Hit-Girl

Por
3
1576
 

Edición original: Hit-Girl #1-5.
Edición nacional/ España: Julio 2013.
Guión: Mark Millar.
Dibujo: John Romita Jr..
Entintado: Tom Palmer.
Color: Dean White.
Formato: Tapa dura. 136 págs.
Precio: 15,00€.

 

El polémico Mark Millar regresa al universo de Kick-Ass para centrarse en la figura de Hit-Girl, la niña de 12 años educada por su padre como luchadora contra el crimen y que ahora debe sobrevivir en el complicado mundo del instituto mientras mantiene oculta su identidad de justiciera. John Romita Jr. continúa siendo el responsable gráfico de este peculiar universo superheróico.

Cuando Millar creó en 2008 la serie Kick-Asspretendía realizar un retrato realista de lo que sería un héroe enmascarado en un mundo como el nuestro. Sin superpoderes, sin magia, sin tecnología imposible, sólo gente disfrazada dispuesta a enfrentarse al crimen con sus propios medios. La premisa funcionó durante unos cuantos números hasta que la serie dio un giro espectacular con la introducción del personaje de Hit-Girl, una niñita educada para ser una justiciera letal que no tenía reparos ni problemas para liquidar a cuanto matón se le cruzara en el camino. En este punto Millar sacrificó el verismo de la historia en favor del espectáculo efectista y violento que a la postre se convirtió en el signo distintivo de la serie y de su secuela aparecida en 2010. En la serie recogida en este tomo, Millar y Romita Jr. vuelven a presentar una premisa pretendidamente realista que desarrollan de la forma exagerada, inverosímil y violenta que utilizaron en las dos primeras miniseries de Kick-Ass.

La historia se sitúa cronológicamente entre las dos series de Kick-Ass y nos presenta a Mindy (Hit-Girl) que después de haber perdido a su padre, ahora vive con su madre y con el nuevo marido de ésta, Marcus, un policía honrado que conoce el pasado de la niña. Pero su vida actual no es fácil, el instituto es un lugar extraño para ella y no sabe como relacionarse con sus compañeros de clase. Además, Mindy no ha abandonado su identidad de Hit-Girl y por las noches prosigue su sangrienta cruzada contra el crimen organizado. En ambos frentes cuenta con la ayuda de Dave (Kick-Ass) al que entrena para convertirlo en un superhéroe de verdad y del que recibe lecciones de cómo sobrevivir socialmente en el instituto. Las cosas se pondrán serias cuando su lucha contra la mafia llegue hasta su propia casa y amenace a su familia.

Sin duda alguna el mayor hallazgo de Kick-Ass fue el personaje de Hit-Girl. Abandonada cualquier premisa de verosimilitud, la presencia de una niñita adorable dotada de una capacidad asesina similar a la de Punisher se convertía en un delirio friki de lo más políticamente incorrecto que tenía su gracia. Ese mismo espíritu es el que pretende explotar Millar en esta nueva mini-serie centrada en el personaje. El esquema es similar y la única novedad aportada por esta serie es la de ver cómo se desenvuelve Mindy en un entorno totalmente extraño para ella como es el instituto, un mundo donde, a priori, su entrenamiento como justiciera no le permite afrontar los conflictos cotidianos. Por desgracia Millar aplica a este argumento el mismo tono sensacionalista que al resto de la historia y lo que podría haber sido una reflexión sobre el papel de los héroes adolescentes en el mundo del cómic superheróico acaba siendo otro chiste resuelto con más o menos gracia pero sin ningún tipo de profundidad. Y ese es el gran problema de esta obra, los autores son capaces de hacerla entretenida y espectacular, con algunos chistes divertidos (sobre todo a costa del personaje de Red Mist) pero que se queda en la superficie y que no profundiza ni en las situaciones ni en los personajes.

El resto de la historia es el enfrentamiento entre Hit-Girl y la mafia es lo que permite a Millar y Romita Jr. ser todo lo cafres que quieran aumentando si cabe el nivel de violencia de la primera miniserie. En este tramo de la historia podemos contemplar un amplio abanico de mutilaciones, heridas y muertes ejecutadas con precisión y frialdad por la protagonista. Sin duda este punto resultará inquietante para más de un lector ya que el material realizado por Millar, tomado en serio, puede llegar a ser preocupante por el hecho de mostrar a una niña realizando actos de increíble crueldad sin mostrar ni un signo de remordimiento. Estamos ante una obra que debe tomarse como un divertimento sin más, como otra de las bromas groseras de un autor al que le gusta provocar y al que no siempre se le ha de tomar en serio.

Hit-Girl y Kick-Ass continuan su expeditiva lucha contra el crimenInterior_hit_girl_2
Hit-Girl y Kick-Ass continuan su expeditiva lucha contra el crimen

Por su parte John Romita Jr. realiza un trabajo decente en el que lo más destacado es su narrativa fluida y dinámica. No estamos ante el mejor Romita Jr. pero sigue siendo un buen dibujante capaz de realizar grandes páginas y ofrecer momentos espectaculares aunque un cómic protagonizado por adolescentes quizás no sea el mejor vehículo para demostrarlo. Su tendencia a exagerar la anatomía de sus personajes hace que a veces sea difícil apreciar bien la edad de sus protagonistas y en el caso de Mindy da la sensación de que unas veces parezca una niña de 6 años y en otras que parezca una enana cabezona. El que sí realiza un trabajo más que notable es Dean White, el colorista, capaz de dotar de mucha profundidad el dibujo de Romita Jr. usando una paleta de colores con tendencia a los tonos oscuros y apagados.

Esta obra servirá para acentuar las opiniones encontradas que puedan tener los lectores sobre Mark Millar. Los que se rían con sus gracias y disfruten de su sentido cafre del espectáculo, encontrarán en este tomo una historia que satisfará sus expectativas. Los que no toleren las bromas bestias del autor escocés encontrarán más motivos para seguir criticandolo.

3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
fanboy73
fanboy73(@fanboy73)
Lector
31 julio, 2013 11:07

es verdad,ni es el mejor trabajo de millar,ni tampoco de romita,pero aun asi es un comic muy burro y divertido,el castigador estaria encantado de adoptar a esta niña,harian un equipo brutal.

Lychantros
Lychantros
31 julio, 2013 14:58

No es para joder, pero que portada mas mal dibujada, la cabeza de Hit-Girl es mas grande q la rueda de la moto. Amos no me jodas, si parece uno de los cabezudos de fiesta mayor de mi ciudad…

Jose Maria Vicente
Jose Maria Vicente(@diamond)
Autor
31 julio, 2013 15:26

Pues a mí me ha gustado mucho pese a sus defectos.