Rastros de sangre 1

Regresa Oshimi a nuestras librerías con un trabajo marca de la casa

Por
0
837

Edición original: Shogakukan
Edición nacional/ España: Milky Way Ediciones.
Guión: OSHIMI Shuzo
Dibujo: OSHIMI Shuzo
Formato:Rústica con sobrecubiertas. 216 páginas
Precio: 8,50€

OSHIMI Shuzo es un autor que consigue imprimir un sello muy personal y reconocible en sus trabajos, en los que refleja su pasión por la poesía y la pintura, con argumentos poco convencionales, en los que desarrolla inquietudes como la adolescencia, el sexo o la perversión humana, y un detallado retrato de sus personajes. Poco a poco, sin hacer mucho ruido pero con todo merecimiento, se ha granjeado una buena fama y en cada nueva obra arrastra a una pequeña legión de seguidores.

En España hemos tenido la suerte de ver publicadas varias obras de este autor, que parece gozar de una buena salud de ventas. Norma Editorial fue la encargada de publicar Las flores del mal, protagonizada por un amante de la literatura que se ve inmerso en una tensa e incómoda relación con una compañera de clase, que lo arrastrará a un cambio personal forzoso e irreversible. Para Milky Way Ediciones, editorial que publica el manga que aquí nos ocupa, Oshimi es ya un viejo conocido, ya que apostaron por este autor en los comienzos de su andadura editorial, publicando Cibercafé a la deriva, en la que ahonda en las relaciones que surgen entre unos personajes que se ven obligados a convivir, en una actualización y un velado homenaje a Aula a la deriva, obra del mítico UMEZU Kazuo. Hace un par de años nos trajeron una nueva obra de este autor con el título de Shino no es capaz de decir su propio nombre, un tomo único en el que nos contaba la historia de una joven con problemas como el aislamiento social, la ansiedad por sentirse integrada, el rechazo de sus compañeros y la trivilización de todo ello por parte de los adultos que forman parte de su vida.

Ahora, por fin nos llega el primer volumen de Rastros de sangre, la esperada nueva obra de Oshimi. El protagonista de esta nueva historia es Seiichi Osabe, un joven de trece años que se caracteriza por su inseguridad y por mantenerse alejado de sus amigos de la escuela, mostrándose introvertido a pesar de tener una limitada vida social. Sin embargo, una vez que ha alcanzado la pubertad, comienza a mostrar deseos naturales de iniciar el desapego familiar y trazar su propio camino, incluso sorprendiéndose por el despertar de sentimientos amorosos por una compañera de clase, algo que choca con los procedimientos de su madre, que siempre se ha mostrado muy sobreprotectora con su hijo y ha tenido una presencia predominante en la vida de este.

Junto a su padre, forman la prototípica familia japonesa de un solo hijo que tantas veces hemos visto, en la que un hombre de negocios se encarga de procurar el sustento económico y pasa el día fuera de casa, mientras que la mujer queda al cuidado del hogar y su hijo. Sin embargo, la idílica felicidad que se le pueda presuponer a este núcleo familiar es puesta en tela de juicio por el autor desde un primer momento, en el que nos muestra la capacidad de esa figura materna para crear y mantener una ilusión, de forzar la realidad y manipularla hasta conseguir darle la apariencia que ella desea. La historia arranca con unas potentes páginas a color que son toda una declaración de intenciones, en las que un pequeño Sei, de la mano de su madre, halla un gato muerto en mitad de la calle, preguntando a su madre la causa de su estado y recibiendo solo una gélida e inquietante sonrisa.

Este vínculo entre madre e hijo se presenta como el eje central del argumento en este primer volumen, tratándose de una obra en la que la dimensión psicológica de los personajes tiene una importancia vital para el desarrollo de la trama. Seiko pronto se muestra como una madre excesivamente sobreprotectora, pero también como una persona fría y calculadora, capaz de conseguir con extrema facilidad que quienes le rodean hagan lo que ella desea, gracias a su habilidad para poner en práctica el condicionamiento instrumental y la proyección de su personalidad y sus deseos en su propio hijo.

Oshimi da muestra de sus habilidades narrativas a lo largo de los siete capítulos que se incluyen en este tomo. Es un autor muy capaz de transmitir y generar una sensación de inquietud a través del lenguaje verbal y no verbal de los personajes, jugando con la dominación corporal. la intensidad de las miradas o las enigmáticas y frías sonrisas. Además, tiene un dominio absoluto sobre el tempo narrativo, consiguiendo crear progresivamente un asfixiante desasosiego en los lectores.

La intensidad emocional de los personajes está muy presente en las expresiones faciales de los mismos, potenciadas por el dibujo realista de este mangaka. En las páginas iniciales hace un fantástico uso narrativo del color, con tonos pasteles y cálidos en la breve escena de la infancia de Sei, la distorsión de la realidad, que se vuelve borrosa y confusa, y una rotulación característica, que dan paso a la fría soledad de un Sei adolescente, encerrado en su habitación, predominada por los tonos azules.

Milky Way Ediciones ha publicado recientemente este volumen, tras haber tenido que ser pospuesto debido a la crisis sanitaria que estamos atravesando. Se trata de un tomo en tamaño B6 (130×180 mm) con encuadernación rústica y sobrecubierta, con un papel de buena calidad, por lo que no se producen transparencias, y que incluye las páginas originales a color, así como algunas páginas de un álbum de fotos familiar de los protagonistas de esta historia, al final del tomo. En la web de la editorial puede leerse un preview de 52 páginas.La serie continúa abierta en Japón a día de hoy, contando hasta el momento con un total de 8 volúmenes, desde que empezara a publicarse en el año 2017.

Edición original: Shogakukan Edición nacional/ España: Milky Way Ediciones. Guión: OSHIMI Shuzo Dibujo: OSHIMI Shuzo Formato:Rústica con sobrecubiertas. 216 páginas Precio: 8,50€ OSHIMI Shuzo es un autor que consigue imprimir un sello muy personal y reconocible en sus trabajos, en los que refleja su pasión por la poesía y la…

VALORACIÓN GLOBAL

Guión - 8.6
Dibujo - 8.3
Interés - 8.2

8.4

Inquietante

Oshimi deslumbra en el arranque de su nueva obra, tratando algunas de sus inquietudes constantes y sentando las bases de una prometedora historia.

Vosotros puntuáis: 9.32 ( 6 votos)
Artículo anterior#ZNLibros – Antihéroes
Artículo siguienteBoletín Marvel #33
Doppelgänger. Abandoné la Logia Negra y llegué a Málaga, España, en 1984. Mis primeras lecturas fueron los clásicos francobelgas y los cómics de un ratón y unos patos que, años más tarde, gobernarían un vasto imperio. Devoré tiras de prensa. Un día, un niño con cola de mono apareció en mi televisor buscando unas bolas mágicas y el manga me atrapó. Pasé años en blanco y negro, pero los superhéroes llenaron mi vida de mallas y capas de colores. A finales de los 90 sentí vértigo, el arenero me llevó al mundo de los sueños y caí en los oscuros abismos del underground. Viajé en el tiempo, desde el salvaje Oeste al Largo Mañana, a través de la banda de Moebius. Un mago de Northampton me contó grandes historias y su hijo calvo me dio setas alucinógenas. En Italia probé el fumetto y un marinero maltés me llevó hasta la Pampa argentina, donde tuve mi último recreo. He estado en Camelot en los días del Rey Arturo, en el planeta Mongo y en las letras del Oceáno Atlántico. En mis aventuras siempre estuve acompañado por un asombroso grupo de profesionales españoles. Los escritos del maestro Eisner me revelaron las posibilidades del medio y ahora solo veo el mundo en viñetas... Cómic camina conmigo.
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments