Los que quedan

Los autores de ‘Los que quedan’ nos sumergen en el angustioso mundo de los padres que pierden a sus hijos, viéndose envueltos en una terrible espiral de miedos y culpabilidades. La mirada de Busquet y Xöul sobre algunos aspectos olvidados de los cuentos fantásticos infantiles nos produce curiosidad, extrañeza y desasosiego.

Por
1
1226

Edición original: Ceux qui restent (Éditions Delcourt. Marzo, 2018)
Edición nacional/ España: Los que quedan. Ponent Mon. Noviembre, 2019
Guion: Josep Busquet
Dibujo: Alex Xöul
Color: Alex Xöul
Formato: Cartoné, 128 páginas
Precio: 26€

Wumple siempre ha cumplido sus promesas…

Los que quedan de Josep Busquet al guion y Alex Xöul al arte se acerca al mundo de la fantasía infantil a través de la mirada de los adultos.
Esta historia, que mezcla el thriller con la fábula, dirige su atención hacía los personajes que permanecen al margen de los maravillosos mundos fantásticos de cuentos tan conocidos como Peter Pan, Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas o El mago de OZ. Se fija en las personas que se quedan en el mundo ordinario mientras los niños protagonistas viven asombrosas y mágicas aventuras; los padres de los elegidos, pero no solo los padres…

Los que quedan está protagonizada por Susan y Edward Hawkins, un matrimonio feliz que cuida de Ben, su hijo de corta edad. Una noche el niño es reclutado por un ser fantástico – un wumple de un reino fantástico llamado Auxfanthas – para que les ayude a salvar su mundo. Ben se marcha inmediatamente con él y deja a sus padres desconcertados y sumidos en la desesperación.
La ausencia, durante varios meses, del niño provoca una serie de reacciones en el mundo real que revolucionan completamente la tranquila existencia de los Hawkins. La policía investiga el caso, los medios de comunicación especulan sobre las causas de la desaparición y el entorno social de la familia juzga.
Más tarde, una noche cualquiera, de la misma manera que se ha ido, Ben regresa sano y salvo, completamente feliz y explicando entusiasmado sus extraordinarias aventuras que nadie cree. Todo el mundo suspira aliviado y espera encontrar, más pronto que tarde, una explicación racional a esta extraña desaparición. Pero Ben no cambia su relato y además existe la posibilidad de que vuelva a irse…

Este enfoque realista y cotidiano de los cuentos para niños nos permite explorar alguna de las paradojas que normalmente no se tienen en cuenta en este tipo de literatura fantástica. Busquet nos muestra con detalle la desesperación de unos padres que no entienden lo que le está pasando a su hijo y que viven la angustia lógica de creer que corre un gran peligro. Por otro lado, en Los que quedan también podemos asistir a los problemas cotidianos que sufre Ben a causa de sus continúas desapariciones. Como el tiempo parece funcionar de forma distinta para él y como, lentamente, acaba desconectándose de su entorno familiar, escolar y social. Sus escapadas hacia los fantásticos universos de la noche no son inocuas y el chico acaba pagando un precio muy alto por ellas. Además, está la posibilidad de que algún día dejen de venir a buscarle. Quizás de repente, cuando vaya creciendo, cuando ya no sea tan útil, cuando ya no tenga lo que se necesita para luchar contra los malvados monstruos y dragones del más allá; quizás Ben se acabe convirtiendo también en uno de los que quedan.

Un gran acierto de esta obra, que en una entrevista y de manera sincera Busquet atribuye en parte a su editor, es que en ningún momento asistimos a las aventuras fantásticas del niño protagonista. Tan solo percibimos breves retazos de estos universos a través del único representante que aparece en la realidad ordinaria; el wumple que viene a buscar a Ben. También los atisbamos a través de las explicaciones que el propio chico da a sus padres, a la policía, a los doctores y cualquier adulto que quiera escucharlo y finalmente gracias a unos dibujos que el niño realiza cuando se aburre en la escuela. Este recurso narrativo universaliza la obra y permite que abunde en su carácter de reflexión global de un género de ficción.

En el aspecto gráfico, Los que quedan brilla de una manera especial gracias al talento de Alex Xöul. El artista catalán realiza un trabajo global muy interesante, tanto en el aspecto narrativo como en el artístico. Normalmente divide sus páginas en un esquema de tres tiras que contienen un número variable de viñetas, a menudo solo una de formato panorámico. Reserva las splash pages para definir segmentos de transición de carácter atmosférico y las viñetas más grandes para los momentos de alta intensidad dramática. Es preciosa la escena del primer regreso de Ben. Su definición de los personajes es muy efectiva y todos son perfectamente reconocibles para el lector. Domina la anatomía humana y las expresiones faciales de sus protagonistas.

En este álbum, el trabajo de Xöul destaca por tres aspectos más; el primero es por su puesta en escena donde los personajes están inmersos en unos decorados amplios, llenos de detalles pero que, lejos de ahogarlos, los empequeñecen, los convierten en seres extraños dentro de su propio ambiente. En segundo lugar, esta obra sobresale por el hermoso y elegante uso del color que combina ocres, azules, morados, verdes y dorados que le dan al conjunto un ambiente retro pero muy atractivo. Y por último, quizás éste sea el aspecto más singular, sorprende por la ambientación. Esta historia transcurre en una pequeña ciudad indeterminada a caballo entre Francia y el Reino Unido. La época en que transcurre la acción tampoco está definida, se trata del pasado, pero encontramos en ella ciertos anacronismos – voluntarios – que nos desconciertan. El vestuario mezcla un estilo cercano al victoriano para las mujeres con otro más acorde a la década de los cincuenta del siglo pasado para los hombres. Los teléfonos y los coches son de principios del siglo veinte, pero los televisores y las cámaras de los reporteros son de finales del siglo. Y hay muchos más ejemplos. Se trata de un original recurso gráfico, de una curiosa mezcla de épocas que busca generar extrañeza y también – otra vez – universalizar el relato y convertirlo en un compendio de todos los cuentos fantásticos que hemos leído y que quizás leeremos en el futuro.

Josep Busquet ha nacido en Barcelona en 1975. Estudió en la escuela de cómic Joso y a mediados de la década de los noventa empezó a publicar relatos cortos en diversos fanzines. En 1996 crea y escribe la serie Manticore, que dibuja Ramón F. Bachs, llegándose a publicar tres historias, las dos primeras editadas por Camaleón y la última por Planeta DeAgostini. Además, publica con Camaleón Ediciones un libro/ensayo titulado La diferencia entre arriba y abajo: el gran libro de los Muppets (1998).
A principios de siglo empieza a trabajar como redactor en Ediciones El Jueves. En 2003 escribe Historia de Piera para el ayuntamiento de esta localidad catalana y entre 2005 y 2007 realiza el cómic online titulado Pollo letal junto a Iván Sarnago. A partir del 2006 colabora con varias historias en las publicaciones eróticas Penthouse Comix y Eros Comix y también para las revistas Amaniaco y Dos veces breve.
En 2008 publica la novela gráfica La revolución de los pinceles que dibuja Pere Mejan y que edita Dolmen. Para la revista Amaniaco escribe, a partir del 2009, la serie Alphonsino, rey del crimen dibujada por Alex Xöul y con el mismo dibujante publica un año más tarde el álbum titulado Arquitectura para principiantes que también edita Dolmen.
Su actividad editorial se reduce al máximo hasta que en 2016 vuelve a publicar una obra que se titula La magia del fútbol que dibuja Alex Santaló y edita Panini Comics. También este mismo año escribe el webcómic titulado Actividad extraescolar que ilustra Manu Ortega.
En 2018 escribe y publica en Francia, con Éditions Delcourt, la obra Los que quedan que cuenta con el arte de Alex Xöul.

Alex Xöul es el nombre artístico de Alexandre Cañas Ochoa. Nacido en Barcelona el año 1984, Xöul empezó a estudiar informática y multimedia hasta que decidió dedicarse a la ilustración. Como Busquet, estudia cómic e ilustración en la Escola Joso y en 2009 empieza a colaborar en la revista Amaniaco donde se encarga del dibujo de la serie Alphonsino, rey del crimen con guiones de Josep Busquet. En 2010 publica su primer álbum titulado Arquitectura para principiantes con guion del propio Busquet. Colabora en varios números de la revista El Clímaco durante el 2011 y a partir de este momento su actividad editorial se desvanece hasta que en 2018 dibuja para la editorial francesa Delcourt la obra Los que quedan con guion, otra vez, de Josep Busquet. Este álbum ha sido publicado en castellano a finales del 2019 por Ponent Mon.

Precisamente, la edición de este álbum a cargo de Ponent Mon se puede calificar de notable. El libro es en tapa dura, tiene un tamaño adecuado, cuenta con un papel muy bueno y con una reproducción de los dibujos de Alex Xöul correcta, quizás algo oscura. No contiene ningún tipo de material adicional ni biografía de los autores y el precio es bastante razonable si tenemos en cuenta la calidad del producto.

Los que quedan es una obra atractiva y desasosegante. La premisa que tanto Busquet como Xöul nos ofrecen brilla por su inteligencia y por un desarrollo que cumple con la mayoría de las expectativas. Esta reflexión adulta y con aires de thriller de los cuentos fantásticos para niños consigue que nos sumerjamos en la trastienda de estas ficciones y que acompañemos a unos personajes que casi nunca tiene un lugar destacado en ellas. Hacen que sintamos casi en carne propia la angustia de los padres, la perplejidad de los vecinos y la decepción de unos héroes que de repente tiene que dejar de serlo. Una experiencia que para mucho les recordará a la que vivieron cuando dejaron de ser niños y que solemos llamar de una forma algo prosaica; crecer.

Aprovechen estos días de verano, en los que el tiempo libre es algo más abundante, para sumergirse en esta magnífica obra y quizás les ocurra como a un lector francés que afirmaba sorprendido que nunca más volvería a leer Peter Pan de la misma manera.

Salut!

Edición original: Ceux qui restent (Éditions Delcourt. Marzo, 2018) Edición nacional/ España: Los que quedan. Ponent Mon. Noviembre, 2019 Guion: Josep Busquet Dibujo: Alex Xöul Color: Alex Xöul Formato: Cartoné, 128 páginas Precio: 26€ “Wumple siempre ha cumplido sus promesas…” Los que quedan de Josep Busquet al guion y Alex…
Guion - 7.5
Dibujo - 8.5
Interés - 8

8

Desasosiego

Una idea inteligente que cumple con casi todas las expectativas

Vosotros puntuáis: 8.08 ( 8 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Nippur
Nippur
Lector
20 agosto, 2020 14:37

Gracias por la reseña, ya que es una obra que no conocía y creo que tampoco tuvo mucha difusión. La trama me parece muy original y se presta a múltiples lecturas.