La sala de los espejos, de Liv Strömquist

Por
0
656

Edición original: Inne i spegelsalen (Norstedts, 2021)
Edición nacional/España: La sala de los espejos (Reservoir Books, 2022)
Autora: Liv Strömquist
Traducción: Alba Pagán
Formato: Cartone. 176 páginas. 19,90€

Sobre la dictadura de la imagen.

«Lo peor de la belleza es que la perseguimos sin parar y luego, cuando la tenemos, no tardamos en perderla. Por ejemplo, comer me hará engordar, respirar me hará envejecer.»

Tras El fruto prohibido (Reservoir Books, 2018), que nos hablaba sobre historia cultural de la vulva, Los sentimientos del príncipe Carlos (Reservoir Books, 2019), centrado en derribar los mitos sobre las emociones asociadas a roles masculino y femenino en la sociedad occidental, y No siento nada (Reservoir books, 2021), sobre la nueva concepción del amor en estos tiempos modernos, Liv Strömquist (Lund, 1978) nos trae La sala de los espejos, otro ensayo en forma de cómic. En esta ocasión la autora sueca nos invita a reflexionar sobre la dictadura de la imagen que vivimos en la actualidad. Como los anteriores la encargada de publicarlo en nuestro país en castellano es Reservoir Books y, en esta ocasión, Editorial Finestres hace lo propio con la versión en catalán.

Si en No siento nada la inspiración le vino a Liv Strömquist de las relaciones de Leonardo Di Caprio con modelos mucho más jóvenes que él, con las que acaba cortando al de pocos meses por una aparente incapacidad de conectar con ellas, en esta obra le viene de Kylie Jenner y las reacciones que provocan sus publicaciones en las diferentes redes sociales. Con este punto de arranque hilvana un ensayo de marcado y necesario carácter feminista sobre como las mujeres de la sociedad occidental se encuentran bajo la tiranía de la imagen y como está cambiando y esclavizando la relación con nuestros cuerpos, abordando y explicando sin tapujos temas tan interesantes como el ideal mimético, los cambios históricos en la concepción de la belleza, el deseo en todas sus formas, las diferencias entre la imagen pública y privada o la precariedad de los lazos humanos a la que nos está abocando esta sociedad digital.

Como sucede con todos los trabajos de la autora sueca nos encontramos ante un discurso profusamente documentando en el hay continuas referencias a trabajos de sobre los temas que trata de filósofos, historiadores y sociólogos como Camille Plagia, René Girard, Stephanie Coontz, Zygmunt Bauman, Eva Illouz, Susan Sontag, Byung-Chul Han, Simone Weil, Martin Hägglund o Chris Rojek, pero entremezclados con referencias a la cultura popular como la madrastra de Blancanieves, Kylie Jenner, Kim Kardashian, Marilyn Monroe o la princesa Sissi por citar solo algunas. De manera que nos encontramos ante un ensayo que analiza de manera pormenorizada las causas sociológicas, psicológicas, culturales y económicas de la actual concepción de la belleza, además de su evolución a lo largo de la historia. Siempre con el ácido y mordaz humor que es marca de la casa, que hace que el trabajo sea realmente accesible, fluido y ameno, sin perder su función de llevarnos a una reflexión que nos debería hacernos cuestionar la sociedad que estamos construyendo.

El estilo grafico de Liv Strömquist se podría calificar de funcional, puesto que queda por completo al servicio de lo que nos quiere contar. Así que no resulta para nada llamativo, aunque, en esta ocasión, el color sí que lo hace destacar más que sus trabajos previos. Como en sus trabajos previos vemos un apartado gráfico heredero del underground más militante de aspecto feísta, algo que también le da la libertad de tener que atenerse a ninguna imposición narrativa o restricción a la hora de componer sus páginas. De manera que nos encontramos con todo tipo de páginas, entre las que hay algunas en las que solo hay texto y otras en las que prescinde por completo de él.

La edición de Reservoir Books tiene el nivel de calidad que solemos encontrar en todos sus cómics, así que es motivo de celebración. De la misma manera que lo es que nos sigan acercando trabajos tan distintos de los que copan habitualmente las estanterías de las librerías especializadas como este.

Con La sala de los espejos Liv Strömquist nos regala un trabajo creado en la libertad más absoluta, que expande las posibilidades del cómic como herramienta para tratar cualquier tema sin ningún complejo ni atadura. Una obra que nos sirve para entender mucho mejor la relación de la imagen que proyectamos con el mundo en el que vivimos que debería ser una lectura de cabecera para cualquiera y consolida a su autora como un referente ineludible del medio.

Lo mejor

• El sentido del humor que inunda la obra.
• La capacidad para hacer accesibles y divertidos algunos temas bastante áridos.

Lo peor

• Como sucede en todos sus trabajos es posible que el estilo gráfico no sea del gusto de todos los lectores, aunque cumple con los propósitos de la autora de maravilla.

Edición original: Inne i spegelsalen (Norstedts, 2021) Edición nacional/España: La sala de los espejos (Reservoir Books, 2022) Autora: Liv Strömquist Traducción: Alba Pagán Formato: Cartone. 176 páginas. 19,90€ Sobre la dictadura de la imagen. "Lo peor de la belleza es que la perseguimos sin parar y luego, cuando la tenemos,…
Guión - 8.5
Dibujo - 6
Interés - 9

7.8

Ensayo gráfico

Como es habitual Liv Strömquist hace un certero y finísimo análisis sobre la tiranía de la imagen y la belleza excelentemente documentado.

Vosotros puntuáis: Be the first one !
Artículo anteriorConfuso primer amor 1, de HINEKURE Wataru y ARUKO
Artículo siguienteServicio Informativo del Cómic Independiente USA #493
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments