Mundo Independiente: Aleister & Adolf

Reseñamos Aleister & Adolf, una novela gráfica dibujada por Michael Avon Oeming sobre la figura de Aleister Crowley, ocultismo nazi, propaganda, y el poder de los símbolos.

Por
5
1963
 

Edición original: Aleister & Adolf Graphic Novel USA, Dark Horse Comics.
Guión: Douglas Rushkoff.
Dibujo: Michael Avon Oeming.
Color: Blanco y negro.
Formato: Novela gráfica en tapa dura, 96 páginas.
Precio: 19,99 $.

 

En 1995, un joven diseñador gráfico está tratando de maquetar un trabajo con unos logos corporativos. Los archivos de imágenes parecen corruptos, dado que estas se desplazan arbitrariamente una vez ajustadas, en lugar de quedarse donde se les ha asignado. Buscando los diseños originales en el archivo físico de la empresa para volver a escanearlos, el encargado de allí le pondrá sobre la pista de un anciano llamado Roberts, que puede darle información sobre esos logos. Nuestro protagonista siente la necesidad imperiosa de saber más, ya que estos símbolos parecen relacionados de algún modo con el holocausto que los nazis infligieron sobre el pueblo judío.

Roberts está en cuidados paliativos y puede morir en cualquier momento. El diseñador le entrevista, sabiendo que esa puede ser la última oportunidad. El relato que el anciano le cuenta ocupa el grueso de la obra que estamos tratando, y resulta escalofriante. A finales de los años treinta, Roberts fue reclutado por el general Patton en persona para que fuese al Reino Unido y colaborase con los servicios de inteligencia británicos. Los Estados Unidos todavía no se habían implicado en la guerra con la Alemania nazi, pero era solo cuestión de tiempo que así fuese. La misión de Roberts consistía en concreto en infiltrarse entre los acólitos de Aleister Crowley, y ayudar así a los agentes Ian Fleming y Maxwell Knight (quien, por cierto, sirviese como molde posteriormente para el James Bond de Fleming) de Inteligencia Naval a reclutar al brujo que fuese conocido como “El hombre más perverso del mundo”, en la lucha contra el Reich. Los servicios de espionaje encontraban irrelevante que la magia funcionase o existiese realmente: la cuestión es que Hitler y parte de su cúpula creían en ella, y quizás se pudiese usar esto en su contra. Quizás arrebatándole la mítica lanza de Longinos, o manipulando las cartas astrales que elaboraban seguidores de Crowley en Alemania y que el alto mando alemán consultaba para tomar importantes decisiones.

Roberts consigue exitosamente ser iniciado en la religión Thelema de Crowley y terminar siendo alguien cercano a él. Además, se enamora de Daphne, una de sus más importantes acólitas. La Gran bestia 666, británico de nacimiento y expulsado no hacía mucho de su residencia en Italia por Mussolini debido a sus inmorales rituales, es convencido para tomar partido en una guerra propagandística ocultista contra el Tercer Reich. ¿O es él quien les convence a ellos?

Porque el mago más importante del siglo XX tiene sus propias teorías acerca de cómo combatir la que considera magia negra de los nazis, de la cual considera fundamental el hecho de estar basada en un símbolo solar, la esvástica, que está siendo alimentada con el sacrificio de miles de personas en el frente y en los campos de concentración.

Aleister & Adolf es una interesantísima novela gráfica en blanco y negro que transcurre a lo largo de varios años y trata temas como el ocultismo nazi, el poder de los símbolos del que éste hacía gala, el uso posterior de esas ideas en la publicidad corporativa moderna, y la figura de Aleister Crowley. Y aunque el nombre de pila de Hitler aparece en el título, en realidad éste no llega a dejarse ver en la obra, más allá de lógicas múltiples menciones por parte de los protagonistas.

Muy adecuadamente, el volumen lleva una introducción de Grant Morrison, autor estrella del cómic que desde hace décadas ha mostrado su interés en temas ocultistas como la magia a través del sexo y las drogas, una idea central en las teorías de Crowley. Parte de la novela gráfica nos hace un retrato de este curioso personaje histórico que tuvo relación con otros nombres de la cultura popular del siglo XX, como el mencionado Fleming, L. Ronald Hubbard o Jack Parsons, ingeniero de cohetes de lo que acabaría siendo la NASA, acólito de Thelema que realizaba rituales antes de los lanzamientos de prueba.

Y este es uno de los grandes fuertes de la obra: por increíble que pueda parecer, casi todo lo que contiene es una visión novelada de hechos que se dieron realmente: Muchos de los altos mandos del Reich tenían fijación con el ocultismo, y consultaban cartas de astrología elaboradas por sacerdotes alemanes de Thelema para tomar decisiones. Efectivamente, Rudolf Hess fue interrogado por Crowley en la torre de Londres tras ser capturado por los británicos. Sí, el símbolo de la “V” de victoria fue diseñado por la gran bestia 666 para contrarrestar el poder de la esvástica, y usó sus contactos en la inteligencia británica para conseguir que Churchill lo popularizase con una campaña propagandística en la que los enemigos del eje hacían el signo con sus dedos mostrando su resistencia. Igualmente, parece cierto que al día siguiente de que los aliados le arrebatasen la lanza de Longinos a los alemanes (una falsificación medieval en la que ni el propio Crowley creía), Hitler se suicidó en su bunker.

Douglas Rushkoff es un galardonado experto en teoría de medios que ha escrito multitud de libros y filmado varios documentales sobre esta disciplina. También ha realizado sus incursiones en el mundo del cómic, y por ejemplo fue nominado para los premios Harvey a través de su obra Testament, publicada por Vertigo en 2006. Ha declarado que le llevó todo un año documentarse para Aleister & Adolf, y que según iba descubriendo para su asombro hechos históricos casi inverosímiles, ésta iba creciendo para darles cabida. Uno de los motivos que le llevó a ponerla en marcha es su creciente preocupación por el auge de movimientos criptofascistas que figuran en la vida cotidiana ocultos a plena luz del día gracias a brillantes campañas de marketing. Y ese mensaje, el de la publicidad moderna como heredera de la propaganda del tercer Reich, es otro de los pilares de Aleister & Adolf. En una era en la que vemos esos logos de forma constante, es importante conocer de donde nacen estas ideas. Y es que según Rushkoff interpreta a Crowley, la magia no va de conjuros de bolas de fuego, sino de conseguir que la gente crea algo concreto que te beneficia.

Y si bien se tardó un año en reunir la documentación para el guion, fueron necesarios otros dos hasta encontrar al artista adecuado. Pero dado el resultado final, fueron muy bien empleados. Michael Avon Oeming, conocido principalmente por el Powers de Brian Michael Bendis, hace aquí quizás el mejor trabajo de toda su carrera, como Mike Mignola afirma en la contraportada del libro. La decisión de que la obra aparezca sin color (Rushkoff decía que la segunda guerra mundial sucedió en blanco y negro: no sabemos si en broma o indicando cómo ha quedado grabada en la imaginería colectiva a través de sus imágenes) resulta muy bien aprovechada por el artista. Son visualmente brillantes los bloques blancos y negros colocados en las viñetas, así como el uso de acuarelas difuminando grises en las páginas de secuencias más oníricas.

Quizás las pegas que se puedan poner a este discurso sobre el poder y origen de los símbolos vengan de algunos aspectos más mundanos del guion: los personajes (especialmente Daphne) apenas son esbozados, y con la pequeña excepción de Crowley (al que curiosamente sí se representa como un a ser humano que se siente tridimensional, brillante en ocasiones, patético en otras), el resto evidencia su naturaleza de meros mecanismos para contarnos una historia y transmitirnos un mensaje. Tampoco resulta muy sorprendente el giro final de la trama de Roberts, cuyo contenido simplemente parecía que era sugerido de manera sutil en una escena previa, y que pretende impactarnos como una revelación de la que no teníamos pistas.

Fuera de eso, estamos ante uno de los lanzamientos más interesantes de 2016. Rushkoff ha declarado que le gustaría continuar con esta obra en una secuela ubicada en las décadas de los sesenta y setenta, y finalizarla en forma de trilogía con una última entrega en la que trate la migración de ese supuesto poder mágico de los símbolos a los algoritmos. Esperamos que Aleister & Adolf funcione bien, no solo para que algún editor en castellano se anime a traducir esta obra, sino para que también podamos leer esas continuaciones.

  Edición original: Aleister & Adolf Graphic Novel USA, Dark Horse Comics. Guión: Douglas Rushkoff. Dibujo: Michael Avon Oeming. Color: Blanco y negro. Formato: Novela gráfica en tapa dura, 96 páginas. Precio: 19,99 $.   En 1995, un joven diseñador gráfico está tratando de maquetar un trabajo con unos logos…
Guión - 7
Dibujo - 8.5
Interés - 10

8.5

Vosotros puntuáis: 9.1 ( 1 votos)
5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
hammanu
hammanu
Lector
21 diciembre, 2016 12:26

¡Que casualidad! hace dos noches me lei la mentada novela grafica. Una muy buena explicación narrada por Sergio de la trama que es fascinante. La verdad que algunas de las ideas que propusieron los nazis son algo que en nuestro mundo se considera de cajón. Para empezar lo de los espacios protegidos fueron idea de estos y que en las campañas políticas inaguraron el asesor de imagen, ahora indispensable de cualquier campaña política que se cueza. O sea el refinamiento y bombardeo de propaganda que estos sometían a su gente y los demás era tan abrumador y por desgracia tan hipnotico que aun hay gente que duda de las atrocidades cometidas a los reclusos de campos de concentración. Y como bien refleja el escritor esto ha sido absorbida por el resto de países para manipular y controlar nuestra forma de pensar, y no hablemos de las corporaciones que su ansia es ganar y ganar dinero. Ojala se hicieran mas obras asi y llegaran a mas gente porque estamos sufriendo un auge de la extrema derecha y eso solo va a traer mas miseria al mundo

Jose Maria Vicente
Autor
21 diciembre, 2016 14:54

Interesante, muy interesante. Y si me dices que Oeming se marca un trabajazo, ya es compra asegurada.

batlander
batlander
Lector
21 diciembre, 2016 16:51

En Amazon España lo tienen a 10€ ahora mismo.

batlander
batlander
Lector
En respuesta a  Sergio Aguirre
26 diciembre, 2016 12:05

No, si ha sido leer la reseña, mirar por curiosidad y pedirlo

Lo he comentado por aquí por si a alguien le interesa.