Novedades DC USA #17

Hoy es miércoles y toca hablar sobre los cómics publicados por DC

Por
9
2320

Hay miércoles en los que uno tiene muy claro los cómics por los que empezar a leer, pero últimamente me cuesta decidirme. Hoy es uno de esos días ¿Por cuál empezar? Tras varios minutos de incertidumbre, valorando los gustos personales y los cliffhangers con los que acabaron estás colecciones hace quince días o un mes, me decantó por Superman#7 donde Jon explica a su padre el porque de su aspecto ¿por culpa de algún tipo de Kriptonita o a causa de algún experimento de Brainac? No, no, más bien por algo más mundano, conocido. Tras tres páginas de amor paterno, de sorpresa, tocan otras tres de amor materno sobre las cuales merece la pena detenerse brevemente.

Tras la pequeña polémica que generó Heroes in Crisis#4 por como estaba representada Lois, posiblemente está cuarta página también reciba críticas, aunque yo no las entienda ¿Es necesario? Posiblemente no ¿Pero nadie, tras llegar a su casa, ha tenido un recibimiento de este modo por su pareja?
De la que si se puede debatir es de la quinta página, donde la narración por parte de Reis del encuentro de la familia no es correcta, o al menos yo no entiendo como se ha pasado de la primera tira de viñetas a la segunda. A pesar de lo señalado, es justo decir que hasta ahora Reis se ha mostrado sobresaliente tanto en espectacularidad como en narración, muestra de ella la sexta página donde muestra la emoción de Lois hacia su hijo. Respecto a Jon se percibe que aun le cuesta coger el punto a un personaje que ha cambiado, o quizás esa sensación es causada por que como lectores nos cuesta ver al pequeño Jon de otra manera. Por cierto ¿quién no está deseando que llegue el momento de su encuentro con Damian?
Tras esas seis páginas y el recuerdo de como fue la despedida hace tres semanas – séptima página dibujada por Fabok ¿En qué andará metido? – es Brandon Peterson quien se encarga de narrar como fueron esos días en la nave de su abuelo hasta que su madre se marchó – excepto la página final que es de Reis . Paginas en las que hay aventura, humor, sorpresas, cameo de un personaje del universo DC – ¿este es el diseño que a todos los lectores nos gusta, no?- y una certeza sobre Jor- El.

En resumen, notable número en el que Bendis logra que mantengamos nuestra atención hacia lo que está contando y que queramos saber más de este tiempo de Jon por el espacio. ¿Dichas aventuras serán contadas en esta colección o pronto veremos el anunció de una nueva serie que relate ese periodo? Destacar el sobresaliente trabajo de Brandon Peterson en ese flashback, especialmente en la espectacular nave que diseña – ¿A nadie más le ha recordado a la Enterprise? – el diseño del personaje que aparece y al que se enfrenta Jon o el dinamismo de las páginas de acción.

También cuesta elegir el siguiente cómic a leer, pero me decido por una de las colecciones más queridas de esta sección, Justice League Dark#7 de Tynion IV, Martínez, Fernández y Anderson .
En la primera página se ve a Man-Bat escribiendo en una maquina de escribir cuando es interrumpido por alguien. Todo parece indicar que Langstrom va a ser el protagonista de esta historia o saga que se inicia, pero en la segunda página se descubre el error: Man-Bat va a ser solo quien nos relate las terroríficas historias de Otherkind , la influencia es clara y se explicita en el propio título, Tales from the Otherkind . A lo largo de las siguientes dieciocho páginas se narra tres historias protagonizadas por personajes de la mitología mágica del universo DC ; The Soup?, The Cojoined, The Offspring y una cuarta, The Rip , que resulta misteriosa por su origen y por su significado.

Tynion IV se muestra brillante por el enfoque elegido para narrar la primera puesta en escena del gran villano de la colección, Otherkind , así como por las historias cortas que cuenta – recordar que durante años se ocupó de escribir las historias complementarias del Batman de los new 52 – y especialmente por el metalenguaje que aporta en la última historia, muy característica de aquellas series televisivas o de colecciones de DC . Sin duda no hay mayor miedo, ni mayor realidad que la que Tynion IV plantea, y justamente por eso, Otherkind es un villano que ha venido para quedarse y además es terrorífico.

Pero una buena historia no es nada si no hay quien la narre bien, hecho que pasa en este número por culpa de Martínez, Fernández y Anderson , quienes vuelven a realizar un trabajo excelso. De los dos primeros destacar los diferentes gestos de Man-Bat en la primera página, las pantallas que se muestran en The Morning Star, las plasticidad de la persona alzada por Otherkind , la escena que se encuentra Bennett – ¿influencia pictórica?
Del tercero – ¿se está convirtiendo en uno de los mejores colorista de DC ? – señalar que comienza con azules en las primera páginas, continua con rojos y verdes en la primera historia, para la segunda usa de nuevo una paleta azul que se transforma en rojo y negro para esa preciosa viñeta alabada anteriormente y que es un ejemplo sobresaliente de la técnica del claroscuro – ¿estamos hablando de arte, no?- , y en la cuarta historia es magnifico su trabajo en ese escenario desolado.

Tras cerrar el cómic, uno tiene la sensación de que esta colección es muy buena, más bien que da miedo lo buena que es, que hay pocas que juegan en esta liga que mezcla lo superheroico con el horror – una de ellas sería Inmortal Hulk . Señalar para terminar que desde aquí se pide una conversación botella en mano entre Bobo y Langstrom.

Ah, se me olvidaba ¿Quién interrumpe a Man-Bat ? Lo dicho, un gran cómic.

Poca duda tuve ante los siguientes tebeos que leer; Hawkman#7 y Detective Comics#996 . En el caso del cómic de Venditti y Hitch se repite la formula del encuentro de Carter con alguna de sus encarnaciones en el pasado, en este caso con un kriptoniano, Catar-Ol, quien se muestra sereno ante el encuentro y ante la situación que tiene delante de sus ojos, dando una lección a Carter sobre quienes son y que pueden hacer. En la sexta página Catar-Ol empieza a explicar a Carter quien fue en Kripton, que relación tuvo con la casa de EL, siendo en la séptima donde le muestra uno de sus trabajos. Esta página es una de las mejores del número, tanto por el dibujo de Hitch como por el dialogo entre los dos personajes respecto a la maravilla mostrada. No es está la única página brillante de Hitch , quien ha sabido crear un tono a la colección muy particular, y conseguir trasmitir la relación y la personalidad de estos dos personajes, así como narrar la destrucción de Kripton, sin obviar las excelentes splash que realiza.
En definitiva, un número sin acción, en el que al tiempo que conocemos las diferentes reencarnaciones, Carter redescubre quien fue y quien es, en un proceso de aprendizaje necesario tanto para su nueva vida como para su enfrentamiento a los Deathbringres

En el caso del tebeo de Tomasi y Mahnke , en la primera página se muestra que el villano de la saga no solo está actuando contra los seres queridos de Bruce, sino también cotra sus villanos. Es en la tercera página donde se observa que Tomasi no va a pisar terreno desconocido, y no solo por la aparición de Damian – ¿Hay alguien que ha escrito mejor al hijo de Batman– sino por aquel de quien sospechan. Tras su descubrimiento y unas páginas de acción fantásticamente narradas por Mahnke , se llega a una página final que deja con la boca abierta y que señala el error cometido: Tomasi en su camino al #1000 pisa suelo conocido – el origen y el entrenamiento de Batman – para impulsarse a lo desconocido.

Tras estos, los siguientes tebeos a abrir han sido The Batman Who Laughs#2 y Wonder Woman#62 .

El pasado fin de semana el compañero Cristian recordaba que un servidor tiene cierto gusto por las obras de Scott Snyder , y aunque incluso con el paso de los años puedo defender con el mismo ánimo su Batman, con sus obras de rebirth no puedo hacer lo mismo, pues me suelen dar una de cal y otra de arena. Aun así no se puede negar que Snyder es un amante del medio, que entiende el medio, que sabe como publicitar un negocio que es muy pequeño en comparación con otras artes o medios de entretenimiento. Snyder entiende que una de las maneras de atrapar a los lectores es a través de la capacidad de asombrar, de que el lector que tiene el tebeo en las manos se sorprenda ante lo ofrecido. Ante ello es imposible que genere indiferencia, sino más bien todo lo contrario; una parte de los lectores aplaudirán la osadía de ir hacia adelante, pero otros señalarán que sus historias son excesivas.
En esta miniserie que escribe junto a Jock se observa un Snyder desatado, muestra de ello la identidad de la persona a la que está salvando la vida Alfred y la situación en la que se encuentra Bruce, ejemplo de que no se exageraba cuando se hablaba de excesos pues ¡ se pueden contar más de veinticinco jeringas! Como todo tebeo de Snyder, este escenario es aderezado con un interesante dialogo entre Alfred y Bruce, el cual puede chocar, pero que entra dentro del exceso.

En la cuarta página se recupera la trama con la que se inició esta miniserie, si la cual es ya de por si misteriosa,Snyder saca un par de conejos de la chistera durante la investigación de Gordon y Bullock.
La segunda mitad del cómic tiene todo para disfrute el lector que ha seguido la trayectoria de Snyder con el cruzado de la capa, pues el número posee ingredientes de su pasado, presente y su futuro, y para ello no hay mejor manera que hacerlo con alguien que siempre ha estado junto a él, Jock. Poca pega se puede poner a su narración – un eufemismo para no decir que es deslumbrante – impactante es su tercera página, el rostro de aquel que esta siendo curado en la batcueva, la escenificación del accidente, los ojos de Harvey y la dinámica acción en la Torre Wayne.
No se puede obviar el sobresaliente trabajo de David Baron al color, quien se muestra como pieza importante en la narración del tebeo en base al contraste; en la tercera página aplica un color amarillo al contenido de las jeringas que contrasta con el azul y verde del resto de la página, en la quinta, sexta y séptima página protagonizada por tonos azules aplica en algunas viñetas un color naranja, que se convierten en rojo en la viñeta inferior de la octava página – color aplicado a los ojos del personaje. Si eso es brillante, aun más su trabajo en la segunda mitad del cómic con los diferentes tonos de azul, y la explosión naranja al final.

Por último, señalar que si el cliffhanger del primer número era impactante, aun lo es más el de este número, logrando que un servidor recupere viejos tebeos de Snyder , donde aún se encuentra su mejor obra en DC

Leído la quinta parte y final de la primera saga escrita por G. Willow Wilson se puede señalar que ha sido un arco que ha ido de menos a más. El in crescendo se ha observado tanto por el guión de Wilson como por el arte, del que se ha encargado en los últimos números Xermanico . No se duda de la notable narración de Nord , pero el dibujo de Xermanico se aprecia más adecuado para una historia protagonizada por Wonder Woman , así como para el color de Fajardo Jr. , que se percibe más cómodo y con mayor capacidad para destacar – un muestra de ello las texturas aplicadas para las armaduras que se muestran espectaculares.
Destacar de Xermanico los fantásticos diseños y representación de Ares y Wonder Woman y el sobresaliente trabajo en las páginas de acción que concluye en una preciosa splash page.

La brillantez de este número es a causa de la perfecta conjunción entre acción y reflexión, entre una viñetas en las que Wonder Woman lucha contra Ares, al mismo tiempo que se debate sobre la guerra, sobre los dos bandos, sobre sus aliados. El planteamiento de Wilson es real, sincero, alejado de buenos y malos, logrando una lectura muy interesante y dejando muchas ganas de releer el arco entero. Ejemplo de ello la siguiente frase ”Pensé que mantener el país unido valía cualquier sacrificio” o esta otra “A veces la justicia no te beneficia en absoluto. a veces debes renunciar a lo mas preciado, para que otra persona pueda beneficiarse de ello”.

En definitiva, una primera saga muy recomendable de leer que hace que el lector piense sobre la complejidad del mundo en guerra, sobre las pocas certezas que se pueden tener respecto a esta, donde lo más loable o mas “justo “ puede generar injusticia y más guerra, y donde las injerencias extranjeras resultan ser mas un problema que una solución.

De la siguiente tanda de cómics, se percibe una mejoría respecto a Catwoman#7 y Red Hood Outlaw#30 . En el primer caso con la aparición de un clásico villano del universo Batman, la historia se muestra más dinámica y con mayor interés, siendo lo más destacable su arte y como es narrado por Elena Casagrande y Fernando Blanco , asi como el color de Kalisz . A destacar la página del disparo, la splash page de Catwoman en la noche – gran color de Kalisz – y la narración de la segunda mitad del cómic, reflejando el contraste de la quietud del villano y la carrera y las peleas de Catwoman para llegar hacia donde está él.
Siendo uno de los puntos más brillantes del cómic y gran acierto de Jones – no olvidando porque Selina está fuera de Gotham – las páginas iniciales en la joyería, especialmente ese cruce de miradas entre el joyero y Selina ¿Alguien desconoce lo que es una mirada asesina? He ahí esos profundos ojos verdes.

En cuanto a la serie guionizada por Lobdell , su número #30 también se siente como más interesante que las anteriores, destacando la gran narración de Woods en el interior del Infierno .

Del resto de cómics, destacar dos de ellos: Supergirl#26 y Titans#33 , ambos con historias muy disfrutables.
De la primera ya se señaló hace un mes lo mucho que gustó su número #25, sensación que no desaparece con el siguiente número en el que Supergirl se halla apresada en el sistema Vega por Harry Hokum. Andreyko aporta un guión muy dinámico, con mucho ritmo, que se inicia con el dialogo entre la heroína y el villano, continua con las diferentes estrategias tomadas por parte de Supergirl , tanto mientras está atada como ya en la cárcel, al tiempo que Z´nrd Kol va a por ella junto a Kripton cuando es detenido por dos personas encapuchadas. Las últimas páginas tratan sobre la liberación, presentando un impactante cliffhanger final.
Pero además de un entretenido guión, el tebeo tiene la característica narración de Maguire , la cual hará las delicias para todos aquellos que disfruten de ella. La página inicial comienza con un primer plano del rostro caído de Kara y que se levanta en el plano medio de la viñeta que ocupa la mitad inferior de la página. Tras ella nos encontramos con una splash page que muestra donde se halla la protagonista y presenta a gran parte de los personajes del número. En la cuarta página, tras la reacción de Kara a las palabras de Harry Hokum, Maguire escenifica en cuatro viñetas la extraña personalidad del villano: mira, huele, prueba y termina con cara de satisfacción. En la siguiente página se utiliza un diseño de cinco viñetas protagonizadas por Supergirl y Splyce quienes cambian de gesto de arriba a abajo: lo dicho una maravilla. Narración secuencial que se puede ver en el despertar de Kara en el séptima página, en la desatadura de la décima o en el ataque de la undécima.

En resumen un cómic de los obligados a leer esta semana; por la historia, por la narración, por los protagonistas y las sorpresas. ¡No la dejéis en la pila de lectura!

Respecto al número de Abnett y Redondo , recomendar al lector que no sea asiduo a esta colección, que además de leer los últimos números – el anterior fue mucho de mi gusto – lea el número #24, pues este #33 une ambas tramas: la del Culto de la sangre y el de Unearth .
La trama sin duda no es original, pero tampoco lo son los capítulos televisivos o películas sobre viajes temporales o del tipo día de la marmota ¡Pero son tan fascinantes! Del mismo modo ocurre con este mundo de ficción creado por el escritor E. K. Hinton por el que han de transitar los Titanes .
Señalar que si el guión de Abnett resulta atractivo y no esconde de donde se basa, siendo esa una de las gracias del tebeo – ¿cuántos libros se han publicado que siguen la estela de lo realizado por Tolkien – la narración de Redondo es notable, tanto en la recreación de Unearth, como en la batalla – ” Titans Together”.

Hoy DC también ha publicado: Electric Warriors#3, Goddes Mode#2, House Of Whispers#5, Suicide Squad#50 y The Flash#52 , cómics de los que podemos hablar en los comentarios.

Por último agradecer a los doscientos lectores que se animaron a participar en la encuesta realizada la semana pasada. Ante la pregunta ¿Qué artista de DC es para vosotros el que mejor narra? y con la posibilidad de votar a cinco artistas de una lista, los elegidos fueron:

Mitch Gerads con 50 votos

Mikel Janin con 39 votos

Gary Frank con 38 votos

Lee Weeks con 35 votos

Ivan Reis con 35 votos.

9
Déjanos un comentario

Please Login to comment
3 Comment threads
6 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
Pedro Pascual ParedesNicoVansalthYasirel Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Yasirel
Lector
Yasirel

¿Lo de Superman es un número autoconclusivo o el comienzo de un nuevo arco? Igualmente me animaré a leerlo. El primer arco leí el primer número y pasé, no así de Action Comic que me parece de lo mejor escrito actualmente.

Nico
Lector
Nico

Es el comienzo de un arco. Se llama Unity creo.

Vansalth
Lector
Vansalth

Todo lo que está haciendo Bendis en Superman y Action me parece interesantísimo. Me encantaría una miniserie de esos “años perdidos” en el espacio de John, profundizando en la relación con su abuelo.
Muy interesante me parece también Hawkman, a ver cuando nos llega por aquí.

Nico
Lector
Nico

Es fascinante lo de Justice League Dark. Por otro lado con superman sigo en desacuerdo sobre lo que esta haciendo Bendis en contraparte con su Action Comics que si me esta gustando.

Aviso de Spoiler

No siento que entienda bien a los personajes como con Lois dejando solo a su hijo en el espacio o que tengamos que olvidar lo que paso con el tema de OZ para que Superman vuelva a caer en la incredulidad con Jor-El [\spoiler]