Mecánica Celeste. Política y pelotas

Merwan Chabane nos entrega una obra futurista, de aires postapocalípticos que combina la reflexión política con el deporte hecho espectáculo. ‘Mecánica celeste’ es una fábula que funciona gracias a unos personajes bien definidos y a un arte espectacular.

Por
1
655

“No por vivir entre cerdos debemos revolcarnos en el barro”.


Edición original: Mécanique céleste (Éditions Dargaud. Agosto, 2019)
Edición nacional/ España: Mecánica celeste. Nuevo Nueve Editores. Noviembre, 2020
Guion: Merwan (Merwan Chabane)
Dibujo: Merwan
Color: Merwan
Formato: Cartoné, 200 páginas
Precio: 28€

Mecánica celeste es una aventura de corte fantástico y de ciencia ficción que resulta entretenida y visualmente muy atractiva. Su autor Merwan Chabane – que habitualmente firma como Merwan – nos propone un recorrido competitivo por los antiguos territorios unificados que han sido asolados y divididos por una cadena de catástrofes. En la obra seguimos a Aster y Wallis una pareja de adolescentes que viven en Pan, una de las comunidades separadas que sobrevive a base de racionar el arroz que cultivan. Wallis, el chico, es miembro de la familia del gobernante electo y simbólico de Pan; la chica, Aster, no pertenece a la tribu y esto le acarrea graves problemas para acceder a las raciones alimentarias.
En plena campaña de renovación de cargos, llegan a Pan los agresivos embajadores de la nación de Fortuna que les exigen un 25% de su cosecha de arroz a cambio de no atacarles con sus ejércitos dotados de armamento ultra sofisticado. Para escapar de este chantaje, y asesorado por espías de un tercer territorio en discordia llamado Ceres, el representante jefe de Pan solicita el arbitraje por mecánica celeste; una competición en que dos equipos de siete componentes, representando a los territorios en conflicto, han de eliminarse al mejor de tres rondas.
En cierta forma, el destino de todos los territorios separados depende del resultado de un juego con muchas pelotas…

Con esta excusa argumental, el cocreador de Por el imperio nos dirige en dos direcciones primordiales; la primera se preocupa de enseñarnos con detalle las particularidades de la original civilización postapocalíptica que ha imaginado, la segunda se centra en describirnos de manera precisa y prolija cada una de las maniobras y evoluciones que los jugadores de los dos equipos en liza realizan, para así conseguir la victoria en este crucial juego de pelota. Cada eliminación, cada engaño, cada giro táctico de los entrenadores es desmenuzado con detalle para que no nos perdamos en las extrañas normas del torneo y para que nos impliquemos en su desenlace como hinchas de uno de los equipos.
La descripción de los personajes y sus motivaciones nos llegan en breves pinceladas que poco a poco van componiendo un retrato del carácter y las motivaciones de cada uno. Son figuras carismáticas que llenan las viñetas con una personalidad propia y arrolladora. Quizás se echa en falta un poco más de reflexión y profundidad sobre los mecanismos del poder y su relación con los espectáculos de masas como el deporte. El desenlace, demasiado abrupto e irreal, le resta algo de calado al conjunto y desmerece una obra muy entretenida pero algo estirada en extensión.

La parte gráfica y artística de Mecánica celeste es uno de sus puntos fuertes. Merwan compone secuencias ágiles y eficaces donde los personajes corren, saltan, vuelan y caen de manera espectacular y atractiva. Los momentos de calma se sustentan por un diseño del entorno imaginativo, por un uso de la narrativa personal, con múltiples soluciones distintas y por un coloreado espectacular. El artista usa un esquema de página dividido en cuatro o cinco tiras con un número variable de viñetas. A menudo une dos tiras para forma un gran cuadro más descriptivo y para las escenas del juego desmenuza la acción con soluciones narrativas que van desde la splash-page a la inclusión de tiras verticales.
La descripción de los personajes es buena; la mayoría se distinguen sin problemas, están bien definidos anatómicamente y tienen personalidad propia. Los decorados y el vestuario son sugerentes y coherentes aunque pecan de poca originalidad.
El color tiene una importancia capital en la obra. La paleta cromática es suave, aplicada directamente a la página y con soluciones cercanas a la acuarela. Predominan los tonos del verde, del rosa, del naranja y del marrón que nos sitúan adecuadamente en los diferentes escenarios y también en las diferentes franjas horarias. Además, tienen su importancia las onomatopeyas y las líneas cinéticas de movimiento que presentan un diseño con claras influencias del manga más ortodoxo.

Merwan Chabane (1978) es diplomado por la Escuela Nacional Superior de las Artes Decorativas y es otro de los alumnos de la famosa escuela de la imagen Les Gobelins. En 2002 realizó su primer corto animado que lleva por título Biotope. Sus trabajos como autor y creador de animación se alternan con el diseño de storyboards para la industria del videojuego.
Su primer álbum de historietas titulado Pankat (2004) lo publica en Vents d’Ouest donde también publicará Fausse garde (2009), una reinterpretación y ampliación de la misma historia. El mismo año empieza la serie de cuatro tomos titulada L’or et le sang (2009-2014) que dibuja con Fabien Bedouel y que escriben Fabien Nury y Maurin Defrance. Su segunda serie en importancia la comparte con Bastien Vives, se trata de Por el Imperio (2010-2011) de la que realizarán tres tomos y que se ha recopilado en Francia en un integral publicado en septiembre de este año.
Otras obras de Merwan son:
L’Ourso (2011) con dibujo de David Alapont, con guion del propio Merwan y publicada por 12 BIS.
Pistouvi (2011), dibujada por Bertrand Gatignol, guion de Merwan y editada por Dargaud.
Jeanne (2012), dibujada por Bertrand Gatignol, con guion de Merwan y editada por Dargaud.

La serie titulada Le Bel Âge (2012-2013), con guion y arte de Merwan y publicada por Dargaud, está compuesta por tres álbumes. En cambio Jeu d’ombres (2016-2017) tiene solo dos tomos, el guion es de Loulou Dedola, el arte de Merwan y ha sido publicada por Glénat.
Clémence Évidence (2017) – con guion y dibujos de Merwan y editada por Delcourt.
Mécanique céleste (2019) la publicó Dargaud y cuenta con el arte y el guion de Merwan. La editorial española Nuevo Nueve Editores la ha publicado en castellano en 2020.
Desde 2011 el autor francés compagina su carreta de historietista con la enseñanza del arte de las viñetas en el Lycée technologique d’arts appliqués Auguste Renoir de Paris.

La edición de este álbum a cargo de Nuevo Nueve Editores es impecable. El tomo es en cartoné, tiene el tamaño adecuado y cuenta con una excelente reproducción y un buen papel. En cambio no cuenta con ningún artículo introductorio, ni biografía del autor ni ningún tipo de extras adicionales. El precio es contundente pero acorde con la cantidad y calidad del material ofrecido.

Mecánica celeste supone una excelente puerta de entrada al universo creativo de Merwan. La excesiva dilatación de la historia y la poca profundidad de la trama quedan compensadas por la presencia de personajes carismáticos y una excelente realización gráfica y artística. Con un argumento interesante y un arte tremendamente atractivo, esta fábula futurista nos proporciona algunos buenos momentos llenos de diversión, reflexión y entusiasmo. Está claro que su autor se ha ganado el derecho a que esperemos su próxima propuesta con esperanzas bien fundadas. On vera

Salut!

“No por vivir entre cerdos debemos revolcarnos en el barro”. Edición original: Mécanique céleste (Éditions Dargaud. Agosto, 2019) Edición nacional/ España: Mecánica celeste. Nuevo Nueve Editores. Noviembre, 2020 Guion: Merwan (Merwan Chabane) Dibujo: Merwan Color: Merwan Formato: Cartoné, 200 páginas Precio: 28€ Mecánica celeste es una aventura de corte fantástico…
Guion - 7
Dibujo - 9
Interés - 8.5

8.2

Lúdica

Una obra bastante entretenida, pero algo estirada, que cuenta con un diseño futurista interesante y un arte muy atractivo

Vosotros puntuáis: 8.16 ( 8 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Alejandro Ugartondo
Autor
20 noviembre, 2020 23:59

Gracias por la reseña Tristan

El dibujo me ha parecido una auténtica maravilla y el color directo es sensacional. Me encanta la evolución que está teniendo este artista.

La historia es ligera pero entretenida y ese epílogo que le da a lo narrado el nivel de leyenda en lugar de historia compensa algunos de los excesos del guion