Los Nuevos Guerreros, los eternos héroes juveniles de Marvel

Frente a DC, donde los sidekicks siempre han estado a la orden del día, pocos grupos juveniles han logrado cuajar en el universo Marvel. La editorial, no en vano, siempre había sido muy cuidadosa con su acercamiento a la juventud, y, durante décadas, los acompañantes se contaban con los dedos de una mano (el rol lo cumplía casi integramente Rick Jones, que siguió a Hulk, el Capitán América, los Vengadores y el Capitán Marvel). Los Nuevos Guerreros se convirtieron en los noventa en una de las pocas formaciones adolescentes que logró mantenerse en el tiempo, a través de varios volúmenes y alineaciones. Su primer título, guionizado por Fabian Nicieza, acabó siendo un pequeño título de culto. El editor y guionista Tom DeFalco reunió a los Nuevos Guerreros a finales de4444 1989, en El Poderoso Thor 411 y 412, donde reunía a una amalgama de jóvenes héroes ya presentados en su propia serie o como secundarios en otras colecciones: Estrella de Fuego, Marvel Boy, Namorita, Nova y Speedball eran los elegidos que se unían al nuevo líder y fundador, Trillador Nocturno (Night Trasher). Los Guerreros, sin embargo, no eran simples compañeros, sino héroes con identidad y personalidad propia no preparados para ser relegados por uno de los adultos. En 2014, el relanzamiento All-New Marvel Now trae de vuelta a la actualidad Marvel al equipo de jóvenes adultos por antonomasia de Marvel, con caras ya conocidas y algún que otro nuevo miembro. Christopher Yost y Marcus To se hacen cargo esta vez del equipo de jóvenes amigos del que nacieron héroes tan importantes en las últimas décadas como Nova y Speedball.

Nuevos Guerreros Vol. 1 #1-50 (1990-1994)

Como decíamos anteriormente, el debut de Los Nuevos Guerreros se produjo a finales del año 1989 en los números 411 y 412 de la serie The Mighty Thor, lo harían de la mano del guionista Tom DeFalco y el dibujante Ron Frenz. La formación de este joven equipo no podía ser más peculiar, y es que sus integrantes – a excepción de su lider Night Trasher – eran todos personajes de segunda fila que habían pasado con más pena que gloria por el universo Marvel como Namorita, la prima de Namor cuya primera aparición data del año 1972 en la colección de Namor The Submariner, el jovial Speedball (The Amazing Spider-Man Annual #22; 1988), un recuperado Nova (Nova #1; 1976), Vance Astrovik o Marvel Boy (Giant-Size Defenders #5; 1975) quien en otra línea temporal en el futuro llegaría a fundar Los Guardianes de la galaxia y Angelica Jones – Firestar – personaje que debutaría primero en la pequeña pantalla en la serie de dibujos animados de Spiderman y sus asombrosos amigos para pocos meses después dar el salto al papel primero en la serie de mismo nombre fuera de continuidad y más tarde en Uncanny X-Men #193 como integrante – forzosa – de Los infernales.

Su debut no pudo ser más espectacular y es que inmerso el Universo Marvel en la saga Actos de Venganza en la que vimos como los distintos villanos intercambiaban a los héroes con los que luchaban con el objetivo de acabar con ellos llevaría al hermano de Charles Xavier, Juggernaut a enfrentarse con Thor, y sería en medio de dicha batalla cuando entrarían en escena para ayudar al dios nórdico.

A pesar de tratarse de personajes de segunda fila que apenas habían vivido un efímero éxito a modo de corta serie regular el público se interesó por estos nuevos héroes de los noventa y apoyaron su serie regular cuando esta vio la luz en verano de 1990 pocos meses después de su debut con guiones de Fabian Nicieza y dibujos de un novato Mark Bagley. A pesar de seguir en su primer número el patrón de presentación de personajes y formación del no-grupo contaba con los suficientes momentos impactantes como para captar al lector, en la retina a buen seguro que conservan sus lectores la reactivación de poderes de Nova tras ser lanzado desde una azotea por Night Trasher o la efervescencia de Speedball, pero lo que de verdad dejó a más de uno boquiabierto fue el tratamiento adulto que Fabian le dio a los momentos protagonizados por Night Trasher, sus motivaciones y su turbio pasado.

Recuperando a Nova en New Warriors 1
Recuperando a Nova en New Warriors 1

El primer volumen de los New Warriors tuvo una extensión de 67 números que habría que segmentar en tres grandes etapas, los primeros veinticinco números con Fabian Nicieza y Mark Bagley asentando las bases del grupo, definiendo el carácter de estos personajes y haciéndolos madurar a marchas forzadas y haciendo que se enfrenten a viejos villanos del universo Marvel como Terrax, el Pensador Loco o Emma Frost, además de a veces aliarse y otra enfrentarse a pesos pesados como Los Inhumanos o Punisher. Incluso habría hueco para presentar a nuevos villanos como el disfuncional grupo Psionex o alguien venido del pasado de Night Trasher como era Fuego de Medianoche, hermano de Silueta de quien estaba enamorado Trasher formando los tres una alianza que luchaba por limpiar las calles de la violencia, robos, asesinatos que en ellas acontecía. La carga dramática a la que asistimos en su primer enfrentamiento (New Warriors #2) es tan elevada que marca el tono de la serie mientras dura la etapa de Nicieza a los guiones.

Este increscendo de la etapa de Nicieza y Mark Bagley despuntaría a partir de su número dieciocho en el que de nuevo acuden al pasado de Night Trasher para mostrarnos que su ayudante Cuerda y sobretodo Tai esconden un turbio pasado que afectará para siempre al grupo, se avecina una época realmente dramática para el grupo y a los graves problemas de Dwayne se suma el enfrentamiento de Vance quien de forma reiterada le agredía físicamente tanto a él como a su madre, las consecuencias serán terribles, Vance no podrá controlar su poder y atacará con rabia a su padre terminando con su vida.

La saga Nada más que la verdad marcaría el fin de la colaboración de Mark Bagley en la serie, y se dedica a cerrar los distintos argumentos que han ido sembrando desde el primer número, el origen de Night Trasher y su relación con Fuego de Medianoche y Silueta, la relación de estos a su vez con Tai y Cuerda, el inesperado giro de nuevo protagonizado por Tai y sorprendentemente el tratamiento que se le da al asesinato del padre de Vance que hace que este termine entre rejas, si el lector no tenía suficiente ante tanta nueva e interesante información el grupo se ampliaría con Rabia y DarkHawk.

Sin apenas tiempo de digerir la marcha de Mark Bagley quien había hecho un más que excelente labor en el siguiente número tras su adiós (New Warriors #26) se produciría el debut del nuevo dibujante destinado a reemplazarlo por otros veinticinco números, Darick Robertson. El trabajo de Darick en esta serie fue francamente espectacular y mejoró el trabajo realizado por Mark aportando un mayor dinamismo si cabe y aportando una mayor expresividad a los personajes algo en lo que aun un cuarto de siglo después sigue fallando Bagley a pesar de sus inmejorables condiciones.

A nivel argumental Fabian Nicieza no solo seguía en estado de gracia sino que incorporó nuevos personajes como Turbo e hizo interesantes reajustes en personajes como Firestar e hizo madurar en la carcel a marchas forzadas a Vance quien se convirtió en Justicia.

Si durante la etapa de Bagley su momento climax fue con la saga en la que cerraría su colaboración, durante esta nueva etapa con Robertson tenemos varios momentos que pusieron a los lectores con el corazón en un puño, en primer lugar con la saga Valores de familia (New Warriors #37) en la que la banda Los recuerdos envenedados liderados por Kimeiko, se dedicaría a atacar a los familiares de los New Warriors con el único objetivo de someterlos para vengarse de Night Trasher, de esta forma mataría a la abuela de Rabia, secuestrarían al hermano de Nova para torturarlo y dispararían al padre de Angelica. Lo más grave es que esta información la conseguiría tras seducir a Namorita y tener una noche loca con ella en la que consiguiría dicha información. Con la ayuda de un recien regresado Night Trasher conseguiría rescatar al hermano secuestrado de Rich y sería Rabia quien en otros de esos momentos magistrales asesinaría a Kimeiko como venganza por asesinar a su abuela y el resto de actos cometidos.

Uno de los momentos más duros, la muerte de la abuela de Rabia
Uno de los momentos más duros, la muerte de la abuela de Rabia

En sus poco más de tres años de vida habíamos visto pasar a los personajes por muchos momentos complicados, momentos que le habían hecho traspasar la delgada línea que distingue al héroe del villano, habían tenido que madurar a marchas forzadas pasando de ser aquellos jovenes alocados, con un exceso de confianza y risas a un equipo hastiado por los duros acontecimientos que habían tenido que sufrir.

Uno de los muchos puntos fuertes de la etapa de Nicieza es la magnifica evolución a la que fue sometiendo a los distintos miembros, resulta curioso ver con la ventaja que da ver estos números un cuarto de siglo después como fue poco a poco dando su momento de protagonismo a cada personaje haciendo que diesen un paso al frente construyéndose como personas – a veces primero deconstruyéndose -, si Night Trasher tuvo su momento y posteriormente le tocó a Vance, en los siguientes números el foco se centra en la nueva pareja formada por Nita y Nova, la primera hundida por las consecuencias nefastas que tuvo su desliz se apoya en Rich encontrando en el esa pareja que le aporte estabilidad y Rich se podría decir que inicia su madurez con la historia La estrella Errante (New Warriors #40-42). Una intensa historia en la que le veríamos morir para renacer más poderoso que nunca y luchar contra Nova Prime y que estaría a punto de terminar para siempre con el último vestigio de la fuerza Nova. Hubo más en esta saga, también vimos y padecimos con la evolución de Nita cuando parecía que encarrilaba su vida al lado de Rich, como sufrimos con aquel momento y sobretodo entendiendo que la magnifica etapa de Fabian al frente de la serie tras cincuenta números tenía que concluir.

Tras este pequeño análisis de la etapa de Fabian Nicieza me vais a permitir un momento reivindicativo, vaya por delante que New Warriors fue la primera serie que comencé a coleccionar cuando era niño y que estos números no los había vuelto a leer desde que aparecieron por primera vez en España en el año 1991, ha pasado casi un cuarto de siglo y me daba pavor que me iba a encontrar, ya sabemos lo peligrosa que resulta a veces la nostalgia, para mi sorpresa me he encontrado con más de mil páginas especialmente solidas en guion y brillantes en dibujo, con un desarrollo de los personajes que ya querrían para si muchos de los guionistas estrellas de la Marvel actual, y una sucesión de acontecimientos que no solo consiguen mantenerte en vilo desde el primer hasta el último número sino que te hacen preguntarte, ¿se atreverá Fabian a hacerle eso a este personaje? Y vaya si lo hizo, los llevo al extremo, los rompió para volver a construirlos y hacerlos más fuertes, era la única forma de recuperarlos, quitarles esa estela de segundones y tratar de devolverlos a la primera plana del universo Marvel, no solo lo consiguió sino que estos números deberían ser recuperados y reeditados por Panini, a buen seguro que muchos se sorprenderían con la calidad de estas historias.

Nuevos Guerreros Vol. 2 #1-10 (1999-2000)

45En 1999, se le volvió a dar una colección propia al grupo. Eran los tiempos inmediatamente posteriores a Heroes return, con George Perez y Kurt Busiek en Los Vengadores, Justice y Firestar eran los nuevos miembros del equipo, y Nova contaba con serie propia escrita por Erik Larsen. De hecho la disolución de los New Warriors, que ya llevaban un tiempo sin colección propia, se había hecho oficial en el número 1 de la cabecera del cohete humano. Pero un mes después, volverían a las librerías. Una entrevista de Jay Faerber, por aquel entonces escritor de Generación-X, en la que comentaba que era un apasionado de Speedball y compañia, debió llevar a los gerifaltes de Marvel a pensar que tenían al hombre adecuado para encargarle volver a dar una oportunidad a los Nuevos Guerreros. La idea el guionista era presentar a la nueva alineación en las páginas de la colección de los jóvenes mutantes que escribía, de la misma manera que aparecieron originalmente los New Warriors por primera vez en la serie de Thor. Pero Marvel tenía otros planes para promocionar la nueva serie. De ese modo, la revista Wizard lanzó un número cero en el que aparecían los componentes de grupo más o menos retirados y se mostraban los diseños que lucirían en su nueva andadura. Ya en su primer número, Speedball, Nova, Namorita y Turbo se unían a los recién llegados Bolt y Aegis para combatir a la amenaza de Blaastar, un poco como lo habían hecho casi diez años antes contra otro masivo enemigo de los cuatro fantásticos, Terrax. Faerber no cejó en sus intentos de homenajear los orígenes del grupo de algún modo. También aparecían Justice y Firestar, pero dejaban claro que ellos ya no continuarían en el grupo, que habían “ascendido” a Vengadores.

54Este complejo de inferioridad de los New Warriors, esa percepción pública de grupo de niños frente a otros equipos de superhéroes que los habitantes de a pie del universo Marvel tienen de ellos, fue uno de los temas tratados habitualmente por Faerber en este volumen de la serie. Tampoco descuidó el aspecto de escenas cotidianas, interrelación de personajes e intereses románticos que parece lógico que una serie juvenil de amplio reparto debe tener: el rencor de Namorita hacia Nova por dejarla abandonada en su momento más bajo, las citas entre ésta y Johnny Storm, la Antorcha Humana de los cuatro fantásticos, la relación de Turbo con Firestrike (uno de sus enemigos) en su identidad secreta, y su posterior acercamiento a Nova, la carga en silencio de Bolt respecto a su enfermedad… Pero lamentablemente todas estas tramas suenan mejor así enumeradas que en su plasmación final en viñetas. Faerber sabe incorporar elementos de culebrón a las historias superheroicas, como luego demostrase plenamente en sus Noble Causes y Dynamo 5 para Image, obras que abrazaban plenamente la etiqueta de soap opera con tintes superheroicos. Pero aquí, no consigue emocionar a pesar de contar con la baza de estar relatando los retrueques de la vida de personajes muy queridos ya de entrada por la afición.

99Además los New Warriors no habían sido y no debían ser solo eso. Las relaciones interpersonales y evolución de personajes eran esenciales en la etapa de Nicieza, pero también lo eran la acción, las sagas y la inmersión en el universo Marvel. De hecho la clave de su éxito era la adecuada mezcla entre todos estos elementos en su justa medida. Y aunque sí, hay batallas y tramas más propias de un cómic de superheroes, las luchas y encuentros con Heavy Mettle, Eugenix, Generación X, la armadura de Iron man (que en la etapa de Quesada como guionista para la colección de este había desarrollado una peligrosa inteligencia artificial propia), La Mano, Puño de Hierro, Hércules y el propio Zeus, no están bien resueltos, no aportan épica ni gravitas alguna. Son tebeos que prometen, pero que definitivamente son aburridos. Los nuevos personajes, Bolt y Aegis tenían potencial, pero definitivamente no se les supo imprimir ningún carisma.

Tampoco ayuda nada el apartado gráfico. Los rediseños del aspecto de los personajes son bastante deficientes, por decir algo. La serie arranca con un Steve Scott que dibuja con un estilo similar al de Ron Lim (con todo lo bueno y malo que eso implica) durante los tres primeros números, para ser sustituido por Jason Armstrong, Karl Kesch y Chris Renard, los cuales incluso sin el baile artístico bajarían aun más el listón. La llegada, a la altura del número siete, de un primerizo Jamal Igle, que para nada era entonces lo que ahora es, tampoco salva a la serie de la vulgaridad visual, como no lo hace la vuelta del uniforme original de Nova. Lo único atractivo a nivel gráfico son las siete portadas de Darick Robertson, que conocía bien a los personajes y ya era una estrella por Transmetropolitan en ese momento.

El retorno de los New Warriors de final de siglo XX no cuajó. Nova fue cancelada en el número siete con fecha de Noviembre de 1999 y en Julio de 2000 la colección del grupo siguió igual suerte en su décima entrega. Esta ató apresuradamente los cabos sueltos que pudo de ambas series y cerró abruptamente las líneas argumentales que Faerber había empezado a abrir, como el retorno de Night Thrasher al equipo. Los aficionados echaron de menos de nuevo a los personajes, pero pocos a la colección.

Nuevos Guerreros Vol. 3 #1-6 (2005-2006): La televisión mata

New_Warriors_Vol_3_6_PortadaCada cierto tiempo, Marvel se ve obligada a renovar sus marcas menos conocidas para evitar que los derechos del nombre no expiren. A mediados de la primera década del siglo XXI, los Nuevos Guerreros, cuyo último volumen había terminado en 2000, estaban en ese brete. La nueva editorial de Quesada, sin embargo, quería un acercamiento distintivo y moderno para el equipo de Nova, Speedball y compañía. El volumen tres de New Warriors sería uno de los primeros en mezclar el mundo de los reality-show con superhéroes.

Night-Trasher (Trillador Nocturno) reunía a sus viejos compañeros de andanzas para hacer efectiva la vuelta del grupo de amigos a la primera plana televisiva, a través de un programa de telerrealidad que los llevaría a descubrir a los villanos (de segunda fila) escondidos en los pequeños pueblos de la América profunda. Aunque moralmente reprochable, especialmente para Namorita, la idea acababa enganchando a la cadena de televisión y a unos productores más preocupados por la espectacularidad, el drama y la tensión que por el heroísmo. El tándem, que ahora viajaba junto a cámaras y realizadores en una furgoneta a lo Mistery Machine de Scooby Doo, seguía siendo, pese a todo, el mismo grupo de amigos de siempre.

En el lado creativo de esta miniserie de seis números estaba Zeb Wells, hombre fiel de Marvel venido de la televisión que siempre se ha caracterizado por cubrir huecos o tomar las riendas de series secundarias, y, sobre todo, un dibujante muy particular llamado Skottie Young que daba aquí sus primeros pasos en una serie continuada en la editorial. El artista, conocido por su caricaturesco estilo entre el manga, el grafiti y los dibujos animados, imprimía la personalidad de la serie. Una especie de serie de televisión divertida y alocada que a veces estaba más cerca de los Looney Tunes que de los superhéroes más clásicos. Lo que se ganó seguidores y un buen número de críticas de los aficionados más puristas. En sus manos, por ejemplo, Speedball volvía a ser un adolescente escuálido y Nova se convertía en un mastodonte ciclado.

La idea era seguir narrando las aventuras del grupo en “otra mini-serie de seis números”, aseguraba Wells antes de acabar de publicar la primera historia. “Creo que el ángulo del reality show puede sobrevivir eso por lo menos”. La directiva principal de Marvel, por el contrario, parecía no pensar lo mismo, y, aunque veían las cualidades de la idea, pensaban utilizar el concepto de una manera muy distinta. El destino de los grandes eventos se cruzó entonces en el camino de los jóvenes héroes. Nunca antes los Nuevos Guerreros habían sido tan importantes en el Universo 616. Las razones, por desgracia para ellos –y para todos sus fans-, no eran las más heroicas.

En la media docena de números de esta etapa, los nuevos guerreros viajaron por lugares tan apasionantes como Fairbury (Illinois), Salinas (Kansas), Nüponder (Minnesota) y Smyrna (Delaware) o contra villanos tan destacados como Tiburón Tigre, Armadillo, los monos de Fantasma Rojo, robots del Pensador Loco y el Corruptor. El do de pecho, lo dieron, sin embargo, en Stamford (Connecticut) para cazar al Hombre de Cobalto, Coldheart, Speedfreak y al hombre explosivo Nitro, durante el prólogo del primer número de Civil War (un año más tarde). Speedball decide hacer oídos sordos al aviso de Microbio, que se da cuenta en seguida de que estos villanos están muy por encima de su liga. El programa había decaído desde que la cadena los había colocado en la mid-season al final de su limitada, así que Robbie decide que esta puede ser la excusa ideal para mejorar los datos de audiencia, que han caído en picado desde que Nova se fue a madurar al espacio. Es Namorita quien se atreve a enfrentarse con Nitro, quien cuando choca contra un bus decide explotar al grito de “ahora jugáis con los chicos grandes”. Con un solo estallido, Stamford había quedado hecha cenizas. Una masacre que comienza una guerra de super-tipos por el derecho a registrarse y que convierte a los Nuevos Guerreros en homicidas cómplices –y asesinos de niños- odiados por todo el mundo. Una situación incómoda que solo deja con vida a Robbie Baldwin, pero no a Speedball. Mientras tanto, al otro lado del universo, Nova estaba consiguiendo, por fin, llegar más alto que nunca. La oportunidad sirvió para que además volvieran a la palestra otros antiguos miembros desaparecidos de la primera plana. La vengadora Estrella de Fuego decidió retirarse tras esta situación incontrolable, y Raza, Slapstick o Justicia se dejaron ver por el campo de la Iniciativa, solo para acabar revelándose ante los poderes de mando.

Namorita_vs_Nitro

Los nuevos reclutas

New_Warriors_Vol_3_personajes

Junto al cuarteto ya conocido (Trillador Nocturno, Nova, Speedball y Namorita), el nuevo volumen introducía a dos personajes con curiosos poderes que servían de excusa para llevar hasta lo absurdo esta parodia superheroica. Como era de esperar, ninguno de los dos miembros, ambos ligados con la basura, logró hacerse con un nombre en Marvel más allá de esta aventura.

Microbio (Zachary Smith Jr.) es el hijo de un científico y microbiólogo de la Taylor Foundation cuyo curioso poder mutante ayudaba a que los experimentos de su padre funcionasen. Cuando se descubre, sin embargo, que su poder de comunicarse los microbios es lo único que funciona en las investigaciones de Zachary Smith Sr., éste, deshonrado, decide escapar de la sociedad y abandonar a su vástago a su suerte. El científico acaba suicidándose con una de las bacterias mordedoras de su hijo. Como director de la empresa, Dwayne Taylor se ve obligado a adoptar al adolescente, regordete y torpe, incluyéndolo además en el nuevo programa de televisión de los Nuevos Guerreros, pese al no de la cadena. El reality se convierte en la última opción para sacar la empresa de la bancarrota, después de este escándalo de relaciones públicas. Microbio, por su parte, mantuvo sus poderes durante la tragedia del Día de M, al menos hasta que Nitro acabó con su vida.

debriiprofileDetritus (Deborah Fields) fue la miembro elegida por la emisora del reality para tener una infiltrada que causara fricción entre tanto bueno rollo. El origen de sus poderes de manipular la basura es desconocido, pero, pese a su difícil caracter, Deborah no tardo en integrarse con el resto del grupo. Debrii, aun así, no participó en la caza de Nitro, por lo que sobrevivió a la plana mayoría de sus compañeros. Tras la masacre, vivió en sus propias carnes el odio de las masas, que destaparon su identidad en Internet y quienes llegaron a quemar su coche. La situación la obligóa unirse a los Vengadores underground de Steve Rogers. Tras la Guerra Civil, pasó a formar parte de La Iniciativa, desde donde acabó uniéndose a Justicia, Raza y Slapstick en Fuerza de Choque, equipo para limpiar la memoria de los Nuevos Guerreros y controlar que las cosas se siguiesen haciendo bien entre los jóvenes super-héroes. Deborah acabó por cruzarse con eventos como Invasión Secreta (donde se las vio con los nuevos Nuevos Guerreros) y Miedo Encarnado, donde se la vio por última vez (Fear Itself: Youth in Revolt)

De Aniquilación a Civil War: La madurez de Nova y Speedball

Lo que más has costado a todo héroe adolescente de Marvel que se precie es lograr, en un punto u otro, madurar más allá de su figura juvenil. En el 616, el tiempo pasa normalmente muy lento, y las pocas veces que un personaje crece más allá del molde fundacional, no tarda en llegar nuevo guionista para desandar el camino. El lugar en el que dejaba Civil War a los Nuevos Guerreros fue polémica para muchos de los lectores veteranos, pero no se puede obviar que al menos sus movimientos lograron hacer evolucionar a dos personajes clave del grupo: Nova y Speedball, aunque fuera de manera muy diferente. Mientras que Richard Rider se convirtió en el héroe galáctico que siempre estuvo llamado a ser (más cercano a sus orígenes escritos por Marv Wolfman), Robbie Baldwin se arrastró hasta el punto más bajo de su existencia.

Poco después de relegar el reality-show de los Nuevos Guerreros a media temporada, el Nova de la tierra voló hasta el infinito y más allá, para encontrarse con un destino incierto. La primera ola de Aniquilación había puesto al cuerpo Nova en jaque, con Annihilus llevándose por delante a todos los agentes encargados de poner orden en la galaxia. El único superviviente, el eterno fracasado adolescente Rider. Dan Abnett y Andy Lanning (DnA) fueron los responsables de narrar este despertar cósmico, primero como parte del tie-in de Aniquilación de Keith Giffen y más adelante ya bajo un glorioso título regular que llevó a los autores ha prorrogar el desembarco completo en el universo cósmico.

El terráqueo despertaba para encontrarse que la mente-colectiva que controlaba el antiguo el cuerpo residía ahora únicamente en su mente. Sus poderes, como consecuencia, eran considerablemente más fuertes. Era la hora de convertirse en la salvación del Universo, acompañando a Quasar o Starlord en la lucha contra el Rey de la zona negativa. Ayudando a salvar planeta por planeta, raza a raza. Pese a las dificultades iniciales que supuso este salto cualitativo, Rider fue poco a poco ganando confianza, y reclutando en sus filas un equipo sin parangón que lo convirtió en el héroe de todo el universo.

Nova_Penance

El cometido de la pareja de guionistas iba cuajando. Rider dejó de ser un joven con aspiraciones para convertirse en un héroe cósmico venerado alrededor de todo el universo. Bajo sus hombros residía la protección en todos los conflictos. Desde la soledad de las estrellas luchó contra cada una de las amenazas que fueron apareciendo en su camino: La segunda ola de Aniquilación dirigida por Ultrón, Choque de Reyes o el regreso de Thanos. Incluso movió los hilos para que su amigo Star-Lord formase unos flamantes Guardianes de la Galaxia, que saltarán este mismo año a la gran pantalla. Entre tanto, tuvo tiempo para regresar a la Tierra y combatir fantasmas del pasado. La Guerra Civil le sirvió para comprobar lo pequeño que se le había quedado el planeta, cuando incluso sus padres y su antiguo amigo Speedball -ahora Penitencia- trataban de convencerlo para que se uniera al registro super-humano.

Su regreso a la Tierra, durante Invasión Secreta, sin embargo, consiguió devolverle también cierta esperanza y una misión que creía imposible. Allí lucho, al lado de nuevo al resucitado Wendell Vaughn, Halcón Oscuro, al Super-Skrull y a su hermano Robbie, para proteger el Proyecto Pegaso. Después de este segundo viaje, había llegado el momento de alinear un nuevo cuerpo Nova reclutado específicamente y en secreto por el manipuladora Mundomente. El nuevo cuerpo, del que sería profesor y mentor incluía opciones tan dispares como la de su hermano y Ego, el planeta viviente. Nova incluso acabó tomándose su tiempo para escuchar la llamada del Capitán América y unirse, por fin, a Los Vengadores. Rider pasó así a formar parte de una de las alineaciones más eclécticas de Vengadores Secretos, junto a Bestia, El Hombre Hormiga, Valquiria y El Caballero Luna. Tras una primera misión desastrosa, donde fue poseído por la Corona Serpiente, Rider acabó descubriendo que los asuntos universales no le dejaban tiempo para quedarse dormido en los asuntos de la Tierra, que estaba cada vez menos entre sus preocupaciones.

Pero el camino del héroe, aunque resplandeciente, era mucho más solitaria que sus aventuras junto a los Nuevos Guerreros, al menos hasta que se volvió a encontrar con uno de sus amores pasados. En un enfrentamiento en la construcción mágica de la Esfinge, clásico villano de los Guerreros, Nova y Halcón Oscuro fueron a encontrarse con una versión pasada de Namorita, previa transformación al azul. Aunque todos los desplazados comenzaron a desaparecer una vez que el brujo del antiguo Egipto acabó derrotado, Nova fue incapaz de volver a dejar marchar al amor de su vida. Así, la hija de Atlantis (todavía con su aspecto clásico y ese traje de escamas verdes) volvió a ocupar su hueco junto al cuerpo Nova.

Nova_Namorita

Nova acabó encerrado en el cancerverso, donde fue dado por muerto tras el heroico final de la Imperativa Thanos. Con DnA desprendiéndose del manto galáctico, y el universo espacial volviendo a la primera plana gracias a Los Vengadores y el éxito cinematográfico, era el momento de que la editorial lanzara un nuevo Nova terráqueo, Sam Alexander, que representara los valores de juventud a lo Peter Parker por los que se caracterizó Rider en los 90. Y, aunque a muchos de los que habían visto crecer a Nova a su plena madurez les costaría admitir de que ésta sería –quizás- la última vez que vieran al personaje, Nova tiene la suerte de haber tenido una de las evoluciones más formidables de la historia de Marvel. Todo un rara avis entre los personajes de la editorial. Su muerte da una excusa, asimismo, para que ningún guionista pueda llegar y deshacer todo lo hecho por DnA en solo unos año. Han logrado evitar, por el momento, lo que ha ocurrido a algunos de sus compañeros, que regresan a la más tierna adolescencia cada vez que un nuevo equipo creativo se hace cargo de los Nuevos Guerreros. El rastro de la resucitada Namorita tras la muerte de su amante, por su parte, ha quedado perdido entre las estrellas.

Mientras tanto en la Tierra, Speedball corrió un destino muy distinto. Una de sus burbujas le había ayudado a sobrevivir a la explosión de Nitro bajo kilos de escombros, pero, tras el “asesinato” de más de 600 personas, su mente había quedado trastocada. Así nació Penitencia. La tragedia de Stamford, con un poco ayuda de Norman Osborn, le había convertido en la personificación de la culpa católica, a años luz del vivaracho y divertido joven al que reflejó en todos su tiempo como guerrero. Todo el mundo, incluso su madre, le había dado su espalda, y SHIELD lo confinó en la Zona Negativa, bajo un traje de tortura que cortaba de raíz todos sus poderes. Con el remordimiento carcomiéndole, y ya habiendo firmado el acta, Baldwin incluso decidió hacerse con un traje lleno de pinchos con el que, cual faquir, sufría siempre que se movía. La locura se convirtió entonces en el modus-operandi de este anti-héroe silencioso y solitario, que solo en ocasiones puntuales destapaba ver su lado humano. Su condición lo convirtió en el miembro perfecto de los sádicos Thunderbolts, encargados de los trabajos sucios de Norman Osborn. Ni siquiera su antigua novia, la Chica Ardilla, su gato Niels y sus compañeros (a los que no reveló su identidad), en ese momento en la Iniciativa, consiguieron sacarlo de su caparazón. Dado el cambio tan radical, su transformación fue una de las más controvertidas entre los fans. Brian Michael Bendis parecía no tener en demasiada alta estima al antiguo equipo de Nuevos Guerreros.

Penance_Speedball

Al final de Asedio, y con la Edad Heroica inminente, Robbie logró abrirse de nuevo a sus amigos superhéroes y regresar enlicrarse con su antiguo -y desafasado- traje. Como profesor de Academia Vengadores, el joven guerrero parecía recuperar su antiguo ánimo, pero, en el interior seguía recordando su reciente pasado. En la intimidad, continuaba cortándose. Al mismo tiempo, sin embargo, demuestraba una madurez con sus alumnos difícil de atestiguar en el anterior Speedball. Sus poderes tampoco se mantuvieron iguales. Desde que tomó el nombre de Penintencia, había sido mucho más poderoso e incontrolable. El autocontrol se convirtió, como consecuencia, en una de sus característica vitales de su vida post-trauma. Esta re-conversión lo acabó empujando, ya en las páginas del nuevo Nova, a recuperar el deseo de volverse a alinear con su antiguo equipo, ahora con nuevos miembros. Esperemos que como parte de la nueva equipación de Chris Yost todavía se deje notar esta evolución, y no volvamos, una vez más, a un simple regreso al pasado.

Nuevos Guerreros vol 4 (2007-2009): Los Nuevos Genéricos

warriorscomontoplay01Durante los días de la Civil War, Marvel apostaba por la fórmula de destruir las bases fundacionales de franquicias clásicas para reinventarlas en la línea del All-New All-Different que tan bien les había funcionado con los Vengadores de Brian Michael Bendis. Uno de los grupos elegidos para esta intervención fueron los Nuevos Guerreros, sacrificados como cordero propiciatorio del macro-evento conducido por Mark Millar y renacidos con una nueva dirección.

Aprovechando el escenario del Acta de Registro Superhumano, los nuevos Nuevos Guerreros renunciaban al conformismo de sus antecesores, para saltar a las calles -máscara en la cabeza- y luchar contra una ley que consideraban injusta. Defendiendo su derecho a proteger al hombre de a pie sin vulnerar su identidad secreta, la nueva generación de warriors entraba en escena con una propuesta potente y subversiva, entre pintadas reivindicativas, estética chandalera y canciones de Asian Dub Fundation.

Los cerdos querían imponerles un mundo de grises en el que la burocracia dicta quienes son los buenos y los malos, pero su brújula interna bombeaba fuerte con la pasión de la juventud. Desafiantes y decididos a ser auténticos, los jóvenes superhéroes antisistema se presentaban como un grupo de desconocidos enmascarados que atrapaban a los criminales mediante sofisticados gadgets y extraños poderes, escapando con el tiempo junto para que no les atrapase la ley.

warriorscomontoplay04Actor reconvertido en guionista con ese Romeo y Julieta con Hombres Lobo y Vampiros que fue la saga Underworld, Kevin Grevioux tomaba las riendas de los Nuevos Guerreros, creando un complejo tapiz en el que la ex-Nueva Mutante 2.0 Sofía Mantega servía de punto de vista de lector. Teníamos a un grupo de misteriosos Nuevos Guerreros cuya identidad desconocíamos, un Destructor Nocturno que parecía haber regresado de entre los muertos, La Iniciativa como símbolo de un asfixiante poder gubernamental, un par de detectives siguiendo sus pasos, la prensa, los criminales a los que hacían frente… un percal como Stan Lee manda, para aprovechar debidamente la situación que vivían los aspirantes a superhéroes en aquellos turbulentos días de La Iniciativa.

Con estas cartas en la manga, Grevioux firmó en 20 entregas la etapa que tiene el honor de ser -no solo el volumen más longevo de los Nuevos Guerreros desde la serie original- sino la más rocambolesca, insatisfactoria y desnortada etapa que el grupo creado por Tom DeFalco haya dado jamás.

Pese a un arranque potente, las fallas conceptuales de la serie comenzaron a aflorar conforme se revelaban las identidades de los componentes, con una incomprensible perdida de identidad propia que convirtió el título en una especie de sucedáneo de la franquicia mutante. Primer error.

Cierto es que la eterna lucha del Homo superior contra el Establishment era fácilmente trasladable al panorama desencadenado por el Acta de Registro. Vale que reivindicar a Júbilo como alma de esta nueva encarnación fue un acierto. Aceptemos que había una cantidad ingente de personajes interesantes que habían perdido su lugar en la franquicia X tras los acontecimientos de Dinastía de M.

warriorscomontoplay05Pero convertir a los Nuevos Guerreros en una suerte de Ex-Mutantes no solo suponía una puñalada contra la diversidad del universo Marvel que tan bien reflejaban las encarnaciones anteriores del grupo, sino que además desvirtuaba por completo la premisa original de la colección. ¿Abordas un problema que afecta a todos los superhéroes del universo Marvel y los únicos en plantarle cara son ex-mutantes? ¿Y por qué no solo los zurdos? O mejor aun, ¡los ex-mutantes zurdos enanos!

A ello hay que sumar la poco afortunada elección de personajes. Partamos de la base de que hasta el tercer número no veíamos al grupo al completo. Estaba Trillador Nocturno, una suerte de fetiche skate, un tipo con alas, una tipa con poderes de hielo y fuego, un escocés punkarra con una capucha que apenas ocultaba que era Cámara en modo Apocalipsis y otros cuatro tipos salidos del manual de diseños y poderes genéricos.

No pasa nada, ya irán cobrando interés en cuanto sepamos quienes son. El problema es que -tras revelar a los añorados Pico y Ángel- la serie se convirtió en un festival de “Cómo elegir a tus protagonistas entre los desechos de la etapa Morrison”. Con todo un universo a su disposición, Grevioux creaba una nueva encarnación de los Nuevo Guerreros formada, no solo por ex-mutantes, sino que más de la mitad de ellos eran figurantes de “Revuelta en el Instituto Xavier” con el lustre de Paleto, Tatuaje o Radian. Segundo error.

warriorscomontoplay03Pero si estos dos aspectos no dejaban claro que la serie era un desastre conceptual, resulta que el Grevioux eligiese a ese grupo concreto de ex-mutantes importaba… nada. La mayoría de personajes eran irreconocibles tanto físicamente (ese Pico mostrado como un atractivo mocetón a pesar de que ya lo hubiésemos visto como un sosias de Gabino Diego en Generación M) como en sus identidades superheroicas (tienes una chica que en sus tiempos de mutante maneja el viento y -en lugar de una armadura Turbo- le das ¿una pistola y unos brazos de Octopus?), perdiendo por el camino cualquier grado de caracterización que hubieran tenido hasta la fecha.

Para lo único que servía que fueran ex-mutantes intercambiables con poderes a lo Cosechadores era para poner a caldo a la Patrulla-X (con razón) y pasar horas y horas dentro de una base que habían robado a Arcade, entre entrenamientos en la pseudo Sala de Peligro, quejos y lamentos. Porque de eso es de lo que va esta serie más que de ninguna otra cosa: De personajes irreconocibles que se pasan números y números entre discusiones enervantes que no van a ningún sitio, resultado de combinar el síndrome menopaúsico de los ex-mutantes con un terriblemente gestionado sentimiento de culpa de los Nuevos Guerreros.

Cualquier otro aspecto de interés, desde unos enfrentamientos contra supervillanos de usar y tirar que nunca pasan de lo rutinario hasta una desaprovechadísima rivalidad con sus compañeros de La Iniciativa, queda supeditada a su necesidad de exponer interminables discursos sobre cuestiones que nunca van a ningún sitio (como toda la teoría conspirativa sobre los papeles Garner).

warriorscomontoplay13

El arte de PM!

Con unos Paco Medina y Reilly Brown todavía verdes y un nada afortunado Jon Malin a los lápices, entre los pocos aciertos del cuarto volumen de los Nuevos Guerreros está el darle un interesante giro a la complicada relación entre los hermanos Taylor, haciendo que el antaño Bandit asumiese la identidad de Destructor Nocturno.

warriorscomontoplay14

El arte de Jon Malin

Todo lo demás es una sucesión de insatisfacciones rematada con una historia What if con sabor a “Termina como puedas”. Que aun siendo el segundo volumen más largo que haya dado la franquicia sea también el que menos repercusión ha dejado dentro de la mitología de los warriors deja bastante claro que ni funciona como volumen de los Nuevos Guerreros ni como reinvención del grupo.

warriorscomontoplay09De todos los elementos y personajes usados, únicamente el rol de Bandit como nuevo Destructor Nocturno siguió teniendo continuidad en Vengadores Iniciativa, serie con la que los Nuevos Guerreros de Kevin Grevioux estuvo hermanada desde el principio, y en la que Dan Slott y Christos Gage recuperaron con mejor acierto el legado del grupo con aquella Fuerza de Choque formada por Justicia, Rabia, Ultra-Girl, Slapstick y Detritus, y la recuperación de viejos conocidos como Psionex, Fuerza de la Naturaleza, Heavy Mettle o al mismísimo Speedball (por entonces Penitencia).

Tras la cancelación de los Nuevos Guerreros, la Iniciativa tomo el testigo con un nuevo grupo antisistema en el calor del Reinado Oscuro. Pese a llamarse a si mismos Vengadores, el núcleo central del equipo estaba formado mayormente por antiguos Nuevos Guerreros, con el nuevo Destructor Nocturno junto a Vance, Rabia y compañía. Haciendo frente al régimen de Osborn, Donyell se vería ante la tentación de recuperar a su hermano de entre los muertos.

Al final reinaría la cordura, y la serie concluyó con la posibilidad de reunir a los miembros de los Nuevos Guerreros en una nueva encarnación que hiciera olvidar la indigesta propuesta de Kevin Grevioux y devolverlos a su gloria de antaño. Y aunque esta reunión nunca se llegó a gestar, el paso de personajes como Júbilo, Cámara, Stacy X o secundarios tan “carismáticos” como Kaz, Grace o Aja por los Nuevos Guerreros fueron sistemáticamente ignorados, hasta que toda la contribución de Grevioux como un capítulo de la historia del grupo que todo el mundo prefiere olvidar.

Artículo anteriorExplorando All-New Marvel Now!: Moon Knight, Magneto y Wolverine and the X-men Vol. 2
Artículo siguienteThe Outsiders War se vuelve aún más personal para Green Arrow
Nacido en Bilbao a últimos meses de que se acabaran los gloriosos ochenta, y crecido en diferentes mundos de ficción, Eneko Ruiz respira cómics, cine y series de televisión. La vida y una profesión, el periodismo, con la que se quedó prendado cuando tenía diez años, le han ido llevando por diferentes esquinas del mundo. En 2013, a la vuelta de una de estas aventuras, decidió unirse a la familia de Zona Negativa.
Lector añejo, se ganaba la vida cuando le dejaban (es decir, solo en verano) dedicándose a la extinción de incendios forestales. Como no nació solo para ser un hombre de acción, alterna la motosierra y la manguera con el teclado, escribiendo sobre su auténtica pasión: el cómic, principalmente el norteamericano, aunque no desdeña algún manga, historieta argentina, ni álbum europeo. Para su otra afición, el rock, principalmente el gótico de los ochenta y noventa, ya encontrará otra forma de canalización.
Naci en Sabadell (Barcelona) en 1978 aunque siempre he vivido en Barbera del Vallés. Mi afición por los cómics de superhéroes se comenzó a gestar en el momento en que mi profesor de EGB, Joan, me dejó algunos números de Clásicos Marvel que contenían las historias: La muerte del Capitán Stacy, La muerte de Gwen Stacy y La última cacería de Kraven. Desde ese momento me convertí en fan absoluto de Spiderman y por extensión de Marvel Comics. Con el paso de los años aprendí a paladear el buen cómic sea cual sea la editorial, el personaje o autor. En 1999 fundé Zona Negativa como el rincón donde hablar de aquello que me apasionaba, el resto es historia.
Nací en el sur de España, aunque desde pequeño tenía la cabeza perdida entre mundos de fantasía. Descubrí los cómics a través de un baúl en casa de mis tíos, y nunca he salido de aquel cofre del tesoro. Enemigo de la nostalgia pero amante de la Historia, mis fascinación por cualquier medio de narración ha ido puliéndose hasta transformarse por pasión por el cómic en general y el universo Marvel en particular. Redactor de Zona Negativa desde 2010, es imposible mirar atrás sin pensar en este periodo compartido con vosotros como una experiencia irrepetible, de esas que dejan huella.
29 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Luisru
Lector
6 marzo, 2014 16:19

Gran trabajo, como siempre, me descubro ante usted, señor Ruiz.

Lo que me parece un poco raro es que no se haga ninguna mención a la etapa de Evan Skolnick, el sustituto de Nicieza hasta el cierre del volumen 1, que no es que fuese una obra maestra pero era bastante decente (para lo que fueron los 90). A mí personalmente todo el rollo de Desliz Temporal (un personaje bastante interesante que ojalá alguien recuperase) me moló bastante, y eso que tuvo que lidiar con que incluyeran la colección en la órbita de Spiderman.

Y una cosa en la que no estoy de acuerdo es que el trabajo de Darick Robertson fuese superior al de Bagley: Bagley en algunos números se portó como nunca (recuerdo el enfrentamiento con los Infernales del número 10 como uno de sus hitos) mientras que Robertson, aunque hizo un buen trabajo, me parece que estaba todavía bastante verde.

El resto de volúmenes, muy de acuerdo, bastante olvidables. Algún día tendremos un revival digno de tal nombre, aunque tendrían que contar con Nita y Richard Ryder. Los sustitutos baratos no me valen.

dhaldon
dhaldon
Lector
6 marzo, 2014 16:28

Me encanta que hagáis artículos como estos, no todo van a ser series actuales, hay tesoros que por edad o lo que sea mucha gente no conoce y esta serie es uno de ellos.

El artículo esta genial, aunque como dice el compañero de arriba, no estoy de acuerdo con un par de cosas, la primera con que Robertson superará a Bagley. Puede que fuera más espectacular ( las splash pages le quedaban muy chulas) pero en narrativa y caras en nunca suficientemente apreciado Bagley le daba sopas con ondas.

dhaldon
dhaldon
Lector
6 marzo, 2014 16:38

Lo segundo es poner la etapa de Nicieza vino un todo de calidad muy alta, cuando a partir del número 25/30 se produce un empobrecimiento de los guiones, no se si se debió a la sobreexplotación de Nicieza (recuerdo que había meses en que salían 7 series suyas a la vez) o que al trabajar en los mutantes se contagio del espíritu gri&dirty marca de la casa en la época, pero a la altura del 35, solo diez números después de cerrar una primera etapa perfecta aquello no se parecía en nada a la serie que yo había empezado a comprar; sufrimiento, muertes, historias oscuras, familiares muertos, héroes en la cárcel acusados de asesinatos… Nicieza perdió el rumbo totalmente, o se dejo llevar por las corrientes de la época (eran los 90,lm recordemos)

Cuando se fue la serie ya estaba herida de muerte y ya nadie sabia que hacer con ella, lo mismo la convertían en parte del universo arácnido, con asomo de romance de Estrella de fuego con Ben Reilly, o la querían convertir en una especie de “Vengadores junior” con sus chapitas comunicadoras, su base secreta, su pseudo Jarvis…

Lo tercero, y de nuevo coincidiendo con el compañero, es no nombrar la segunda mejor etapa de la colección, la de Skolnick, el ultimo guionista que tuvo el V1;cuando llego se encontró una colección sin rumbo, con tramas abiertas sin cerrar desde hacia años y unos personajes con los que nadie sabia que hacer y a pesar de eso realizo un trabajo muy, muy bueno. Su problema fue que para cuando termino de cerrar tramas y sub argumentos que dejo Nicieza sin resolver y empezó a contar su historia, llego la implosión Marvel por el estallido de la burbuja especulativa, siendo cerrada la serie.

El resto de volúmenes han sido una mierda pinchada en un palo y ni merecen más comentario.

P.D: mi voto para un bonito timo con los 25 primeros por parte de Panini

Antoine
Antoine
Lector
6 marzo, 2014 16:51

A raiz de la conversación qe tuvisteis en el artículo del nuevo volumen, me he leído los primeros 10 números de Los Nuevos Guerreros y la verdad es que me han encantado.

Nicieza arma un grupo con una dinámica muy entretenida, además, a diferencia de otras series de hoy, los personajes tienen vidas fuera del grupo ( van a la universidad, viven con sus padres, tienen problemas familiares…) el uso que hay, hasta ahora, de las subtramas y del resto del universo Marvel es excelente.

Y Bagley está estupendo en una serie que le va como anillo al dedo.

Deseando estoy que reediten estos números.

Antoine
Antoine
Lector
6 marzo, 2014 16:52

Por artículos como este es por lo que Zona Negativa es una de las mejores páginas sobre cómics que hay (paginas usacas incluidas)

dhaldon
dhaldon
Lector
6 marzo, 2014 16:57

Y felicitaciones a todos los autores del artículo, faltaria más

Raúl López
Admin
En respuesta a  dhaldon
6 marzo, 2014 17:42

En el caso del volumen 1 he sido yo quien ha redactado esa parte así que asumo el conflicto Bagley versus Robertson 😉 como habréis leído soy un enamorado del trabajo de Bagley en esos primeros veinticinco números si que creo que Darick aunque estaba verde sabía trasladar mejor que Bagley los momentos intensos, de hecho, antes del atracón de números que me pegué podía recordar perfectamente algunos momentos épicos dibujados por Darick y en cambio poquitos dibujados por Bagley.

En el artículo no se ha tratado lo que restaba del volumen 1 por una falta de coordinación y en mi caso en su día no leí esos números.

Y muchas gracias por vuestros comentarios!!

Arturo Porras
Autor
6 marzo, 2014 18:15

Grandísmo artículo!! yo no he tenido la oportunidad de disfrutar con los Nuevos Guerrero, en ninguna de sus encarnaciones. Los he visto aparecer en la etapa de Busiek en los Vengadores y como detonadores de la Civil War. Así que , aunque suene arquetípico, Panini reedición de la etapa de Nicieza yaaaa.
Por otra parte, no se si por bizarra, me ha llamado la atención la etapa Wells-Young. No se si la publico panini en tiempos, al ser pre-civil war, pero no me importaría echarle un vistazo a esos 6 números.

Terrific Lines
Terrific Lines
Lector
6 marzo, 2014 18:28

Aún pendiente por leer el #2 de los New Warriors de Yost, espero que la serie recupere el espíritu de los primeros con Nicieza. No que hagan lo mismo que ya vimos, pero sí que nos den unas historias de superhéroes sin complejos.

Y aquí otro que prefiere el paso de Bagley que el de Robertson por la serie.

Saludos!

Herudito
Herudito
Lector
6 marzo, 2014 19:02

En su momento, fue todo un acierto la primera etapa de Los Nuevos Guerreros. Una serie fresca, amena, divertida, hecha para y protagonizada por adolescentes con mucho acierto. Se ha intentado repetir muchísimas veces este efecto, tanto en sus posteriores volúmenes como en otras colecciones y nunca ha tenido el éxito que tuvo esta colección.
Unos primeros 25 números fantásticos, de los que siempre he guardado un buen recuerdo.
Dejé de saber de ellos algo más tarde, sin terminar la última etapa del primer volumen, y no volví a picar hasta el volumen cuatro, con el primer tomo que publicaron aquí en España. Y no era una maravilla, pero tampoco estaba tan mal, aunque como decís en la reseña… no eran Los Nuevos Guerreros.
Y esta nueva etapa, parece prometedora, pero me cuesta empatizar con el nuevo Nova y echo en falta a Namorita y a Firestar. Pero bueno, le daré algo de tiempo a ver como evoluciona.

Grijaldo
Grijaldo
Lector
6 marzo, 2014 19:07

Los primeros 25 números son de lo mejor que parieron los 90,una serie totalmente chanante.

Y por Zeus más vale que Richard Rider vuelva y vuelva bien.

Terrific Lines
Terrific Lines
Lector
6 marzo, 2014 19:12

Si la nueva serie funciona (en ventas) estoy casi convencido que veremos poco a poco regresar a otros personajes.

Richard Rider incluído, que ni va a ser el primero en morir “de verdad” ni tiene porqué haber un único Nova en la Tierra.

Saludos!

Herudito
Herudito
Lector
6 marzo, 2014 19:37

Terrific Lines ha comentado: Richard Rider incluído, que ni va a ser el primero en morir “de verdad”

Pues si Starlord y Thanos están por ahí, lo lógico es que Nova también. Pero como sacaron al nuevo… no lo traerán de vuelta aún hasta que no sepan que más hacer.

Daniel Gavilán
Autor
6 marzo, 2014 19:55

Ojo, que en Nova se llevan viendo pistas sobre el paradero de Rider desde hace ya unas cuantas entregas. Me da que lo siguen reservando en la recamara para traerlo de vuelta a lo grande en una historia a pachas entes Guardianes de la Galaxia y la serie de Sam Alexander

Terrific Lines
Terrific Lines
Lector
6 marzo, 2014 20:35

Yo creo que sería compatible que hubieran dos Nova, el nuevo más joven y el auténtico de toda la vida 😀

En todo caso, yo tengo una teoría con estos New Warriors donde también se podría explicar el regreso de Richard Rider:

Aviso de Spoiler

Estos New Warriors la van a palmar. No todos, pero sí unos cuantos. Nos están metiendo en la serie personajes que tienen una pinta tremenda a ser dcarne de cañón y la primera amenaza no se lo está pensando dos veces a la hora de “apretar el gatillo”…

Además que es una serie de adolescentes. Y ya sabemos qué significa eso…

Además que los escribe Christopher Yost, que le mola hacer estas cosas…

En fin, teorías, teorías…

Saludos!

georgepak
georgepak
Lector
6 marzo, 2014 20:39

Grandísimo artículo ! Enorme ! Si señor !

No me he leído nada de este grupo (solo sé que fueron los que detonaron la Civil War) pero gracias a ustedes me he interesado y le echaré un vistazo a lo de Nicieza 😀

Lemmytico
Lemmytico
Lector
6 marzo, 2014 21:59

“P.D: mi voto para un bonito timo con los 25 primeros por parte de Panini”

¡Ese subconsciente! XD

Yo no los seguí en su día, pero tanto que habláis de ellos tengo ganas de que lo reediten.

Eso sí, como con todos los grupos adolescentes los que los echáis de menos deberíais haceros a la idea de que jamás volverán. Si echáis de menos a los personajes clásicos, jamás podrán volver a daros lo mismo porque… Bueno, se supone que han madurado y ya no son adolescentes (de eso se trataba, ¿no?). Ergo ya no serían vuestros Nuevos Guerreros. Y si lo que buscáis es reproducir la idea de héroes adolescentes madurando, pues a la fuerza tiene que ser con otros personajes.

Vamos, lo mismito que con los Nuevos Titanes y los Nuevos Mutantes. Y en resumen, dejad de lloriquear porque “vuestros” Nuevos Guerreros nunca volverán XD

Terrific Lines
Terrific Lines
Lector
6 marzo, 2014 22:34

Bueno, Lemmytico, que algunos miembros de los New Warriors originales fueran adolescentes en su momento no significa que el grupo tenga que ser siempre de adolescentes o que vaya exclusivamente de adolescentes con poderes.

Los Fantastic Four son los Fantastic Four y sus personajes originales han ido evolucionando de novatos adolescentes a personajes más maduros, y en el grupo hasta han ido rotando miembros (incluso a veces siendo más de 4). No veo porqué no puede pasar lo mismo con los New Warriors y sus miembros originales.

La serie no tiene porqué ser necesariamente unos Teen Titans (aunque en este artículo lo planteen así).

Saludos!

dhaldon
dhaldon
Lector
6 marzo, 2014 22:51

“Si echáis de menos a los personajes clásicos, jamás podrán volver a daros lo mismo porque… Bueno, se supone que han madurado y ya no son adolescentes”

Te olvidas de que esto es Marvel Lemmytico, aquí nadie envejece ni evoluciona, y si lo hace mefistazo y zas! aquí no ha pasado nada.

Y sino mira Speedball, de ser una alma torturada y convertirse en Penitencia, a ser en la nueva serie el mismo adolescente alocado. Esto es Marvel! 😛

Lemmytico
Lemmytico
Lector
7 marzo, 2014 0:15

Pero Terrific, por lo que se ve la gracia de los Nuevos Guerreros es que eran adolescentes, no los 4F, los Defensores ni X-Force.

“Te olvidas de que esto es Marvel Lemmytico, aquí nadie envejece ni evoluciona, y si lo hace mefistazo y zas! aquí no ha pasado nada.

Y sino mira Speedball, de ser una alma torturada y convertirse en Penitencia, a ser en la nueva serie el mismo adolescente alocado. Esto es Marvel! :P”

Y ese es el problema: el efecto Johnny Storm o el eterno retorno a la formula original del personaje. Para mi lo más anti-Marvel que hay, y sin embargo lo que Marvel no deja de hacer.

Antoine
Antoine
Lector
7 marzo, 2014 0:25

Lemmytico ha comentado: Y ese es el problema: el efecto Johnny Storm o el eterno retorno a la formula original del personaje. Para mi lo más anti-Marvel que hay, y sin embargo lo que Marvel no deja de hacer.

No me gusta, pero puedo entenederlo en el caso de los personajes bandera de la editorial pero ¿con lo warriors?. Con unos personajes de segunda o tercera fila podían probar a que fueran como viejos amigos de instituto, aunque solo sea para ver como queda.

Terrific Lines
Terrific Lines
Lector
7 marzo, 2014 1:02

Lemmytico
ha comentado el 7 marzo, 2014 a las 0:15h:
“Pero Terrific, por lo que se ve la gracia de los Nuevos Guerreros es que eran adolescentes, no los 4F, los Defensores ni X-Force.”

La gracia de los New Warriors es que eran un grupo independiente que decide actuar por su cuenta, sin relación directa ni con los muties, ni los vengadores, ni ninguna otra “franquicia”. Lo de que algunos fueran adolescentes no era la gracia de la serie.

Los X-Force se organizaron con un líder adulto y un grupo de chavales. Lo mismo que los New Warriors cuando se formaron. No veo porqué uno tiene que ser siempre de adolescentes y el otro no…

Saludos!

Johnny99
Johnny99
Lector
7 marzo, 2014 16:10

comic entretenido donde los haya, con dos de mis dibujantes favoritos, sobre todo bagley, que lo hacia tan bien que se gano ir a dibujar amazing, nada mas y nada menos. cansado de esperar a panini, me cogi el omnibus americano, que incluye integra la etapa bagley, 1000 pgs a 60 euretes. muy recomendable

Franz
Franz
Lector
8 marzo, 2014 4:09

Que alguien me explique como es que sobrevivió stacy-x y luego se le vió en un 3-way sexual en el comic Vengeance (y con poderes!)

Jack
Jack
Lector
8 marzo, 2014 9:38

Pedazo de artículo, me encanta cuando los hacéis de este tipo. No los leí en su momento, pero dan ganas de leerse la etapa de Nicieza, un guionista bastante minusvalorado, recuerdo buenas etapas suyas en X-Force (post Rob!) y Thunderbolts. Se os olvido mencionar su aparición en Los Vengadores cuando “reclutaron” a Rabia. En fin, Felicidades a Zona Negativa por estos artículos.

jorgenexo
jorgenexo
8 marzo, 2014 10:14

Hablando de los New Warriors originales… ¿Para vosotros Richard Rider era un adolescente? Porque para mí era al menos veintañero; Nita por su fisiología atlante podría tener como 40 o 50; “Trillador Nocturno” daba igual la edad que tuviera, porque se comportaba como George Bush padre. El resto sí que podríamos calificarlos como menores, pero realmente el único que parecía comportarse como tal era Speed Ball: ojo, que a mi la serie me gustaba bastante, pero Los Nuevos Mutantes originales de Claremont sí que era una serie de adolescentes. Los New Warriors, como los Teen Titans eran (salvo Beast Boy, el equivalente evidente de Speed Ball en los Warriors) “presuntos adolescentes”, básicamente porque eso nos decían los guionistas, pero rara vez se comportaban como tales.
O así lo veo yo, vamos.

Ocioso
Ocioso
Lector
8 marzo, 2014 10:46

jorgenexo ha comentado: ¿Para vosotros Richard Rider era un adolescente? Porque para mí era al menos veintañero;

Creo que tenía 16 tacos cuando debutó en 1976. Haciendo la cuenta 1:4 tiene tres o cuatro años menos que Peter Parker, y cuando empiezan los Nuevos Guerreros en(lo miro) 1989 tendrá unos veinte. Pero son veinte años curraditos, porque no había pasado la adolescencia jugando al mus precisamente.

“Nita por su fisiología atlante podría tener como 40 o 50”

Es algo muy común en los personajes de ficción bendecidos con una gran longevidad. Pueden tener 80 años pero se comportan como si fueran adolescentes o niños. En ese sentido los atlantes son como los Hobbits o los Pifufos.

“Trillador Nocturno” daba igual la edad que tuviera, porque se comportaba como George Bush padre.

Un personaje odioso. Corrijo, dos personajes odiosos.

Khonshu
Khonshu
Lector
8 marzo, 2014 12:37

Los New Warriors nunca tiraron realmente de fama de héroes adolescentes o juveniles.

Para promocionarlos se les daba ese aire de “los héroes de los 90” y venían a ser los superhéroes JASP o de la Generación X, pero en realidad su serie era de corte muy clásico. A lo que más es parecía es a los X-Men de claremont/Byrne o a los New Teen Titans.

En su momento ganó fama como la serie de supergrupo que rescataba lo mejor del género, la que le tenías que prestar a alguien para engancharlo a los supes.

Lo de que fueran jóvenes influía en su forma de comportarse y se explotaba a menudo, pero no era tan definitorio como en otras series. Sobre todo, se incidía en ello por el hecho de que eran aún no tenían una moralidad tan definida como otros héroes, eran más maleables a situaciones dudosas y cometían errores por falta de experiencia.

Más que adolescentes eran ya tirando a adultos. Speedball era el más jovencito (sobre los 16), Firestar creo que estaba acabando el insti, Vance creo que era ya universitario y Nova y Trasher más bien veinteañeros. Namorita, a saber. Se comportaban más como gente rondando los 20 que como adolescentes. El único que era un niño era Rabia (aunque más maduro que Speedball).