Los niños del mar

Por
1
2040
 

Edición original: Shogakukan, 2006.
Edición nacional: ECC Cómics, 2016.
Autor: Daisuke Igarashi.
Traductora: Olinda Cordukes Salleras.
Formato: Rústica con solapas. 320 páginas. B/N.
Precio: 13,95€.

 

Daisuke Igarashi es otra de esas deudas pendientes que el mercado del manga español tenía y que ECC ha pagado. Después de que Planeta publicara Hechiceras, no habíamos visto nada más del autor en español, incluso cuando Los niños del mar había sido traducido a varios idiomas de países cercanos y con relativo éxito. Esperemos, por tanto, que esta edición de cinco tomos gruesos (al igual que los originales) sea solo la primera de otras obras en español de uno de los autores más originales de Japón.

Los niños del mar es una obra que se lee como algo de lo más reciente. Todo aquello que cuenta puede ser relacionado con eventos actuales, y por eso mismo la obra no ha envejecido nada mal desde que se publicara. También es cierto que es una obra de tan solo diez años, pero esta capacidad para presentarse auténtica y actual viene a causa de la ambigüedad con la que es contada. Lo que nos presenta la historia es una especie de relato fantástico en el que tienen cabida todo tipo de hechos sobrenaturales relacionados con el ámbito marino, pero Igarashi otorga a la obra un carácter científico con el que intenta justificar cada uno de los hechos que van sucediendo. Ruka, que es una niña que va de camino a la adolescencia, conoce a Umi y a Sora, dos niños con unas cualidades de lo más extraordinarias que, supuestamente, tienen una afinidad totalmente única a la vida marina y son capaces de manejarse en el mar casi como peces, hasta el punto de que un equipo científico está analizando su anómala anatomía. De esta forma, Igarashi intenta darle credibilidad al asunto ofreciendo una perspectiva biológica a todo lo mágico que está sucediendo. Sin embargo, poco a poco nos vamos dando cuenta de que la historia, aunque mantiene un hilo conductor, es bastante ambigua y se va difuminando hasta un extremo en el que parece carecer de trama.

Llegados a este punto es donde el autor más brilla. Desde la página uno lo que más destaca es el espectacular arte de Igarashi. La composición de personajes a base de trazos débiles y difusos, el uso de grises para jugar con la profundidad del cielo y del océano, la manera que tiene de llenar la página de detalle y pequeños trazos para hacer cobrar vida a cada momento (la viñeta de Ruka en bicicleta bajo la lluvia en el primer tomo, por ejemplo, o el movimiento del agua marina en pequeñas olas, o cuando choca contra la superficie de un barco). Igarashi pone un empeño mucho más que visible en dotar cada viñeta de movimiento, y es con su espectacular dibujo y ese empeño en dotar de dinamismo el entorno que rodea a los personajes donde más brilla Igarashi y donde más se esfuerza, ya que el manga, al final, se presenta como un catálogo marino: más allá de la historia, que siempre está presente, lo que se nos quiere mostrar es la belleza de la naturaleza, de los miles de animales que pueblan el océano, de lo bello que es pero también de lo terrible que puede ser: de cómo el balance que se encuentra entre lo bello y lo salvaje es lo que mantiene con vida al ecosistema.

Los niños del mar es una obra repleta de amor por la naturaleza que se introduce de lleno en el ámbito posthumanista que sitúa al ser humano en el mismo plano de importancia que al resto de animales. El tono de la obra es claramente ecologista, y la amistad que nace entre Ruka y los niños del mar, Umi y Sora, se puede ver como una metáfora del paso por una época donde cada uno descubre sus singularidades y se siente extraño y único. El manga, en mi opinión, falla en cierto modo en su exceso de seriedad y en una falta de humor que se puede llegar a hacer cargante, pero por lo general es un canto de amor inmenso a la naturaleza y a la vida por parte de uno de los autores que más tenemos que descubrir.

  Edición original: Shogakukan, 2006. Edición nacional: ECC Cómics, 2016. Autor: Daisuke Igarashi. Traductora: Olinda Cordukes Salleras. Formato: Rústica con solapas. 320 páginas. B/N. Precio: 13,95€.   Daisuke Igarashi es otra de esas deudas pendientes que el mercado del manga español tenía y que ECC ha pagado. Después de que…
Narrativa - 8
Guión - 7.5
Interés - 8

7.8

Un manga que muestra un amor inmenso por la naturaleza a través de un arte de Igarashi extremadamente detallado y que llena de vida cada viñeta.

Vosotros puntuáis: 8.74 ( 3 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Ed
Ed
Lector
28 enero, 2017 0:10

Igarashi es un muy buen autor. Tiene conceptos muy interesantes y su obra está llena de personalidad.

Espero leer pronto NdM.