Marvel Héroes. El Increíble Hulk de Peter David 2

Por
6
2668

Edición original: The Incredible Hulk 347-367, Marvel Comics Presents 6, 26 y 45, Web of Spider-Man 44 y Fantastic Four 320 USA (Marvel Comics, 1988 – 1989)
Edición nacional/España: COLECCIONABLE MARVEL HÉROES V1 #108. Marvel Héroes. El Increíble Hulk de Peter David 2. Perdido en Las Vegas(Panini Cómics, 2022)
Guion: Peter David, Bob Harras
Dibujo: Jeff Purves, Dale Keown
Entintado: Mike y Valerie Gustovich, Terry Austin, Bob Wiacek, Marie Severin, Herb Trimpe, Jim Sanders III, Keith Williams
Color: Petra Scotese, Glynis Oliver, Gregory Wright
Traducción: Gonzalo Quesada
Realización técnica: Estudio Fénix
Formato: Rústica. 576 páginas. 45,00€

Esto ya no lo arregla nadie

«No querrá que llame a Mr. Arréglalo. ¿Verdad?»

Después de ser testigos de la aparente muerte de Hulk en una gran explosión, tras el enfrentamiento con el Líder, Peter David tenía un perfecto encuadre para empezar de cero, y así lo hizo. Esta forma de llevar las riendas de la colección del gigante esmeralda sería una de las claras señas de identidad de esta larga etapa. Nunca supimos en tiempo real por dónde se iba a dirigir el guionista. Hoy en día, y siendo una reedición de una etapa clásica de tiempos pasados, este efecto se ha diluido puesto que sabemos en muchos casos el camino por el cual se iba dirigiendo esta colección, pero en su momento fue un verdadero revulsivo y aliciente mensual. Tenemos que tener en cuenta que, si bien la publicación en España en su momento no era con la escasa diferencia temporal que tenemos hoy en día, lo cierto es que, sin redes sociales, ni la rápida velocidad con la que se difunden noticias, aunque estén “embargadas”, fue un verdadero impacto el encontrarnos a Mr. Fixit.

Peter David decidió trasladar a Hulk, que no había muerto, a Las Vegas y lo convirtió en un mafioso llamado Mr. Fixit. En España, y así se ha mantenido en esta edición, Sr. “Arréglalo”, triste traducción que no debería haberse mantenido. Y así comienza la siguiente fase de la carrera de Peter David, un arco narrativo controvertido en el que el guionista no está seguro de adónde se dirige con este nuevo enfoque. Los números comprendidos entre el 347 y 352 se sienten difusos y poco consistentes. Es lógico, puesto que tenemos delante un guionista joven y relativamente sin experiencia en el medio.

Como bien es sabido el primer Hulk que apareció en 1962 fue el Hulk Gris, no el famoso Hulk Verde. Finalmente, un problema técnico de impresión acabo con el cambio de color al verde. Más tarde la explicación “Marvel” fue que la piel de Hulk cambió debido a la repetida exposición a la que se había ido sometiendo el personaje. Joe Fixit es un innegable ejercicio de retro continuidad muy bien llevado a cabo por Peter David y años después, como veremos, por Al Ewing.

Al final las diversas versiones de Hulk son partes de su personalidad que van pugnando por salir. El Hulk Salvaje/Verde y el Hulk Gris pugnaban por salir al exterior si bien casi siempre ganaba la versión que primó durante años. Finalmente, la versión gris, físicamente más débil, se hace con el control, denotando una inteligencia que desde luego la versión salvaje no tenía.

Será con Al Ewing en Inmortal Hulk cuando sabremos que la personalidad de Joe Fixit y su elección de convertirse en un mafioso surge de la pasión de Banner por este género. El joven Bruce veía las películas cuando era niño, y ahí quedó esa semilla que germina en el protagonista de este voluminoso tomo. No solo se profundiza en este aspecto, sino que además seremos testigos en la entrega 16 de The Inmortal Hulk como Joe puede controlar la mente de Banner de día, cosa inaudita hasta la fecha.

Yendo a lo que nos ocupa, y el tomo en cuestión, entre líneas iremos percibiendo una idea muy interesante que va más allá de la clara referencia en este caso a Jekyll y Hyde. ¿Qué sucede cuando Hulk gana y obtiene la libertad añorada sin Banner teniendo el control? La ruptura hasta la fecha es más que notoria, es decir, tenemos una versión de Hulk inteligente, manipuladora, apreciado, vive ostentosamente, y es pieza fundamental en el control de algunos casinos de Las Vegas.

Pero la reflexión no se solventa en una sola entrega, será a lo largo de estos números. Este arco, que sigue sin ser lo mejor del autor en la colección, supone que Hulk va percibiendo poco a poco que tenerlo todo no es suficiente, no es feliz, por tanto. En última instancia no, y eso es lo que hace que este sea un arco interesante. Hulk se da cuenta de que se siente vivo en el despliegue de su caótico y destructivo poder y que realmente los trajes que lleva, la excelente comida y las preciosas mujeres que le acompañan, no son lo que le hace feliz, sino destruir, y cuanto más y más grande mejor. Marlo, personaje cuya concepción inicial dista mucho de lo que llega a ser, es ahora su mujer ideal, muy diferente de la llorosa y quejosa Betty. Una mujer fuerte de carácter, inteligente y que no le intimida el aspecto del monstruo. ¿Entonces Hulk qué problema tienes? Tenerlo todo yendo contra natura de lo que realmente eres es la antítesis de la felicidad. ¿De qué me sirve trabajar a todas horas y ganar mucho dinero, tener un cochazo, una casa inmensa, si realmente no soy feliz con lo que hago?

Glorian se mete en la cabeza de Hulk y crea un mundo de fantasía donde todo es perfecto. El extraño antagonista muestra a Hulk lo que le puede hacer feliz, un mundo perfecto sin la necesidad de pelear. Un mundo donde Hulk no será consumido por la ira. Pero ahí radica el núcleo duro de esta parte, la esencia del personaje; sin ira Hulk no es nada, la ira es lo que hace poderoso al monstruo. Es un tema interesante, y David lo explora desde su inexperiencia, pero lo hace bastante bien.

Frente al tomo anterior que fue más duro de digerir, esta entrega se siente más accesible. No me gusta engañar y debo advertir que aún no estamos en lo mejor de la serie. La idea de un Hulk mafioso, cruel, inteligente y en momentos cretino es lo que consigue levantar unos números que como ya mencionaré quedan lastrados por la parte gráfica. Otro aliciente es ver un Hulk que no es tan poderoso y que sigue vinculado al poder que le da la luna y que lo convierte en una suerte de maldición. Probablemente en otro contexto y quizá, solo quizá, con un Peter David más experimentado hubiésemos disfrutado más de esta versión de “Los Soprano” que no es finalmente exprimida como hubiera debido ser. Escribiendo estas líneas pienso en una miniserie de Mr. Fixit en manos de Garth Ennis y me froto las manos con el cinismo y humor negro del guionista irlandés. También, aunque breve, es muy disfrutable el regreso al mundo de Jarella en los números 351 y 352. La explicación de la salvación de Hulk sí que está muy traída por los pelos, pero permite que Hulk se transportado a este mundo microscópico.

Como todos sabemos la larga etapa de Peter David en The Incredible Hulk, estuvo marcada por una sucesión de diversos artistas, cada uno aportando algo diferente a la mesa (y a la Masa), y Jeff Purves no es una excepción. En primer lugar, tengo que decir que el dibujante (quien no hizo mucho más destacable en lo que al noveno arte se refiere), o te gusta o no te gusta. Yo soy de los segundos y me ha dejado un sabor de boca muy amargo. No discuto sobre su calidad, pero los primeros compases en la colección son muy toscos dejando el trabajo de McFarlane en un pedestal, y eso es complicado. Si que vemos un Hulk distinto y conforme a lo que Peter David quería, un gánster, y se ve como tal, pero sus rostros humanos carentes de expresividad, su falta de movimiento, sus tristes composiciones de página se han convertido en una losa para ir avanzando con cada número. Siento ser tan crítico con el dibujante, pero no me ha gustado nada de nada. Rompiendo una lanza en su favor con el paso de las entregas el dibujo mejora bastante.

Jeff Purves irá mejorando, pero claro, ayudado por el gran Terry Austin e incluso la gran olvidada Marie Severin. La entintadora que por esa época debía tener casi sesenta años consigue lavar la cara de Jeff Purves endulzando su tosco dibujo. Finalmente encontramos la muestra de lo que nos vendrá en el siguiente tomo, el primer número de Dale Keown. En este primer número se da una pincelada de lo que nos va a ofrecer el artista con una clarísima influencia a John Byrne. Keown hace un buen trabajo al mostrar lo frágil que se ve Hulk siendo una perfecta carta de presentación.

En definitiva, recomiendo el tomo para coleccionistas. Si eres fan de Peter David también lo recomiendo. Sin embargo, si no quieres todo lo escrito por el autor, puedes subirte al barco en el siguiente tomo. También advierto que si tienes un TOC y no puedes tener un tomo que empieza en el numero tres, entonces, lamentablemente tendrás que adquirir las dos entregas publicadas hasta la fecha.


Lo mejor

• La edición de Panini, con una estupenda entrada para ponernos en contexto.
• Que con el siguiente tomo llega lo bueno.
• Algunos chascarrillos de PAD como el de Batman de Tim Burton.

Lo peor

• Para mí, el dibujo, un lastre.
• Al final aunque la edición es muy buena se hace cuesta arriba un volumen tan grande.

Edición original: The Incredible Hulk 347-367, Marvel Comics Presents 6, 26 y 45, Web of Spider-Man 44 y Fantastic Four 320 USA (Marvel Comics, 1988 - 1989) Edición nacional/España: COLECCIONABLE MARVEL HÉROES V1 #108. Marvel Héroes. El Increíble Hulk de Peter David 2. Perdido en Las Vegas(Panini Cómics, 2022) Guion:…

La nostalgia vuelve a doler

Guión - 6
Dibujo - 5.5
Interés - 6.5

6

Un tomo que siendo rompedor en su momento, desde luego las ideas que se utilizan no arreglan que haya envejecido fatal. La esperanza, como dicen los rebeldes en Star Wars, nunca se pierde, así que esperando con ansia el siguiente tomo, leemos una versión de Hulk interesante sin más.

Vosotros puntuáis: 6.36 ( 10 votos)
6 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Ignacio
Ignacio
Lector
20 octubre, 2022 9:51

El primer tomo funciona a pesar de McFarlane. Este segundo no funciona y desde luego Purves no ayuda a ello.

Menos mal que en el tercero empieza lo bueno de verdad.

Alejandro Ugartondo
Autor
20 octubre, 2022 10:56

Lo de Jeff Pruves no tiene nombre. Creo que es el único dibujante que he visto al que un entintado de Terry Austin no consigue hacer digerible su dibujo.

En cuanto al guion, hay ideas interesantes y el escenario podía haber dado más juego. El propio David lo retoma en un par de números de su etapa con Keown y el resultado es mucho más satisfactorio

Ignacio
Ignacio
Lector
20 octubre, 2022 11:00

Austin ha sentado mal a muchos más dibujantes que a Purves. De hecho, creo que el único dibujante con el que me gusta es con el Byrne de la Patrulla.

Sith
Sith
Lector
20 octubre, 2022 19:23

Gracias por el artículo, este tomo no es la mejor parte de lo escrito por el autor pero así y todo es muy entretenido, la vuelta de tuerca con Mr. Fixit fue un as bajo la manga que nadie esperaba y funciono muy bien.

Una cuestión aparte que marcas muy bien es el apartado gráfico, los dibujos de Purves no había por donde agarrarlos, aunque sobre eso parece menitra, pero la etapa de David en Hulk tuvo de todo en cuanto a artistas, algunos de una categoria impresionante como son Keown, Frank y Kubert y otros que tiraban abajo todo.

Concuerdo con el tamaño del tomo, más allá del precio tan alto, todo muy lindo pero se hace más que dificil poder manejarlo para leer en forma comoda.