Oglaf. Libro 01

Desde el misterioso entorno desértico de Krazy Kat al pantano de Okefenokee de la serie Pogo, los autores de cómic humorístico han situado a sus personajes en enclaves ficticios y abstractos, en microcosmos cerrados que acaban reflejando nuestra sociedad contemporánea. El webcómic titulado Oglaf aporta a este género mucho humor negro, mucha parodia y cantidades ingentes de sexo explícito.

Por
3
1826

Edición original: Oglaf. Book 01 (TopatoCo. Febrero, 2017)
Edición nacional/ España: Oglaf. Libro 01. Fandogamia. Julio, 2020
Guion: Doug Bayne, Trudy Cooper
Dibujo: Trudy Cooper
Color: Trudy Cooper
Formato: Rústica. 132 páginas
Precio: 14€

Ni de coña dejo que este mierdecilla llegue a rey”.

Oglaf de Doug Bayne y Trudy Cooper es una página online humorística que sigue la gran tradición del humor abstracto de las strips publicadas en los periódicos estadounidenses. Hablamos de series como Peanuts de Charles Schulz, B.C. de Johnny Hart y Pogo de Walt Kelly; pero también tiene similitudes con series de humor más contemporáneas y cercanas a nosotros como Squeak the Mouse de Massimo Mattioli o Mondo Lirondo de La Penya.

Oglaf tiene dos características principales; la primera es su descarada y descarnada tendencia a derribar todos los tópicos del género fantástico. Desde Conan el Bárbaro a Juego de Tronos, desde Blancanieves a El anillo del Nibelungo. Su segunda singularidad salta a la vista desde la primera historia, probablemente la más larga del álbum, y es que Oglaf brinda a sus lectores una gran cantidad de contenido sexual realmente explícito.

Este webcómic muestra el sexo de una manera franca y meridiana; todo tipo de sexo desde el heterosexual al homosexual, desde el onanismo a cualquier tipo de variante que conozcamos como el bondage, la zoofilia, la necrofilia y también todo lo que podamos imaginar entre humanos y seres fantásticos y/o monstruosos… incluso con libros mágicos. Pero este contenido sexual siempre está tratado desde la parodia, con mucho humor y con mucha inteligencia. Por esto – y volviendo al primer enunciado de esta reseña – al leer esta serie el lector adulto tiene la sensación de estar leyendo una comic strip de los sesenta que, en lugar de pasar en un campamento militar como Beetle Bailey, está ubicada en un reino fantástico, monstruoso y cambiante; que en lugar de fijarse en las cuitas políticas y sociales de las élites norteamericanas, como en Doonesbury, se centra en las luchas de sexuales y de poder de pintorescos personajes que parecen sacados de cualquier relato de Tolkien o los hermanos Grimm.

Oglaf está protagonizada por un trío bastante peculiar. En primer lugar nos encontramos con Ivan, un aprendiz de brujo, ingenuo y en constante combustión; luego conoceremos a la Patrona Oscura, una sacerdotisa hermosa y cruel que es ama y señora del reino misterioso donde pasa la mayoría de la acción. La tercera pata de este singular terceto es el embajador de Xoan, que se hace llamar Sandoval; es un sátiro cínico y voluble que está permanentemente intentando acostarse con el aprendiz, usando todo tipo de engaños, embrujos, amenazas o estratagemas.

Paralelamente a este trio, el reino mutante está poblado por habitantes y por seres realmente muy peculiares. Oglaf es un pastor adolescente cuyo semen flota y forma palabras en el aire – incluso frases enteras – pero, desgraciadamente, el joven no sabe leer. Encontramos también guerreros muy parecidos a Conan que reniegan de sus hijas recién nacidas, caballeros que solo salvan a princesas, enanos forjadores de espadas multiusos, míticos ladrones que abusan de los pobres, vikingos zombis, halcones gandules que lanzan rayos mortíferos por los ojos, reinas de hielo libidinosas o herreros misóginos. Un elenco singular y variopinto que proporciona al lector una infinidad de bromas salvajes y pornográficas; una cantidad ingente de tramas divertidas, excitantes y llenas de humor negro. Estas historias tienen una extensión variable aunque predominan las ocurrencias de una sola plancha o los arcos argumentales de tres o cuatro páginas.

El estilo gráfico de Trudy Cooper es muy claro y reconocible. La artista divide sus páginas en dos tiras de cuatro o cinco viñetas cada una que acaban conformando una plancha de formato horizontal, apaisado. Su narrativa es sencilla y eficaz, a menudo recurre a la repetición de las viñetas para crear un efecto mayor de comicidad. Los personajes son carismáticos, reconocibles y, pese a estar basados en arquetipos o modelos establecidos, tienen personalidad propia con lo que la artista consigue que nos enamoremos de una manera inmediata e incondicional con ellos.
Los decorados son minimalistas y están basados en la tradición más ortodoxa del género fantástico que incluye la presencia de fuentes mágicas, castillos laberínticos, posadas mugrientas o bosques de árboles multiformes con ramas amenazadoras.
Cooper usa el color de manera sobria y elegante, tiende a dotar cada segmento de un color básico y tenue que opone a leves fogonazos de tonalidades más brillantes para generar un efecto de contraste. Dominan los marrones, los verdes desvaídos, los naranjas y magentas.

Trudy Cooper es australiana. Vive en Brisbane y es conocida por la publicación la serie online titulada Platinum Grit (1993-1994) junto a Danny Murphy y Doug Bayne. Ha participado en la confección de los storyboards de películas como Dark City (1998), Double the Fist (2004) y Soul Mates (2014) y desde 2009 realiza el webcómic titulado Oglaf junto a Doug Bayne, del que se han publicado tres álbumes recopilatorios, los dos primeros con la editorial TopatoCo y el último mediante crowdfunding, en el verano de 2020.

Sobre Doug Bayne apenas existe información. Solo se conoce su participación en las series Platinum Grit y Oglaf, ambas realizadas junto a Trudy Cooper.

La serie viene publicándose en internet desde 2009 en la página www.oglaf.com con una periodicidad semanal y podemos encontrar la versión en castellano en Fanternet, la página de webcómics de Fandogamia.

La edición en formato físico, también a cargo de Fandogamia Editorial, es sobria y competente. El álbum es en rústica, apaisado y con un papel satinado que no brilla. Está bien impreso y su precio es asequible. No contiene ningún tipo de introducción o artículo de contexto pero sí algunas páginas inéditas y remates de chistes no publicados en la red.

La gran virtud de Oglaf es que utiliza el reclamo del sexo explícito para reírse de manera cínica y salvaje de cualquier tópico que podamos imaginar en las obras de género erótico y fantástico. Trudy Cooper y Doug Bayne han creado un universo simbólico y abstracto donde pueden dinamitar cada uno de los arquetipos creados por los autores de fantasía y donde se mueven unos personajes singulares, con tanta vida que no podemos evitar encariñarnos con ellos.

Johnny Hart, creador de la serie humorística B.C. afirmaba que: “Hay tres cosas que son ciertas: Dios, la locura humana y la risa. Las dos primeras no están al alcance de nuestra comprensión, así que tendremos que hacer lo que podamos con la tercera”.
En Oglaf se substituye a Dios por el sexo…

Salut!

Edición original: Oglaf. Book 01 (TopatoCo. Febrero, 2017) Edición nacional/ España: Oglaf. Libro 01. Fandogamia. Julio, 2020 Guion: Doug Bayne, Trudy Cooper Dibujo: Trudy Cooper Color: Trudy Cooper Formato: Rústica. 132 páginas Precio: 14€ "Ni de coña dejo que este mierdecilla llegue a rey”. Oglaf de Doug Bayne y Trudy…
Guion - 7.5
Dibujo - 7.5
Interés - 8

7.7

Explícita

Una parodia descarnada de las sagas fantásticas o épicas más conocidas. Una serie llena de humor y sexo

Vosotros puntuáis: 7.24 ( 7 votos)
3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Nippur
Nippur
Lector
10 septiembre, 2020 14:58

Gracias por la reseña, Tristán. Desconocía este comic pero tu reseña y las imágenes que lo acompañan me han entusiasmado a conseguirlo. Sería buenísimo que algún día le dediques un artículo al BC de Johnny Hart.

Ziggy
Ziggy
Lector
10 septiembre, 2020 20:24

Una lectura muy recomendada y entretenida. a menos que seas de pensamiento cerrado y de extremismo mental (de ambos extremismos), que podrias sentire ofendido. Humor como siempre debe ser: descarado.

billyboy
billyboy
Lector
10 septiembre, 2020 23:04

con los ejemplos de algunas viñetas ya me parece un comic muy divertido