MMXI: La Saga del Ángel Oscuro

Por
27
621
Aviso de Spoilers: El artículo que sigue a continuación trata información de actualidad en Estados Unidos, por lo que puede desvelar detalles argumentales que todavía no han sido abordados en la edición española.

Desde su fundación, los X-Men han luchado en pos de la coexistencia pacífica entre los humanos y su especie. Durante generaciones, docenas de mutantes han usando sus dones para proteger a un mundo que les teme y les odia. Unidos por un sueño de paz y esperanza, se han sacrificado sin dudarlo aspirando siempre a lo mejor. Gran familia en la paz, determinados luchadores en la contienda, pese a partir de una situación mucho más complicada que el resto de la comunidad superheroica ha demostrado un fuerte ímpetu de autosuperación convirtiéndose en ejemplo de virtud y esfuerzo. Pero esto, amigos míos, no es la Patrulla-X. Bienvenidos a X-Force, el equipo de élite supersecreto formado por monstruos para dar caza a monstruos. Todos y cada uno de vosotros fuistéis creados como instrumentos de muerte y como tales, os corresponde reestablecer la balanza dando caza a engendros sin escrúpulos como aquellos que os crearon devolviéndoles la justa retribución.

Ocultando su existencia al resto de su comunidad desde que Cíclope les ordenara disolverse tras el regreso de la niña mesías Hope Summers, la mayoría de sus antiguos componentes han quedado atrás para dejar paso a una alineación con un impulso natural hacia la muerte al que buscan dar salida en beneficio de sus congéneres. Azote de los débiles encomendado al todopoderoso Apocalipsis, máquinas de matar de diseño del Proyecto Arma Plus o la más letal muñeca de porcelana creada por La Mano, a sus actuales componentes les une una naturaleza homicida tan peligrosa como las de sus propios objetivos, algo que de forma eventual podría enfrentarles al resto de sus compañeros. De esto es precisamente de lo tratará la Saga del Ángel Oscuro, nueva macrohistoria de la exitosa Uncanny X-Force de Rick Remender en la que en los próximos ocho números obligará a sus componentes a embarcarse en una epopeya a través del tiempo y el espacio para evitar que Warren Worthington sucumba a su lado oscuro.

Tras la publicación el mes pasado del número prólogo que daba comienzo a la saga, esta semana arranca la macrohistoria que servirá de broche al primer acto de la etapa de Rick Remender al frente de la colección. Con Mark Brooks a cargo del primer tercio de de la historia y Jerome Opeña y Greg Toccini para los siguientes, a continuación os ofrecemos un pormenorizado repaso de los principales puntos de esta saga mutante en varios actos que pretende reconfigurar por completo el cosmos alrededor de Apocalipsis ahondando en su mismo germen.

Objetivo

En episodios anteriores hemos visto al equipo enfrentarse contra enemigos como el Clan Akkaba, los Cosechadores, Arma Infinito o el Rey Sombra. En el camino, todos han dejado parte de si mismos, pero ninguno tanto como el muchimillonario Warren Worthington III, quien se vería afectado de una forma sutil e inesperada al tratar de evitar el regreso de Apocalipsis. Heredero de un legado vinculado a las grandes fortunas americanas y los pilares del mismo cielo, ni todos los privilegios de su alta cuna y su físico apolíneo evitarían que desarrollara un carácter complicado mezcla de la altanería burguesa heredada de su familia y una incurable vena melancólica. Miembro de los X-Men originales reclutados por Charles Xavier, él era el único del quinteto con experiencia previa como superhéroe de sus años como Ángel Vengador. Con un angelical porte como carta de presentación, su rol como macho alfa del equipo perduraría únicamente hasta que este espejismo se desvaneciera aflorando su tendencia frágil y solitaria. Pasando en apenas una docena de números ser el “clase A” que llevaba la voz cantante y se ligaba a la chica a “mejor amigo” de Jean con tendencia a las escapadas cuando se le subían los humos y a caer en manos del enemigo, Warren se mantendría en dicho rol hasta la disolución del quinteto original tras la crisis de Krakoa.

Dándose a conocer publicamente tras crear los Campeones en Los Ángeles, la carrera posterior de Ángel sería un cúmulo de éxitos y fracasos a través de numerosos grupos (no solo regresó durante un breve tiempo a la Patrulla para protestar por la presencia de Lobezno, sino que le ofrecerían formar parte de los Vengadores y fue miembro de los Nuevos Defensores reunidos por la Bestia). Tras la reaparición de Jean, Warren haría su mayor apuesta creando X-Factor, equipo en con el que pretendía reunir a sus viejos amigos de la Patrulla-X y en el que acabaría sufriendo una de las etapas más traumáticas de su vida. Un voraz cáncer se instauraría en su seno arrastrándolo irremediablemente a la fatalidad. Reclutado por él mismo como representante legal del grupo, su amigo Cameron Hodge manejaría taimadamente los hilos movido por los celos arrancándole las alas después de haber sido brutalmente herido durante la Masacre Mutante. Hundido en una crisis que le empujaría al suicidio, Warren caería en manos del señor oscuro Apocalipsis, quien manipularía su carne de formas inimaginables convirtiéndole en el letal jinete Muerte. Superando el influjo de esta nueva identidad únicamente para ver al infatigable amor de su infancia Candy Southern morir a manos de Hodge, Warren se precipiraría en un profundo estado depresivo asumiendo el nombre código de Arcángel.


De vuelta a la Patrulla-X, Warren encontraría asidero en los efectos curativos de su relación con Mariposa Mental, recuperando gradualmente su apariencia normal y la confianza en si mismo en un proceso de varios años de duración. Incluso sin el sostén de Betsy, Warren retomaría las riendas de su vida recuperando la identidad de Ángel mientras se ponía activamente al frente de la compañía de su padre y aumentaba su peso dentro de los X-Men. Liderando durante una temporada el segundo equipo del Instituto Xavier, pasaría a asumir las funciones diplomáticas que ha mantenido desde entonces como uno de los hombres de confianza de Scott Summers (teniendo un papel crucial en el traslado de los X-Men a San Francisco).

Sin embargo, los cabos sueltos del pasado con mucha frecuencia tienden a volver para atormentarnos y aunque tras volver a la normalidad dio por sentado de que los efectos de las manipulaciones de Apocalipsis habían desaparecido, estos resurgieron tras un brutal ataque a manos de los Purificadores. Pudiendo alternar a voluntad entre su forma natural de Ángel y su lado oscuro como Arcángel, Warren vive actualmente bajo la duda del alcance de la transformación de Apocalipsis y el miedo de que su otro yo tome el control. Manteniendo en secreto a la mayoría de sus amigos y compañeros el resurgir de su personalidad de Muerte, desde entonces lleva formando parte de X-Force calmando las ansias homicidas de Muerte a costa de los enemigos de la especie mutante.

Incluso ahora que el escuadrón de la muerte se ha hecho más secreto que nunca, Warren continúa implicado en un doble rol de miembro y mecenas retomando su relación con Betsy. Apoyándole con su mente y su cuerpo, Mariposa Mental intenta ayudarle a desterrar este lado oscuro por completo. Sin embargo, en los últimos números de la colección veríamos como esto daba un giro inesperado cuando, tras la elimanción del joven Apocalipsis su lado oscuro comenzaría a apoderase de él dando pie a los últimos eventos de la serie. Con su persona canibalizada por una vetusta presencia que no conoce el significado de la humanidad o la compasión mientras un futuro totalitario lanza sus hordas por la corriente espaciotemporal para impedir el alzamiento de Apocalipsis y la semilla de varios mundos juegan su papel en lo que podría ser la instauración de una máquina de guerra cuyas raíces se extiende hasta el corazón de la creación misma, X-Force se disponen a salvar a su compañero descubriendo toda la verdad sobre la personalidad de Muerte.

Efectivos

Si algo ha dejado clara esta nueva X-Force desde su creación en el transcurso de Complejo de Mesias es que no es el mejor grupo para promover una carrera superheroica. Más allá de la clandestinidad y la adopción de métodos harto cuestionables, la práctica mayoría de los que han pasado por sus filas han acabado malparados de una u otra forma. Estos no son los X-Force juveniles tutelados por Cable en el aprendizaje de tácticas de comando ni obtienen la recompensa de fama y prestigio de los X-Statix. La actual X-Force es una bestia ungida en sangre y tragedia sin miramiento a su procedencia. Da igual lo altos que sean los ideales con los que justifiquen su estancia en el grupo, al final todos acaban pagando una macabra cuota por adentrarse en la senda de espinas.

De los componentes iniciales, Calibán moriría durante la primera misión y Madmoiselle Hepzibah continúa en paradero desconocido desde que fuera excluida cayendo en manos de SWORD. Suerte tendría de verse apartada antes de que empezaran las verdaderas turbulencias como pueden atestiguar Sendero de Guerra y Loba Venenosa. En busca de venganza o redención familiar, despilfarraron su integridad y la de sus seres queridos en virtud de secuelas de las que nunca podrán recuperarse hasta abandonar el equipo para no querer saber más de él. Deshaciendo parte de su camino para abrazar su humanidad uniéndose a ellos, X-23 jamás tendra la suficiente consciencia de lo afortunada que fue de que Lobezno la sacara del equipo, algo igualmente aplicable a Elixir, quien pese a nunca renunciar a su gentileza vio como crecía su lado oscuro abandonando el grupo para asistir a las víctimas de Genosha. Un privilegio del que pudieran haber disfrutado Cable o el Desvanecedor, dos de las víctimas de la guerra contra Bastión y sus huestes ya fuera sacrificándose para salvar al equipo o atrapado por el fuego enemigo mientras huía. La estancia de Cifra fue meramente testimonial y a punto estuvo de volver a reunirse con la parca. Blindada por su infatigable optimismo, Dominó fue la única en escapar sin apenas mácula de su paso por el equipo, pero igualmente se quedaría fuera durante la reestructuración tras su supuesta disolución (quien sabe si por petición expresa de Lobezno, quien con su actual relación con Melita Garner no esta en disposición de protagonizar Sexo y Violencia “extramatimonial”). De los anteriores componentes del equipo, únicamente Lobezno y Arcángel continuaban como parte activa del mismo. Hasta ahora. Con la caída en el lado oscuro del Ángel Vengador, X-Force deberá implicar a todos sus efectivos si no quieren verse obligados a poner fin a las actividades de su compañero indefinidamente.

Responsable ideológico del equipo, Lobezno es el motor que hace que X-Force continúe vigente desde que Cíclope ordenase su disolución. Máxima expresión de la postura proactiva que ha llevado durante la mayor parte de su vida, a pesar de que nunca ha buscado compañía en una senda escrita con sangre y violencia la proliferación de amenazas en torno a los suyos le harían replantearse la necesidad de la iniciativa. Reclutando a aquellos que como él llevan el demonio dentro, Logan no es participe de la visión especista que tienen Cíclope, Xavier o Magneto. Para él los mutantes no son su “raza”, sino su “familia” y para protegerlos lo sacrificaría todo dando lo mejor de si mismo en cada misión. Con las riendas de su vida desde que recobrase la memoria y pusiera fin al tinglado conspirativo organizado por Rómulo, actualmente mantiene una relación sentimental con la reportera del San Francisco Post Melita Garner siendo además miembro fundamental de los Vengadores y los X-Men. Con serie propia en la que Jason Aaron se ocupa de desarrollar su devenir actual, en X-Force desempeña un papel arquetípico como general de guerra dejando que sean otros los que lleven el peso del desarrollo interpersonal. Esto no impide que desempeñe un papel relevante en la batalla manteniendo firme el timón destacando en episodios como el enfrentamiento contra los Cosechadores o el número dedicado a Magneto. Siendo uno de los que más podría perder en caso de que se descubriese la existencia del grupo, es su lealtad a sus compañeros la que le impulsa a velar por ellos estando dispuesto a ser él mismo quien aplicase la sanción definitiva llegado el caso. No conectando demasiado bien cuando se conocieron como miembros de la Patrulla-X, el tiempo limaría las diferencias entre Logan y Warren convirtiéndolos en los principales pilares de la actual X-Force. Entendiendo mejor que nadie el veneno que le corroe cuando se entrega a su personalidad de Muerte (identidad que el propio Logan ostentara durante su breve periodo como Jinete de Apocalipsis) es consciente de que en algún momento su otro yo le hará cambiar de colores siendo tarea suya evitar a cualquier coste que se convierta en una amenaza para el resto del mundo.

­Heredera de alta cuna descendiente de la más noble aristocracia británica, Mariposa Mental es la fibra moral que mantiene al equipo asido a sus últimos resquicios de su humanidad. Piloto comercial, supermodelo o agente secreta, en su vida prócer sería martirizada con las más refinadas vejaciones imaginables. Con un carácter tan sólido como el metal y sagaz como el filo de una espada, Betsy se negaría a asumir el rol de víctima convirtiéndose en una letal obra de orfebrería tanto en cuerpo como mente. Renunciando a gran parte de su vida anterior en su proceso de transformación, en Uncanny X-Force la mutante ninja telepática y telekinética ha ostentado un rol primordial como baremo de las secuelas de sus cruentas misiones sobre los componentes del equipo. Y es que al contrario de sus compañeros, Mariposa Mental no fue creada como un arma de matar ni ha pasado la mayor parte de su vida atrapada en dicha situación. Tanto Mojo como su hermano Jamie o el clan de ninjas que reconstruyera su cuerpo trataría de convertirla en instrumentos a su servicio, pero ninguno conseguiría hacer mella en un idealismo que todavía conserva y demarca su papel en el equipo.

Según palabras de Remender, su membresía responde a la cuestión de cómo reacciona una persona con una moral inmácula al tomar parte de un equipo como este. Durante números anteriores hemos visto a Betsy oponiéndose a sus compañeros y atormentada por las consecuencias de un veneno que, lentamente, se va apoderando de si misma. Es en torno a su personaje y la evolución de sus sentimientos, donde mejor se ven reflejadas las consecuencias de la senda que recorre el equipo mostrando heterogeneamente como lidia cada uno de los integrantes del grupo con el dolor. Según describe, si los personajes no se vieran afectados por lo que están obligados a hacer, no serían héroes y posiblemente tampoco seres humanos. Al ingresar en el grupo, todos asumieron que deberán pasar largas noches lamiendo sus heridas por lo que Betsy continúa implicada para mantener a sus amigos a salvo aun a costa de su propia alma. Cada muerte significa algo y por ello Remender ha mantenido en números discretos la tasa de mortalidad para darle a cada una de ellas el peso que requiere.

El guionista destaca la conversación hipotética de Betsy con su hermano el Capitán Britania en el número seis la colección como punto determinante en la descripción de la situación de la mutante. Con un legado familiar que se remonta hasta los pilares fundacionales de Otro Mundo, Remender habla de como sus dos hermanos (Brian, el caballero de la impecable armadura, y Jamie, el demencial monstruo homicida) ejercen como ambas caras de una moneda sobre la que oscila Betsy. Habiéndose hecho alusiones más que claras a su legado en el transcurso de la serie, el escritor pretende adentrarse en el origen de la mutante llevándonos hasta los conceptos acuñados por Chris Claremont, Alan Moore y Alan Davis en torno a la familia Braddock y la dinastía de los Capitanes Britania. La experencia de la mutante telequinética en el ámbito de las realidades alternativas derivada de su árbol genealógico y estancia en los Exiliados jugará un rol importante en esta misión con un valor personal muy importante para ella.

Lejos de vendettas o impulsos homicidas imposibles de contener, su entrada en el equipo derive al estado del comprometido Warren. Compañero de equipo y ocasional amante, el resurgir de su identidad de Muerte con mayor influencia de la que haya tenido nunca determinaría su afiliación con el proyecto de Warren y Lobezno. Asistiéndole con una delicada terapia psíquica (y carnal, que las ondas psíquicas se transmiten mejor entre sólidos que en el aire) para estirpar la identidad parásita desde el comienzo de la colección. Ahora que el mutante alado ha llegado a un punto de no retorno, su relación con Arcángel es crucial en su implicación con la misión. Remender describe como a pesar de que se aman, tienen personalidades complementarias y un bagaje que les hace pensar que serían felices juntos, el legado de Apocalipsis ha consumido por completo su relación creando una sensación de dependencia por parte de Warren y de obligación en lo que atañe a la chinobritánica.

Respecto al uso de sus poderes, Remender es consciente de que en el pasado sus predecesores han enfocado los poderes de Mariposa Mental con cierta disparidad de formas. A veces con una telequinesis total, otras con un rango discreto para desplazar objetos y otras limitada a telepatía y su cuchillo psíquico, en su caso ha preferido no elevar más de la cuenta sus capacidades mentales para no hacerla demasiado peligrosa. Retratarla como una super-ninja sigilosa con creciente telepatía de nivel Omega era suficiente para él, lo cual no significa que no disponga de otras habilidades. Según su opinión, su trayectoria es un tanto dispersa en ese aspecto y para manternerla cohesionada ha tenido que decidir qué y qué no usaría con el personaje evitando usar demasiados ingredientes en la sopa. Con el Rey Sombra en su incansable búsqueda de venganza por los eventos las Guerras Psíquicas, la mutante tiene demasiados temas abiertos como para poner fin a su estancia en el grupo.

Creado en los centros de producción de El Mundo, Fantomex estaba destinado a convertirse en uno de los mayores logros del Proyecto Arma Plus. Con una dotación mutante de enésima generación y un torrente de nanocentinelas corriendo por su sangre, fue diseñado como una sofisticada arma de matar de cara a erigirse como uno de los integrantes del grupo de super-centinelas caza-mutantes definitivo. Con varios cerebros diseminados por su cuerpo, un sistema nervioso exógeno independiente capaz de transmutarse en un sinfín de dispositivos de combate (más conocido como E.V.A.) y unas portentosas facultades físicas que incluyen reflejos hiperacelerados, tras la concepción de Fantomex se escondía un arduo trabajo de marketing destinado a convertirle en un héroe ante los medios mientras masacraba a mutantes por centenares. Forjando su personalidad en torno a la literatura de Allain y Souvestre y los comics de las hermanas Giussani, su fuente de inspiración se convertiría en el detonante de su rebeldía asumiendo por completo el rol de géntil maestro ladrón francés. Integrado en la Patrulla-X tras una epifanía en los Túneles Morlocks, Lobezno lo reclutaría como parte de la nueva X-Force consciente de que al igual que él, por mucho que renunciara a su pasado las máquinas microscópicas asesinas que recorrían su sangre seguían instándole a matar.

Apenas desarrollado más allá del trabajo de Morrison y Tieri, en manos de Remender Fantomex se ha convertido en el “MVP” de la nueva X-Force. Potenciando sus habilidades de desorientación y su caracter impredecible, el guionista ha logrado que el falso francés demuestre su maña como expoliador afanándole el protagonismo a sus compañeros cada vez que entra en escena. Determinante en el enfrentamiento contra los Jinetes Finales, nos dejaría mudos a lectores y compañeros por igual con un golpe de efecto cuyas secuelas se convertirán en una trama fundamental durante los próximos dos años de la colección.

Con la antigua factoría de muerte de Arma Plus en sus manos y un secreto terrible oculto en un laboratorio recondito custodiado por su letal congénere Ultimaton, Fantomex parece tener una agenda oculta levantada sobre un alambicado juego de verdades y mentiras en el que nada es como aparenta. ¿Quién era aquella madre cuya existencia es cuando menos dudosa? ¿Cual era su relación con Padre y Arma Infinito o el significado del destino de ambos durante Deathlok Nación? Cuestiones como la de la atracción (aparentemente mutua) entre Mariposa Mental y él que se irán resolviendo entretejiendo una mitología en torno a un personaje que es un juego de espejos cuya mano nunca se deja entrever. Con sus manos manchadas de sangre y ésta medrando alojada en lo más profundo de sus secretos, Fantomex tendrá un papel vital en la definición de un futuro que se antoja a la vuelta de la esquina. Apostando fuerte por él, Remender afirma que nadie esta a salvo de los poderes de desorientación de este refinado ilusionista de carácter irónico que lleva la sorpresa y el misterio por allá por donde camina.

Tras varias décadas en funcionamiento, las distintas encarnaciones del Proyecto Arma Plus han dado como resultado grandes logros como el Capitán América, Nuke, Lobezno o Fantomex o grandes fracasos como el personaje que nos ocupa. Creado en un intento de repetir los resultados del primer Arma X, Masacre es junto a Lobezno el único personaje “franquicia” que podemos encontrar en la colección. Con la lucidez única derivada de su supuesta demencia, Remender ha apostado por un acercamiento más sobrio del personaje a lo que estamos acostumbrados en sus últimas apariciones. Aunque como Lobezno, no obtiene tanto desarrollo como otros miembros del equipo al poseer ya un título propio para tal cometido, sigue manteniendo las características que lo erigirían como uno de los grandes iconos de los 90. Si Fantomex es impredecible porque nunca sabes que as esconde bajo su manga, Masacre lo es porque nisiquiera él es consciente de como va a reaccionar. Elemento desestabilizante donde los haya, el pensamiento lateral y la falta de tacto son sus principales cartas de presentación trayendo el caos por allá por donde pasa.

Combinando escenas tan enfermizamente delirantes como el rescate de la inanción de Warren con otras que reflejan su humanidad, Remender lo considera como un personaje tridimensional que usa su adicción a la broma burda como un mecanismo de defensa contra la locura del mundo en el que suele estar envuelto. Sus dudas tras los sucesos del primer arco reflejan su rol dentro de la dinámica del equipo y una vulnerabilidad con la que no estamos demasiado familiarizados.

Desde su creación a cargo de Doug Moench y Rich Buckler allá por los años 70, Deathlok ha sufrido sufrido numerosos relanzamientos durante los últimos 35 años. Desde Luther Manning a Jack Truman pasando por John Kelly, Michael Collins y un sinfín de soldados anónimos una larga lista de operativos han operado bajo el nombre código del cyborg de combate estadounidense por exelencia. Creada por Jason Aaron en páginas de Lobezno Arma-X, su actual versión congrega elementos de las anteriores presentándonoslo como el producto de un futuro alternativo derivado de un programa de control metahumano desarrollado por la principal potencia mundial de su época, Industrias Roxxon. Erradicando casi por completo todo tipo de insurgencia humana o superhumana, la mega-empresa volcaría sus efectivos enviando varios Deathloks através del tiempo para acabar con los reductos de la resistencia conocida antes de que se erigieran como tales. Con la mente de un insaciable asesino criado en el Sanatorio Dunwich y la IA anómala de una unidad Deathlok que buscaba comprender la humanidad, el paradójico resultado de la combinación entre ambos sería un Deathlok con independencia de pensamiento que terminaría renunciando a su programación original dedicándose a luchar en beneficio de la humanidad.

Implicado en el segundo arco argumental de la colección, Remender establecería a los Deathloks como producto de Arma Infinito. Forjada por Padre desde las más recónditas profundidades de El Mundo, se trata un algoritmo sentiente adaptativo que se extiende como un virus a través del multiverso amoldándose a incontables posibilidades del futuro. Una línea temporal tras otra e independientemente del origen de su imposición, los Deathloks terminarían estableciéndose como respuesta ante la creciente población superhumana canibalizando sus huestas hasta imponer su dominio mundial eliminando cualquier rastro de libre albedrio en beneficio de la fría eficacia de las máquinas. Supervisando la progresión de esta evolución impuesta a tavés de la corriente temporal, numerosas oleadas de Deathloks han llegado hasta nuestro tiempo teniendo como principal resistencia a esta unidad rebelde actualmente asociada con X-Force.

Pese a no tener estatus como miembro oficial, continúa operando desde la Caverna-X velando por la seguridad de El Mundo mientras usa su transmisor de taquiones para conocer cualquier fluctuación en la línea espaciotemporal. Comunicándose con él mediante este dispositivo, su yo futuro le suministra toda la información sobre la imninente jihad robótica el futuro resurgir de Apocalipsis que podría poner en peligro la supervivencia de su futuro.

Naúfrago temporal llegado a nuestro mundo desde la Era de Apocalipsis, la Bestia Oscura es la retorcida y psicótica versión de Hank McCoy en la famosa realidad alternativa. Entregando su talento como bioquímico molecular y su sadismo al servicio de las huestes de El Que no Muere, tenía como mayor afición convertir a la gente en compota genética y la creación de monstruos contra-natura. Aterrizando en nuestra realidad varios años antes de la divergencia temporal que creo su mundo natal, el buen doctor tomaría como base de operaciones el inframundo de tuneles y cloacas bajo Manhattan siendo responsable de la creación de los Morlocks. Suplantando al verdadero Hank infiltrándose en los X-Men, operaría al servicio de Onslaught desapareciendo del mapa tras la caída de la entidad psíquica. Reapareciendo en Genosha tras la masacre de Cassandra Nova, asistiría a su contrapartida en la búsqueda de un remedio contra el hechizo de la Bruja Escarlata enfrentándose ambos cuando sus pérfidas tendencias volvieron a aflorar. Reclutado por Norman Osborn como asesor científico de sus X-Men, participaría en la creación de la máquina Omega y la captura de X-Man volviendo a quitarse sabiamente de en medio tras el derrocamiento de su nuevo patrón. Regresándo a los túneles Morlocks, se las ingeniaría para capturar al Lagarto usando su obra para experimentar con niños desaparecidos. Capturado por Spider-Man y los X-Men, desde entonces ha permanecido encerrado en La Balsa.

Ahora, para salvar a su compañero de su lado oscuro, X-Force reclamará sus sercvicios como guía hasta su apocalíptico mundo nativo en busca del poderoso objeto que podría despojar a Warren de su identidad de Muerte. Indicando que el personaje pasará un largo tiempo vinculado a la colección, Remender describe la alianza entre X-Force y la Bestia Oscura como un pacto a la mejor tradición de Fausto en el que ambas facciones depositan su confianza por necesidad aunque sus recelos lleven la voz cantante.



Respecto al equipo en general, Remender lo describe como una familia con historia en común unidos por la responsabilidad de una carga inenarrable cuyas secuelas no pueden compartir con nadie más. Su pertenencia al equipo los ha convertido en hermanos de sangre que no se tienen más que a ellos mismos en caso de necesidad y que lo darían todo para ayudarse y darse apoyo mutuo.

Escenario

El amor de un hijo hacia su padre y la necesidad de honrarle mediante los actos es un sentimiento encomiable que durante generaciones nos ha mantenido unidos a través de nuestras raíces. Sin embargo, la malinterpretación que este impulso natural puede sufrir a manos de una mente afectadaa veces da lugar a grotescas deformaciones de su cometido original. O por decirlo de otra forma, el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones, una frase popular que Legión debió haber tenido en mente cuando se dispuso a viajar al pasado para acabar con la vida de Magneto y ganarse así el amor de su padre. Atribulado hijo de Charles Xavier, el pequeño David Haller crecería marcado por la ausencia de su padre y la herencia genética de una mente de nivel omega destinada a convertirse en un mundo en si misma. Sin el tutelaje adecuado para enseñarle a manejar tan vasto poder ni de los efectos que este podría tener sobre su frágil persona, David se vería afectado por un grave trastorno psicológico de personalidad múltiple asumiendo la identidad de Legión. Reencontrándose con su padre, su relación se vería nuevamente truncada por las incesantes crisis a las que este hacía frente junto a su Patrulla-X lo que le impulsaría a trasladarse en el tiempo con las intenciones arriba indicadas.

Desgraciadamente, las cosas no saldrían como el muchacho hubiera deseado y, en lugar de poner fin a la vida de Magneto, Legión terminaría accidentalmente con la de su propio padre cuando este se interpuso ante la descarga letal enviada contra el Amo del Magnetismo. Así nacería La Era de Apocalipsis, un mundo en el que Xavier nunca pudo dejar su impronta por medio de los X-Men despejando el terreno para que El Que No Muere convirtiese a los mutantes en la raza dominante de nuestro planeta autoproclamándose soberano de Norteamérica. Surgido a mediados de los 90, el evento pillaría por sorpresa a los lectores de la época relanzando la práctica totalidad de las colecciones mutantes dando pie a la especulación. El precedente de la Crisis en Tierras Infinitas estaba próximo y nadie tenía la menor idea de si aquel nuevo mundo sería temporal o quedaría establecido a largo plazo. Cualquier evento que la editorial hubiera desarrollado antes se antojaba como una mera anécdota frente a la gran apuesta de Bob Harras, una historia sin precedente que abarcaría cerca de 10 colecciones y un sinfín de especiales y one shots.

Irónicamente, una de las principales consecuencias de la muerte de Xavier fue que Magneto abrazase su sueño de coexistencia pacífica fundando los X-Men en su recuerdo. Despertándose de su letargo varios años antes respecto al universo tradicional, Apocalipsis reclamaría la soberanía sobre la Tierra para él y su especie dando pie a un intenso conflicto en el que Sudamérica y Oriente Medio quedaron practicamente arrasados tras varios ataques nucleares sumiendo al resto del planeta en una ola de cambios climáticos derivados de los daños en el campo magnético. Tomando bajo el control de sus huestes la parte norte del continente Americano mientras el Concilio Humano establecía su refugio en Europa, Apocalipsis masacraría a miles de millones de personas encontrando su única oposición en los X-Men y otros grupos afines. Atrapados en una situación en la que fuera del territorio de Apocalipsis eran considerados enemigos de la humanidad y dentro de sus dominos estaban sometidos a sus brutales métodos, la especie mutante era atormentada por las interminables huestes de El Que no Muere. Aquellos con la fortuna de ser considerados dignos de entrar en sus filas mientras que el resto eran devorados por su imparable máquina de guerra. Sufriendo numerosas bajas por el camino, los X-Men encontrarían un destello de esperanza en la figura de Bishop quien, como anomalía temporal, quedaría a salvo de los cambios provocados por Legión haciéndoles saber que el mundo podía ser de otra forma. Volcando todos sus esfuerzos en una desesperada lucha en la que perdieron a muchos de sus compañeros, conseguirían los materiales necesarios para enviar a Bishop al pasado para que impidiese que Legión acabase con la vida de Xavier.

El viajero del tiempo cumpliría satisfactporiamente la misión mientras que, en la Era de Apocalipsis, Magneto acababa con la vida del alto señor oscuro poniendo fin a su reinado perdiendo en el camino a la mayor parte de sus X-Men en un intento de salvar al mayor número de personas posible. En las últimas páginas del evento, contemplábamos como la realidad era devuelta a la normalidad mientras que el mundo alternativo creado por los actos del demente Legión desaparecía bajo la luz de las bombas nucleares enviadas por el Concilio Humano poniendo fin a un lóbrego mundo consumido por una guerra sin fin. O al menos, eso fue lo que entonces nos pareció entender.

En 2005, con motivo del décimo aniversario del evento, Marvel Comics lanzaría una miniserie de seis números precedida por un One Shot en el que descubríamos como aquella realidad había conseguido sobrevivr gracias a Jean Grey, quien impediría su desmoronamiento accediendo al potencial Fénix. Algunos de los supervivientes de la guerra entre Apocalipsis y los X-Men escapaban a nuestro mundo como X-Man, Bestia Oscura, el Hombre de Azúcar u Holocausto mientras que otros lo hacían a otras realidades como es el caso de Blink, Dientes de Sable o Chico Salvaje. El resto permanecerían en su ajado mundo aunando esfuerzos con los humanos reconstruyendo su civilización sobre las cenizas del reinado de Apocalipsis. Terminando con los últimos remanentes de su imperio, Magneto se entregaba a las autoridades humanas para ser juzgado por sus crímenes durante la guerra consolidando la cohesión entre ambas razas mientras que sus X-Men se establecían como una fuerza al servicio de la paz mundial. Divididos en dos grupos, Samurai de Plata, Mariposa Mental, Fuego Solar y Kirika se trasladaban a la colonia de Nueva Japón mientras que, desde Nueva York, Pícara, Arma X, Jean Grey, Rondador Nocturno, Tormenta, Dazzler y Loba Venenosa se disponían a llevar el sueño de Xavier a su siguiente estadío.

Desde entonces apenas hemos podido volver a saber de esta realidad más allá de unos cuantos cameos convirtiéndose ahora en el primer destino de X-Force para impedir que Ángel sucumba a la influencia de la Semilla de Apocalipsis. Ha pasado una década desde que abandonamos la Era de Apocalipsis para que prosperase bajo la lumbre de una prometida esperanza y ahora las cosas son muy distintas. Viajando a ella en busca del artefacto que puede impedir que Warren complete su transformación para asumir el manto de Aquel que No Muere, X-Force se encontrará con un mundo arrasado a manos de un misterioso arquitecto. En el universo tradicional, la muerte de Apocalipsis ha provocado que algo muy antiguo y mucho más oscuro se adueñe de la persona de Warren arrastrando consigo. En el mundo de Apocalipsis, su tecnología prosperaría hasta cambiar la faz de la Tierra. ¿Cómo es posible que su legado haya sobrevivido incluso tras perecer a manos de Magneto?

La prometida esperanza se desvaneció con un parpadeo trasladándonos a una realidad ajada y sin apenas supervivientes en la que los últimos X-Men luchan exasperadamente para impedir que los estertores de su mundo sean consumidos bajo el peso de una imparable maquinaria de destrucción. Refugiados en Atlantis, la llegada de X-Force a su dimensión les brindará la oportunidad de hacer frente a este nuevo mal mientras ellos intentan desarraigar una fuente de poder que podría reconfigurar su mundo por completo.

Respecto al éxito de la saga-evento original, Remender considera que como todas las grandes realidades alternativas su secreto consistió en reimaginar conceptos familiares de formas creativas e interesantes. Coger algo conocido y moldearlo al antojo para llevarlo al terreno de lo desconocido donde todo puede suceder. Interacciones, relaciones, personalidades, entornos… un sinfín de elementos maleables como arcilla a manos de la imaginación del guionista manteniendo un tablero definido. Esto no es posible en los universos establecidos, dado que existen una reglas que no pueden quebrantarse, pero cuando se combinan ambos ingredientes puedes usar la imaginación de las realidades alternativas como catalizador con el que hacer progresar elementos en continuidad.

Según opina el guionista, cuando afrontas una historia de saltos interdimensionales es fundamental que estos sean significantes y tengan trascendencia para la historia en si. Una vez confeccionado el marco, hay que enfocarlo para que la historia avance sobre él y no derive en fanservice gratuito.

En ese sentido, el viaje de X-Force a la Era de Apocalipsis dista de ser un paseo festivo por la realidad alternativa sino que lo que allí pase tendrá importantes consecuencias sobre el Universo Tradicional. Remender ha creado una historia digna de la macrosaga de los noventa como descubrirán los lectores cuando vean confluir los elementos con los que ha estado trabajando desde el número uno de la colección dando forma a su macrohistoria sobre el legado de Apocalipsis. Nada de lo que hemos visto hasta la fecha ha sido dejado en manos del azar, desde el enfrentamiento del cla Akkaba hasta la caída en los abismos de Ángel, pasando por el enfrentamiento contra el Rey Sombra y el secreto del laboratorio de Fantomex dando todo forma a un alambicado puzzle de 18 números cuyo cenit se manifestará en el último acto abriendo nuevas vías dentro del Universo Mutante. ¿Significa esto que pronto volveremos a encontrarnos con el sonrisas egipcio? Remender deja bien claro que la versión clásica de Apocalipsis está muerta. Tan muerta como estaba al inicio de la historia y tan muerta como quedó después de que lo matasen. Lo que aquí nos presenta es algo muy diferente que congrega su relación con los Celestiales y su obsesión por la evolución para forjar a una nueva nemésis que dejará su huella en la cosmología mutante.

Siendo únicamente necesario haber seguido su colección para entender la historia (todas las piezas estan presentes en los números publicados y los que saldrán durante los próximos meses) Remender se considera afortunado de haber contado con los personajes adecuados para dar vida a su historia confluyendo elementos ligados a cada uno de ellos. Durante los próximo números podremos esperar el regreso de los Jinetes Finales y los mayores sirvientes de Apocalipsis dejando como resultado un amplio abanico de posibilidades que repercutirá en el resto de colecciones. Con los lectores comenzando a sentir cosquilleos respecto a donde conducirá la trama, Remender apunta que están moviendo la mitología en torno a Apocalipsis hacia el futuro de una forma que no podemos imaginar. ¿Tendrá que ver con el encuentro entre El Que no Muere y Hope en La Guerra del Mesías donde el primero pretendía probar a la pelirroja como posible heredera?

Respecto a los personajes de la Era de Apocalipsis implicados en el primer acto de la Saga del Ángel Oscuro, Remender ha aprovechando el lapso desde la última vez que estuvimos en ella y la historia que nos ocupa, permitiéndose jugar al antojo con los elementos de este mundo para recuperar la sensación de sorpresa. Los personajes apenas han sido usados más allá de la miniserie epílogo y sus destinos pueden haber seguido derroteros muy diferentes a los que esperábamos. Respetando las bases originales, las contrapartidas de Magneto o Pícara se mantendrán en la dirección conocida mientras que Jean Grey y Rondador Nocturno nos ofrecerán importantes sorpresas. Ambos muertos en el Universo Marvel tradicional, su interacción con Lobezno y Mariposa Mental será una de las grandes bazas de este viaje a la realidad paralela. En un mundo en el que los X-Men básicamente se vieron obligados a abrazar la senda de X-Force desde que Apocalipsis se proclamara soberano mundial, una atmósfera de drama y violencia los envuelve a todos haciéndolos mucho más proactivos. La reacción de Logan ante esta divergencia tendrá una importante relevancia, pudiendo dar mucho juego el hecho de que la Jean de este universo tiene una complicada relación pasional con su yo alternativo mientras que él actualmente mantiene una relación formal con su novia en la realidad oficial. ¿Sucumbirá Lobezno a los encantos de una desesperanzada y marcada Jean en una realidad que puede estar abrazando su fin?

Supuestamente muerto el primero al quedar atrapado en la Zona Oscura en el último número de la miniserie X-Men: La Era de Apocalipsis y atrapado en el Cristal de M’Craan Panoptricrón a la conclusión de Exiliados el otro, Remender justifica la presencia de Gambito y Dientes de Sable aludiendo que al igual que en en el Universo Marvel tradicional personajes supuestamente muertos o desaparecidos acaban encontrando su camino de vuelta. Diez años es mucho tiempo y durante ellos, han podido tener lugar infinidad de eventos que trajesen a los personajes de regreso. Respecto al mutante cajún de este universo, él guionista alude como este formaba parte de un subargumento que por falta de espacio ha tenido que eliminar. Considerando la forma tan casual y poco clara con la que lo quitaron de en medio, al menos es de agradecer que haya tenido el buen gusto de rescatarlo. Respecto a Creed, Remender indica que tendrá un papel muy importante dada la relación sentimental que mantuvieron él y la Mariposa Mental del universo tradicional mientras ambos formaban equipo en los Nuevos Exiliados de Chris Claremont (el bueno de Chris, siempre apostando por las relaciones retorcidas y enfermizas: Nada como liarse con el tipo que la destripo dos veces). Su reencuentro en pleno triángulo amoroso con Warren y Fantomex en curso y la reacción de Lobezno al conocer su relación con Dientes de Sable será uno de los temas de fondo de este viaje.

Respecto a los supervivientes de la Era de Apocalipsis que desembarcaron en el Universo tradicional como resultado de la historia original, mientras que Bestia Oscura tendrá un papel destacado en la colección durante los próximos números como indicábamos más arriba, X-Man, Blink (¡ojo! la que fuera parte de Generación-X, no la de los Exiliados) y el Hombre de Azúcar tendrán un papel destacado en las actuales aventuras en curso de Nuevos Mutantes. Muerto durante su estancia en los Exiliados, Holocausto tampoco desaparecerá del todo pues según revela el guionista, este tendrá un importante papel en su serie, pero no el Holocausto que conocíamos ni como lo concíamos. Con la masiva recuperación de temas de la macrosaga de los noventa, desde la recientemente finalizada Age of X hasta la presencia de diversos personajes derivados de esta en diferentes títulos y la revisitación (literal) que tendremos del escenario en el que se desarrolló con esta saga, sobra decir que la franquicia mutante tiene importantes planes a costa de esta macrosaga y las historias en curso en las otras colecciones.

Parámetros Exógenos

Además de sobre la Saga del Ángel Oscuro, en sus últimas entrevistas Remender ha hablado de otra serie de cuestiones sobre la colección, la franquicia mutante y su trabajo para Marvel en general.

En ralación al número junto a Billy Tan dedicado a Magneto, el guionista cuenta que en un principio tenían pensado definir que es lo que le había hecho el oficial nazi al Amo del Magnetismo durante su juventud pero que finalmene prefirieron dejar abierta la incógnita para dejarlo en manos de la imaginación de los lectores. Sabiendo perfectamente cual era la motivación dentro de la historia, Remender cree que era más sugerente no revelar nada en concreto dejando que, como el resto del equipo, cada lector lo interpretase a su manera.

Ante la cuestión de con qué otras series le gustaría cruzar la colección, en sus últimas X-Position ofrecidas a CBR, Remender comentaba que vería como algo lógico que X-Force cruzara camino con Veneno o Vengadores Secretos (aunque tampoco comenta si en forma de crossover o si de forma en la que no sea necesario el intercambio de tramas). Centrándose las tres colecciones en iniciativas secretas que ponen de forma más o menos proactiva a amenazas de diversa índole antes de que lleguen a causar daños, sus intereses pueden verse enfrentados en cualquier momento siendo posible el choque entre ellas si unas llegan a tener conocimiento de otras. El guionista añade que la idea ha surgido en alguna ocasión durante las reuniones del equipo editorial pero que de momento no hay nada en curso.

En otra de las preguntas respondidas en una de las entrevistas, Remender comentaba que en caso de formar un equipo de X-Men compuesto únicamente por mujeres sus elecciones serían Mariposa Mental, Mística, Magma, Vaina, la Jean Grey de la Era de Apocalipsis, Emma Frost y Elsie Dee. Considerando que según sus propias palabras la inminente X-Men: Cisma tendrá efectos sobre su colección, cabe preguntarse si alguna de estas puede acabar tarde o temprano vinculada con el equipo. Aunque nombres como Emma, Mística y la pizpireta androide ligada a Albert parecen más bien dudosas, habrá que tener la vista puesta en Jean Grey y Vaina dados los últimos acontecimientos. A quien si podemos seguir descartando es a Dominó, con quien Remender no tiene ningún tipo de planes. Mala suerte chica.

Otra cuestión con la que le han asaltado frecuentemente es cual es el motivo de su predilección por los grandes iconos Marvel de los 90. Debutando en la editorial con Punisher (donde incluso emplearía a los Hijos de Medianoche) y actualmente implicado en Uncanny X-Force y Veneno, con una saga en curso inspirada en La Era de Apocalipsis o Deathlok, el guionista declara que pese a haberse fraguado en el comic independiente fue durante aquella década en la que comenzo a profundizar en el mundo del comic, por lo que aquellos personajes tienen un valor especial para él. Cuando la editorial le ofreciera los proyectos su mente no tardaría en concebir un torrente de ideas muchas de las cuales ya estaban ahí incluso antes de que se los propusieran.

Objetivos Secundarios

Mientras Remender embarca al grupo en una odisea para impedir que su compañero sucumba a su lado oscuro, con motivo de Fear Itself X-Force protagonizará una miniserie a cargo de Rob Williams y Simone Bianchi. En ella, el equipo deberá hacer frente a una facción de Purificadores que responsabilizan a los super-héroes de traer con ellos el Armageddon. Al igual que la miniserie central, la historia se nutre de los incontables presagios catastrofistas que nos inundan hoy día en paralelo al sentimiento de inseguridad generalizado. Con la frágil estabilidad de la economía mundial y las numerosas tragedias naturales que nos azotan en la actualidad, la incertidumbre de los ciudadanos crece exponencialmente derivando en que muchos busquen refugio en la fe. Sin embargo, el miedo es un animal salvaje que no conoce de razón y al aglutinar a un colectivo en torno a una creencia común, muy a menudo suele dar como resultado una mezcla explosiva más dañina que positiva.

Este será el tema que tratará la miniserie a la que, en su entrevista a IGN, Williams describe como un espectáculo de acción con transfondo ideológico. Con los barrocos lápices de Bianchi a su servicio, el guionista pretende moverse por un terreno ambiguo en el que al contemplar la sangre que mancha las manos de los protagonistas, nos planteemos hasta que punto pueden tener razón las afirmaciones de los fanáticos religiosos que culpan a mutantes y superhumanos del fin de la humanidad. Declarando que considera a la serie de Rick Remender como una de las mejores que publica Marvel en la actualidad, el guionista de Daken y Ghost Rider pretende mantener el perfil alejándose del sensacionalismo gratuito. El posicionamiento del ex-neurocirujano Jonathan Standish al frente de una facción radical de Purificadores equipados con exoesqueletos de alta tecnología perpetrados con armamento pesado. Desconocedores como la mayor parte del público general de la implicación de La Serpiente con la actual crisis, culpan a los superhéroes de haber desencadenado el fin del mundo. Animando a la gente a que cometan un suicidio en masa a través de internet para proteger sus almas de las garras del diablo, estos Purificadores suponen una amenaza más allá del peligro físico. Determinados a conquistar la mente y las almas de la población para que se sumen a sus convicciones, los actos de este grupo darán pie a la ironía de que un grupo de “asesinos” deba impedir miles de muertes simultáneas. “Esto es de lo que trata X-Force” añade Williams en su entrevista a CBR describiendo como el objetivo final del equipo no es la muerte, sino salvar vidas aunque sea mediante acciones terminales.

Respecto a los componentes del equipo, Williams no es profano con respecto a Lobezno, a quien ya guionizara en su especial navideño dentro del anterior volumen de su cabecera en compañía de Laurence Campbell. Pese a su furia salvaje y ser uno de los mejores asesinos que existen, el canadiense posee una gran sabiduría forjada a través del último siglo. Unidos por el pragmatismo, él y Warren entienden que Cíclope haya decidido abandonar la senda en la que se adentraron al fundar X-Force, pero entienden sus responsabilidades y la necesidad de la iniciativa. Williams no considera X-Force como la obra de un psicópata con garras en un brote de ira, sino como algo debidamente medido que obedece a una necesidad dentro de un entorno concreto.

En lo que atañe al resto del equipo, el guionista destaca como todos se han afiliado al grupo por compromiso pero también por elección propia. Nadie les ha obligado a permanecer en él mediante chips explosivos ni chantajes de ningún tipo, este detalle los hace ver como personajes tridimensionales con razones propias envueltos en una cruzada tan heroico como cuestionable. De entre ellos destaca lo poderosa que puede llegar a ser la figura de Mariposa Mental en el combate o lo útiles que son Fantomex y Masacre como catarsis en los momentos tensos gracias al caracter sarcástico del primero y surrealista del segundo.

Comentando que cualquier similitud entre su historia y el movimiento iniciado por el locutor de radio americano Harold Camping (anunciando que el día del Juicio Final llegaría el 21 de Mayo de 2011) son pura coincidencia, Williams remarca lo oportuno de estos incidentes y como en situaciones de crisis los augurios fatalistas están a la orden del día. En ocasiones un mensaje que se extiende de forma viral puede ser más peligroso que cualquier grupo de supervillanos y esto es a lo que tendrá que enfrentarse X-Force en esta nueva aventura al auspicio de Fear Itself.

Con una situación entre superhéroes y humanos ya de por si complicada, si llegara a descubrirse la existencia de un escuadrón de la muerte mutante podríamos estar ante el nacimiento de una barrera insalvable entre ambas comunidades. Sin excesiva ligazón a la actual trama en curso de la serie madre para ser accesible tanto para lectores nuevos y veteranos, tendremos que esperar a la conclusión de esta la Saga del Ángel Oscuro para conocer su ubicación concreta.

27
Déjanos un comentario

Please Login to comment
27 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
22 Comment authors
l rodriguezDeadpoolJohnny Alphael yamperIván B. Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Ojosombra
Lector

Excelente artículo y recapitulación. Deseoso estoy de que llegue el título por estos lares, que lo hará en octubre en formato 100%.

Required
Lector
Required

Un artículo muy largo. Asíque auguro muchos “Qué buen artículo!!”.

alienigena
Lector
alienigena

Bufffffffffffffff…un artículo genial. MI más sincera enhorabuena.

L.
Lector
L.

Increíblemente lo leí todo, absolutamente todo. Y lo volvería a hacer no 1, ni 2, ni 3 veces sino todas las que deseara, ya que este artículo así como la actual serie de X-Force es una gozada para los sentidos de cualquier comiquero que se aprecie como tal. Me declaro fan de X-force y de Daniel Gavilán un artículo notable, como siempre.

Ojosombra
Lector

¿Qué deben estar planeando los de Marvel con tantos viajes dimensionales a futuros distópicos y dimensiones paralelas?

Juan
Lector
Juan

Me parece que esta Saga quizas sea un Intento de dar un Final digno a la Era de Apocalipsis si como dicen las Prewies del n 14 pueden destruir de ¿Nuevo el Mundo de Aoa?. En Marvel son concientes que la Miniserie de Hace 6 años fue una Cagada Criticada por los Fans y Critica con Enormes fallos de Guion de la que unicamente se salvavan los Numeros de los Exiles que Transcurrieron en ella.
Otra Consecuencia de esta Saga es que Podriamos tener mas personajes  en el Universo 616 ¿Rondador Nocturno, librando a Marvel de Tener que Resucitarlo ? ¿Jean Grey y su Hijo Nate ahora en los New Mutantes?, aunque Podremos ver Logan AOA CONTRA 616
Es una Pena que Lobezno estea Limitado a nivel Personal en que aparezca en tantas colecciones (En Wolverine tiene Novia) y Remember no tenga la Libertad que tiene con Arcangel y Psilocke y Fantomex ( Carey queria Liar a Psylocke con Iceman y lo Hizo en la era de la x pero no le Dejaron manterner las consecuencias una vez restaurado la Realidad)

Rab
Lector
Rab

NOOOOOO! POR QUE BIANCHI?!?!?!!!!
Una de las pocas series que vale la pena leer, ahora destruida.

sherifmet
Lector
sherifmet

no , pero bianchi solo va a estar en la miniserie uncanny x force : fear itself , no en la serie regular.

GokuJunior
Lector

Menudo repaso a X-Force y a todos sus integrantes Daniel, cada vez te curras más los articulos y los haces más extensos.
 
Desde Complejo de Mesias X-Force ha sido sinonimo de calidad y es que junto a X-Factor son las únicas series que de verdad merecen la pena en el cosmos mutante. Sí, las otras pueden ser entretenidas pero eso siendo benevolentes y sin contar que el dibujo en Legacy y Uncanny es… muy mejorable.
Lo mejor de esta serie es que el guionista la ha cogido con ganas de contar bastantes cosas con los personajes y con una historias muy interesantes. A mi me ha encantado el primer arco y el primer número del siguiente (de momento lo único que he leído) y si sigue con este nivel que haga lo que quiera con el grupo. Lo que temo es que Cisma pueda acabar jodiendo algún plan del guionista.

TROLL
Lector
TROLL

Dios Bianchi es de los dibujantes que no soporto,todo lleno de bordecitos y sobrecargao hasta el culo,prefiero a ROB XD

Dultyx
Lector
Dultyx

Pues en uno de los posters promocionales ya estoy viendo algun fallo de continuidad como por ejemplo 

Aviso de Spoiler

Gambito esta muerto en ese universo, una muerte muy absurda y poco dramatica, por cierto, otra muestra de lo mala que fue la miniserie (ya no en comparacion con la original sino en si misma, mala mala), de modo que no deberia estar ahi

 
De entrada me llama la atencion, y mas con el buen rumbo que esta siguiendo la serie

Raku
Lector
Raku

Dultyx, contestando a tu spoiler y sacado del propio artículo:
Remender justifica la presencia de Gambito y Dientes de Sable aludiendo que al igual que en en el Universo Marvel tradicional personajes supuestamente muertos o desaparecidos acaban encontrando su camino de vuelta. Diez años es mucho tiempo y durante ellos, han podido tener lugar infinidad de eventos que trajesen a los personajes de regreso.

DaniSpite
Lector
DaniSpite

El X-Force de Yost y Kyle era una de mis series favoritas, y esta parece que es una más que digna sucesora.  El problema que veo es el baile de dibujantes, que hacen que pierda homogeneidad, a pesar de que mantengan un mismo estilo “cromático”, que es algo que no tenía la anterior.
En cuanto a la edición en España, me hubiese gustado que continuase en grapa, pero parece que la tendencia al tomo es cada vez mayor.
Por cierto, tienen una buena alineación de aliados en esa primera imagen, hasta espero que se traigan alguno a su vuelta.

I´m with a Skrull!
Lector

Sin duda, la mejor serie de x-men ahora mismo.
A mi no me disgustó tanto la vuelta a la era del apocalipsis, un tanto falto de epica, pero me gustó como solucionaron lo de la no destrucción de ese mundo y fenix y todo eso, igual si volviera a leerla ahora no le encontraria el gusto, pero asi la primera lectura si me gustó.

x-power
Lector
x-power

ESta es la mejor X-Force de todos los timepos

Darquez
Lector
Darquez

Pero que bien escribe el jodío por dios.

Diomedes
Lector
Diomedes

Vaya ,buen artículo y me ha despertado gran interés por la actual serie de X-Force ,algo que no esperaba.
 
Que recuerdos la Age of Apocalypsis original…..un evento muy bien planeado ,con un gran desarrollo y bien contenido en una duración limitada (4 meses). Y el mundo estaba muy bien pensado y con buena coherencia interna pese a todos los autores implicados.
 
Que grandes las versiones de este mundo de Forja ,Mercurio ,Banshee ,Cíclope ,Lobezno ,Jean Grey ,Fuego Solar ,Dientes de Sable….

sherifmet
Lector
sherifmet

el problema es que es  muy larga como para que la reediten… si no , ya la habria comprado…

I´m with a Skrull!
Lector

Aqui la reeditaron en tomitos, tomito de arma x, y tenias los 4 numeros de Arma X-, tomito x-men y lo mismo, tan solo habia un par de tomos que hicieron un batiburrillo extraño, no recuerdo cuantos eran, 7?

jorgenexo
Lector
jorgenexo

Por diox ¿quél le ha pasado a Huelva y a medio Algarve?

Iván B.
Lector

Muy buen artículo, e ha encantado, y me ha servido para actualizarme en la actualidad mutante.
Sin emabrgo, me pienso mantener en mi política de no gastar un duro en leer los nada relacionado con los X-men mientras mantengan la actual política.
Por otro lado, volver a argumentos de lso 90 me parece baliar con el desastre. Los 90 daban pena, y no creo que sea bueno repetirlos.

Darquez
Lector
Darquez

Hombre, no todo los noventa fueron malos. Los finales fueron buenos. Y alguna joyita se suele sacar.
Eso si, normalmente en títulos satelite en cuanto a mutantes, pero eso pasa antes y ahora.
A uncanny aunque la llamen el buque insignia suele estar bastante descuidada en cuanto calidad.
Los new x-men de Morrisson se lanzaron en x-men la segunda colección.
Los astonoshing de Wheddon y Cassday salieron en una colección nueva.
Mantienen en uncanny a Land, y no dudan en encasquetarnos a Portaccio durante unos cuantos números.
El único gesto que recuerdo con la colección fue hacer el crossover de utopia con los vengadores oscuros.

el yamper
Lector

Hombre, me estais malacostumbrando a leer articulos gigantes.PD: ¿Quien dibuja las alas de Angel en la 7ma Imagen? Porque en mi opinion deberian quedar asi

Darquez
Lector
Darquez

La que está justo debajo del título de efectivos, es de Simone Bianchi.
 
Yo prefiero a Mike Choi y una portada que tiene con angel de rodillas delante de x.23 hecha pedazos.

Perros de Estroncio
Lector
Perros de Estroncio

Jo-der que curro de articulo. Una de las mejores series de la actualidad y sin duda el unico titulo mutante que no te hace bostezar estos dias

Deadpool
Lector
Deadpool

Acabo de leer el UXF11 y dios…impresionante Mark Brooks clava el ambiente de la Era de Apocalipsis, me esta gustando incluso mas que Jerome Opeña, sus paneles no tienen nada que envidiarle. Y en cuanto a la historia…increible, hecho de menos los WTF para poder comentar todas esas cosas que aqui son spoilers! jaja

l rodriguez
Lector
l rodriguez

me gusta mucho este personaje angel/arcangel me alegra que le esten dedicando toda una saga porque lo tenian muy descuidado