MMXI: 2011 y una Década de X-Men

Por
81
982

De serie en segundo plano que a duras penas conseguía escapar de la cancelación a fenómeno superventas que casi colapsa la editorial, los X-Men son sin lugar a dudas una de las creaciones más relevantes que haya dado el noveno arte durante el último medio siglo. Introducidos por Stan Lee y Jack Kirby en el convulso y psicotrópico 1963, si algo caracterizaba a este peculiar grupo era congregar un poco de todo lo que había funcionado con otros éxitos de la editorial. El drama juvenil de Amazing Spider-Man, la dinámica familiar de los Cuatro Fantásticos, la ciencia ficción del Increíble Hulk, el lado bizarro Doctor Extraño y el Hombre Hormiga o incluso ese deje paramilitar a lo Sargento Furia y el calado social en forma de paranoia comunista tan presente en Iron Man. Todos aquellos elementos tomaban forma en un inclasificable pastiche amarillo y negro que de una mera excusa para crear superhumanos sin necesidad de origen propio acabo derivando en una de las series más “diferentes” de la época. Más dados a crear entuertos que a resolverlos y con un mentor de cuestionable moral que tan pronto recurría a secuestros y engaños como tenía pensamientos lúbricos hacia los adolescentes que con tan poco remordimiento enviaba a la línea de fuego, The X-Men distaba mucho de ser una serie de superhéroes al uso. Ni la preferida de sus creadores.

Tras 19 números al frente de la colección Lee y Kirby ponían fin a su andadura cediendo el testigo a Roy Thomas y Werner Roth. Aunque algunas de sus historias eran un tanto flojas en comparación con otros de sus trabajos no se puede poner en duda que los forjadores de Marvel asentaron las bases de la franquicia tal y como la conocemos hoy y que en sus páginas nos brindaron clásicos como la saga de Juggernaut o, sobre todo, la de Centinelas, todo un ejemplo de crítica social en el que las tropelías del macarthismo eran reflejadas a través de la histeria antimutante. A pesar de que sus sucesores llevaron la colección por derroteros más carnavalescos aquellos temas continuaron estando presentes resurgiendo en momentos tan emblemáticos como la secuela de la saga de los androides cazamutantes dibujada por Neal Adams (la mejor historia jamás escrita sobre los Centinelas en opinión del que aquí suscribe).

A pesar de su cancelación, la serie se había hecho con un ferviente grupo de adeptos que mediante ruegos e insistencias lograrían que volviera cinco años más tarde. Rompiendo casi enteramente con su imagen anterior, aquellos All New All Different X-Men tuvieron como inesperada fortuna la incorporación de un prometedor Chris Claremont a los guiones. Con un estilo diferente, Claremont bebió del zeitgeist de su época llenando sus historias de temas de calado social y un tono new age con dejes contraculturales. En compañía de dibujantes como Dave Cockrum, John Byrne, Paul Smith o John Romita Jr convirtió una serie moribunda en una de las mayores franquicias de la historia dejando una profunda huella en el medio. Fenómeno de masas sin precedente, lo que empezó como una reivindicación de un comic imaginativo, mordaz y sin tapujos acabó transformándose en una feroz maquinaria empresarial que resultó en el derrocamiento de Clarmont.

Durante los últimos años de su reinado, una nueva revolución comenzó a gestarse desde lo más profundo de su seno desembocando en la Marvel de los 90. Aquel fue el feudo de la generación Image, de los Jim Lee, Marc Silvestri Whilce Portaccio o Rob Lieffeld quienes con un estilo intenso e hipertrofiado deudor de Watchmen, Frank Miller, la MTV y el cine de acción de los 90 por igual se convirtieron en las superestrellas del medio. En un periodo repleto de crossovers, argumentos interminables, portadas en 3D, pistolones, chaquetas y correas los X-Men continuaron como voz cantante de la industria cosechando cifras de ventas delirantemente desorbitadas hasta que el fenómeno reventó dejando a la editorial en bancarrota. Siendo la franquicia que mejor resistió el golpe, tras años de macrosagas como Canción del Verdugo, la Era de Apocalipsis u Onslaught seguría la era de Scott Lobdell, sus conversaciones en los tejados y el predominio del estilo amerimanga. Alcanzando algunas cotas de calidad gracias a autores como Fabian Nicieza, Steven T. Seagle, Joe Kelly o Alan Davis la franquicia experimentó un tenue regreso al clasicismo que culminaría en el el regreso de Chris Claremont con ganas de volver a hacer historia con su Revolution. Sin embargo, el proyecto no cosechó el resultado que se esperaba pese a sagas tan loables como El Fin del Sueño y, tras la llegada de un nuevo equipo editorial, se ponía fin a muchos de los argumentos que había arrastrado la franquicia durante aquella década preparndo un relanzamiento masivo que daría inicio al panorama mutante de la última década.



Buscando atraer a autores de renombre curtidos lejos del comic de superhéroes, Joe Quesada y Bill Jemas contactarían con Grant Morrison para ver si tenía interés en hacer algo dentro de la franquicia mutante. Declarado fan de la misma, el autor de Animal Man y Los Invisibles les entregaría un manifiesto exponiendo unos planes para recuperar ese tono de ciencia ficción extrema y reivindicación social de sus mejores años desde una perspectiva sofisticada que aprovechara tirón de la franquicia fílmica. Viendo potencial en aquellas ideas los editores le entregaron la segunda cabecera de los X-Men relanzándola como buque insignia de la franquicia bajo el título New X-Men. Condensando 40 años de historia mutante, Morrison hizo público la Escuela Xavier convirtiéndo a los X-Men en una institución social introduciendo conceptos tan nuevos y radicales como el Mummudrai, las mutaciones secundarias, los Centinelas Salvajes, la Corporación X, Arma Plus, la Tercera Especie o el Barrio Mutante. Potenciando a un elenco reducido orgánicamente ensamblado y con un mar de secundarios a su alrededor, bajo su amparo se desarrollaba el resto de una franquicia que nos mostraba un mundo en el que lo mutantes habían dejado de ser una minoría oprimida para convertirse en un fenómeno mundial destinado a suceder a la humanidad.

Paralelamente, Claremont se sumaba al carro con sus X-Treme X-Men (una suerte de outsiders que decidieron ir por cuenta propia como hizo el quinteto inicial en X-Factor) mientras que Joe Casey trataba de seguir el ritmo con su incomprendida etapa al frente de la Patrulla-X. En el resto de colecciones grupales adjuntas, Peter Milligan y el matrimonio Allred forjaban un clásico inmediato con sus cáusticos e irreverentes X-Force / X-Statix, Judd Winick creaba un título de culto con sus Exiliados y un guionista cuya identidad continúa siendo un misterio intentaba dar forma a una suerte de El Club de la Lucha con La Hermandad. El resto de títulos desaparecían sin dejar rastro quedando únicamente como complemento un puñado de miniseries como Orígenes de Bill Jemas y Paul Jenkins o el Mekanix de Claremont y Juan Bobillo más tres títulos individuales. De estos, Frank Tieri se hacía cargo de las colecciones de Lobezno y Masacre con sus fallos y sus aciertos mientras Cable iniciaba su etapa Soldier-X a cargo de David Tischman y Darko Macan entre otros.

Aunque los títulos se desarrollaban en un escenario común con alguna que otra referencia entre ellos, cada uno seguía un rumbo independiente sin cruzarse por muy relevantes que fueran los eventos que tuvieran lugar en sus páginas. Esto daría pie a las críticas de muchos fans quienes sentían nostalgia por los argumentos interconectados y aquellas tramas clásicas que habían quedado desplazados entre tanta novedad. Tras el primer año de vida de la “Etapa en Negro” (nombre con el que se le ha apodado por el característico color de los trajes de cuero con renovada estética paramilitar que lucían los personajes) Marvel emprendería una serie de cambios a base de cancelaciones y relanzamientos con nombre diferente (caso de las citadas Cable y X-Force además de Masacre, que renacía como Agente-X a cargo de Gail Simone y UDON). Casey era sustituido por Chuck Austen y Kia Asamiya para devolver el añorado aire folletinesco a la Patrulla-X y se creaban nuevas series como la interesante Arma-X de Frank Tieri o los Nuevos Mutantes de Ninzio DePhillipis y Christina Weir, la Mística de Brian K. Vaughan y Michael Ryan y Centinela de Sean McKeever, las tres dentro del sello Tsunami para jóvenes lectores.

El primer capítulo de los mutantes del nuevo milenio finalizaba a mediados de 2004 tras la marcha de Grant Morrison a DC dejando paso a un enfoque mucho más superheroico. Febril e imaginativa, durante sus tres años y medio de duración, la “Etapa en Negro” dejó como resultado un rico cosmos de elementos e ideas. Dando lugar a un relevo generacional que permitiría que Cíclope se alzara con el cargo de director que durante décadas había ostentado su mentor; Emma Frost, Juggernaut, Estrella del Norte, Vaina, Xorn y Sabia fueron las principales adiciones mientras que otras como Salvavidas, Stacy-X o Estela no tuvieron una acogida demasiado calurosa. Kaos, Polaris y Bala de Cañón reaparecían tras pasar varios años en el limbo mientras que otros Jean Grey, Mariposa Mental, Oruga, Pira Solar, Pellejo, Jesse Confusión o Paulie Provenzano pasaban a mejor vida.

Simultáneamente a esta criba, tenía lugar la incorporación de un rico elenco de personajes para los que la rareza era algo más que un adjetivo. Algunos como Bestia, Ángel, Emma Frost, Tom el Negro o el Hombre de Hielo sufrían importantes cambios fisiológicos mientras eramos testigos de la irrupción de amenazas como Cassandra Nova, Sublime, Elias Bogan, Malcolm Colcord, Vargas, Azazel, la Iglesia de la Humanidad, Rey Hiperion, Mister X, Maximus Lobo, Warp Savant, Lady Mente Maestra y muchos otros. Secundarios como Fantomex, Evangeline Whedon, la Enfermera Annie, Shortpack, Doop, Loto Rojo y un sinfín de alumnos muchos de los cuales alcanzarían una gran relevancia en el futuro (personajes como los morrisonianos Pico, Chico Omega, Martha Johanson, las Cuclillas Stepford, Chica Mosca, Arena y otros ajenos al escocés como Chico Pez, Infernal, Tensión, Elixir, Alud, Anole, Mercury, Ruina, Ícaro y un largo etcétera). Estos plagaban los pasillos de la escuela mientras veíamos equipar a los mutantes con estrella multimedia, tratarse temas de drogas de una forma muy diferente a lo visto por entonces en el comic mainstream de superhéroes, introducir estirpes mutantes o crear lugares tan temibles como Nunca Jamás o las instalaciones de El Mundo.



Cuando la editorial decidió dejar ese estilo a la “Vértigo” para recuperar el universo compartido en el que colecciones e ideas se cruzaban constantemente entre si, Marvel mantendría el estatus de especie en alza que habían recibido los mutantes durante los años de Morrison pero desde un enfoque marcadamente superheroico. El Homo superior continuaba con su explosión demográfica como futuros herederos del planeta sin que esto significase renunciar a los trajes de spandex o luchar contra monstruos y supervillanos. Englobados bajo el título de Reload en sus páginas pudimos ver la instauración de un nuevo instituto bajo la dirección de Cíclope y Emma Frost mientras que el gobierno autorizaba la creación de una fuerza policial internacional con lazos com ambas instituciones. Bajo el nombre de XSE este ejecutivo se ocupaba de los asuntos mundiales a nivel mundial mientras que la Corporación X mantenían su estatus como rama internacional de los X-Men, se creaba Mutantes Sin Fronteras y el alumnado se reorganizaba en escuadrones que mezclaban el enfoque de los Nuevos Mutantes originales con elementos claramente inspirados en la franquicia de Harry Potter.

Creador de éxitos televisivos como Buffy Cazavampiros y Firefly, Josh Whedon tomaba el relevo de Morrison al frente de Astonishing X-Men junto a John Cassaday. Título de prestigio al que se le concederían un ancho margen de maniobra, en ella vivimos un revival del tono clásico desde un punto de vista ingenioso y espectacular. En el resto de colecciones, Claremont se convertía en segunda espada al mando de Patrulla-X junto a Alan Davis mientras que Chuck Austen cedía paso a Peter Milligan y Salvador Larroca en X-Men. Nuevos Mutantes crecía en relevancia como título juvenil de la franquicia convirtiéndose en New X-Men: Academia-X y a la vez surgían propuestas tan singulares como Excalibur (que abandonaba la Gran Bretaña de Brian Braddock para adentrarnos en el territorio de posguerra en el que se había transformado Genosha de la mano de Claremont y Aaron Lopresti) o el Distrito-X de David Hine (título marcadamente policial protagonizado por Bishop).

Aunque series como Arma-X o Mística vivieron sus últimos días, a la vez se fomentaría la proliferación de series individuales como el Rondador Nocturno de Roberto Aguirre Sacasa y Darick Robertson (donde se potenciaba el lado demoníaco del personaje convirtiéndolo en un investigador de los sobrenatural), la Emma Frost de Karl Bollers (con las “inolvidables” portadas de Greg Horn), Pícara de Tony Beddard y Gambito de John Lyman. Lobezno continuaba destacando pese al relativo fiasco del Marvel Knight de Greg Rucka y Robertson y las vertiginosas sagasEnemigo del Estado y Agente de SHIELD de Mark Millar y Joh Romita Jr. fueron un éxito de crítica y venta. Cable y Masacre se fusionaban en una única e interesante colección a cargo de Fabian Nicieza (en la que el Hijo de Askani potenciaba su faceta como salvador de la humanidad creando la isla nación de Providence) dejando a los Exiliados (con Chuck Austen primero y Tony Beddard) y los Alpha Flight de Scott Lobdell y Clayton Henry como principales colecciones asociadas.

Personajes clásicos de los 80 como Kitty Pryde, Rachel Grey (quien ahora operaba bajo el antiguo alias de su difunta madre Chica Maravillosa), Estrella Rota e incluso Lockheed regresaban al equipo en una época en la que la norma del “No a las resurrecciones” pasó a mejor vida permitiendo el regreso de Coloso, Mariposa Mental e incluso Magneto. Miniseries como Sombra y Llama, Coloso: Estirpe o Canción Final del Fénix se encargaron de explorar estos temas mientras que Marvel Knights: Madrox sentaba las bases para la recuperación de X-Factor y X-23 era introducida en la continuidad oficial con NYX y X-23: Inocencia Perdida. En una época en la que el formato vivió una fuerte proliferación fuimos testigos tanto del regreso de X-Force de la mano de Rob Liefeld como de los X-Statix en la especial Chica Muerta de Milligan, Allred y Mike Dragotta.

Buscando combinar la innovación de la etapa anterior con el revival de elementos clásicos, la editorial se quedaría a medio gas tanto en lo primero como en lo segundo dejando pocos conceptos con verdaderas miras de futuro. Con los genéricos Armeros, el hongo espacial Golgotha o los reptilianos Hauk’ka como imagen representativa de las aportaciones de aquella época, las más notables serían sin duda la Agente Brand y SWORD, el Gorgón, la Doctora Kavita Rao y La Cura, Peligro, Ord de Breakworld, Absolom Mercator, la Nativa o la incorporación de Rasputín como enemigo de la Patrulla-X. Entre los alumnos de los X-Men tampoco faltaron adiciones interesantes como Armadura, Vendas, Pixie, Bling!, Loa o Indra, personajes muchos de los cuales empezaron como simples figurantes a tener un desarrollo de cierta relevancia en etapas posteriores. En lo que respecta a la Patrulla-X, pocas aportaciones nos dejó una etapa con Mística (y Masacre) como únicas incorporaciones al equipo.

Como apunte, durante esta época en la que Marvel trataba de captar a lectores jóvenes con las líneas Marvel Age y Marvel Adventures en la franquicia mutante iniciaron un experimento extraño con la línea Primera Clase. Iniciada con los X-Men Primera Clase de Jeff Parker y Roger Cruz, nos ofrecían un enfoque moderno y juvenil de la Patrulla-X original sin renunciar a la continuidad. Incrustados con calzador entre los números 39 y 40 de la colección clásica de los X-Men, lo mismo hacían referencias a la X-Box que al viaje de Cíclope y la Chica Maravillosa al cosmos Carmesí durante la etapa Thomas. Con una secuela a cargo del mismo equipo y otra similar situada en las vísperas del historico Giant Size X-Men dejaría un puñado de obras de similar corte ya fuera ambientadas entre los números 109 y 110 de X-Men (Uncanny X-Men First Class de Scott Gray), 138 y 139 (Arma-X: Primera Clase de Marc Sumerak) o a lo largo de la segunda etapa Claremont/Cockrun (Lobezno: Primera Clase de Fred Van Lente primero y Peter David después). Con diferente grado de acierto, actualmente continúa dejando secuelas como los especiales centrados en cada uno de los integrantes de la Patrulla-X original.



Situada en pleno punto de inflexión editorial, aunque Reload dejó un puñado de series interesantes no tuvo demasiado éxito entre otras cosas porque no parecía tener rumbo más allá de proseguir las ideas de Morrison (deshaciendo alguna, enrevesando todavía más otras y llevando alguna que otra a buen cauce). Siendo imperante la introducción de un revulsivo que encauzase la franquicia, resulta irónico pensar que fue esta etapa en la que la institución de los X-Men se encontraba en su máximo apogeo y los Vengadores habían quedado hechos añicos en la que los mutantes perderían su hegemonía en beneficio de los Héroes más Poderosos de la Tierra.

La misma crisis nerviosa de La Bruja Escarlata que trajo la destrucción de los Vengadores clásicos daría pie a un crossover entre Astonishing X-Men y Nuevos Vengadores en el que la realidad era reescrita para presentarnos un nuevo mundo en el que los mutantes alcanzaban su destino como especie dominante mientras que los humanos quedaban como especie oprimida. A cargo de Brian Michael Bendis y Oliver Coipel, Dinastía de M supuso un giro de 180º para el rumbo de la franquicia mutante cuando, tras pronunciar las fatídicas palabras “No más mutantes” Wanda Maximoff precipitaba al Homo superior al borde de la extinción. Revirtiendo a millones de mutantes a simples humanos, Wanda redujo la población mutante en un 99’999% dejando apenas un par de cientos.

En sus ocho números de duración, Bendis había gestado uno de lo eventos más relevantes de la historia de Marvel reconfigurando por completo el panorama de la editorial. Siguiendo la línea de una epoca en la que tras potenciar al máximo las organizaciones de los principales grupos de la editorial se buscaba un regreso a un nivel más manejable, Dinastía de M dejó un sinfín de argumentos por explorar recuperando ese tono lúgubre y apocalíptico de los años 80. Mientras Whedon se tomaba un descanso y el Universo Marvel se aproximaba a la Guerra Civil, la franquicia se veía arrastrada al convulso Diezmados.

Superados por una catástrofe sin precedentes, los X-Men vieron su instituto convertido en un improvisado refugio al que corrían en busca de asilo los últimos supervivientes de su especie. La llegada de seis gigantescos Centinelas tripulados enviados por la Oficina Nacional de Emergencias (O*N*E) para velar por la seguridad del estado marcaba el inicio de un período en el que la tragedia y la desesperación se asentaba en el seno del grupo como nunca había hecho. Mientras Claremont y Milligan proseguían al frente Uncanny X-Men y X-Men sin demasiados cambios más allá de lo temático Peter David daba inicio a los actuales X-Factor como protectores del Barrio Mutante y Craigh Kyle y Christopher Yost se ponían al frente de New X-Men para convertir una colección de estudiantes ligerita en un juego de supervivencia extremo. New Excalibur aportaba el punto de vista británico mientras que un ingente número de miniseries exploraban temas como qué pasó con los mutantes que perdieron sus poderes (Generación M de Paul Jenkins y Ramon Bachs), la regulación el campamento de refugiados en torno a Instituto Xavier (X-Men: Los 198 de David Hine y Jim Muniz) o el origen de estos nuevos Centinelas (Escuadrón Centinela O*N*E de John Layman y Aaron Lopresti).

Lobezno tampoco escapaba tras recuperar súbitamente sus recuerdos dando inicio al arco Orígenes y Finales de Daniel Way como tampoco lo hacían los Inhumanos, quienes como consecuencia colateral al evento veían su imperio tambalearse en Vástago de M de David Hine y Roy Allan Martínez. Pero si hubo una miniserie con trascendencia dentro de aquel entorno fue sin duda X-Men: Generación Mortal de Ed Brubaker y Trevor Hairshine, donde el guionista de Sleeper hacía su toma de contacto con la franquicia revelándonos un oscuro secreto en el pasado de Charles Xavier en torno a un grupo de X-Men muertos durante la crisis de Krakoa.

Más que por sus nulas incorporaciones al grupo, si por algo se caracterizó esta etapa fue por una limpieza profunda en forma de masacre indiscriminada unida al cambio de rumbo que sufrieron muchos personajes. Charles Xavier, Magneto, Mercurio (quien además retornaría a su faceta más ambigüa e interesante), Rictor, Polaris, Danielle Moonstar, Jubilo, Cámara, Fuego Solar, Médula, Callixto, Maverick, La Mole, Prodigio y, aparentemente, la Bruja Escarlata perdían sus poderes mientras que otros como Banshee, Ícaro, Alhelí, la práctica totalidad de la familia Grey o medio centenar de a alumnos de los X-Men pasaban a mejor vida.

Recuperando a villanos clásicos como el Reverendo William Stryker y sus Purificadores, Apocalipsis y sus Jinetes o Nimrod en toda su pureza, durante la etapa disfrutaríamos de un buen puñado de aportaciones interesantes como Layla Miller, Vulcano (todavía no se me va de la cabeza su enfrentamiento contra Rayo Negro), Damian Tryp, el Clan Akkaba, Mathew Risman, los Comandos de Muerte Sh’iar, el Primer Caído, Albion, Omega (Michael Pointer), Sally Floyd, el Coronel Miguel Reyes o Pulso. Mientras, algunos de los miembros tradicionales del grupo se despedían ya fuera por obligaciones maritales (caso de Tormenta tras su enlace con Pantera Negra), conflictos de pensamiento (Bishop), al verse corrompidos por fuerzas oscuras (caso de Gambito, Polaris o Ruina) o quedar atrapados en extraños fenómenos espacio temporales (Mariposa Mental)

Aunque en este primer capítulo de la nueva macrohistoria de la franquicia mutante ya comenzaba a atisbarse una importante mejoría, la constatación llegaría con la entrada de Ed Brubaker en Uncanny X-Men y, sobre todo, Mike Carey em X-Men. Con el regreso de los Astonishing X-Men de Whedon y la confirmación del X-Factor de David y los New X-Men de Kyle & Yost la franquicia vivía un momento dulce mientras nuestros personajes las pasaban putas. Poder seguir disfrutando del Cable y Masacre de Nicieza era otra aliciente mientas que series como New Excalibur o el Lobezno Orígenes de Daniel Way se dejaban leer. La pega llegaba con la colección central del canadiense, donde nos encontrabamos con una sucesión de arcos de calidad variable y sin demasiada relación entre si (Marc Guggenheim, Jeph Loeb, Mark Millar y Jason Aaron fueron solo algunos de los guionistas que pasaron por la cabecera) y unos Exiliados que tras la finalización de Gira Mundial recibían a un Claremont no demasiado inspirado.

Manteniendo la tónica iniciada con Diezmados, volveríamos a disfrutar de un período lleno de nuevas ideas y ciencia ficción en el que los X-Men realizaban una profunda renovación en sus filas con la incorporación de Sendero de Guerra, Darwin, Centinela Omega, Lady Mente Maestra, Dientes de Sable, Hepzibah, Caliban y el regreso de Cable. Con el grupo de Brubaker adentrándose en espacio Sh’iar y el de Mike Carey enfrentándose a amenazas de desafiaban la imaginación, asistiríamos a la introducción de Daken, Rómulo, los Depredadores X, el Aislacionista, los Hijos de la Cámara, Korvus, Pandemia, Hecatombe, Ev Tel Urizen, Walter Declun, Lazaer, los Pretorianos, el General Ka’Ardum o el desternillante Bob, Agente de Hydra.

“Arreglando” a algunos de los mutantes que habían perdido sus poderes como Xavier o Polaris y diciendo adios a otros cuantos (la misma Polaris más Kaos y la Chica Maravillosa, quienes se mantuvieron en el cosmos como nuevos Saqueadores Estelares, no hablemos ya del equipo de Carey…), la franquicia se adentría en el siguiente escalón de su historia. Tras finalizar los Astonishing X-Men de Whedon y embarcar a Bestia en una odisea en busca de la salvación de la especie en Especie en Peligro, Marvel lanzaría el primer gran crossover mutante del nuevo milenio. El Día de Brujas de 2007 Hope Summers, la presunta mesías mutante nacida tras el Día de M llegaba a este mundo desencadenando una cruenta guerra entre Merodeadores, Purificadores y X-Men por hacerse con el bebé. Resultando en la muerte de muchos de los implicados y la destrucción de las bases de los tres grupos, Complejo de Mesías finalizaba con Cable adentrándose en la corriente temporal con el bebé en sus brazos y Xavier alcanzado por una bala perdida disparada por Bishop cuando intentaba detenerlos.



Con el Instituto Xavier derruido hasta sus cimientos y los X-Men desbandados mientras la última esperanza de su especie se perdía en el futuro, esto les daba una oportunidad para iniciar un nuevo comienzo y de paso reestructurar la franquicia. De los títulos implicados en el evento únicamente X-Factor proseguiría con ligeros cambios (el traslado a Detroit y la incorporación de Longshot, Darwin y Estrella Rota) bajo la batuta de Peter David. De hecho, esta colección se alejaba del núcleo de la franquicia mutante dejando que fueran los títulos vinculados a los X-Men los que labraran el futuro de la especie mientras ellos continuaban sus aventuras y relatos personales.

Con la intención de que cada colección tuviera su propia razón de ser y se diferenciase de las demás, el equipo editorial presidido por Axel Alonso convertían a Uncanny X-Men en el nuevo buque insignia de la franquicia mientras que Astonishing X-Men pasaba a ser un título de “lujo” sin demasiada continuidad a cargo de Warren Ellis. Reconstruyendo al equipo en San Francisco, Ed Brubaker cedía el timón a su buen amigo Matt Fraction quien acaparaba a todo X-Men habido y por haber para construir una sociedad que casi parecía un ejército.

Mientrás, Christopher Yost y Caright Kyle resucitaban X-Force convirtiéndola en una fuerza de operaciones clandestina al servicio de Cíclope, Dwayne Swierczynski nos adentraba más allá de los límites del futuro en Cable y Mike Carey hacía lo propio enmendando los cabos sueltos del pasado mutante en X-Men Legacy. El cuadro lo completaba Marc Guggenheim y sus Jóvenes X-Men, quien con una vena irreverente y provocadora más que palpable buscaba traer sangre fresca a las filas de los pupilos de los X-Men.

A pesar de que cada una de las colecciones tenía un tono propio que iba desde lo jovial y desenfadado de unas hasta lo intenso y lóbrego de otras, la franquicia vino marcada por un enfoque más luminoso y heroico en el que los X-Men reivindicaban su lugar entre los superhéroes de América viéndose respetados por primera vez en muchos años. Sin embargo, lo que parecía una buena idea con la que traer nuevos aires y a la vez ofrecer un marcado contraste dentro de la franquicia acabó cojeando por más de una pata al no obtener varios de estos títulos el acogimiento que se esperaba. Esto daría pie a varias cancelaciones, relanzamientos y giros bruscos de volante para lidiar con el vendaval y devolver estabilidad al núcleo mutante. Los crossovers y eventos se sucedían sin cesar dejando poco descanso a las colecciones y, aun así, entre todos los Pecado Original, Guerra del Mesias, Utopía, Necrosha y Advenimiento quedaron un buen puñado de historias con las que seguir disfrutando de la franquicia mutante.

Ahora, con la marcha de Axel Alonso del “gueto” mutante para hacerse cargo del Universo Marvel como recientemente nombrado Editor en Jefe, la franquicia nos ofrece Cisma, nuevo evento en forma de miniserie independiente en la que se pondrán fin a muchas de las tramas que han visto la luz durante estos últimos años dando incicio a una nueva etapa de la historia mutante. Con motivo de la publicación hoy del primer número de Preludio a Cisma a cargo de Paul Jenkins y Roberto de la Torre, durante las próximas semanas os ofreceremos una serie de posts dedicados a la actualidad del universo mutante, su futuro inmediato y que podemos encontrar en las siguientes colecciones y miniseries en las que se fraguará el futuro de la línea:

  • Preludio a Cisma de Paul Jenkins y Roberto de la Torre
  • X-Men: First to the Last de Christopher Yost y Paco Medina
  • X-Men: Cisma de Jason Aaron, Alan Davis, Carlos Pacheco, Adam Kubert, Frank Cho y Daniel Acuña
  • Uncanny X-Men de Kieron Gillen
  • Uncanny X-Force de Rick Remender
  • Nuevos Mutantes de Dan Abnett, Andy Lanning y Leandro Fernandez
  • X-Men Legacy de Mike Carey y Rafa Sandoval
  • Generation Hope de Kieron Gillen y Salva Espín
  • X-Men de Victor Girschler
81 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Jim
Jim
4 mayo, 2011 16:14

Un articulo IMPRESIONANTE, felicidades. Completo y lleno de informacion imprescindible tanto para el conocedor mutante como para los que solo lo han ido siguiendo por encima.

Goku_Junior
Lector
4 mayo, 2011 16:45

Pedazo articulo te has currado Daniel, eso sí que es un repaso de la historia del universo mutante.
 
Aunque en los últimos años se han podido leer buenos cómics de los X-men lo peor de todo es que para intentar relanzar a los mutantes como lo han hecho los vengadores no paran de darle tumbos de un lado para otro y yo ya me mareé hace tiempo. Que si habeis muchos, pos ahora pocos, que si estamos aburridos de estar en el mismo sitio, ahora os separamos (durante 5 meses hasta que salga el Uncanny X-men 500 que fue una MIERDA), ahora os arrejuntamos en San Francisco pero os peleais con Osborn y os montáis vuestro propio país al laico de San Francisco y luego vuelve Hope a liarla parda y luego… diosssssss ¡¡PARAD DE UNA VEZ!! ¿Es que no pueden mantenerse en un sitio e ir contando historias para que las cosas avancen poco a poco y no a evento por año (o menos)?
 
Enserio, mareado perdido me tienen.

Lord Deu
Lord Deu
4 mayo, 2011 16:47

Cuando la editorial decidió dejar ese estilo a la “Vértigo” para recuperar el universo compartido en el que colecciones e ideas se cruzaban constantemente entre si,
 
A la “VERTIGO”…..?!!!!!!!!!!
Jajajajajajjajaja, que manera de agrandarse. Vertigp es bastante mas, que simplemente tener una continuidad separada.

EOR
EOR
4 mayo, 2011 16:50

Enhorabuena por el articulo, genial!

Werther Volkhavaar
Werther Volkhavaar
4 mayo, 2011 16:53

La verdad es que si es un excelente artículo, muy interesante, tengo un buen sin leer a los mutantos y ha servido de mucho esto, incluso creo que el tema puede dar para más enfocándose en las distintas etapas a nivel más particular, de cualquier forma, enhorabuena

Cloud Strife
Cloud Strife
Lector
4 mayo, 2011 17:12

Para mi, los X-men terminaron con la etapa de Morrison, después de esto toda historia constituye un gran “What If?”, salvo quizás X-force que me hago a la idea que si sucede en las periferias de Morrison (aunque Hope nunca exisió claro está xD).Lo lamento pero creo que la evolución natural de los x-men era el masificarse, la sensación de la humanidad cómo especie que perdía la batalla creaba una sensación casi sobrecogedora. Una pena que coexistieran en un mismo universo superheroico dos conceptos tan incompatibles (cómo están expresados en la editorial) cómo son los Avengers y los X-men y que finalmente se decantara por primar a los primeros.reflexión: ¿Cualquier cambio editorial se soluciona en Marvel con Magia? ¬¬

Cloud Strife
Cloud Strife
Lector
4 mayo, 2011 17:13

Tremendo artículo, muchas gracias 😀

yagami2015
yagami2015
4 mayo, 2011 17:19

Muy buen articulo, condensa la mayor parte de la historia de los mutantes de una manera muy entendible. El unico pero que le pongo es la mania que tienen los Españoles de querer traducir todo, seria mas facil si se respetara los nombres originales, ya que algunas traducciones la verdad son de risa. Fuera de este detalle, todo lo demas es bueno.

Huckleberry
Huckleberry
4 mayo, 2011 17:29

Amén a lo que ha dicho Goku_Junior. Que se queden quietecitos sólo por un tiempecico plis.

logan032
4 mayo, 2011 17:36

Daniel, me quito el sombrero, artículo IMPRESIONATE.

josemari
josemari
Lector
4 mayo, 2011 17:51

Nunca sentí mucha atracción por los X-Men. En un mundo repleto de superhéroes y supervillanos, me resulta raro que los X-Men sean temidos y perseguidos por haber nacido con poderes. No obstante, durante la etapa de Claremont eran un minoría -que para mía era un atractivo por encariñarte con los personajes y preocuparte su supervivencia- y las historias era épicas.
Después, empezó a haber tropecientos mil mutantes y para mí ese hecho les restó encanto. Luego llegó Morrison y dijo que precisamente en cinco generaciones la humanidad desaparecería y sólo quedarían mutantes. Automáticamente dejaron de interesarme. No puedo tener empatía hacia unas historias en las que yo soy algo caduco y destinado a desaparecer.
Así que, respecto a los mutantes, aparte de los clásicos de los 70 y 80, me quedo con colecciones puntuales, como los Astonishing de Ellis, que no dejan de ser aventuras que podrían transcurrir en cualquier momento.
 
Dicho esto, gran artículo.

Armin Tamzarian
Autor
4 mayo, 2011 17:54

No puedo tener empatía hacia unas historias en las que yo soy algo caduco y destinado a desaparecer.
 
Y en los libros y películas de Harry Potter los humanos son poco menos que apestados o seres inferiores a los magos, pero hombre, es ficción, no seamos rebuscados.

nenoskoda
nenoskoda
Lector
4 mayo, 2011 18:41

Jajajajajajjajaja, que manera de agrandarse. Vertigp es bastante mas, que simplemente tener una continuidad separada
 
Por éso dice “A la Vértigo” y no “igual que Vértigo”.

QuijoteX
Lector
4 mayo, 2011 18:43

Me ha encantado el artículo y como lo has resumido todo. Yo que me he leido casi todas las colecciones pero algunas no las ubicaba cronológicamente y te das cuenta de que suceden paralelas a otras!!
En fin, que a ver si alguien pone un poco de orden y le da un poco de rumbo a todo. Aunque miedo me da lo de Cisma
Tengo muchas esperanzas en el Uncanny X-Force de Remender, a ver que tal los New X-Men de Abnett y Lanning, Legado de Carey y a ver que tal el Cisma de Aaron. Y a ver la nueva serie que tal sigue, que ahora empieza a guionizarla Yost. Pero el Uncanny con Gillen me da a mí que no va a ser nada del otro mundo
 

Carlos
4 mayo, 2011 18:56

X-celente X-posición del pasado y presente de los X-Men. Como nota, te pongo un X. ¡Sinceras felicitaciones!

Diomedes
Diomedes
4 mayo, 2011 19:08

Hace tiempo que les perdi la pista a los X-Men ,la cosa se ponía demasiado liosa. He tenido contacto de vez en cuando con ellos de nuevo (House of M ,World War Hulk) pero ya no me producen la misma sensación que antes.Y viendo los nombres de  enemigos y nuevos miembros  sus continuas muertes/resurreciones y perdidas de poderes/recuperación de los mismos,creo que hice bien dejando la franquicia mutante fuera de mi lista de compras.
 
En fin ,un gran articulo de todas formas..

ipso_facto
ipso_facto
4 mayo, 2011 19:52

Reconozco que hace mucho que perdí el interés por los mutantes y que en general las colecciones han ido cayendo por la pendiente de la más absoluta mediocridad. Claremont debió abandonar el título con “La caída de los mutantes”, y ya entonces el guionista denotaba ciertos síntomas de agotamiento y falta de ideas. Prácticamente todo lo que vino después es perfectamente olvidable salvo los Astonishing de Morrison y Whedon, el X-Tatix de Milligan y el X-Factor de David. Pese a las aportaciones de guionistas a priori reputados como Ellis, Brubaker, Fraction, Carey… ninguno de ellos han sabido “cogerle el tono” a los mutantes: leer cualquiera de sus cómics exige un esfuerzo que nunca es compensado.

Tanoferu
Tanoferu
Lector
4 mayo, 2011 21:17

francamente me pierdo con tantas series y sagas, yo prefiero quedarme en krakoa que era todo mas tranquilo xD

Tetsujin
Tetsujin
Lector
4 mayo, 2011 22:21

A los mutantes nunca les seguí mucho, pero hace bastante tiempo que perdí toda esperanza de seguir sus devaneos. Y las ganas.

Ocioso
Ocioso
Lector
5 mayo, 2011 0:15

Para mí la Patrulla-X siempre será la original, que es la que me tocó en suerte y la que hizo que me enganchara a los superheroes. Tengo que reconocer que a los nuevos les cogí manía desde el principio (¿Quienes eran esos intrusos?), aunque número a número y a golpe de Byrne casi llegaron a entusiasmarme tanto como los de toda la vida.
Para mí la magia se fué desvaneciendo con cada cámbio de dibujante, y si tuviera que marcar un límite donde dejaron de ser algo especial sería algún momento en la etapa de Romita Jr.
¿Algún momento? La verdad es que puedo escoger uno muy claro: la portada de Uncanny 210, en la que salían todos con cara de malotes y en la que se podía leer algo así como “Vamos, alégranos el día”, en clara alusión a Harry el sucio y al cámbio de actitud de los personajes.
Seguramente ese momento fué el que acabó de encumbrar a los mutantes, pero a mí es donde dejaron de interesarme. Aunque tardé años en darme cuenta, que en esto de los pijamas la inercia es una fuerza muy poderosa.
 
Daniel, un gran artículo.

Spike
5 mayo, 2011 0:44

Increible el artículo, de los más currados que he visto en mi vida. Menuda labor documental te has tenido que marcar. Ni siquiera yo que llevo leyendo a los X-Men 14 años recordaba algunas cosas xDDD

l rodriguez
l rodriguez
5 mayo, 2011 0:50

Si en estos momentos la franquicia mutante fuera la favorita de Marvel y protagonista de todas sus megamacrosagas “que van a cambiar por siempre el rumbo del universo Marvel” no estaria tanto detractor por aquí, “hay, no los sigo”, “hay, les perdí el hilo”.
 

Ocioso
Ocioso
Lector
5 mayo, 2011 0:58

I rodriguez, el razonamiento es justamente el contrario: Por tener tantos detractores los mutantes no son la franquicia favorita de Marvel.
Que mas quisiera Marvel que tener ambas franquicias, mutante y vengadora, funcionando a pleno rendimiento.

Tildoras
Tildoras
5 mayo, 2011 1:36

No deja de ser curioso que en el artículo queda bien claro que esta ha sido la década más movida de los mutantes en muchos sentidos, en la que les han pasado más cantidad de cosas y todas a la vez… y sin embargo ha sido aburrida de cojones.
 
No se sabe qué hacer con los mutantes más allá de Magneto, Xavier y el odio de la humanidad hacia ellos. No tienen recursos y a poco que crean nuevos personajes interesantísimos van y los acaban usando de carne de cañón para al final volver a los mismos de siempre.
 
Lo de Lobezno raya ya el ridículo desvelando más mierda imposible en su pasado y metiéndolo en 2 grupos Vengadores porque no tiene suficiente con X Force o cuando se va por ahí solo.
 
Ya lo he dicho muchas veces y lo vuelvo a decir: ser mutante tiene que ser mucho más que ser un X-Men. O lo que es lo mismo, ser un X-Men no puede ser un mero fin.
Todo el que lleve en esto algún tiempo conocerá ciertos futuros alternativos en los que Claremont ha jugado con la idea de que Kitty Pride triunfa en su carrera política y llega a ser alcaldesa de San Francisco creo que era, pero la ciudad es lo de menos, lo importante es el hecho en sí. ¿Por qué no llevar eso a la realidad?
Convertir a Ororo en reina de Wakanda es un excelente idea, porque hace al personaje trascender a los X-Men y ayudar a los mutantes desde nuevas posiciones en el mundo. Líderes de verdad en posiciones desde las que poder hacer algo real.
En resumen, lo que tienen que hacer los mutantes es dispersarse, crecer y EVOLUCIONAR. Es increible que un concepto como el mutante, que va de evolución está tan anquilosado en el pasado y tan limitado.
Si los mutantes usan su estancia en los X-Men para formarse, aprender a controlar y usar sus poderes, aprender a manejarse en el campo de batalla y a relacionarse con otros mutantes, aprender diferentes puntos de vista de la humanidad… (APRENDER, por algo se supone que o era un instituto) para luego licenciarse y pasar a un nuevo nivel en el que usas tus poderes proactivamente para ayudar a la humanidad aunque de vez en cuando tengas que ayudar contra algún malvado chalado.
La Bestia llegó a reconstruir a Emma Frost a partir de pedacitos, reconstruyó ¡un cuerpo humano entero! ¿cuánto podría aportar Hank McCoy en el campo de la biología y a su vez enseñarlo a alumnos de universidad? él encontró la cura del virus del Legado y podría encontrar la del Sida… si se pusiera.
El Hombre de Hielo es capaz de absorver la humedad del aire y luego liberarla… joder, pues tiene la puta solución para los problemas de escasez de agua del mundo ya que puede llevarla puesta  facilmente a dónde le salga y con la ayuda de cualquier telekinético podrían replantar bosques enteros en un tris. Hay mutantes que reconfiguran la materia y podrian convertir campos áridos en zonas fértiles.
Hay mutantes empáticos que podrian ser eminencias en psicología y ayudar a muchos chavales. Hay mutantes que pueden levantar toneladas y servir de mucha ayuda en la construcción de grandes superficies. Teleportadores que pueden llevar en un instante el material necesario para cualquier cosa de un lugar del mundo a otro, ya sean camiones con vacunas o aviones con alimentos. Tienes mutantes invulnerables que podrían descender por la boca de un volcán y así poder estudiarlos para poder predecir mejor sus erupciones.
 
Coña y si nos ponemos puramente superhéroicos incluso tienes mutantes que podrían pasar a formar parte de los Vengadores y otros grupos como fuerza de protección del mundo.
 
Y así cuando los veteranos se van licenciando, los jóvenes mutantes toman su escaño en instituto de Xavier y son X-Men unos años. De esta forma además haces que estos personajes en lugar de secundarios o carne de cañón, se conviertan en personajes principales y tengan muchas mas tablas, tengan mas apariciones y la gente los acabe queriendo a fuerza de esas apariciones, que los X-Men de Lobezno, Tormenta y Coloso, etc al principio no eran nadie y fueron creciendo en importancia al tomar tablas en el escenario. Vamos que a mi esto me lo enseñó un león muy majo que se llamaba Mufasa y que venía a explicar algo tan básico como el Ciclo de la Vida.
 
Poderes usados proactivamente en temas reales y con pruebas palpables de que están ayudando a la humanidad y PUMBA: odio mutante desaparecido. Además, así se buscarían trabajos de verdad con los que ganarse el sueldo, que no sé de qué viven.
… ah, no que esto de los superhéroes tiene que ir siempre de gente dándose de toñas sin tocar temas de verdad. Pues vale, así seguiremos por siempre, con todas las series mutantes llendo de lo mismo y a la vez de nada. Todos juntos coleccionándose como Pokemons hazte con todos, hazte con todos sumando cada vez más mutantes hasta que el editor de turno tenga la brillante idea de que ha llegado la hora de hacer otra masacre.. pero ey, que nadie se olvide ¡la Patrulla X cuida de los suyos!
 
¬¬
 

l rodriguez
l rodriguez
5 mayo, 2011 1:53

Lo siento Ocioso, los mutantes no tienen muchos detractores, (son los normales que cada personaje tiene, que tambien he leido a muchos detractores del Capitan América, de Spiderman, etc.) sino que hoy día estan mas movidos que nunca a provechando que en la Marvel estan explotando a todo lo que da su otra franquicia como en su día lo hicieron con los mutantes.
 
Y no, si Marvel quisiera tener dos franquicias exitosas no habria excluido a los mutanes desde la Civil War, mas claro, ni el agua
 

nenoskoda
nenoskoda
Lector
5 mayo, 2011 2:09

Poderes usados proactivamente en temas reales y con pruebas palpables de que están ayudando a la humanidad y PUMBA: odio mutante desaparecido. Además, así se buscarían trabajos de verdad con los que ganarse el sueldo, que no sé de qué viven.
 
Tienes razón, Tildoras, pero ya sabes que en Marvel y Dc prefieren que sus personajes se peleen contras amenazas superpoderosas, porque cuando intentan enfrentarlos a problemas reales las historias acaban siendo ridículas.
 Podrían hacer que Bobby solucionara problemas de escasez de agua en una zona, pero se inventarían un país donde hacerlo y Hank encontraría una cura para una enfermedad terrible, pero sería el virus de Apocalipsis o alguna enfermedad que se han sacado de la manga.
 
En mi caso, puedo interesarme o incluso emocionarme por una historia de Cíclope peleándose a vida o muerte con Magneto, pero cuando los héroes se enfrentan a problemas reales como el hambre, la enfermedad, el calentamiento global, el terrorismo… no soy capaz de entrar en la historia, me chirría demasiado.
Es como si en el CSI del lunes descubren en 45 minutos quien mató a Kennedy o se vienen a España y demuestran quién es el culpable del asesinato de los marqueses de Urquijo.
 
Es mi opinión, pero cuanto más se acercan los universos de los héroes a la realidad, más inverosímiles se vuelven.

 

nenoskoda
nenoskoda
Lector
5 mayo, 2011 2:34

Lo siento Ocioso, los mutantes no tienen muchos detractores, (son los normales que cada personaje tiene, que tambien he leido a muchos detractores del Capitan América, de Spiderman, etc.) sino que hoy día estan mas movidos que nunca a provechando que en la Marvel estan explotando a todo lo que da su otra franquicia como en su día lo hicieron con los mutantes.
 
No es sólo por éso.
En muchas ocasiones intentaron potenciar la franquicia de los Vengadores con autores de renombre como Busiek, Pérez, Davis o Johns, pero nunca consiguió llegar al número uno hasta que encontraron un enfoque que conectó con el público. Puede que fuera porque incorporarona  Spidey y Lobi, por las historias de Bendis o el plantel de dibujantes, pero hace años que cogió el primer puesto y no lo ha soltado desde entonces.
Los mutantes llevan muchos años dando palos de ciego. Excepto la época de Morrison en la colección -y sólo la colección de Morrison, porque Casey que cogió la otra serie no acertó en su planteamiento- los mutantes no cogen el tono y van cambiando de autores y enfoque sin lograr conectar. No es que perdieran decenas de miles de lectores de golpe y porrazo, sino que ha sido -y es- una sangría mes a mes porque no ves que la cosa funcione.
 
Personalmente, noté un bajón importante en las series de la Patrulla X más o menos a la mitad de la etapa Silvestri. Y a pesar de éso he seguido comprando las colecciones de la Patrulla hasta hace muy poco, a pesar de que a veces se acumulaban 4 o 6 números sin leer.
Devoraba los Vengadores, devoraba el Hulk de Jones y Deodato, el Daredevil de Bendis, todo lo de Ultimate, el Spiderman del Strac… y las series de la Patrulla X se quedan en el fondo del montón sin tocar durante meses. Y lo cojonudo es que cada poco tiempo conseguían ilusionarme con algún fichaje estrella como el de Brubaker, peros siempre acababa en decepción y volvían de nuevo al fondo del montón de tebeos pendientes de leer.
 
 Y no, si Marvel quisiera tener dos franquicias exitosas no habria excluido a los mutanes desde la Civil War, mas claro, ni el agua
 
No tengo ganas de volver a  debatir sobre lo mismo, pero estoy convencido de que Marvel o a cualquier otra editorial le encantaría tener varias franquicias peleando por las primeras posiciones en ventas y que por éso ponen a dibujar a sus series más importantes a figurones que pueden atraer a los fans sólo con su nombre.
Realmente creo que si las series mutantes no son las más vendidas no es porque Marvel no trate de potenciarlas. Los Vengadores de Bendis son amados u odiados, pero siempre producen una reacción en la gente y por éso siempre están en el candelero más allá de que todos los eventos giren a su alrededor, sin embargo las series mutantes producen, sobre todo, indiferencia en la mayor parte de los lectores, por éso pierden lectores cada més y los que se enganchan al carro cuando entra algún autor que les interesa se desenganchan poco después porque no le encuentran “chicha”.
 
A veces decimos que el lector compra lo que se le etiqueta como serie hot, pero lo cierto es que en Marvel algunas de las etapas más vendidas de sus personajes, vendía mucho porque era magnífica, como pasó con los mutantes de Claremont, los 4F de Byrne, el Daredevil de Miller o el Thor de Simonson. No consideremos a los lectores como tontos que compran sólo lo que les dicen porque a los precios que están los cómics hoy, no se puede comprar tebeos que durante meses se quedan en el fondo del montón de pendientes de lectura. Los lectores compran lo que les gusta y hoy por hoy, a los lectores les gustan más lo Vengadores que la Patrulla X.
 
 
 

Shinomune
Lector
5 mayo, 2011 2:47

Un artículo maravilloso. Dicho esto, tengo una duda (de cara a Junio-Julio, que empezaré a tener el tiempo que ahora apenas carezco en Mayo) principal:
 
¿Si empezara a leer de forma regular, por que evento debería empezar? ¿Por Dinastia de M? ¿O por Complejo Mesias? Dicho esto, y si no es demasiado pedir (lo pido a todo fan de X-Men, no sólo al creador del artículo, que bastante trabajo se ha pegado ya), ¿cuales serían las historias claves de años anteriores, para no sentirme demasiado fuera de lugar. Porque el artículo es genial, pero no conozco ni a una tercera parte de los mutantes mencionados en el artículo.
 
Por el tiempo y por la pasta no os preocupéis, aunque tampoco me hagáis un Top 25 antes de…, con un Top 10 creo que de momento sobreviviré 😛

Shinomune
Lector
5 mayo, 2011 2:49

¿El tiempo que ahora apenas carezco? Más quisiera xDDDD (Obviamente era “apenas tengo” o simplemente “carezco”. Si hay gente que pone manitas rojas por la mala ortografía, dejadlos aquí, gracias :P)

l rodriguez
l rodriguez
5 mayo, 2011 3:59

Y hay vamos de nuevo… deja vu….
nenoskoda
Primero, tal como lo pintas, entonces los que vienen dando palos de ciego desde 1960 son los vengadores porque parece que solo “hasta que llegó Bendis” fueron el número 1 y antes de eso nada.
 
Segundo, tampoco lo pongas tan dramaticamente que los mutantes en estos momentos no estan en el Top 10 pero si en el Top 20, es decir, siguen vendiendo mucho, mucho, mucho, normal para una franquicia que ha sido exitosa desde la Segunda Génesis.
 
Y tercero, si tanto quisiera la Marvel que todas sus franquicias estuvieran peleandose por el número 1 como dices pues ya habrían puesto al todopoderoso Bendis a guionizar unccany x-men y “alzar las ventas”
 
Y si, la mayoria de los lectores compran lo que etiquetan como serie hot, y decir eso no es menospreciar al lector ni decir que son tontos, es simplemente marketing puro y duro. Es fácil, Marvel solo tiene los derechos de los vengadores para cine, pues vamos a explotar a los vengadores y desde la civil war para acá así ha sido.
 
 

Angel
Angel
5 mayo, 2011 6:34

Muy buen articulo Daniel en verdad impresionante :)Por cierto que yo recuerde Bendis habia hecho la promesa de matar a Ciclope, no saben que ha pasado con eso ??

jose miguel poncela ramos
jose miguel poncela ramos
Lector
5 mayo, 2011 10:09

Personalmente pienso que Uncanny X-Men empezó a perder fuerza poco a poco desde la llegada de Romita Jr.: aun quedaban buenas historias pero la sensacion de maravilla no era la misma y el numero de personajes empezaba a dispararse peligrosamente; con Marc Silvestri estaba ya tocada de muerte, con episodios aburriiiiidos que tenían lugar en sitios indeterminados por la incapacidad de Silvestri para dibujar fondos. Debió acabar todo con “La Masacre Mutante”, como han apuntado por ahí, justo donde acabó el primer coleccionable de Planeta. Era un buen final.
Salvo etapas concretas y un poco a parte de la continuidad, como la de Morrison (la mitad de los numeros, más o menos) y la de Whedon (muy, muy, muy clásica) para mi los mutantes son directamente ilegibles: decenas de series, centenares de personajes y argumentos por millares que en el 75% de los casos se quedan sin cerrar por el cambio constante de guionista… y a nadie le importa porque realmente no tienen ninguna importancia.

nenoskoda
nenoskoda
Lector
5 mayo, 2011 13:23

Primero, tal como lo pintas, entonces los que vienen dando palos de ciego desde 1960 son los vengadores porque parece que solo “hasta que llegó Bendis” fueron el número 1 y antes de eso nada.
 
Rodríguez, cuando digo que van dando palos de ciego, no me refiero a las ventas, sino que es una serie que lleva un tiempo sin encontrar un planteamiento al que ceñirse y van probando distintas cosas sin acabar de definirse por una. En los tiempos de Claremont la serie fluía, iban pasando de un tema a otro o incluso cambiando de enfoque, pero lo hacía de forma suave, casi ni te dabas cuenta de que la serie pasaba a ser más urbana y luego más oscura.
Los Vengadores siempre han tenido una dirección y un planteamiento claro: Los héroes más poderosos de la tierra se enfrentan a amenazas que no pueden vencer por separado. Precisamente a los Vengadores de Bendis se les acusa de haber traicidonado ese espíritu tan definido.
 
 Segundo, tampoco lo pongas tan dramaticamente que los mutantes en estos momentos no estan en el Top 10 pero si en el Top 20, es decir, siguen vendiendo mucho, mucho, mucho, normal para una franquicia que ha sido exitosa desde la Segunda Génesis.
 
No me he puesto dramático. En ninguna parte de mi texto menciono que no vayan bien en ventas. Sólo menciono que las series mutantes ya no son las más vendidas.
 Y tercero, si tanto quisiera la Marvel que todas sus franquicias estuvieran peleandose por el número 1 como dices pues ya habrían puesto al todopoderoso Bendis a guionizar unccany x-men y “alzar las ventas” 
 
Bendis puede ser “el todopoderoso” ahora -que no lo creo- pero no lo era cuando empezó en los Vengadores y venía de escribir la estupenda Ultimate  Spiderman y Daredevil. Series de héroes solitarios que no parecía el más adecuado para escribir una serie de grupo.
¿Y además, por qué iban a quitar a Bendis de las colecciones vengadoras para pasar a la Patrulla X? ¿Tú crees que el editor de los mutantes iba a ir a ver a el editor de los Vengadores y decirle “Oye, que dice Quesada que Bendis deja la serie y se viene conmigo? ¿Para qué desvestir a un santo para vestir a otro?
 Quizá a Bendis prefiera escribir los Vengadores a los mutantes. Los mutantes ya tuvieron al mejor guionista de la actualidad -Ed Brubaker- y no consiguió levantar el interés. ¿Por qué crees que Bendis iba a conseguir el enfoque adecuado para las series o levantar las ventas?
Y si, la mayoria de los lectores compran lo que etiquetan como serie hot, y decir eso no es menospreciar al lector ni decir que son tontos, es simplemente marketing puro y duro. 
Sí, los lectores pueden comprar lo que se considera serie hot durante los primeros números, atraídos por la publicidad y por el nombre de los autores, pero las van abandonando si no cumplen las expectativas. Por éso siempre los números 1 y 2 de una serie tienen mucho pedidos y para el 10 ya han asentado en su sitio en el top de ventas.
 
 Es fácil, Marvel solo tiene los derechos de los vengadores para cine, pues vamos a explotar a los vengadores y desde la civil war para acá así ha sido.
 
¿Cuántos años lleva escribiendo Bendis la serie? ¿Seis? ¿siete? Antes de Iron Man 2, antes de los proyectos del capi, Thor y los Vengadores. No es que haya empezado hace 2 años aprovechando el tirón del éxito en el cine.
 
El problema que tienen los mutantes y que ahora están pagando es que desde hace muchos años han creado un universo propio bastante alejado del resto de los personajes de Marvel. Cuando se planea la Civil War con un enfrentamiento entre las posturas del Capi y Iron Man no tenía mucho sentido que los mutantes aparecieran por ahí después de tanto tiempo lejos de Universo Marvel normal. Pero han tenido sus número especiales relacionados con la Civil War y un cruce de colecciones con los Vengadores Oscuros pero cuando el polvo pasa, vuelven a sus cifras de ventas normales.
 

jorgenexo
jorgenexo
5 mayo, 2011 15:08

El problema que gracias a su grandioso pasado se explotó la franquicia comercialmente al máximo. Y tan grandioso era ese pasado que el mercado asumió (y más o menos sigue asumiendo) cualquier nueva sobreexplotación. Entre tanta gorilez ciertamente ha habido cosas buenas (New X-Men, Statix, Asthonisning y poco más), pero le número de colecciones y personajes implicados a devenido, necesariamente, en una pérdida paulatina de interés por las historias, los personajes, etc. A mi, la verdad, me sorprende no sólo que el tema se mantenga, si no que encima salgan nuevas series. Aunque quién hostias soy yo para decir nada si yo me las pillo todas (o casi todas)…
Mi apuesta ya la he expuesto: un magazine mensual de 64 páginas Uncanny X-Men con una historia de 32 centrada en el grupo (compuesto por no más de seis miembros y que sea estable) y otro apr de historias cortas de 16 en forma de seriales que vayan tocando el resto de personajes del universo mutante. A lo sumo, alguna limited o prestigio si realmente hay algo interesante que contar.
Creía que tras el día M el tema se podía encarrilar, menos mutantes, menos series, pero no fue así. Además, originalmente los spin off eran muy buenos, tenían algo que ofrecer: la cole de los Nuevos Mutantes fue muy digna, genial en varios tramos, desde sus inicios. Factor-X tuvo sus más y sus menos, pero en cuanto se encarriló tuvo número muy buenos. Qué decir de Excalibur… Pero a partir de cierto momento, el tema se salió muy mucho de madre: limited series a cascoporro, la mayoría sin el menor fuste, series que perdían interés con notable rapidez (Lobezno, Generación X, X-Men…), cross overs pésimamente coordinados, con presencias de colecciones totalmente gratuitas…
Creo que ha llegado el momento (bueno, el momento llegó y pasó hace varios años, pero nunca es tarde si la dicha es buena) de dar varios pasos atrás y centrar el universo mutante. Y esto implica cerrar colecciones y centrar esfuerzos en contar algo sobre los mutantes que valga verdaderamente la pena. Que seguro que lo hay.

l rodriguez
l rodriguez
5 mayo, 2011 18:26

No, los mutantes no tienen ningún problema, en ese caso el problema seria de la Marvel porque son sus personajes, es su franquicia, y los mutantes no “se han alejado del resto del Universo Marvel” fue la Marvel quien los separó ¿porque? pues porque dejó de ser su franquicia favorita ¿porque? pues porque no tiene los derechos cinematograficos de esos personajes ¿y eso que? pues que al día de hoy Marvel no se hace millonaria vendiendo comics, se hace millonaria haciendo películas y vendiendo licencias de sus personajes para ropa, juguetes, videojuegos, estampitas, etc.
P.D. Pero por supuesto que la civil war si que tenia mucho sentido para los mutantes, puesto que es una copia calcada del decreto de registro mutante, es decir, el caché de los mutantes se lo pasan a los vengadores y listo

nenoskoda
nenoskoda
Lector
5 mayo, 2011 20:49

Pero por supuesto que la civil war si que tenia mucho sentido para los mutantes, puesto que es una copia calcada del decreto de registro mutante, es decir, el caché de los mutantes se lo pasan a los vengadores y listo
 
¿Cómooooooo? La base puede ser la misma, el registro de los mutantes y los superhéroes, pero a partir de ahí el desarrollo es distinto.

nenoskoda
nenoskoda
Lector
5 mayo, 2011 21:41

los mutantes no “se han alejado del resto del Universo Marvel” fue la Marvel quien los separó ¿porque? pues porque dejó de ser su franquicia favorita ¿porque? pues porque no tiene los derechos cinematograficos de esos personajes
 
Las series mutantes hace muchos años -muchos antes de que se pensara siquiera en las adaptaciones cinematográficas- que se distanciaron del resto del Universo Marvel. Hace ya muchos años que los eventos anuales se organizaban en sus series y casi sin trascendencia para las otras colecciones, especialmente en la Era de Apocalipsis. Sus editores y autores crearon un mundo mutante completamente cerrado y que podía leerse sin conocer nada más del resto del UM.
 
Si los Vengadores venden más, pues qué le vamos a hacer, no se trata de meter a los mutantes a martillazos en todos los eventos cuando no hay ninguna razón para su presencia. Ya tienen sus eventos para disfrute de sus fans.
Porque por la mismar razón, yo puedo quejarme de que Marvel está perjudicando a Daredevil, haciendo que rechazase unirse a los Vengadores y no teniendo un relevancia especial en los macroeventos porque los derechos del personaje son de la Fox… ¿Ah, que a Daredevil lo ha escrito durante mucho tiempo Bendis, el tío que levantó las ventas de los Vengadores? ¿y luego Brubaker? Ehhhh…. Pues están jodiendo a los 4 Fantásticos que los derechos también los tiene la Fox… Ah, que hace poco el duó de moda, Millar y Hitch se encargaron de la serie y ahora, el guionista revelación, Hickman lo escribe…
 
Si las colecciones mutantes están en ventas entre los puestos 10 y 20… ¿es ése el grado en que Marvel quiere desplazar a los mutantes? Porque si no tiene los derechos no sería mejor que intentaran que sus ventas bajaran al 30… o al 40… ¿Es que los puestos de ventas en que están ahora es la media exacta que equilibra el beneficio de Marvel con el perjuicio de su productora cinematográfica?
 
Mira, cuando yo era un quinceañero el favorito de los cómics de superhéroes en España era John Byrne. Se fue a DC y cuando volvió a Marvel, aquí publicaron Hulka y Namor. Fórum anunció que las ventas de Namor iban muy mal que cerrarían la colección aunque intentarían aguantar a que terminara la etapa Byrne y recuerdo una carta de un aficionado en la que destapaba una conspiración tramada por la gente de la redacción de Fórum para joder a John Byrne por alguna oscura razón, porque si no, era imposible que cerrara Námor y continuaran series como Los Nuevos Vengadores (los de la Costa Oeste) que eran mucho peores. Así que él tenía muy claro que a Fórum no le convenía que las series de Byrne triunfaran y pedía que se sinceraran con él.
 
El encargado del correo le respondió que la editorial publicitó la serie e hizo todo lo posible para que vendiera pero que no podía ponerr una pistola en la cabeza para obligar a que la gente la comprara. Que el objetivo de la editorial era ganar dinero y que no iban a dejar de ganar pasta por un presunta antipatía a autor que, mira por donde, gustaba a casi todos los miembros de la redacción.
 
El chico no se creyó ese cuento y le amenazó diciendo que si dejaban de publicar Namor, dejaría de comprar comics y Fórum y, ojo, que él se compraba 9 colecciones al mes.
Esto es completamente cierto, revisad los correo de Namor si alguno conserva la colección y lo encontraréis.
 
A aquel chico le resultaba imposible entender que el trabajo de un autor que él consideraba lo máximo, no gustara a la gente, y por éso buscó conspiraciones y explicaciones que ignoraban algo tan simple como que, lo que te encanta a tí por qué encantar a nadie más, y que Namor -al igual que las series mutantes- venden menos que los Vengadores no porque las series de los V sean mejores ni porque la editorial les diga “compra, compra”, sino porque gustan a más gente.

EL hermano Vudu
EL hermano Vudu
Lector
5 mayo, 2011 23:28

Que currada de articulo.
A mi desde hace tiempo veo personajes que no parecen ellos mismos salvo que ocasionalmente, tanto que parecen todos skrulls disfrazados.
De los ultimos años me gusto lo de Morrison, lo de X-MEN LEGACY de Carey con el profesor X y parte de lo de Brubaker. Yost tambien hace un buen trabajo.
Lobezno se ha convertido en un personaje inaguantable (este en la coleccion que este) del que huyo por lo general aunque los episodios de Jason aaron no estaban mal.

Ocioso
Ocioso
Lector
5 mayo, 2011 23:28

Neno, la historia del aficionado iracundo…o sea…no será autobiográfica ¿no? 😛

nenoskoda
nenoskoda
Lector
5 mayo, 2011 23:36

Noooo. Pero tanta ingenuidad y tanta determinación me hizo tanta gracia y me provocó tanta ternura que la sigo recondando más de 20 años después.

l rodriguez
l rodriguez
6 mayo, 2011 2:18

Comparar Namor, un personaje que nunca ha gozado de mucha popularidad con la franqucia mas exitosa de Marvel que en si misma es todo un universo dentro de otro universo, mal vamos.

nenoskoda
nenoskoda
Lector
6 mayo, 2011 13:42

Comparar Namor, un personaje que nunca ha gozado de mucha popularidad con la franqucia mas exitosa de Marvel que en si misma es todo un universo dentro de otro universo, mal vamos
 
No estoy comparando Namor con nada. Estoy contando una carta que escribió un chico a un correo porque no era incapaz de asumir que una serie de su amado John Byrne vendiera mucho menos que otras series que él consideraba peores y por éso se montaba toda una película de conspiraciones dentro de la editorial contra el bueno de John. Igual que tú.
 
 

nenoskoda
nenoskoda
Lector
6 mayo, 2011 13:45

Comparar Namor, un personaje que nunca ha gozado de mucha popularidad con la franqucia mas exitosa de Marvel que en si misma es todo un universo dentro de otro universo, mal vamos
 
Pero mira, tú lo has dicho. La franquicia mutante es un universo dentro de otro universo. Y ese aislacionismo es lo que les ha perjudicado cuando el resto de colecciones Marvel de las que vivía al margen han empezado a despegar.

josemari
josemari
Lector
6 mayo, 2011 13:51

Para disfrutar de los mutantes de antes, X-Men Forever. Claremont lo hace bien.

guolberin
guolberin
Lector
6 mayo, 2011 13:58

Pues ahora que lo dices, ¿qué tal está el volumen 2 de XMen Forever? ¿Mantiene el nivel del 1? Es que por lo que he visto, en cuanto al dibujo, parece que pega un buen bajón y no me acabo de fiar mucho

josemari
josemari
Lector
6 mayo, 2011 14:15

Pues no lo sé, guolberin. Sigo la edición española y el primer tomo del volumen 2 sale en mayo.

Darquez
Darquez
Lector
6 mayo, 2011 16:13

Guolberin

Aviso de Spoiler

Pues creo que la han cancelado

guolberin
guolberin
Lector
6 mayo, 2011 16:50

Sí, Darquez,. eso lo sabía, pero quería saber si más o menos mantiene el nivel de calidad del volumen 1, no siempre tiene que ver una cosa con la otra, gracias de todos modos, también a josemari por contestarme, por supuesto.

l rodriguez
l rodriguez
6 mayo, 2011 19:20

de conspiraciones, nada, ya te lo dije, marketing puro y duro, simple estrategia de mercado, así de fácil

nenoskoda
nenoskoda
Lector
6 mayo, 2011 20:28

de conspiraciones, nada, ya te lo dije, marketing puro y duro, simple estrategia de mercado, así de fácil
 
¿Marketing? Tus argumentos no se sostienen lo mires por donde lo mires.

Ojosombra
6 mayo, 2011 21:46

Ya he comentado lo que me parecían las actuales series mutantes. Pero desde hace unos meses al otro lado del charco parece que la cosa está empezando a remontar, por un lado tenemos a Gillen que se ha marcado tres números en Uncanny X-Men cómo hacia tiempo que no se leía esta serie, ardo en deseos de ver lo que puede ofrecer este guionista en la colección. Remender me está SORPRENDIENDO y muy gratamente con sus Uncanny X-Men, Grischler está haciendo lo mismo en X-Men dónde ha convertido la serie en algo así como un Team-Up de los X-Men. X-Men Legacy era la única que coleaba, pero con ‘Age of X’, Carey lo ha bordado y la reorentación que sufrirá el título fijo que hará que vuelva ese sabor de la primera parte de su etapa al frente de la colección.
Ya de paso os recomiendo que le echéis un ojo al nuevo blog que he abierto sobre lo X-Men, cualquier sugerencia es bienvenida.
http://xmen-spain.blogspot.com/

nenoskoda
nenoskoda
Lector
6 mayo, 2011 21:53

Pero desde hace unos meses al otro lado del charco parece que la cosa está empezando a remontar
 
Pues no te ilusiones, que esa mejora no se va a confirmar. La estrategia de marketing de Marvel que hace que las colecciones mutantes no sean las más vendidas, no va a permitir que las series mutantes mejoren y hagan sombra a las vengadoras, así que pronto quitarán a esos autores que lo están haciendo bien.
 

Ojosombra
6 mayo, 2011 22:03

A mí personalmente me la suda literalmente quién se lleve la atención de la editorial, para bien o para mal los mutantes siempre han sido los niños mimados de Marvel por lo que tampoco me molesta que ahora se centren en Los Vengadores y es que gracias a Bendis he empezado a redescubrir este universo ‘vengador’.
El nuevo eslogan promocional de MMXI le va que ni pintado a los actuales mutantes, como ya remarca Daniel en el artículo se abren nuevos arcos comandados por distintos equipos creativos y por el momento la cosa está mejor que hace medio año que llegó incluso a extremos insospechados. Y es que me quisiera bajar del carro yo mismo, que llevo siguiendo mutantes desde hace ya más de diez años sin interrumpir nunca ninguna colección y comprándome todo lo que tuviera una ‘X’ en la portada. Mi crisis de fe por los mutantes empieza a desvanecerse con lo que estoy leyendo desde el otro lado del charco.
 
http://xmen-spain.blogspot.com/

Shinomune
Lector
6 mayo, 2011 22:42

No hay suficientes manitas verdes para agradecerte tu respuesta Daniel, muchísimas gracias =D

nenoskoda
nenoskoda
Lector
6 mayo, 2011 22:53

Pues no te ilusiones, que esa mejora no se va a confirmar. La estrategia de marketing de Marvel que hace que las colecciones mutantes no sean las más vendidas, no va a permitir que las series mutantes mejoren y hagan sombra a las vengadoras, así que pronto quitarán a esos autores que lo están haciendo bien.
 
Espero que se entienda que lo digo en tono irónico.

Dogma
Dogma
7 mayo, 2011 0:10

Ni te imaginas lo agradecido que estoy de este articulo, yo tengo mucho conocimiento de DC, de su historia ramificaciones, etc. Siempre he seguido esa editorial, Marvel no me intersaba hasta que comence a leer Planet Hulk y nacio una adiccion Marvel leyendo el Ragnarok de Thor y la destruccion de los Avengers y House of M. Ahora con poder adquisitivo me tengo cuadrar que encargo a USA, 50% Marvel y 50% DC. Donde cojeaba era el tema X-Men, una linea con mucha historia de la que me costaba entrar, pero que siempre me senti atraido.
Profundamente gracias por el articulo.
Saludos

l rodriguez
l rodriguez
7 mayo, 2011 18:49

y seguimos con lo mismo, no hay ningún complot sobrenatural de Marvel para perjudicar las series mutantes, nunca he escrito la palabra “conspiración”, he dicho que es simplemente una estrategia de mercado de Marvel para apuntalar sus series vengadoras, así ha sido desde Hose of M y Civil War, en consonancia y aprovechando que tienen los derechos de cine para explotarlos y que es precisamente donde ganan mas pasta

Ciudadano Cero
Ciudadano Cero
7 mayo, 2011 19:09

Bendito, pero bendito, Día-M.
Es que es repasar las etapas de Peter Milligan y Chris Claremont del 2005-2006 y buff…

nenoskoda
nenoskoda
Lector
7 mayo, 2011 19:54

y seguimos con lo mismo, no hay ningún complot sobrenatural de Marvel para perjudicar las series mutantes, nunca he escrito la palabra “conspiración”, he dicho que es simplemente una estrategia de mercado de Marvel para apuntalar sus series vengadoras,
 
Como te he dicho, estaba siendo irónico. Sólo creo que ves algo donde no lo hay. Las series vengadoras y mutantes pueden vender muchísimo las dos y copar los primeros puestos de ventas sin que las series de los V se vean perjudicadas.
Lo que tú dices no tiene ninguna lógica desde el punto de vista empresarial.

nenoskoda
nenoskoda
Lector
7 mayo, 2011 20:57

Lo que haría cualquier empresa que tenga en estima a su negocio y sus clientes. Si 500.000 tíos quieren Defensores, démosle Defensores hasta que pierda el tirón.
 
Claro, Daniel, pero en Marvel no se está descuidando a los mutantes. No superan a los Vengadores porque, por alguna razón, no acaban de conectar tanto como lo hacen los A. Igual es que llevan demasiados años siendo sobreexplotados y ahora es muy difícil ofrecer algo que suene a nuevo para los lectores. Y, desde luego,  creo que no tiene nada que ver con que tengan o no los derechos cinematográficos.
Periódicamente se  relanza a los mutantes con los mejores autores y se les intenta dar una nueva dirección, pero nadie sabe cual es la fórmula mágica para que una serie funcione muy bien comercialmente. Y estoy convencido que la receta para éso no es darle protagonismo en todos los eventos, algo que aunque hace que las ventas aumenten mientras durante esa saga, pero que no lo hacen después y que, a medio o largo plazo, si los eventos no están a la altura, producen un efecto negativo haciendo que lectores abandonen el barco aburridos de interrupciones (como ya sucedió en los 90).
 
Creo que el secreto de los Vengadores es que desde  Desunidos han ofrecido algo muy distinto a los 40 años de historia previa y que ha conectado con los lectores, que todos los hechos ocurridos desde entonces han estado muy bien llevados (independientemente de que Bendis guste más o menos) y los han llevado a Dinastía de M, a Civil War, a Invasión Secreta, a Reinado Oscuro y a Asedio con muy buen pulso, creando suspense, abriendo nuevas direcciones y dejando a los lectores con ganas de saber lo que va a pasar después.
 
La etapa actúal, esta nueva era heróica, ya no me hace tanta gracia, pero estos primeros años con Bendis a los guiones, sobre todo en los Nuevos Vengadores, y los eventos relacionados me han parecido muy inteligentemente planteados,  muy bien desarrollados y muy bien ejecutados.
 
Ese es para mí, el secreto del éxito de Los Vengadores de Bendis.

nenoskoda
nenoskoda
Lector
7 mayo, 2011 21:06

Por pedir una nueva opinión versada e imparcial, Daniel ¿tú crees que a Marvel le interesa que las series de la franquicia vengadora  esté por encima de la de los mutantes porque no tienen los derechos cinematográficos de la Patrulla?

Ocioso
Ocioso
Lector
7 mayo, 2011 21:11

nenoskoda ha comentado: Por pedir una nueva opinión versada e imparcial…
 
¡Pensaba que nunca me la ibas a pedir!
Creo que un pelotazo cinematográfico puede hacer que se vendan mas tebeos. Muchos o pocos, pero algo se notará.
En cambio al revés no funciona. Que una colección esté pasando una buena racha no va a llevar a mas gente al cine.

nenoskoda
nenoskoda
Lector
7 mayo, 2011 21:19

Creo que un pelotazo cinematográfico puede hacer que se vendan mas tebeos. Muchos o pocos, pero algo se notará.En cambio al revés no funciona. Que una colección esté pasando una buena racha no va a llevar a mas gente al cine.
 
Ehhh, tú no eres imparcial!! Sé de buena tinta que besas el suelo que yo piso!!
 
Yo opino como tú. Aunque Marvel no tiene los derechos para hacer películas de mutantes, sí saldrá beneficiada si una película de X-Men funciona muy bien en taquilla. Por un lado porque habrá espectadores que pueden probar con las colecciones y por otro lado, porque para sus próximos proyectos es mejor que las películas de superhéroes sigan dejando un buen sabor de boca en los espectadores que no que decepcione.
 
Para los espectadores que no conocen el mundillo, una película de superhéroes es una “peli de superhéroes”,  independientemente de que sean de Marvel, de DC o de Dark Horse o que las produzca la Fox o la propia Marvel.
 

nenoskoda
nenoskoda
Lector
7 mayo, 2011 21:23

Por cierto, hay otra cuestión que creo que no habéis comentado y es que no es natural que los mutantes sean la primera línea de la editorial.
 
Creo que sí que lo hemos dicho en alguna ocasión -aunque que no sé si en este post- que los mutantes forman un universo demasiado cerrado en sí mismo y que potenciarlo y centrar los eventos en él era dejar  bastante de lado al resto de Marvel. Creo que ponía el ejemplo de la Era de Apocalipsis en la que todos estaba centrado en las series mutantes y sólo había un especial sobre el resto del UM (creo que dibujada por Pachecho).

Ocioso
Ocioso
Lector
7 mayo, 2011 21:27

Si es que es muy sencillo. Los espectadores de una película se cuentan por millones, mientras que los lectores de un comic se cuentan por decenas de miles.
Si todos los lectores de Spidey van a al cine la productora casi no lo va a notar.
Si un uno por ciento de los espectadores de la peli de Spidey compran el tebeo, la caja registradora de Marvel echa chispas.

nenoskoda
nenoskoda
Lector
7 mayo, 2011 21:37

Yo opino como Ocioso. Que las series vengadores o mutantes vendan 20.000 ejemplares más o menos no va a afectar a la recaudación  de las películas, pero que una película sea un éxito hace que la editorial que la publica, que habrá llenado las librerías de especiales, adaptaciones, precuelas y sus mejores historias en tapa dura,  se puede frotar las manos.
No hace falta irse a EE.UU. Mira en España los coleccionables de Fórum y Planeta. 

nenoskoda
nenoskoda
Lector
7 mayo, 2011 22:30

encontrarte a un tipo leyendo un comic de Thor en la parada, un stand repleto en una tienda, kiosko, librería o salón del comic, o que en internet haya troprecientos tipos diciendo lo mucho que mola Thor (que comics e internet suelen venir unidos de la mano) ya es publicidad viral que estás haciendo de tu peli. Una publicidad por la que además te están pagando
 
Que 20.000 señores que se compran cada mes varios cómics Marvel añadan a su lista de compra Los Vengadores o Thor no se va a notar en la recaudación de la película.
 
Un solo reportaje de 10 segundos en el Sálvame de la Pataky con su marido o un reportaje en el Hola sobre los dos, hace mucho más por aumentar la taquilla de Thor que todos los tipos leyendo en las paradas del bus, todos los disfrazados del salón del cómic o todos los colgados que escribimos en internet.
Creo ésto porque con esas imágenes de Elsa y su macizo esposo dan a a conocer la película a 3 millones de televidentes que no tienen ni idea de quien es Thor pero que ahora saben que es una película del marido de la Pataky que ya está en los cines.
Toda la publicidad que se pueda hacer ahora desde internet, desde los foros o llenando las librerías de cómics de Thor… eso es intentar convertir a un converso. Nosotros ya conocemos al personaje y llevamos años siguiendo el rodaje y esperando la película. A nosotros no nos tienen que vender nada.
 
Para que una película de superhéroes funcione en taquilla no basta con llevar a los aficionados a los cómics al cine. Sólo con éso se darían un tortazo de escándalo. Hay que llevar a muchos millones de espectadores más, vender la peli a gente que no ha leído ni un tebeo en su vida o incluso a los que no les gustan porque les parecen para críos.

Ocioso
Ocioso
Lector
8 mayo, 2011 0:32

Y sin embargo creo que los aficionados que escribimos en Internet podemos tener una influencia bastante importante en el funcionamiento de una peli de estas.
Siempre me acuerdo del momento en que vimos por primera vez el trailer de Iron man en la Comic Con grabado con un movil. Hasta entonces todo eran chascarrillos acerca de Robert Downey Jr haciendo de un superheroe borracho.
Pues bien, recuerdo el momento del trailer en el que aparece el primer Iron man gris saliendo de la cueva a tiros, tal cual era en los tebeos, y el grito de sorpresa del fandom. Ahí supe que iba a ser un pelotazo.
Si gustas a los aficionados, éstos van a contarlo en sus blogs, y cuando el Boyero de turno tenga que hacer su crónica para un periódico y piense “¿pero qué coño sé yo de superheroes?”, buscará en páginas especializadas en el tema para formarse una opinión.
No sé si es publicidad viral o bacteriana, pero estoy seguro de que esa influencia existe.
 

Armin Tamzarian
Autor
8 mayo, 2011 0:37

 y cuando el Boyero de turno tenga que hacer su crónica para un periódico y piense “¿pero qué coño sé yo de superheroes?”, buscará en páginas especializadas en el tema para formarse una opinión
 
Al mismo Boyero le gustó la película de Watchmen lo suficiente como para después de verla leerse el cómic de Moore y Gibbons, que le encantó.

nenoskoda
nenoskoda
Lector
8 mayo, 2011 1:09

Pues bien, recuerdo el momento del trailer en el que aparece el primer Iron man gris saliendo de la cueva a tiros, tal cual era en los tebeos, y el grito de sorpresa del fandom. Ahí supe que iba a ser un pelotazo.

Si gustas a los aficionados, éstos van a contarlo en sus blogs, y cuando el Boyero de turno tenga que hacer su crónica para un periódico y piense “¿pero qué coño sé yo de superheroes?”, buscará en páginas especializadas en el tema para formarse una opinión.
 
Lo contarán en sus blogs que sólo leerán los aficionados aficionados.
Tú mismo has visto la reacción de los ciudadanos a las fotos, teasers y trailers que nos presentan en la ZN. Piensa en la película de Spiderman cuyo protagonista tú dices que tiene cara de alpargata. O la del Capi o la de Linterna Verde, o la de los X-Men que hasta hace dos día era machacada sin piedad. Cualquiera que se pase por aquí y lea las opiniones de los aficionados al cómic pensará “si no les gusta ni sus fans…”.
Y es que, no sé si es porque conocemos el material original del que se hace la adaptación, las opiniones que los aficionados suelen ser bastante negativas, criticando el reparto, el director, los trajes, el que se adapte tal historia en lugar de esta otra…
Es muy curioso porque se anuncia la adaptación de El Código Da Vinci o El hombre que susurra a los caballos y todos los que han leído la novela se relamen, pero cuando se trata de un cómic los fans se temen que va a ser un porquería.
 
Personalmente, creo que una película de acción con gran despliegue de efectos especiales, empieza a venderse un par de meses antes de su estreno, cuando se empiezan a aparecer en las portadas de las revistas de cine, cuando se pone en el trailer en la proyección de otros grandes estrenos y se empieza a ver los pósters de la película en las marquesinas. Todo lo anterior: la elección del equipo, las primeras fotos, el argumento… sólo importa a los fans del cómic que se dedican a macharlo sin piedad hasta que ven el trailer definitivo y entonces se corren de gusto.

Ocioso
Ocioso
Lector
8 mayo, 2011 1:28

No sé. Imagínate al crítico de cine del Teruel Tribune o al de Radio Castronuño teniendo que decir algo sobre el estreno de Thor. Ayer le tocaba hablar de una pelicula checa y mañana será una de un director debutante español. Me pongo en su lugar y lo primero que hago es buscar información donde pueda encontrarla, e Internet viene de perlas para eso. Pulsar la opinión de los “expertos” es una forma de solucionar la papeleta.
Si me viera en una de esas leería al Peña, al esbillero, al transgresor, y a alguno mas, e intentaría sacar algo en claro. Los comentarios seguramente me los pasaría por el forro o los miraría por encima.

nenoskoda
nenoskoda
Lector
8 mayo, 2011 1:36

Uno de las cosas que tiene internet es que cualquiera puede dar a sus páginas un acabado “profesional” que puede inspirar confianza en la capacidad de su autor y luego ser un tuercebotas que no dice más que tonterías, como que el fallecido dibujante Stan Lee fue el creador de los grande héroes del cómic como Spiderman, Supermán, La Masa o Conan el Bárbaro (aunque no lo parezca, ésto es real!!)
 
Imagino que los críticos -lo mismo que nosotros- tendrán sus páginas de confianza cuyas opiniones están en bastante sintonía con las suyas.