Red Robin

7
3125

Red Robin, la evolución de Robin.

» El Dr. Mid-Nite probablemente vendrá a buscarme y me dará una paliza… Creo que podría llevarlo. «

Tim Drake no es el Robin más popular en estos momentos. Su hermano mayor goza de muy buena salud gracias a la serie de Taylor y Redondo. Su hermano menor también obtiene colección propia, independientemente de su calidad, ya es más de lo que atesora Tim. Desde su llegada, Damian es un personaje que siempre le ha robado la atención. Incluso el Robin al que sustituyera por no caer bien a nadie ha tenido una mayor presencia que él en la editorial bajo la identidad de Capucha Roja en la última década. No siempre fue así para el tercer Robin.

Red Robin

Tim es concebido en un momento complicado para el personaje de Robin. Los lectores habían decidido matar al Jason Todd postcrisis, un chico maravilla ratificado en la moda de finales de los años 80 (se extendería prácticamente toda la década de los 90) gustosa de métodos expeditivos, complacida cuando convierte héroes en antihéroes. DC, con O´Neil como principal impulsor del cambio, apuesta por un nuevo Robin, dando carta blanca a Marv Wolfman. El guionista había demostrado todo su talento en la construcción de personajes adolescentes en la mítica The New Teen Titans junto a George Pérez. Sabia decisión recurrir al valor más seguro, Wolfman no falló. De haber errado el tiro, quizás, el chico maravilla se hubiese convertido en un héroe fuera de tiempo, la década de los 90 no perdona y ya había dilapidado el intento de un Robin más integrado en el grim and gritty, curiosamente no había cabida para niños en pijama violentos y atormentados adheridos a la moda imperante, pero, ¿lo había para jóvenes de buen corazón saltando por los tejados? Si atendemos a los vicios de la época y a dos hipotéticos fracasos consecutivos en la concepción de Robin, no es descabellado pensar que el personaje hubiera podido caer, al menos durante un tiempo, en el ostracismo. Sin embargo, el buen hacer de Wolfman, centrando la atención en la capacidad detectivesca del infante y en la devoción que procesa el joven hacia el antifaz verde, conquista a los lectores. Tim llegó para quedarse.

El personaje aparece por primera vez en 1989 en el Batman #436 inmerso en la saga Año 3, por Wolfman y Pat Broderick. El joven Drake es un detective sin igual y deduce que Dick Grayson es Robin al advertir la similitud de las acrobacias que pudo ver en el circo Haly, lo que le lleva a pensar que Bruce Wayne es Batman. Incluso discurre que Robin muta a Nightwing, o que Jason adopta la identidad y es asesinado a manos del Joker. Batman sin Robin no es el mismo y Tim pretende volver a reunir al primer dúo dinámico para que todo vuelva a la normalidad. Encontrado el pupilo y reunido con su mentor, Grayson reniega, Tim se ofrece, Batman se niega. El joven aspirante demostraría su valentía y arrojo frente a Dos Caras y finalmente, Batman acepta entrenarlo con condiciones.

La desgracia, como no podía ser de otra forma, llega a la vida de Drake. En Ritos de transición su madre es asesinada y su padre queda inválido por obra de Obeah Man, el cruel criminal y mago negro haitiano. Ahora que estás jodido, ya puedes portar el manto, ¡enhorabuena! El maltrato sistemático en los orígenes de la batfamilia es ineludible e irrefutable.

El nuevo Robin nace con estrella bajo la pluma de Alan Grant y el dibujo de Breyfogle en el Batman #457. Bajo el paraguas de una buena serie con autores de nivel, el personaje gana popularidad hasta tal punto que fue el primer Robin en conseguir cabecera propia, tras tres miniseries, con Chuck Dixon al guion y Tom Grummett al dibujo, en 1993. Una serie extensa, con 185 números en su haber y dieciséis años de publicación llegando hasta el 2009. Puede que hoy por hoy sea el Robin menos popular, pero sacando de la ecuación al original, Tim Drake es el más importante históricamente para la editorial.

Por todo ello es un buen momento para recordar Red Robin (2009) porque (vamos a reconocerlo) Robin es muy larga. Queda para otra vida o para algún redactor con la energía suficiente. Pero la última serie regular protagonizada por Tim Drake tiene mucho que decir, en ella se narra un proceso vital fundamental para el personaje que supone su entrada definitiva en la edad adulta, consolidándose en ella conforme avanza la colección. Prioritaria para sus seguidores y entretenida, divertida e interesante para cualquier lector de superhéroes, tanto que es muy capaz de alistar al bando de Drake a los más numerosos Damianistas o Graysonistas.

Red Robin

No solo es el tercer personaje en llegar a ser Robin, también es el tercer Red Robin. El rojo petirrojo y su uniforme del Doctor Medianoche debutaron en una obra fundamental para DC Comics en los noventa, Kingdom Come, por Mark Waid y Alex Ross. Los creadores del personaje colocaron a Dick Grayson tras la máscara. Es mencionada como génesis, pero no contamos esta encarnación al no estar incluida en la continuidad del universo principal. El resto de personajes que han portado el manto lo han hecho de manera esporádica y testimonial. Jason Todd es el primer Red Robin de la continuidad oficial (Cuenta atrás a Crisis Final #14, 2008, escrita por Paul Dini) al recibir el uniforme del Batman de Tierra 51. El siguiente personaje bajo la máscara es uno muy conocido para Tim, se trata de Anarquía, Ulysses Armstrong. En la saga Buscar un Héroe, último arco argumental de la serie de Robin, (por Nicieza, que retomará más adelante acontecimientos de la saga en esta colección) Armstrong, todo un genio estratega (anteriormente conocido como General) también se demuestra experto en arrebatar identidades (que se lo digan a Lonnie Machin, el Anarquía original). Después de La Batalla por la Capucha, Tim se ve obligado a adoptar el atuendo, no será su primera opción, pero resultará la acertada, a diferencia de la identidad de Robin bajo la que todos sus portadores han obtenido un momento de gloria, Red Robin, a pesar de no ser el primero, es Tim Drake.

Red Robin es una serie que nace para dar cabida a Drake. Los nuevos Batman y Robin focalizan todas las miradas, pero Tim no puede quedar opacado por la nueva dinámica murciélago-petirrojo de Morrison. Es un personaje lo suficientemente importante en ese momento, la larga trayectoria de su serie mensual le avala, debe darse continuidad al camino iniciado y necesita del espacio suficiente para desarrollarse. Nos encantaría pensar que Red Robin se ideó pensando exclusivamente en prestar atención a un personaje que lo merece. Seguro, es un motivo de peso, pero no el único ni probablemente el más desequilibrante de la balanza. Red Robin forma parte de la iniciativa Batman: Reborn.

La muerte de Batman ¿no lo había mencionado hasta ahora? ¡ah! eso, Bruce Wayne muere a manos de Darkseid (Crisis Final) provocando los eventos de la Batalla por la Capucha en la que Dick, Jason y Tim se disputan ser Batman. Tras la victoria del primero sobre el segundo toca presentar el nuevo cosmos del murciélago y para ello se recurre a Batman: Reborn, un cruce entre distintas series en curso y que origina nuevas cabeceras.

El crossover lo integran colecciones como: Batman y Robin (Morrison y Quitely), una de las mejores encarnaciones del dúo dinámico o Batwoman: Elegy por Rucka y J.H Williams III, publicado entre el #854 y #857 del Detective Comics, una excelente visión de Kate Kane que provoca meses después el primer y mejor volumen de Batwomam (2011) con Williams III como autor completo. Judd Winick, Mark Bagley y Ed Benes presentan a Grayson como Batman (mucho más afable y amistoso) y lo enfrentan al Pingüino y Dos Caras, que pronto percibe que se enfrenta a un murciélago distinto. Este arco argumental, titulado Batman: Long Shadows, se integra en la serie regular de Batman tras la historia de Gaiman y Andy Kubert ¿Qué pasó con el Cruzado de la Capa? Harley Quinn, Hiedra Venenosa y Catwoman forman Gotham Sirens por Paul Dini y Guillem March. Le ha sentado bastante bien a la franquicia la muerte de su mayor y posiblemente único estandarte, ¿verdad? Hay de todo, incluso alguna propuesta más estrambótica como Batman: Hush Money con Thomas Elliot haciéndose pasar por Bruce Wayne (la cirugía plástica hace milagros) al que también podemos ver en Sirenas de Gotham (Dini escribe ambas). ¿Y qué tal unos Outsiders reunidos por Alfred? El mayordomo recluta una alineación muy sugerente con Creeper, Katana, Geo-Force, Metamorpho, Rayo Negro o Owlman (Roy Raimond Jr.) al que nuestro protagonista (Tim) ya dejara mal parado dilapidando su pretendida carrera televisiva emulando a su abuelo. Otra nueva serie incluida en la iniciativa es Batgirl, que inicia su tercer volumen con Cassandra Cain dejando el manto en manos de Stephanie Brown (la perenne novia de Tim, que como veremos en Red Robin ya no es tan eterna) con Barbara como mentora, ¿no os suena reciente?

Red Robin coloca a Drake como el renegado de la batfamilia. Inadaptado y con una loca idea en la cabeza emprenderá un camino en solitario cuyo tránsito le permite crecer como personaje. Tim estaba decidido a ser Batman ante la pasividad de Dick y la violencia de Todd. Derrotado por Jason, acepta la idoneidad de Grayson como protector de Gotham y su papel como compañero, pero no solo no será Batman, tampoco será Robin, desplazado por Damian. Resignado, adopta el manto de Red Robin, desarrollando un lado más oscuro, más obsesivo, en un acercamiento a la figura de su mentor ineludible. Siempre fue el más parecido a Bruce, el único de todos al que su perspicacia y método lo contemplan como un estratega a la altura. Red Robin supone el paso definitivo de Tim a la edad adulta, perfilándolo bajo este prisma e integrándolo con acierto en la nueva batfamilia a lo largo de los 26 números de los que consta la serie. Yost, Nicieza, Bachs y To serán los encargados de la colección.

Christopher Yost es un guionista más conocido por el seguidor de la maravillosa competencia que por los DCros, el grueso de su carrera como escritor de cómics se extiende en la editorial del Capitán América, con series como Scarlet Spider (protagonizada por Kaine Parker) o X-Force junto a Craig Kyle, además de multitud de colaboraciones. Cuenta con una extenso curriculum escribiendo series animadas como Las Tortugas Ninja, Fantastic Four, X-Men Evolution o Star Wars: Rebel, entre otras. También ha colaborado en el guion de la segunda y tercera película del Thor de Chris Hesmworth o más recientemente, escribiendo la adaptación en acción real de Cowboy Bebop. En DC sus trabajos prácticamente se reducen a un especial de Battle of the Cowl y a estos 12 primeros números de Red Robin. Aquí puedes leer sus palabras respecto al inicio de la serie.

Ramón Bachs es un dibujante catalán, estudiante de la Escuela Joso de Barcelona que comienza su carrera en el cómic americano en Dark Horse con SpyBoy (1999), poco después se encarga del crossover entre la Máscara y el Joker. Tras pasar por Wildstrom dibujando Gen 13, llega a DC en 2004. Su habilidad en el trazo, atención a los fondos y narrativa clara, bien le valen para trabajar de forma continuada en la editorial. Muy ligado a Batman, cómics como Legends of the Dark Knight, Detective Comics o Batgirl están entre sus dibujados, situándole como un candidato ideal a inaugurar el camino editorial de Red Robin.

Un joven Marcus To llega a la colección en el número 6, para quedarse como dibujante de la serie hasta su último número. Bachs, con el propio Nicieza, relanzaría Azrael. To ha trabajado en Aspen Comics (Soulfire, Fathom) y se había dejado ver en algún capítulo de Pantera Negra (2007) llegando a DC como un artista de nueva hornada, con dejes noventeros, efectista, pero de una narrativa limpia que disfruta especialmente en las escenas de acción. Un artista al que se le intuía por aquel entonces un futuro más exitoso, su evolución es notable, pero no acaba de encontrar lugar en los grandes títulos. Entre sus posteriores trabajos para DC se encuentran la miniserie de La Cazadora (2011) junto a Paul Levitz (aquí una corta entrevista al respecto) o el crossover entre la Liga de la Justicia y los Power Rangers. Más ligado a Marvel en los últimos años, actualmente se encarga de Excalibur.

Argentino de nacimiento, criado en New Jersey, Fabian Nicieza es el encargado de guionizar la serie tras los primeros doce números escritos por Yost. Nicieza empieza su carrera en Marvel como asistente y escribiendo artículos para la revista Marvel Age. Su primera oportunidad en una serie regular llega con New Warriors (1990), para un año después formar tándem con ROB! en New Mutants, cocreando al famosísimo Deadpool o al grupo X-Force. Unido a la franquicia mutante escribe X-Men o la primera miniserie de Cable. La fama ganada le lleva a Acclaim Comics (1996) donde relanza a los personajes de Valiant. Escribe Turok, cuya adaptación en videojuegos obtiene un notable éxito que le supone un ascenso a presidente y editor jefe. La compañía sufre perdidas y recortes lo que obliga a Nicieza a abandonar su puesto en 1999. En DC Comics ha trabajado con Superman o la Liga de la Justicia entre otros. En 2008 llega a Robin en sustitución de Dixon para entregar su run final, desde el #175 hasta el #183. Su elección como guionista de Red Robin no podría ser más adecuada, aún le quedaban cosas que decir del personaje.

Entintadores como Art Thibert (trabaja en el dibujo de Bachs) o Ray McCarthy (para los lápices de To, con sustituciones esporádicas de Dexter Vines y Mark Mckenna) son otros de los artistas implicados en el cómic. Freddie E. Williams II dibuja un número incluido en el cruce con Juicio de Gotham rompiendo una unidad muy bien conseguida y mantenida durante casi toda la serie, en gran parte gracias a Guy Major el colorista único de la colección, muy capaz de ambientar cada localización correctamente. Sin destacar, ni sorprender, realiza un trabajo muy profesional, solvente y continuado.

Red Robin


«¿Crees que no lo sé? ¿Crees que no sé cómo suena? Pierdo a mis padres, pierdo a mis amigos. Y luego pierdo a Bruce. Hiciste a Damian Robin. No puedo confiar en Stephanie. ¡Y solo estás aquí porque te llamó Cassie! Sé cómo suena. Lo pierdo todo, me rompí … Sé cómo suena. Pero sé que tengo razón, Dick. Y voy a demostrarlo.»

Red Robin comienza en España, Madrid, con el rescate de una chica secuestrada. Bachs ambienta bien la ciudad en la que Tim Wayne se cuestiona su identidad. El cambio de nombre, de identidad superheroica o la desilusión que supone no ser el Robin de Dick en beneficio del insoportable para nuestro protagonista Damian lapida el eterno buen humor de joven. Y por supuesto, algo que Tim intuye hasta tal forma que lo considera una certeza, Batman está vivo, pero nadie más lo cree.

Todo ello lleva al antiguo chico maravilla a un viaje por el mundo para buscar a su mentor y también a sí mismo. Tim está paranoico y huraño. Se separa de todos en pos de completar su misión, sus amigos, Steph, Alfred, Dick o los Titanes no podrán contactarle a menos que él lo quiera. Ha adoptado el apellido (ahora es Tim Wayne) y cada vez se parece más a su mentor, incluso tiene una nueva voz como Red Robin inspirada por la de Batman, una que aterrorice a sus enemigos. En su cruzada por encontrar a Bruce, hará extraños y peligrosos aliados, el nuevo amigo de Tim no es otro que Ra´s Al Ghul. Una pintura rupreste del símbolo del murciélago tiene la culpa.

En Gotham siguen necesitando a Tim Wayne. Lucius Fox envía a su hija Tam en busca del hijo perdido. La joven demuestra valía encontrándolo y se asienta como una importante secundaria del cómic. Vivirá un noviazgo con el protagonista que, conforme avance la historia, Vicky Vale convierte en compromiso nupcial.

Pero Tim no piensa en anillos. Debe lidiar con un dadivoso y ladino Ra´s y pugnar con un rival enemigo de la Liga de la Sombras, El Consejo Arácnido. No, no es que Spiderman se cruce por la serie para aconsejarte comer verdura. El Consejo Arácnido es una organización de asesinos que han puesto los ojos en la Liga de Asesinos, eliminándolos sin perdón. Red Robin sufrirá las consecuencias de su búsqueda en ambas organizaciones. La trama, inevitablemente, conduce de vuelta a Gotham con Tim habiendo pasado por momentos muy complicados, de duda y posterior reafirmación, de evolución, para llegar a la conclusión de que él no es Batman, él tiene amigos.

“Seguramente Batman hubiera entrado en estado Zen para curarse y planear sus siguientes 14 movimientos, yo solo sangro”.

Gotham, esa oscura y deprimente urbe capaz de agriar el ánimo al más feliz es un hogar para Drake, es llegar a ella y recuperar el optimismo y buen humor. Ahora sí, se reencuentra con Superboy. De vuelta en su ciudad, toca cruce con Batgirl de Bryan Q. Miller, donde se reconcilia con Stephanie. Batgirl, Red Robin y Pru (la amiga que saca Tim de su peligrosa colaboración) deberán enfrentarse a un equipo especial, los Seven Men of Death que aparecieran en Batman #670. Como curiosidad, Razorburn, ese mimo con cuchillos y chapa del comediante debe servir como fuente de inspiración para el visto en Doomsday Clock porque el parecido es enorme, aun cuando sabemos que Mimo y Marioneta están inspirados en Jewerly y Punch de la Charlton Comics, al igual que los personajes de Watchmen. No es la primera vez que el personaje se enfrenta a Drake se le vio en Robin #169 (por Milligan y Baldeón) dentro de la saga La Resurrección de Ra´s Al Ghul. Finalmente, con la ayuda de sus amigos, los Titanes y la batfamilia, Tim consigue salir airoso de todos los líos en los que se ha metido.

Red Robin

Finaliza aquí la etapa de Yost donde nos han mostrado un Tim más oscuro, dado al autodesprecio y a una toma de decisiones cuestionable y errática, pero también a la reafirmación posterior, a volverse más independiente y autosuficiente. Le sienta muy bien al personaje la evolución construida en estos números.

“Aquí Bullock , tenemos al atracador del banco, polilla asesina creo, el Doctor Medianoche se ha ocupado de él”.

Con Batman y Robin creyendo la teoría de Tim (han estudiado unos cuantos cuadros en la mansión, Batman y Robin #11) el joven se instala en Gotham de forma independiente pero cercana. Y es el nuevo director ejecutivo de empresas Wayne. Una nueva vida en la que asentarse, pero ya no es el desquiciado y resentido héroe que era al principio de la colección. Mucho más relajado, reconciliado con su familia, con otro semblante y con una confianza renovada, sin dudar de sus actos y sin pedir permiso está dispuesto a hacer realidad todos sus planes. Igual que Grayson, Drake se ha hecho mayor. Nicieza juega con la relación heredada de Tam, pero lo inclina hacia otra con su propia Catwoman. Dick la tuvo en la Cazadora y Tim la tendrá en Lince.

Lince es una misteriosa y hábil luchadora china que se aprovecha de un vacío de poder en los Golden Dragons de Gotham para hacerse con el control de la organización. De intenciones ocultas, es un personaje ambiguo que supone cierto interés amoroso para Tim. Se trata de la segunda encarnación del personaje, la primera Lince era una peligrosa artista marcial que lideraba igualmente una pandilla callejera, en este caso la Ghost Dragon, al servicio de King Snake. Un personaje ligado a Drake, fue creada en el Robin #1 por Dixon y Tom Lyle. Nicieza sigue la propia idiosincrasia del personaje y el proceso vital iniciado por Jock, en un cómic muy continuista con la historia de Robin.

Red Robin

Otro ejemplo es la aparición de Escarabajo. Enemiga de la colección de Robin, con una extraña relación con Stephanie pues es contratada justo durante el breve periodo de la joven como petirrojo. Posteriormente, Spoiler recurrirá a sus servicios para plantearle un reto a su novio. En esta ocasión, Escarabajo es más peligrosa que nunca.

Es palpable la similitud con Batman, lo acerca a su mentor la necesidad de estar preparado ante toda circunstancia, con un plan pensado de antemano, recordando un poco La lista de Red Robin a Torre de Babel. A Robin no le va a sentar bien, por lo que habrá pelea entre petirrojos. El nuevo Batman lo soluciona con su buenísimo recurrente, “oye Tim, sé tú mismo pero córtate un poco”, “Damian no está bien espiar”. Un tono más ligero y quizás más juvenil que el presentado por Yost inunda la serie, pero no le sienta mal porque a pesar de ello, Nicieza no deja de evolucionar al protagonista, a su entorno o a cada una de las tramas consiguiendo siempre interesar.

Recurre a Bruce y a Dick para perfilar al Tim adulto, pero nunca olvida quién es realmente Drake, ni su historia como Robin. Anarquia vuelve a enfrentarse a nuestro protagonista, retomando tramas de la serie regular, e incluso trasforma a Machin en el oráculo particular de Tim. Olvidad internet, Unternet es el futuro. Tam y Lonnie Machin (ahora MoneySpider) son los principales apoyos de Red Robin, con los Titanes cada vez más presentes, Estrella roja (antiguo Titán) se deja ver y en un cruce con Titans el joven volverá a integrar el equipo detrimento de Damian.

Red Robin

La serie se relaja un poco, con tramas menos trascendentes y presta atención a Vicky Vale que ya es más que una molestia. Una cosa es publicar en portada una futura boda entre Tim y Tam y otra muy distinta indagar en las identidades de la batfamilia. Y no anda desencaminada. Por suerte, Miss Martian, un accidente, el regreso de Bruce y un plan bien ejecutado despista definitivamente a la sagaz periodista.

Catman, ese personaje extrañamente querido, tiene su aparición. Pero la gran némesis sigue siendo el nuevo Anarquía, sin dobleces morales en su representación, no deja lugar a dudas de que es villano en contraposición al enemigo más clásico. El crossover Batman: Juicio sobre Gotham se deja notar en la colección, con Azrael (Michael Lane). Un torneo a muerte (idea que retoma Williamson con otro lore para el actual Robin) con Escarabajo involucrada precipita su conclusión. Colabora Cassandra Cain (inmersa en la, por entonces reciente, Batman Inc.) ahora Bat Cat con la que Tim ha tenido algún que otro roce en Robin. Y es que en Red Robin se dan cita todas las mujeres de su vida. Cain salva a Drake de sufrir un Grayson, una medio hermana de Ra´s Al Ghul estaba muy dispuesta a engendrar un retoño a toda costa.

Hacia el final de la serie se precipitan demasiado los acontecimientos, por momentos se atropellan las historias y los textos pecan de sobreexplicativos, Nicieza no está fino. Quizás no es eso, es un tsunami que asoma por el horizonte y amenaza con destruirlo todo. Un pequeño bajón en la serie que no había sufrido desinterés a lo largo de su andadura, siempre manteniendo un pico alto de atención.

Por si había alguna duda antes de esta serie, en Red Robin queda claro que Drake está muy lejos de ser el joven compañero inexperto que debe ser rescatado pro Batman cada pocos números y relegado a enemigos vacuos. Red Robin es un héroe por sí mismo muy capaz de encarar cualquier amenaza de forma autosuficiente, como demuestra en la última de las historias del libro, enfrentando al Capitán Bumerang y Red Robin (si has leído Crisis de Identidad lo entiendes) con Mr. Frio de por medio. Tim es un excelente manipulador y no le importa demostrarlo. Ambos Batman le visitan, dejando claras sus diferencias. La serie se ha tornado más oscura hacia su final de la mano de la sombría caracterización del protagonista. ¿Qué camino seguirá nuestro Tim Drake, ese que llevamos 26 números viendo evolucionar?

Pues ninguno. Flashpoint arrasa con la línea temporal y Drake no volverá (hasta la fecha) a ser el que dejamos en este punto, ni a contar con el favor del público ni de la editorial. En parte gracias a la desastrosa encarnación de los Jóvenes Titanes del New 52 por Lobdell. ¿El elegante uniforme? Tampoco volveremos a verlo, uno bien rojo (que se note el red) y una alas bien grandes son el novedoso atuendo del reinicio editorial. Más tarde, añadir una “R” al tradicional traje de Robin fue suficiente para distinguirse. Supongo que sí, medir medio metro más que Damian ayuda a diferenciar. Es en el Detective Comics de Tynion IV donde podemos leer al mejor Tim del nuevo universo, aunque no deja de ser anecdótica su participación en el misterio de Mr. Oz (Jor-El finalmente) incluso sonrojante por las expectativas creadas y el escaso impacto real de su implicación. Del Drake de Bendis y su diseño mejor no hablar. Su última serie, con Meghan Fitzmartin y Riley Rossmo, apenas dura seis números, inédita en nuestro país. En el Nightwing de Taylor y Redondo podría considerarse un secundario habitual, con la consabida habilidosa caracterización de Taylor resulta una buena representación del personaje, pero carece de cualquier tipo de protagonismo. Tampoco tiene cabida en los Titanes desde Renacimiento, que recurre a los originales o a la nueva generación liderada por Damian. Tim Drake debe estar presente en la editorial. Una serie actual, parecida a esta, mostrando un héroe independiente con conexiones con la batfamilia podría ser interesante, o quizá podría recordar a Tam Fox, viajar a New York y hacer equipo con Jace, un Robin más experimentado que Batman puede ser atractivo. Lo que sea, pero Tim vuelve, te echamos de menos.

Red Robin fue publicado en 6 tomos rústica en nuestro país, los cinco primeros a cargo de Planeta DeAgostini, el sexto y último ya por ECC, completando la totalidad del primer y único volumen de la serie de 26 números. Es muy difícil verla reeditada pero sería un sueño para más de uno. Incluso un formato Robin Saga (o hasta un coleccionable) que incluyera el segundo volumen de Robin y Nightwing, las mini series que propiciaron estas colecciones regulares, este Red Robin, el Capucha Roja de Winick y lo mejorcito de Lobdell, Damian como Robin, una selección de los primeros pasos de los distintos pupilos con su mentor, historias destacadas de Robin pre-Crisis…hay una cantidad ingente de material provechoso y de calidad para incluir y supondría un vistazo muy completo, que realizado con cariño y atención ligaría de por vida a más de un aficionado primerizo al personaje y a la batfamilia. Muy difícil, quizás hagan falta películas del incipiente Gunnverse para que exista la posibilidad. Pero no es el lugar para hablar del novedoso universo DC que se proyecta, para eso ya tenemos este excelente podcast.

Red Robin

Red Robin es un tebeo muy entretenido e interesante, por su contexto editorial y por lo que supone para el personaje. Si lo encuentras en una tienda de segunda mano, rastro o mercadillo, no lo dudes, hazte con él, no te arrepentirás.

Subscribe
Notifícame
7 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Drury Walker
Drury Walker
Lector
19 marzo, 2023 11:42

Una serie sorprendentemente buena. Cogía al personaje en un punto algo estático a una evolución hacia su madurez y propia identidad de manera muy orgánica, dejándolo en un punto muy interesante. Dick se convirtió en Nightwing y Tim en Red Robin, con su propio espacio y respeto de su mentor incluidos… Para ser borrado de la continuidad con menos ceremonia que Nocturna. Una lástima.

La batalla por la capucha no es especialmente memorable pero dejó un tablero con unas fichas muy bien colocadas y colecciones claramente diferenciadas con una dirección pensada. Hasta Renacimiento no volvimos a ver nada parecido en la franquicia, aunque no tenía la vocación de evolución de Red Robin, Batgirl y similares.

Gracias por el artículo, menudo trabajo! Sólo señalarte dos errores del corrector, que te ha puesto a Cassie como Black Cat (en lugar de Bat) y un par de veces Jock o Yock en lugar de Yost.

Y Sombras alargadas es muy recomendable. La mejor historia de Dos Caras hasta muchos años después (Harvey sufrió mucho en los N52).

Saludos!

Román de Muelas
En respuesta a  Paulo Hernando
19 marzo, 2023 14:16

Articulazo, Paulo.
Felicidades!!

Flaush
Flaush
Lector
20 marzo, 2023 17:05

Muy buen articulo.
La era post Zero Hour/Pre Crisis Infinita/Final en batman tiene un componente extraño ,habia muy buenas historias y etapas la batifamilia era un paronama que Frank Miller adoraria con un Batman cada vez mas amargado(su cenit llego en los 00s) que tenia a sus mejores soldados(Cassandra y Tim) siguiendo ordenes.
Con las crisis geoffsianas esto viro,y los personajes como Damian o capucha llegaron creando una familia en que Tim parecia que no pegaba.
La historia en general me parecio buena con algunos bajones pequeños, no es mi etapa favorita de la inciativa batman reborn pero fue un buen momento para Tim. El problema es que despues de Flashpoint el titulo de Red Robin no sirve , en mi opinion RR es un titulo para un robin que no «pasa pagina» en lo referente al Legado, Dick Grayson en KC o el Tim de la coleccion que tratas puedes ver que dejaron de ser Robin pero no consiguen tener una identidad definitiva, el tim drake de 2011 es solo un niño que pillo el codigo porque habia ya un robin, no puedes tomartelo en serio.

En fin, creo que lo mejor para Tim seria que fuera el cooprotagonista de una de las 2 colecciones de batman(Detective o Batman), asi tenemos variada con una coleccion de batman en solitario y en otras team up de Tim&Bruce.
Y luego , en general creo que el problema de la familia ahora mismo es que han mezclado 3 batfamilias: La de los 90s/00s, La que lideraba el Dick grayson como batman y la que creo Scott Snyder/King(Con Signal, Harley como «aliada», Red hood siendo heroe); por lo que hay overbooking siendo dificil de escribir produciendo que gente como Tim que queden obsoletos.
En fin, enhorabuena por el articulo y de 10.

Jack Knight
Jack Knight
Lector
20 marzo, 2023 18:30

Me encanta el personaje de Tim Drake y creo que históricamente ha sido uno de los personajes más exitosos de la editorial (a su serie regular que si no recuerdo mal pasó de los 150 números me remito)

Personalmente creo que este Red Robin fue la última vez que alguien tuvo una idea decente para el personaje. Desde los New52 no se ha hecho nada decente con él e incluso parece que sobra (como Robin ya está Damian y como “más allá de Robin” ya está Nightwing.

Por otra parte creo que hay una saturación de batfamilia, añadiéndose personajes que no han aportado nada (Batwing, Señal, Harper Row) y recuperando a otros que solo son redundantes (Spoiler era Batgirl cuando Batgirl era Oráculo, no aportando mucho si la Batgirl original vuelve a ocupar ese hueco). Así es difícil darle a cada uno un desarrollo adecuado y que no se solapen unos personajes con otros.

Y como señal definitiva de que no tienen nada que contar con él…pues vamos a sacarlo del armario a pesar de cientos de números del personaje en los que nada similar se ha insinuado y pasarnos por el forro a las numerosas parejas heterosexuales que ha tenido sin mediar explicación alguna. Así salimos en los medios, somos noticia un par de meses y tenemos al personaje en el candelero 4 días hasta que pase a volver a la intrascendencia absoluta en la que lleva sumido fácil 10 años.

TheQuestion
TheQuestion
Lector
21 marzo, 2023 2:39

Recuperar el material pasado, mientras ECC siga editando DC, lo veo sumamente difícil. Una lástima porque unos omnigold serían una maravilla. Lo mismo para Nightwing.