Mundo independiente: Justice Inc. #1

Por
2
268
 
JusticeIncC

Edición original: Justice Inc. #1 USA (Dynamite entertainment).
Guión: Mark Waid.
Dibujo: Ronilson Freire.
Color: Marco Lesko.
Formato: Grapa USA, 32 páginas.
Precio: 3,99 $.

 

Justice Inc. es una colección protagonizada por Richard Benson, alias El Vengador, un antiguo héroe que si bien no es ajeno al cómic, no fue creado en este medio, sino en los Pulp. Estas novelillas baratas de papel malo se vendían en cifras espectaculares durante la primera mitad del siglo XX en Estados Unidos, y recogían historias enclavadas en géneros de lo más variopinto. En sus páginas nacieron personaje tan memorables como Conan, e hicieron sus pinitos escritores posteriormente muy reconocidos como HP Lovecraft o Dashiell Hammett. Pero lo cierto es que a menudo a lo que tendemos a asociar al Pulp es con una serie de personajes que serían claros precursores de los superhéroes del cómic. De hecho ese término, “superhéroes”, curiosamente fue acuñado en las oficinas de las editoriales que publicaban las aventuras de La Sombra, Doc Savage o el mismo Vengador del que vamos a hablar hoy para referirse internamente a este tipo de personajes con cualidades sobrehumanas, aunque hoy por hoy tal vocablo haya sido registrado conjuntamente por Marvel y DC como de su propiedad.

El Vengador era un millonario que al perder a su familia en mitad de un viaje en avión (de un modo muy parecido al de Plan de Vuelo: Desaparecida, la película de 2005 protagonizada por Jodie Foster) sufre tal trauma que su pelo encanece totalmente de golpe. Su piel también pierde el pigmento, dándole aspecto de albino, y su rostro deja de tener capacidad de adoptar ninguna expresión. Para todo aquel que lo ve, Benson parece un cadáver andante, pero a cambio ha conseguido un fantástico talento: su cara es ahora moldeable como la arcilla, pudiendo con el maquillaje adecuado asemejarse a la de cualquier otra persona. Benson, obsesionado y vacío, decide dedicar toda su vida a ayudar a sus semejantes acabando con el mal allí donde lo encuentre. Para ello se entrena hasta llevar hasta niveles casi sobrehumanos tanto su condición física como su capacidad para suplantar a otros. Ayudado por sus asociados en Justice Inc. -la red de agentes que ha formado para perseguir sus objetivos- y equipado con Mike y Ike -sus personalizados cuchillo y pistola- el Vengador se convirtió en las páginas de los Pulp en un incansable luchador contra la injusticia, enfrentándose a extravagantes villanos además de a mafiosos.

Como decíamos, El Vengador ha tenido cierta presencia en el noveno arte: En los años 70, DC Comics se hizo con la licencia del personaje y le dedicó una serie de breve andadura que contó con los talentos de nada menos que Denny O’Neil y Jack Kirby. En 1989, se lanzó una soberbia miniserie de dos entregas en formato prestigio a cargo de Andy Helfer y Kyle Baker. No han faltado otras ocasiones en las que se ha tratado de revitalizar al personaje. La misma DC le incluyó en ese proyecto de hace unos años dedicado a recuperar y cruzar los caminos de héroes añejos, tanto de su propio fondo editorial como del Pulp (y hasta con el Spirit de Will Eisner) llamado First Wave. Aquello, de mano de Brian Azzarello y Rags Morales, prometía mucho pero se quedó en un decepcionante sinsabor. Más recientemente, Dynamite entertainment se hizo con los derechos del personaje y lo puso en manos de Michael Uslan, conocido por ser el productor de todas las películas de Batman desde 1989 hasta la fecha. Sin embargo Uslan no es ningún ajeno a la tarea de escribir aventuras en cómic de personajes Pulp. No en vano, guionizó la serie de La Sombra en los años 70 cuando Denny O’ Neil dejó la colección. Con todo, esa miniserie del año pasado tampoco resultó más interesante que la de Azzarello, a pesar del encanto que podía suscitar su enfoque, definiendo que Justice Inc. era el grupo en el que tres de los personajes Pulp mas icónicos, La Sombra, Doc Savage y el propio Benson unían fuerzas, además de volver a contar el origen de éste último, usando su historia como hilo conductor de la aventura.

Ahora, Dynamite vuelve a dar una oportunidad al Vengador, y lo hace a lo grande. No solo tenemos la clásica galería de portadas variantes de artistas de peso como Alex Ross, Francesco Francavilla, Barry Kitson o Walt Simonson, sino que ha puesto los guiones en manos de Mark Waid. Éste ha decidido que serán las versiones de Uslan y Kirby las que le servirán de referente, así que con estos precedentes todo apunta buenas maneras. ¿Cuáles han sido los resultados a juzgar por el debut de la colección?

Layout 1Layout 1Layout 1Layout 1Layout 1JusticeIncAJusticeIncBJusticeIncDJusticeIncE

Este primer número se abre con una trepidante escena de acción que transcurre dentro de un tren, con los miembros de Justice Inc (nota: que nadie se lleve a engaño, entre estos no se incluye a Doc Savage y a La Sombra como en la versión de Uslan a pesar de las declaraciones de Waid; esta serie está protagonizada por Benson y sus agentes mas habituales) enfrentándose a unos gangsters que cuentan con un arma de alta tecnología, la cual a priori parecería más propia de cómics mas netamente superheroicos. Todo ese tramo resulta impecable, el ritmo, los diálogos, las revelaciones, la emoción…estamos ante diversión pura, ante un blockbuster comiquero ambientado en los años treinta, y Waid sabe sacar el máximo jugo de ello. Sin embargo, el nivel baja durante el resto de la entrega. Parece un poco forzado cómo se introduce a los héroes en la siguiente aventura, resulta algo brusco cómo Benson se dirige a resolver un misterio que casi ni ha sido planteado. La prosa de los textos de apoyo parece tratar de imitar el estilo de los Pulp originales, y aunque el homenaje de Waid es, claro, del todo procedente, el resultado es excesivamente farragoso, haciéndole un flaco favor al tebeo. Esto no significa para nada que estemos ante un desastre: encontramos brillantes detalles, como el juego con los prejuicios raciales de la época o esa frase en labios de Benson que reconocemos como más propia de la Sombra. Pero el número se deshincha muy rápido a pesar de lo fantástico que resulta el segundo oponente y de ésa, eso sí, espectacular splash page con cliffhanger con la que la entrega se cierra.

El arte del brasileño Ronilson Freire cumple bien, aunque tampoco se le puede dedicar mayor elogio. Apunta buenas maneras como ya demostrase en la otra obra para Dynamite en la que acompañó a Waid, Green Hornet, y en su estilo vemos reminiscencias de Rags Morales, Ivan Reis o Mark Bagley, pero da la impresión de estar algo verde todavía.

Justice Inc. ha comenzado muy fuerte para acto seguido flojear, cosa que no parece una buena carta de presentación. Ahora bien, Waid hace años que se ha ganado nuestra confianza, y probablemente las cosas se enderecen en la siguiente entrega, haciendo que la continuación de la trama esté a la altura de tan explosivo comienzo.

  Edición original: Justice Inc. #1 USA (Dynamite entertainment). Guión: Mark Waid. Dibujo: Ronilson Freire. Color: Marco Lesko. Formato: Grapa USA, 32 páginas. Precio: 3,99 $.   Justice Inc. es una colección protagonizada por Richard Benson, alias El Vengador, un antiguo héroe que si bien no es ajeno al cómic,…
Guion - 7
Dibujo - 6
Interés - 7

6.7

Vosotros puntuáis: Be the first one !
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Carlos padilla
Carlos padilla
Lector
16 junio, 2015 12:22

Un trabajo más de Mark waid imposiblemente prolífico de unos años para acá que dudo que veamos en castellano como tantos otros.por desgracia ya que cualquier tebeo con su firma es digno de ser leído . Y últimamente el hombre es que esta metido en un sin fin de relanzamientos y editoriales, tanto que cuesta enumerarlos!
Sea como sea editores de España animaos!!!

Javier Agrafojo
16 junio, 2015 17:12

Hay personajes que no tienen suerte. No despuntó con la excepcional versión de Helfer y Baker (de la que soy admirador declarado, como bien sabes) y tampoco esta vez parece su oportunidad, por lo que cuentas. Es un personaje difícil, y otros (pienso en el Soldado desconocido o el Blanco Humano, por no hablar de La Sombra) le han comido el terreno.