Liga de la Justicia de America #1-10

La epopeya personal de Brian Hitch con al JLA llega a su fin y es el momento de analizar que ha dado de si esta incursión en solitario del dibujante con los más grandes héroes de DC.

Por
1
2381

 

Edición original:Justice League of America núm. 1-10 USA .
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guión:Brian Hitch, Rob Wlliams, Matt Kindt.
Dibujo:Brian Hitch, Philip Tan.
Entintado:Jason paz.
Color:Jeromy Cox.
Formato:Grapa, 48-32-24 págs. A color.
Precio:3,50 / 2,50 / 1,95 euros.

 

Hace más de un año y medio se empezó a reseñar esta serie y quedó postergada su continuación debido a la irregularidad de su publicación. Tal circunstancia derivó en la decisión de posponer esta reseña a su conclusión, para diseccionar lo que ha dado de sí la propuesta de Brian Hitch sobre la Liga de la Justicia de América.

Los primeros dos números auguraban un buen arco argumental, una historia que arrancaba contundente con la llegada de Rao, el dios kriptoniano, a la Tierra. Sus intenciones, en medio del revuelo mundial que provoca su aparición, es la de traer la paz a nuestro mundo y evangelizar a todas las culturas que pueblan nuestro planeta con el fin de elevarnos a una era de prosperidad absoluta. Hasta este punto Hitch se mueve con elegancia y nos deja siempre con ganas de más, ya que una vez sienta las bases la historia se lanza de lleno a la acción pura y dura, en la que los miembros de la Liga se ven dispersados a diferentes lugares y tiempos, dejando a la Tierra bajo la protección de Rao y sus peculiares intenciones.

Hitch logra montar una historia en la que asigna un espacio propio a cada miembro del grupo, permitiendo que puedan hacer valer sus poderes y estatus dentro de la Liga, favoreciendo en el proceso a la trama de acción. Todo es grande, majestuoso, intenso y espectacular con Hitch al mando. Se guioniza a sí mismo y se da el gusto de contarnos una historia que podría haberse contado en 5 números, en nada menos que en el doble de entregas. Su lado artístico se apodera de la historia y acaba por buscar contarnos las cosas más con las imágenes que con las palabras, salvo cuando Hitch es consciente de que las imágenes no pueden aportar los datos necesarios para entender la trama y la detiene de forma abrupta, añadiendo largos diálogos que llegan casi a detener por completo la fluidez narrativa de la historia. Con lo anteriormente expuesto uno puede pensar que la serie no acaba de funcionar como debería hacerlo, pero la verdad es que funciona al ser el equivalente a una superproducción de Hollywood cuyo objetivo es entretener y no cambiarnos la vida.

Hitch entiende a la perfección sus propias limitaciones. En ningún momento pretende ir más lejos de lo que podemos ver y leer. No hay grandes reflexiones sobre religión, los fundamentalismos, el alineamiento de las masas, la conversión forzosa, el sectarismo o el egoísmo individual que deriva en una dictadura de la fe. Hitch nos mete en un ir y venir lleno de acción, con un fondo de pura ciencia ficción, con el que dar salida a esta historia que madura a fuego lento hasta llegar al gran final, final en el que Hitch demuestra no estar muy preocupado por ser mínimamente riguroso científicamente, donde el enfrentamiento entre los seguidores de Rao y la Liga alcanza, o más bien persigue, sin alcanzarlo, proporciones épicas.

Un final que se nota apresurado en su resolución, como si el único fin de ponerle fin a todo sea dar paso a información de vital importancia para lo que iba a suceder posteriormente en el Universo DC. Una historia en nueve partes que entretiene, con numerosos altibajos de ritmo y dibujo, del que ahora hablaremos, y que recuerda mucho a los primeros pasos de Morrison en los años 90 con la JLA en cuanto a trama y a caracterización de los personajes.

En el dibujo tenemos las dos caras de Brian Hitch. Por un lado, hay momentos en que sus páginas resultan sobrecogedores, espectaculares, todo un lujo visual, para en otras romper esa ilusión de forma abrupta y ver proporciones anatómicas erróneas, rostros con extrañas muecas, escorzos muy forzados… Al menos narrativamente Hitch mantiene bien el pulso y no experimenta, sino que sigue patrones clásicos y efectivos que aportan un gran valor al conjunto al consolidarlo todo de forma clara y concisa hacia el lector. Un ir y venir gráfico que, sin llegar a resultar dañino para la historia, sí que fractura la experiencia de lectura.

Antes de finalizar, hay que hablar de un número de relleno, por temas de fechas de entrega de Hitch, y cuya autoría recae en Rob Williams, Matt Kindt y Philip Tan. Un trío que acomete una historia auto conclusiva con el Detective Marciano como protagonista cuyo objetivo era abrir la puerta a su propia colección en solitario. Un número insertado en medio de la historia de Hitch, sin ningún punto de unión con su trama, pero que resulta especialmente interesante por el acercamiento que se hace a la figura de J´onn J´onzz, un marciano entre humanos, un extraño entre extraños. Una historia que gira entorno a una investigación policial en Japón y que nos descubre que J´onn ha tenido más de una falsa identidad humana desde su llegada a la Tierra. Una aventura que quiere ahondar en la psique del marciano y en su condición de alma perdida y solitaria. Un interludio agradable en todos los sentidos.

Esta JLA no pasará a la historia de la editorial por su valor narrativo y creativo ya que Hitch muerde más de lo que puede masticar, percibiéndose en algunos momentos como pierde el control de la historia. Una trama demasiado larga, lo que motiva que haya números muy transicionales, y por tanto genera pérdida de interés por parte del lector, viviendo tan solo de esporádicos destellos que salvan el conjunto de caer en el más absoluto de los olvidos.

  Edición original:Justice League of America núm. 1-10 USA . Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guión:Brian Hitch, Rob Wlliams, Matt Kindt. Dibujo:Brian Hitch, Philip Tan. Entintado:Jason paz. Color:Jeromy Cox. Formato:Grapa, 48-32-24 págs. A color. Precio:3,50 / 2,50 / 1,95 euros.   Hace más de un año y medio se empezó…
Guion - 6.5
Dibujo - 7
Interés - 7

6.8

Predecible e irregular.

Entretenida pro falta un trasfondo que permita poder sentir que hay algo más que muchas explosiones y escenas espectaculares.

Vosotros puntuáis: 6.4 ( 2 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Pau
Pau
Autor
25 febrero, 2017 10:42

Coincido bastante con tu opinion de lo mucho que prometian los dos primeros numeros. Luego se va apagando . El numero del detective marciano puede ser interesante pero lo de meterlo con calzador sin comerlo ni beberlo no me gusto nada. Con todo veo a Hitch mas inspirado en esta jla que en su jl actual donde solo ha habido fuegos artificiales. Con lo facil que tenia darnos algo interesante solo con la interaccion de superman con sus viejos/nuevos compañeros…nada ,a pasao por encima del tema como si no le importara lo mas minimo.