Multiverso #09: Justicia Encarnada

Último número de la miniserie que esta llamada a ser un clásico moderno.

Por
9
2493
 
cubierta_multiverso_num9.indd

Edición original: The Multiversity núm. 2 USA
Edición nacional/ España: ECC Ediciones
Guión: Grant Morrison
Dibujo: Ivan Reis
Entintado: Joe Prado, Eber Ferreira, Jaime Mendoza
Color: Dan Brown, Jason Wright, Blond
Formato: Grapa, 64 págs. A color.
Precio:.

4,50 euros

 

Dicen las malas lenguas que todo principio tiene un final. Puede que así sea, que nada sea infinito, ni siquiera el Universo que sigue en expansión y enfriándose, pero para nuestras cortas mentes es un axioma que nos ayuda a comprender mucho mejor nuestra realidad y lo que es más importante nuestra existencia. Una existencia que nos permite poder llegar a tener entre nuestras manos el último número de la serie limitada dedicada al Multiverso, imaginada y escrita por Grant Morrison y plasmada en papel gracias al talento de grandes dibujantes.

Hay dos enfoques para hablar de este noveno número. El primero es verlo de forma unitaria, como un final abierto, un punto y seguido de algo más grande, un continuará, una conclusión necesaria por concepto, pero insatisfactoria en resultado. La segunda es verlo en conjunto, globalmente dentro de este enorme experimento de metalenguaje que ha llevado a cabo Morrison al escribir el cómic, un solo cómic, y dividirlo en nueve partes. Ambas son igualmente válidas y por ello las mezclaremos para conseguir un cóctel que permita poder entender que acaba de pasar al cerrar la última de las páginas de este ejemplar.

Morrison no subestima ni menosprecia al lector con esta obra. Justicia Encarnada es una necesidad narrativa que permite a Morrison abrir de forma definitiva las puertas de este Multiverso y dejar que todo su potencial se derrame sobre el Universo DC empapándolo de toda esta marea de conceptos, ideas, diseños, personajes e historias posibles a la espera de que un guionista intuya que poder hacer con ellas.

Morrison hace suyo a Etrigan.
Morrison hace suyo a Etrigan.

Leer este último número no es una tarea sencilla, no porque sea un cómic denso o retorcido, sino porque responde a una necesidad conservadora y no narrativa, notándose excesivamente lo condicionado que está Morrison a la hora de escribir este ejemplar. El escocés hace confluir todas las tramas a un solo punto focal donde reunir a infinidad de personajes de múltiples Tierras, como si de sus propia Crisis original se tratara (hasta se permite un homenaje claro y directo a las mismas), con el fin de enfrentarse a la amenaza que nos planteó en el primer número de la miniserie. Y es aquí donde falla por innecesario, ya que no se necesitaba saber que había detrás para que la historia tuviera sentido. Dejar esa pregunta sin respuesta hubiera dado mejor resultado que responderla, ya que hubiera dotado a todo lo planteado de mayor flexibilidad y valor de cara a futuro del Multiverso.

Hay que añadir que la lectura de este noveno número gana mucho si al mismo tiempo tenemos abierto el número 6, el correspondiente a la guía del Multiverso, ya que ayuda a posicionarnos de forma rápida en cada Tierra y poder deleitarnos observado y descubriendo a infinidad de personajes en el punto focal de la acción.

En cambio si vemos este número como un eslabón más de una cadena de nueve su valor cambia por completo. Ya no se trata de un final, sino de un continuará… Ya no es un eslabón débil, es un eslabón fuerte, importante al ser capaz de enlazarnos desde el primer número y todos y cada uno de los números que hemos estado leyendo a lo largo de los meses. Si en los anteriores se podía hablar de ellos como historias entre historias, gracias a este último número su concepto cambia y se transforma en algo mucho más grande, más profundo, más denso. A fin de cuentas acabamos de asistir a la creación de un manual de normas, a un mapa y un concepto que en sí mismo podría dar vida a toda una nueva línea editorial. Morrison está entregando una de las mayores aportaciones al Universo DC de los últimos años, llenado de infinitas posibilidades un ya de por si rico escenario de personajes y conceptos.

El metalenguaje vuelve a hacer acto de presencia al usar comics pertenecientes a la propia historia como herramientas para que la acción siga avanzando. Identifica el problema, nos hace participes directos del mismo y nos invita a acabar de manera taxativa con el responsable de todo lo que acabamos de leer. Para Morrison la Tierra más importante no es Tierra 0, para Morrison hay una mucho más representativa y mucho más intrigante, perturbadora y poderosa, ya que su propia existencia afecta a todas las demás.

Hay que detenerse a admirar esta viñeta.
Hay que detenerse a admirar esta viñeta.

El círculo se cierra. El alfa y el Omega en estado puro. El principio y el fin. Un trabajo con sus más y sus menos, si lo vemos individualmente, pero de una maestría tal que parece diseñado por un orfebre. El Multiverso está llamado a ser un clásico moderno, un cómic a recordar y que acabará siendo reeditado en tomo, algo que no debería hacerse jamás, pero editorialmente es algo que ocurrirá de forma irremediable. Su concepto es tan abrumador que no puede ni deja indiferente. Su estructura fractal, su composición matemática hacen de ella una obra a reivindicar tanto por sus enormes aciertos como por sus enormes errores. Morrison nos ofrece un homenaje al propio género, un compendio de todo lo que se puede y debe hacer con los superhéroes, ofreciendo una herramienta de infinitas posibilidades en el proceso.

Pero no sería justo acabar esta miniserie y no hablar de la puesta en escena llevada a cabo por Ivan Reis. Su lápiz se desenfrena y demuestra con creces que su capacidad narrativa excede lo visto hasta ahora. Su diseño de página se convierte en un espectáculo visual que, a través de la geometría pura, desgrana la historia de forma que las propias viñetas formen también parte de la historia. Y todo ello con su ya reconocible trazo, que no hace sino embellecer todo el conjunto. Su capacidad para dibujar enormes grupos de personas solo queda superado por George Perez, siendo Ivan Reis un digno sucesor de este. En este cómic Reis se desmelena y se deja llevar, tal vez azuzado por el propio Morrison, para romper los moldes, las reglas rígidas de la narración convencional y buscar nuevas composiciones de páginas inéditas en sus anteriores trabajos. Un trabajo sobresaliente en todos los sentidos y ángulos posibles.

Un trabajo sobresaliente en el conjunto de la miniserie que remata con un final algo insulso visto individualmente, pero poderoso si se piensa en la obra como un todo que abre puertas y deja campo abierto a quien quiera aprovecharse de lo que Morrison ha sido capaz de construir.

El futuro es el Multiverso.

  Edición original: The Multiversity núm. 2 USA Edición nacional/ España: ECC Ediciones Guión: Grant Morrison Dibujo: Ivan Reis Entintado: Joe Prado, Eber Ferreira, Jaime Mendoza Color: Dan Brown, Jason Wright, Blond Formato: Grapa, 64 págs. A color. Precio:. 4,50 euros   Dicen las malas lenguas que todo principio tiene…
Guion - 9
Dibujo - 10
Interés - 9

9.3

Cerrando el círculo.

Un final necesario editorialmente, no narrativamente. Un punto y aparte, un cómic que abre puertas a un nuevo universo de infinitas posibilidades y que no hace sino dejar claro que estamos ante un cómic dividido en nueve partes.

Vosotros puntuáis: 8.3 ( 7 votos)
9 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Mr. Cesar
Lector
21 abril, 2016 11:05

Sinceramente, Gustavo, y no es ironía, pero me gustaría haber disfrutado, al menos, la mitad que tú con la lectura de esta miniserie.

Siempre sé de ante mano que con Morrison debo poner el cerebro al 110%, pero es que con el Multiverso como que no me he coscado de nada, como que se ha reído de mi. Te diré que tampoco he entendido por completo tu reseña ni tu admiración por el texto, puesto que la obra a la que hace referencia me ha dejado tan frío como un bacalao en el mostrador de una pescadería.

En lo único que estoy completamente de acuerdo contigo es en que jamás se debería reeditar en tomo, pues la lectura debe hacerse de un modo tan rebuscado que no sería cómodo en un sólo volumen, siendo mejor las grapas (por eso de las referencias entre números).

Con todo una gran reseña, que se une a las ocho anteriores, y que ya tengo en favoritos. Si algún día me animo a releer la serie, podré contar así con tu sabio jucio y consejo 🙂

Suditeh
Lector
21 abril, 2016 14:51

De verdad que me pregunto si hemos leído el mismo número. Este… “cierre” me ha parecido de todo excepto de calidad, pareciendo un remake cutrón del típico cómic de hostias de los 60 que se cubre de una capa de pretenciosidad y referencias para camuflar que, en el fondo, no es nada sino un ejercicio de onanismo por parte de Morrison que a mi como lector me ha aportado entre 0 y nada.

Martin
Martin
Lector
21 abril, 2016 15:39

“Miermorrison”.
Y sus disfrutadores que lo alabarán hasta el hartazgo.
Ojalá algún día se vaya de Dc para no volver nunca. Megalómano que no respeta a los personajes y los toma como sus juguetes .

hammanu
hammanu
Lector
21 abril, 2016 19:52

¡Ganas de leerlo! He leído tus reseñas y aunque tengo todos los comics, no los he leído todavia para poder disfrutar de ellos como se debe. Ya que al escoces o te estas al loro o te pierdes mucho. Solo me he podido leer su gran etapa en Batman una vez y es necesaria una relectura. Aunque como un servidor conoce bastante del personaje me entere bastante o todo lo que quería contar. Que siendo sinceros para ser el no es tan complicado.
Esperemos que siga con el Multiversity; según tengo entendido tenia una historia pensada por Flash y sin contar su Batman Black and White experimental, la cual será las delicias o las iras de unos y otros.

Pedro Pascual Paredes
21 abril, 2016 22:37

Vaya sorpresa, yo que me había acostumbrado a mis mañanas de fin de semana con la reseña del Multiverso, y tras varias semanas de espera y pensando que a Gustavo lo había dejado de lado, ¡vas y lo sacas un jueves!
Ya en serio, muchas gracias Gustavo por esta reseña y por el global de la serie.
Yo soy uno de los que se divierte con cómics de Morrison como este (Por cierto, el Earth one de Wonder Woman no me ha impactado mucho, posiblemente por no tener “muchas idas de ollas”), donde observó una imaginación superlativa y un intento por ser original a igual que recuperar clásicos (standar para Morrison)
En Dc las crisis son muy importantes y en este caso Morrison se ha inventado una crisis “no oficial” para crear un multiverso nuevo, donde puede hacer lo que quiera. Creo y espero, que este será el mundo en el que ha trabajar Morrison en Dc y puede darnos muchas joyas (en verdad con este trabajo se podría crear una Dc alternativa o de otro universo)
Es un cómic de acción (de hostias como ha dicho Suditeh) y que le viene muy bien a la serie. (Diversa ya de por sí)
En esta relectura (¿cuarta o quinta?) me ha hecho mucha gracia las apariciones de ¿un Spiderman amarillo? ¿Un capitán América, al que el Cruzado le dice que es una copia suya? El propio cameo de Morrison. La estupenda idea de la máquina del olvido y las palabras sobre ella del amo o líder de la Nobleza. El futuro de la nueva JLA multiverso denominada “Justicia Encarnada” y compuesta por los 50 mejores superhéroes. Que si en Animal Man ponía al escritor (él mismo) en un papel principal del cómic, aquí ese papel se lo adjudica al lector..

En el 2016 seguro que tenemos más Multiversity, y espero que hay esté Gustavo para reseñarlo.
Gracias.