¿Qué pasa con Cyborg?

    La película del personaje interpretado por Ray Fisher ha quedado en el ostracismo después de los anuncios de la Comic Con. Resituamos su status actual.

    Por
    16
    3226

    ¿Película oportunista o necesidad cinematográfica?

    Aunque no ha sido ni siquiera nombrado en la pasada San Diego Comic Con, Cyborg sigue estando programada para llegar a las salas el 3 de abril de 2020. El debut de Víctor Stone en solitario todavía no tiene ninguna otra información acerca del proyecto, salvo la del protagonista, Ray Fisher. No se sabe quién la escribirá, ni dirigirá ni ningún otro nombre del reparto. Por las redes sociales se ha generado en los últimos meses una corriente de opinión que demandaba una película de los Teen Titans con Cyborg como líder, lo cual podría haber sido bastante bueno para los lectores de DC, pero habría roto bastante a los espectadores verle integrar un equipo y liderar otro. Teniendo en cuenta que desde el inicio de los New 52 ha integrado la JL ahora mismo se hace impensable que vuelva al grupo de jóvenes héroes, al que perteneció desde su creación, en octubre de 1980 en DC Comics Presents #26, por George Pérez y Marv Wolfman.

    Sorprende que DC apueste por darle su propio espacio a este personaje, que es un completo desconocido para el gran público. Podemos saber que su origen será contado en JL, a tenor de lo visto en las imágenes del trailer, por lo tanto en su film podría contarse una aventura propia, con algo de influencia de lo ocurrido en la cinta de Snyder/Whedon. O simplemente podría ser una historia para darle a conocer algo más, calando mejor en los espectadores. Trate de lo que trate, uno no dejará de pensar que no ha sido una buena idea presentar al personaje en Justice League, al igual que a Aquaman y Flash, antes de estrenar una película propia en primer lugar.

    Vayamos al origen de la cuestión.

    El 15 de octubre de 2014 Warner Bros hizo público el primer calendario de películas del DCEU, entre las que aparecía la de Cyborg por sorpresa, junto a otros proyectos que ya se han estrenado, como Batman v Superman y Escuadrón Suicida en 2016; Wonder Woman este año y en unos meses, Justice League y Aquaman en 2018. Como contamos en un reciente artículo, hoy en día tenemos una lista de proyectos que se encuentran en el mismo o parecido estado de desconocimiento, un puñado de nuevos títulos, sin fecha de estreno y, en algunos casos, ningún detalle de la producción, que son las películas de Flash, que finalmente será Flashpoint Shazam, Green Lantern Corps, la segunda parte de Escuadrón Suicida, la película dedicada a la Justice League Dark, y The Batman. Además, hay en la red un sin fin de rumores acerca de títulos como Gotham City Sirens, Batgirl, Nightwing, Black Adam, un posible spin off de Deadshot y una supuesta continuación de Man of Steel. Todo un entramado de anuncios sin muchos detalles y con muchas, muchísimas preguntas. Este tema merece un artículo propio.

    El hecho que nos ocupa es que el pobre Cyborg ha visto cómo su película, que sigue estando anunciada para ser estrenada dentro de dos años y medio, ha quedado encolada junto con un número creciente de proyectos cinematográficos que parece que podrían tener un nivel de prioridad mayor que el suyo. Por el camino se ha sabido que Fisher volverá a aparecer en la película que hoy sabemos que será Flashpoint, pero no se sabe el tamaño del papel que le ocupará en esta ocasión. Sin director, sin más miembros del reparto ni fechas de inicio de rodaje, todo parece indicar que uno de los motivos por los que la obra está paralizada es que en Warner/DC estarían esperando a ver cómo funciona Víctor Stone en la Justice League cinematográfica, que se estrenará el próximo 17 de noviembre de 2017. La reacción y acogida del público hacia el personaje decantará la puesta en marcha o no de su película.

    El oportunismo del proyecto hace que sea inevitable seguir preguntándose si es un superhéroe que merezca un proyecto en solitario antes que otros, que no solo son miembros fundadores, sino que tienen más peso en la Liga de la Justicia, como Green Lantern y Martian Manhunter. Hablar de este último es soñar demasiado, pues no ha habido ningún rumor, posibilidad ni planteamiento de los responsables creativos de introducir al personaje en el DCEU. Así, los seguidores del Detective Marciano tendrán que conformarse con la pésima reinvención que ha sufrido en la serie de Supergirl.

    El caso del caballero esmeralda es similar al de Cyborg, pues tiene una película programada para el mismo año de estreno que la suya. Sin embargo, carece de confirmación acerca de quién será el director y quién dará vida de nuevo a Hal Jordan, después de la decepcionante película protagonizada por Ryan Reynolds en 2011, quien, por cierto, ha encontrado como Deadpool el éxito que le faltó como Linterna Verde.

    Motivos para creer en Cyborg

    Criticar la decisión de incluir a Cyborg en la Liga de la Justicia puede ser normal, teniendo en cuenta que no ha sido miembro oficial del equipo en los cómics hasta el inicio de la etapa de los New 52 en septiembre de 2011. El desconocimiento del origen y trayectoria del personaje para quienes no han seguido los cómics hace que esté señalado, como se decía anteriormente, como un miembro totalmente secundario. Sin embargo, son muchos los motivos que hacen de él un personaje muy interesante, lleno de posibilidades más que suficientes como para protagonizar una película muy potente.

    Cyborg es un superhéroe que ha brillado en repartos corales gracias a su larga trayectoria al frente de los Titanes. Sin embargo, es ahora cuando goza de una gran popularidad, pues protagoniza su propia serie de cómics por primera vez, desde julio de 2015, cuando consiguió tras 35 años de existencia su propia cabecera, escrita por David F. Walker y dibujada por Ivan Reis y Joe Prado, que se extendió durante doce números. Actualmente, desde el inicio del evento de DC Rebirth, cuenta de nuevo con sus propias historias, con John Semper como guionista y Paul Pelletier como dibujante.

    La serie de Cyborg plantea asuntos muy interesantes, como el del cuerpo humano destrozado que sobrevive gracias a la alta tecnología robótica, el encuentro y desencuentro entre hombre y máquina, la reflexión interior del ser humano que quiere ser una persona normal, de carne y hueso, sin complementos metálicos añadidos a su cuerpo por culpa de un padre científico que cometió un error de laboratorio. Las facultades de Cyborg le convierten en un personaje único en la galería de héroes de DC. Sus sentimientos están muy cerca de los de Alec Holland, la Cosa del Pantano, cambiando el verde de la naturaleza por el gris del metal. Ese anhelo por recuperar el control de la totalidad su organismo, unido a esa nostalgia del deportista brillante que fue Victor Stone antes de su accidente, procuran un personaje que puede provocar una gran empatía con los lectores. Habrá algún loco que comparará a Vic con los replicantes de Blade Runner. A lo mejor, en algunos aspectos, pueden tener una cierta similitud, pero sería desviar mucho el estilo y la temática de uno y otros.

    Cyborg está combatiendo en la actualidad contra una lista de villanos cibernéticos y tecnológicos, de un perfil muy distinto a los de la mayoría de historias de la editorial. La temática de su serie está cerca de otras historias en las que la tecnología y la robótica tienen un papel determinante, como Terminator y Transformers, salvando la distancia con ambos. Vivimos en la edad de oro de las tecnologías y los avances científicos en las telecomunicaciones a un ritmo endiabladamente elevado. No son pocos los que temen y teorizan con la revolución de las máquinas. Para muchos conceptos del día a día la ciencia ficción futurista se ha quedado corta en su predicción. Por ello, los argumentos de Cyborg ofrecen elementos muy atractivos para los lectores interesados en el mundo de la tecnología y los héroes diferentes a los encapuchados con capa.

    Pero no solo los temas que tratan las páginas de los cómics llaman la atención sobre Cyborg. El arsenal de poderes que posee, cambiante en función del autor que le escriba, ofrece unas posibilidades casi ilimitadas para aprovechar un personaje muy adaptable a un sin fin de situaciones. Su capacidad de mimetización tecnológica, control de la tecnopatía, transformación física de partes de su cuerpo en armas, control de pulsos electromagnéticos y fuerza sobrehumana, entre otros, le convierten en un rival muy duro a la vez que en un aliado indispensable.

    Por todo lo nombrado, ¿por qué no iba a merecer una película un personaje como este? No son pocos los rincones de la red en los que fanáticos, tanto seguidores como detractores, han caído en la indeseable tentación de comparar detalles de los elementos que componen el cuerpo de Cyborg con la armadura de Iron Man, queriendo justificar así su presencia en la película de la Justice League y, consecuentemente, su propia cinta. Pero, ¿tiene sentido esta comparación? Cyborg no tiene nada que ver con el personaje de Marvel. La personalidad de Victor Stone está muy lejos del carácter de Tony Stark, a quien muchos suelen considerar el Bruce Wayne de Marvel, a lo mejor más acertadamente.

    ¿Por qué no desarrollar una película con un personaje como este?

    DC Films podría aprovechar un concepto de superhéroe diferenciador, novedoso, que le diera un toque muy personal a su lista de películas. No hay en la competencia un personaje que se le asemeje en cuanto a control de la tecnología y las máquinas, con unas posibilidades aún por explotar.

    Podría desarrollar una historia que ahondara en la reflexión personal de Victor Stone, que planteara las decisiones que toma su padre, el científico Silas Stone, desde un punto de visto ético. Aprovechar el tipo de villanos cibernéticos que están apareciendo en los cómics para situarlos en una trama de rabiosa actualidad en cuanto al uso diario que hacemos de los dispositivos tecnológicos. Y, por si fuera poco, tendría una película con una gran cantidad de efectos especiales, suficientes para aprovechar una historia que impactaría al espectador.

    Realmente, en los estudios de Warner y DC podrían estar ante una película necesaria para terminar de arrancar el DCEU, dándole una historia que tuviera vida propia, que se desmarcara del argumento coral que está creándose tras los acontecimientos de Batman v Superman y la inminente Liga de la Justicia.
    Estas posibilidades individuales para Cyborg crean más preguntas acerca de su aparición en The Flash y, sobre todo, cuál va a ser su papel en Justice League. Unas preguntas que los amantes del personaje y el género tendrán que esperar a ver las películas para poder responderse.

    Cyborg en la JLA

    Cyborg fue incluido por primera vez en el grupo en el número 41 de la Justice League of America, como miembro del nuevo equipo que siguió a la mini serie Cry for Justice. Más tarde, tras el reboot de los New 52, apareció como miembro fundador de la nueva Liga, tomando el lugar del Detective Marciano en la alineación original. Esta serie, escrita por Geoff Johns, fue una de las publicaciones que más éxito cosechó en DC hasta la llegada de Rebirth y contó con Cyborg en sus filas durante todos los arcos argumentales, gozando de un desarrollo personal propio y ocupando un puesto privilegiado junto a Superman, Batman, Wonder Woman y otros miembros del equipo, como Lex Luthor a partir del número 30. Tan exitosa ha sido su llegada que incluso llegó a liderar provisionalmente la Liga, durante la trama ‘Trono de Atlántida’.

    Su inclusión en la Liga fue de por sí una sorpresa para los lectores habituales de DC, pues el origen y el grueso editorial de la trayectoria de Cyborg ha estado estrechamente ligado a su importancia como miembro de los Titanes en la gran mayoría de sus encarnaciones. Desde su primera aparición, en el número 26 de DC Comics Presents, en octubre de 1980, formó parte del equipo de jóvenes superhéroes. No solo fue su debut, sino que lo fue de una nueva formación, conocida como New Teen Titans. Durante más de treinta años ha sido una pieza clave del grupo y uno de sus líderes. Su vinculación a ellos está tan arraigada que ha habido peticiones en las redes sociales de que la película de Cyborg se reorientara a una adaptación cinematográfica de los Titanes, acompañando a Víctor de algunos de sus compañeros clásicos, como Robin, Troia, Beast Boy, Raven, Kid Flash y algunos otros.

    Esta sería una película muy original para el gran público, pues daría a conocer a una enorme galería de nuevos superhéroes. Los contras para hacerla pueden ser varios: estaría protagonizada por un reparto coral, encontrándose con que esos personajes estarían siendo presentados por primera vez en el DCEU, con la consiguiente dificultad de guión para encajarlos, por no hablar de que son ex ayudantes de héroes adultos y consagrados y, hasta la fecha, apenas se ha sugerido el único pasado de Robin en las películas de éstos. También jugaría en su contra la existencia ya de dos películas con grupos de superhéroes, lo cual podría hastiar a los espectadores. Pero…a muchos de los fans de DC nos gustaría llegar a ver una película así. Tal vez, algún día. De momento habrá que esperar a que se haga la película prometida de Cyborg.

    16 Comments
    Antiguos
    Recientes
    Inline Feedbacks
    View all comments
    mac
    mac
    Lector
    17 agosto, 2017 11:03

    Yo sólo diré esto: Marvel (es decir, mami Disney) sabe. Y si Marvel (es decir, la megacorporación a la que nunca nadie critica por miedo a que lo maten mientras duerme Disney) ha hecho pelis sólo de hombres caucásicos bien parecidos (o grupetes liderados por éstos), por algo será.

    DC se jugó la vida con Wonder Woman y le salió bien (aun cuando ya vimos que fuera de USA la película no recaudó tanto proporcionalmente a como lo hicieron otras pelís de héroes o similares al comparar USA/WORLD), pero dudo que se arriesguen nuevamente. Van a apostar por lo seguro: caucásicos. Bien parecidos. Batman y/o humor atolondrante (Flash).

    Dudo hasta que veamos peli de Superman en los próximos 10 años, así que más dudo que le den una oportunidad a un desdichado boy scout de minoría étnica que toca temas existenciales como eje argumental.

    Es más, si fuera como Teen Titan hasta sería más posible, por lo de teen, pero ni eso le queda al personaje…

    Saludos!

    Alberthor
    Alberthor
    Lector
    En respuesta a  mac
    17 agosto, 2017 11:39

    Es que después de fiascos de taquilla como Blade (nada más que dió para 3 películas, lo que son las cosas) y la futura Pantera Negra, quién iba a arriesgarse a usar un negro como protagonista en una peli de superhéroes. Que Heindall nos asista!

    pelayo
    pelayo
    Lector
    En respuesta a  Alberthor
    17 agosto, 2017 12:59

    ¡Zasca!

    New_Rodro
    New_Rodro
    Lector
    En respuesta a  mac
    17 agosto, 2017 21:07

    Una cosa es que Marvel sepa y otra que prefiera ir sobre seguro. Por suerte algunos algunos cabrones se empeñan en patinar sobre hielo cuesta arriba. 🙂

    comment image

    Si Cyborg es un personaje dudoso a la hora de lanzarlo cinematográficamente no es por su raza, sino porque fuera de los lectores de comics (y aunque nos guste considerarnos el ombligo del mundo no pintamos nada para los productores) no lo conoce ni el tato. Es mas, incluso entre los lectores de comics tiene poco tiron, pues siempre ha funcionado mejor como miembro de los Titanes que por si solo. De eso es de lo que va este artículo.

    Ah, y lo de que nunca nadie crítica a las películas de Marvel supongo que es sarcasmo, porque si no…

    Carlos Castle
    Carlos Castle
    Lector
    En respuesta a  mac
    18 agosto, 2017 6:41

    por que al hablar de Marvel metes a Disney pero al hablar de DC ignoras el hecho de que la casita de los Loney Toons la tiene mangoneada? despues de todo, es Buggs bunny la razon de que el DCEU apeste tan feo

    huever
    huever
    Lector
    17 agosto, 2017 15:26

    Yo lo siento pero para mi cyborg siempre será parte de los titanes… No me encaja en la Jla, su sitio está junto a Gar, Dick..
    ..

    no more events
    no more events
    Lector
    17 agosto, 2017 16:04

    Buen artículo que me ha animado a comentar después de tiempo.

    Pues bien, para mí Cyborg tiene los siguientes problemas:

    Tiene el “síndrome de Ben Grimm”: Lleva más de 5 años (y quizás más, considerando Superman Reborn) como Cyborg y todavía sigue hasta cierto punto con el drama de no ser completamente humano, cuando en los Titanes de Johns, es decir, antes de Flashpoint, ya lo había aceptado como algo parte de su vida. Esto recuerda a la adorable cosa de ojos azules en donde de vez en cuando los guionistas no tienen muchas ideas y le vuleven a dar ese trauma. Se ha vuelto un obstáculo más que algo interesante de explorar.

    Está completamente desvinculado de los Titanes: ahora en los Titales hubieran aprovechado para restaurar su continuidad (en lugar de darle estupidos problemas cardiacos a Wally, aún no supero esa basura), pero no, sigue pareciendo miembro fundador de la liga. Si hubiera estado en los Titanes con su continuidad de Wolfman y Pérez (y miren que no me parece que haya envejecido tan bien como otros creen) y LUEGO se hubiera unido habria más gente feliz con el en la liga. Pero en vez de eso lo pusieron desde el principio, lo que le quita la sensación de desarrollo.

    DC se le nota más interesada en explotarlo comercialmente que en desarrollarlo:

    •Iván Reis le hizo un HERMOSO rediseño pero se lo cambiaron por la estupida razón de que no tenía el logro de la C roja en su pecho.
    •Pudieron haberlo desarrollado para ponerlo en la liga, pero no, desde el comienzo solo para mostrar diversidad.
    •En su nuevo origen (y en las películas) también tiene el poder de Caja Madre cosas que son más avanzadas que cualquier cosa en la tierra y sin embargo no parece capaz de hackear la computadora de Batman y en la liga de Hitch apareció un Hacker random que lo manipuló (y también al anillo de Green Lantern, pero eso ya es demasiado estupido). Con algo así, debería dejar a Batman y a Iron Man en pañales, pero no, hay que dejarlo un pseudo oráculo que sirva de transporte por los boom tubes y que lance rayos, algo que varios pueden hacer.

    Su serie no es buena: Cuando el actual guionista es entrevistado, parece político: Habla y parece que entiende todo del personaje y que hará un buen trabajo, pero luego lees la serie y es demasiado aburrida y que además necesita mantenimiento constante en STAR Labs como si fuera una máquina vieja.

    Una comparación: En Valiant hay un personaje llamado Livewire que puede controlar las máquinas y llego a ser la líder de Unity, su grupo equivalente a los Vengadores o JL y a pesar de que sea un personaje algo secundario (hasta ahora no le han dado una serie propia) se le siente bien integrada como alguien importante para su universo y que ya quisiera que hicieran algo así con Vic.

    Una analogía personal: Si esto fuera Marvel, hubieran reiniciado a Cíclope para que sea miembro fundador de los vengadores sin lazos a los X-Men y que cada tanto los guionistas lo escriban en plan “Ah! Mis ojos no son normales! Sin mi visor o lentes especiales podría matar o lastimar a alguien!” cuando virtualmente todos los guionistas lo han escrito como alguien que ya lo supero y luego le dieran una serie aburrida en la que en vez de restablecer sus vínculos con sus colegas mutantes lo hicieran pelear con unos aliens con muchos ojos (por si no entendieron la referencia, en la primera serie de Cyborg lo pusieron contra unos aliens tecnológicos.

    Y bien, esto es todo. Saludos

    Oreades
    Oreades
    Lector
    17 agosto, 2017 17:09

    No soy experto en DC pero creo que el problema es que esta editorial tiene pocos personajes de color entre sus filas principales o al menos reconocibles por el público en general. Marvel tampoco es que tenga muchos y la mayoría secundarios pero al menos son más famosetes. Tormenta (la más famosa con diferencia), Pantera Negra, Blade, Luke Cage o El Halcón nunca han estado al mismo nivel que el Capi y compañía pero oye, siempre han estado “ahí”, y cuando digo “ahí” me refiero a que por alguna u otra razón, ya sea por cómics, series, películas, etc, siempre han estado… pues eso, “ahí”.

    Os pongo un ejemplo. Tengo un hermano aficionado al cine pero no le gustan las de superheroes. Tiene muy poca formación. Incluso creía que Wonder Woman era de Marvel… Cuando le digo nombres como “Luke Cage”, “Tormenta” o “Blade” le suena, en cambio Cyborg no tiene ni repajolera idea de quién es. Ya ni os cuento otros personajes de color de DC como “Black Lightning”.

    Pues lo dicho. Cyborg aunque es un personaje importante (pregunta para los fans de DC… ¿realmente lo es? Porque a mi, ni fu ni fa) para el público general no lo es tanto. El público en general, no fan de los cómics, por supuesto que sabe qué personajes son Batman y Superman. La inmensa mayoría conoce a Wonder Woman. Incluso Flash es conocido ya sea por la serie de los 90, la serie actual o gracias a Big Bang Theory… ¿pero Cyborg?

    Y ahora tocando el tema polémico. ¿Por qué Warner quiere meter a un personaje tan poco conocido por el público en general y codearse junto a dioses como Batman, Superman y Wonder Woman? Puede que sea tan fuerte como ellos, pero es como poner a un jugador de tercera regional al lado de Ronaldo y Messi. La gente se preguntaría quién es y qué pinta al lado de gente tan icónica.

    La respuesta creo que es obvia. Quieren tener a un personaje de color en el grupo. No lo veo mal. Tampoco veo mal en ocasiones cambiar el color de personajes en determinados momentos. No me molesta si Heindall lo interpreta Chris Elba por dos razones, primero porque en ese caso el color de piel no es algo importante en el personaje, segundo porque el actor me encanta.

    Si que me molesta que cambien la historia para forzar a un actor de color. El caso más simple es el Jhonny Storm. Para mi el color de piel el secundario. Lo que realmente no cuadra es que tenga una hermana blanca y rubia, algo que en el guión lo solucionan diciendo simplemente “soy adoptada”.

    En este caso no fuerzan nada. Cyborg es miembro de la Liga, luego se pone. Hasta aquí todo ok. El problema es que es con diferencia el miembro más desconocido, el miembro menos interesante. La Liga son 6 miembros de los cuales ya nos han presentado a 3. El problema es que tienen que desarrollar una historia y al mismo tiempo presentar a otros tres personajes los cuales no sabemos nada de ellos (los vídeos cutres de Batman v Superman no cuenta).

    Si metes a muchos personajes nuevos pasa lo mismo que si metes a muchos “malos” en una película de superheroes, no hay tiempo para desarrollarlos todos. Ese es el gran error de La Liga de la Justicia, que tiene a SEIS personajes y lo peor de esto es que tienen que presentar desde cero a TRES de ellos. Se huele a desastre.

    Creo que la primera película de la Liga de la Justicia tendría que haberse centrado en Batman, Superman y Wonder Woman y dejar la presentación de Flash, Cyborg y Aquaman en sus respectivas películas. Pero DC/Warner quiere hacer en tiempo record el trabajo que no ha podido hacerlo en varios años.

    Disculpad por el tocho.

    billyboy
    billyboy
    Lector
    En respuesta a  Oreades
    18 agosto, 2017 19:11

    “y lo peor de esto es que tienen que presentar desde cero a TRES de ellos. Se huele a desastre.”

    Me encantaron las películas individuales de cada uno de los guardianes de la galaxia ¿a ti no?, que buenas fueron, así cuando llego la peli ya los conocía a todos y no hizo falta desarrollarlos XDDD

    Arconte
    Arconte
    Lector
    17 agosto, 2017 18:38

    Se están olvidando que Cyborg fue parte de Los Super Amigos durante la última temporada, la que iba del 1985 a 1986. Lo que lo hace mucho más conocido para el gran público (por lo menos el estadounidense, donde Superfriends se ha emitido mucho) que muchos otros personajes de DC más famosos en los cómics. Incluso en los 80 hubo merchandising en forma de action figures aca en Argentina, asi que me imagino que una parte importante de los norteamericanos lo debe conocer, aunque sea de vista. Esa fue evidentemente la razón de incluirlo en la liga de los N52, en lugar del Detective Marciano, un personaje que nunca cuajó entre el gran público.
    Y el mayor problema de cara a la película, es que DC no sabe que es lo que quiere contar, ni con Cyborg ni con nadie, no tienen plan a largo plazo, ni como encajan los personajes dentro de un gran tapiz, ni una historia-río que narrar. Lo que no quiere decir que no pueda salir una buena película, pero bueno, si es asi va a ser más por la conjunción azarosa de diversos ingredientes que por genuina planificación

    Oreades
    Oreades
    Lector
    En respuesta a  Arconte
    17 agosto, 2017 19:04

    Lo que sucede con Cyborg sucede como con Linterna Verde. Son poco conocidos fuera de EEUU.

    billyboy
    billyboy
    Lector
    En respuesta a  Oreades
    18 agosto, 2017 19:12

    Green Lanter poco conocido?

    Oreades
    Oreades
    Lector
    En respuesta a  billyboy
    18 agosto, 2017 21:28

    Pregúntale a cualquier persona por la calle quién es Superman, quién es Batman y quién es Linterna Verde.

    Que nososotros seamos fans de los cómics eso no significa que el ciudadano medio lo sepa.

    Nerevar
    Nerevar
    Lector
    17 agosto, 2017 19:05

    Pues si necesitan meter un afroamericano, ahí está John Stewart, que además tiene experiencia con sus 5 temporadas de la JL animada. ¿O algún ejecutivo se ha pasado de listo y dicho que nada de GLs?

    Y bueno, la involución de Cyborg a versión amargado fue lo habitual con en N52. Quisiera saber qué se había tomado Didio para pensar que aquello iba a salir bien.

    Katar
    Katar
    18 agosto, 2017 2:17

    A pesar de llevar varios años ya integrado en la JL la gente sigue viendo a Cyborg como miembro de los Titanes. La propia DC se autoboicotea haciendo que Cyborg forme parte de los cartoons de los Teen Titans que se emiten actualmente. El merchandising para niños de Cyborg lo muestra con sus amigos de los Titans (Robin, Beast Boy, Raven y Kory). Más puntos en contra del pobre Vic: la mala fama de los N52, el sanbenito que está en la Liga como fundador por el tema del cupo racial, el estigma de haber usurpado el puesto del Detective Marciano como fundador en los comics y el haber desplazado a J’onn J’onzz y/o Hal Jordan de la 1ª película de la JLA… Además el personaje jamás ha vuelto a estar tan bien usado, tener una personalidad tan definida, sus propios secundarios y una biografía tan detallada como cuando lo usaban Wolfman/Perez. Una película de Cyborg no tiene el más mínimo interés y, a menos que la pillase un director de prestigio e hiciese por algún milagro una obra de arte, no podría despertar el más remoto interés en ir a ver una película de un Cyborg que está inspirado en la pésima versión N52 en lugar de en el Cyborg de Wolfman.

    Garrac
    Garrac
    Lector
    18 agosto, 2017 10:12

    El problema de Cyborg es que tiene delante a gente como Stewart, Martian Manhunter,Steel o Vixen que se merecian mucho mas el salto a la pantalla grande.

    Pero nada, que al puto GEOFF! se le ha metido entre ceja y ceja y hay que joderse.