Reseñas DC USA – DC Pride 2024 #1

2
1027

Edición original: DC Pride 2024 #1 (DC Comics, 2024)
Guion: Al Ewing, Ngozi Ukazu, Nicole Maines, Phil Jimenez, Gretchen Felker-Martin, Jamila Rowser, Jarrett Williams, Calvin Kasulke, Melissa Marr
Dibujo: Ngozi Ukazu, Claire Roe, O’Neill Jones, Jordan Gibson, Stephen Byrne, D.J. Kirkland, Len Gogou, Jenn St-Onge, Giulio Macaione
Entintado: Aditya Bidikar, Lucas Gattoni, Jodie Troutman, Ariana Maher, Morgan Martinez. Frank Cvetkovic
Color: Triona Farrell, Marissa Louise, Jeremy Lawson
Formato: Tapa blanda. 96 páginas
Precio: 9,99$

Otro año más nos llena de orgullo leer el DC Pride

«You belong wherever you feel like you»

Las reivindicaciones del orgullo son el día 28 de junio por los disturbios de Stonewall de Greenwich Village. Este año será el 55 aniversario de las revueltas originales, lo que ahora es una fiesta donde celebrar el orgullo de ser como eres, alejándose del ambiente combativo contra las fuerzas del orden institucional que fue antaño, en muchos lugares sigue siendo una fecha de confrontación y de lucha por conseguir unos derechos mínimos. Los cómics siempre han sido un medio que ha representado la realidad social, los superhéroes no son más que un reflejo del valor y la bondad a la que aspira el lector, mundos donde poder ser quién de verdad eres, son el salvoconducto de muchos jóvenes. Si encima estos se sienten apoyados y aceptados en estas historias se pueden salvar vidas.

DC Cómics con la llegada a editora en jefe de Marie Javins comenzó a sacar en junio los cómics DC Pride, donde se han recopilado microhistorias de distinta índole de autores del colectivo escribiendo a personajes queer. Durante el mes del orgullo en los años 2022 y 2023 ECC publicó en España los cómics bajo el título de Orgullo que se había sacado durante el año anterior en USA, incluso el primer año haciendo una campaña donde te daban una cartulina de celebración de distintos personajes. Este año no tiene previsto publicar nada, por eso mismo vamos a pasarnos a la publicación americana.

La primera historia viene de un equipo creativo muy importante, Al Ewing y Stephen Byrne. Primera incursión del escritor británico dentro de la editorial y que recupera a uno de los personajes clásicos de la misma: el tercer Starman. Un personaje creado en los setenta pero que empezó a tener más relevancia en el Starman de James Robinson, donde se empezaría a contar que era bisexual y que culturalmente, en su planeta, era lo más común. James Robinson también lo usó en su Liga de la Justicia, aunque ha sido un personaje bastante olvidado en las dos últimas décadas.

Esta pequeña aventura comienza cuando Mikaal es entrevistado por un bloguero, una de las preguntas tiene que ver con su atracción sexual, preguntándole si se identifica como bisexual o pansexual. La respuesta que da se alinea con la propia declaración del autor durante el orgullo de 2021, refiriéndose a sí mismo como bisexual. Pues ese término ya sirve de paraguas para la atracción más allá de todo el espectro binario y es el que conoció cuando llegó, dando a entender que da igual el término que quieras usar mientras respetes con él al resto del colectivo. Continua con la llegada de un compañero de su planeta, un enemigo que se ha dado cuenta que no tiene sentido enfrentarse a pesar de sus distintos métodos de ver la vida, pues la convivencia y el amor es más importante, un enemies to lovers bastante divertido.

Ngozi Ukazu se ocupa del arte y el guion de la siguiente obra, que nos cuentama través de Jackson Hyde, Aquaman, una pequeña historia sobre no encontrar un hogar y del miedo a encontrar barreras para mostrar quien es en realidad. Hablando sobre su relación con su novio Ha’wea, se da cuenta que dependiendo de si estamos hablando California, Atlantis o Xebel su relación puede ser percibida de distintas maneras. Tras el ataque de un Leviathan es transportado a Nueva Génesis donde se encuentra con Orion. Entre conversaciones de padres malvados y hogares elegidos, el joven medio xebeliano se da cuenta de donde está su hogar y su vida, en aquello donde se sienta cómodo y amado. También sirve como un preludio a la novela Barda que hará la propia autora y que ampliará todo lo que se ve del cuarto mundo.

Gretchen Felker-Martin se adentra en el mundo del cómic y Claire Ro le acompaña como artista con una historia de Hiedra Venenosa que parte de su serie actual de Willow Wilson. Aquí vemos como hasta fuera de la propia Tierra hay lgbtifobia, como el odio y el miedo es capaz de llegar hasta a los rincones más recónditos del universo. Nunca sabes cuando encontrarás a alguien que niegue tu existencia, que quiera hacerte daño por tu simple existencia. Una historia sencillita y al pie que da un mensaje que no hemos visto en las 3 iteraciones anteriores y que recuerda a los primeros números Nicieza en los Nuevos 52 de los Jóvenes Titanes con aquella trama de Búnker.

“Steeling Time” es una de las historias más divertidas y que necesitan más contexto de todas, escrita por Jamila Rowser y dibujada por O’Neill Jones. Esta historia ligera de celebración del orgullo no es más que una comedia de reencuentros, de una relación que acaba por los motivos erróneos. Esta comienza cuando Natasha Irons recibe, por parte de su excompañera de los Titanes, una invitación para la celebración del orgullo por parte de Raven en el bar Oblivion, donde su exnovia Traci 13 es la organizadora. Durante la serie de Superwoman de Renacimiento es cuando conocimos que estas dos superheroínas estaban en una relación, pero durante los cómics de Titanes y en Liga de la Justicia Oscura supimos que lo habían dejado, sin mucha más información. Tras seis años de esto, al fin nos han contado que pasó entré ellas. Esto se suma a que este mismo año hemos tenido a Traci como secundario en un par de números de Blue Beetle, pues Jaime Reyes y la hija del Doctor Thirteen salieron juntos en la serie original de Giffen y lo han recanonizado. A pesar de haber salido con Jaime y con Steel nunca se había dicho públicamente que era bisexual, con esta historia eso ya se aclara. Esta es una historia de amor y entendimiento de adolescentes, que siguen sin saber cómo actuar porque les queda mucho en la vida. Y es quizás, una de las historias más necesarias de todas. Porque Natasha y Traci son un desastre, siempre lo han sido. Ambas están perdidas y todo el mundo las considera genios en lo suyo, han tenido relaciones tormentosas anteriormente, el legado de sus padres es una carga que no siempre quieren cargar, todos sentimientos comunes las unen. Que adolescente queer no ha tenido una relación tormentosa, o ha creído tener una presión por demostrar algo que le ahoga; ojalá a mi yo adolescente le hubiesen dado estos cómics. Natasha y Traci son personajes que pueden representar fácilmente a muchos jóvenes que se sienten perdidos, que están aprendiendo quienes son y que se sienten perdidos ante la vorágine que es no encajar en la norma.

Seguimos con una historia escrita por Jarrett Williams y dibujada por D.J. Kirkland donde Jon Kent, su novio Jay Nakamura, Miguel Barragán y Ray Terrill salen a tomar algo por A-Town, la ciudad donde cualquier persona, venga de donde venga, tiene un hogar. Mientras que Bunker siempre ha sido muy abierto con su sexualidad, llevando al Orgullo a Tim Drake incluso años antes de que este saliese del armario, The Ray siempre ha sido una persona a la que le cuesta mucho más abrirse y no sentirse presionado con las muestras de afecto públicas. La pareja obviamente no tiene problemas en mostrarse así, ya hemos visto en la línea de Superman escrita por Tom Taylor como Jon sale del armario y como empieza a dar pasos por aceptar todo esto hasta sentirse tan cómodo como se ve aquí. Existen muchas maneras en las que quieres mostrarte, hay muchas maneras de salir del armario y salir del armario es algo que tienes que hacer continuamente. Cada uno lo hace las veces que considere y como considere, es importante que cada encuentro su manera y no presionarte por hacerlo igual que el resto.

Seguimos con Nicole Maines y Jordan Gibson en una historia de Dreamer sobre su familia que se siente una continuación de su tomo auto conclusivo Bad Dream y que coincide con el mes que termina la miniserie donde es protagonista: Suicide Squad: Dream Team, si queréis saber un poco más sobre esta miniserie de cuatro números echarle un vistazo al magazine de este mes que le dedicamos al equipo. Quizás no tengamos una moraleja o una situación específica a tratar como en el resto de historias de esta celebración deceita del orgullo, pero Dreamer es un personaje que a lo largo de las distintas iteraciones de este cómic vamos viendo como crece. Se ha convertido en algo ligado al DC Pride y que todas las personas trans que están pendientes de estas publicaciones encontrarán como su casa, su espacio seguro donde siempre se verán representados.

Calvin Kasulke y Len Gogou se ocupan de una historia sorprendentemente canónica a la mitología de Flash, donde a través de Circuit Breaker, un personaje presentado durante Planeta Lázaro, ayuda a Jay Garric con un problema relacionado con un monstruo de la Speed Force, la cual, desde el comienzo de la nueva serie de Flash, está teniendo problemas y está actuando de forma errática. Los poderes de Julien actúan con una fuerza hermana a esta, pero que es estática al mundo y parece conectada con la Zona Fantasma, algo que sirve para ayudar a Flash potencialmente con su petición. Una historia que quizás se siente más fuera del tema, pero que no deja de ser interesante y que sirve como presentación a un personaje que parece que va a tomar protagonismo en la serie principal del velocista carmesí.

Melissa Marr y Jenn St-Onge nos traen a la pareja queer más conocida de la editorial, Harley y Hiedra. Estamos ante un retelling de su infancia, donde deciden liberar a unos animales enjaulados juntas. Una historia parecida a la que de adultas harían durante la serie de Harley Quinn de Amanda Conner y Jimmy Palmiotti. Sirve como preludio al mismo tiempo de su obra “The strange case of Harleen and Harley” que se publicará este año. Un guion muy cuco, pero con un dibujo y color sobresaliente. Siempre está bien recordar que hay que proteger a aquellos niños queer que no entienden que les pasa en un mundo heteronormativo y que tiene un arraigo en el género binario.

Por último, como ya ocurrió con el DC Pride de 2022, acabamos con una historia autobiográfica, en este caso la de Phil Jimenez, dibujada exquisitamente por Giulio Macaione. Phil nos va contando como su mente de niño usaba como refugio los cómics. Como la antigua Isla Paraíso sirvió a su mente de joven como un refugio queer, como un lugar donde ser aceptado. Ese paracosmos un día lo llevaría a cabo con Nueva Themiscyra, cuando se ocuparía de guionizar y dibujar Wonder Woman, un sueño hecho realidad según el mismo. Jiménez entiende que es muy importante para los niños queer del futuro tener una utopía, por muy falsa que el futuro le demuestre ser, un mundo idílico donde poder resguardarse y pensar que serán aceptados. Phil carga con la carga invisible de construir mundos como los que de niño hacían que crease esos mundos imaginarios donde se refugiaba, darles a futuras generaciones las herramientas necesarias que de niño tuvo y que les permita desarrollarse con un refugio seguro.

Estamos ante un cómic que no tendrá el mejor dibujo, tampoco las historias con el guion más sorprendente, pero tenemos un cómic lleno de autores queer contando historias muy importantes, cada una a su manera. Un conjunto que puede nacer de la mercantilización de una protesta, pero que suma mucho en días como en lo que nos encontramos. Poco a poco, hemos visto como las empresas están menos subidas a estas celebraciones, como ya no interesa esta mercantilización porque el rédito no es tan alto, igual que este cómic ya no se publica en España. Es muy importante que estas iteraciones, que estas celebraciones, que estos cómics, autores y personajes sigan dándonos refugio a todos los lectores que pertenecemos al colectivo LGBTI+. Porque fuera del furor del orgullo, de las empresas con un logotipo de colores en junio, existen personas que quieren andar por la calle sin miedo, que quiere amar sin ser juzgado, que quiere ser quien es sin que le nieguen su existencia. Poder saber que las historias que te llenan pertenecen a autores que también son parte del mismo colectivo que tú, que los personajes que amas como Superman o Aquaman han pasado por lo mismo que tú y que si ellos son aceptados tú también.

Lo mejor

• Todas las reivindicaciones que hay en estas páginas

Lo peor

• Que estas celebraciones sean una vez al año.

Edición original:

DC Pride 2024

Guion - 8.5
Dibujo - 7.5
Interés - 10

8.7

Otro buen año

Vosotros puntuáis: 8.58 ( 2 votos)
Subscribe
Notifícame
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Vermeer
Vermeer
Lector
17 junio, 2024 15:03

Buenas, quisiera acotar que este no es el primer trabajo de Gretchen Felker-Martin en DC. Antes del Pride 2024 se ha dejado ver en tie-ins y backups en títulos como Beast World, Harley Quinn y Poison Ivy.