MADROX: ELECCIONES MÚLTIPLES, de Peter David y Pablo Raimondi

Por
12
580

Edición original: (septiembre de 2004 / enero de 2005); Marvel Comics.
Edición España: enero de 2007; Panini Cómics.
Guión: Peter David.
Dibujo: Pablo Raimondi.
Entintado: Drew Hennessy.
Color: Brian Reber.
Formato: tomo recopilatorio de 120 págs.
Precio: 8,60 €.

¿Quién es James Arthur Madrox? También conocido como El Hombre Múltiple, protagonizó su primera aparición en 1975, más en concreto, en el Giant-Size Fantastic Four # 4, consistiendo su habilidad mutante en crear duplicados de sí mismo ante la aplicación de estímulos kinéticos. Durante sus más de treinta años de existencia apenas ha gozado de protagonismo dentro del Universo Marvel, desempeñando un papel de mero secundario o comparsa, salvo contadas excepciones, siendo la más destacada la longeva estancia de Peter David al frente de Factor-X, donde el popular guionista se encargó de desarrollar al personaje, de un indudable potencial. Precisamente Peter David recuperó a Jamie, primero en la miniserie Madrox, y posteriormente en el volumen 2 de X-Factor, donde le otorgaría un papel protagonista, tan indiscutible como merecido.

Más vale tarde que nunca… o al menos, así reza la frase hecha. Durante el pasado mes de enero, Panini Cómics publicó la esperada miniserie Madrox, protagonizada por el Hombre Múltiple. Pero por desgracia, salió a la venta con posterioridad a las tres primeras entregas de la colección X-Factor, cuando teóricamente tendría que haber servido como preludio al relanzamiento de dicha serie. Pese a que esta circunstancia ha provocado que pierda gran parte de su valor introductorio, no deja de resultar una lectura de lo más entretenida, que recupera a un personaje eternamente infrautilizado, y a un guionista que, por su irregularidad, necesitaba volver a un primer plano de actualidad. Estamos hablando de Peter David, quien junto al dibujante argentino Pablo Raimondi forman un más que solvente equipo creativo encargado de dar forma a este proyecto. Sin lugar a dudas, la espera ha valido la pena.

En la contraportada de la edición española se puede leer la siguiente…

SINOPSIS: ”¿Quién es el verdadero Jamie Madrox? El Hombre Múltiple puede ser al mismo tiempo un hombre-X, un peatón esperando un autobús, un sacerdote pacifista con la cabeza afeitada o el propietario de una agencia de investigación situada en el corazón del Barrio Mutante. Una excepcional historia oscura, violenta y esquizofrénica que narra el reencuentro de Jamie con Loba Venenosa y Fortachón.”

En anteriores ocasiones, hemos dado cuenta desde Zona Negativa del altísimo nivel que viene ofreciendo la colección X-Factor, mérito de Peter David y Ryan Sook. En dicho título, ambos autores ofrecen una cautivadora mezcla de género superheróico y serie negra, con sutiles y oportunos toques cómicos, aderezados con la habilidad de David para los diálogos y el impresionante talento de Sook, quien por desgracia no parece ser lo suficientemente constante como para poder encargarse de una serie regular mensual. Este cúmulo de virtudes tiene su claro precedente, tanto argumental como estilístico, en la miniserie Madrox. En ella, además de sentar las bases para el posterior desarrollo de las tramas protagonizadas por la Agencia de Investigaciones afincada en el Barrio mutante de Nueva York, David profundizará como nunca en la utilización de los poderes y en la personalidad, o mejor dicho, en las personalidades de Jamie. En esta ocasión, sus duplicados representan un reflejo individualizado de aspectos concretos de su personalidad, gozan de una autonomía de la que carecían en anteriores apariciones de este personaje, hecho que será aprovechado por nuestro protagonista para adquirir vivencias, conocimientos y habilidades procedentes de sus “otras vidas”. Lo cual plantea interrogantes realmente interesantes: ¿Qué tipo de motivaciones puede tener quien no necesita escoger entre una opción vital concreta, sino que puede disfrutar de todas ellas al mismo tiempo? y es que tenerlo todo y nada al mismo tiempo puede ser una pesada carga…

Precisamente una de sus copias errantes regresará a Nueva York tras su estancia en Chicago, donde al parecer no sembró muchas amistades. Intrigado por lo que su copia la reveló, el Madrox original decide poner rumbo a La Ciudad del Viento, donde recurrirá a Stringer, un viejo amigo que ejerce como periodista valiéndose de sus poderes mutantes. De este modo, descubrirá que su copia entabló una relación muy especial con Sheila Desoto, atractiva mujer casada con un mafioso local. Clay, mutante albino asalariado del molesto señor del crimen, pondrá en apuros a nuestro protagonista, gracias a unos poderes muy familiares.

El guión articulado por Peter David parte de los convencionalismos del género negro, planteados por el propio protagonista como un juego de paralelismos en tono cómico de la situación que le ha tocado vivir. Por otra parte, nos encontramos con una subtrama protagonizada por quienes pasarán a acompañar a Jamie en su andadura como investigador privado. Pero lo más reseñable es el análisis y la potenciación del personaje realizada por el guionista, hasta convertirlo en el carismático líder que es en X-Factor. La imaginativa exploración de sus poderes, de un alcance antaño inexplorado, enriquecen sobremanera a quien encaja dentro del arquetipo del héroe sagaz, ocurrente y dinámico, aparentemente despreocupado, pero inevitablemente torturado. El vivo retrato del típico canalla encantador, que siembra problemas allá por donde pasa, para posteriormente dejar patente su valía e ingenio cuando de solucionar el entuerto creado se trata.

En el apartado gráfico, Pablo Raimondi, dibujante argentino que ya había participado en colecciones como Oxido, o Superman: Man of Steel, y que en esta miniserie realiza un gran trabajo, alternando registros cómicos con otros más propios del género detectivesco de manera acertada. Su buen hacer, también demostrado en la serie limitada The Books of Doom, junto a Ed Brubaker, le llevarán a convertirse en un futuro muy inmediato en el dibujante regular de X-Factor. Por último, comentar que llaman poderosamente la atención las poco inspiradas portadas de la miniserie, recopiladas en este tomo. Más aún teniendo en cuenta que el encargado de las mismas es ni más ni menos que David Lloyd (V de Vendetta, Kickback…), de quien se puede esperar mucho más.

En resumidas cuentas, una divertida obra que recupera no sólo al Hombre Múltiple como uno de los personajes más atractivos y prometedores de Marvel Comics, sino también a la mejor versión de un guionista al que muchos aficionados echábamos de menos. Por fortuna, mes a mes podremos continuar disfrutando de la valía de Peter David (muy pronto acompañado de nuevo por Raimondi) y quién sabe si encontraremos respuestas a algunos de las interrogantes planteados en esta recomendable miniserie.

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

12 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Merrick
Lector
3 febrero, 2007 11:08

Buen cómic y buen dibujo, aunque David lleva mucho tiempo ya abusando del mismo conflicto para sus personajes: Todos tienen una personalidad cuerda, y otra imprevisible y de ética voluble.

Lo mismo en Hulk, Supergirl, Capitán Marvel Aquaman, Fallen Angel,… y ahora Madrox.

David Madrox
3 febrero, 2007 13:11

Magnifica la serie, el desarrollo que le da David a los personajes… y Factor X? inmejorable, de las mejores series que publica Marvel en la actualidad y sin pretensiones ningunas.. espero que dure mucho tiempo

Erik Lensherr
Erik Lensherr
Lector
3 febrero, 2007 13:27

Pues a mi esta historia de Madrox me ha gustado mucho, David enriquece com muchos matices a un personaje que aparantemente secundario, puede dar mucho juego si se le trata con sentido común….además Madrox siempre ha sido un personaje que despierta mis simpatías….lástima que nunca haya estado en la PATRULLA X…..

dark schneider
dark schneider
3 febrero, 2007 14:14

>>Pero por desgracia, salió a la venta con posterioridad a las tres primeras entregas de la colección X-Force,

¿X-Force?¿¿X-Force??

Cat
Cat
3 febrero, 2007 15:04

¿Alguno sabe por qué no se pueden guardar ahora las imágenes desde Marvel.com? Te dicen que no tienes permiso…

prometheo
prometheo
3 febrero, 2007 17:10

pues será porque no te las quieren dejar bajar??…

Stark
Stark
3 febrero, 2007 17:44

aún no me lo he leido, pero no tardaré, y más después de haberme leido el posterior Factor-X, de lo mejor que publica ahora Panini (con el permiso de los Ultimates de Millar), David sigue dando ese toque especial a las personalidades y relaciones entre personajes…retorciéndolas de forma muy original..Aupa David!!

juan-man
juan-man
Lector
3 febrero, 2007 23:44

«David profundizará como nunca en la utilización de los poderes y en la personalidad, o mejor dicho, en las personalidades de Jaime»

Ya que estás, y con todos mis respetos (sé lo que es escribir una reseña tan larga, y demasiado bien que lo hacéis el equipo de ZN), ahí te señalo el «Jaime». Queda muy castizo, eso sí, y podría ser coleguita de «Prieto», nombre con el que Panini ha traducido últimamente más de una vez a nuestro querido Mercurio.

Lo dicho, con todos mis respetos, y enhorabuena por el brillante trabajo que hacéis en esta web.

xandar
xandar
4 febrero, 2007 20:56

jaime madrix, un superheroe español de la capital.jeje

Sergio
Sergio
Lector
5 febrero, 2007 8:48

«Buen cómic y buen dibujo, aunque David lleva mucho tiempo ya abusando del mismo conflicto para sus personajes: Todos tienen una personalidad cuerda, y otra imprevisible y de ética voluble.»

No creo que David abuse; es cierto que esa esquizofrenia acompaña a David en gran parte de su trabajo, pero el contexto y la forma en que la desarrolla en cada personaje es siempre diferente. Creo que es un guionista muy muy inteligente y con una capacidad para reinventarse a sí mismo realmente sobresaliente.
En este momento estoy leyendo Madrox y no paro de sorprenderme con el uso que hace David de los poderes de Jaime (:-P). El dibujo de Pablo Raimondi también me está gustando bastante; no lo conocía y me ha alegrado muchísimo que se vaya a encargar de Factor-X, que ya sabemos que ese tipo de series a veces no tienen suerte con los dibujantes. Por cierto, Factor-X, de lo mejorcito también.

Saludos a todos!