Los Nuevos Mutantes: Hijos de las sombras

Por
19
705
 

Edición original: 1984 – Marvel Comics
Edición España: noviembre 2010 – Panini Cómics
Guión: Chris Claremont
Dibujo: Bill Sienkiewicz, Bob McLeod
Entintado: Bill Sienkiewicz, Bob McLeod, TomPalmer
Portada: Bill Sienkiewicz
Color: Glynis Wein
Precio: 23,25 € (Tomo en tapa blanda con solapas, de la serie Marvel Gold)

 

De un tiempo a esta parte se han multiplicado en una progesión constante y casi inexorable las reediciones de material que podría calificarse más o menos como clásico. Mucho ha llovido desde que Fórum adaptara en su Obras maestras los recopilatorios estadounidenses y, posteriormente, llevara a cabo una política que combinaba la edición de aventuras ya vistas bajo su sello con la recuperación de historias inéditas o más que difíciles de encontrar. Gracias a ello, han sido muchos los lectores que han podido acercarse e incluso recuperar (¡qué malas son las mudanzas!) aquellos relatos con los que se daban los primeros pasos en el mundo de la afición a los tebeos. De la mano de Panini, la cantidad y diversidad de formatos se ha multiplicado para dar cabida a diversas líneas que van desde la recopilación de aventuras recientes hasta el rescate de historias largo tiempo perdidas, generando en algunas ocasiones situaciones cuando menos curiosas, en las que series como Lobezno: Honor o La saga de Fénix oscura han sido reeditadas en toda suerte de tamaños y colores (o sin ellos). Hoy, sin embargo, toca hablar de un tomo cuyo contenido ha visto –relativamente- pocas veces la luz en los quioscos y librerías especializadas: Los Nuevos Mutantes dibujados por Bill Sienkiewicz.

Los Nuevos Mutantes es una serie que constituye un sólido recordatorio de lo que la franquicia mutante fue en los días del control cuasi-absoluto por parte de Chris Claremont. Su existencia venía justificada por el deseo del entonces editor jefe de la casa de las ideas, Jim Shooter, de recuperar el espíritu escolar con el que arrancara la Patrulla-X original, y por la intención comercial de aprovechar el creciente tirón que estaban teniendo los héroes de esa colección. Consciente de la existencia de propuestas alternativas por parte de otros guionistas como Mark Gruenwald, el patriarca mutante se anticipó y presentó junto a Bob McLeod y la editora Louise Simonson un proyecto en el que Charles Xavier reunía a una nueva generación de jóvenes talentosos, para entrenarles en el uso de sus poderes y con el fin de que, en el futuro, se incorporaran o sustituyeran a los integrantes en activo de la Patrulla-X. Así, de paso, el profesor volvía a ejercer de docente y de mentor, habida cuenta de que con los años, su figura resultaba cada vez menos justificable en el seno de una alineación adulta de héroes, muchos de los cuales habían aprendido sus habilidades fuera de aquella escuela tan particular.

Al igual que la “nueva y diferente” Patrulla-X, los Nuevos Mutantes estaban marcados por la internacionalidad. Una vietnamita (Karma), una británica (Loba venenosa), un brasileño (Mancha Solar) y dos estadounidenses, uno de Kentucky (Bala de Cañón) y otra nativa cheyenne (Espejismo). Después vendrían una soviética (Magik) y una romano-incaica (Magma), configurando entre todos un caleidoscopio con el que Claremont (y luego Simonson) jugarían muy bien. Como el equipo principal, aquél era un grupo de contrastes: el carácter cosmpolita de Berto DaCosta se juntaba con el entrañable encanto paleto de Sam Guthrie, y las creencias un tanto meapilas de Rahne Sinclair se daban de bruces con la condición semidemoníaca de Illyana Rasputin y con las creencias paganas de Amara Aquila. Una historia de instituto en unos tiempos en los que los héroes marvelianos empezaban a mostrar incipientes signos de paso del tiempo y había que ofrecer productos más cercanos al espectro de edad que habitualmente leía tebeos de empijamados.

Claremont abandonó rápidamente la premisa docente de la serie y, casi desde el principio, se dedicó a gastarles a los Nuevos Mutantes las mismas pasadas que perpetraba a la Patrulla-X. Pérdida de miembros, enemigos de primera división, paseos exóticos por civilizaciones perdidas. La cosa no estaba mal, pero tampoco era como para tirar cohetes. Al mismo tiempo, andaba por allí un ilustrador de apellido un tanto difícil (aún estaban por llegar los Straczynski y los Swierczynski) que pasaba por ser el mejor imitador de cierto icono del tebeo yanqui que también había dejado huella en los mutantes, Neal Adams. Fogueado en colecciones como Caballero Luna, Bill Sienkiewicz había empezado a experimentar con el alter ego de Marc Spector (Steven Grant y Jack Lockley) jugando con las luces, las sombras y las manchas de tinta. Tras un par de experimentos en La Patrulla-X, vio cómo se le abrían las puertas de esa colección con carácter definitivo, pero intuyendo que allí se buscaba más al émulo de maese Adams que a alguien que estaba fabricándose un estilo propio e intrasferible, llevó sus pasos hacia una colección que, al no ser de primera línea (análogamente a lo que pasaba con Caballero Luna) le daría la libertad que buscaba.

El tomo Hijos de las sombras recoge tres historias en las que, valga la rebuznancia, don Bill hizo historia y sentó las bases de lo que habrían de ser su trabajo: la saga del oso místico, la llegada de Warlock y el encuentro con Capa y Puñal, los héroes urbanos habituales de la franquicia arácnida. Aquel nuevo estilo de dibujo era, para una afición aficionada, valga nuevamente la rebuznancia, a los lápices y tintas de corte formalito de Bob McLeod, una auténtica bofetada que provocó todo tipo de reacciones. ¿Dónde estaba aquel muchacho que imitaba tan bien al maestro Adams? ¿Qué cosa tan rara es ésta? Conforme se fue asentando en la colección en la que habría de pasar unos dos años, fue experimentando más y las reacciones se hicieron más feroces, tanto en contra como a favor, pues había muchos lectores que veían en aquellas páginas algo que rompía toda suerte de convencionalismos y que, simplemente, se salía con mucho de la media. Jugando con meras manchas de tinta, lograba conjurar una amenaza en la forma de un oso descomunal; con unos meros cambios en el peinado de uno de los personajes, le transmitía un aura regia o perversa. No se puede describir con palabras el efecto que causan las ilustraciones del tebeo, el magistral uso del juego de luces y sombras, que encuentra uno de sus principales ejemplos en la imagen de Capa y Puñal, dos héroes que simbolizan la dualidad luminosa-oscura. A Sienkiewicz se debe la presencia del entrañable Warlock, según la leyenda, el personaje más raro que el ilustrador pudo crear, a petición de Claremont.

Para unir a todo lo anterior, tenemos una historia donde vuelve el creador gráfico de los novatos, Bob McLeod y donde se introduce otro de los elementos más recordados de la serie, la relación entre Sam Guthrie y la estrella musical Lila Cheney. A pesar de que, en ciertos aspectos, se note el cuarto de siglo transcurrido (las referencias temporales del momento son lo peor que envejece) uno no deja de pensar que, en relación con estos personajes, cualquier tiempo pasado fue mejor. La cabecera de Los Nuevos Mutantes ha regresado en varias ocasiones y los componentes clásicos siguen paseándose por el universo marveliano, pero se presentan no pocas veces como elementos desdibujados y muy alejados de las características que les imprimió su creador.

En resumidas cuentas, se presenta una oportunidad magnífica para ver en acción al Sienkiewicz que empezó a “escandalizar” a la afición con su inimitable estilo y para conocer la mejor época de unos personajes y, en cierto sentido, de una franquicia que, hoy por hoy, no parece ser más que un pálido reflejo de lo que fue.

19 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Andrew Zimmerman
6 diciembre, 2010 8:10

Mi autor favorito, Sienkie, ¿sabéis que se trae entre manos?

Fletcher
Lector
6 diciembre, 2010 10:58

Uno de mis artistas favoritos, si no el que más…
 
Fletcher!!

donniedarko
donniedarko
6 diciembre, 2010 11:20

Qué garnde Sienki….Por cierto,habeis leído el tomo de 30 DIAS DE NOCHE dibujado por él?
Lo tuve en las manos,y me pareció a primera vista que la narrativa era algo confusa…
Incluso en algunas viñetas está todo tan enfarragoso,que aún acostumbrado al dibujo de Bill,no parece que sea él..
En fin,tendré que echarle un nuevo vistazo cuando pueda.Y lo más seguro es que me lo pille…Si aún lo encuentro!(Porque creo recordar que estaba a 10 eurillos)
Es que con tantas novedades suculentas que llevamos en los últimos meses,imposible pillarse todo lo que a uno le interesa…Mis estanterías ya no pueden aguantar más!!
Un saludo.
 
 
 
 

KishiroWan
KishiroWan
Lector
6 diciembre, 2010 11:21

Pues hace un par de meses pensaba que buena idea sería recopilar esta serie, lo que me hace pensar que los directivos de Panini pueden leer mi mente… FUERA DE MI CABEZA! Ahora en serio, magnífica serie muy recomendable. Espero que sigan adelante, incluso después de la llegada de ROB! y su X-Force. Ahora sólo queda que me reediten en tomitos cucos el reciente X-Factor de Peter David y tb su Spiderman 2099.

KishiroWan
KishiroWan
Lector
6 diciembre, 2010 11:25

Por cierto, ¿Panini esta editando la serie actual de Los Nuevos Mutantes? Pq según lo que he leido hasta ahora la serie esta bastante bien. Sobre todo con la llegada de esos nuevos 

Aviso de Spoiler

infernales.

sierra
sierra
Lector
6 diciembre, 2010 15:34

Espero que este nuevo tomo suponga el inicio de una  nueva edición de la serie original de los nuevos mutantes. y es que esta serie , junto a la primera de excalibur,  deberían de ser recuperadas integramente , muchos lectores no tuvimos la oportunidad de leerlas en su momento  (cosas de la edad)   y lo cierto es que   se ha publicado  poco material de ambas,  exceptuando alguna que otra historia puntual( de hecho , creo que lo último que se reeditara de los nuevos mutantes antes de este tomo fué uno de archivos x-men, donde se incluía la saga del oso místico)

Jesús
Jesús
6 diciembre, 2010 22:19

Desde el número 1 hasta que llegó liefeld la serie no es que fuera para echar cohetes que estaba de p#@&%$madre me un da no se que y un que se yo que yo que se cuando me acuerdo de ella que tiempos que gustazo daba leer casi cualquier cómic no como ahora

Noctis
Noctis
Lector
7 diciembre, 2010 2:20

Después de comprarme el tomo esta es mi opinión: La saga del oso místico no está mal, la llegada de Warlock está pasable pero… La parte en la que se encuentran con Capa y Puñal es un truño, no tiene sentido, y no solo es aburrida sino que está incompleta dado que continúa a otra aventura que no está publicada en este tomo y sin la cual no se entiende bien.
Y el dibujo de es un tanto… Digamos ¿malo? y me quedo corto.

Paulus
Paulus
7 diciembre, 2010 3:34

Recuerdo cuando vi el primer número de Fórum de los NM dibujado por Sienky, hace un porrón de años… casi se me cayó el tebeo al suelo, me parecieron malísimos… la verdad es que no seguía la serie en ese momento, y desde luego que no empecé a comprarla por él… y mucha gente tampoco, porque la serie pasó de quincenal (periodicidad reservada a las series de grandes ventas y material de sobra para publicar) a mensual y luego a bimensual.
Pero un par de años después compré un retapado con esos números y… bueno, los adoré. Supongo que esos tiempos meduré como aficionado al cómic :D. La primera historia del Oso Místico me parece simplemente extraordinaria y el splash-page de Espejismo frente al Oso (cuando los splash-page tenían una función narrativa) es una de mis páginas favoritas, de esas de las que me gustaría tener el original o un póster a gran tamaño (esa y la escena de la muerte del Ejecutor en uno de los tebeos del Thor de Simonson, jeje).

Paulus
Paulus
7 diciembre, 2010 3:35

meduré = maduré 😀

donniedarko
donniedarko
7 diciembre, 2010 13:57

Repito:alguien se ha leído el de 30 dias de noche dibujado por Sienki?

Ivan
Ivan
Lector
7 diciembre, 2010 18:26

Una cosilla, es coedición, con lo que está encolado y no cosido y me temo que rotulado todo en negro.Y cuesta 7 euros más que en italia. ¿Por qué si es coedición y ambos tebeos cuestan lo mismo en fábrica?Sobre la calidad el tebeo. A mi me gusta bastante.

juan
juan
7 diciembre, 2010 21:53

Antes hacien historias con ello no como hoy que los reunen para captar la Nostalgia de los Lectores más Veteranos y los Meten en Sagas (Necrosia,Sigue,2 Venida) Sin Parar a Hacer Historias con ellos (La proxima EL Proximo Unirso alternativo de la x), y cuando se paran 2 numeros a hacerlas, Cambian de Guionista actual como el Caso de Zeb y la espera de 6 Meses de la Llegada del nuevo Guionista y Dibujante.
Antes si que Hacian Sagas, Legion, Capa Puñal, Guerras Asgardianas, Warlock etc 

defer73
9 diciembre, 2010 23:53

Joooder, qué ganas de releer esos comics. Espero que no me pase como con otros