Platinum End

Por
1
5436
 

Edición original: Shueisha, 2015.
Edición España: Norma Editorial, 2016.
Guión: Tsugumi Ohba.
Dibujo: Takeshi Obata.
Traductor: Marc Bernabé.
Formato: Rústica con sobrecubierta. 192 páginas. B/N.
Precio: 8€.

 

Vamos a hacer una introducción rápida y sin meternos mucho en detalle, porque a Takeshi Obata y a Tsugumi Ohba los conocemos ya casi todos (y si no los conoces ni de oídas, muy nuevo tienes que ser). Son los autores de Death Note y Bakuman, dos mangas de la Shônen Jump publicados entre 2003 y 2006 el primero y 2008 y 2012 el segundo. Ambos grandes éxitos, ambos publicados en español. Lo cierto es que con esto en mente y si te habían gustado, probar este primer tomo de Platinum End, su última obra, es casi obligatorio para ver cómo intentan sorprendernos esta vez, para ver si han mejorado, si siguen en forma, si han evolucionado o si por el contrario se han quedado estancados en lo mismo de siempre. Los dos mangas anteriores están, teniendo en cuenta la revista en la que se publicaron, destinados a un público adolescente, y aunque esto les hace tener algunos aspectos en común, por lo general son bastante distintos el uno del otro. Death Note es una historia bastante poco convencional para los valores que promueve la Shônen Jump, que son amistad, esfuerzo y victoria, ya que presentó a un personaje ambiguo y complejo, con valores e ideas que poco tenían que ver con lo que promueven otros personajes como Goku, Naruto o Luffy, que son los claros ejemplos de lo que destila la revista. Además se presentó con una estructura policiaca al uso, con un criminal y un investigador que están destinados a encontrarse. Por eso mismo, aunque la obra contiene elementos fantásticos y de misterio, el esquema del que parte es ajeno a lo que se suele ver en la Jump. Bakuman, por su parte, aunque tiene una sinopsis muy distinta y es una obra realista, sí que se amolda al espíritu de la revista al crear unos personajes infatigables cuyo objetivo es convertir sus sueños en realidad.

Platinum End se nos presenta con varias diferencias. La primera es un cambio de revista. Esto es importante por lo que acabo de comentar, ya que los autores se desenvuelven en un contexto diferente en el que esa pátina de la Jump se diluye. Por supuesto, no se han ido muy lejos, sino a la Jump SQ (o Jump Square), que no es ni más ni menos que lo mismo pero con una periodicidad mensual, aunque sí es cierto que mientras que la Shônen Jump tiene un lector que ronda los catorce años, la Jump SQ se sube a la veintena. ¿Podemos esperar algo más adulto y curtido?

La obra parte de una premisa bastante típica. Aquí tenemos Qué bello es vivir pero con superpoderes. El protagonista se intenta suicidar tras una adolescencia horrible, pero en el último momento aparece un ángel y lo rescata. Para hacer su vida más fácil de ahi en adelante, le otorgará alas, con las que podrá moverse a donde le venga en gana, y algo así como flechas de Cupido, con las que podrá enamorar durante 33 días a cualquier persona. La historia se vuelve un poco más compleja cuando se revela que hay una competición entre ángeles guardianes en la que se juega quién será el próximo Dios del planeta, y nuestro protagonista, por supuesto, es uno de los candidatos. Lo cierto es que aunque pueda parecer una premisa tonta y nada original, el primer tomo del manga se va desarrollando de tal manera que nos da como resultado una especie de thriller con tintes fantásticos en los que candidatos a Dios, que no se conocen los unos a los otros, se verán obligados a buscarse y luchar entre sí. El desarrollo de las diferentes estrategias que introducirán a los protagonistas en esta especie de guerra está bastante bien conseguido, ya que va poco a poco presentando las diferentes normas que tendrán que acatarse y las formas en las que los personajes pueden ir actuando.

En ese sentido, es interesante en cuanto a que juega con varios conceptos como la felicidad y la ambición personal y nos ofrece una perspectiva de hasta qué punto seríamos capaces de luchar, aun a beneficio de los demás, para conseguir cierto bienestar. El ángel que acompaña al protagonista, Mirai Kakehashi, me recuerda a Migi de Parasyte, un ser bastante poco empático que piensa en términos muy objetivos sobre diferentes estrategias para mejorar el estado de bienestar individual, ya sea robando, matando, engañando o, por el contrario, ayudando al prójimo. El conflicto que plantea es sin duda interesante, y habrá que ver el los próximos tomos cómo el personaje principal se desarrolla y utiliza estos poderes, pero si buscábamos algo mucho más complejo no vamos a encontrarlo. Si la Jump SQ les ofrece a los autores más libertad para introducir temas menos accesibles al público juvenil, lo cierto es que esta obra se queda algo corta. Sí que es cierto que el personaje del ángel representa una idea de egoísmo interesante, pero un conflicto parecido ya se presentaba en Death Note, donde nos hacían pensar sobre diversas cuestiones sobre justicia e individualismo. En ese sentido, solo ofrece, con respecto a las otras obras de los autores publicadas en las otras revistas, escenas de acción más violentas y muy pocos problemas a la hora de enseñar sin mucha justificación un cuerpo femenino totalmente cosificado.

Platinum End es un manga interesante y, hasta el momento, prometedor en cuanto a su premisa de acción y misterio. Takeshi Obata dibuja sin variar mucho su estilo, hasta el punto de ver cierta pereza narrativa con la repetición a veces abusiva de planos y expresiones similares en una misma página o escena. Este cómic, tal y como lo veo yo, es lo que hubiese pasado si en Death Note mucha gente hubiese tenido un cuaderno de muerte y hubiesen tenido que competir entre ellos. Es un manga entretenido y muy adictivo que seguro que nos va a plantear unos cuantos dilemas y nos va a sorprender con algunos giros argumentales buenos, pero que de momento no aporta nada nuevo al mundo creado por Ohba y Obata. Seguiremos informando.

  Edición original: Shueisha, 2015. Edición España: Norma Editorial, 2016. Guión: Tsugumi Ohba. Dibujo: Takeshi Obata. Traductor: Marc Bernabé. Formato: Rústica con sobrecubierta. 192 páginas. B/N. Precio: 8€.   Vamos a hacer una introducción rápida y sin meternos mucho en detalle, porque a Takeshi Obata y a Tsugumi Ohba los…
Guión - 8
Narrativa - 7.5
Interés - 7.5

7.7

Un buen primer tomo donde se nos presenta los personajes y el dilema sobre el que girará la trama. Habrá que leer los siguiente para ver qué nos quieren ofrecer con esta nueva obra.

Vosotros puntuáis: 8.26 ( 20 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Cristian Miguel Sepulveda
Autor
1 abril, 2017 21:03

Gran reseña Jesús, Platinum End era una de las licencias que con más ganas más esperaba ver publicada en español. He tenido la oportunidad de leer los siguientes tres capítulos, y la cosa empieza a mejorar bastante a partir del cuarto, sin entrar en spoilers, vuelve un poco a la dinámica detectivesca de Death Note, especialmente con los personajes.