Reseñas DC: Wonder Woman #750

Reseña especial del número 750 de Wonder Woman

Por
6
1943
Wonder_Woman_750

Edición original: Wonder Woman 750.
Guion: VVAA.
Dibujo: VVAA.
Entintado: VVAA.
Color: VVAA.
Formato: grapa de 96 páginas a color.
Precio: 9.99 $.

Hay personajes, que, por sus características, han trascendido el ser mero icono vistoso para pasar a ser algo más vistoso. Por ese motivo, la creación de Marston ha logrado sobrevivir desde su creación hasta nuestros días. Hasta llegar a la friolera de 750 números de publicación ininterrumpida, cosa que no todos los personajes del mainstream pueden decir.

Y DC ha aprovechado la ocasión para celebrarlo con un número especial de una extensión cercana a las 100 páginas con unos equipos creativos que recuperan las mejores etapas recientes del personaje, a la vez que tiran de legado con ilustraciones de artistas legendarios como José Luis García López.

El cómic ha sido estructurado a través de ocho historias. La primera de ellas, un tanto rutinaria, cierra el arco argumental que Steve Orlando estaba contando en la serie principal. Ahí vemos, de nuevo, a una Wonder Woman, de nuevo, haciendo todo lo posible por proteger a Cheetah de Silencer y a las amazonas de la primera. Si bien, no es la más interesante del tomo, sí que sirve para calentar y captar el tono, la esencia y la atención de lo que nos podemos esperar. Esta primera historia, viene ilustrada por un Jesús Merino en buena forma.

La siguiente historia, tenemos a Gail Simone haciendo lo que mejor sabe: renovar conceptos y sacar a relucir personajes femeninos. Esta historia está diseñada a poner en valor el valor superador generacional, racial y geográfico, de tal modo que este personaje puede convertirse en algo tan importante como tu hermana mayor. Una historia simple y muy efectiva que funciona a muchos niveles y aderezada por una Colleen Doran que encaja y entiende perfectamente las intenciones de esta historia.

De ahí saltamos a la recuperación de Ares perpetrada por Mariko Tamaki junto a Elena Casagrande, con un estilo, por momentos, no muy alejada al manga que da una perspectiva visual refrescante al personaje. Esta historia, está planteada como una partida de ajedrez en forma de interrogatorio entre ambos en la que, creo, la mayor invención es introducir elementos tan sumamente extraordinarios en una situación mundana como un interrogatorio.

De ahí saltamos a una historia que pone en valor una de las características principales del personaje (cuestión en la que se volverá a hacer hincapié). Greg Rucka y Nicola Scott nos explican como Wonder Woman no se da por vencida, aunque sepa perfectamente que siempre se va a dar contra una pared inamovible. Rucka, muy veterano a estas alturas, logra hacer que, frente a la historia de Vita Ayala, tenga más interés gracias a su final más agridulce, aunque tenga que sacrificar el hecho de que por ello su historia gane en maniqueísmo.

El resto de historias me han resultado más insustanciales. Scott Snyder y Bryan Hitch (muy alejado de sus tiempos de gracia) fabulan una historia que nunca sucedió en 1939, usando la nostalgia como elemento principal para hacer interesante su historia. Respecto a Marguerite Bennett, pretende describir la versatilidad y la reconversión del personaje a través de su Bombshell. Queda bien expuesto, aunque no logre conmover todo lo que podría. Kami Garcia nos transporta a los instantes previos a la aparición de Trevor en Temyscira, sin que logre tener la pegada suficiente ni atreverse a aportar nada que nos hagan releer el origen del personaje mientras que Shannon y Dean Hale encapsulan la pertenencia del personaje a dos mundos con un Riley Rossmo que no funciona para una historia de estas características.

Si vemos este especial con una visión de su conjunto, ha terminado siendo irregular y más funcional de lo que me hubiese en su forma. A pesar de ello, tiene algunas ideas de historias cortas que no buscan ser revolucionarias, si no recordar todo aquello que hace de Wonder Woman un personaje no solo perecedero, si no interesante.

Wonder Woman es más que un personaje. Es más que el feminismo. Es más que la bondad que, más o menos acentuada, todos tenemos. Es más que un ideal que perseguir. Es más que la resiliencia de no tirar nunca la toalla ni con tu peor enemigo. Es una figura inmortal cuyas lecciones no estaría mal que comenzásemos a aplicar la realidad. Es Wonder Woman.

Epílogo. Este es mi última publicación por el momento para Zona Negativa. No es una decisión que tome uno a la ligera. Uno echa la vista atrás y siente una pena que es difícil de expresar. Pero, a veces, errónea o no, y habiendo solo opciones insatisfactorias, no queda otra que tomar la única elección válida. Tres años y medio de mi vida y tres secciones. Para mí ha sido un placer y un completo honor formar parte de un proyecto del que he estado leyendo desde pequeño y haber podido llegar a considerar amigos a personas que he admirado durante tantos y tantos años. He intentado compaginarlo de forma viable con otras obligaciones. No siempre ha sido posible de la forma que me hubiese gustado. Pero sí que siento que esta experiencia me ha curtido y he aprendido y adquirido habilidades como escritor que me han cambiado profundamente. Han pasado muchas cosas desde que empecé. Yo no soy el mismo. Pero puedo decir que he disfrutado escribiendo en este sitio. Sin embargo, no dejo de recordar una cita. La pronunció uno de los mejores veteranos que han pasado por la página: David Fernández. “Escribe hasta que dejes de pasártelo bien”. Y, por desgracia, he llegado a ese punto. Por ese motivo, creo que lo mejor será que deje, por el momento, Zona Negativa. La alternativa sería publicar cosas a medio cocer que ni vosotros leeríais ni yo estaría satisfecho. Mis circunstancias vitales son estas y, en mi opinión, será lo mejor para todas las partes implicadas. Espero que mis contribuciones hayan enriquecido esta página y si alguien, en algún lugar, ha disfrutado e, incluso, conectado con alguno de mis escritos, ya ha hecho que todo el esfuerzo que he invertido valga la pena. Gracias.

Edición original: Wonder Woman 750. Guion: VVAA. Dibujo: VVAA. Entintado: VVAA. Color: VVAA. Formato: grapa de 96 páginas a color. Precio: 9.99 $. Hay personajes, que, por sus características, han trascendido el ser mero icono vistoso para pasar a ser algo más vistoso. Por ese motivo, la creación de Marston…
Guión - 8
Dibujo - 7
Interés - 8.5

7.8

Maravilloso

Se cierra una etapa. Wonder Woman sigue sumando cifras con una salud envidiable. Y, con suerte, nosotrxs seguiremos su camino.

Vosotros puntuáis: 7.88 ( 5 votos)
6 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Japacore
Lector
29 enero, 2020 9:25

Me lo leí ayer y fue un “Meh” en toda regla, sólo me gustó la historia de Rucka y Scott (tb es cierto que ahí dejé de leer al personaje porque no me ha atraído el trabajo de autores posteriores). A ver qué nos cuentan a partir de aquí.

Por otra parte, te echaremos de menos, Pedro! Ánimo con lo que toca, las aficiones y las obligaciones no siempre casan y unas son eso, obligaciones. Así que a por ello y gracias por estos tres años y medio!

Sardath
Sardath
Lector
29 enero, 2020 11:19

Me he leído creo que tres historias. La de Steve Orlando, la de Gail Simone y la de Scott Snyder. Solo me ha gustado la de Simone, pero es que tampoco he sido nunca muy fan del personaje en cómics. Pero dicho esto, creo que esperaba bastante más de lo de Snyder, como primera aparición del primer superhéroe del nuevo universo DC es un poco meh.

Mr. Cesar
Lector
29 enero, 2020 13:26

Buena suerte y buen camino, Pedro. De siempre me gustaron tus reseñas y sin duda se te echará de menos.

billyboy
billyboy
Lector
En respuesta a  Mr. Cesar
29 enero, 2020 19:58

yo también te deseo todas las suertes Pedro, se te extrañara , en si cada vez que se va alguien de ZN que escriba cosas relacionadas con DC seria motivo de organizar un entierro XD.

Mucha suerte y gracias por todo Pedro.

Drury Walker
Drury Walker
Lector
30 enero, 2020 0:46

Siempre es triste.perder.una voz. Espero que en el.futuro.te animes.a.hacer alguna colaboracion especial!

Y por curiosidad: qué pinta ahi la Silenciadora?