Merlín, de Robin Wood y Enrique Alcatena

Por
10
2547
 
merlin_ecc

Edición original: Merlín núms. 1 a 9, 1993.
Edición nacional/ España: ECC Ediciones, Octubre de 2014.
Guión: Robin Wood.
Dibujo: Enrique Alcatena.
Formato: Rústica, 144 págs. Blanco y negro.
Precio: 11,95€.

 

En 1993, el guionista Robin Wood y el gran dibujante Enrique Alcatena combinaron sus talentos para dar forma a la leyenda del mago Merlín, a la historia del reino de Camelot y a la vida del niño que selló su destino arrancando una espada de una roca.

No soy un fan de Robin Wood. Hasta hace dos días no conocía de su existencia, encerrado como vivo en mi pequeña cueva llena de superhéroes y otros géneros de ficción que se producen en EE.UU., lo confieso. Si me he visto atraído por este volumen es por su ilustrador, Quique Alcatena, pero ya se puede suponer que mi lectura ha estado desprovista de expectativas o prejuicios que no sean los de un conocedor de la mitología artúrica.

Después de ver mil y una versiones del mito, poco se puede sorprender uno ante una revisitación de la historia de Merlín y Arturo, pero he de conceder que la inusual visión de Wood rompe con muchos estereotipos manteniéndose igualmente fiel a la esencia de lo que se está contando, lo que resulta sorprendente y refrescante. La historia comienza con un Merlín joven, un héroe que protege las criaturas mágicas que viven en nuestro mundo y a las que estamos comiendo terreno. Esta caracterización choca en cuanto a que este joven ya está muy cerca del carácter huraño del Merlín al que estamos acostumbrados, joven pero tan sabio que no puede sino conocer el destino que nos aguarda, y ante el que a pesar de todo, se rebela. Saber el futuro le convierte en alguien lejos de someterse a él, en alguien decidido a escoger su propio camino, el que favorecerá a aquellos que le necesitan.

Lancelot hace una impresionante entrada
Lancelot hace una impresionante entrada

Tras un bonito prólogo en el que mediante varias splash-pages decoradas con arabescos se nos presenta el escenario en el que transcurrirá la historia y las circunstancias del nacimiento del mago, hijo de humana y demonio, nos encontramos con un poderoso Merlín, de físico imponente, ocupado con la construcción de Stonehenge, simplemente para crear un misterio para la humanidad. Con este simple gesto se define bastante de la personalidad del personaje, parte y amante del mundo mágico, su defensor y, al mismo tiempo, un puente entre nuestro mundo y el suyo, mientras trata de que nos acerquemos el uno al otro por nosotros mismos. Pronto conoceremos el motor de la trama, y es que todo lo que está por venir (entiéndase Arturo y Camelot) obedece a su propósito de salvaguardar ese mundo fantástico.

Con este fin, Wood consigue que las motivaciones de Merlín, en parte tratando que determinado “destino” se cumpla, no choquen con este enfoque, en el que trata que no se cumpla. Es consciente de la inevitabilidad del futuro, pero aun así él luchará hasta el final por cambiarlo. Wood se desmarca de la cronología de hechos tradicional haciendo de Mordred el fruto de Morgana y un demoníaco ser llamado el Soñador Negro. Esto a simple vista parece una forma de evitar un incesto, pero vemos que los autores no tienen problema a la hora de plasmar un poco de sexo truculento. Examinando la situación más fríamente nos damos cuenta de que así es la propia magia la que juega contra Merlín y sus planes, no solamente los seres humanos y sus ansias de conquista.

El éxodo de las criaturas mágicas
El éxodo de las criaturas mágicas

Echo en falta un poco de incesto, eso sí, haría a Arturo aún más patético de lo que se muestra. Incluso él se ve arrastrado por la corriente de acontecimientos, y ni siquiera empuñando Excalibur tiene algún poder sobre su sino. Cuando ha de luchar es la propia espada la que asesta los golpes mortales, dejando a su portador el mérito a ojos de todos excepto los suyos. Es con la llegada de un Modred adulto que la velocidad con que pasan los años se frena un poco, para que podamos apreciar en toda su amargura los últimos momentos de Arturo, de la magia y, en definitiva, de Merlín.

Resulta fascinante el papel de Nimué, la Dama del Lago, persiguiendo pacientemente a Merlín, siempre a su lado pero sin tratar de imponerse. Es quien concede Excalibur a Arturo, y uno llega a pensar que es una alegoría de ese inescapable destino o, finalmente, de la muerte. Su presencia inquieta e hipnotiza, y cuando por fin llega su momento (aceptadlo, su momento llega) no podemos apartar la mirada de la bella escena en la que Merlín por fin viajará a Broceliande.

Llegando a Broceliande
Llegando a Broceliande

El trabajo de Quique Alcatena en esta historia es fundamental para el tono que le imprime Wood, con sus abarrotados dibujos, sus detallados fondos, sus terribles monstruos o sus caballeros en armadura. Desde que le conociera gracias al inencontrable Luc Helius, el joven cosmonauta he estado fascinado por su cuidado trazo, el cariño que pone en sus dibujos y su pasión por transmitir, incluso más que por mostrar. Su Merlín es imponente, con su frondosa melena y barba, su profunda mirada acallaría a más de uno, los surcos de su frente según pasan las páginas reflejan con acierto el paso del tiempo, así como su encorvada postura… Tal vez de una forma buscada, las escenas más terrenales están bien, pero donde el arte brilla realmente es en la representación de lo ultraterreno: esa seductora y oscura Morgana, el temible Soñador Negro, las mágicas criaturas del bosque y su éxodo final, así como Nimué y el lugar de descanso del mago… Sus ilustraciones en blanco y negro, en contraposición a la edición original con un espeluznante coloreado, son dignas de contemplación y admiración.

El simpático amigo de los duendes
El simpático amigo de los duendes

No olvidemos, por cierto, que es gracias a Alcatena, que ha proporcionado a ECC Ediciones los originales de Merlín, que tenemos esta obra ante nosotros.

Merlín de Robin Wood y Enrique Alcatena es una obra cargada de amargura y tristeza, es un acercamiento tradicional pero inusual a la leyenda artúrica, con un Merlín que hubiera dado para muchos más relatos pero que ya se ha ganado con creces un buen descanso.

  Edición original: Merlín núms. 1 a 9, 1993. Edición nacional/ España: ECC Ediciones, Octubre de 2014. Guión: Robin Wood. Dibujo: Enrique Alcatena. Formato: Rústica, 144 págs. Blanco y negro. Precio: 11,95€.   En 1993, el guionista Robin Wood y el gran dibujante Enrique Alcatena combinaron sus talentos para dar…

Review Overview

Guión - 7.5
Dibujo - 9
Interés - 10

8.8

Un relato sobre la inevitabilidad del destino, de cómo los héroes harán todo lo posible por cambiar las cosas, y de cómo no siempre sabemos quién es el protagonista de las grandes historias. Un cachete más a la humanidad por sus malas acciones. Y un aplauso por el dibujo de Quique Alcatena

Vosotros puntuáis: 8.06 ( 10 votos)
10 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Phantomas
Phantomas
Lector
4 diciembre, 2014 13:23

Pues mira que he leido acercamientos distintos al mito de Merlin y Arturo, pero a mi el guion y la caracterización de Wood me parecen de los menos interesantes y la verdad es que disfruté poco de la lectura. Tanto que no conocia a Robin Wood y me he quedado sin ganas ni interes en acercarme a otras obras suyas que están ahora editandose.

Otra cosa son las ilustraciones de Enrique Alcatena, que me parecen lo único por lo que es disfrutable el comic.

sibaix
sibaix
Lector
4 diciembre, 2014 14:09

Para mi es una maravilla visual, y el guión aunque no esta a la altura del dibujo me ha parecido bastante bueno, sin duda este guionista no defrauda, solo por la forma de contar las tramas ya merece la pena la lectura.

Sergio Aguirre
4 diciembre, 2014 14:38

A mi en cambio me encanta, tanto el arte de Alcatena como el guion de Wood. Pude hacerme con la edición argentina de esta obra hace años y es un de las joyas mas valoradas que atesoro en mi colección.

Pero claro, también es verdad que yo sí soy fan de Wood.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
4 diciembre, 2014 15:09

Pues yo me llevé un chasco. Me había encantado el Drácula de Wood. Pero este Merlín me ha decepcionado.
Además, me he quedado con la sensación de que la extensión de la historia se queda corta para lo que Wood quiere contar. Hay momentos en los que todo parece demasiado atropellado. Otros, desaprovechados o mal explicados. Lo de la espada en la piedra, por ejemplo.

El dibujo, lo mejor del tebeo.

dhaldon
dhaldon
Lector
4 diciembre, 2014 15:09

Pues a mi me ha encantado. Es una visión distinta a la clásica pero para nada mala, y el dibujo pone el comic muy Por encima de la media. Vamos que yo es lo primero que leía de Wood y ya me he pillado su Drácula y esta en camino otra 🙂

Liponidas
Liponidas
Lector
4 diciembre, 2014 20:19

Amigos, este Wood no es el mejor Wood sin duda, es un autor en su lado mas profesional. Tengan en cuenta que es uno de los guionistas mas prolíficos del mundo, con con mas de de 4000 guiones y cientos de personajes a cuesta, dos premios yellow kids (el llamado Oscar de la historieta). Les recomiendo Dago o Gilgamesh o Savarese. Historieta de aventuras clásica con una prosa eexquisita que sin duda se merece ser invitado al Saló del comic de Barcelona y premiarlo por su vasta obra y calidad.
Y que decir de Alcatena…cómo está tan ninguneado? Es inmenso, hay que leer Acero líquido, Imperator, El mago…

Mr. X
Mr. X
Lector
4 diciembre, 2014 20:34

Esto no lo he leído, pero veo que hay opiniones contrapuestas. Drácula sí lo pillé y para nada me arrepiento, es un cómic”de los de antes” histórico muy bien narrado y dibujado. Y el primer tomo de Dago, del que se puede decir lo mismo. Si quiere quitarse el mal sabor de boca, le aconsejo que le eche un ojo al Drácula, Sr Phantomas (Dago creo que es una serie bastante larga).

Truvor
Truvor
Lector
4 diciembre, 2014 22:58

Mmmmhh, después de ver las muestras del arte de Alcatena, yo esto me lo tengo que llevar pa casa….

AlbierZot
AlbierZot
Lector
5 diciembre, 2014 9:54

No descartaría a Wood así como así, por eso me gustaría unirme a la recomendación de GILGAMESH: EL INMORTAL, actualmente recopilado en dos tomitos por 001 ediciones. Si gustaron de Mort Cinder o el Eternauta, esta es una obra cercana en temática y pareja en calidad.

Dillinger
Dillinger
Lector
6 diciembre, 2014 22:50

Jodo, vaya dibujo. Tendré que pillármelo. Hasta ahora, solo tengo los dos primeros de Nippur, serie que dejé por el pésimo dibujo de Lucho Olivera.

Pero esto……Esto ya es otra cosa.