una química fráncamente difícil de emular.
  2. Wendigo: Sin embargo, Hulk y Lobezno no estuvieron solos en su primer enfrentamiento, sino que se vieron reunidos por esta sanguinaria bestia cuyas raíces se remontan a través del folklore nativo americano y que en cierto sentido era un reverso oscuro de la naturaleza de ambos personajes. Fruto de una maldición originaria por los dioses nativos del norte del continente américano, el Wendigo es la voraz criatura de pelaje blanco en la que un hombre se transforma tras consumir carne humana en la zona de influencia de las Grandes Bestia. Lobezno se ha enfrentado al Wendigo en numerosas ocasiones, siendo un personaje habitual en las historias que se sumergen en el misticismo de los interminables bosques nevados del oeste del Canada.
  3. La Patrulla-X: Solitario por naturaleza, y siempre envuelto en un halo de misterio, la vida de Lobezno cambió por completo cuando Charles Xavier lo reclutó junto a un cosmopolita equipo compuesto por Tormenta, Rondador Nocturno, Coloso, Banshee, Ave Trueno y Fuego Solar. El responsable de este reciclaje cuando apenas había sido un secundario casual en las páginas de El Increíble Hulk fue su propio creador Lein Wein. Y aunque llegó a flirtear con una muerte prematura, fue salvado in extremis por la mano de John Byrne. Desde entonces Lobezno ha sido uno de los pilares capitales de la Patrulla-X, conociendo junto a ellos lo que significa formar parte de algo más grande que si mismo, disfrutando por primera vez de un lugar al que llamar “hogar” y un grupo de gente al que considerar “su familia”. Por muchos grupos a los que pueda pertenecer, los X-Men siempre tendrán un lugar para Lobezno hasta el punto de que -desde su incorporación al grupo- es prácticamente imposible encontrar una sola etapa en la que el canadiense no estuviera entre ellos.
  4. Kierrok, el Destructor de Almas: Aunque lo conocimos en el especial Giant Size, los aficionados de la franquicia no fuimos conscientes de la verdadera naturaleza de Lobezno hasta que en los X-Men se vieron asaltados por este despiadado demonio en su propio hogar. Mientras Cíclope paseaba por los alrededores de la mansión, liberó accidentalmente (buen trabajo, slim) a esta criatura y su legión de demonios N’Garai dando pie a un descarnado enfrentamiento. Lo que ninguno podíamos esperar es que el combate iba a acabar abruptamente cuando el asaltante se convertía en confeti de carne a manos de un Lobezno al que vimos desatado por primera vez. Tras aquel episodio, ni sus compañeros, ni los lectores volvimos a ver al personaje con los mismos ojos.
  5. Alpha Flight: Cuan sorprendidos quedamos al saber que, antes de ser miembro de la Patrulla-X, Lobezno ya había formado parte de otro equipo (menudo transfuga) y que estos no estaban nada contentos con su deserción. El responsable de la creación de esta suerte de Vengadores del Cánada fue John Byrne, a quien le tiraba la patria y no tardó en convertirse en unos de los principales valedores de Lobezno (dando forma a toda una mitología en torno a su origen y relación con el país de la hoja de arce). Tras la presentación en sociedad de Vindicador / Guardián, pronto conoceríamos a la alineación completa, formada por el peludo Sasquatch, el Chamán Michael Twoyoungmen, la diosa inuit Ave Nevada, la esquizofrénica Aurora y su hermano Estrella del Norte. No tardarían en sumarse otros como el dicharachero Puck, Talisman, Madison Jeffries, Marrina o incluso el antiguo interés romántico de Lobezno, Heather McNeil. Pese que tras la debacle de los noventa el grupo nunca ha conseguido levantar el vuelo salvo de forma puntual, continúan formando una parte esencial de la mitología del canadiense de las garras de adamantium y del legado editorial de Marvel Comics.
  6. La Tierra Salvaje: Dado su carácter feral e impredecible, la Tierra Salvaje demostró ser un escenario con un potencial único para explotar las virtudes de Lobezno. Su primer contacto con este mundo prehistórico se produjo a finales de los setenta durante una saga en la que los X-Men fueron dados por muertos en la Antártida. Durante este episodio, el canadiense tendría la oportunidad de poner a prueba sus habilidades protagonizando un adrenalínico enfrentamiento contra Saurón, dando lugar a que durante las últimas tres décadas no hayan sido pocos los artistas que hayan pretendido recuperar el sabor de aquella historia (desde el Aventura en la Jungla de Walter Simonson y Mike Mignola a la saga inicial de los Nuevos Vengadores de Brian Michael Bendis, sin olvidar el reciente Lobezno Salvaje de Frank Cho).
  7. Mariko Yashida: Si el enfrentamiento contra Kierrok y la etapa en la Tierra Salvaje nos permitieron ver el lado más salvaje de Lobezno, el primer viaje de la Patrulla-X a Japón nos presentó una faceta del personaje que ninguno sospechábamos. Vagando con las calles de Tokio, mientras la ciudad se recuperaba de los estragos de un terremoto, Lobezno conoció a la enigmática Mariko Yashida, quien pronto se convertiría en uno de los grandes amores de su vida. Aquella relación dibujaría canadiense como un personaje capaz de albergar sentimientos profundos y de ser un gentleman más allá del tipo huraño y hosco que aparentaba.
  8. Proteo: ¿A qué teme el guerrero que no tiene a nada? Chris Claremont respondería a la pregunta enfrentando al canadiense al atribulado hijo de Moira McTaggart. Por entonces, ya habíamos visto a Lobezno enfrentarse ferozmente contra demonios, alienígenas y animales prehistóricos. Así que, ¿qué tenía un adolescente escocés que pudiera hacer que esta fiera de pelo cano se derrumbase como una cría llorosa? La clave estaba en los poderes para alterar la realidad del muchacho, quien haría que toda la implacable tenacidad del canadiense fuera algo irrelevante cuando este se vio impotente frente a la tortura de Proteo. Retorciendo su carne y huesos como si fueran la materia prima de un artista abstracto, Proteo daría rienda suelta a un dantesco espectáculo de los horrores con el simple poder de su mente.
  9. El Club Fuego Infernal: Tras el periplo viajero de la Patrulla-X a través de las más exóticas localizaciones repartidas por todo el mundo, estos se verían a merced de una peligrosa élite formada por un grupo de aristócratas mutantes que regían el mundo desde las sombras y respondían al nombre de Club Fuego Infernal. Tras ver como Sebastian Shaw y sus secuaces batían uno tras otro a los miembros de la Patrulla-X, nuestro corazón daría un brinco al ver a Lobezno resurgiendo desde las cloacas a las que le habían arrojado sus enemigos. Sacando sus garras mientras pedía el segundo asalto, la poderosa imagen de Byrne se convertiría en la anunciación de la escabechina que estábamos apunto de presenciar.
  10. Jean Grey: La pasión prohibida entre Lobezno y Jean Grey ha sido durante años uno de los grandes temas de la franquicia y -aunque mayormente ha sido producto de la retrocontinuidad- ya empezaron a mostrar química durante la saga del Proyecto Armageddon. Capturados por los Centinelas de Stephen Lang junto a Banshee, la saga supuso la primera interacción entre el canadiense y la pelirroja, pudiendo ver como este se convertía en una furia con garras cuando el villano la abofeteaba y Lobezno asumía el rol de protector desagradable. El carácter de Jean y aquel pequeñajo peludo que no dejaba de sacarla de sus casillas chocaba tanto que solo faltaba que este empezara a tirarle de las coletas mientras ella le propinase golpecitos en el pecho o que enredasen sus rizos fornicando como conejos. El que Logan destripase al robot con el aspecto de la pelirroja hacía que aquello tuviese un punto enfermizo que se incrementó cuando Jean murió para volver a resucitar como Fénix. El canadiense comenzó a mostrar sus sentimientos hacia ella cuando esta era hospitalizada y -aunque no volvió a tratarse hasta años más tarde durante la saga del Fénix Oscuro- fue suficiente para plantar las semillas que dieron pie a toda su relación posterior. Para Claremont, Lobezno y Jean eran la pareja perfecta. Él, el hombre misterioso y maduro de actitud ruda y desagradables. ¿Ella? Una joven de carácter indomable en plena explosión de su sexualidad. Sin embargo, la suya era una pasión maldita y salvaje encaminada irremediablemente a la catástrofe, pero que ha ofrecido multitud de grandes momentos durante las tres últimas décadas, quedando grabada a fuego en la mitología de la Patrulla-X.



Y con este repaso básico para entender las principales claves del personaje durante la década de los setenta, una época en la que Dave Cockrun le dio rostro -dibujando al hombre de aspecto hosco con vaqueros raídos, cazadora y sombrero de cowboy– y donde originalmente se pretendió que fuera el único miembro de la Patrulla-X no mutante. Aquel origen como mustélido mutado por el Alto Evolucionario que lo haría genéticamente más próximo a Mapache Cohete que los X-Men no tardó en ser descartado, a pesar de las numerosas insinuaciones en boca de Stephen Lang o los Lepperchaunts del castillo Cassidy.

Hoy, Lobezno se ha convertido en un icono mundial cuyos cimientos se encuentran en esta primera etapa a pesar de lo mucho que ha cambiado a lo largo de las últimas décadas. Sin embargo, el canadiense no nació para ser un éxito, sino que fue un producto del azar, la dedicación de los autores que se encargaron de dar forma a su historia y las circunstancias. Misterioso hombre del norte, con cabello frondoso en pecho y espalda y una imposible melena hirsuta, pasó en apenas cinco años de ser un cliché cuya vida pendía de un hilo, a convertirse en el tipo duro por excelencia del universo Marvel. Sus comienzos fueron difíciles y posteriormente disfrutaría de tapas mejores y peores. Pero eso es una cuestión que dejaremos para otro día.

22 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Louontherocks
Louontherocks
Lector
28 junio, 2013 20:03

Lobezno perdió parte de su carisma desde que recordó su pasado y empezó a pluriemplearse. Aún así siempre tendrá un lugar importante en nuestras bibliotecas, gracias al millar de tomos que ha protagonizado con más o menos suerte.

Ocioso
Ocioso
Lector
28 junio, 2013 20:34

Lobezno perdió casi todo su carisma el día que le dieron serie propia. Es un secundario de lujo, si le haces protagonista se acaba el misterio.

fly
fly
Lector
28 junio, 2013 20:40

Lobezno perdió carisma el día que cogieron a un tío de metronoventa para hacer del retaco. Porque claro, ahora nadie le puede llamar tapón, ni coloso lanzar su bola especial, y sobre todo, porque encima de garras y adamantium, tienes que mirar arriba para amenazarle, y es que da pereza, asi que mejor otro día ya si eso.

NobTetsujin
NobTetsujin
Lector
28 junio, 2013 20:42

Discrepo Oci, la caracterización como Parche en la serie de Lobezno para mi le sumó carisma, si acaso. Lo que le ha quitado carisma es su omnipresencia, supermolonidad y el petarle tantísimo el factor de curación.

l rodriguez
l rodriguez
Lector
28 junio, 2013 20:52

Asi es, ha perdido carisma desde que empezó a ser vengador y aparecer en enemil colecciones, deben regresarlo a sus raíces como secundario de lujo de los x-men, ese es su lugar.

Carlos Cruz
Carlos Cruz
Lector
28 junio, 2013 20:52

Lobezno perdió gran parte de su encanto en algún momento de los ochenta, cuando se convirtió en el segundo personaje más importante de la literatura norteamericana (el primero por lo visto es otro sobre el que se está comentando en otro hilo) y empezó a prodigarse por todo tipo de series, cameos, miniseries y episodios exclusiva. A mayor popularidad y expansión, menor definición del personaje.

Yo creo que en esa miniserie tan horrible que compartió con Kitty Pride (con dibujos del inigualable Al Milgrom) ya estaba bastante desdibujado, antes incluso de tener serie propia.

jojojajo
jojojajo
Lector
28 junio, 2013 20:54

Lobezno perdió su encanto cuando se empezó a pelear con Hulk, eso ya está muy visto.

x-ternon
Lector
28 junio, 2013 23:19

Lobezno no ha perdido el encanto ni el carisma y a la saga cinematográfica me remito, a pesar de los 90 o de que muchos guionistas piensan que es retrasado mental. En fin Lobezno, como Byrne, aún mola

Spirit
Spirit
Lector
29 junio, 2013 9:32

Pues yo estoy con x-ternon; Lobezno no ha perdido ni un ápice de encanto ni carisma, y a las pruebas me remito. No sólo le sientan bien tropecientas series mensuales protagonizadas por él en solitario, si no que apenas está siendo desgastado por su aparición en otros tropecientos grupos de mutantes, vengadores y cualesquiera otros amiguetes que se juntan. Además, todos consideramos a Jackman un estupendo Lobezno pese a medir 1,90 y estar de bueno que te cagas. Y si su halo de misterio era su marca de fábrica en los dorados 80, ahora ya sabemos orígenes, pasado, hijos, pensamientos, etc…

Y míralo; no sólo sigue siendo popular si no que además las parodias o inspiraciones que aparecieron inspirándose en él sí que se han agotado (Lobo, los tropecientos héroes image).

De todas formas, creo que Lobezno sí que ha tenido una evolución más o menos coherente e interesante; de ser esa cosa peluda incontrolable con garras a ser un poco el maestro senshei de la actual chavalería, el formador de sueños heredero de Xavier y tal…aunque de tanto en tanto se acuerden del otro aspecto y lo saquen.

Monodosis
Monodosis
Lector
29 junio, 2013 10:36

¿Vamos a comparar lo que hay ahora con el Lobezno de los 80?

Por dar por perdido el hilo vamos.

Y hugh jackman no le gustó a todos, cansinos, a muchos nos sigue pareciendo de vergüenza ajena su papel de Logan. Y contra menos remitamos a la serie cinematográfica mejor, con una película correcta, otra buena y dos tumores. A la espera de lo que tengan que decir Orochi Viper y Silver Mecha.

PD: La guinda ya es leer que su evolución ha sido coherente y mira que Rómulo está reciente por decir algo.

Spirit
Spirit
Lector
29 junio, 2013 11:04

Monodosis ha comentado: Y hugh jackman no le gustó a todos

Pero tienes que reconocer que sois minoría.

Monodosis ha comentado:La guinda ya es leer que su evolución ha sido coherente

No sé…a mí no se me ocurre ningún caso de alguien que haya pasado de ser un psicópata asesino a profesor de la escuela, senshei de los jóvenes y heredero del sueño de Xavier…y que vista hacia atrás esta evolución esté bien construida.

Elbertus
Elbertus
Lector
29 junio, 2013 11:46

Alguien sabe, sobre el dibujo de Kierrok,¿quienes fueron los creadores de ese comic? recuerdo haberlo leído hace mucho tiempo junto a una historia con masacre y maverick creo.

Kaulso
Kaulso
Lector
29 junio, 2013 11:55

Me da me da Elbertus que este es el cómic que dices…. http://www.universomarvel.com/fichas/esp/espmutlobez1996f.html

Elbertus
Elbertus
Lector
29 junio, 2013 11:56

Yo siempre he pensado que no pega en ningún grupo, lo veo mas de nomada por el mundo buscando un pasado que NUNCA debe encontrar salvo retazos y mas preguntas.
Por cierto alguien mas piensa en lo estúpido que es dar un puñetazo en una pelea teniendo unas garras de 30 cm que pueden terminarla en el acto.

Elbertus
Elbertus
Lector
29 junio, 2013 12:01

¡Correcto! muchas gracias Kaulso. Ese comic lo lei en unas vacaciones en Calpe con mucha marihuana de Ámsterdam, quizás por eso tengo tan buen de recuerdo de el….

Logan
Logan
Lector
29 junio, 2013 12:11

“Lobezno perdió parte de su carisma desde que recordó su pasado y empezó a pluriemplearse. Aún así siempre tendrá un lugar importante en nuestras bibliotecas, gracias al millar de tomos que ha protagonizado con más o menos suerte.”

Louontherocks.

“Lobezno perdió casi todo su carisma el día que le dieron serie propia. Es un secundario de lujo, si le haces protagonista se acaba el misterio”

Ocioso

Ambos resumís perfectamente el ocaso y sobreexplotación del que ha sido durante muchísimo tiempo mi personaje favorito de Marvel. Como dice Ocioso era un segundario lleno de carisma y fuerza, no sabías como tratarlo, heroe? Mutante para la causa de Xavier? Asesino? Para lo poco que sabía y sé de comics y de Marvel, ante mis ojos se presentaba un Super-Heroe/Mutante bien diferente a todo lo que había visto hasta entonces. Con el tiempo, dada su popularidad se ganó su propia serie regular, los factores descrito más arriba daban mucho juego al personaje(pienso que se podria haber sacado muchísimo provecho, mucho más)…. Pero a toro pasado pienso que Ocioso tiene razón, no debería de haber salido de ese segundo plano. Lamento decirlo pero Lobezno a perdido el encanto y lo más importante, el carisma. Ese carisma que te hacia mirar la viñeta y decir: “hay está Lobezno”

Damián González
Damián González
Lector
29 junio, 2013 19:40

Falta un 11 “vengadores” xD. Porque para mi ahora es más un vengador que un hombre X.

l rodriguez
l rodriguez
Lector
29 junio, 2013 20:38

Wolverine viene siendo guía de los jóvenes y heredero de Xavier desde hace muuucho tiempo no de ahora, creo que la serie de los 90 expone muy bien su potencial, ahora solamente es el recurso fácil de marvel comics para apantallar a todos los incautos.

Louontherocks
Louontherocks
Lector
30 junio, 2013 15:51

Quizás si volviera a fumarse aquellos puracos…
Yo hablaba del carisma, pero ojo que siempre que su cole la lleva alguien que me gusta me la compro.
Que luego a la gente le guste Hugh o no, creo que no debe influir en el cómic como ya lo ha hecho pero bueno, los designios editoriales se me escapan. Total esta pasando con todos los personajes que dan el salto a la gran pantalla… porque se acojonaron en el último momento, si no Spidey ya no usaría lanzarredes después de Evoluciona o Muere.

Shockbringer
Shockbringer
Lector
30 junio, 2013 18:34

Más allá de la sobreexplotación, que es algo que padecen todos los personajes más punteros (véase Batman y sus tropecientas series) lo que realmente ha desdibujado a Lobezno es:
-El factor curativo desbordado, que se ha llegado a regenerar de una gota de sangre en cuestión de minutos. Eso es una aberración, hace queno haya sensacion de riesgo en sus aventuras y le otorga un carácter de dios inmortal que lo aleja de la identificación de héroe con fallos que tenía antes. En la etapa de Claremont sé le veía ingresado ena enfermería de la mansión, con todos preguntándose sí su factor curativo sería suficirnte para mantenerlo con vida. Eso hoy en día sería una pregunta absurda.
-Toda la etapa de Loeb con Rómulo y todo eso. Ha sido lo peor que le han hecho nunca al personaje. Para empezar aleja a Lobezno de su condición de Mutante y lo convuerte en un ser de otra especie. Su estatus como uno de loa primeros mutantea de la historia se pierde. Y elhecho de poner a Rómulo como figura en la sombra de TODO lo quee ha pasado a Logan en su vida es un recurso tan infantil que asusta. Antes Logan era un tío con una vida plagada de errores, malas decisiones y desgracias a las que se había tenido que adaptar como cualquier persona. Ahora ya no es más un títere víctima de un megavillano de opereta.

Erik Lensherr
Erik Lensherr
Lector
1 julio, 2013 22:13

Lobezno en su momento fuè sin ninguna duda, el mejor personaje del mundo de los superhéroes, pero debido a su desgaste, su sobreexplotación y su ubicuidad ha pasado a ser una sombra de lo que fué antaño…si que es cierto que sigue manteniendo su carisma, y por eso la mayoría de autores lo quieren en sus colecciones, pero sin ninguna duda , su mejor momento ya pasó…