Siete sitios sin ti

Por
0
1398
 

Edición original:Dibbuks
Guión:Juan Berrio
Dibujo:Juan Berrio
Color:Juan Berrio
Formato:Cartoné 112 páginas
Precio:18€

 

Creo que lo mejor es que me vaya.

Cuando me fijé que mi entrada del Miércoles coincidía con el día de los enamorados pensé en publicar una reseña de un cómic que tratara de amores épicos pero no me apetecía contribuir a una celebración tan mercantilista. Así que viendo que Dibbuks publicaba Siete sitios sin ti de Juan Berrio decidí que era mucho más interesante reseñar una obra que trata sobre el final de un amor nada épico pero mucho más realista. Se trata de su última novela gráfica. Juan Berrio es uno de los autores más interesantes de nuestro país. El título es bellísimo, uno de los más evocadores y musicales que recuerdo, algo que se ha convertido en una de las características de su trayectoria.

Juan Berrio es un historietista, fotógrafo e ilustrador nacido en 1964 en Valladolid aunque afincado en Madrid. Durante toda su carrera ha publicado en revistas y fanzines, colaborando en diversos títulos como La maleta, AEIOU, Idiota y diminuto, TOS, Recto, Humo, El Manglar, Usted está aquí o La resistencia. Su obra también incluye libros más experimentales que suele autopublicar como Ejercicios de ilustración sobre textos de Ortografía práctica, Calles contadas, Piso el barro, barro el piso o Cuaderno de frases encontradas. Además ha publicado con Astiberri (Aritmética ilustrada, Dentro de nada y Siempre la misma historia), Impedimenta (Te quiero), Sins Entido (Miércoles) o Dibbuks (Kiosko). También tiene una amplia obra dentro del cómic y la ilustración infantiles y no menos interesante es su carrera como ilustrador de obras literarias.

Elena está perdiendo a Jorge y no sabe por qué. Viven juntos en la casa de los padres de él desde hace un tiempo y aparentemente les va bien, pero los últimos días Jorge aparece poco por casa. Elena no sabe a qué atribuir su ausencia y un día decide irse.

Siete sitios sin ti es una historia que se desarrolla en siete actos. Cada uno de esos actos tiene una localización, un sitio, que como en toda la obra de Berrio es una parte de una ciudad. Todas sus obras se desarrollan siempre en ciudades, pero siempre permanecen anónimas, podemos suponer que se trata de Madrid pero no aparece ningún elemento identificativo, lo que le sirve para universalizar la historia pudiendo llegar a cualquier público. Un público que se ve reflejado no solo en sus ciudades, que son del todo contemporáneas al momento que las publica, sino también en sus personajes. Todos al igual que le sucede a Elena hemos sufrido alguna ruptura y comprendemos bien su proceso de duelo. Elena no es una heroína, ni realiza proezas, simplemente decide que hay veces que es mejor irse y tomar el control de tu vida. Como en toda su obra se trata de una historia cotidiana, es una ruptura sin grandes dramas ni estridencias, provocada por la rutina y la convivencia. Con la tristeza, la impotencia y la desubicación que provocan las rupturas. Aunque aparentemente pudiera parecer una historia triste, no lo es tanto, ya que observamos como poco a poco Elena va superando la tristeza y emerge más fuerte, más sabia y con más control de su vida.

Como siempre en sus obras, Berrio consigue que los silencios y las pausas sean realmente lo más importante de la historia, lo que nos conmueve y nos transmite los sentimientos de Elena. Esos silencios, que Berrio consigue que leamos, nos obligan a pensar que a pesar de ser un historia aparentemente pequeña y sin importancia, no hay nada más importante. Si algo caracteriza a la obra de Berrio es su aparente cotidianidad, que nunca es tal, ya que casi nunca nos muestra los peores aspectos del ser humano. Lo mismo que ocurre con sus ciudades que son una versión idealizada de cualquier cuidad; limpias y ordenadas. Lo cual no es para nada malo, siempre es positivo dejar un espacio en nuestro pensamiento para el optimismo y la belleza. Y en las historias de Berrio la belleza siempre aflora mezclada con la elegancia de su trazo.

Berrio ha ido forjando su estilo a lo largo de su ya dilatada carrera. Poseedor de un dibujo aparentemente sencillo pero nunca simple. Sus figuras y ciudades son tremendamente estilizadas, bellas y elegantes, fruto sin duda de su formación como arquitecto. Es un estilo que casa a la perfección con la historia de Siete sitios sin ti. Narrativamente es menos experimental que otras obra suyas optando por una composición de páginas sencilla y clara. Es un cómic que posee una paleta de color de tonos muy bajos, con fondo siempre del mismo tono, además cada capitulo tiene un color predominante aunque sin dejar de lado el tono de todo el cómic. Destacando algún objeto con un color más vivo para potenciar su peso en la historia.

La edición de Dibbuks es tan elegante como la obra de Berrio, que es uno de los autores que más importancia otorgan al cómic como objeto, no solo como un soporte para contar una historia.

Siete sitios sin ti seguro que se convierte en una de las obras más destacadas del año. Belleza, melancolía, elegancia, tristeza, esperanza…. todo eso y mucho más hacen de ella una obra extraordinaria.

  Edición original:Dibbuks Guión:Juan Berrio Dibujo:Juan Berrio Color:Juan Berrio Formato:Cartoné 112 páginas Precio:18€   Creo que lo mejor es que me vaya. Cuando me fijé que mi entrada del Miércoles coincidía con el día de los enamorados pensé en publicar una reseña de un cómic que tratara de amores épicos…
Guión - 8.5
Dibujo - 8.5
Interés - 9

8.7

Delicadeza

Siete sitios sin ti nos narra la historia de una ruptura de una manera que mezcla belleza y melancolía con el elegante dibujo que siempre nos regala Berrio.

Vosotros puntuáis: 9.8 ( 2 votos)
Artículo anterior¿Quién es quién en Black Panther?
Artículo siguienteFaith #5 al 8
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments