Runaways: Error fatal

Por
8
493

Edición original: Runaways vol.3 #1-6; Marvel Comics.
Edición España: julio de 2009; Panini Cómics.
Guión: Terry Moore.
Dibujo: Humberto Ramos.
Entintado: Dave Meikis.
Color: Christina Strain.
Formato: tomo recopilatorio de 144 págs. encuadernado en rústica con solapas.
Precio: 12,00 €.

Tirando de archivo, uno se percata de que hace demasiado tiempo que en Zona Negativa no dedicamos unas líneas al arco argumental de turno de Runaways. E intentando averiguar el porqué de esta omisión inconsciente, llego a la conclusión de que obedece a dos motivos, enumerados a continuación…

Por una parte ésta es una de esas series que resulta un tanto complicado comentar de forma periódica. No por su ausencia de virtudes, sino porque éstas se pudieron apreciar desde la primera entrega de la serie: lejos de aspirar a crear una obra memorable, Brian K. Vaughan y Adrian Alphona pusieron todo su empeño en ofrecer al lector su ración mensual de acción y aventuras, sazonada con los oportunos cliffhangers, buenas dosis de sentido del humor y constantes guiños a la cultura popular. Pero si por algo sobresalía Runaways era por la caracterización de unos personajes que, en su interacción, propiciaba los momentos más interesantes de la serie: choque de personalidades, complicidad y, como era de esperar, intereses románticos (hasta el punto de convertirse en el tebeo más cercano a un shojo publicado por Marvel Comics, junto al más evidente Spider-man loves Mary Jane). Un tebeo claramente evasivo, en el sentido más encomiable y desprejuiciado de la palabra, divertido y entretenido. Así pues, sin existir cualquier tipo de pretensión de destripar detalles argumentales de la serie, ¿qué más se podía comentar? El riesgo de caer en la reiteración era evidente.

La otra razón podemos encontrarla en el cambio de equipo creativo, que tuvo lugar cuando un Vaughan cada vez más inmerso en aventuras televisivas y cinematográficas –Lost y la adaptación de Ex Machina– cedió el testigo a uno de los fan favourites por excelencia: Joss Whedon. Con la notable Astonishing X-Men muy reciente –tremendamente disfrutable, salvo por su decepcionante desenlace– el creador de Buffy, Cazavampiros llevó a nuestros “Fugitivos” hasta la Gran Manzana, donde tras toparse con Kingpin, protagonizaron un ajetreado viaje temporal, con la Nueva York de principios del siglo pasado como destino. No se puede afirmar con demasiada rotundidad que Whedon y el dibujante Michael Ryan realizaran un mal trabajo, pero en las páginas de este arco argumental, titulado Niños acorralados, parecía advertirse cierta pérdida de la espontaneidad y frescura que hicieron de Runaways un gratificante oasis dentro del cada vez más grave, adusto y oscuro Universo Marvel. Y gráficamente, pesaba demasiado el recuerdo del excelente trabajo realizado por Adrian Alphona –y Takeshi Miyazawa–, que confirieron un look muy característico a esta serie.

Sea como fuere, tras seis entregas esta breve etapa de la colección llegó a su fin, planteando en los editores el acuciante interrogante de cómo orientar la continuación del título. La respuesta estaría condicionada por la iniciativa de Terry Moore, quien a punto de concluir su excelente Strangers in Paradise, se ofreció a Joe Quesada para participar en algún proyecto de La Casa de las Ideas. La respuesta del Editor Jefe de Marvel Comics no solo no se hizo esperar, sino que además fue doble: Runaways y Spider-man loves Mary Jane. Tras recibir el encargo de forma oficial, Moore comenzó a trabajar codo con codo con el editor de la serie, Nick Lowe, y el dibujante mexicano Humberto Ramos, bajo “un tremendo respeto hacia lo que he heredado.”.


Estudio de los protagonistas de Runaways, por de Humberto Ramos

Así, ambos autores nos presentan Error fatal, una historia centrada en el regreso de nuestros protagonistas al condado de Los Ángeles, concretamente a Malibú, donde logran localizar un confortable refugio, propiedad de los padres de Chase. Una vez instalados, el joven Stain logra un empleo como ayudante de Val Rhymes, locutor de una radio local. En este contexto, los “Fugitivos” reciben la inesperada visita de un grupo de supervivientes del planeta Majesdan, de donde procede Karolina Dean. Por razones que no tardará en ser desveladas, la joven alienígena centra la ira de sus compatriotas, propiciando un accidentado enfrentamiento de consecuencias imprevisibles…

En primera instancia, parece un argumento que se ajusta a la tónica general de la colección… pero el engranaje no parece estar lo suficientemente engrasado. ¿Cuál es el problema, entonces? Difícil dar con una respuesta, pero me inclino a pensar que hay tres factores que han influido en que esta no haya sido una lectura especialmente gratificante. Por una parte, la escasa capacidad de sorpresa de un Terry Moore del que siempre cabe esperar más. El autor norteamericano parece haber hecho los deberes a la hora de respetar la caracterización de los personajes –no sería de extrañar que contara con la ayuda de su hijo, al parecer, acérrimo fan de la serie–, pero da la sensación de que no ha encontrado “su propia voz”, algo perfectamente comprensible, habida cuenta de que éste es su primer trabajo con personajes ajenos en mucho tiempo. Comprensible, pero un tanto decepcionante…

Por otra parte, nos encontramos con la elección de Humberto Ramos como dibujante. Atendiendo a títulos presentes en su bibliografía, como DV8, Crimson o Out There, resulta evidente que una de las especialidades es la de dibujar adolescentes. Pero en el caso de Runaways, su estilo hiperbólico, un tanto recargado y de connotaciones caricaturescas / cartoon, contrasta de forma radical con la imagen “canónica” de estos personajes, creada por un Alphona que supo aprovechar a la perfección su línea clara, para junto a los coloristas Brian Reber y Christina Strain, crear una atmósfera muy característica: narrativamente cristalina y visualmente muy agradecida. Un cambio muy acusado, que personalmente no considero demasiado acertado.

Y en último lugar, mucho me temo que la desaparación de dos personajes como

Aviso de Spoiler

Alex Wilder

y

Aviso de Spoiler

Gertrude Yerkes

, eje y motor de buena parte de los desarrollos argumentales de las etapas más reivindicables de la serie, ha afectado a la dinámica de este pintoresco grupo, en la medida en que ninguno de ellos ha encontrado un sustito de carisma o interés equivalentes.

Durante el próximo mes de diciembre, Panini Cómics publicará un nuevo tomo de esta colección, recopilando el arco argumental que cerrará la etapa de Moore en Runaways –en esta ocasión ilustrado por Miyazawa–, y un divertido número de transición, por cuenta de Christopher Yost, James Asmus, la gallega Emma Ríos y Sarah Pichelli. En el futuro más inmediato se atisba una nueva etapa, que por cuenta de Kathryn Immonen y Pichelli, ojala sirva para recuperar la frescura perdida… Mientras esperamos un ansiado “golpe de timón”, siempre queda la posibilidad de releer Error fatal, que pese a no aburrir al lector, se confirma como uno de los arcos argumentales más anodinos de la colección. Y con el nombre de Terry Moore impreso en la portada, ésta es una circunstancia tan inesperada como decepcionante.

Enlaces de interés

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

8
Déjanos un comentario

Please Login to comment
8 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
8 Comment authors
Lord_PengallanAndyjoseM. SanzJesus Recent comment authors
Recientes Antiguos
juanky
Lector
juanky

lo mejor del comic es Humberto Ramos que demuestra dibujar personajes jovenes como un maestro

kúbik
Lector
kúbik

Que pesaditos con el “decepcionante final” de astonishing… A mi me pareció un final extraordinario, redondo, perfecto.

Jesus
Lector
Jesus

Si fue decepcionanate el trabajo de Moore no digo queno sea divertido y en su momento el lo dijo no esperen argumentos como los de Strangers in Paradise que este es un comic muy diferente. Pero almenos me esparaba algo como lo que hace con Echo parece que prefiere guardarse lo mejor para sus proyectos personales bueno es logico viendo como funciona la industria.
Esta etapa de los Runaways fue mas ligera, es cierto que con un comic adolecente no puedes tocar temas que alejen a tu publico ya por ser muy escabroso o simplemente por que no son las experiencias con las que se puedan identificar pero Vaughan rompio reglas (Bueno si, no fue el primero y en esta epoca hay temas que ya no son tabu) le doto al comic de mas inteligencia en ves de repetir los mismos estereotipos de adolecente promedio les doto de una verdadera personalidad, caray incluso hasta la muerte (No la de Gaiman claro esta) se pasea por sus paginas por lo mismo pues decepciona no verlos a niveles de antaño.
Ahora tambien lo logico los fugitivos no pueden serlo para siempre de hecho la razon de sus primeras aventuras ya no esta presente hace falta una evolucion pues a estos personajes aunque no lo quieran el tiempo se les viene encima y deberia verse como enfrentan el mundo desde la perspectiva de jovenes adultos.

M. Sanz
Lector
M. Sanz

Con ese titulo, Error fatal, parece más un cómic de Planeta que otra cosa.

josemordon
Lector
josemordon

se a publicado el primer volumen de los runaways en un tomo íntegro??

Andy
Lector
Andy

Wheedon destrozó la serie…y mira que soy fan acerrimo suyo..pero que se quede en la tele o cree sus propias cosas…con Runaways destrozó una de mis series preferidas..y el nuevo tomo ya ni me lo he comprado…

Lord_Pengallan
Lector

De las mejores reseñas que he leído en ZN. Totalmente de acuerdo, creo que Ramos fue un error clarísimo, aunque él no lo hace mal simplemente hace lo que sabe hacer, como demuestra que Marvel decidió relevarle cuando en un principio iba a ser el dibujante regular.