Legión de Superhéroes #01

La Legión vuelve de nuevo... Larga vida a la Legión.

Por
12
1976

Edición original:Legion of Super-Heroes núms. 1-3 USA.
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guion: Brian Michael Bendis.
Dibujo: Ryan Sook, Travis Moore.
Entintado: Wade Von Grawbadger.
Color: Jordie Bellaire.
Traducción: Francisco San Rafael Simó.
Formato:Rústica, 80 págs. A color.
Precio: 8,50 euros.

La historia de la Legión viene de lejos. Fue en 1958 en el Adventures Comics #247, cuando se presentó al grupo de la mano de Otto Binder y Al Plastino. Fue una fugaz historia en al que sus tres miembros fundadores visitaban, venidos del lejano siglo XXX, a Superboy y lo invitaban formar parte de su grupo. El impacto entre los lectores fue tan grande que en 1959 volvieron a aparecer en la serie, concretamente en el Adventures Comics #267, en lo que fue el principio de una popularidad que no dejaba de crecer. Tanto que de forma progresiva fueron ganando protagonismo y ampliando la información inicial de los miembros de la llamada Legión de Superhéroes. Fueron tiempos gloriosos que se nutrieron activamente de la fiebre que asolaba a los norteamericanos en aquellos días, la carrera espacial. Todo lo referente al espacio, a otros mundos, a la alta tecnología, fascinaba a los lectores que devoraban con adicción las múltiples propuestas culturales que llegaban a los quioscos. La ciencia ficción adquirió una popularidad enorme y la Legión la fusionaba con los superhéroes, que gozaban de una merecida Edad de Plata desde su revitalización en el mítico Showcase #04. Eran el pack perfecto.

La Legión gozó de los guiones de un jovencísimo Jim Shooter de 14 años en 1966, en el Adventures Comics #346, y obtuvo serie en solitario, aunque fuera en el formato de limitada, en 1973. El empuje de la colección y del grupo entre los aficionados era constante gracias al trabajo desarrollado entre 1973 y 1978 por Cary Bates, Dave Cockrum, Mike Greel, Jerry Conway y Paul Levitz.

Los años 80 fueron los años dorados del grupo, con Levitz, Broderick, Lightle y Giffen expandiendo el concepto de forma exponencial. Fueron los años en los que la Legión y Los Titanes eran las series estrella de la DC Comics.

Tras Crisis, Giffen, se hizo cargo de otra etapa mítica del grupo en solitario, para comenzar la que sería una travesía por el desierto, con diversos relanzamientos (Hora Zero) e intentos por devolver la grandeza a un grupo que tiene el favor de los fans, pero no así el de las ventas. Autores como Mark Waid, Dan Abnett, Geoff Johns y durante los Nuevos 52 de nuevo Levitz y Giffen, han batallado por lograr mantener al grupo de forma regular en las tiendas. Y sin embargo el éxito les resulta esquivo.

Con Renacimiento llegó de nuevo la esperanza.

El grupo debe lidiar con vivir 1000 años en el futuro, con las consecuencias que eso puede tener a nivel de continuidad. Luchar contra el embravecido océano de dicha continuidad le supone muchas veces acabar siendo relegado, y maltratado, editorialmente, por lo que el trabajo de Johns en el especial de Renacimiento donde se podía ver a Saturn Girl de nuevo encerrada en Arkham, abrió las puertas a la especulación.

La Legión regresa de la mano de Bendis, varios años después del trabajo desarrollado por Johns, y lo hace presentándose previamente en la serie de Superman para dar el salto a su propia serie regular escrita por Bendis y dibujada por Ryan Sook (encargado de rediseñar a los nuevo Legionarios). La incógnita acompaña a la esta nueva serie, pues captar y recuperar la esencia del grupo no es tarea fácil. Adaptar a los nuevos tiempos su concepto, sin dejar de lado la ciencia ficción y lo que es más importante, su lado humanista. Algo fundamental en la serie es como los legionarios se relacionan entre ellos, cooperan y sueñan con un mundo mejor. ¿Será Bendis el guionista capaz de recuperar estos valores?

ECC ha optado por publicar la serie en cómodos tomos de tres números. La decisión resulta muy acertada dado el estilo narrativo del guionista de Naomi, que lo apuesta todo a una narración descompresiva, lo que hace que la lectura mensual sepa a poco. Unir tres entregas ayuda a saborear mejor la serie y la experiencia es mucho más satisfactoria.

El trabajo de Bendis en la serie dista de buscar emular antiguas fórmulas. No estamos frente a una Legión clásica, ni en fondo ni en forma, con todo un entorno nuevo, con ciertos aspectos de diseño y forma anclados en el pasado, pero con la mirada puesta en mirar al futuro de manera clara, directa y sin complejos.

Acercarse a la serie esperando tener entre las manos la misma Legión de los años ochenta puede llevar a una decepción. Bendis diseña la historia alrededor de la llegada de Jon al grupo y enfoca todo a través de una trama de la que poco se desgrana, siendo todo un paseo turístico por el grupo, al que se presenta de manera activa mediante el uso de una buena solución narrativa: todos los legionarios llevan su nombre flotando en la espalda, de manera que poder identificarlos resulta algo más sencillo para los no versados en el grupo.

Hay un interesante juego con los veteranos que es el de identificar a lo legionarios sin recurrir a esta herramienta visual. Hay casos muy evidentes, pero otros, el rediseño es más extremo y cuesta más saber quien en quien en algunos momentos. Pero esto forma parte de la esencia comentada del grupo, por lo que debe ser experimentado como algo positivo.

En el apartado narrativo la serie se mueve al ritmo característico de Bendis, con profusión de diálogos, con acciones separadas de legionarios seleccionados para ello (algo que también se hacia con frecuencia en los años 80). La interacción de los distintos miembros de la Legión, en manos de Bendis, se muestra eficaz y dinámica, mientras han de lidiar con los planes de Mordru y su obsesión con un objeto del pasado de importante poder.

Y en medio de todo, Jon Kent, puente entre el lector y la Legión, que deambula a través de este nuevo escenario en el que la Tierra dista de ser lo que es en la actualidad. Su visión fascinada por todo lo que rodea al grupo vienen a ser la inserción que Bendis desea hacer de las emociones de los lectores en la obra. El desequilibrio que se siente entre lo que se narra y lo que se siente es notable. La inocencia de Jon contrasta con la imagen de los legionarios que lo tratan con cierta condescendencia, aunque veneran su valor dentro de la historia. Un contra punto que abre al lector la oportunidad de no ver a Superboy como el eje central de la serie, algo que ocurría con demasiada frecuencia en los primeros años del grupo. Ahora Superboy es uno más, un novato que necesita de tiempo para aclimatarse a su nueva situación. Un mensaje para el lector en toda regla.

Bendis es muy consciente de que se mueve en un terreno muy resbaladizo con esta serie. Los aficionados a la Legión son un público muy exigente y duro con ciertas propuestas, por lo que el guionista se balancea con sutilidad entre lo nuevo y lo antiguo, sin supeditarlo todo a lo que fue en su día. Es un malabarismo complejo que en este primer número funciona bien. Sin embargo, debe mejorar aspectos que sin duda necesitan de más rodaje para manifestarse de forma abierta y pueda valorarse si la esencia, la coherencia del grupo, sigue lo suficientemente sostenida por los pilares que lo caracterizan, al tiempo que busca su propia esencia.

Gráficamente la serie goza de un apartado visual de nivel gracias al trabajo de Sook. Sin embargo, Sook pronto se queda corto a la hora de mantener la exigencia mensual y debe ser acompañado por Travis Moore. Moore logra una transición muy fluida entre los dos artistas, por lo que no se penaliza, en exceso, la lectura de la obra. En ambos casos el nivel que muestra la serie globalmente es alto, con una propuesta narrativa curiosa en disposición de viñetas, que permiten a Bendis poder incrustar sus múltiples bocadillos de texto.

El trabajo de Sook en el rediseño de los legionarios, como ya se ha comentado, es soberbio, pues en todos hay rasgos reconocibles de sus anteriores uniformes. En algunos casos ha optado por una reducción de los mismos, mientras que en otros lo apuesta todo a una exageración de sus principales atributos, pero en general es un trabajo refrescante.

La Legión vuelve a tener serie regular y eso es motivo de alegría, pero queda mucho por andar y ver como Bendis es capaz de continuar controlando la situación. Escribir con éxito la Legión no está al alcance de cualquiera y Bendis no ha brillado mucho cuando ha trabajado con grupos. La serie exige paciencia y mente abierta, para disfrutarse. No estamos ante la legión de antaño, ni se debe recuperar tal versión, pero posee el ADN necesario para poder encontrar su propio sitio y sobre todo su propia voz en los tiempos que corren. Han pasado cuarenta años y en tanto tiempo han pasado varias generaciones de lectores. Es el tiempo de una nueva Legión.

Imágenes comparativas uniformes extraídas de: CBR

Edición original:Legion of Super-Heroes núms. 1-3 USA. Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guion: Brian Michael Bendis. Dibujo: Ryan Sook, Travis Moore. Entintado: Wade Von Grawbadger. Color: Jordie Bellaire. Traducción: Francisco San Rafael Simó. Formato:Rústica, 80 págs. A color. Precio: 8,50 euros. La historia de la Legión viene de lejos. Fue…

Empezando.

Guion - 6
Dibujo - 8
Interés - 8

7.3

Hay potencial para lograr una serie de la Legión con su propia voz capaz de unificar a la vieja escuela con la nueva.

Vosotros puntuáis: 6.52 ( 9 votos)
12 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Staple
Staple
Lector
12 septiembre, 2020 15:24

Esperando que Bendis anuncie que abandona también la Legión y DC haga carpetazo a este innecesario reboot. Por cierto que los rediseños de Sook (Gran dibujante) son un espanto comparados con la sencillez de los rediseños ochenteros.

Yasirel
Yasirel
Lector
12 septiembre, 2020 16:32

Una vez te liberas de la idea de otro reboot la serie se disfruta bastante. Me sobra Jon Kent, creo que la Legión debe volar sola quitando algún crossover puntual.

Markantdeaiskarth
Markantdeaiskarth
Lector
En respuesta a  Yasirel
13 septiembre, 2020 15:17

Tal cual, pienso lo mismo.!!!!!

Vansalth
Vansalth
Lector
En respuesta a  Yasirel
15 septiembre, 2020 23:33

Bueno, la Legión y Superboy siempre han ido unidos. No es situación nueva esta, precisamente.

Markantdeaiskarth
Markantdeaiskarth
Lector
13 septiembre, 2020 15:15

Hola buenas, nuevo aquí. Buena reseña, pero hubo una gran revitalización de la legión a principios de los noventa, con la serie ” Legionnaires” del matrimonio Bierbaum, Karl Kessel y un estupendo Chris Sprouse. Refrescó mucho el concepto de la Legión y tuvo una tirada que llegó hasta el crossover “Final Night” o cerca de eso. Creo, que, incluso Bendis debe haber revisado esa etapa al menos de reojo, ya que al haber leído un poco de este nuevo enfoque del grupo, noto algunas sutiles similitudes con ese concepto…igual es bueno ver este grupo sobrevivir décadas y décadas. Hasta que Bendis siga entusiasmado.

Ziggy
Ziggy
Lector
En respuesta a  Markantdeaiskarth
15 septiembre, 2020 17:17

Err, para ser precisos, la serie Legionarios (Legionnaries) duro bastante más alla de Final Night, cuando la primera etapa de la Legion post Zero Hour (Hora cero) finalizo en la saga Legion de los malditos, debut guionistico de Abnnet y Lanning.
Tom y Mary Bierbaum, que colaboraron con Giffen en la etapa de 5YL (Cinco años despues) crearon esta serie, protagonizada en principio por lo que se penso eran clones juveniles de los legionarios (pero en realidad eran los mismos legionarios extraidos del tiempo y llevados al “presente relativo” de la Legion, reconvertidos en duplicados cronales) donde ayudaron a reconstruir una tierra artificial, mientras los personajes veteranos seguian sus propias aventuras en el espacio. Chris Sprouse estuvo a cargo de los lapices y rediseño de los uniformes, diseños que se conservaron en su mayoria al pasar por el primer reboot oficial de la legion a partir de la ya mencionada Hora Cero. Agrego que en este primer reboot de 1994, metio su mano Mark Waid, que repetiria su ofensa en el 2004. Quien sabe si para el 2024 tiene algo planeado, ahora que parece que vuelve a DC y que todo el proyecto 5G se fue al diablo. El que avisa, no es traidor.
Y si, de seguro que Bendis hojeo esta etapa bastante porque saco las peores ideas de ella para usarla no solo en su version de la Legion sino que las uso desde antes en los X-Men, con los duplicados sacados del pasado.

warlock
warlock
Lector
En respuesta a  Ziggy
15 septiembre, 2020 20:14

O sea, que la única idea buena que tuvo Bendis en X-Men, y de la cual no supo sacar partido y dejó encima el marrón de resolver el quilombo temporal a sus sucesores, encima es una copia de un reboot de la Legión. Tremendo, oiga.

Ziggy
Ziggy
Lector
En respuesta a  warlock
16 septiembre, 2020 2:59

No de un reboot propiamente, de una etapa previa a un reboot. Y ya que estamos, ¿Cuando fue la ultima vez que Bendis cerró las tramas iniciadas por él en las series que manejó?

warlock
warlock
Lector
En respuesta a  Ziggy
16 septiembre, 2020 23:21

Pues es cierto que suele dejarle el marrón a sus sucesores. Todavía recuerdo a Lemire despachando en una viñeta el romance de Jean y Hank que Bendis se sacó de la manga en el último minuto. Y muy de acuerdo con tu opinión sobre la Legión y sus sucesivos reboots juveniles. Los que la descubrimos en tiempos de Zinco nos enganchamos a un grupo de adultos con una rica historia detrás y que habían evolucionado a lo largo de los años.

Ziggy
Ziggy
Lector
16 septiembre, 2020 4:52

Ufa. No quería comentar nada en esta entrada porque quien me haya leído antes ya sabe cual es mi postura sobre la que me extendido bastante. pero como ya comente algo a otro lector, mejor me explayo de nuevo. Aparte que se me han amontonado unas ideas con respecto al tema que mejor desarrollo aqui.

Lo poco que leí del primer numero y que se limitó a la preview me convenció de dejar pasar esta versión de la Legión. No es novedosa. En serio. Lo será para alguien que nunca ha leído la Legión y puede ser una interesante experiencia. O si nunca ha leído otros cómics y esta puede ser una experiencia entretenida, si puede pasar de los irritantes diálogos de Bendis y de una narración que nunca va a a ninguna parte. En eso Bendis es bueno, en dar vueltas en torno a idea, en mostrar emociones, pero nunca concluye los plots. Son una excusa para mostrar la interacción. Le da suspenso a sus relatos.Pero no les da remate. Como alguien que te cuenta un chiste y de a poco va bajando la voz sin decir las ultimas lineas. No satisface. Bendis es como el JJ Abrams de los comics: promete mucho pero no cumple con el remate. Nos dice que debemos estar a la expectativa, pero no lo muestra. Tiene buenas ideas, pero son puntuales. Es bueno en las escenas donde hay dos personajes conversando, pero ahí se queda. Y sacado de su zona de confort, el relato noir, fracasa.

Visualmente no se le puede criticar nada a este libro (dejando los diseños de los personajes de lado, eso si) ya que Sook se nota un buen narrador de una preciosa linea y formas agradables. Pero su trabajo pudo haberse adaptado sin problemas en un iteracion de la Legion que prescindiera de otro reboot, que con esto ya irrita.

Porque lo que ha pasado aqui no ha sido un avance o progreso, ha sido un retroceso en toda regla. La Legion que se presenta es un fulcro para que Superboy pueda vivir aventuras en el futuro y entrenarse para ser Superman, un concepto que debería estar ya superado y visitarse solo a través de flashbacks u historias de homenaje. Claro que aqui es otro Superman (Jon Kent, que imita el crecimiento acelerado causado por su abuelo, algo que le funciono tan bien a Franklin Richards) que iba a ser para el 5G, ahora oficialmente descartado. Si querían hacer ese movimiento, perfectamente pudieron haber creado una Legión de Super-hijos que incluyera a nuevos legionarios, nuevos personajes en masa, mientras los veteranos servian de profesores. Les ha servido a los x-men, ¿no?

No se en que momento se le ocurrió a DC que la unica Legion que funciona es la Legion de adolescentes futuristas. En el pasado pensaba que era la representación del futuro lo que fallaba, pero ahora pienso que eso es un detalle comparado con el problema de tener una legion permanentemente adolescente. Y ese es el problema. Los tienen congelados. Comos si Dick Grayson nunca hubiera dejado de ser Robin.¿Se imaginan si después de, digamos Infinite Crisis, Grayson hubiera vuelto como un adolescente, vistiendo el traje de Robin? A veces pienso que si pudieran le hubieran hecho lo mismo a los Titanes, pero como estan atados a la continuidad de los otros personajes era más complicado y pudieron evitar reboots, hasta los new52, que ya sabemos que tan bien fue.

Si les llega a gustar esta etapa, no se encariñen. Le veo tanto futuro como al threeboot, que duro la mitad que la Legion de hora cero. Cada version dura menos, sera signo de los tiempos. Y al ritmo que narra Bendis, no creo que vayan a haber muchas historias tampoco.
Pero esto ya agota porque tanto reboot ha ido en contra de aquello que hizo que la Legion destacara y fue como progresivamente se desarrollo en un universo propio, donde los personajes evolucionaban, cambiaban, morian, nuevos aparecian, y nuevas aventuras se contaban dentro de una DC que tenia a sus personajes como franquicias inalterables. Con los reboots es una y otra vez contar el origen, volverlos adolescentes, empezar de nuevo. Es un continuo new52 en cada nueva publicación de la Legion. En serio. Ahora es contar siempre la misma historia una y otra vez con un patrón predecible, cambiando los detalles, para que se vean más futuristas, pero repitiendo el mismo diagrama. Un auto viejo con pintura nueva.

Ahora Bendis deja ambos libros de Superman y quien sabe por cuanto tiempo mas se quedara en la Legion. (Yo apuesto hasta el 25, siendo pesimista, pero nunca se sabe) y quizas esta Legion se cancele en ese numero, porque sin Bendis como su motor, sin el 5G que justificaba su existencia como campo de entrenamiento para que Jon Kent se convirtiera en Superman, con anteriores personajes y continuidad restableciéndose, su principal razón de ser corre riesgo. Y Mark Waid, quien ha realizado ya dos reboots de la Legión, y que ahora parece estar volviendo a DC, puede que este interesado en marcarse un tercero. Es decir¿por qué no? Que cada nuevo escritor reinvente los personajes y nos cuenten una y otra vez el principio. Es casi como el meme de Oprah: “¡Un reboot de la legión para tí! Y otro para tí! ¡Un reboot de la legion para todos! ¡Que cada escritor tenga su propio reboot de la legión! ¡Y otro! ¡Y otro!”

O quien sabe. Quizás esta versión de la legión dure un poco mas. Si algo nos ha enseñado el 2020 es que un año o incluso menos, las cosas pueden dar giros de 180 grados y darnos sorpresas y decepciones inesperadas.

Staple
Staple
Lector
En respuesta a  Ziggy
17 septiembre, 2020 0:33

Ziggy ya te he leído antes al respecto de la Legión y creo que con este mensaje has sintetizado a las mil maravillas la pesadilla en la que vive la Legión de Superhéroes como franquicia desde hace años, y a la que Bendis (Y Didio o quien autorizase darle la razón a Bendis sobre la idea de Johns de volver a la Legión clásica en Doomsday Clock) ha contribuido con su particular granito (O canto rodado) de arena. Esta BendisLegión es a la Legión lo que los Ultimate X-Men fueron a los X-Men, con la particularidad que los UXM tuvieron la delicadeza de jamás borrar del mercado a los XMen 616. La obsesión deceera de rebootearlos y convertirlos en adolescentes se me escapa completamente, pues precisamente la era dorada de la Legión, la que duró más años (Shooter/Levitz/Giffen) y tuvo las mejores sagas tenía una Legión adulta sin lugar a dudas. Por más que en los nombres de guerra mantuviesen los Lass, Kid o Lad los personajes se comportaban como adultos, tenían relaciones adultas, problemas adultos y un aspecto físico de adultos. Lo que ha hecho Bendis (Y lo que hicieron Waid y los anteriores antes de él) es el equivalente a que Marvel borrase el Giant Size X-Men y relanzase la serie con los 5 originales X-Men otra vez de chiquillos, con un Xavier mentor y sin que nadie en el Universo Marvel los conociese o supiese de ellos. Y todo trufado de readaptaciones de la Saga de Fénix Oscura, el Nido y Días del Futuro Pasado que por supuesto no le llegan ni a la suela a las historias originales.

Lo bueno es que, como dices tú, había mil y una maneras de seguir con la Historia de la verdadera Legión sin tirar nada por el suelo e introducir a todos los niños y jovencitos que Bendis quiera crear, incluido Jon Kent, como nuevos Legionarios o como miembros de la Academia de la Legión.

En fin, como dices, nos queda el consuelo que Bendis está yéndose de todas las series y que seguramente Legión sea la próxima en dejar y tras su marcha mantener la serie no tendrá ningún sentido.

Ziggy
Ziggy
Lector
En respuesta a  Staple
17 septiembre, 2020 3:26

Ya veremos Staple, ya veremos.

Y tienes razon sobre lo de la era dorada de la Legion. En efecto eran adultos, aun con esos nombres, algo que entendió Johns y que no se supo aprovechar posteriormente. Johns debio haber manejado la Legion tras el esfuerzo de Legion de 3 mundos en que hizo un muy buen trabajo armando sentido para todas esas Legiones previas. Este reboot de Bendis no le debio caer en gracia, es decir, tu lees Doomsday Clock y se nota que estaba planeando el regreso de la Legion clásica, pero a ultimo minuto aparece esa versión de Bendis que conocen a Superman y que el conoce, y que en los titulos que maneja Bendis Superman no tiene ni idea quienes son y ellos admiran a Jon Kent. Si, lo sé, es absurdo pedir coherencia, pero es que tal descoordinación invita a pensar que hubo mucho desacuerdo en torno a esto, siendo el más flagrante el que todo el discurso de DdC de recuperar la historia se pierde al meter esta nueva Legion, que de paso recuerdo, presento un personaje que se supone apareceria en la legion de Bendis y del que no he vuelto a escuchar.

A Waid le perdono el primer reboot porque cuando leí por primera vez lo de 5YL me confundí mucho y al menos con la legion hora cero se veia interes en reconstruir esos mitos, tras lo enredoso que resultaba hacia el fin de 5YL. Pero eso fue antes de entender que hay opciones menos drasticas que un reboot total y que no es necesario un rebooteo radical de los concepto sino que basta un ajuste sutil en algunos casos, algo que siempre se ha hecho. Ahora sufrimos esta fiebre de reboots que nos persiguen ahora. El segundo reboot de Waid, sin embargo, se me antojo un sinsentido innecesario, a diferencia del anterior no habia existido ninguna crisis que llenara de paradojas la continuidad de esta legion y de hecho funcionaba como una seda con el presente del DCU. Parecia un capricho personal de Waid(no lo fue, me he enterado despues), que estaba en un buen momento. Ahora con Waid de vuelta a DC no me sorprenderia que se realizara un tercer reboot de la Legion en el 2024. Al menos en eso, Waid se ha vuelto experto.

Ufa, de nuevo me extendi demasiado. Creo que con esto he acabado con la Legion, al menos hasta que me entere de que Bendis deje el titulo. En proximas criticas a esta Legion, os ahorrare mis diatribas y dejare que quien la lea, la disfrute. Eso si, consciente de que en diez, cinco o menos años, otro reboot estará a la vuelta de la esquina. Cuando eso ocurra (ocurrirá), conversaremos.