Mundo independiente: Alan Moore al detalle parte 3 (1999-2013)

Por
12
1287

¡Bienvenidos a una nueva entrega de Mundo independiente! Volvemos a revisitar la vida y obra de Alan Moore en el tercer – y por ahora último – especial dedicado al que muchos consideran el Dios del Cómic. Nosotros no llegamos a esos extremos – o al menos no lo consideramos el único Dios – pero sí creemos que se merece el especial del hoy y las dos entregas que le dedicamos anteriormente: la primera y la segunda.

Como nos sucediera en la vez anterior, la delimitación de etapas en la biografía de Alan Moore no nos permite hacer un corte excesivamente claro, porque el fin de la etapa Image se solapó al inicio de la era ABC, por lo que tratamos la primera obra de esa era, La Liga de los Hombres Extraordinarios, dentro de un apartado especial de transición. Hoy proseguimos con los títulos propiamente dichos de ABC y con más cosas… Y mañana tendremos una reseña de la obra más reciente de Alan Moore – aunque es suya a medias-, con entrevista a un autor inclusive. El artículo de hoy, eso sí, contiene mucho menos material propio. Hemos recuperado más que en otras ocasiones porque prácticamente todos los tebeos de esta etapa ya han sido analizados anteriormente por los miembros de Zona Negativa.

alan-moore

La era ABC

En esta ocasión recordaremos la pequeña introducción que hicimos para esta etapa en el segundo especial:

“Los años 90 llegan a su fin, y con ello Alan Moore da el siguiente paso en su aventura noventera. Jim Lee le ofrece su propio sello, que apropiadamente se llama America’s Best Comics y Moore da rienda suelta a todas sus ideas en varias cabeceras en las que toca un poco de todo. Para algunos, Moore se redime de su etapa anterior gracias a ABC. Para otros, el genio del creador de Watchmen se quedó perdido en los 80 y nada de lo que hace es suficientemente original o provocativo comparándolo a lo que otrora escribiera.

Lo más curioso de la línea ABC es que era un sello de Wildstorm, que a su vez era una línea de Image de la que Jim Lee era el único propietario. Lee vendió Wildstorm a DC Comics, pero Moore odiaba DC. ¿Arrancó Moore la cabeza de Lee? Pues no, tras el disgusto inicial accedió a seguir en ABC, de manera que Moore el mercenario dejó de lado uno de sus principios inquebrantables…

Pero además, os añadimos cierta información que Jordi T. Pardo publicó en su blog hace tiempo y que sirve para contextualizar perfectamente lo que sigue:

Poco después, cuando cumplió los 40 años, Alan Moore tomó la decisión más importante de su vida: iba a convertirse en mago. Decía haber invocado a una deidad ofidea romana del siglo segundo llamada Glycon y junto a Steve Moore y Melinda Gebbie formó una sociedad secreta de artistas, músicos y ocultistas que se bautizaron como The Moon and The Serpent Grand Theatre of Marvels con la que lanzaron una serie de grabaciones y espectáculos por Inglaterra.

De esta época, e inspirado por la muerte de su madre en 1995, Alan Moore escribió dos obras escénicas El Amnios Natal: Un Acto Chamánico de la Infancia y Snakes y Ladders de las que Eddie Campbell hizo posteriormente adaptaciones al cómic. En 1996 se publicaba su primera novela: Voice of The Fire con éxito de crítica pero no de público y escribiría 12 números de WildC.A.T.S. para Wildstorm la nueva editorial de Jim Lee y algunos números de Supreme para Image planteados como un homenaje a las historias de los 60 de Superman. Fue Jim Lee precisamente quién le propuso crear su propia línea de cómics para Wildstorm, de lo que surgió la línea de America´s Best Comics. Esta se componía por varias series: Tom Strong, un héroe pulp en la tradición de Doc Savage; Top Ten, definida como una especie de Canción Triste de Hill Street en una ciudad futurista donde todo el mundo tiene superpoderes; The League of the Extraordinary Gentlemen, un grupo de héroes victorianos del siglo XIX; Tomorrow Stories, una antología de historias cortas con diversos personajes protagonistas; y Promethea, una obra llena de misticismo y simbolismo mágico con historias basadas en el Tarot y la Cabala con las cuales estaba muy familiarizado Alan Moore.

Los problemas volvieron a llegar cuando Jim Lee vendió Wildstorm a DC convirtiéndose en un sello de esta. Alan Moore había jurado no volver a trabajar la editorial estadounidense pero acabó conviniendo a regañadientes y a cambio de que el sello DC no apareciese en la portada de sus cómics y no interfiriesen de ninguna manera en el proceso creativo. Pronto, como era de esperar, surgieron problemas con la publicación de algunas historias y en consecuencia Alan Moore retiró el permiso a DC para los planes de celebración del 15 aniversario de Watchmen que incluían una nueva reimpresión en tapa dura y otro tipo de merchandising. A pesar de ello ha continuado escribiendo para la línea America´s Best Comics, hasta acabar sus contratos vinculantes, llegando hasta el presente en que sólo continua al mando de The League of Extraordinary Gentlemen junto a Kevin O´Neill ocupa su tiempo. Actualmente esta casi retirado del mundo del cómic y tiene previsto, según sus propias declaraciones, convertirse en ‘mago a tiempo completo’. Entre sus planes futuros destacan su voluntad de escribir un gran Grimorio mágico en cómic, publicar su segunda novela y, a ser posible, vivir tranquilo sin volver a saber nada de ninguna adaptación al cine de sus cómics“.

Y ahora vayamos por faena…


Tom Strong


 Tom Strong #1 a #3 (junio, 1999 a agosto, 1999), #4 (octubre, 1999), #5 (diciembre, 1999), #6 y #7 (febrero, 2000 y marzo, 2000), #8 (julio, 2000), #9 (septiembre, 2000), #10 (noviembre, 2000), #11 (enero, 2001), #12 (junio, 2001), #14 (octubre, 2001), #15 a #16 (marzo, 2002 a abril, 2002), #17 (agosto, 2002), #18 (diciembre, 2002), #19 (abril, 2003) (DC Comics)
Títulos originales: How Tom Strong Got Started (#1)
Return of the Modular Man (#2)
Aztech Nights (#3)
Swastika Girls! (#4)
Memories of Pangaea (#5)
Dead Man’s Hand (#6)
Sons and Heirs (#7)
Tom Strong and the Strongmen of America: The Old Skool! (#8)
Tesla Strong: Sparks (#8)
The Perils of Dhalua: Volcano Dreams (#9)
Tesla Strong: Flip Atti Tude! (#9)
Tom Strong: Funnyland (#10)
Tesla Strong: Too Many Teslas? (#10)
Strange Reunion (#11)
Terror on Terra Obscura! (#12)
Tom Strong: The Land of Heart’s Desire! (#14)
Tom Strong and Johnny Future: Baubles of the Brain Bazaar! (#14)
Ring of Fire! (#15)
Some Call Him The Space Cowboy (#16)
Ant Fugue (#17)
The Last Roundup (#18)
Tom Strong and Testla the Danger-Daughter!: The Hero-Hoard of Horatio Hogg! (#19)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Chris Sprouse

 Tom Strong #8 (julio, 2000)(DC Comics)
Título original: Tom Strong: Riders of the Lost Mesa
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Alan Lee Weiss

 Tom Strong #9 (septiembre, 2000) (DC Comics)
Título original: Tom Strong: Terror Temple of Tayasal
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Paul Chadwick

 Tom Strong #10 (noviembre, 2000) (DC Comics)
Título original: Tom Strong And His Phantom Autogyro
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Gary Gianni

 Tom Strong #13 (julio, 2001) (DC Comics)
Título original: The Family Strong And The Tower At Time’s End!
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Kyle Baker, Russ Heath Jr., Peter Poplaski, Chris Sprouse

 Tom Strong #14 (octubre, 2001) (DC Comics)
Título original: Space Family Strong!
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Hilary Barta

 Tom Strong #19 (abril, 2003) (DC Comics)
Título original: Electric Ladyland!
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Howard Chaykin

 Tom Strong #20 (junio, 2003), #21 (octubre, 2003), #22 (diciembre, 2003) (DC Comics)
Título original: How Tom Strong Got Started, Chapter One (#20)
How Tom Strong Got Started, Chapter Two: Strongmen in Silvertime (#21)
Crisis In Infinite Hearts (#22)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Jerry Ordway

Nota: Tom Strong #22 fue el último escrito por Alan Moore pero no él último de la cabecera. De enero de 2004 a diciembre de 2006 aparecieron 14 cuadernos más en los que se sucedieron los guionistas: Peter K. Hogan (#23, #24 y #35), Geoff Johns (#25), Mark Schultz (#26), Steve Aylett (#27), Brian K. Vaughan (#28), Ed Brubaker (#29 y #30), Michael John Moorcock (#31 y #32), Joe Casey (#33) y Steve Moore (#34). Lo mismo sucedió con los dibujantes. Tom Strong fue el hogar de Chris Sprouse, pero ante la marcha de Moore le siguieron: él mismo (#23, #24 y #35), John Paul Leon (#25), Pasqual Ferry (#26), Shawn McManus (#27), Peter Snejbjerg (#28), Duncan Fegredo (#29 y #30), Jerry Ordway (#31 y #32), Ben Oliver (#33) y Paul Gulacy (#34). Finalmente, la serie se despidió con los autores de siempre en:

 Tom Strong #36 (diciembre, 2006) (DC Comics)
Título original: At the End of the World!
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Chris Sprouse

Otras apariciones de Tom Strong las encontramos en:

 America’s Best Comics Special #1 (febrero, 2001) (DC Comics)
Título original: Tom Strong Serial Lobby Card
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: John Cassaday

 Tom Strong’s Terrific Tales #1 (enero, 2002), #2 (marzo, 2002), #4 (noviembre, 2002) (DC Comics)
Títulos originales: Tom Strong in The Dark Inside (#1)
Tom Strong: Live Culture (#2)
Leap of Faith (#4)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Paul Rivoche

 Tom Strong’s Terrific Tales #1 (enero, 2002) (DC Comics)
Título original: Tesla Time
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Jaime Hernandez – ‘Xaime’

 Tom Strong’s Terrific Tales #3 (junio, 2002), #6 (abril, 2003) (DC Comics)
Títulos originales: The Rule of Robo-Saveen! (#3)
Tom Strong: Goloka: the Heroic Dose (#6)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Jerry Ordway

 Tom Strong’s Terrific Tales #5 (enero, 2003), #8 (diciembre, 2003) (DC Comics)
Títulos originales: Collect the Set (#5)
The Tom Strong Cartoon Hour: G-G-Ghosts at the Gear Stick (#8)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Jason Trent Pearson

 Tom Strong’s Terrific Tales #7 (julio, 2003) (DC Comics)
Título original: Blanket Shanty
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Shawn McManus

 Tom Strong’s Terrific Tales #9 (abril, 2004) (DC Comics)
Título original: Millenium Memories
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Michael William Kaluta

 Tom Strong’s Terrific Tales #11 (septiembre, 2004) (DC Comics)
Título original: Tesla Strong, The Danger Daughter
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Bruce Timm

 Tom Strong’s Terrific Tales #12 (enero, 2005) (DC Comics)
Título original: The Strongs
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Peter Bagge

Nota: Tom Strong’s Terrific Tales fue una cabecera que incluía varias historias ubicadas en el mundo de este personaje, pero no todas estaban escritas por Moore. Otra gente que colaboró fueron: Steve Moore (#1 a #12), Leah Moore (#5) . Por lo que respecta al apartado gráfico, los que no coincidieron con Moore fueron: Alan Lee Weiss (#1 a #12), Arthur ‘Art’ Adams (#1, #3, #6, #7 a #10), Sergio Aragonés (#5), Peter A. Kuper (#10), Chris Weston (#11 y #12).

Otro especial escrito por Alan Moore, pero en colaboración con Peter K. Hogan fue The Many Worlds of Tesla Strong (julio, 2003). Allí participaron los siguientes dibujantes: Arthur ‘Art’ Adams, Jeffery Scott Campbell – ‘J. Scott Campbell’, Claudio Castellini, Frank Cho, José Luis García-López, Michael Golden, Adam Hughes, Phil Noto, Jason Trent Pearson, Chris Sprouse.

Además de alguna otra historia suelta en antologías que ya comentaremos luego, Tom Strong protagonizó una miniserie de 6 números de agosto de 2010 a enero de 2011, titulada Tom Strong and the Robots of Doom y escrita por Peter K. Hogan y dibujada por Chris Sprouse.


Por lo que respecta a las reediciones, tanto la serie principal como la colección satélite han sido recogidas en varias versiones. Tom Strong lo encontramos en:

Tom Strong tpb #1 (contiene #1 a #7)
Tom Strong tpb #2 (contiene #8 a #14)
Tom Strong tpb #3 (contiene #15 a #19)
Tom Strong tpb #4 (contiene #20 a #25)
Tom Strong tpb #5 (contiene #26 a #30)
Tom Strong tpb #6 (contiene #31 a #36)
Tom Strong hc #1 (contiene #1 a #7)
Tom Strong hc #2 (contiene #8 a #14)
Tom Strong hc #3 (contiene #15 a #19)
Tom Strong hc #4 (contiene #20 a #25)
Tom Strong hc #5 (contiene #26 a #30)
Tom Strong hc #6 (contiene #31 a #36)
Tom Strong Deluxe hc #1 (contiene #1 a #12)
Tom Strong Deluxe hc #2 (contiene #13 a #24)

Tom Strong’s Terrific Tales lo encontramos en:
Tom Strong’s Terrific Tales tpb #1 (contiene #1 a #6)
Tom Strong’s Terrific Tales tpb #2 (contiene #7 a #12)
Tom Strong’s Terrific Tales hc #1 (contiene #1 a #6)
Tom Strong’s Terrific Tales hc #2 (contiene #7 a #12)


Como se sobreentiende mirando el anterior listado, Tom Strong es uno de los pesos pesados de la línea ABC. El héroe que da nombre a la serie es de carácter científico, pero muy diferente a lo que nos solemos encontrar en los tebeos norteamericanos ya que su historia se combina con nativos de una isla y otros tantos elementos que hacen que no sea un héroe de origen científico estilo Marvel. Como en Supreme, Moore no crea un único personaje sino que inicia su relato cuando Tom ya lleva años en activo y tiene familia, además de una carrera que nosotros desconocemos pero que engrandece a Tom. La serie en sí se mueve por el terreno de los universos y las líneas temporales paralelas.

Veamos qué dijo Alan Moore sobre el público al que va dedicado- Aquí comentó: “Con los tebeos de ABC intentaba hacer cómics que quizás fuesen llamativos para un niño de 13 años inteligente, como era yo a esa edad, y que pudiesen satisfacer los lectores contemporáneos de 40 años que posiblemente deberían saber más. Pero quería hacer cómics que fuesen accesibles a un rango más amplio de gente, y que aun así siguiesen siendo inteligentes aunque primordialmente fuesen historias de aventuras, como los tebeos de Tom Strong“.

Tom Strong ha disfrutado de un gran seguimiento en Zona Negativa. Aquí os incluyo los links a algunas de nuestras reseñas:

Reseña de Tom Strong #1 por David Fernández
Reseñas de Tom Strong #1 y 2, por Toni Boix.
Reseña de Tom Strong #3 por Toni Boix
Reseña de Tom Strong #4 por Toni Boix
Reseña de Tom Strong #5 por Toni Boix

Y ya puestos, os cito algunas de las cosas que otrora dijeran mis compañeros:

Sobre la conexión pulp, David Fernández dijo: “El término pulp, alusivo al tipo de papel en el que se imprimían determinadas publicaciones (económico y de baja calidad), sirvió para denominar un género o tendencia imperante en la ficción estadounidense de principios del Siglo XX, que alcanzaría su mayor eclosión durante los años treinta gracias a títulos como Amazing Stories, Black Mask, Horror Stories, Marvel Tales, o Unknown and Weird Tales. Con llamativas portadas, y contenidos supuestamente orientados a lectores adultos, estas revistas desempeñaron un papel determinante en el enriquecimiento del imaginario colectivo de toda una generación, y en el nacimiento de la vocación de numerosos artistas gráficos.

La conexión entre este tipo de revistas y los cómics de género superheróico es más que evidente, pues no podemos olvidar que The Shadow, Doc Savage, The Spider, Tarzan, o John Carter de Marte, por mencionar algunos de los más ilustres ejemplos, son claros precursores de los superhéroes popularizados con posterioridad por editoriales como DC o Marvel Comics.

La razón de ser de esta alusión radica en el hecho de que algunos de los personajes mencionados con anterioridad, a los que habría que añadir otros como Superman, o incluso Tintín, son reconocidos por Moore y Sprouse como fuente de inspiración en la creación de Tom Strong, auténtica amalgama de las características más fácilmente reconocibles, estereotipadas y arquetípicas del héroe americano por excelencia: emprendedor, aventurero, audaz, valiente y honesto. Esta circunstancia es aprovechada por ambos autores para rendir homenaje en forma de reformulación y rescate de una tradición imperecedera, logrando recuperar el espíritu lúdico, desenfadado, sencillo, y en ocasiones inocente, a menudo con la complicidad del lector, gratamente sorprendido por la familiaridad, la nostalgia, y la agradable sensación de déjà vu que evocan las aventuras y desventuras de Tom Strong“.

Sobre el enfoque de la colección, Toni Boix dijo: “Fijémonos en qué el guionista británico elige retratar al protagonista de la serie ya en su madurez, con canas en las sienes y una hija de lo más crecida. Pero no es tan solo eso. No es tan solo que se escoja a un personaje de edad avanzada cuando lo habitual para estos menesteres sea echar mano de niños, adolescentes o personajes que rondan la treintena. Lo chocante era el planteamiento de la historia. En su primer número asistíamos a diversos episodios de la larga vida de Tom Strong, alguien enormemente famoso para sus coetáneos. Alan Moore lo escribía, para nosotros, como si lo hubiéramos conocido toda la vida, como si fuera un icono de aquellos que alumbran el imaginario colectivo de tal forma que uno no sabe muy bien ni cuando los descubrió por vez primera. Alan Moore escribía a Tom Strong como si nos fuera tan familiar como Superman… pero no lo era“.



Además de las obras de ABC, Moore escribió otras en otras editoriales como:

 Awesome Adventures #1 (agosto, 1999) (Awesome Entertaintment)
Título original: The Strongs
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Steve Skroce

Un número unitario protagonizado por Suprema, versión femenina – como todos habréis adivinado – de Supreme. Para saber más del original hay que volver al segundo especial…


Promethea


 Promethea #1 a #3 (agosto, 1999 a septiembre, 1999), #5 a #6 (febrero, 2000 a marzo, 2000), #8 (julio, 2000), #9 a #10 (septiembre, 2000 a octubre, 2000), #11 (diciembre, 2000), #12 (febrero, 2001), #13 (abril, 2001), #14 (junio, 2001), #15 (agosto, 2001), #16 (octubre, 2001), #17 (diciembre, 2001), #18 (febrero, 2002), #19 (abril, 2002), #20 (junio, 2002), #21 (agosto, 2002), #22 (noviembre, 2002), #23 (diciembre, 2002), #24 (febrero, 2003), #25 (mayo, 2003), #26 (agosto, 2003), #27 (noviembre, 2003), #28 (enero, 2004), #29 (mayo, 2004), #30 (julio, 2004), #31 (octubre, 2004), #32 (abril, 2005) (DC Comics)
Títulos originales: The Radiant, Heavenly City (#1)
The Judgment Of Solomon (#2)
Misty Magic Land (#3)
No Man’s Land (#5)
A Warrior Princess of Hy Brasil (#6)
Guys and Dolls (#8)
Tesla Strong: Sparks (#8)
Bringing Down The Temple! (#9)
Sex, Stars & Serpents (#10)
Pseunami (#11)
Metaphore (#12)
The Fields We Know (#13)
Moon River (#14)
Mercury Rising (#15)
Love and the Law (#16)
Gold (#17)
Life on Mars (#18)
Fatherland (#19)
The Stars Are But Thistles… (#20)
The Wine of Her Fornications (#21)
Et In Arcadia Ego… (#22)
The Serpant and the Dove (#23)
Cross, Star, Moon, Shapes in the Sand (Everything Goes Wrong) (#24)
A Higher Court (#25)
later… (#26)
When It Blows Its Stacks (#27)
Don’t They Know It’s the End of the World? (It Ended When You Said Goodbye) (#28)
Valley of the Dolls (#29)
Sun (#30)
The Radiant, Heavenly City (#31)
Wrap Party (#32)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: James H. Williams III

 Promethea #4 (noviembre, 1999) (DC Comics)
Título original: A Faerie Romance
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Charles Dana Vess, James H. Williams III

 Promethea #7 (abril, 2000) (DC Comics)
Título original: Rocks and Hard Places
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: José Villarubia, James H. Williams III


Por lo que respecta a las reediciones, Prometheala encontramos en:

Promethea tpb #1 (contiene #1 a #6)
Promethea tpb #2 (contiene #7 a #12)
Promethea tpb #3 (contiene #13 a #18)
Promethea tpb #4 (contiene #19 a #25)
Promethea tpb #5 (contiene #26 a #32)

Promethea hc #1 (contiene #1 a #6)
Promethea hc #2 (contiene #7 a #12)
Promethea hc #3 (contiene #13 a #18)
Promethea hc #4 (contiene #19 a #25)
Promethea hc #5 (contiene #26 a #32)

Promethea Absolute Edition #1 (contiene #1 a #12)
Promethea Absolute Edition #2 (contiene #13 a #23)
Promethea Absolute Edition #3 (contiene #24 a #32)


Promethea es considerada por muchos la mejor serie de la línea ABC y dio mucho que hablar en su día, tanto por la innovación como por la cosecha de premios y nominaciones. Entre otros, hizo que Alan Moore ganase el Eisner de 2000, 2001 y 2004 a mejor guionista. Para hablar de ella, en esta ocasión recurrimos a esta extensa reseña de José Torralba.

Sobre el argumento: “En un presente ucrónico (la acción se sitúa en 1999, el mismo año en que comenzó su publicación), una joven universitaria, Sophie Bangs, se encuentra realizando un trabajo sobre un ser a la vez mitológico y real que responde al nombre de Promethea, y que resulta ser la propia idea de imaginar, encarnada a lo largo de la historia en aquellos con la suficiente fuerza como para hacer prevalecer las ideas frente a las sensaciones. Como nueva Promethea, Sophie deberá afrontar a lo largo de la serie el dominio de sus poderes (guiada por sus predecesoras), la amenaza de aquellos que quieren retener al ser humano en el plano material para conservar su dominio sobre lo terrenal, y el peligro de generar una imaginación desbocada en la mente de los hombres“.

Sobre la innovación experimental: “Cada número, dentro de una razonable homogeneidad estética, supone una fuente de hallazgos formales y visuales que hacen que no se pueda hablar de estilo en Promethea. Tanto más cuando se evalúa la heterogeneidad de la serie al completo (es decir, cuando comparamos los números entre sí). Esto, es totalmente buscado: en primer lugar por lo atractivo que resulta tener una serie para experimentar a nivel visual y narrativo, y en segundo porque, si bien cada número es diferente estéticamente del anterior, la esencia de lo que se cuenta sigue siendo la misma; es decir, la idea común a todos los números se mantiene inalterable sea cual sea la forma en la que va contenida. Vemos así como la heterogeneidad se encuentra conceptualmente justificada en la serie. Es cierto, no obstante, que Promethea bebe de forma regular de las raíces pulp. Se observa en multitud de detalles, y en especial en el acercamiento de la imagen del personaje a iconos como Wonder Woman, Xena, la Princesa Guerrera (que es específicamente mencionada) o a los diseños de Neil Gaiman y Todd Mcfarlane para la Ángela de la serie Spawn. (…)

Podemos encontrar cuantos hallazgos formales queramos, y no hay un número de viñetas constante por página. Éstas pueden ser además regulares, irregulares, circulares, perimetralmente indefinidas, pueden encontrarse delineadas o sin bordes que las delimiten, e incluso pueden introducirse marcos, dameros o escudos simbólicos que adornen la composición. Y si en las viñetas (la unidad significativa del cómic) se observa heterogeneidad, la maquetación (que es una macrounidad significativa) supone ya el uso de un recurso distinto tras otro.

A esta deconstrucción formal, le tenemos que añadir la contrapartida gráfica. Aunque el uso de la línea es generalmente discreto y arquetípico, J.H. Williams III se entrega a la experimentación visual con la introducción de volúmenes y colores anómalos, heterogéneos y altamente sugestivos (aplicados por Jeromy Cox), como ya hiciera Frank Miller en su Ronin. Muchas veces incorpora (aunque no sé si de forma deliberada), una complejidad innecesaria en los dibujos, dificultando su comprensión por parte del lector, algo que puede observarse en la aplicación incoherente de sombras usando gradaciones de colores y en la profusión de detalles visualmente irrelevantes



Top 10


 Top 10 #1 a #6 (septiembre, 1999 a febrero, 2000), #7 (abril, 2000), #8 (junio, 2000), #9 (octubre, 2000), #10 (enero, 2001), #11 (mayo, 2001), #12 (octubre, 2001) (DC Comics)
Títulos originales: Top 10 (#1)
Blind Justice (#2)
Internal Affairs (#3)
Eight Miles High (#4)
Great Infestations (#5)
You Better Watch Out, You Better Not Cry… (#6)
Mythdemeanors (#7)
The Overview (#8)
Rules Of Engagement (#9)
Music For The Dead (#10)
His First Day On The New Job (#11)
Court On The Street (#12)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Zander Cannon, Gene Ha

 Smax #1 a #3 (octubre, 2003 a diciembre, 2003), #4 (febrero, 2004) y #5 (mayo, 2004) (2005) (DC Comics)
Títulos originales: 1: Isn’t it Good to be Lost in the Wood… (#1)
2: …and Isn’t it Bad, So Quiet There, in the Wood? (#2)
3: The Grasshopper Green Burying-Band (#3)
4: Trip, Trip, To A Dream Dragon… (#4)
5: Please Leave Us Here, Close Our Eyes… (#5)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Zander Cannon

 Top 10: The Forty-Niners OGN (2005) (DC Comics)
Títulos originales: Chapter 1: What Is Believable After War
Chapter 2: In Sirens’ Silence
Chapter 3: When We Hear Our Hearts Again
Chapter 4: Except Nothing, Except Everything
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Gene Ha


Por lo que respecta a las reediciones, Top 10lo encontramos en:

Top 10 tpb #1 (contiene #1 a #7)
Top 10 tpb #2 (contiene #8 a #12)

Top 10 hc #1 (contiene #1 a #7)
Top 10 hc #2 (contiene #8 a #12)

Smax tpb (contiene #1 a #5)
Smax hc (contiene #1 a #5)

Top 10 Absolute Edition (contiene #1 a #12, Smax #1 a #5, una historia corta de America’s Best Comics Special y Top 10: The Forty-Niners)


Top 10 es otra joya de ABC, ganadora de sendos Eisner en 2000 y 2001 por mejor nueva serie y mejor serie continuada, respectivamente. Unos cuantos años después se publicó una precuela que también se hizo con el Eisner a mejor novela gráfica.

El concepto tras Top 10 no es precisamente original. La acción narra las aventuras del cuerpo de policía de Neopolis, una ciudad en la que todo el mundo – animales inclusive – tiene poderes y visten tal cual héroes.

Tras la conclusión de esta maxiserie, Top 10 continuó su historia en Smax y después permaneció en el limbo pero fue reapareciendo de tanto en tanto. En 2005, el guionista Paul Di Filippo y el dibujante Jerry Ordway sacaron a la luz una miniserie de 5 números titulada Top 10: Beyond The Farthest Precinct, que retoma lo que sucedió en Top 10 pero cinco años después. Más recientemente, en 2008, Wildstorm publicó una miniserie de 4 números titulada Top 10 Season Two, escrita por Kevin Cannon y Zander Cannon y dibujada por Zander Cannon y Gene Ha.

Como viene siendo habitual, recuperamos parte de lo que dijera en su día Toni Boix en esta reseña:

Hace ya un tiempo Josep Rom me explicaba que, si comparáramos los distintos niveles narrativos de una historieta con las capas de una cebolla, podría decirse que pocos autores a excepción de Hergé y Alan Moore dominan todas esas capas. Proseguimos nuestra conversación apuntando que, fruto de ese dominio casi matemático del devenir narrativo, algunas obras de los maestros llegaban a resultar algo frías en ocasiones, poniendo a Watchmen como ejemplo de ese envaramiento que produce su preciso mecanismo de relojería. Pero si eso acontece en Watchmen, no puede decirse que pase lo mismo con Top Ten. Porque aquí, en esta serie, ese brillante manejo de todos los estratos literarios que Moore posee genera una obra redonda.

Curiosamente, tanto Watchmen como Top Ten parten de una extrapolación similar. En Watchmen este autor se planteaba cómo serían los superhéroes en realidad y cómo afectaría su existencia al mundo. En Top Ten también se juega con el binomio que forman los héroes y su entorno inmediato, pero esta vez para retratar cómo afecta una determinada circunstancia a los superseres, la de la cotidianidad en una ciudad donde toda persona tiene algún que otro poder. Y así, si en Watchmen las derivadas de esa interacción resultaban de lo más deprimentes, en Top Ten casi todo toma un cariz ligeramente jocoso.

Ese tono humorístico es una de las primeras cosas que destacan al acercarse a esta serie sobre las andanzas de “los superpolicias de la superciudad”, haciendo que la lectura de la misma nunca deje de resultarnos agradecida y amena. Dicho matiz cómico surge a partir de dos desencadenantes: Por un lado, del propio salero de los personajes, con sus típicas bromas de colegas, y por otro lado de las absurdidades que se derivan de convertir al superhumano en superciudadano“.

Por lo que respecta a Smax, recuperamos este texto incluido en el blog de Jordi T. Pardo: “Sería en Top Ten donde conoceríamos a la pareja de policías Robyn Slinger y Jeff Smax, compañeros a pesar de las reticencias y el carácter huraño de este último, a los que Alan Moore recuperaría en un spin-off de la serie titulado Smax El Bárbaro, en el que, cambiado totalmente de registro, el afamado guionista sorprendía con una divertida parodia del género de fantasía épica cuya propuesta y resultado no tiene nada que envidiar a algunos de los más exitosos trabajos de su carrera. Smax El Bárbaro es una continuación directa de los sucesos ocurridos en Top Ten y relata las peripecias de Jeff Smax y Robyn Slinger en su viaje a la patria de origen del arisco gigante de piel azul y pelo blanco; un mundo ‘primitivo’ dominado por la magia, con una factura propia de un cuento de hadas, habitado por magos, enanos -o ‘gente de gran corazón’ como a ellos les gusta que les llamen-, elfos, dragones y otras bestias y criaturas. Jeff Smax, conocido como El Matadragones entre su gente, visita de nuevo su tierra natal después de una larga ausencia al serle comunicado el fallecimiento de su tío Mack (anunciado en el final de Top Ten). Este triste y desafortunado contratiempo obligará al bueno de Jeff Smax a afrontar de nuevo un pasado que había intentado olvidar con todas sus fuerzas y que sólo hace que traerle malos recuerdos y pensamientos a la cabeza, en especial, al pensar en su ‘peculiar’ relación con su hermana melliza, en su antiguo trabajo como “gestor” y en el trágico y fatal enfrentamiento con el poderoso dragón Fulgor Matutino que mantuvo en su juventud.

El nexo de unión entre Top Ten y Smax El Bárbaro es, ante todo, ese devastador humor paródico con el cual Alan Moore aborda ambas historias, aunque este se encuentra incluso más logrado e inspirado en este atípico spin-off fantástico que en la ‘serie madre’. Aquí siguen destacando, como en Top Ten, las más variopintas referencias, homenajes y guiños a todo tipo de cultura popular, mostrados en ocasiones entre bambalinas y otras veces a campo abierto, y estando esta vez centrados, aunque no exclusivamente ni mucho menos, en la literatura fantástica y los cuentos populares de toda la vida. La lista de estos referentes presentados en Smax El Bárbaro es muy larga, casi interminable, pudiéndose citar, entre otros, novelas en la línea Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll, sagas de fantasía como el Harry Potter de J.K.Rowling o el Mundodisco de Terry Pratchett y la trilogía de El Señor de los Anillos de J.R.R.Tolkien; cuentos propios del folckore popular como La Princesa y el Guisante o La Cenicienta; cómics como El Príncipe Valiente de Norma Foster, el The Sandman de Neil Gaiman, las tiras cómicas Peanuts de Charles Schulz o el propio Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons; mangas como el Akira de Katsuhiro Otomo o el Dragon Ball de Akira Toriyama; series animadas clásicas como Los Autos Locos Hanna-Barbera o más contemporáneas como South Park y Padre de Familia; referentes musicales como ABBA o Pink Floyd;o, incluso, películas tan dispares entre sí como el Toy Story de John Lasseter, la saga de La Guerra de las Galaxias de George Lucas, Conan El Bárbaro de John Millius, Los Caballeros de la Mesa Cuadrada de los Monty Python o El Séptimo Sello de Ingmar Bergman“.



Tomorrow Stories


 Tomorrow Stories #1 a #4 (octubre, 1999 a enero, 2000) y Tomorrow Stories Special #1 (enero, 2006) (DC Comics)
Títulos originales: Jack B. Quick: Smalltown Stardom (#1)
Jack B. Quick: The Unbearableness of Being Light (#2)
Jack B. Quick: Pet Theory (#3)
Jack B. Quick: A Brief Geography of Time. (#4)
Jack B. Quick: I, Robert (Special #1)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Kevin Nowlan

 Tomorrow Stories #1 a #6 (octubre, 1999 a marzo, 2000), #7 (junio, 2000), #8 (enero, 2001), #9 (febrero, 2001), #10 (junio, 2001), #11 (octubre, 2001), #12 (abril, 2002) y Tomorrow Stories Special #1 y #2 (enero, 2006 y mayo, 2006) (DC Comics)
Títulos originales: Greyshirt: Amnesia (#1)
Greyshirt: How things work out (#2)
Greyshirt: The making of (#3)
Greyshirt: Tempus, fugitive (#4)
Greyshirt: Dr. Crescendo! (#5)
Greyshirt: Day release (#6)
Greyshirt: Hit and Run! (#7)
Greyshirt: Thinx (#8)
Greyshirt: The musical! (#9)
Greyshirt: …for a blue lady (#10)
Greyshirt: Vermin (#11)
Greyshirt: Strands of desire (#12)
The Cobweb: Shades of grey (#12)
A Greyshirt Primer (Special #1)
America’s Best Comics: The Lethal Luck of the Magister Ludi!! (Special #2)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Rick Veitch

 Tomorrow Stories #1 a #6 (octubre, 1999 a marzo, 2000), #7 (junio, 2000), #8 (enero, 2001), #9 (febrero, 2001), #10 (junio, 2001), #11 (octubre, 2001), #12 (abril, 2002) y Tomorrow Stories Special #2 (mayo, 2006) (DC Comics)
Títulos originales: The First American and U.S.Angel: Dumbsday! (#1)
The First American and U.S.Angel: The curse of the reverse! (#2)
The First American and U.S.Angel: The peril of the pediatric perpetrators (#3)
The First American and U.S.Angel: The bitter crumbs of defeat!? (#4)
The First American and U.S.Angel: A christmas cop-out (#5)
First American and U.S.Angel: Lo! There shall come a closeness and commitment! (#6)
The First American and U.S.Angel: The 20th century – My struggle (#7)
The First American and U.S.Angel: Justice in tights! (#8)
The First American and U.S.Angel: The origin of the First American (#9)
The First American and U.S.Angel: What we probably inhaled at the toilet’s last cleaning! (#10)
The First American and U.S.Angel: Being the First American (#11)
The First American and U,S.Angel: The death/marriage/son of the First American of the future (#12)
The First American: How Come Nobody Likes The First American These Days? (Special #2)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Jim Baikie

 Tomorrow Stories #1 a #6 (octubre, 1999 a marzo, 2000), #7 (junio, 2000), #8 (enero, 2001) y Tomorrow Stories Special #1 (enero, 2006) (DC Comics)
Títulos originales: The Cobweb: Doll-o-vision (#1)
The Cobweb: Waltztime (#2)
The Cobweb: Eurydice – a retrospective (#3)
The Cobweb: Li’l Cobweb (#4)
The Cobweb: La toile dans le chateau des larmes (#5)
Cobweb: Shackled in silk! (#6)
Cobweb: Grooveweb (#7)
Cobweb: Mondo gowando! (#8)
The Cobweb: Doom Date of the Dusk Duo! (Special #1)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Melinda Gebbie

 Tomorrow Stories #6 (octubre, 1999 a marzo, 2000), #7 (junio, 2000), #8 (enero, 2001), #9 (febrero, 2001), #11 (octubre, 2001) y Tomorrow Stories Special #1 (enero, 2006) (DC Comics)
Títulos originales: Splash Branigan: The return of the remarkable rivulet (#6)
Splash Brannigan: A bigger splash! (#7)
Splash Brannigan: Testostor the terrible! (#8)
Splash Brannigan: Splash of two worlds! (#9)
Splash Brannigan: Splash city rocker! (#11)
Splash Brannigan: The Big Seep (Special #1)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Hilary Barta

 Tomorrow Stories #10 (junio, 2001) (DC Comics)
Título original: The Cobweb: Cobweb of the future!
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Dame Darcy

 Tomorrow Stories #11 (octubre, 2001) y Tomorrow Stories Special #2 (mayo, 2006) (DC Comics)
Títulos originales: The Cobweb: Bedsheets & brimstone! (#11)
Jonni Future: Worlds Within Worlds (Special #2)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Joyce Chiny

 Tomorrow Stories Special #1 (enero, 2006) (DC Comics)
Título original: Jonni Future: Jack O’Nines 19 Incarnations!
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Cameron Stewart


Por lo que respecta a las reediciones, Tomorrow Storieslo encontramos en:

Tomorrow Stories tpb #1 (contiene #1 a #6)
Tomorrow Stories tpb #2 (contiene #7 a #12)


Tomorrow Stories es otra cabecera altamente valorada, ganadora del Eisner del 2000 para mejor antología. Como en otras ocasiones, recurrimos a un imprescindible texto de Jordi T. Pardo que podéis encontrar íntegro aquí.

“Tomorrow Stories es un cómic donde encontraremos a un Alan Moore totalmente desatado que da rienda suelta a todas sus filias y se ríe de casi todo que se preste a serlo. Muchas de las historias que se incluyen en estos números son para enmarcar: historias entretenidas, muy bien pensadas, planteadas como un homenaje a la propia génesis del cómic, de las tiras periodísticas, y de sus géneros o tópicos recurrentes de este, y un laboratorio de experimentación que hace que cada historia de cada número sea única en algún aspecto. Además el autor se sirve de estas historias para realizar una crítica inteligente a la propia industria del cómic y a la sociedad que nos ha tocado vivir. De esta manera podemos decir que cada personaje tiene su propio atractivo y su propio estilo particular. Como siempre Alan Moore sabe elegir al dibujante perfecto para cada obra en la que participa lo que hacen que nos peguemos a sus viñetas y devoremos sus historias. En cuanto a los personajes que componen la galería de Tomorrow Stories y entrando en detalle sobre ellos tenemos lo siguiente:

Jack B. Quick que cuenta las historias de un niño inventor en el pequeño -pero eminentemente culto- pueblo de Queerwater Creek. El ingenio de Jack B. Quick le hace sentir la necesidad de buscar lagunas en la teoría de la relatividad de Einstein para acabar creando un pequeño universo dentro de su pueblo, descubrir que la luz no sigue una línea recta, violar la ley de la gravedad con un gato y un poco de mantequilla o terminar por salirse de la propia realidad de las páginas de su cómic. La manera en que Alan Moore retuerce las ideas científicas presentes en este cómic, creando historias realmente disparatadas e hilarantes, es simplemente increíble. Alan Moore la calificó como ‘un conjunto de sueños rústicos sobre la tecnología, sobre la civilización vista de lejos‘. Sea como sea Jack B. Quick es de las mejores creaciones que podemos encontrar en Tomorrow Stories y el dibujo de Kevin Nowlan es quizás el más atractivo y completo, a la par que sencillo, del resto de artistas que encontraremos en la serie.

Greyshirt es un descarado homenaje, por obvio, a personajes como La Sombra o The Spirit de Will Eisner, su más claro referente con el que guarda incluso una estética similar. Con Greyshirt Alan Moore asimila el estilo y las intenciones de Will Eisner en casi todos los aspectos. Las historias de este personaje son, en su mayoría, pequeñas piezas de relojería donde muchas veces el propio personaje no suele ser el protagonista ni el eje central por el que se mueve la aventura. Cada capítulo nos presenta a Greyshirt, un misterioso personaje que después de haber sido dado por muerto se dedica, bajo su identidad secreta, a ayudar a la policia a combatir el crimen de Indigo City. Bajo este sucedáneo de la obra de Will Eisner Alan Moore nos relata historias donde aplica todo tipo de recursos narrativos y técnicas, que ya utilizó el historietista estadounidense en los años 50, para servirse de todas las posibilidades artísticas que puede ofrecer un medio como el cómic. El dibujo de Rick Veitch es desgarbado y simple a la vez que elegante y recuerda poderosamente al empleado por el propio Will Eisner.

The First American y U.S.Angel es una caricatura en plan sátirico de la sociedad moderna y al cómic mainstream, con un par de superhéroes patrióticos y absurdos hasta la extenuación como protagonistas que representan lo peor de la cultura estadounidense. Alan Moore critica abiertamente en sus viñetas la televisión basura, las leyes educativas y la violencia en las aulas, el consumismo exarcebado de los paises del primer mundo o las prácticas comerciales de las grandes editoriales del mundo del cómic. Las historias de The First American y U.S.Angel tienen un humor hiriente y punzante a la par que absurdo cuyo estilo es el más constante y menos experimental de los personajes de Tomorrow Stories. Pero, no por ello, deja de ser interesante leer sobre la visión que Alan Moore tiene de las cosas. En el apartado gráfico el dibujo de Jim Baikie recuerda al cómic de superhéroes de los años 90 a los que siempre ha culpado el autor de ‘matar’ la novela gráfica.

The Cobweb es quizás la serie más experimental de todas, nunca llega a presentarse un formato concreto para ella y, realmente, se puede decir que es una serie que intenta desligarse del cómic tradicional ‘trascendiéndolo’. Para ello Alan Moore nos presenta su trabajo más personal de todos las que incluye el recopilatorio y el más cercano, quizá, a su forma de entender la magia como tal. Para ello, ayudado por los lápices de Melinda Gebbie, se sirve de variados y llamativos recursos que van desde la recreación de grabados antiguos, a relatos donde predomina la prosa sobre el dibujo, de páginas en blanco y negro o en los que el apartado gráfico presenta un trazo más cartoon. Alan Moore consigue así encontrar formas alternativas de entender el cómic. La serie, con un marcado tono pin-up, toma como excusa las vivencias de una sensual justiciera de Indigo City y su ayudante y amante Clarice. Quizá Alan Moore calificaría a su creación de ‘pornografía post-femenista’, por el latente aunque sútil tratamiento sexual que inunda siempre el cómic, como ya hizo con su obra Lost Girls, también con Melinda Gebbie, a la que The Cobweb recuerda en casi todo.

Finalmente encontramos a Splash Brannigan, una serie llena de sarcasmo cuyos dardos punzantes van dirigidos, principialmente, hacía la industria del cómic pero también al arte moderno o al cine. Con un tono similar a The First American y U.S.Angel y con un dibujo aún más caricaturesco que el de esta serie en este caso obra de los lápices de Hilary Barta. Splash Brannigan es un superhéroe atípico que no resulta ser más que una mancha de tinta de forma antropomorfa creada por accidente por un dibujante loco de cómics cuando buscaba la fórmula para una nueva tinta que le permitiría manipular la materia tridimensional. Sin duda, de todo el elenco de Tomorrow Stories, el personaje más absurdo y delirante de los creados por Alan Moore que en sus manos hace que cobre sentido esa máxima que dice que la pluma es más fuerte que la espada.

En definitiva, Tomorrow Stories, es una propuesta muy interesante de la que Alan Moore se sirve para contar historias aparentemente sencillas a la vez que complejas y maravillosamente escritas y concebidas en la línea que acostumbra el de Northamptom. Un recopilatorio de historias cortas que es una delicia tanto en la forma como en el fondo llenas de imaginación y buen hacer“.


tomorrow-stories-1-normatomorrow-stories-quick-tomorrow-stories8-dc

Tras tanta obra multipremiada, volvemos a las menores…

 Deathblow: Byblows #1 a #3 (noviembre, 1999 a enero, 2000) (DC Comics)
Título original: Byblows
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Jim Baikie

También lo encontramos en:

DC Universe by Alan Moore hc (2012).
DC Universe by Alan Moore tpb (2013).
– Alan Moore: Wild Worlds (julio, 2007)

Miniserie del sello Wildstorm más tradicional que las anteriormente mencionadas…

 Mr. Monster’s Gal Friday… Kelly #3 (mayo, 2000) (DC Comics)
Título original: It’s Kelly’s Boyfriend… Mr. Monster
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Alan Smith

También lo encontramos en:

Mr. Monster: Who Watches the Garbagemen? (2005) TPB

Este fue el tercer y último número de una antología en la que también participaron Janet Clark Gilbert, Michael T. Gilbert y Shane Glines.

 America’s Best Comics Special #1 (febrero, 2001) (DC Comics)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Varios

Esta antología recoge historias cortas de varios personajes de la línea ABC. Vendría a ser como un especial de Tomorrow Stories, pero abierto a todo el mundo. Además, reimprime el America’s Best Comics Preview, que fue un suplemento incluido de enero de 2000 en el núm. 85 de Wizard con fichas y bocetos de los personajes. Los dibujantes implicados en Preview fueron: Chris Sprouse, Jim Baikie, Gene Ha, Kevin Nowlan, Chris Sprouse, Rick Veitch y James H. Williams III.

Por lo que respecta a las historias cortas, todas ellas firmadas por Moore menos las así indicadas, este cuaderno contiene:

Skull & Bones, con guion de Steve Moore y dibujos de Humberto Ramos.
Jack B. Quick’s Amazing World of Science!, con dibujos de Kevin Nowlan.
Promethea & Little Margie in Misty Magic Land, con guion de Steve Moore y dibujos de Eric Shanower.
Greyshirt’s Advertising Supplement, part 1, con guion de Rick Veitch y dibujos de Rick Veitch.
Deadfellas, con dibujos de Zander Cannon.
Tom Strong Serial Lobby Card, con dibujos de John Cassaday.
The FIRST First American, con dibujos de Sergio Aragonés.
The League of Extraordinary Gentlemen Game, con dibujos de Kevin O’Neill.
Spectors From Projectors, con dibujos de Kyle Baker.
Greyshirt’s Advertising Supplement, part 2, con guion de Rick Veitch y dibujos de Rick Veitch.
He Tied Me to a Buzz-Saw (And It Felt Like a Kiss), con dibujos de Dame Darcy.
Jack B. Quick’s Amazing World of Science! Part 2, con dibujos de Kevin Nowlan.
ABC Wizard Preview: Our Glorious Introduction, con dibujos de Chris Sprouse.
Greyshirt’s Advertising Supplement, part 3, con guion de Rick Veitch y dibujos de Rick Veitch.

Dado el carácter antológico de este especial, algunas de sus partes las encontramos en otras recopilaciones como:

Top 10 Absolute Edition
America’s Best Comics TPB
The League of Extraordinary Gentlemen, Volume 2 HC
The League of Extraordinary Gentlemen, Volume 2 TPB

 Snakes and Ladders OGN (octubre, 2001) (Top Shelf Productions)
Título original: Snakes and Ladders
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Eddie Campbell

También lo encontramos en:

A Disease of Language (2008) HC

En la parte introductoria escrita por Jordi T. Pardo ya lo dijimos… Esta es un adaptación de una obra de prosa de Moore y, por lo tanto, a pesar de que se incluya al maestro en los créditos, es una obra menor por lo que respecta a los tebeos. Este sistema de publicación en el que Moore aparece en obras que él ha escrito y otros adaptan se repetirá a lo largo de los años.

 9-11 OGN (enero, 2002) (Dark Horse Comics)
Título original: This Is Information
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Melinda Gebbie

También lo encontramos en:

The Extraordinary Works of Alan Moore (2003) TPB
The Extraordinary Works of Alan Moore (2003) TPB (Indispensable Edition)

Tras los atentados del 11 de septiembre en los que cayeron las Torres Gemelas, muchas editoriales publicaron especiales sobre el tema, la mayoría de ellos para ayudar a la causa. Ese es el caso de Dark Horse y el volumen que nos toca, cuyos beneficios fueron a parar a las víctimas de los atentados. Además de Moore participaron, entre otros, P. Craig Russell, Eric Powell, Jon J. Muth, Kevin Nowlan, Paul Chadwick, Dave Gibbons, Leinil Francis Yu, Trina Robbins, Jim Valentino, Dave McKean, Sean Phillips, Frank Miller, John Paul Leon, Bryan Talbot y Will Eisner.

 Alan Moore’s Magic Words OGN (noviembre, 2002) (Avatar Press)
Escrito por: Alan Moore, Warren Ellis, Art Brooks.
Dibujado por: Sergio Bleda, Jacen Burrows, Martin Caceres, Vicente Cifuentes, Juan Jose Ryp, Ailantd Sikowsk, Alfredo Torres.

Volvemos con adaptaciones que toman el nombre de Moore. Este volumen incluye poemas, canciones y escritos de Alan Moore que se transforman en cómic o a las que se les añade dibujos. La introducción corrió a cargo de Warren Ellis y la adaptación en muchos casos fue del editor Art Brooks. En Europa, esta obra se conoce como Magical Mystery Moore Vol. 1.


Neonomicon


 Alan Moore’s The Courtyard #1 a #2 (enero, 2003 a febrero, 2003) (Avatar Press)
Escrito por: Alan Moore, Antony Johnston
Dibujado por: Jacen Burrows

 Alan Moore’s Neonomicon #1 a #2 (julio, 2010 a agosto, 2010), #3 (octubre, 2010) y #4 (febrero, 2011) (Avatar Press)
Títulos originales: At the Mansions of Madness (#1)
The Shadow Out Of America (#2)
The Langage at the Threshold (#3)
The Lurker Within (#4)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Jacen Burrows


Nota, la primera miniserie fue recogida en:

Alan Moore’s The Courtyard (2003) TPB
Alan Moore’s The Courtyard (2003) TPB (Color Edition)

Y la obra completa, en:

Alan Moore’s Neonomicon (2010) HC
Alan Moore’s Neonomicon (2010) TPB
Neonomicon (2011) TPB


Como viene siendo habitual en este especial, contamos con un imprescindible material aportado por Jordi T. Pardo aquí.

En 1994 Alan Moore escribió The Courtyard, “una historia corta de terror inspirada en la obra de H.P. Lovecraft y que resultaba un homenaje al mismo. El relato sería adaptado al cómic en 2003 por el guionista Antony Jonhston y el dibujante Jacen Burrows, algo que ya ha ocurrido con otras obras en prosa de Alan Moore, como su Amnios Natal y Snakes y Ladders que Eddie Campbell convirtió en sendas historietas. Entrados ya en el año 2010 el fundador de Avatar Press, William A. Christensen, le propuso a Alan Moore escribir para ellos una miniserie de cuatro números para la editorial estadounidense, el vehemente autor inglés aceptó el reto en parte debido a su necesidad de pagar algunas deudas que, suponemos, no tendría si aceptase los dividendos que por derecho le corresponden de las adaptaciones cinematográficas de sus obras. Sea como sea, Alan Moore optó por realizar una secuela de The Courtyard, llamada en este caso Neonomicon, con la intención de narrar en ella ‘una historia de terror moderna recurriendo a los elementos de la obra lovecraftiana’ en la que tomaba especial relieve e importancia el componente sexual, un elemento en el que H.P. Lovecraft nunca se molestó o se atrevió a profundizar en exceso y que en su literatura, como explicaba el afamado guionista inglés, ‘como mucho era una especie de corriente subterránea’. (…)

El regreso de Alan Moore a las páginas de los cómics siempre es un acontecimiento a tener en cuenta pero hay que reconocer que este Neonomicon no es, ni mucho menos, uno de sus trabajos más interesantes y llamativos, no pasando de ser realmente una anécdota en su carrera. Por otro lado, por su forma y desarrollo y los elementos que entran en juego en esta historia, Neonomicon parecía un relato más indicado para un autor como Garth Ennis, más dado a la exageración y a la provocación gratuita, aunque es cierto que este no habría mimetizado e interiorizado de igual manera los conceptos lovecraftnianos que el escritor británico demuestra aquí manejar con soltura haciendo gala de su habitual y vasto bagaje cultural. Todo ello incluso con el piloto automático puesto, como es el caso que tenemos entre manos, lo cual recalca aún más la categoría de ‘trabajo alimenticio’ que desprende este Neonomicon y que se traduce en un relato más sencillo y convencional, menos ‘grandilocuente’ de lo que resulta habitual en su autor, en él encontramos algún juego visual suelto por aquí, alguna idea interesante más allá, un poco de hermetismo mágico del que nos tiene acostumbrados en sus últimas obras Alan Moore y una prosa a la altura; no necesita más este mito viviente del cómic para salir del paso con más o menos fortuna. El presente recopilatorio cuenta la historia de Merril Brears, un agente del FBI ex-adicta al sexo, que junto a su compañero Gordon Lamper, siguiendo los pasos del también detective Aldo Sax que conocimos en The Courtyard, intentan resolver una serie de macabros y extraños asesinatos rituales producidos en la pequeña localidad de Red Hook y que parecen tener como nexo común la obra de H.P. Lovecraft y un local nocturno llamado Club Zothique. Pero lo que en apariencia se muestra como una investigación rutinaria más sobre un descontrolado asesino en serie pronto se irá convirtiendo en un auténtico descenso a los infiernos para sus protagonistas…

Como decíamos anteriormente, de la misma manera que en The Courtyard se hizo cargo del apartado gráfico el dibujante estadounidense Jacen Burrows, en las páginas de este Neonomicon vuelve a repetir la experiencia, en este caso ya directamente a las órdenes de Alan Moore, demostrando la confianza que Avatar Press tiene en él, pese a sus limitaciones, para llevar a buen puerto relatos de este tipo, marcados por el terror, el sexo y lo escatológico, en la línea de su colaboración en Crossed junto al ya también mencionado Garth Ennis. Por otro lado, como ha sido habitual en la carrera de Alan Moore, una de sus habilidades más destacadas sigue presente en las páginas de esta obra, la de ser capaz de sacar lo mejor de los dibujantes con los que ha trabajado a lo largo de su vida profesional aprovechando las capacidades concretas de cada uno de ellos, a excepción quizás de Rob Liefeld, cosa que podría explicar que el dibujo de Jacen Burrows parezca aquí más inspirado que en otros trabajos suyos anteriores e incluso demuestre algunos momentos de lucidez. No obstante, estamos ante una obra menor del guionista de V de Vendetta o Watchmen, un proyecto que encaja a la perfección dentro de las propuestas habituales de la editorial Avatar Press y que podrán disfrutar especialmente los seguidores incondicionales de la obra de H.P. Lovecraft pues el relato propuesto por Alan Moore, como es habitual en él, está marcado por toda una serie de guiños, homenajes y referencias, en este caso obviamente de origen ‘lovecraftniano’, que pueden ser todo un aliciente para algunos lectores que tengan conocimientos del tema. Para el resto del público estamos ante una historia que en sus primeros compases se muestra como un relato policial de suspense e intriga, con toques paranormales, y que acaba desembocando en un cuento de ‘terror pornográfico’ y mistérico no apto para todos los públicos cuya intención última es poner sobre la superficie toda la tensión sexual cohibida del universo concebido por H.P. Lovecraft hace más de setenta años“.


Retomamos el listado de obras menores…

 Alan Moore’s Another Suburban Romance OGN (mayo, 2003) (Avatar Press)
Escrito por: Alan Moore, Antony Johnston
Dibujado por: Juan Jose Ryp

A estas alturas ya deberíamos habernos dado cuenta del dato. Si pone Alan Moore en el título, en realidad la obra es una adaptación de un trabajo de Moore en otro medio.

 Alan Moore’s Writing For Comics #1 (mayo, 2003) (Avatar Press)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Jacen Burrows

Y dicho eso, esta es la excepción que confirma la regla. Writing For Comics es la reedición de un ensayo que Moore publicó en 1985 en Fantasy Advertiser #92 a #95.

 Top Shelf #9 (junio, 2003) (Top Shelf Productions)
Título original: La Toile’s Casebook of the Crepuscular: Brighter Than You Think…
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Melinda Gebbie

Otra antología, en esta ocasión con muchos tebeos escritos o dibujados por David Chelsea y Cesar Spinoza, entre otros.


Terra Obscura


 Terra Obscura #1 a #6 (agosto, 2003 a febrero, 2004) (DC Comics)
Títulos originales: After Antarctica (#1)
Chance & Certainty (#2)
Wipeout (#3)
The Man Who Killed The Future (#4)
Valley of the Shadow (#5)
The Weighing of the Heart (#6)
Escrito por: Alan Moore, Peter K. Hogan
Dibujado por: Yanick Paquette

 Terra Obscura Vol. 2 #1 a #4 (octubre, 2004 a febrero, 2005), #5 (marzo, 2005), #6 (mayo, 2005) (DC Comics)
Títulos originales: The World’s Best (#1)
S.M.A.S.H. of Two Worlds! (#2)
I Was A Teenage Sidekick! (#3)
Unfriendly Skies! (#4)
Prisoners of Infinity! (#5)
Future Now! (#6)
Escrito por: Alan Moore, Peter K. Hogan
Dibujado por: Yanick Paquette


Nota, la primera miniserie la encontramos también en Terra Obscura (2003) TPB vol. 01. La segunda, en Terra Obscura (2005) TPB vol. 02.


Con Terra Obscura finalizamos los tebeos ABC. En esta ocasión, citamos a Yanick Paquette, el dibujante de la serie, que nos habló de ella en esta entrevista para Zona Negativa: “Mis recuerdos de mi estancia en la línea ABC son maravillosos. Tan solo Alan es capaz de crear una editorial de cómics dentro de otra editorial de cómics a su vez dentro de una tercera editorial de comics a su vez dentro de una gran compañía [ABC, dentro de Wildstorm, dentro de DC, dentro de Warner Bros] y que a la vez tengas toda la libertad del mundo como creador y como artista. Me dejaron hacer seis números al año y pude hacer esos números en las mejores condiciones posibles. Sin presión, sin stress, leyéndome los guiones con tranquilidad, sin prisas… Alan dejó aquello (todos sabemos por qué), pero si todavía siguiese allí estoy seguro de que yo estaría todavía dibujando estas series.

No sé si habéis leído Terra Obscura pero esta serie trata sobre todo un nuevo universo de ficción donde puedes matar a gente de la forma que quieras, sin que tengas a abogados de Warner Bros diciéndote ‘Ey, ey, ey no puedes hacer eso’. Podía hacer lo que quisiera y usar aquellos arquetipos de Batman, Superman, Robin y demás de la forma que quisiera. Crear ficción sin problemas. Y construir un universo de la noche a la mañana. A DC le ha llevado cincuenta años, pero Alan lo hizo en unos pocos meses. ¡Es un guionista genial!

En realidad Terra Obscura es una serie derivada de Tom Strong, ya que se basa en un universo aparecido en el núm. 11 de esa otra cabecera. O sea que podríamos haberla incluido dentro del otro apartado.


yanick-paquette-terra-obscura2 yanick-paquette-terra-obscura3

 Alan Moore’s Hypothetical Lizard #1 a #2 (enero, 2005 a febrero, 2005), #3 (junio, 2005), #4 (mayo, 2006) (Top Shelf Productions)
Escrito por: Alan Moore, Antony Johnston
Dibujado por: Sebastian Fiumara, Lorenzo Lorente

Nota: se reimprimió en los homónimos recopilatorios de tapa dura y blanda.

Ya sabéis la norma, si lleva Alan Moore en el título, no es un tebeo del maestro, es una adaptación de otro trabajo suyo. En esta ocasión, una novela en prosa que Javier Agrafojo reseñó aquí.

 Albion #1 (agosto, 2005), #2 (octubre, 2005), #3 (diciembre, 2005), #~a #5 (junio, 2006 a julio, 2006), #6 (noviembre, 2006) (DC Comics)
Título original: No Future In England’s Dreaming (#1)
Penny Dreadful (#2)
Don’t Start Me Talking (#3)
Jus’ A Rascal (#4)
How I Wrote Elastic Man (#5)
Waiting for the Great Leap Forward (#6)
Escrito por: Alan Moore, Leah Moore, John Mark Reppion
Dibujado por: Shane Ivan Oakley

Nota: se reimprimió en un recopilatorio en 2007.

Esta miniserie estuvo coescrita por Moore, su hija y el marido de esta y sirvió para traer de vuelta a personajes tan peculiares como Captain Hurricane, Robot Archie, The Steel Claw y The Spider, entre otros. Toni Boix la reseñó en su día aquí.

La nueva era del abandono

Tras el fin de la línea ABC, Alan Moore dejó los cómics a su manera, es decir, los abandonó pero siguió apareciendo de manera regular, ya sea en reediciones (que son constantes y universales) o en nuevos tebeos de obras que otrora iniciase pero que aún no han concluido. Por ejemplo, en este especial tenemos el Neonomicon (que se acabó mucho después de la era ABC), en el anterior especial introducimos La liga de los Hombres Extraordinarios, que aparecen y reaparecen una y otra vez. Este mismo año, sin ir más lejos, se publicó un nuevo especial de la saga que Mariano Abrach reseñó aquí. Y, como ya introdujimos en el primer especial, Lost Girls se prolongó durante muchos años.

Esta semana acompañaremos este especial con una reseña de Fashion Beast (otra obra de Moore no escrita por él). Y en un futuro analizaremos los trabajos de Moore de otros medios. Evidentemente aquí nos hemos centrado en los tebeos, y solo hemos recurrido a esos otros medios era necesario. Ahora que entramos en una etapa muy poco prolífica (por no decir inexistente), no tiene sentido continuar con este formato de especiales. Así que dejamos esto en un hasta luego, y aparcamos la magia y el cine para otra ocasión.

Dicho esto, en agosto reseñaremos la continuación de las obras que hemos ido reseñando a lo largo del año. Y en septiembre volvemos a la programación habitual, pero con muchas sorpresas que os tenemos preparadas, algunas incluso casi redactadas.

Hasta la semana que viene (o hasta septiembre para los seguidores de los especiales pero no de las reseñas).

12
Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]
12 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
9 Comment authors
Jerónimo ThompsonAlejandro UgartondoLemmyticodhaldonTON-EL Recent comment authors
Recientes Antiguos
Luisru
Lector

Bestial el artículo, como siempre. Enhorabuena por este trabajo. Y aprovecho (una vez más) para defender encarnizadamente Promethea, que me parece el mejor trabajo de Alan Moore junto con From Hell y que veo que tiene muchos detractores por aquí. El tiempo pondrá esta obra en su sitio. Y del resto de la línea ABC, me quedo con Top 10, que, a pesar de ser un cómic “menor” de nuestro bardo favorito, tiene un encanto especial.

NobTetsujin
Lector
NobTetsujin

Otro gran artículo, a la altura del autor 😉

Y tebeazos todo lo de ABC (aunque algunas Tomorrow Stories, como Cobweb no me iban). Destaco Smax The Barbarian, que no sé por qué me da la sensación de que pasó algo desapercibido…

Luisru, para mí Promethea, pese a ser una obra magnífica, no está a la altura de lo más grande de Moore. Creo que el problema es lo tediosa que puede llegar a ser en ocasiones.

Spirit
Lector
Spirit

Yo soy fan incondicional de esta tanda de artículos y, al igual que con los dos anteriores, tengo el placer, el honor y la obligación de felicitar a su autor/ autores por la currada y lo interesante del mismo. Enhorabuena, esta es una de las razones de por qué estoy en esta página.

Dicho lo cualo, aparte de que en lo general esta etapa de ALAN MOORE es más dispersa y controvertida (en el sentido de que se dedica menos al cómic y sus obras no tiene la unanimidad crítica anterior), y soy de los que todavía tienen fe en el barbudo a fin de que donde hubo fuego quedan cenizas y espera que cualquier día nos sorprenda con alguna otra obra maestra a la altura de sus mejores. Para ello, creo, debería dejar un tiempo sus pretensiones de ser mago cual DR. STRANGE y quizás estar un tiempo sin fumar cigarros de esos de la risa.

Al hilo del medio-off topic, yo soy de los firmes detractores de PROMETHEA, obra que me pareció un auténtico coñazo y que cae en lo peor que puede caer un cómic; no cuenta nada. Para que no se diga que no intento ser ecuánime y similar, sus 12 primeros números son una delicia. Pero a partir de ahí Moore se olvida de la historia a contar y hace un manual didáctico de magia negra, simbolismo, cábala y demás cosas…con muy bonitas ilustraciones, pero sin contar nada. Un manual para quien quiera ser un mago de pacotilla y poco más, que está muy bien como cultura general pero con el mismo vigor de una enciclopedia. Como yo no quería eso, me pareció un auténtico coñazo, aunque justo es reconocer que de tanto en tanto Moore se acuerda que está narrando un cómic y le dedica algunas páginas a la trama. Para mí, un puto peñazo.

Eso sí, TOM STRONG una delicia y lamento su corta andadura.

Luisru
Lector

@Spirit, me parece un poco bastante mal desechar una obra solamente porque se considera que no cuenta una historia.

1) Promethea no es una novela per se: es un ensayo, es como un libro de filosofía que trata de explicar una serie de ideas, aunque comience como un cómic de superhéroes, por eso no necesita un argumento sólido.

2) Hay muchos libros o películas que no necesitan una historia para sostenerse: las novelas de Kafka no es que tengan un hilo argumental muy sólido, las películas de David Lynch, Rivette, Godard (que tienen también mucho que ver con el ensayo) no tienen prácticamente argumento. Es cierto, hay mucha gente que las detesta. Pero eso no significa que sean malas. Solamente que se pueden disfrutar de manera distinta a como se disfruta una buena historia.

Se puede acusar a Promethea de ser densa o incluso aburrida, es cierto que hay números confusos y bastante plúmbeos, pero en ella, Alan Moore hace lo que mejor se le da: innovar. Es una obra que supone un paso adelante en el noveno arte.

Y perdón por el pedantismo.

Kaulso
Lector
Kaulso

Tengo una duda sobre pillarme en inglés el tomo del Black Dossier de la Liga de los Caballeros Extraordinarios de Moore. ¿Es taaaannn malo como se dice o se deja leer? ¿Y por qué no se ha acordado todavía para que la editen en España?

Spirit
Lector
Spirit

Luisru; deduzco que podríamos (o que incluso vamos a) tener un interesante debate sobre PROMETHEA, ya que veo que las visiones son contrapuestas. Ya he tenido alguno en esta página y siempre es bueno (porque ambos somos personas de bien).

Sin embargo, hace mucho calor y no tengo ganas de pensar…

Te diré, no obstante, que yo soy de los que parten que el que una obra sea innovadora no la califica de por sí como buena obra o digna de mención siquiera. Pongo un ejemplo algo bruto; la película más larga de la historia del cine dura tres días y medio y consiste en un tipo leyendo un tocho de poema en un único plano. ¿Es innovador? Supongo. ¿Es una obra de arte? Lo dudo.

PROMETHEA puede entrar en esta categoría de cómic experimental, sin serlo del todo. Pero…¿innovador? Es un manual ilustrado sobre simbología. Muy bien ilustrado, por cierto. De hecho, si dicha obra tiene algún mérito es la gran capacidad visual del amigo JH Williams, que experimenta y se suelta cosa mala. Más o menos, como le dijo Moore, “ánimo, que perdemos lectores pero nos lo pasaremos bien”.

En todo caso, yo creo que el fin principal de un cómic es contar una historia. O un sentimiento. No ser un tocho didáctico.

Sin embargo, voy a resumirlo todo en la única argumentación válida que conozco; si algo te gusta, es bueno, y si no te gusta, es malo. Y PROMETHEA a mí me aburrió mucho (pecado mortal en un cómic), me pareció pedante y no me aportó nada, porque para saber de simbología y tal me compro un manual.

TON-EL
Lector
TON-EL

Para mi el Black Dossier esta a la par en calidad a las dos primeras miniseries, no dudaria en pillarlo, eso si requiere paciencia por las numeras referencias que contiene y los numerosos estilos narrativos que se utilizan a lo largo de la misma.

dhaldon
Lector
dhaldon

A mi Alan Moore…jo, es que no se que mas se puede decir de este hombre. A mi no me ganó por sus obras grandes, las Wachtmen, From hell y demás, que las tengo (Wachtmen en tres ediciones nada menos) sino en estos tebeos “comerciales” (esa palabra me hace gracia ¿es que hay algún tebeo cuyo autor no aspire a vender?)o alimenticios en que el viejo, sin esperártelo, te hace una obra maestra sin esforzarse, te enseña como se debe hacer un comic que después de leerlo vuelves a empezar de lo bien que te lo has pasado, de lo bien hecho que está. Muestra que sin tomárselo muy en serio deja muy atrás a las estrellas del comic mainstrem de hoy dia.

Esos diálogos “¿ya no quiere ser su dios?” “ni mucho menos, ahora les voy a enseñar lo que SIGNIFICA ser un dios!” del numero de Tom strong en que se enfrenta a los Mayas, o esos personajes, como Rey faisan de Top ten, un adorador del diablo, que viene a ser el personaje mas decente y bueno de toda la serie.

Ese cambio de registro en Smax, con múltiples guiños no forzados de casi cualquier serie de fantasía conocida… de verdad que los que desprecian esta etapa suya en ABC o la anterior en Image no saben lo que se pierden… de todas, mi comic favorito es uno que nadie recuerda, se llamaba “Wildstorm Spotlight” numero único de 24 paginas que resume todas las virtudes de Moore en el genero superheroico. Personajes geniales (una cepa de sífilis inteligente) reutilización de conceptos desechados o maltratados por autores anteriores mostrándoles a otra luz, mucho mejor que la de sus propios creadores (los simbiontes de wetworks, Spartan)y sobre todo, el concepto, la idea. Por esa idea que el usó en un comic autoconclusivo en una antología de la que nadie se acuerda, cualquier guionista de los “prestigiosos” y “reconociodos” vendería su alma y haría de ese comic el trabajo de su carrera.

Y Moore la usó en un comic que sabia no leería nadie. Lo que dije antes, no hay mas que se pueda decir de este hombre, solo una palabra, genio.

Lemmytico
Lector
Lemmytico

Exacto Dhaldon. Top Ten por ejemplo no creo que nadie lo ponga entre sus diez mejores obras, pero para cualquier otro guionista sería un hito del que viviría durante décadas.

En cuanto a Promethea, me sitúo entre Luisru y Spirit. Por preferencias personales coincido con Spirit en que cuando la colección se centra en ser un catálogo de magia a mi me aburre. Pero no me deja de parecer respetable ese intento de ir más allá y plantear una especie de “ensayo en cómic”. Sólo que no es para mi.

Eso sí, los primeros números son tan grandes, tan sublimes, que sin duda los pongo entre lo mejor que haya hecho nunca el barbas.

Alejandro Ugartondo
Autor

Coincido con la apreciación de Top Ten, un gran cómic que gana en cada relectura y es un ejemplo perfecto de como planificar una serie limitada. Es una pena que no siguiera con la serie y su idea de hacer diferentes temporadas de la misma

Y de su etapa comercial destacaría su paso por WildCATs, sobre todo el arco argumental Guerra de Bandas.

Jerónimo Thompson
Lector

¿Quién dice que The Black Dossier es malo? Pero si es una auténtica maravilla… Pillatelo sin pensarlo,

Jerónimo Thompson
Lector

…si tienes la oportunidad, claro, porque primero tienes que localizarlo al otro lado del charco.