Second Coming, de Mark Russell y Richard Pace

Second Coming nos narra la segunda venida de Jesús a la Tierra, donde tendrá que compartir piso... ¿con un superhéroe? Mark Russell y Richard Pace nos cuentan esta hilarante historia publicada por Planeta Cómic

Edición original: Second Coming 1-6 USA (Ahoy Comics)
Edición nacional/España: Second Coming 1 (Planeta Cómic, 2021)
Guion: Mark Russell
Dibujo: Richard Pace
Entintado: Leonard Kirk
Color: Andy Troy
Traducción: Nacho Bentz
Editor: Tom Peyer
Editor adjunto: Deron Bennett
Formato: Rústica. 184 páginas. 16,95€

Second Coming: el regreso más esperado

El gran hombre ha regresado a la Tierra, Jesús vuelve a caminar entre nosotros y su llegada no está exenta de polémica pues Second Coming es una de esas historias que DC no quiso publicar, por presiones de fanáticos religiosos que llegaron a recoger firmas para que esto no llegase a ver la luz, pero no pasa nada, para cosas como estas están las pequeñas editoriales, con más predisposición a la variedad y menos miedos a los grupos de presión de extrema derecha. Concretamente es Ahoy Comics la que se acabó haciendo con esta serie, una editorial que comenzó en 2018, que no ha tenido muchos éxitos pero sí grandes joyas.

Lo cierto es que no es algo que nos resulte extraño viendo el nombre del guionista. Mark Russell comenzó su carrera como escritor con God Is Disappointed in You y Apocrypha Now publicados por Top Shelf, con un marcado carácter religioso solo que un punto de vista diferente. Su educación le llevó a hablar de La Biblia pero alejándose de los dogmas de la iglesia para optar por una reinterpretación que, si bien es fiel al sagrado libro, humaniza al Todopoderoso de manera que puede no ser agradable para sus más fervientes seguidores.

A Russell lo conocemos mejor a día de hoy por sus trabajos para DC Comics, Prez, Los Picapiedra, Los Gemelos Maravilla o Huyamos por la izquierda: Las crónicas del León Melquíades, en especial por la mordaz crítica al establishment estadounidense que marca las adaptaciones de los clásicos de Hanna-Barbera. Pero con Second Coming vuelve más a sus orígenes con una curiosa visión de Dios y todo lo que conocemos de su mitología, especialmente crítica con la iglesia pero no por ello menospreciando a los creyentes, al contrario, quizás incluso la forma de entenderlo pueda resultar más atractiva a día de hoy que la tradicional, aunque para algunos sea blasfemo se trata de una obra que lo humaniza, lo acerca, a base de hacerlo más comprensible, más campechano que diríamos por aquí, tomando como base la idea de que si nos ha hecho a su imagen y semejanza eso significa que él también actúa de forma pasional, cometiendo errores.

Con un tono absolutamente humorístico y muy marcado por las ideas de Russell, Second Coming es una obra dibujada por Richard Pace, co-creador de la obra, un artista que se ha prodigado por Marvel y DC y que aquí está acompañado a las tintas por Leonard Kirk y al color por Andy Troy. El arte se mueve de escenario con el lector, los autores muestran un ligero cambio de estilo dependiendo si la acción se desarrolla en el Cielo, en la Tierra o si nos vamos a relatos bíblicos del pasado. Para nuestro mundo usan un trazo más limpio, de corte clásico y colores vivos, mientras que en el resto se difumina algo el dibujo y los colores son más apagados, causando la sensación de estar en una localización especial. Las ideas del apartado gráfico, aunque no son muy innovadoras, consiguen introducirnos perfectamente en la trama y encajan muy bien con ese humor que desprende la obra. No es especial, no es llamativo, pero es el tipo de dibujo que pide una historia como esta.

¿Y qué historia es esta? La de un superhéroe y Jesús compartiendo piso… más o menos. Esa frase, que se utiliza como elemento publicitario, es acertada a la hora de hablar de la trama pero puede dar una imagen equivocada, la de estar ante una especie de sit-com, mientras que la historia desprende religiosidad por todos sus poros, moviéndose por muchos escenarios y con personajes más variados de lo que puede parecer en dicha sinopsis.

La deificación de los superhéroes es un tema muy tratado, especialmente en la editorial que originalmente iba a publicar esta serie, por lo que los autores se saltan pasos de explicaciones innecesarias para presentar a Sunstar, como un análogo de Superman, al que Dios observa y aprecia por cómo ha conseguido que los humanos lo veneren como al él mismo. Lejos de enfadarse Dios decide mandar a su hijo, un inocente Jesús, que la última vez que pisó la Tierra acabó crucificado. Todo esto, y alguna cosa más, se explica bien en el primer número, que sirve como introducción a los personajes y el momento de su vida en el que están viviendo, ya que Sunstar intenta tener un hijo y Jesús empatizar con los humanos.

Ningún personaje es perfecto, mientras Dios tiene esas cualidades humanas de las que las interpretaciones más famosas huyen, Jesús es inocente y ayuda a los demás sin importar sus intenciones, aunque este es un pequeño hilo de deja colgando pero en el que no profundiza, y Sunstar es un superhéroe al estilo clásico pero que se excede en situaciones que no lo necesitan, como esa actuación, con palizas incluidas, a falsificadores de cartas similares a las de Pokémon.

Es una obra muy crítica con la iglesia, con la forma tradicional de entender a Dios, pero narrada de forma simpática y con un claro aprecio por él y lo que le rodea. Quien espere un feroz ataque más vale que se aleje pues Second Coming es un cómic que pretende ser agradable. Dios engaña, se enfada y toma decisiones cuestionables, pero él mismo admite hacerlo, incluso se llama vago a sí mismo en una ocasión, por lo que nos es sencillo empatizar con él, cosa que las religiones instauradas odiarán de esta obra por ser una visión opuesta, humanizada de su dios, pero en realidad es amable con todas estas figuras y el halo del bien siempre está presente en todos ellos, incluso cuando parece que los ridiculiza.

Sin duda la parte más positiva del cómic es el humor, aunque hay páginas que generan un cierto drama o una cierta tristeza, la inmensa mayoría de ellas harán al lector soltar una carcajada. Muy entretenida, original incluso a la hora de tratar a los personajes menos terrenales, aunque algo tópica y falta de giros o sorpresas. La crítica que nos ofrece es bastante limpia y sencilla, muy enfocada al ser humano y al establishment, nada rebuscado pero tampoco deja un gran poso de pensamiento al lector, quizás por estar todo muy mascado.

Sinceramente la polémica en torno a esta obra es bastante tonta, esto está muy alejado de obras como Predicador, que la propia DC había publicado casi treinta años antes, y hay que ser excesivamente fanático para firmar algo en su contra. Que DC no haya publicado esto no dice nada bueno de la editorial.

Actualmente está en marcha una continuación, una nueva miniserie en Ahoy Comics que seguro que Planeta también publicará por aquí, aunque a quien le apetezca esto sin ir más allá puede acercarse sin problema, es un tomo que se autocontiene de manera satisfactoria aunque deja ciertos hilos para continuar.

Lo mejor

• El sentido del humor.
• La crítica a instituciones y posturas extremas, aunque…

Lo peor

• … Se queda muy en la superficie. Es demasiado sencilla.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments