Rodd Racer

Por
2
430
 


Edición original: Rodd Racer. Junio 2011, Image Comics.
Guión, dibujo, tinta y color Toby Cypress.
Formato: 80 páginas en blanco y negro y color editadas en rústica.
Precio: 7,99 $.

 

Hace décadas el mundo del motor era otra cosa. Las actuales estéticas chonis, el tunning, el hip hop o el gusto por la horterada supina no influía en el automovilismo. Los coches eran diseñados por tipos que buscaban mejorar la aerodinámica de los vehículos, pero que buceaban por las aguas del Art Decó, imprimiendo estilo y elegancia a máquinas cada vez más rápidas, máquinas afines a las corrientes del estilo imperante en arquitectura, moda y diseño industrial. Así, se pasó de las estructuras cuadrangulares que dominaron los años veinte a creaciones más estilizadas, con formas redondeadas, lágrimas cromadas que cada vez iban más rápido. Las carreras proliferaron para demostrar quién construía los vehículos más veloces, los motores más potentes, y, como sus hermanos del aire donde la aviación sufrió una renovación total tanto en diseño como en mecánica, el automovilismo vivió, a pesar de la Gran Depresión previa, una edad de oro. Las carreras, como cualquier actividad donde se pueda apostar, atrajeron a las mafias, de modo que los hampones manejaron cantidades ingentes de dinero, llegando a influir además en la creación de prototipos para vencer en los campeonatos. Este panorama de los treinta sirve como universo para desarrollar la trama de Rodd Racer, pero uno tangente, digamos alternativo, con un definido aroma dieselpunk, con su querencia por el aluminio, el cuero y el acero, en lo concerniente a la forma, así como una apuesta por el noir y el pulp como señas de identidad de género.

Rodd-Racer-Cypress-pagina1

Así, Rodd Racer relata el drama que vive el protagonista que da título al tebeo, quien debe ganar una popular carrera por varias razones de peso: deudas, venganza, pero sobretodo, por honor y amor propio. La trama es tan sencilla como la premisa y si bien no deja de ser una excusa para presentar algunas de las persecuciones más trepidantes del mundo del tebeo de los último años, su autor tiene la pericia de alternar flashbacks durante el transcurso de la propia carrera, desvelando datos concretos del pasado de los protagonistas para lograr que la emoción de la misma vaya ganando en intensidad. Recurso de perro viejo, el autor inyecta así un interés mayor en el resultado del campeonato, aprovechando para describir a protagonistas y antagonistas y a sus satélites.

Pero, ¿quién es el autor? Toby Cypress se divierte aquí como creador completo tras realizar páginas para diversas antologías como Popgun y después de poner en viñetas el guión de The Tourist escrito por Brian Wood para Image Comics. Con un trazo que recuerda sobremanera al de Paul Pope, comparte por tanto con este la pericia en el uso de la tinta, así como esa amalgama estilística que bebe tanto del manga como del francobelga del tipo Blain y similares. Es decir, páginas dinámicas, lápices vertiginosos y muchas curvas para describir mundos intensos, de aspecto frenético como el trazo desenfadado permite. Si bien este parecido podría ser criticado, bien es cierto que partir del recuerdo de un autor de la calidad de Pope da pie a un desarrollo formal más interesante que otros autores jóvenes contemporáneos, cuyas miras copian viñetas de artistas más comerciales, de aquellos pendientes de la sobremusculación y los espacios preñados de rayitas, por ejemplo. Se desprende del arte de Cypress una necesidad por extrapolar el vértigo de la velocidad de las carreras a las viñetas, acelerando el ritmo de las cinéticas y envolviendo a sus personajes de salpicaduras de tinta y líneas airadas que logran desenfrenar el tempo de la narración.

Rodd-Racer-Cypress-pagina2

A pesar de unas portadillas en color, el tebeo se beneficia de un glorioso uso del blanco y negro, certificando el aroma noir a través de calles llenas de hollín y edificios gargantuescos vetiendo sus negras sombras sobre unos personajes que no son más que hormigas frenéticas que pretenden destacar en una ciudad avocada al caos de la velocidad y el crimen. Envuelto en todo esto, una historia de amor inevitable, la citada venganza y el duelo entre dos ases del motor, convierten Rodd Racer en un pastiche que aplaude los géneros en los que se desenvuelve.
Señores editores españoles, estáis tardando en traer esto al país.

  Edición original: Rodd Racer. Junio 2011, Image Comics. Guión, dibujo, tinta y color Toby Cypress. Formato: 80 páginas en blanco y negro y color editadas en rústica. Precio: 7,99 $.   Hace décadas el mundo del motor era otra cosa. Las actuales estéticas chonis, el tunning, el hip hop…
Guión - 6
Apartado Gráfico - 8
Interés - 7

7

Ritmo y velocidad para un notable tebeo de aventuras.

Vosotros puntuáis: Be the first one !
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Franky
Franky
Lector
18 marzo, 2015 20:10

Tiene una pinta cojonuda!!

HenryJones
HenryJones
Lector
18 marzo, 2015 23:20

Acabará cayendo fijo