Los Vengadores de los Grandes Lagos: Desunidos

Por
11
816
 

Guión: Dan Slott y Fabian Nicieza.
Dibujo: Paul Pelletier y otros.
Formato: Tomo de 200 páginas.
Precio: 12 euros.
Panini comics.

 

Vengadores de los Grandes Lagos es a ratos una comedia, a ratos un acto de rebeldía. Pero en todo momento, es un buen cómic. 200 páginas de buen, buen material.

Es una comedia cuando tanto Slott como Nicieza ponen sus plumas al servicio de los diálogos y empiezan a saltar chispas. Cuando las situaciones se vuelven tan histriónicas y ridículas que se tornan encantadoras, o cuando juegan con la propia naturaleza de los superhéroes. Los guionistas se divierten haciendo malabares con elementos del Universo Marvel, ingeniosas ocurrencias, gags y chistes, y el resultado es francamente positivo. A veces fino, a veces socarrón, saltando del humor negro a la ironía y de la ironía a la mofa, Vengadores de los Grandes Lagos tiene todo lo que le puedes pedir a un cómic en el que el humor es el protagonista.

No es perfecto, no obstante. La caracterización del grupo como perdedores es un recurso que ya se ha empleado para hacer a sus miembros más entrañables (como la reciente JLI de Giffen y DeMatteis) y si bien en general cumple su propósito con unos personajes divertidos, de intenciones sinceras y realmente heroicos, ocasionalmente cae en tópicos. No llega a empañar el resultado, pero podría ser mejor en este aspecto. Y por supuesto, algunos chistes no son tan graciosos, o se ven venir, pero es por pura ley de probabilidades: habiendo tantos, es asumible que alguno salga rana.

En segundo lugar, Vengadores de los Grandes Lagos es un acto de rebeldía. Rebeldía contra la no tan moderna corriente de inyectar en los cómics de superhéroes dosis de drama, morbo, personajes y tramas oscuras y deprimentes para darle una cobertura de madurez, como si actualizar el género a los tiempos modernos implicase aplicarle una gruesa capa de negro. Coge algunos elementos de otras historias y los retuerce, los lleva a su terreno y se cachondea alegremente de ellos, cuando no los denuncia directamente, sacando a relucir las incoherencias y sinsentidos que les caracterizan. Para rematar, tiene sus propios momentos sobre la pérdida, el duelo y la muerte (tanto en la historia principal como en las cortas, de las que hablaré más adelante), escritos con sensibilidad y clase, dando una lección sobre cómo evocar sentimientos y hacer reales a los personajes sin caer en las cenagosas aguas del melodrama. Y aún saca tiempo y espacio para meter el dedo en el ojo de los aficionados demasiado quisquillosos. Una labor digna de elogio y ejecutada con elegancia. Fantástico.

Además de la miniserie original, que es una sólida historia superheróica, construida con oficio aunque siempre con el humor en primer plano, el tomo incluye algunas historias sueltas cuyo resultado va desde lo aceptable a lo brillante. Las peores no son especialmente malas y tienen algunos momentos buenos que las salvan; pero eso sí, el resto las compensan con creces. Fieles a la fórmula primigenia, son capaces tanto de arrancar carcajadas como de crear momentos realmente íntimos. Esto que para muchos guionistas supondría un salto sin red, Slott lo lleva como si fuese un paseo por el parque.

La última historia de Nicieza, con Masacre como invitado, encaja como un guante con el contenido anterior; aunque es un poco más salvaje. Donde Slott daba cachetes, Nicieza da patadas en la boca. Desenfadado, distendido, con una premisa imposible y un Masacre encantador e intratable, es un muy buen complemento.

El dibujo corre a cargo de varios artistas, y se adecúa al tono de la historia. Detallado, expresivo y efectivo con Pelletier, sobrio con Grist, cómico con Kazaleh y Medina… Pelletier brilla por encima de todos, llenando las páginas con mucho detalle y conduciendo la historia con un alto nivel de calidad, reflejando como un espejo lo que Slott quiere transmitir. Es la buena química que ya vimos en Hulka, pero ampliada. El resto están correctos, siendo Haley el que se lleva el dudoso honor de peor resultado, con un trazo poco definido, casi sucio, que no termina de pegar con el tono de la historia.

Vengadores de los Grandes Lagos es un cómic que deberías comprar. Busques lo que busques (una historia bien llevada, gags desternillantes, críticas ácidas, diálogos ágiles, personajes simpáticos) vas a encontrarlo; es sorprendentemente bueno y muy divertido. Y si algunas decisiones editoriales basadas en meter angustia te hacen rechinar los dientes, es un ejercicio de deliciosa catarsis. Como guinda, el dibujo acompaña y el precio es muy bueno, así que hazte un favor y dale un sitio en tu estantería.

11 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Superlayo
13 mayo, 2008 23:17

Amén a eso, Alberto. Demasiados momentos de reírse para mencionarlos, una parodia que sabe tratar, no obstante, temas serios como los que tu mencionas.

Además, para los aficionados más puestos en Marvel, hace muchas menciones más o menos eruditas a la continuidad a la que, no obstante (y aún siendo un ferviente defensor y quizás el máximo exponente de su uso en la Marvel actual), se permite realizar también sobre ella una mirada crítica llena de humor (más o menos la que planea durante todo el cómic, y de vez en cuando desciende encima de algún tema concreto).

Alberto Benavente
13 mayo, 2008 23:25

Huelga decir que no confundamos churros con merinas…este señor es Alberto Morán, mi predecesor en el cargo de gurú Marvel en ZN….

¡Que ha vuelto al redil!

Wellcome back. 😀

Y gran regreso con esta reseña, debo añadir.

Gogogo!!

Sergio Robla
Admin
14 mayo, 2008 0:16

Anda, y yo que creía que era mi predecesor en DC…

¿Empezamos ya con los piques? 😉

¡Bienvenido al hogar!

Doc Celofunk
Doc Celofunk
14 mayo, 2008 5:44

Best of Marvel essential: Thor de Ron Frenz…
¡¡¡ ya!!!!
Que tiemble Panini.

Toni Boix
14 mayo, 2008 9:54

Y yo que hacía tiempo que no te leía, Alberto, sólo puedo decir que es bonito tenerte cerca para poder empaparme otra vez de tu manera de escribir.

y sí, Sergio, estaba en DC, por supuesto, como todos los buenos 😉 (es broma, es broma)

J Calduch
J Calduch
14 mayo, 2008 11:30

Decíamos ayer…

¡ReBienvenido!

ultron_ilimitado
ultron_ilimitado
14 mayo, 2008 14:26

Yo debo de ser de esos aficionados quisquillosos a los que les mete el dedo en el ojo, porque así como reconozco que la miniserie me encantó y me pareció tronchante la bromita esta de la chica ardilla derrotando a los grandes villanos marvel reconozco que no me hacía mucha gracia y no paraba de pensar:”es imposible que derrote a Thanos..”

Findol
Findol
14 mayo, 2008 15:50

Pues aunque me ha entretenido, decir que esta muy sobrevalorado: sus chistes son bastante mejorables en muchas ocasiones (a años luz de Antes Conocidos Como Liga de la Justicia), y la mezcla de dramatismo y comicidad intentando llevar ambos al extremo no queda bien casi nunca, y este comic no es una excepcion.

David Fernández
14 mayo, 2008 15:56

Welcome home! 😀

Lord_Pengallan
Lector
14 mayo, 2008 19:09

Sólo que para que haya riqueza en opiniones, a mi este tomo me ha parecido una mierda. Sobre todo por los guiones, los dibujos son mejores, aunque la mayoría dibunates son torpes hacen lo que puede. Sólo se salvan algunas cosas. Así que yo aconsejo precaución.

Animal Man
Animal Man
Lector
14 mayo, 2008 21:41

Pues yo me lo he pasado teta con su lectura, me he reído un montón, me han encantado los personajes, las coñas con el universo Marvel son gloriosas y he hecho de Monkey Joe un nuevo ídolo.
Yo lo recomendaría también sin dudarlo.