Nuestras historias favoritas de Superman.

Raúl Fernández y Lonnie Nadler escriben sobre el cómic protagonizado por Superman que más los impactó y los acompañan humildemente algunos redactores de ZN. ¿Cuál es el tuyo?

Para los especiales que estamos realizando en Zona Negativa para conmemorar los 80 años de Superman pensamos que resultaría interesante el conocer que obras del hombre de acero habían sido las más importantes para los autores, para nosotros, y para vosotros, los lectores.

Para la primera cuestión, Raúl Fernández (entintador de Detective Comic en Renacimiento y Justice League Dark) y Lonnie Nadler (coguionista de The Dregs, Come into me, Her Infernal Descent y Cable, esta última para Marvel), accedieron a nuestra petición.

Ante la publicación el miercoles 19 del Action Comics#1000, pedimos a Raül Fernández que compartiese el recuerdo del Action Cómics que más le impactó, aquel que le tocó más la fibra.

Por su parte, Nadler tenía que elegir una de las obras públicadas a lo largo de estos 80 años protagonizadas por Superman.

He aquí sus palabras:

Action Comics #529 por Raúl Fernández

Voy a ser sincero, Superman nunca ha sido de mis superhéroes favoritos, si tuviera que hacer una lista de mis preferidos estaría en una posición muy baja en el ranking, sin embargo, los primeros recuerdos de mi infancia leyendo tebeos es un cómic de el hombre de acero que tenía en casa de mis abuelos, siempre que iba a visitarlos recuerdo releerlo una y otra vez junto a otro de Power Man.

Tengo grabada la portada en mi disco duro del cerebro, Superman volando por Metropolis mientras un gigantesco volcán erupciona en medio de las calles de la ciudad, entretanto, Lois Lane y Jimmy Olsen están diciéndole a Superman desde un helicóptero que haga algo para solucionar la situación, a lo que él responde algo como de qué diablos están hablando, que no ve ningún volcán.. ¡me flipaba! Ese episodio lo leí miles de veces, es una lástima que no lo conserve, como muchos otros emblemáticos de cuando era un niño.

Con el tiempo busqué por internet el susodicho tebeo y resulto ser el Action Comics #529 con Brainiac de villano co-protagonista, la portada es de Dick Giordano y George Perez, cuando la vi fue un golpe de nostalgia, quién me iba a decir que al cabo de unos cuantos años tuviera la oportunidad de participar en un numero de esa misma cabecera, acojonante ¡larga vida a Superman!

For the Man Who Has Everything por Lonnie Nadler

Una queja que escucho constantemente sobre Superman es que no nos podemos identificar con él. Es demasiado perfecto, lo tiene todo. He de admitir que durante mucho tiempo pensé de igual manera, y no me di cuenta de la brillante idea que Tarantino mostró en Kill Bill Vol.2: a diferencia de otros héroes, Superman se quita su disfraz para luchar contra el crimen.

Hace unos cinco años decidí darle una oportunidad a Superman, y busqué por internet cuales eran los mejores cómics de Superman. La mayoría de las listas, mostraban el All-Star Superman de Grant Morrison y de Frank Quitely como uno de los mejores cómics jamás escritos de Superman. Es un gran cómic que presenta al personaje en su forma más empática.

Pero no fue hasta que leí el libro de Alan Moore y Dave Gibbon de 1985, Para el hombre que lo tiene todo cuando el personaje se convirtió en algo más que su capa carmesí y sus calzones rojos. Es una historia poderosa, trágica y profundamente humana, que intenta en un solo número, contar toda la trayectoria de un personaje.

Para los que no conozcan la historia, la premisa es simple: Batman, Robin y Wonder Woman se dirigen a la Fortaleza de la Soledad para el cumpleaños de Superman. Rara vez vemos a los superhéroes dedicados a actividades mundanas como las fiestas de cumpleaños, y en este caso, este hecho cotidiano se ve roto de inmediato porque incluso el cumpleaños de Superman está más allá de la normalidad.

Hallan a Superman en un estado catatónico, con una criatura vegetal alienígena lovecraftniana aferrándose a su pecho que le está matando lentamente mientras crea un sueño alucinatorio en le que proyecta sus más profundos deseos. Más allá de la hábil premisa, lo más impresionante del libro es cómo Moore y Gibbons impregnan la narrativa con una sensación de pesar que es única en Superman.

El dúo creativo recurre al conocido origen de Superman para la alucinación, pero lo trastocan para llevar al lector a un pasado alternativo. Aquí vemos que el mayor deseo de Superman es que Krypton nunca haya sido destruido; que el evento que creó a Superman como lo conocemos nunca sucedió. Kal-El anhela estar en su planeta de origen, viviendo una vida familiar banal. Tal es la tragedia del sueño kryptoniano.

Y como todos los sueños, este debe llegar a su fin. Para que Superman sobreviva en el mundo real, sus deseos deben ser literalmente arrancados de él. Mientras Batman y Robin sacan al alienígena de su pecho, la alucinación de Superman se corrompe, convirtiendo sus deseos más profundos en una visión de pesadilla de Krypton, hasta que finalmente regresa a la realidad. Es Mongul, el villano de este número, que señala “Escapar debe haber sido como arrancarte el propio brazo”.

La imagen de los sueños de Superman arrancados de él es una de las imágenes que afianzaron mi deseo de escribir comics. Sin Alan Moore y Dave Gibbons no habría sabido que era posible alcanzar esas cuotas narrativas y emocionales en un medio como el cómic, especialmente en el género de superhéroes.

Aproximadamente un año después, Moore y Gibbons comenzarían su obra maestra, Watchmen, ampliando muchos de los temas planteados en este cómic de Superman. El resto, como dicen, es historia.

The Man Who Has Everything es la prueba de que no podemos identificarnos con Superman. Y ese es el punto. El mundo de Superman fue destruido antes de que pudiera experimentarlo. Todos los que lo amaban, y todos los que él podría haber amado, perecieron ante sus ojos infantiles. Su origen es una tragedia en una escala tan masiva que es casi incomprensible para el ser humano. Él ha visto el caos del universo, se ha enfrentado a su falta de sentido desde el momento en que nació, conoce la inutilidad de la vida mejor que nadie y por eso, comprende su importancia en la Tierra.

El título del one-shot, For the Man Who Has Everything habla directamente sobre la incapaz de identificarnos Superman. No entendemos Kal-El. Lo percibimos como un hombre que tiene todo: buena apariencia, invulnerabilidad, inteligencia, carisma, y ​​sin embargo, la verdad es que es un hombre que perdió todo.


Para complementar la entrada, varios redactores del Equipo DC de Zona Negativa nos hemos sumado a aportar obras que también se encuentran entre nuestras favoritas.

Convergence: Superman 1-2 por Pedro Paredes

“Estáis a punto de formar parte del mayor experimento de la historia” frase que podría haberse escuchado en las oficinas neoyorquinas de DC Comics mientras hablaban de iniciar aquel error necesario que fueron los new 52. Pero esas palabras también podrían haberse dicho ante la decisión de hacer un evento veraniego como excusa para poder llevar a cabo el traslado a Burbank.

Sin duda, dos experimentos hechos con gaseosa, el primero al no ser drástico – ¿en los cómics existe esta palabra? – y el segundo como ejemplo de que una idea interesante sin historia y con prisas es fútil.

La realidad es que la frase en cuestión forma parte de uno de los peores eventos de la historia de DC Comics , evento que además no es el causante de la siguiente – y reivindicable- iniciativa de la compañía de Burbank, conocida como Divergencia o DC You.

Lo que nadie podía imaginar en aquellos momentos es que la doble grapa de uno de los personajes peor tratados en los new 52, sería, no solo la mejor historia de este evento, sino el germen tanto para uno de los mejores cómics de DC YOU, como para la creación de un personaje que iba a brillar y a impactar en Renacimiento.

En cierto modo, y dejando a un lado la labor de Geoff Johns, se podría señalar que la primera piedra de Rebirth se halla en Convergence: Superman 1-2 .

Es vox populi que de Superman poco se puede salvar dentro de los cinco años de new 52, salvo un par de excepciones. Una de ellas es Los últimos días de Superman , donde Tomasí creo la historia puente adecuada para que el lector de DC Comics notase, tanto humedad en sus ojos por aquel Superman con el que nunca se había identificado durante cinco años, como alegría por el regreso de su Superman , el cual ya se había visto y disfrutado con la serie limitada Lois & Clark: La Llegada . Otra fue la especie de elseworld guionizada por Landis , Superman American Alien , un entretenido soplo de aire fresco que bien podría haber formado parte de las series limitadas de DC You.

Pero antes de todas estás, se público Convergence: Superman 1-2 con guión de Jurgens y dibujo de Weeks y Rapmund .

Es de agradecer que Jurgens se tomase en serio este proyecto, y que a pesar de las motivaciones para su realización, arrojase todo el amor por un personaje vaciado durante estos años y mostrase en pocas páginas quien es Superman .

A lo largo de los diferentes especiales, se ha podido observar que han sido inumerables los autores que han escrito una y otra vez los rasgos que identifican a Superman como el gran héroe, y ello puede parecer sencillo, pero durante los new 52, el Superman que tenía detrás de él 70 años de historia, estuvo ausente hasta esta historia de Jurgens en Convergencia.

Ya en sus primeras páginas, donde es una especie de vicario de Batman , uno puede ver al Hombre de Acero

“Estoy bien” dice un imponente Superman con calzones rojos, invulnerable a las balas y con visión calorífica, que tras desarmar a los ladrones y salvar a Olsen, ”Estaís perdiendo el tiempo , se marcha volando para besar a Lois ¡Qué mas se puede pedir!

Claramente hay muchas historias de Superman mejores que esta, y entre ellas las mencionadas aquí, pero Convergence: Superman 1-2 supone, visto a posteriori, el regreso del clásico Superman tras varios años ausente, de ahí las palabras de Olsen “¡Me alegro de que hayas vuelto, Superman!”

Y sin duda regresó para ya no marcharse más.

Tal es el conocimiento de Jurgens sobre como ha de ser Superman , que no solo se observa en sus diálogos y en su comportamiento frente a Capitan Thunder , Abi, Ciborg o Batman, sino que se muestra en la forma de ser del Sujeto uno o Superman flashpoint .

En definitiva, ante la decisión de elegir un cómic protagonizado por Superman me quedo con las 48 páginas que más habré leído en los últimos años, en las que Kal El debía hacer frente a uno de sus mayores y más difíciles batallas: volver a ser quien siempre fue.

Desde este punto de vista, su enfrentamiento contra el universo flashpoint no podía ser más acertada, y su victoria, basada en el dialogo, era la semilla para lo que iba a ser una de las señas de identidad de Renacimiento: un héroe adulto.

Superman ya no será el héroe mas popular de DC, pero de igual que Action Comics#1 abrió el camino para el nacimiento del Caballero oscuro en Detective Cómics#27 , Convergence: Superman 1-2 lo ha hecho para el Batman de Renacimiento y que confirmará en Batman#50.

Superman Vol. II #02 por Gustavo Higuero

Si alguien te pregunta cuál es tu historia favorita de Superman, lo primero que te viene a la mente es que no hay una historia favorita de Superman, hay muchas, pues a lo largo de todos mis años como lector de comics y concretamente de Superman, he tenido el privilegio de poder leer y disfrutar para el recuerdo muchas historias del Hombre de Acero. Pero como jugar a esto implica seleccionar una, me voy a quedar, hoy, solo por hoy, con una aventura que se publicó en el Superman Vol. II #02 (1986) de Byrne, al cual le tengo un especial cariño. Se trata de una historia auto conclusiva en la John Byrne nos regala toda una lección de caracterización, no de Superman, ni de Clark Kent, sino de Lex Luthor, personaje al que Byrne cambió de forma drástica en el relanzamiento que supuso la miniserie Man of Steel, publicada tras Crisis en Tierras Infinitas.

Luthor venía de ser un villano de manual, un egocéntrico científico, cuyo odio visceral, irracional y en muchas ocasiones hasta poco fundado por Superman le hacía elaborar aparatosos planes con el único fin de vencer, humillar o incluso matar a Superman. Una figura clásica que había funcionado en su momento pero que llegada la década de los ochenta pedía a gritos un intenso lavado de cara. Byrne sabía lo que tenía que hacer y lo que es más importante, supo hacerlo de manera orgánica. No se trataba de dar un carpetazo a todo lo anterior, se trataba de construir algo mejor a partir de las materias primas disponibles y lo hizo con Luthor a la perfección.

Para Byrne, Luthor tenía que seguir siendo la némesis por excelencia de Superman y para eso era necesario dotarlo de una razón para que Luthor deseara acabar con el Hombre de Acero. Lo primero que Byrne hizo fue convertirlo en un hombre de negocios, próspero, bien posicionado socialmente, con una más que considerable fortuna y poder acumulados a base de trabajo y alguna que otra táctica de dudosa legalidad. Metrópolis adora a su benefactor, su hombre fuerte, que de pronto se ve desplazado por la aparición de una nueva estrella en el firmamento. Una estrella que brilla mucho más y al que la gente pronto dirige su mirada. Luthor, que continúa siendo egocéntrico, no puede asumir ese cambio de estatus, máxime cuando el propio Hombre de Acero lo humilla durante una fiesta y hace que sea encarcelado. La ofensa puede parecer nimia, pero en realidad tiene proporciones cósmicas en el interior emocionalmente inestable de Luthor. Su realidad se ha visto trastocada y es necesario actuar cuanto antes.

Bajo esta premisa Byrne se lanzó de lleno a controlar los devenires del personaje y no tardaría mucho en fijar su mirada en Luthor de nuevo y fue, en el comentado Superman #02, donde hizo un uso magistral del personaje.

En esta historia Luthor confía en la tecnología y en una joven promesa de la informática y la programación, la Dra. Amada McCoy, para introducir variables en un ordenador capaz de procesar la ingente cantidad de datos disponibles y elaborar un veredicto con relación a la verdadera identidad de Superman. Byrne se adelantó casi 25 años al concepto del Big Data con esta historia.

Uno de los factores por los que me vino a la mente esta historia, cuando me quedo unos minutos recuperando recuerdos de lecturas pasadas de Superman, fue precisamente esa radiografía que hace del personaje que no puede creer los resultados porque en su mente narcisista no cabe que alguien tan poderoso se esconda tras la fachada de un don nadie. Leí esta historia con 17 años, pues cuando yo empecé en esto ya se había publicado, por parte de Zinco, la miniserie de Man of Steel. Recuperé en salones los retapados de la colección y poco a poco, mediante arqueología salonera, logré hacerme con toda la etapa de Byrne al frente de Superman. Con 17 años uno ya no es un niño y la capacidad de asombro y la suspensión de la incredulidad han empezado a menguar exponencialmente, lectura a lectura, uno se hace peor lector si hablamos en estos términos. La cuestión es que aún bajo estas circunstancias esta historia computarizada me resulta extrañamente sorprendente por su enfoque, alejado del típico cómic de superhéroes donde el conflicto físico es, la mayoría de las veces, el activador de la trama.

Ahí tenia a Luthor perfectamente caracterizado, dejando clara su postura, su forma de ser, su inteligencia más pura, para luego ponerse a sí mismo la zancadilla a la hora de poder comprender los datos que tenía antes sus propios ojos. Una historia sublime.

Historias de Superman hay muchas y hoy es esta la afortunada que se ha filtrado hasta las capas superiores de mis neuronas para ser protagonista de este texto.

Action Comics Vol.2 #01-08 por Jordi Molinari

En breve tendremos uno de los autores más importantes de las últimas décadas a cargo de ambas series de Superman. Pero hace unos años, otro autor sin pelos se hizo cargo del único relanzamiento que hubo de la serie Action Comics. Hablamos de Grant Morrison, quien en los Nuevos 52 nos contaba las primeras aventuras de Superman, cuando Clark Kent dejó de ser el hijo adoptivo de unos granjeros, para convertirse en el símbolo de todos los superhéroes. Junto a Rags Morales, nos mostraban un Superman con camiseta y pantalones, quien sus enemigos no eran alienígenas como él, sino la corrupción en Metropolis.

Recuperando los inicios del Superman creado por Jerry Siegel y Joe Shuster, el escritor escocés nos mostraba su particular “Año Uno” para el kryptoniano. Con una subtrama de fondo en este primer arco, que se extendería en los 18 números (Action Comics #0-17) que duró su etapa, en estos primeros 8 números tenemos el primer gran conflicto entre Superman y Lex Luthor. Y en medio, como el verdadero problema a solventar, otro de los grandes enemigos clásicos de Superman. El coleccionista/preservador de mundos, Brainiac, quien ha tenido varias reinterpretaciones del personaje desde su creacíon en 1958.

En la reinterpretación de Morrison, vemos una entidad propia, sin vinculación al planeta Colu y a la identidad Vril Dox. Se podría incluso ver en esta encarnación una especie de Galactus, más preocupado a preservar el equilibrio del universo, que de ser el típico villano que generalmente es representado. La última gran aparición de Brainiac antes de los Nuevos 52, de la mano de Geoff Johns y Gary Frank, acababa provocando la muerte de Pa Kent. Aquí en cambio, tenemos un Superman que carece padres, los cuales fallecieron ya igual que ocurría en la época pre-CoIE.

Por ese motivo, Morrison crea la figura de la casera Mrs. Nyxly, quien le hará de figura materna y confidente, pues aún está Clark Kent forjando sus vínculos con Lois Lane y Jimmy Olsen. Pero hay un vínculo que aparece en el Action Comics #08 muy importante, que desafortunadamente termina quedando como una anécdota. No sólo extendía mi elección hasta el octavo número porque era cuando Superman realmente se convierte en un superhéroe, salvando a Metropolis de las garras de Brainiac. También por la revelación de quien era Icarus. Nada más y nada menos que Lex Luthor.

Esto podía haber dado muchísimo juego, pues añadía otro ángulo al triángulo Clark Kent/Superman-Lois Lane-Lex Luthor. La relación/visión de Luthor con Clark y Superman sería inversa a la que tenía Lois Lane. Un Lex que recuerda su amistad con Clark en Smallville, que en todos sus defectos también había virtudes. Aunque pudiese ser que únicamente que Luthor se aprovechaba del “necio” Kent, para acabar con sus rivales comerciales/políticos, hubiese estado curioso de ver a Lex confiando más en Clark que por ejemplo Lois.

Ciertamente estoy hablando bastante de todo lo que podría haber dado, y quizás no habla bien de la historia elegida. Todo lo contrario, precisamente mi queja en parte va que en 2011, no hicieran confianza absoluta con Grant Morrison. Que le hubiesen dado ambas series, y margen para poder tener una etapa como la que tuvo con Batman. Y que Superman no tuviese todos sus superpoderes a pleno rendimiento, no lo hace más humano. Lo que le hace más humano, precisamente, es que así es más fácil ver sus verdaderas cualidades, el porque es el superhéroe preferido de tantas generaciones.

Superman: Birthright por Víctor José Rodríguez

Superman es mi personaje de cómic favorito. Supongo que cualquiera que haya visto alguna vez mi imagen de avatar podrá habérselo imaginado. Crecí viendo las películas de Reeve, la serie de Teri Hatcher y Dean Cain y, por supuesto, rodeado de cómics, en mis inicios, de la etapa de Jurgens, Michelinie, Kessel y otros. De hecho, decidí estudiar periodismo, entre otras muchas razones, porque era la profesión de Clark Kent. Para mí es y será el concepto clásico, la definición de perfecta de lo que es y debe ser un superhéroe. Por ello me ha resultado enormemente difícil elegir una sola historia para este artículo grupal. Pero al final me he decidido por una maravillosa obra que quiero reivindicar.

Superman: Birthright (publicada en España como Superman: Legado y reseñaa en ZN por Marcos Martín y David Fernández) fue una serie de doce números publicados en USA entre septiembre de 2003 y agosto de 2004, escrita por Mark Waid y dibujada Leinil Francis Yu. Es una historia más donde se cuenta un nuevo origen de Superman, actualizado y situado en la sociedad vigente. Tal vez no es la mejor reinterpretación del personaje, pero es una muy especial, que analiza y profundiza en muchos aspectos de la iconografía del personaje, además de mostrar una maravillosa aventura. Y lo más original es que, tras las páginas de rigor en las que vemos cómo explota Krypton, conocemos a Clark Kent en un lugar del África Occidental trabajando para el periódico Ghana Dispatch, cubriendo una zona de conflicto entre tribus. Un auténtico giro al personaje, al que vemos ya convertido en periodista, sin necesidad de ver su infancia en Smallville.

Hasta el tercer número no vuelve a la granja de los Kent, que es cuando, tras haber vivido una tremenda experiencia, decide dedicar su vida a proteger a los necesitados, usando sus poderes por el bien de la humanidad. Es en su transformación en Superman donde vemos una de los procesos más originales de cómo se crea el héroe. Tras las dudas iniciales de Jonathan Kent, entre Clark y sus padres diseñan el traje, el nombre y debaten cómo debe enfocar su nueva vida. Marta llega a proponer que Clark use una máscara, a lo que él se niega y decide mostrar su verdadero rostro. Entonces, vemos una valiosa explicación sobre el porqué las gafas ocultan su rostro, haciendo que nadie lo relacione siquiera con un parecido a Superman. Ma Kent habla del brillo azulado e intenso, de otro mundo, apagado tras los cristales de las lentes, que hacen que cambie la percepción de la forma de la cara. Hasta se ve cómo eligen el vestuario que debe llevar de calle a partir de ese momento. Una delicia, este tercer número.

El cuarto número es el primero en que aparece realmente Superman en acción, tras la llegada de Clark al Daily Planet y su primer encuentro con Lois, Jimmy, Perry…y Lex. Cómo no. Un Lex Luthor presentado como un antiguo amigo de Clark, como en la serie televisiva Smallville, que en aquel entonces estaba estrenando su tercera temporada. A partir de aquí se desarrolla la historia, con Lex urdiendo un plan de acoso y derribo hacia el recién conocido Hombre de Acero, sin ocultar al lector su odio y su obsesión por quitar de en medio a ese ser que rivaliza su liderazgo como el hombre más poderoso de Metrópolis.

En los capítulos finales, a partir del noveno, tenemos una invasión alienígena con tecnología kryptoniana y una batalla épica en la ciudad, donde Superman lucha defendiendo a sus conciudadanos y donde éstos llegan a echarle en algún momento crítico, demostrando el cariño y la adoración que el último hijo de Krypton levanta entre la población.

Superman Birthright es una obra maravillosa, sirvió como presentación para un lector recién llegado en el momento de su publicación y sirve como una perfecta introducción al personaje. Mark Waid demuestra ser un fan de Superman que disfrutó escribiendo estos números. Y Leinil Yu realiza un trabajo muy digno, dotando a todo el universo de Superman de una identidad visual coherente en todas las entregas, con mucho mimo en las viñetas plácida y mucho dinamimsmo en las páginas de acción. Esta es una de mis obras favoritas porque en el momento de su lectura llevaba unos años alejado del personaje y este tomo, (compré la edición de Planeta) me sirvió para reencontrarme con mi superhéroe favorito.


Una vez leído a los autores, que han sido muy amables y generosos, es momento de pedir vuestra participación.

No os pedimos que señaléis cual es para vosotros la mejor obra de Superman o la mejor saga de Action Cómics , sino cual es el cómic o historia que más os impactó de niño o de adulto, aquella que os produce una sonrisa al recordarla, la que os hizo amar aun mas este medio, a empezar a coleccionar de manera impulsiva, o con la que comenzasteis a leer las aventuras de Kal El, Clark Kent… Superman.

Gracias de antemano.

Artículo anteriorQuantum + Woody! #1
Artículo siguiente¡Salud! La mirada del otro
Nacido en 1978 en Palencia. Tuve una infancia donde abundaban los cómics, que aparté durante la adolescencia por otras artes: el Grunge, Tarantino, Saramago. Con la llegada del S.XXI regresé al mundo del cómic de la mano de Moore, Morrison, Ellis y Ennis. Lector de Dc e Image, coleccionista de Batman y Star Trek, seguidor de Scott Snyder, Rick Remender,Tom King, Ales Kot y Mark Russell, con la llegada de Rebirth fui llamado por la Zona Negativa para rastrear las noticias de la compañía de Burbank.
Mi primer coqueteo serio con los comics puede datarse en el año 1988, en Zaragoza, concretamente en el recreo del colegio, mirando el primer número de la serie Millenium de DC. Aquello lo cambió todo. Quería tener el segundo número y el tercero... y como dice el dicho: el resto es historia. 5000 comics después y toda una vida entre viñetas seguimos a pie del cañón.
Redactor de actualidad de DC Comics. Si, ciertamente elegí una buena época para serlo al unirme a ZN con los Nuevos 52. Y pese haber crecido con las series de tv de la Patrulla X y Spiderman, los primeros cómics mainstream que tuve de pequeño fueron de Superman y Batman (y Spawn). Y un servidor acabó volviendo a sus raíces, de la mano de los Green Lanterns de Johns, Batman de Morrison, Secret Six de Simone... Oh, también hiper-fan de Mortal Kombat, Pokémon y el wrestling ^^
Nací en Zaragoza en 1985 y descubrí el mundo de los cómics pocos años después, cuando mis padres me pusieron la película de Superman de Reeve y en los primeros segundos aparecía un número de Action Comics y la voz de un niño lo presentaba mientras pasaba sus páginas. Desde entonces he descubierto cientos y cientos de colecciones de cómics, de cientos de temáticas y de incontables editoriales. Y espero seguir conociendo más y más.

23
Déjanos un comentario

Please Login to comment
18 Comment threads
5 Thread replies
2 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
21 Comment authors
tiamathIgverniMr. CesarGarracLECTOR FURIOSO Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Raúl Gutierrez
Autor

Gran artículo compañeros! Yo me quedo con las 4 estaciones de ese gran dúo dinámico que fueron Loeb y Sale, otra historia hasta cierto punto de orígenes, pero que no puedo dejar de releer una y otra vez!

Nippur
Lector
Nippur

Action Comics # 242, con la aparición del Brainiac clásico, la ciudad embotellada de Kandor y esa áurea de aventura e inocencia irrepetible

Tanis_82
Lector
Tanis_82

La leí hace poco de una edición de Novaro. Algun día se ha editado de otra manera por España? Pre Crisis hay tan poco y cosas tan curiosas e interesantes, y buenas, de DC.

Sobre historias preferidas… RED SUN. Su final me parece exquisito.

Marvel Man
Lector
Marvel Man

Superman #162, con fecha de portada de julio de 1963, The Amazing Story of Superman-Red and Superman-Blue. Guionizada por Leo Dorfman y dibujada por Curt Swan y George Klein, para mí siempre será la historia definitiva del Hombre de Acero, un All-Star Superman en tan solo 25 páginas. Cuando me imagino un final feliz para las aventuras de Clark Kent y sus amigos, sin duda es éste, y curiosamente fue una de las primeras historias que leí del personaje en aquel tomo que Zinco publicó en los años 90 titulado «las mejores historias de Superman jamás contadas».

Pau
Lector
Pau

All star superman siempre me ha gustado mucho , y como a Victor, Superman legado me sirvio para reencontrarme con el personaje , pero voy a decir Superman ultimo hijo. El dibujo es espectacular y Jonhs sabe lo que caracteriza al personaje. La idea de que super tuviera un hijo me gustaba .Me caia mejor aquel mon-el que ahora jon? Mmm tendria que pensarlo. Me gusta ver al kriptoniano enfadado (por lo raro que es) sacando esa mala leche para defender a los suyos . Que tambien lo hace (con mala baba ademas en contra del murcielago ) en Batman y superman la superchica de kripton , otra historia que me gusta ,por muchos detractores que tengan loeb o turner.

AlbierZot
Lector
AlbierZot

A mí se me quedó grabada la primera historia de Superman. Incluida en el Action Comics 393: ¡El día que Superboy se convirtió en Superman! es una emocionante historia de conciencia social, en un contenido guión-bomba de Leo Dorfman con un soberbio dibujo del gran Ross Andru, en el que nos presentan a un poderoso personaje femenino del que emerge Superman en toda su grandeza.

Aviso de Spoiler

comment image?w=692&h=1024

MrKeating
Lector
MrKeating

A mi también se me quedó grabada esta magnífica historia cuando la leí en los álbumes de Bruguera y añado el Action 500 por Pasko y Swan con la historia de Superman…y hasta ahí puedo leer. Por cierto también publicada por Bruguera en su Álbum nº1 de Superman.
Y también La Sombra de Jor-El de Superman Family 196 por Cary Bates y Joe Staton donde Jonathan Kent salva Smallville gracias a unas hormigas y se quita el complejo de ser inferior al gran científico Jor-El

pedrete
Lector
pedrete

Superman: 4 estaciones

Goto Dengo
Lector
Goto Dengo

Yo como saga me gustó mucho cuando la leí pero que parece que no suele aparecer como muy recordada es la Saga del exilio; recuerdo esos episodios con Superman con mascarilla para respirar en el espacio vagando, llegando a planetas donde debe luchar en batallas (¿puede recordar a world war Hulk?), el Erradicador… Me acuerdo leerlo a ritmo de retapados de Zinco de 5 en 5 buscando a ver cuándo y dónde podía encontrar el siguiente tomo (eran aperiódicos y podían llegar 2 prácticamente a la vez como espaciarse durante meses y además vete a saber en que librería o quiosco podría aparecer). El dibujo lo recuerdo feucho (¿Ordway?, Aunque creo que estaba también George Pérez por ahí), pero los guiones me tenían enganchadísimo. Además me pareció una novedad porque era una saga larga después de los números de byrne que muchas veces (los primeros por lo menos) los recuerdo autoconclusivos.
En cuanto a historias más concretas me gusta mucho Identidad Secreta.
Por obvias no incluyo las 2 de Moore que son maravillosas.
Y como Superman No Superman el Supreme de Moore es Superman clásico pero sin Superman… Si se hubieran podido hacer esas historias con el personaje auténtico
y la hubiesen editado como “Superman Silver Age All Star” serían obras maestras reeditadas sin parar.

RoboHunter
Lector
RoboHunter

Yo obviamente habia leido cosas de Superman en algun comic perdido de algun familiar mayor, pero de chaval lo mio era forum, Spiderman, 4 fantasticos, Vengadores… hasta que Zinco empezo a publicar y vi en un kiosko el primer numero, salia Superman enfrentandose a Quimik, empece a comprar Superman, Batman, Nuevos Titanes, Flash… lo que mas me chocaba de aquella es que no tenian nada que ver con los heroes que leia de marvel, era como otro universo… de aquella sin internet ni modo de buscar informacion te rompia los esquemas… treintaypico años despues sigo leyendo marvel y dc, pero esos primeros numeros de Zinco los recuerdo sobre los demas… me gusta mas el relanzamiento de Byrne pero aquellas primeas historias que publico Zinco son los comics a los que mas cariño les tengo…

Ziggy
Lector

Yo tengo dos queridas, fuera de las obvias: por un lado el action Comics 775 donde Superman se enfrenta a la Elite y tambien esta All Star Superman, completa, pero en particular los capitulos 6 y 10.

ZombieSquirtle
Lector
ZombieSquirtle

Yo me quedo con All-Star Superman y World of Krypton de Byrne y Mignola. Tampoco puedo opinar mucho ya que salvo Kryptonita nunca más no he leído nada del Superman pre-crisis.

Antonio Salcedo Gonzalez
Lector
Antonio Salcedo Gonzalez

Aparte de las ya mencionadas,todas excelentes,añadiria dos elseworlds muy interesantes,al menos para mi:El hijo de superman de Chaykin y el gran J.H.Williams III (en sus comienzos)y El ultimo hijo de la tierra de Gerber y Wheatley(una especie de segunda parte de World of Krypton de Byrne).Un saludo a todos.

Marvel Man
Lector
Marvel Man

Hablando de elseworlds, los dos primeros que yo lei fueron Superman: Balas Ardientes de J.M. DeMatteis y Eduardo Barreto y el inolvidable Superman: Kal de Dave Gibbons y José Luis García López. Si el primero lo disfruté mucho, este segundo es otro de esos cómics inolvidables para mi.

Imparcial Enmascarado
Lector
Imparcial Enmascarado

“Luthor confía en la tecnología y en una joven promesa de la informática y la programación, la Dra. Amada McCoy, para introducir variables en un ordenador capaz de procesar la ingente cantidad de datos disponibles y elaborar un veredicto con relación a la verdadera identidad de Superman. Byrne se adelantó casi 25 años al concepto del Big Data con esta historia”.

Pelín exagerado me parece lo del Big Data, Gustavo. Entonces, cuántos años se adelantaron Lee y Ditko al concepto con esta historia, en que el Cerebro Viviente adivinaba la identidad de Spiderman a partir de unos pocos datos?

http://www.supermegamonkey.net/chronocomic/entries/amazing_spiderman_8.shtml

Gustavo Higuero
Autor

Pues casi 55 años, casi nada. 🙂

La gestión computerizada de datos no es algo nuevo, pero hoy en día esta adquiriendo un valor desporporcionado y peligroso a varios niveles. Sin embargo este acercamiento en eras preteritas, cuando Internet era una sueño y la computación empezaba a hacrse un hueco en el mundo, la imaginación de estos autores iba por delante.

Claro que es una exageración, sin duda, pero imaginaron un escenario que hoy se esta haciendo realidad e imaginar algo así en ese momento tiene mucho merito, la verdad. 🙂

Mil gracias a todos por pasaros a compartir vuestras historias favoritas. Imparcial, ¿Cual es la tuya?

Imparcial Enmascarado
Lector
Imparcial Enmascarado

Pues me parece muy complicado elegir una. For the Man Who Has Everything me parece un pedazo de historia que sintetiza muy bien la esencia del personaje, y el All-Star es el mejor repaso que se pueda hacer por todos los elementos identificativos del mito… El Superman VS Muhamad Alí es quizás lo mejor que se ha hecho gráficamente, con una pelea de esas que te marcan de niño…

Pero ya que la cosa va de historias favoritas (que no tienen por qué ser las mejores), yo le tengo especial cariño a una que aún no se ha mencionado: Superman Vol 1 330, “The Master Mesmerizer of Metropolis!”, un episodio muy Silver Age (aunque sea casi del final de la edad de bronce), donde se intentaba dar una explicación plausible a esa pregunta que todos nos hemos hecho: ¿por qué nadie reconoce a Súper cuando se pone las gafas de Clark Kent?

http://dc.wikia.com/wiki/Superman_Vol_1_330

http://slaymonstrobot.blogspot.com.es/2007/12/things-that-make-me-smile-superman-330.html

S
Lector
S

Si hay un comic de Superman que yo tendría que recomendar a caualquiera sería: Superman Identidad secreta

LECTOR FURIOSO
Lector
LECTOR FURIOSO

Buena selección, pero echo en falta dos comics: el mítico Superman VS Muhamad Alí y esa joya oculta, tremendamente personal e incomprensiblemente inédita por estos lares que es “Mann & Superman”, del gran Michael T. Gilbert.

De hecho, ojalá que ECC nos sorprendiera algún día con un tomito que incluyera los escasos, pero muy valiosos tebeos que Gilbert hizo para DC: aparte del Eisneriano “Mann & Superman”, hay un estupendo one shot de Batman, y un personalísimo remake del origen de “El Espectro”, publicado por aquí por Ediciones Zinco” en su colección Universo DC.

Para muestra, un (colorido) botón:

https://www.comixexperience.com/savagecritics/reviews/hes-better-than-great-ricky-hes-superman-comics-sometimes-they-are-actually-about-a-man-who-is-super

Saludos!

Garrac
Lector
Garrac

Buf… yo me quedo con el Action Comics 775. Para mí, un imprescindible de Supes

Mr. Cesar
Lector

Como bien se ha dicho, historias hay muchas (80 años de publicaciones son la repera de años), pero si recuerdo una en especial esa es la mini “The Man of Steel” de John Byrne (los 6 ejemplares). En ella, un Byrne como no lo he vuelto a ver, redefine y mejora al personaje principal de DC en todos y cada uno de sus puntos: poderes, debilidades, relaciones familiares y personales, pasado, futuro, trabajo, asociaciones con otros héroes, villanos… vamos, un imprescindible.

Además, es el Superman que tenemos hoy en los cómics, de modo que no ha perdido vigencia. Es el Supes que todos queremos, el que murió a manos de Doomsday, se casaría con Lois una vez “resucitara” y tendría a ese querubín tan majo que es John (uno de los personajes de nueva cuña, junto con Damian, que más me gusta). Historias hay muchas, como decía al comienzo, pero esta mini aglutina un guión sorprendente junto a un dibujo alucinante… ¿qué más se puede pedir?

Igverni
Lector

¡Gracias a todos por el artículo!!

Action Comics #529!! Que bueno, Raúl, me acuerdo de este tebeo de ¿Bruguera?, yo también lo tuve!!! Que buena portada, es verdad.

Muy difícil resumir mis obras favoritas de Superman, de momento las que me vienen a la cabeza son:

– Man of Steel / Superman de John Byrne. Su renovación en los 80 fue espectacular, e hizo que un personaje “normal” hasta la fecha para mi fuera el centro del Universo DC.

– All-Star Superman de Morrison + Quitely. Imposible ser más icónico y tratar tantos palos en tan sólo 12 números.

– Kingdom Come. Aunque no es un tebeo de Superman “per se”, su mensaje en mitad de la horrible década de los 90, en mital de la peor época de Image, cuando vendía como churros autenticas basuras, está muy claro: Superman siempre molará más que el personaje “hot” del momento. Afirmación que comparto al 100%.

– Superman: Secret identity de Kurt Busiek y Stuart Immonem. Clásico.

– Superman: Red Son de Mark Millar, Dave Johnson y Kilian Plunkett. Quizá lo recuerdo por ser el primer Elseworlds que NO estaba protagonizado por Batman, y su historia es muy, muy redonda.

Saludos!!!

tiamath
Lector
tiamath

Hay tanto donde elegir …

Pero si tuviera que quedarme con una seria sin duda “¿Que sucedio con el hombre del mañana?”
Esa historia atipica por finalista de Superman donde por primera vez se le ve perdido y superado sabiendo que el fin se acerca. Quiza la historia donde superman mas humano parece y menos cuesta identificarse con el.
Magistral trabajo tanto de Alan Moore como del gran Curt Swan.