Reseñas DC: He-Man / Thundercats #01

Crossover entre dos de las mejores franquicias de los años 80 de ciencia ficción fantástica.

Por
4
3402
 
3702833

Edición original: He-Man and the Thudercats #01.
Guión: Rob Davis, lloyd Goldfine.
Dibujo: Freddie E. Williams II.
Entintado:Freddie E. Williams II .
Color: Jeremy Colwell.
Formato: Grapa, 24 páginas.
Precio:2,99 $.

 

Unir franquicias es algo muy normal en los comics. Ejemplo de ello son los cruces de Batman con Depredador, Superman y los Aliens, Batman y las Totugas Ninja, Terminator y Robocop, la lista es enorme y por lo visto, dada la recurrencia de la fórmula, rentable. Fruto de esta dinámica llega al mercado USA una nueva serie que une dos de las más importantes franquicias de los años ochenta, He-man y los Master del Universo con los Thundercats.

Los Thundercats empezaron como serie de dibujos animados en el año 1985 y gozaron de cuatro temporadas, con un total de 130 episodios, en la que se nos narraban las aventuras de un grupo de felinos humanoides en las que se mezclaban ciencia ficción, con la espada y brujería. Obligados a huir de su hogar, Thundera, por la inestabilidad del núcleo ferroso, emprenden un viaje hacia un nuevo planeta habitable. Durante la travesía las naves son atacadas por los Mutantes, enemigos declarados de los thunderianos, que destruyen la totalidad de la flota dejando tan solo una sin daños, la Nave Comando, pues saben que en su interior está la Espada del Augurio que en su empuñadura atesora incrustado el Ojo de Thudera, una joya de enorme poder místico. Los mutantes son rechazados por los Thudercats, pero con la nave seriamente dañada acaban varados en lo que ellos vienen a llamar el Tercer Planeta donde se desarrollarían todas las aventuras de la serie en una sucesión de enfrentamientos entre los Thudercats, los Mutantes y un ser momificado de enorme poder que se denominaba a sí mismo, Mumm-Ra. El último episodio fue emitido en 1989 momento en el que ya la serie demostraba tener claros signos de agotamiento.

5_orig

He-Man y los Masters del Universo tuvieron una vida más efímera ya que tan solo gozaron de dos temporadas, empezando su emisión en 1983 y acabando en 1985. La serie estaba basada en una línea de juguetes de Mattel, destinada a un público infantil masculino de entre 6 y 10 años. Sin embargo, su éxito fue capaz de traspasar el género y fascinó por igual a los niños y niñas, incluso adolescentes, de la época.

La serie transcurría en el planeta Eternia, donde el príncipe Adam es el custodio de la poderosa Espada del Poder que le permite transformarse en un poderoso guerrero protector del Castillo de Grayskull, fuente de su poder. Skeletor, su mayor enemigo, obsesionado por someter a todo el universo, ansia poder conquistar la fortaleza que le dotara del poder necesario para llevar a cabo sus maléficos planes de dominación.

Dos premisas muy diferentes, con numerosos puntos en común, que triunfaron en la década de los ochenta y cuyas franquicias se niegan a morir. No en vano ambas series tuvieron nuevas incursiones en TV y siguen apareciendo en otros medios, tal y como podemos ver en el número que nos atañe.

Este primer número sirve de presentación clásica de personajes, enemigos y trama para futuras entregas, por lo que poco se puede vislumbrar tras su lectura. El guion corre a cargo de Rob Davis y Lloyd Goldfine, que plantean una puesta en escena sin florituras, simple y de manual. No hay nada que haga destacar a este ejemplar por encima de otro cómic, salvo que se nos muestra el tablero de juego en el que van a desarrollarse las siguientes tramas. Davis y Goldfine nos presentan una excusa que permite llevar al Tercer Planeta y Eternia al mismo universo y a partir de ahí conocer a los enemigos, a los héroes y cortar la acción con un cliffhanger poco inspirado. Davis, que ya ha trabajo antes con He-Man, debería haber sido capaz de dar más de si mismo con dos franquicias tan sólidas, tan unidas al la nostalgia del aficionado maduro de 35 años que difícilmente podrá ver a los héroes de su infancia en este primer número.

hmtc1-18jpg-f479b9_765w

No se puede decir que sea un cómic malo, pero tampoco es bueno, es un cómic que cumple por seguir a rajatabla las normas clásicas de un número uno. Se hubiera agradecido algo más de innovación a la hora de plasmar esta fusión de mundos en la que tan solo podemos ver una pincelada dada con regla y cartabón. No hay tiempo más que para conocer muy por encima a los principales protagonistas, dejar ver un instante a algunos de los secundarios y marcar el objetivo que será el motor de la acción en posteriores números. Tal vez el motivo sea que estamos frete a personajes con mucho rodaje ya muy introducidos en el imaginario cultural, pero resulta difícil creer que los niños, niñas y preadolescentes de hoy tengan conocimiento de causa de quien son estos personajes y se hubiera agradecido algo más de caracterización.

El número está ilustrado profusamente por Freddie E. Williams II, que con su estilo se aleja mucho de la imagen que se pueda tener de estos personajes en la serie animada, añadiendo un toque crepuscular al conjunto que lo aleja de las edulcoradas series de los años ochenta y lo inserta de lleno en el siglo XXI.

  Edición original: He-Man and the Thudercats #01. Guión: Rob Davis, lloyd Goldfine. Dibujo: Freddie E. Williams II. Entintado:Freddie E. Williams II . Color: Jeremy Colwell. Formato: Grapa, 24 páginas. Precio:2,99 $.   Unir franquicias es algo muy normal en los comics. Ejemplo de ello son los cruces de Batman…
Guion - 5
Dibujo - 7
Interés - 5

5.7

Previsible

Escribir un primer número de una serie es algo muy delicado y que exige más esfuerzo del que han mostrado David y Goldfine. Que los personajes sean muy famosos no es excusa para relajarse, al contrario es un aliciente para esforzarse en dar mucho más.

Vosotros puntuáis: 6.74 ( 3 votos)
4 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
MrCervero
Lector
23 noviembre, 2016 19:09

Que pena que no hayan aprovechado mejor este número 1. La verdad es que tengo esta grapa en la mesilla y la reseña me ha quitado bastante la ilusión. Esperemos que el próximo número mejore la serie entonces. Mientras, voy echarle un ojo a este primero, que no se diga xD

Un saludo.

Cristian
Cristian
23 noviembre, 2016 19:52

Decepcionante esta primera entrega.La elección del dibujante tampoco me parece adecuada.De no creer la falta de imaginación con la que abordan a estos personajes cada vez que los adaptan al cómic.

Dreadstar_TFE
Dreadstar_TFE
Lector
24 noviembre, 2016 1:13

Pues en la Dolmen del mes de Noviembre, le han puesto un 7 a este cómic.

No lo digo para crear polémica, sólo para exponer que hay disparidad de opiniones.

A mi personalmente no me pinta mal, ni el dibujo ni la historia que propone y tampoco me disgusta la idea de un primer número que asiente las bases para toda la historia.

Ahora bien, esperaba que ECC se decidiera a editar aunque sea un tomo, sólo uno, de los Masters del Universo y comprobar así si las ventas acompañaban.

Como veo que no ha sido así, y viviendo en las Islas Canarias, donde pedir las cosas por correo salen un ojo de la cara (y eso cuando las traen, que esa es otra), no me quedará más remedio que leer todo esto “de aquella manera”.

Y es una pena, porque todo este nuevo Universo de los Masters pinta francamente bien y tendrían mis euros asegurados.

Y no se me había ocurrido un cruce con los Thundercats, pero ahora que ha salido creo que era de lo más inevitable.

Habrá que esperar a que salga esta historia completa, y valorar si ha merecido la pena el viaje que nos proponen.