Legiones de Superhéroes

Por
0
218

Durante la semana pasada la gente de Newsarama nos ofreció sendas entrevistas a Mark Waid centradas en su nueva Legión de Superhéroes (entrevista uno, entrevista dos).

Y es que la serie acaba de sufrir una recreación en toda regla, como ya le pasó en 1994, también de la mano de Mark Waid (A este hombre le gusta darle al reset). La verdad es que estos días, cuando repasamos las incoherencias que crearon las primeras Crisis en Tierras Infinitas, impelidos por el afán de aventurar por dónde irán las próximas Crisis, se ha hablado mucho de Power Girl y algo menos de Donna Troy, pero no habíamos reparado en que la propia Legión fue otra de las “realidades” afectadas por el automutilamiento del Universo DC. Mark Waid nos lo hace ver y nos explica que, antes de las Crisis de Wolfman y Perez, la Legión era, en los ochenta, una de las tres colecciones más vendidas del mercado USA, junto a los X-Men y los Titanes. Colección y ventas que fueron sacrificadas en pro de la simplificación del bagaje de Superman a manos de Byrne.
Desde ahí, por más arte que se le puso – y en determinados momentos se le puso mucho – la serie ya no volvió a levantar demasiado la cabeza, ya no volvió a ser lo que había sido. No estaba Superboy como elemento inspirador. No estaba Supergirl… y Brainy no sabía de quién enamorarse.

Neal Adams/DC/La Legión de Superboy

Con Hora Cero se decidió dejar atrás un meritorio pasado para volver a empezar de nuevo, del todo. Quedaron atrás los Legionarios de Swan, Shooter, Grell, Cockrum, Levitz, Lightle, Giffen… Quedaron atrás, olvidados, momentos míticos como la “Darkness Saga” o el “Five years gap”. Y tocó otra vez volver a contar lo mismo pero de otra manera, con menos carga, con más lozanía, apelando a un nuevo lector, con un enfoque más “moderno”. Empezó Waid y continuaron otros. Pero ya nada era igual. En 1999 Andy Lanning y Dan Abnett recibieron el encargo de salvar o hundir la cabecera. Y, con todo su esfuerzo, consiguieron que no pasara ni una cosa ni la otra. Brindaron impresionantes historias. En Legion Lost, verdaderas peripecias vitales y morales para sus personajes. En Legion Worlds, ofreciendo una perspectiva de los Planetas Unidos no vista hasta el momento, con bellísimos números dedicados a Braal (dibujado por Paul Rivoche) y Xanthu (dibujado por Duncan Rouleau) y Rimbor (dibujado por Kilian Plunkett) que les supusieron volver a conseguir una serie mensual para el supergrupo. En ella, al principio junto a Olivier Coipel y más tarde con Chris Batista, empalmarían saga tras saga y emoción tras emoción, haciendo un trabajo argumental brillante. Para nada. La serie no despuntaba en las listas de ventas y el desánimo acabó adueñándose del equipo. Foundations, con el Superboy de los Titanes y recontando la Saga de la Oscuridad, fue un último intento desesperado de salvar lo que ya tenía la suerte echada. Al menos, el esfuerzo había merecido la pena por todo lo que nos llegó a ofrecer.

Phil Jimenez/DC/¡Vaya lio con Superboy!

Y vuelve Waid. Con Barry Kitson flanqueándole. Y empieza otra vez de nuevo, pero esta vez de verdad. Y se reinventa el concepto de la Legión, yendo hasta sus raíces y realmente modernizándolo, al tiempo que siéndole verdaderamente fiel. Y las ventas suben. No está con los X-Men otra vez, por supuesto. Ya han cogido demasiada ventaja. No está tampoco con los Titanes, que han sufrido menos “revisitaciones” y ahora gozan del Midas Johnns. Pero la escalada de puestos ha sido espectacular. Tanto que es una de las nuevas series que tienen asegurada la edición en español por parte de Planeta. Alegrémonos por ello.

Waid y Kitson/DC/La Nueva Era Waid y Kitson/DC/La Nueva Era

Ahora, para los que quieran vislumbrar algo de lo que nos espera, pásense por este enlace a Heroe.com, para mí, el mejor blog sobre el Universo DC que existe en castellano. Enciclopédico. Bien redactado. Con montones y montones de resumenes sobre la historia de todo tipo de personajes. Imprescindible.

Artículo anterior¿Primera imagen de Famke Janssen (Jean Grey) en X-Men 3?
Artículo siguienteDe sus manos muertas
“Me llamo Toni Boix y soy un DC-Adicto”. A pesar de que mi niñez esté inundada de Sal Buscema y mi adolescencia de Spirit, Metropol, Cimoc y Zona 84. Porque Zinco me devuelve al redil. Zinco y Wolfman y Perez y Moore y Totleben y Gibbons y Miller y Bolland y García López. Después, el ansía. La escasez. La falta absoluta de alegrías. Mueren las revistas de cómics y Zinco vegeta. Mi ilusión se marcha a hacer las Américas. Suerte del Previews… y de los cómics que se malvenden. Le pido a Raúl López que me deje escribir una reseña en Zona Negativa promocionando Fallen Angel… y el resto es esta historia.
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments