El espectacular Sal Buscema

Por
43
4376

Sal Buscema, un tributo necesario

En muchas ocasiones se da la circunstancia en la que un autor sin ser una estrella es a todas luces no solo un gran dibujante sino un gran profesional. Sal Buscema podemos decir que, probablemente, sea uno de los artistas más prolíficos y versátiles de Marvel durante las décadas de 1970 y 1980, y trabajó en algunas de las sagas más famosas de la época.

Es tal su importancia y su aportación al mundo del cómic que, a lo largo de su carrera, dibujó prácticamente todos los títulos importantes de Marvel, incluidos Avengers, Fantastic Four, Thor, Marvel Team-Up, Sub-Mariner, Daredevil, Nova, Eternals, Marvel Two-In-One, New Mutants, Iron Man, X-Men, Marvel Spotlight, Ghost Rider, Ms. Marvel, Marvel Premiere, Howard The Duck, Master Of Kung Fu y las tres series principales de Spider-Man (Amazing, Spectacular y Web Of).

Además de ello, su lápiz se puso a disposición de historias definitorias del Capitán América y Los Defensores. Su labor como dibujante está asociada a grandes etapas como en Incredible Hulk o Peter Parker, The Spectacular Spider-Man.

Sus cualidades no solo lo fueron como dibujante, puesto que era y es un hábil entintador, cuyas colaboraciones con otros artistas, sobre todo con su hermano John Buscema, dieron como resultado algunos de los cómics más memorables que se pueden recordar de los años 70.

Quién es Sal Buscema y cuál es su aportación al noveno arte

Silvio ‘Sal’ Buscema nació en Brooklyn el 26 de enero de 1936 y era el menor de cuatro hermanos. Creció leyendo cómics y su hermano mayor, John, fue su inspiración. Asistió a la Escuela Superior de Música y Arte de Manhattan y, después de graduarse en 1955, ayudó a su hermano y trabajó en un par de estudios de arte antes de ser reclutado en 1956.

Tras su paso por el servicio militar trabajó en agencias de publicidad en Washington DC y Nueva York, y regresó al mundo del cómic en 1968, trabajando en algunas historias dispersas y entintando a su hermano John en Silver Surfer. En 1970, Sal comenzó a dibujar Los Vengadores y, en poco tiempo, se convirtió en uno de los artistas favoritos de Marvel. Incluso su labor fue más allá, no solo del Universo Marvel, sino de la temática de superhéroes, haciendo anuncios de azafatas.

Sal Buscema sin ser una estrella o sin el protagonismo que tenían otros autores, como por ejemplo su hermano John, consiguió ser uno de los grandes autores de Marvel Comics. Su estilo de dibujo era, y es, enérgico, pero sin esa espectacularidad de Neal Adams. Sin embargo, su dibujo conseguía transmitir muchas sensaciones. Es característico en sus composiciones sus expresiones faciales, expresivas y atrapadas en momentos plagados de acción.

La mirada de cada uno de sus personajes con los ojos muy abiertos y la boca abierta, una marca “registrada” del autor, conseguía transmitir un grado de sorpresa e incertidumbre que pocos otros artistas podían capturar.

Mientras que los personajes de John Romita se veían glamorosos, los de John Buscema se veían nobles, Sal Buscema dibujaba un héroe o un villano y conseguía captar el momento justo antes de entrar en acción y después de ella. Sin lugar a dudas estamos hablando de un artista espectacular.

Esta cualidad encajaba a las mil maravillas con aquellos cómics en los que trabajó en la década de los 70. Autores jóvenes como Steve Gerber y Steve Englehart que llevaron a los personajes en nuevas direcciones y ampliaron el enfoque de «héroes con problemas» venía como anillo al dedo para Sal Buscema.

Tal es esta afirmación que capturó la vulnerabilidad de Hulk, el conflicto interno de Valkiria, la angustia adolescente de Nova, la crisis de fe del Capitán América. En fin, un dibujo con alma. Años después se marcaría una de las mejores etapas en la colección de The Spectacular Spider-Man, sobre todo por esta cualidad, a los mandos de J.M DeMatteis.

Otra de las características de este grandísimo autor es su amplia cartera de colecciones en las que desarrolló su arte. Es más, sin quererlo, su lápiz ha estado presente en momentos fundamentales en la historia del Universo Marvel. Fue el primer artista en representar el Escuadrón Siniestro (en Avengers vol.1 #69), por ejemplo.

Lanzó el título The Spectacular Spider-Man con Gerry Conway y Mike Esposito. Formó parte de los autores que dieron lugar a la saga Secret Empire en Capitán América. Su carrera entre 1975-1985 en The Incredible Hulk definió el personaje de tal forma que incluso en la retina de muchos, pesa más su trabajo que el del propio Peter David. Su paso en The Defenders es uno de sus favoritos, con guiones de Steve Englehart, Len Wein y Steve Gerber, que contiene algunas de las historias más extrañas de la época.

Ya en la década de 1980 y 1990 consiguió seguir a un ritmo envidiable de publicaciones. Se convirtió entonces en uno de los talentos más productivos y profesionales de la industria. Por un lado los primeros cincuenta y tantos números de ROM: Caballero del Espacio, junto al escritor Bill Mantlo, siguiendo a Bob McLeod como artista de Nuevos Mutantes, dibujando guiones de Thor para Walter Simonson, reuniéndose con su hermano en Fantastic Four vol. 1 #297-302, formando equipo con Tom DeFalco y el dibujante Ron Frenz en Spider-Girl, trabajando en proyectos selectos en DC y regresando a The Spectacular Spider-Man para ciento cuatro números consecutivos que consiguieron que los seguidores de Spiderman no tirásemos la toalla en momentos ciertamente peliagudos.

Sal Buscema tuvo que trabajar duro, muy duro. Para poder hacerse un hueco en la Casa de ldeas. Tuvo que practicar «todas las noches durante aproximadamente un año» aprendiendo a «cómo producir una página dinámica» al estilo narrativo de Marvel Comics. No solo eso, sino que además tuvo que hacer frente a las duras críticas de su hermano John, entendemos que constructivas, claro está.

El propio Sal recordó a finales de la década de 2000: “Una vez que le cogí el tranquillo, elaboré… seis páginas de muestra a lápiz (es decir, sin entintar), de lo que me arrepiento, porque quería ser entintador. Yo no quería dibujar a lápiz. Mis primeros trabajos para Marvel fueron trabajos de entintado, pero los hice mientras trabajaba para Design Center. Quería trabajar a tiempo completo para Marvel, así que lo hice por necesidad. El editor en jefe Stan Lee me pidió que fuera a Nueva York, lo cual hice. Tuve con él la entrevista más fantástica de mi vida. Stan estaba saltando sobre su silla y su escritorio, solo para relatarme lo que quería en una página de cómic. Fue fascinante y encantador, todo al mismo tiempo. Demostró todas las demás formas posibles de demostrar lo que quería en esas páginas…..”

La entrevista se produjo después de que Buscema, a instancias de su hermano, escribiera por primera vez al director de producción de Marvel, Sol Brodsky, para presentarse a sí mismo y su trabajo. Brodsky no tenía asignaciones para él en ese momento, y Buscema «lo llamó un par de veces solo para molestarlo un poco y hacerle saber que todavía estaba vivo, y finalmente llegó el primer trabajo» en junio de 1968.

Ese trabajo, de Brodsky, era un artículo de 10 páginas, «Gunhawk«. «Creo que simplemente dijeron: Sal, aquí está la trama, adelante», recordaba Buscema en 2003. Esa historia, «The Coming of Gunhawk«, fue escrita por Jerry Siegel y dibujada por Werner Roth.

John Buscema pidió específicamente a su hermano como entintador en The Silver Surfer, en ese momento un proyecto de alto perfil. Sal entintó el lápiz de John Buscema en cuatro historias de 39 a 40 páginas, The Silver Surfer vol. 1 #4–7 (febrero-agosto de 1969); y entintó los lápices de Larry Lieber en el western de 20 páginas de tamaño normal The Rawhide Kid vol. 1 #68 (febrero de 1969). Joe Sinnott había entintado los primeros tres números del surfista y el exigente John no estaba contento. No es que Sinnott fuese un mal entintador, muy al contrario, sino que no encajaba con Buscema y desvirtuaba su trazo.

John le dijo a Stan Lee: “No quiero que Joe entinte mi trabajo. Desaprovecha mi lápiz.” Stan estaba muy reacio, pero dijo: “Está bien, ¿a quién quieres?” Él dijo: “Quiero a mi hermano”, y así fue como tras un irregular número 4 consiguió el primer gran paso para hacer historia. En un año, Sal Buscema estaba dibujando The Avengers, y durante los siguientes treinta años, fue uno de los artistas más prolíficos de Marvel Comics.

El autor siempre dijo que era muy lento al principio, entre seis y ocho páginas a la semana. Posteriormente conseguiría 2 páginas al día. Finalmente alcanzó un ritmo abrumador, lo que le permitió ser muy constante en su trabajo.

Sal Buscema estuvo allí

Sal Buscema y el escritor Roy Thomas introdujeron el Escuadrón Siniestro en The Avengers vol.1 #69 (octubre de 1969) como un homenaje a la Liga de la Justicia.

El equipo de Thomas/Buscema produjo la última historia nueva para el título de The X-Men antes de que la serie se convirtiera en reimpresiones durante varios años. El mismo tándem creó a la supervillana Llyra en Sub-Mariner vol.1 #32 (diciembre de 1970).

El escritor Steve Englehart y Sal Buscema lanzaron The Defenders como una serie en curso en agosto de 1972 y presentaron a Valkiria en el número 4 (febrero de 1973).

No podemos olvidar que Buscema trabajó con Englehart en Capitán América. Su carrera comprendida entre 1972 y 1975 convirtió la serie en una de las más vendidas de Marvel. La pareja también se unió en varios números de The Avengers y Englehart, describiendo el guionista al dibujante como «un perfecto narrador de historietas».

Después de la salida de Englehart de la serie The Defenders, Buscema permaneció en el título y trabajó con los escritores Len Wein y Steve Gerber. Buscema y Gerber crearon una historia en la que los Defensores se encontraron con los Guardianes de la Galaxia y agregaron a Starhawk a la alineación. Tal es la importancia de ambos que, en 2010, Comics Bulletin clasificó la colaboración de Buscema con Gerber en The Defenders en primer lugar en su lista de las «10 mejores maravillas de la década de 1970». El trabajo de Buscema con Englehart en Capitán América y Los Vengadores ocupó el cuarto y octavo lugar, respectivamente, en la misma lista.

Junto con Bill Mantlo en Marvel Team-Up vol. 1 #48 (agosto de 1976) vimos la primera aparición de Jean DeWolff. Mantlo dijo más tarde que nuestro protagonista influyó en la trama de dicha historia.

Sal Buscema fue el artista original de The Spectacular Spider-Man, que debutó en diciembre de 1976. Él y Jim Shooter crearon Graviton en The Avengers vol. 1 #158 (abril de 1977).

La serie Rom fue lanzada por Mantlo y Buscema en diciembre de 1979. La colaboración de ambos autores en The Incredible Hulk incluyó la creación de los U-Foes y los Super Soldados Soviéticos. El genial dibujante desarrolló una amplia etapa de 10 años en Hulk, que describió como «probablemente una de las experiencias más agradables de mi carrera”.

En 1986, comenzó a dibujar a Thor trabajando con Walt Simonson. A fines de la década de 1980, volvió a entintar el trabajo de otros, nuevamente, y en particular, sobre el trabajo de su hermano John en Fantastic Four con guiones nuevamente de Englehart. Menudo equipo de tres pedazo de artistas.

Y así hasta el infinito, siendo su segunda etapa en The Spectacular Spider-Man una de las más añoradas por los fans arácnidos, junto con el maestro Gerry Conway y el indomable J.M. DeMatteis.

Carrera posterior

Desde 1988 hasta 1996, dibujó a lápiz y se entintó así mismo la friolera cantidad de 100 números en The Spectacular Spider-Man. Esto incluyó arcos argumentales como «The Child Within», escrito por J.M. DeMatteis, que nos llevó directamente a la entrega 200 con la muerte de Harry Osborn.

En una entrevista de 2002, DeMatteis dijo: «Realmente me encantaron los dos años en Spectacular Spider-Man que escribí con el dibujo de Sal Buscema. Sal es uno de los mejores narradores y un colaborador maravilloso.»

Trabajó para DC Comics dibujando historias de Batman, Superman y Superboy, y entintando Creeper, Wonder Woman y otros personajes entre 1997-1999. Buscema regresó a Marvel entintando a Pat Olliffe en Spider-Girl vol.1 (1999), y fue el entintador habitual de The Incredible Hulk vol. 3, #11–20 (febrero-noviembre de 2000).


En 2003 regresó a los cómics a tiempo completo entintando a Olliffe en Spider-Girl vol.1 #55 (marzo de 2003) y luego se lanzó de lleno en una larga temporada entintando y terminando los lápices de Ron Frenz entre los números 59-100 de la colección de May Parker (junio de 2003 – septiembre de 2006).

Continuó entintando la serie cuando se relanzó como The Amazing Spider-Girl vol. 1 #1-30 (diciembre de 2006 – mayo de 2009). Continuó unido a Spider-Girl, sobre lápices de Frenz, en Web of Spider-Man vol. 2, # 1–7 (diciembre de 2009 – junio de 2010) y en la miniserie de cuatro números The Spectacular Spider-Girl vol. 2 (julio-octubre de 2010) y el one-shot Spider-Girl: The End vol.1 #1 (octubre de 2010).

Ya en 2011, fue el entintador, nuevamente de Ron Frenz, en la miniserie de superhéroes de cinco números Thunderstrike vol. 2. Regresó a DC Comics en 2011 con DC Retroactive: The Flash – The ’70s y un one-shot de Superman, Superman Beyond. Recientemente y ya en 2012, entintó G.I. Joe Annual (de IDW Publishing) y la serie Dungeons and Dragons: Forgotten Realms.

El Espectacular Sal Buscema

The Spectacular Spider-Man fue el primer hermano pequeño de la franquicia arácnida. Aunque siempre ha jugado un papel secundario frente a The Amazing Spider-Man, el primer volumen de The Spectacular Spider-Man nos ofreció un buen puñado de historias muy notables.

Después de un breve período como editor en jefe de Marvel en 1976, Gerry Conway decidió hacer las maletas y llevar su talento a la competencia. No era la primera vez que Conway dejaba Marvel. Había pasado un año con DC Comics a principios de la década después de renunciar repentinamente como escritor de The Amazing Spider-Man en el final apresurado de la primera Saga del clon.

En esta segunda partida el guionista dejó Peter Parker: The Spectacular Spider-Man en su bautizo. Cuando Conway finalmente regresó después de 11 años, en la primavera de 1988, asumió nuevamente el puesto de escritor de Spectacular Spider-Man haciendo tándem con su compañero y amigo Sal Buscema. El mismo dúo creativo que nos trajo el primer número del título 12 años antes.

Durante el exilio de Conway, nuestro protagonista nunca abandonó Marvel. De hecho, durante muchos años, se pensó en Sal Buscema como un personaje de la Casa de las Ideas. Casi podríamos decir que era una relación simbiótica. Empezó en en 1968 y no trabajó para otra editorial hasta finales de los 90.

Buscema permaneció como el artista principal de Spectacular después de la partida de Conway y dibujó 18 de los primeros 20 números del título. Asumió las funciones artísticas en Spectacular durante el último arco de Peter David. El entintador y dibujante sería el artista principal del título durante los siguientes 8 años, rara vez se perdería un número, y entintaría su propio trabajo y dibujaría las portadas. Gracias a esto, cuando hablas de The Spectacular Spider-Man al momento te viene a la cabeza Sal Buscema.


Sin palabras y todo está dicho

No se puede negar que lo que Buscema estaba haciendo a finales de los ochenta y entrados los noventa chocaba muy de frente con las páginas de Amazing Spider-Man. A los pocos meses de que el dibujante regresara a Spectacular, Todd McFarlane asumió el papel de artista en el título insignia del trepamuros. La noche y el día.

Pronto, McFarlane se convirtió en un fenómeno entre el fandom. Mientras tanto, Buscema se apegó a sus viejas formas o modo clásico. Conway y Buscema convirtieron a la hermana pequeña en ese reducto del pasado frente a la locura de McFarlane y Larsen.

Pero al final el tiempo pone a cada uno en su sitio, y a toro pasado, es The Spectacular Spider-Man la colección que sobrevivió con dignidad y trae mejores recuerdos a los amantes del arácnido.

Siempre he sentido devoción por este autor. No es un dibujante dado a las poses, a la espectacularidad. Si bien, su talento es innegable, y se trata de un incansable dibujante y entintador. Recientemente hemos perdido a dos de los grandes y temo la noticia en la que Silvio se marche. Sus 86 años han dado mucho y muchas viñetas. Para el que suscribe su trabajo es maravilloso y sólo por eso este artículo es mi tributo a uno de los grandes.

43 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
AlbierZot
AlbierZot
Lector
2 junio, 2022 9:33

Se dice que uno descubre el valor de las cosas cuando ya no las tiene. Solo hacía falta que llegase el siguiente dibujante para echar de menos a Sal Buscema. Tampoco se sabía muy bien por qué. Tal era el talento narrativo de este artista

qwerty
qwerty
Lector
2 junio, 2022 9:57

Muchas gracias por el artículo.

Hace unos días se mencionó su nombre en los comentarios de algún artículo y me ha encantado leer hoy este pequeño homenaje.

Quería hacer un comentario sobre las líneas siguientes:

«El autor siempre dijo que era muy lento al principio, entre seis y ocho páginas a la semana. Posteriormente conseguiría 2 páginas al día»

Es divertido que se considere a sí mismo lento haciendo 6-8 páginas a la semana. En dos semanas tendría casi las 20 de un cómic ! Increíble.
Muchas gracias por el artículo.

Hace unos días se mencionó su nombre en los comentarios de algún artículo y me ha encantado leer hoy este pequeño homenaje.

Quería hacer un comentario sobre las líneas siguientes:

«El autor siempre dijo que era muy lento al principio, entre seis y ocho páginas a la semana. Posteriormente conseguiría 2 páginas al día»

Es divertido que se considere a sí mismo lento haciendo 6-8 páginas a la semana. A ese ritmo, en dos semanas tendría casi las 20 de un cómic ! Increíble.

Last edited 4 meses atrás by qwerty
Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
En respuesta a  qwerty
2 junio, 2022 10:11
qwerty
qwerty
Lector
En respuesta a  Justiciero Desmesurado
2 junio, 2022 10:25

Sí! Ése era! 🙂

Roman de Muelas
Autor
2 junio, 2022 14:26

Gran artículo, Juanjo. Los cómics que comentas me traen muchos recuerdos.

Hijo de Jor-El
Hijo de Jor-El
Lector
2 junio, 2022 15:12

A mí me gustan mucho Sal Buscema y Curt Swan, por ir buscando puntos de encuentro XD
En serio, en plenos noventa me gustaba esa alternancia entre la pomposidad de McFarlane o Larsen en Amazing y Spider-man y la sencillez de Sal en Spectacular y Web. Eran el contrapunto ideal el uno de los otros.

ipso_facto
ipso_facto
Lector
2 junio, 2022 18:28

Yo le tengo mucho, mucho cariño a su etapa junto a Bil Mantlo en ROM: caballero del espacio.

Es justo reconocer que si lo pones al lado de otros compañeros de generación: como su hermo John, Barry Smith, Romita Sr., Byrne, Pérez, Starlin… Su talento como ilustrador queda muy por debajo. Sin embargo también hay que reconocerle su narrativa impecable, clara, limpia, apoyándose en una composción de página y viñeta tan sencilla como efectiva, su dinamismo a la hora de captar el movimiento y la fuerza de su expresiones faciales. No calificaría a Sal como un dibujante «espectacular», pero sí como un profesional con talento y, sobretodo, mucho oficio.

qwerty
qwerty
Lector
En respuesta a  ipso_facto
2 junio, 2022 18:39

Justo eso te iba a contestar. Tiene mucho oficio.

Sabe narrar, era capaz de entregar sus 20 páginas sin problema y su estilo posiblemente no te flipe pero es raro que te desagrade.

Con una producción tan enorme en Marvel y siendo tan regular, es muy posible que se haya ocupado de alguno de tus héroes favoritos en algún momento.

kursal
kursal
Lector
En respuesta a  ipso_facto
6 junio, 2022 14:29

Sal Buscema + Joe Sinnot = buen dibujo asegurado.

Dr Kadok
Dr Kadok
Lector
2 junio, 2022 21:36

Yo tengo un recorrido corto en Marvel, ni idea de Buscema, pero con lo que cuentan me suena a Jim Aparo: clasico, cumplidor, sin el talento de sus contemporaneos como para destacar…pero para mi Batman es el de Aparo. Asi lo vivi yo y seguro muchos de mi edad

Lord_Pengallan
Lector
2 junio, 2022 22:13

A ver, lo questá claro es que un dibujante como SB en las condiciones de producción del siglo XX es una joya porque estamos hablando de alguien mil veces mejor que Trimpe, Milgrom o Heck. Es decir, que entrega a tiempo y el resultado siempre es satisfactorio. Su dibujo venía determinado por el momento, hay que valorarlo así. Dicho esto su minimalismo mencanta, pero no es un dibujante para estancias largas y para ciertas temáticas y no hubo un editor que vigilase eso. Luego trabajó con guionistas a los que les daba igual sus limitaciones o sin guión y era un tipo eficiente pero le tenías que dar las cosas bien organizadas. Su limpieza no daba para lo oscuro y su falta de imaginación no le facultaba para lo fantástico o para el método Marvel. Por ejemplo en Hulk se le ve muy irregular, siempre da el mínimo pero se nota mucho la influencia del entintador y del guión en el resultado final, y seguro que no siempre tuvo un mes entero sólo para dibujar Hulk. SB es espectacular pero 2 o 3 de cada 10, que es mediocre. De todos modos es la línea clara marvelita, si no te gusta ese estilo… A mi me fascina que con poco consiga tanto y sus piruetas narrativas clásicas (es decir, que no se notan) porque lo que intentaba era ser fluido no petarlo en cada página con viñetas muy trabajadas, composiciones de página raras, posturitas ridículas o anatomías imposibles. Su problema principal es que no valía para todo pero fue utilizado como si fuese así.

Last edited 4 meses atrás by Lord_Pengallan
The Junction to Everywhere
The Junction to Everywhere
Lector
3 junio, 2022 11:57

Dejando su calidad como dibujante a un lado, es increíble lo bien que se le daba narrar historias.

¿Ha habido alguna vez un grupo de hermanos más famoso en los cómics que John y Sal?

Matches_Malone
Matches_Malone
Lector
En respuesta a  The Junction to Everywhere
3 junio, 2022 12:51

Quizá Andy y Adam Kubert. Los noventa fueron como fueron, pero se vendían millones y los Kubert ya estaban ahí a fuego y desde entonces. Y Fabio Moon y Gabriel Ba, sin beneficiarse tanto del mainstream, sin duda tienen toda una reputación a nivel internacional.
Vin y Sal Amendola.
Jim Lee, Pat Lee, Stan Lee… todos esos Lee.

Alejandro Ugartondo
En respuesta a  Matches_Malone
3 junio, 2022 13:25

En el mundo del cómic indie tienes a los hermanaos Beto y Jaime Hernández que han tenido una carrera llena de premios y reconocimientos

The Junction to Everywhere
The Junction to Everywhere
Lector
En respuesta a  Matches_Malone
3 junio, 2022 13:55

No te olvides del otro Lee, Jae Lee

kursal
kursal
Lector
En respuesta a  The Junction to Everywhere
6 junio, 2022 14:32

Y ya su primo Bruce… qué patadas pegaba.

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
En respuesta a  El azote del perpetuo pontificador
2 junio, 2022 10:22

Ni de coňa el dibujo de Buscema sufre el acartonamiento de el de Sawn.

Y otro tema seria ver si Curt Swan podia soltarse en la DC que le toco o debia plegarse al estilo que le impusieran sus editores. Que basicamente seria imitarse a si mismo.

AlbierZot
AlbierZot
Lector
En respuesta a  El azote del perpetuo pontificador
2 junio, 2022 11:19

Mucho mejor con Sal, desde luego 😉 Y nada más espectacular que los Buscema Punch (aún más que los de Gil Kane, su clara inspiración)

kursal
kursal
Lector
En respuesta a  El azote del perpetuo pontificador
6 junio, 2022 14:26

Espectacular va por cómo lo nombraban en muchos cómics, Spectacular Sal Buscema.
Pero, vamos, igual no era un espectáculo, pero ya quisieran muchos hoy en día estar a su altura.

Matches_Malone
Matches_Malone
Lector
En respuesta a  El azote del perpetuo pontificador
2 junio, 2022 15:40

Mínimo, tuvo el talento necesario para ser un profesional del dibujo durante cincuenta años.
En tanto tiempo es normal que los aficionados terminemos cogiéndole cariño, sobre todo si acaba dibujando alguna etapa memorable como el Hulk de David.
Me recuerda mucho al caso de Joe Bennet que creo que ya mencioné, décadas pasando desapercibido, pero cuando te cae una buena etapa (curiosamente también en Hulk) finalmente destacas.
Pero hay que tener talento para que tu dibujo experimente una evolución natural y evidente en esa etapa. Como le pasó a Bagley en Ultimate Spiderman, o a Buckingham en Fábulas.

Matches_Malone
Matches_Malone
Lector
En respuesta a  El azote del perpetuo pontificador
2 junio, 2022 18:16

Valoraciones personales aparte, me refería a que los tres tienen en común el haber dibujado una misma colección durante mucho tiempo. Y que ese es el contexto ideal para analizar a un artista, ver como cambia y evoluciona, como le afecta la cadencia mensual, etc.
Nuevamente sin compararlos entre ellos ni entrar a valorarlos personalmente, creo que los tres dibujaban mejor al final de su etapa que al principio, y eso es un valor que no se debería presuponer.
Los malos dibujantes ni llegan a tener una oportunidad así, los mediocres no la aprovechan y bueno, los que sí lo hacen deben de ser buenos dibujantes, insisto, desde una perspectiva profesional y objetiva, sin entrar en me gusta más este o el otro.

qwerty
qwerty
Lector
En respuesta a  Matches_Malone
2 junio, 2022 18:30

Curioso… A mí me gustaba más el Bagley de New Warriors y el de Amazing que el de Ultimate.

kursal
kursal
Lector
En respuesta a  qwerty
6 junio, 2022 14:27

Bagley no ha sido mal dibujante, pero ha evolucionado poco. Cumplidor sí es, el Sal Buscema de hoy.

qwerty
qwerty
Lector
En respuesta a  El azote del perpetuo pontificador
2 junio, 2022 16:27

Pues Saviuk es otro dibujante cumplidor que no me molestaba… Hasta que cambió el acabado de sus dibujos para darle un aire más ¿Moderno?

Más tarde llegaría Tom Lyle (ya fallecido) a no sé qué colección de las cuatro. Éste, tengo que reconocerlo, no me gustaba nada.

kursal
kursal
Lector
En respuesta a  qwerty
6 junio, 2022 14:29

Concuerdo, a mí el primer Saviuk no me desagradaba.
Uno que me parecía un gran dibujante era Kerry Gammill, no muy nombrado, aunque también dependía mucho de quien lo entintara.

qwerty
qwerty
Lector
En respuesta a  El azote del perpetuo pontificador
2 junio, 2022 18:34

Mmmm… Creo que en Buscema es más contenido el cambio, si te refieres a lo que estoy pensando: Ojos más grandes, el azul del traje casi negro y telarañas más recargadas.

Para mí fue mayor el cambio cuando pasó a ser entintado por Sienkiewicz. Se me hizo muy raro en su día

Lord_Pengallan
En respuesta a  El azote del perpetuo pontificador
3 junio, 2022 21:20

Mil era una forma de hablar así que no vamos a discutir por ello. No veo yo a Milgrom mejor portadista porque hiciese lo que hiciese era manco. Y con Trimpe tequivocas completamente. Tengo reciente su Hulk y el tío siempre hacía lo mismo grapa tras grapa. Narrativamente era pobrísimo. 2 recursos y ya. Igual mejoró intentando ser un clon de Liefeld. Pero en Hulk malo con ganas. Y con Heck más o menos dacuerdo pero no quise escribir mucho. Para mi Heck es bueno, pero él siempre pensaba en color y por eso el B&N le sienta fatal y de ahí su mala fama actual porque las Bibliotecas lo mataron, pero es que a diferencia de SB entró en decadencia muy pronto (aunque creo que era algo mayor). Es cuestión de gustos pero a mi dame un SB antes que cualquier torpe de antes y de ahora.

kursal
kursal
Lector
En respuesta a  El azote del perpetuo pontificador
6 junio, 2022 14:30

Milgrom componía muy bien las escenas. Recuerda esa de Ojo de Halcón andando por una calle desierta y los doce del Zodiaco escondidos en las casas de alrededor, jejeje.

Ave
Ave
Lector
En respuesta a  El azote del perpetuo pontificador
13 junio, 2022 12:21

Sé que he leído cómics de Sal Buscema desde siempre, sobre todo de los Vengadores y Hulk, pero la primera vez que me quedé con su nombre fue en los números de Vértice en los que el Capitán América se convertía en el Nómada y que me encantaron. Empecé a comprar todo lo que dibujaba; número de Rom, La Masa en Fórum… pero´perdí interés en él cuando descubrí a John Byrne. Recuerdo como si fuera ayer, como comparé dos dibujos del Quinjet de Los Vengadores dibujados por cada uno y flipé. El de Byrne era precioso y lleno de detalles y el de Sal Buscema eran 4 rayas. Ahí se terminó mi romance con él.

Durante mucho tiempo no volví a prestarle atención. Su dibujo me parecía soso, poco detallado y falto de chispa comparado con los de Byrne, Simonson o Arthur Adams. Pero llegaron los 90 y resultó que, entre el montón de dibujantes de Spiderman, el que más me gustaba era Sal Buscema. Y volví a leer colecciones antiguas como Rom, como Hulk o Capitán América y descubrí a un narrador muy solvente y a valorar lo que antes consideraba como «4 rayas» como capacidad de sintetizar -imagino que para poder asumir semejante carga de trabajo- su trazo y contar la historia de forma ágil y clara, dando al léctor lo suficiente para que comprender el cómic que estaba leyendo, algo que parece fácil pero en lo que flojean muchísimos dibujantes más interesados en la espectacularidad que en la narración.

No es superdotado para el dibujo como otros dibujantes del género como Byrne, Kirby, Adams, Windsor-Smith, Colan o su hermano, John, pero lo compensa con virtudes como las que he comentado antes. Un dibujante interesante y
con una carrera muy imporante y reivindicable.