Los Compañeros del Crepúsculo

Por
6
2082
 


Edición original: Les compagnons de crèpuscule. Incluye los álbumes Le sortilège du bois des brumes, Les yeux d´étain de la ville glauque y Le dernier chant des Malaterre, editados en Francia por Casterman entre los años 1984, 1986 y 1990 respectivamente.
Edición nacional / España: Los Compañeros del Crepúsculo. Edición Integral. Incluye los álbumes El sortilegio del bosque de las brumas, El eclipse azul y Los últimos de Malaterre. Colección CMYK. Abril 2015, Astiberri Ediciones.
Guión, dibujo, tinta y color: François Bourgeon.
Formato: 256 páginas en blanco y negro editadas en cartoné.
Precio: 39 €.

 

Hablar de Bourgeon es hablar de detalles. Es hablar de la Edad Media, del hincapié en la ambientación y del erotismo implícito de las muchachas. Bourgeon es una deidad del noveno arte. Hay que asumirlo y como tal asimilarlo. Su obra, breve en comparación con otros tótems, está ahí para demostrarlo. Sus álbumes rebozan la dedicación del artesano y el brillo del genio, la arrogancia del sabio y la destreza de un temerario. Bourgeon llena la página como pocos. De ahí la primera afirmación de este primer párrafo. Su gusto por el detalle es parte de lo que lo convertirá en una leyenda del tebeo. Como creador de mundos, por tanto, casi no tiene igual. Aunque quizá deberíamos concretar: como recreador de mundos. Sus historias más aplaudidas, siendo una de ellas esta que nos ocupa, plasman usos y costumbres de las épocas retratadas con la precisión de un cirujano al tiempo que el afán completista del coleccionista más enfermizo. Si su relato transcurre en el medioevo, hasta el último ornamento de la montura del caballero será recreada por el autor. Las calles respirarán con el verismo de la minuciosa plasmación de la arquitectura de la época que toque: desde el primero al último de los ladrillos del castillo verán la luz bajo el lápiz de Bourgeon. Desde el primer al último remiendo de la goleta bucanera será reflejada en la viñeta de su drama de piratas. Ejemplo de línea clara, Bourgeon expresa las costumbres de sus mundos recreados a través del ahínco y la mirada-lupa. Esto hace que hasta cierto punto deje de lado juegos de luces y sombras para crear expresión, pero, como el maestro que es, logra la emoción a través de sus planchas impecables, espejos prístinos de múltiples realidades.

Como dibujante del cuerpo humano, su habilidad le va a la zaga. El dominio sobre la figura es tremendo, como tremenda es su capacidad para recuperar los ropajes de sus personajes. Cada pluma, cada broche, cada bollo de cada manga sirve, en su presencia en la viñeta, como recordatorio de la verosimilitud y coherencia buscada. Alguien podría decir que el autor tiene la capacidad de viajar en el tiempo para regresar a nuestros días con imágenes secretas de épocas remotas, que se dispondrá a calcar sobre su tablero de dibujo, tal es su capacidad de recreación. Pero esto no hace que sus personajes parezcan encorsetados o fríos. Bourgeon, esteta apasionado, busca la emoción, sobretodo, a través de la figura femenina. Su habilidad para dibujarlas está a la altura de su capacidad para crear personajes femeninos de carácter. Sus mujeres son fuertes, directas, feroces, capaces de dominar al hombre y tejer tramas, conspiraciones y toda suerte de premisas solo con sus deseos. No son la sombra del hombre, sino motor de argumentos. Bourgeon, tanto aquí en Los Compañeros del Crepúsculo, como en el resto de su obra, se explaya en mostrarlas fuertes y dinámicas, pero también, y esto no lo considero defecto sino virtud, se busca excusas para mostrar los encantos de su sexualidad. En la época actual, esta costumbre puede ser tildada de sexista, quizá con cierta razón, pero no deja de ser cierto que estos tebeos son hijos de una época donde el contenido adulto muchas veces se confundía con la tendencia al destape. Con la óptica adecuada, esto no debería suponer una molestia al lector abierto de miras, más bien al contrario. Con todo, Bourgeon maquilla quizá estos arrebatos libidinosos otorgando mejores papeles a sus actrices, por decirlo de alguna manera. Sus mujeres están más llenas de matices, son más interesantes. Y la más simple de ellas resulta más enmarañada que casi cualquiera de sus contrapartidas masculinas.

los-companeros-del-crepusculo-bourgeon-pagina2

Si con el lápiz ya hemos dejado claro que el francés no tiene rival, sus guiones no son meras excusas para plasmar mundos interesantes. El mimo con el que recrea las épocas de sus relatos es el mismo con el que busca recuperar los modos del lenguaje que caracterizaba esas mismas épocas. Aquí, en Los Compañeros del Crepúsculo, Bourgeon sitúa su trama en una Edad Media con tintes fantásticos, tintes que, por cierto, van diluyéndose a lo largo de la trama, como si la Historia fuera ganando terreno frente a la leyenda. Sus personajes hablan no solo con los modismos de su época, sino que sienten y padecen en función de las costumbres de su siglo. Bourgeon procura con todas sus fuerzas evitar la modernización de sus personajes, alejándose de la costumbre de muchas obras de la literatura, el cine o el mismo tebeo, de hacer hablar a los protagonistas con la mentalidad de la época en la que son creados. En Los Compañeros del Crepúsculo, estamos en el medioevo y el autor somete a sus personajes a las preocupaciones de su tiempo, moldeando comportamiento y pensamiento al respecto. Esto, es obvio, enriquece la obra del francés, al tiempo que hace más densa y compleja su lectura, pues el lector debe habituarse no solo a otros tempos del habla, sino al entendimiento de costumbres muertas y raciocinios pretéritos. Aquí demuestra de nuevo Bourgeon su ansia por mostrarnos las épocas retratadas como quien las pudiera observar a través de una mirilla imaginaria, logrando sumergirnos aún más en lo particular de una época, lo característico de un mundo.

los-companeros-del-crepusculo-bourgeon-pagina1

Todo lo anterior provoca, está claro, un carisma, una personalidad artística que salta a los ojos en cuanto estos caen sobre las planchas del autor. Su obra es totalmente reconocible con una mirada rápida y aún más cuando sus personajes hablan, respiran y se mueven en los mundos que Bourgeon se empeña en retratar, logrando ese binomio inusual que resulta en la obra que es capaz de entretener al tiempo que enseñar. Ya sólo por esto el creador de Los Pasajeros del Viento debería ser tenido en cuenta.

¿Y qué cuenta entonces Los Compañeros del Crepúsculo? Pues el periplo, el viaje de un caballero desfigurado y sus dos criados a la fuerza a lo largo de tres tramas de carácter totalmente distinto. Si las dos primeras son un canto a la fantasía y los pliegues confusos del sueño, la trama del tercer álbum, tanto o más largo que sus dos predecesores, resulta, a pesar de una pincelada fantástica, una mirada íntima a la política y la sociología del medioevo. La leyenda deja paso al estudio histórico con la intención de entender una época desde su vertiente más mundana hasta la más cercana a la superchería.
Un clásico merecedor por completo de semejante apelativo servido en un volumen integral a un precio imbatible.

  Edición original: Les compagnons de crèpuscule. Incluye los álbumes Le sortilège du bois des brumes, Les yeux d´étain de la ville glauque y Le dernier chant des Malaterre, editados en Francia por Casterman entre los años 1984, 1986 y 1990 respectivamente. Edición nacional / España: Los Compañeros del Crepúsculo.…
Guión - 7
Apartado Gráfico - 9.5
Interés - 8

8.2

Fresco histórico-fantástico del gran Bourgeon, ejemplo del mejor BD posible.

Vosotros puntuáis: 9.26 ( 4 votos)
6 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
sibaix
sibaix
Lector
20 mayo, 2015 13:30

El apartado gráfico de esta obra es sencillamente alucinante y aprovechando la nueva traducción nadie debería perderse-la si te gusta el cómic histórico con toques de fantasía, el dibujo es de otra galaxia, detallismo y ambientación sublimes.

Ogotaï
Ogotaï
Lector
20 mayo, 2015 16:33

Es en blanco y negro o en color? Porque a mi me suena de haber visto en la pagina de Astiberri que es en color.

Alejandro Ugartondo
En respuesta a  Ogotaï
20 mayo, 2015 17:45

Es en color y con una edición muy cuidada

Ogotaï
Ogotaï
Lector
En respuesta a  Alejandro Ugartondo
20 mayo, 2015 18:03

Gracias. Ya tengo entonces lectura para verano :).

gabi
gabi
Lector
20 mayo, 2015 16:58

Raúl Silvestre, mi cartera te maldice por haberme descubierto mi próxima compra 😉 Desconocía este tebeo, pero su apartado gráfico me ha maravillado. Gracias por la reseña.

Ogotaï
Ogotaï
Lector
27 enero, 2017 19:26

La última historia de este integral que es de unas 140 páginas me parece una obra maestra de cómic histórico.