Los Vengadores: Cadena de mando

Por
16
508
 


Edición original: Marvel Comics – junio – diciembre – 1984
Edición España: Panini Comics – febrero 2012
Guión: Roger Stern
Dibujo: Al Milgrom, John Byrne, Steve Ditko, Carmine Infantino
Entintado: Joe Sinnott y compañía
Color: Christie Scheele, F. Feduniewicz, Julianna Ferriter
Portada: Al Milgrom, Joe Sinnott
Precio: 22,50 euros

 

El quinto tomo recopilatorio de la “era Stern” al frente de los Vengadores marca la despedida (para alivio de una gran parte de la parroquia) del dibujante Al Milgrom, que asumirá nuevos encargos como Kitty Pryde y Lobezno (sustituyendo en las aventuras del canadiense nada más y nada menos que a Frank Miller) y, un poco más adelante, Los Vengadores Costa Oeste (o Los Nuevos Vengadores en la terminología de Comics Forum). Aquí aún le tendremos fielmente secundado por el veterano Joe Sinnott que, no lo olvidemos, marcará con sus pinceles los detestados lápices de Milgrom para dar un resultado aceptable y de reminiscencias “kirbianas” (muy necesarias cuando se trata con creaciones mimadas por el ilustre don Jack). Los dos artistas volverían a hacer equipo en la división californiana de los Vengadores, pero ésa es ya harina de otro costal.

Una parte del equipo acaba de retornar de las primeras guerras secretas, las cuales se desarrollaron en el mundo de combate fabricado por el Todopoderoso. Aún sufriendo las secuelas de una experiencia de tamaño calibre, asumen sin mayores problemas los cambios operados durante sus semanas de ausencia. La Visión ha ocupado el vacío de poder dejado por la Avispa y ha decidido adoptar una política más activa. Sin embargo, la opinión pública no ve con buenos ojos el cambio de una señorita de la alta sociedad por un androide de piel roja al que una parte de la población no concede mayor humanidad que a una tostadora. La ausencia de miembros de confianza supone una dura prueba para un presidente que ve en las relaciones públicas un enemigo más duro de roer que cualquiera de los que haya que tenido que encarar en el campo de batalla. El sintezoide sale tan bien parado de los quites que una agotada Janet decide cederle el puesto, pues aún sufre las consecuencias de su encuentro con Magneto en el mundo de batalla. Ahora que el puesto temporal se ha convertido en permanente es el momento de dar paso a la agenda que la Visión ha ido diseñando en su cibernético cacumen. Quiere que los vengadores sean la principal fuerza defensiva de los Estados Unidos y para conseguirlo desarrollará una inesperada habilidad como político. Pronto llegará el momento de demostrar si lo suyo es palabrería o hecho consumado.

Los primeros adversarios a los que el grupo se enfrentará serán los fantasmas espaciales, los simpáticos bichejos que, enfrentados al caballero espacial Rom, intentarán hacerse con el control de la Tierra, utilizando entre otras malas artes la sustitución de personas (ese socorrido recursos de unos cuantos clásicos de la ciencia-ficción de serie B). Un poco mascado por el hecho de que no fueran los vengadores los elegidos para liderar la defensa, la Visión hará alarde de algún que otro arranque de emotividad que dejará con el pie cambiado a sus sorprendidos compañeros y a su señora esposa, la Bruja Escarlata, la cual aspiraba a tener una vida más tranquila en la casa familiar y se ve arrastrada nuevamente al servicio activo.

Paralelamente, Ojo de Halcón y Pájaro Burlón se han trasladado a Los Ángeles para contactar con Bill Foster, el antiguo compañero de investigaciones de Henry Pym y superhéroe ocasional bajo el nombre de Goliat Negro. Entre los tres empezarán a construir la sede de la división del Pacífico del equipo, determinando la expansión del grupo y de la franquicia. Las consecuencias de su trabajo se verán en la serie limitada correspondiente, pero también tendremos ocasión de verles por acá en la aventura siguiente. Otras tramas y aventuras relativas a otras colecciones que se dejarán caer por la colección serán las relativas al pasado de Mercurio y de la Bruja Escarlata y al ataque de los elfos oscuros a Midgard, en el marco de la batalla entre Thor y Surtur. Esta batalla servirá para que Hércules vuelva al grupo para una larga y memorable estancia.

Tras un breve respiro toca un “anual” en el que el grupo tiene ocasión de reencontrarse con viejos vengadores como la Bestia , Henry Pym o Hulka (en ese momento integrada en los Cuatro Fantásticos) para desbaratar un plan de Arnim Zola que pasaba por echarle el guante a unas investigaciones de Bruce Banner y que estaba dibujado por el sorprendente equipo compuesto por el veterano Steve Ditko y el todoterreno John Byrne (que, todo hay que decirlo, embelleció bastante los lápices del primero). A continuación vuelve la serie regular con Milgrom y Sinnott, los cuales dibujarán el encuentro entre los Vengadores y los Eternos, estableciendo una conexión entre los habitantes de Olimpia y el linaje de Zorro Estelar. Esta inesperada visita entre parientes servirá para que los grupos de ambas costas se vean las caras con Maelstrom, un villano que luego recuperará Mark Gruenwald en Quasar. La aventura servirá para que la Capitana Marvel consolide su posición en el grupo y deje de sentirse una intrusa en el legado de Mar-Vell, al tiempo que abrirá una nueva incógnita, relacionada con los verdaderos planes de la Visión para con el grupo. Su ejecución marcará los derroteros de los números posterior así como el inicio de la época dorada de Stern al frente de los héroes más poderosos de la Tierra.

16 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Khonshu
Khonshu
Lector
14 mayo, 2012 11:01

De todos los tomos que han salido, éste quinto me parece sin duda el peor.
O bien buenas ideas poco desarrolladas o directamente comics tirando a infumables.
Menos mal que ya se avista la llegada del duo Buscema-Palmer con las mejores historias de Stern.

Mariano Wayne
Mariano Wayne
14 mayo, 2012 11:17

Seria alguien tan amable de indicarme los títulos de los cinco tomos de la era Stern? Valen la pena tenerla entera o mejor esperar sólo a la “època dorada” que menciona el artículo?

Eobar
Eobar
14 mayo, 2012 12:03

¿Peor? No está peor que los dos primeros tomos de esta colección. Esos si que eran malos. Aunque es verdad que Stern comete fallos de continuidad como que Tigra no conozca a Starfox. Tras la batalla con Maelstrom comenta que había oido que Starfox estaba bueno pero que es mejor en persona. Pero ella ya lo había conocido en la aventura de Spider Woman y Morgana Le Fey. Y esa historia era de Stern con Nocetti. Esas cosas no le suelen pasar a un guionista enciclopedico como Stern que, además, ha sido editor.

Edu
Edu
14 mayo, 2012 13:14

Yo estoy esperando como agua de mayo a qeu los vengatas se den de piños contra los dioses del olimpo.

El Asombroso Espaiderman
El Asombroso Espaiderman
Lector
14 mayo, 2012 14:30

 Este tomo me parece sin duda el peor, o en todo caso el de menos calidad. Está bien, pero no engancha como los otros.

Macdonald
Macdonald
Lector
14 mayo, 2012 14:55

Y yo que echo de menos las Bibliotecas Marvel…

ultron_ilimitado
ultron_ilimitado
14 mayo, 2012 17:48

¿Y esa traducción de panini llamando a Starfox Zorro estelar?

sincero
sincero
14 mayo, 2012 17:48

La era de Buscema está pero que muy bien, pero Milgron con Sinnot en los Costa Oeste -al menos los diez primeros números- también.
Eso sí, en el tomo seis, el coloreado de la cara del Señor del Fuego tira para atrás.
Saludos cordiales.

Khonshu
Khonshu
Lector
14 mayo, 2012 19:16

“Aunque es verdad que Stern comete fallos de continuidad como que Tigra no conozca a Starfox. Tras la batalla con Maelstrom comenta que había oido que Starfox estaba bueno pero que es mejor en persona.”

A mí también me sorprendio esa pifiada. Stern manejó muy bien el tema de continuidad de quiénes habían descubierto la identidad de Iron-Man y quienes no y en cambio se metió ese fallo entre comics que él mismo había escrito.

Y lo de “Zorro Estelar” es de juzgado. Tan nefasto como lo de “Dr Destino” que comenzó a usar Planeta hace unos años.

Eobar
Eobar
15 mayo, 2012 14:25

“A mí también me sorprendio esa pifiada. Stern manejó muy bien el tema de continuidad de quiénes habían descubierto la identidad de Iron-Man y quienes no y en cambio se metió ese fallo entre comics que él mismo había escrito”.

Aunque yo creo que se podía haber llevado mejor el tema de la identidad de Iron Man. Es verdad que se supone que la armadura modula la voz para que todos sus portadores hablen igual, pero la forma de expresarse, de moverse, de actuar….. ¿no debería haber hecho a Ojo de Halcón sospechar algo? Al menos a él, que ya había trabajo con Iron Man antes. Entre la forma de expresarse y de actuar de Stark y de Rhodes, dadas sus diferentes trayectorias, hay un abismo.

Eobar
Eobar
15 mayo, 2012 14:30

“La era de Buscema está pero que muy bien, pero Milgron con Sinnot en los Costa Oeste -al menos los diez primeros números- también”.

Yo opino que Los Avengers West Coast de Englehart son tolerables hasta el 25. Más o menos dos años de la colección. Aunque tengo que volverla a leer, ahora en continuidad con los tomos de Stern, porque eso de Hank Pym de jardinero……………. Tardó mucho en volver a ser el científico asociado al grupo en que lo había convertido Stern.

Erik Lensherr
Erik Lensherr
16 mayo, 2012 12:43

Lo de Zorro Estelar es la traducción correcta de Stafox…el motivo??? la Avispa le dió ese nickname a Eros porque es un tipo pillo y ligón y venía del espacio exterior….tampoco me parece un disparate, la verdad….

Mariano
Mariano
Lector
18 mayo, 2012 9:23

Erik, es que forum, la editorial que publicó originalmente estos cómics nunca tradujo el nombre. Aquí siempre ha sido Starfox.